Guillermo Ortiz: La Euroliga de Aíto García Reneses

Publicado por

Alejandro García Reneses, madrileño del Ramiro de Maeztu, dejó a los 22 años el Estudiantes para irse al Barcelona y hacer carrera en Cataluña. Después de retirarse como jugador a una edad relativamente temprana, pasó a los banquillos del Cotonificio y el Joventut de Badalona con tal éxito que su ex equipo acabó contratándole para reconstruir una plantilla que se había quedado a un paso de demasiadas cosas, principalmente la Copa de Europa de 1984, perdida en Ginebra ante el Banco di Roma.

Aquella plantilla contaba con varios artífices de los éxitos de la selección española: Solozábal, Epi, Sibilio, De la Cruz… pero todavía rodaba a rebufo de un Real Madrid inmerso en el difícil trance de sustituir a algunas de sus estrellas de los 70 como Corbalán, Brabender o Rullán mientras combatía los cantos de sirena de la NBA, que llegaban con insistencia a los oídos de Fernando Martín.

Aíto llegó al Barcelona en 1985 y el primer año se llevó la Recopa; el segundo, la liga, y pocos días después, la Copa Korac. Aquel equipo se construía desde la defensa, lo que suponía una novedad en el baloncesto ochentero, acostumbrado a que los equipos alcanzaran con cierta asiduidad los 100 puntos. No es que renunciara al talento de Epi o Solozábal, pero junto a ellos reunió una serie de fajadores estajanovistas: Quim Costa como base suplente, Andrés Jiménez de tres alto en detrimento del tirador Sibilio, el nacionalizado Steve Trumbo, capaz de meter tiros libres con los ojos cerrados y jornaleros estadounidenses como el altísimo Wallace Bryant, el corajudo Eugene McDowell o el tosco Granville Waiters.

Prueba del nuevo estilo de juego —tenso, sin concesiones, competitivo al cien por cien— la daba que su gran estrella, casi por encima de Epi, fuera Audie Norris, un portento físico con una técnica deliciosa, absolutamente imparable en la pintura pese a su relativamente corta estatura, apenas un centímetro más (2,06) que el propio Jiménez. Norris no tenía nada que ver con los livianos y estilistas americanos de la época, que venían a Europa a promediar sus 30 puntos por partido, vivir la noche a tope y marcharse a menudo a mitad de una temporada si les llamaban los Denver Nuggets de turno: Norris era compromiso, entrega y lucha por encima de todo. Luego, además, calidad y talento.

Así era el Barcelona de Aíto. Así llegaron, una a una, cuatro ligas, de 1986 a 1990.

La asignatura pendiente era Europa. Al igual que la sección de fútbol, el Barça de baloncesto jamás había ganado la máxima competición continental. En Concha Espina las contaban con los dedos de las dos manos pero en Les Corts había que apelar a la paciencia. Una vez construido un equipo ganador, capaz de acabar con la hegemonía madridista en España, los éxitos europeos estarían al caer.

Por eso no se dio demasiada importancia al relativo fracaso que supuso quedarse fuera de la final en la temporada 1987/88 cayendo en Den Bosch ante el modesto equipo holandés; se entendió como un período de adaptación y se fió todo al año siguiente, el definitivo, el tercer año triunfal del Barcelona de Aíto. Aquella temporada, la prensa coincidía en que el equipo español era el más fuerte de todos. Su fase previa fue impecable, arrolladora, y llegó a la Final Four de Munich —primera vez que se utilizaba este formato de semifinales y final en campo neutral— como favorito indiscutible, con la ventaja, además, de enfrentarse a un equipo totalmente desconocido: la Jugoplastika de Split.

Los equipos yugoslavos ya habían dado muestras de su calidad con el Bosna Sarajevo de Delibasic, la Cibona de los hermanos Petrovic o el Partizán de los jovencísimos Paspalj y Divac, triunfantes en la Copa Korac. Eso sí, del equipo de Split no había referencias. Menos mal. Aquel partido de semifinales fue el inicio de un trienio mágico, posiblemente irrepetible en el recuerdo de los aficionados al baloncesto. Conducidos por Sretenovic y Pavicevic, con Perasovic e Ivanovic como anotadores impenitentes y sujetos al talento de los adolescentes Toni Kukoc y Dino Radja, la Jugoplastika no solo ganó con total autoridad las semifinales sino que se impuso al todopoderoso Maccabi de Magee y Jamchy en la final.

El impacto de Kukoc fue tal que el Barcelona intentó ficharlo de inmediato. Junto al Barcelona, media Europa. No pudo ser. El compromiso de Kukoc con su equipo era absoluto y siempre se ha dicho que Aíto no acababa de ver con buenos ojos su contratación, un rumor que no hay que tomar demasiado en serio pero que redunda en la idea del madrileño como técnico al que no le gustan las estrellas, olvidando que Kukoc no era una estrella al uso sino un jugador de equipo, alguien tan preocupado por hacer jugar a los demás como por jugar él mismo.

Al año siguiente volvió a demostrarlo en Zaragoza, batiendo en la final al Barcelona por 72-67. Los encuentros entre croatas y catalanes tenían un nexo común: el Barça salía como favorito, luchaba de tú a tú durante un rato y en cuanto los balcánicos tomaban cinco puntos de ventaja, el partido se acababa entre ataques de ansiedad, fallos en defensa y esa capacidad tan yugoslava de anotar la canasta clave en el momento clave, cuando el partido está a punto de dar la vuelta.

El dominio psicológico de los de Split era tal que, el año siguiente, incluso sin Radja, sin Sobin, sin Ivanovic… y sin su técnico, Bozidar Maljkovic, que había hecho las maletas rumbo a la ciudad condal, volvieron a batir a los Epi, Solozábal, Montero, Jiménez, un renqueante Norris y compañía, presas de su propio pánico. Precisamente, a Maljkovic le tocó conducir la transición de un Barcelona campeón pero ya envejecido. No lo consiguió. ¿Cuánta importancia tuvo la implacable sombra de Aíto desde su puesto de director deportivo? Toda la del mundo. No se podían ni ver. Veinte años después, la tensión sigue presente en sus encuentros. Aíto no suele hacer referencia al tema, pero Boza se pasó una década dedicándole al madrileño cada uno de sus triunfos en el Limoges, en el Panathinaikos…

Así que Don Alejandro fue de nuevo el elegido para retomar el rumbo. El equipo no podía dar contestación al Madrid de Sabonis, sus estrellas eran historia y solo Epi continuaba ejerciendo de gran capitán, dando pocos minutos como veterano de oro. Acompañado de nuevo por Quim Costa, esta vez como ayudante técnico, Aíto tardó exactamente una temporada en reconquistar el cetro de la ACB: con Xavi Fernández y Darryl Middleton como estrellas anotadoras más la habitual plétora de currantes —Peplowski, Salva Díez, Quique Andreu, José Luis Galilea…—, el Barcelona conquistó otros tres títulos consecutivos, de 1995 a 1997 y dos más en 1999 y 2001.

Dio igual. Al Palau ya no le gustaba Aíto, ni su estilo de juego ni su apuesta por un baloncesto demasiado táctico, en línea con lo que se veía entonces en el resto de Europa. Había en Barcelona una cierta nostalgia de Maljkovic como si los equipos del serbio fueran los Lakers de Magic. En ello tuvieron que ver los dos últimos batacazos europeos: la final perdida en 1996 ante el Panathinaikos con tapón ilegal de Vrankovic a Montero y sobre todo la paliza que el equipo recibióa manos del Olympiakos un año más tarde, con mutis total de Djordjevic y compañía en el partido más importante de la historia del club.

Se extendió la idea de que el Barcelona jamás ganaría una Euroliga con Aíto. Que sí, podía ganar 9 ligas, 4 Copas, 1 Recopa y 1 Korac, pero la Euroliga no caería. Reneses se convirtió en el perdedor más laureado de la historia. Había cambiado la trayectoria de su club en 180 grados pero ni sus directivos ni su afición le querían, así que desanduvo el camino que le separaba de Badalona y el Barça optó por la fiabilidad yugoslava de Svetislav Pesic.

No fue mala decisión para ninguno de los dos. En el Joventut, Aíto consiguió sacar al equipo del anonimato al que le había llevado la época post-Villacampa, y ganó una Copa del Rey más y dos torneos europeos: la Copa FIBA y la Copa ULEB, además de hacer debutar a talentos como Rudy Fernández, Pau Ribas o Ricky Rubio. En 2003, el Barcelona consiguió juntar a Jasikevicius, Bodiroga, Fucka, Navarro y Dueñas en un solo quinteto y el resto fue sentarse a esperar cómo el Palau Sant Jordi celebraba la primera Euroliga de su historia ante la Benetton de Messina y Garbajosa.

Ya cumplidos los sesenta, a Aíto le llegó por fin la oportunidad de entrenar a la selección española. Fue solo durante dos meses y para un campeonato, los Juegos Olímpicos de Pekín. Tras varios sustos ante China o Alemania, el equipo consiguió la plata ante un equipo estadounidense a la altura de los mejores de la historia, con Kobe Bryant y LeBron James dirigiendo las operaciones. Probablemente, aquella final haya sido el mejor partido FIBA que jamás se haya visto. Como si fuera una maldición, pasados los años, poca gente recuerda que a aquel equipo también lo entrenaba Aíto.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

10 comentarios

  1. Igor Zarranz

    ¡Gran artículo! Cuántos recuerdos de mi infancia viendo al Barça de Aíto por la tele. Nunca se me olvidará el enfado por el tapón de Vrankovic, qué vergüenza.
    Sólo un pero: se escribe ‘desanduvo’, ¿no?

  2. Premio para Igor Arranz, hay un «desandó» que mata a la vista y del que el único culpable fui yo. Ruego que quede constancia de mi empanada gramatical y que a la vez se corrija para no herir más córneas :-) Un saludo y gracias!

  3. El grandísimo Zoran Slavnic nunca jugó en el Bosnia de Sarajevo. Hay que documentarse.

  4. Cierto, jugó en el Estrella Roja y luego en el Joventut. No sé por qué tenía en la cabeza que había jugado junto a Delibasic en aquel Bosna. Lo cambiamos, no te preocupes, gracias por avisar.

  5. Peter Guillam

    Una apreciación, ya que se menciona Concha Espina, domicilio oficial del Madrid, mejor que Les Corts poned Arístides Maillol, que es la del Barça.

  6. Aíto, parte importante de la historia del basket español, sin duda.

    http://saliendodesdeelbanquillo.blogspot.com.es

  7. Muy buen articulo. Estoy totalmente de acuerdo con la visión que das de Aito, es un grande que muchas veces parece estar bajo sos

  8. Sospecha, no se muy bien por que, pero es un ganador que siempre aporta donde va, un sabio del baloncesto. Soy del Barcelona y en su momento también le cogí manía por no ganar la euro liga y por los rumores de que no quería estrellas (tema Kukoc), pero con el tiempo me di cuenta de mi error. Espero que Aito siga entrenando muchos años mas.

  9. Paniagua

    Errores en el texto.

    El Barça gana la Recopa en 1985 ante Zalgiris, en Grenoble, con Manolo Flores de entrenador (había sustituido al cesado Antoni Serra).

    La temporada 1985-86 es la primera de Aíto en el Barça y gana la Recopa, en Caserta, ante Scavolini. En la liga, perdió la final, 2-0 ante el Real Madrid.

    En la segunda temporada (1986-87), gana la primera liga y también la Copa Korac, ante Limoges a doble partido.

    La primera Final Four europea fue en la temporada 1987-88 y se disputó en Gante.

  10. Hedrigall

    Me ha sacado una sonrisa la mítica frase de Steve Trumbo.
    Porque no nos engañemos: el único que creía que era «capaz de meter tiros libres con los ojos cerrados» era el propio Trumbo. El resto prendíamos velas para que los lanzara con los ojos bien abiertos y metiera un porcentaje decente.
    Buen artículo, muy evocador.

    Un saludo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.