Historia de dos partidos: El colapso del sistema venezolano

Publicado por
Junta Revolucionaria de Gobierno de Venezuela, 1945. Fotografía: Fundación Rómulo Betancourt.

A tenor del crecimiento de Podemos en todas las encuestas, es habitual que una de las principales armas de ataque contra Pablo Iglesias sea su (supuesta o no, no voy meterme en eso) admiración por el modelo venezolano. Aprovecho esta circunstancia para volver a Venezuela por un motivo más académico (pero igual de interesante): la curiosa historia de su sistema de partidos desde su nacimiento hasta su explosivo final en los noventa, y en qué medida podemos aprender algo de esa época.

Mientras que la caída y auge de determinados partidos políticos ha recibido bastante atención en la ciencia política, el colapso de sistemas de partidos enteros y su causa es algo que no se trata tan a menudo. Un libro reciente que ha publicado la politóloga Jana Morgan (y que ya ha mencionado Pablo Simón con anterioridad), investiga este fenómeno, con un énfasis especial en el caso de Venezuela.

La historia del sistema venezolano empieza con el retorno de la democracia en 1958 tras una década de dictadura militar y de la mano de un pacto entre tres partidos políticos, el democristiano COPEI (Comité de Organización Política Electoral Independiente), el socialdemócrata Acción Democrática (AD) y la Unión Republicana Democrática (que habría de perder importancia en los años siguientes). Estos partidos habían dominado el breve trienio democrático entre 1945 y 1948 y tenían todas las intenciones del mundo de evitar la conflictividad y la falta de estabilidad que habían caracterizado a la anterior experiencia de democracia. El resultado fue una democracia pactada en el Pacto de Punto Fijo, mediante el cual los tres partidos se comprometían a respetar los resultados de unas elecciones democráticas, a formar un Gobierno de unidad nacional durante una legislatura, y a un programa mínimo de gobierno. Este puntofijismo también excluyó del sistema a varios partidos de izquierda como el Partido Comunista de Venezuela o el Movimiento Izquierda Revolucionaria, que de hecho se opusieron al nuevo régimen durante más de una década.

El pacto consiguió sus objetivos. Con el paso del tiempo (y la progresiva pérdida de importancia de la URD, que dejó a AD y COPEI como partidos dominantes), como explica Morgan en su libro, Venezuela se convirtió en un ejemplo paradigmático de estabilidad en cuanto a sistemas de partidos se refiere. Los altos niveles de crecimiento de los años sesenta y setenta, liderados por la industria petrolífera y la industrialización por sustitución de importaciones de Singer, Prebisch y Furtado, contribuyeron a alcanzar un nivel de estabilidad política elevado. Los votantes veían a los dos grandes partidos como símbolos de visiones ideológicas claramente distintas, una de izquierda socialdemócrata y otra de derecha democristiana (aunque ambos tuvieran posiciones similares en cuanto al nivel de intervencionismo estatal, aunque volveremos a ello). En las encuestas de la época los votantes situaban siempre a los adecos de AD más a la izquierda que a los copeyanos del COPEI en la escala ideológica. Aunque esto siempre es difícil de medir, en las encuestas de 1973 y 1983, un 46% y un 38% afirmaban que los políticos no respondían a los problemas del país, lo cual sugiere una cierta respuesta a las preferencias de los votantes. Además, los niveles de militancia eran muy altos, y los organismos que representaban intereses de clase (como las federaciones de empresarios, los sindicatos o las asociaciones de agricultores) estaban integrados tanto en los cuadros organizativos del partido (a menudo como secretarios en ejecutivas) como en las instituciones del país (a través del reparto de cargos). La riqueza del petróleo además permitió la creación de redes clientelares que llegaran a grupos sociales que no estaban representados por los canales oficiales de representación (grupos en los que los partidos a menudo no estaban interesados por ser demasiado poco numerosos).

No obstante, durante la década de los ochenta los años de bonanza se acabaron, y llegaron las crisis, como en muchos otros países de América Latina. Tras las subidas de la década de los setenta, entre el 83 y el 86 el precio del barril de petróleo bajó de USD 29 a USD 13,5, minando la capacidad presupuestaria del estado venezolano. A pesar de algunos periodos de crecimiento, los déficits y el aumento de la deuda pública disminuyeron la capacidad del Gobierno para reaccionar.

Rómulo Betancourt, líder de Acción Democrática y dos veces presidente de Venezuela, 1946. Fotografía: Fundación Rómulo Betancourt.

Pero, ¿por qué cayó el sistema de partidos? Morgan apunta a tres factores que provocan la caída de los sistemas de partidos: el declive programático, fallos en la incorporación de grupos sociales y la ruptura de las redes clientelares.

El declive de un programa de gobierno ocurre cuando los principales partidos no son capaces de responder a las necesidades de la población a través de políticas concretas o de un paquete ideológico. Este declive se ve exacerbado por varios factores, entre ellos una crisis doméstica (sea política o económica), una limitación de las respuestas políticas a dicha crisis por parte de actores internacionales, y una serie de acuerdos entre los grandes partidos que difuminan las diferencias entre ambos y por tanto refuerzan la desintegración de la oferta ideológica para los votantes. Venezuela, y en cierta medida muchos otros países de la región, sufrieron esta serie de problemas en bloque.

El sistema nacido del puntofijismo de 1958 se había centrado alrededor de la estabilidad política y un alto nivel de intervención y liderazgo estatal en la economía, a caballo de las teorías de sustitución de importaciones de la época. Todo ello solo había sido posible gracias a la buena situación económica y a los ingresos del petróleo. El desplome del precio del crudo le quitó a los dos grandes partidos la principal estrategia que habían seguido en las últimas décadas. Durante la segunda mitad de los ochenta, los gobiernos de centro-izquierda adecos persiguieron capear el temporal a la espera de brotes verdes y nuevos ingresos del petróleo, pero la situación empeoró.

Por si ello fuera poco, una serie de acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, fruto de las dificultades causadas por la elevada deuda pública, limitaron aún más el margen político de los gobiernos. La segunda presidencia de Carlos Andrés Pérez (también adeco) vio la firma de un acuerdo para un préstamo de emergencia con contrapartidas en términos de, entre otras cosas, la liberalización de sectores y precios anteriormente regulados, de los cuales el más relevante era el del petróleo. La inmediata escalada del precio de la gasolina y el transporte que siguió a la eliminación de subsidios causó movilizaciones, que derivaron en disturbios, violencia, represión del Gobierno y muertes, en lo que hoy conocemos como el Caracazo. Las protestas por el cambio radical de la política gubernamental (Carlos Andrés Pérez se había presentado a las elecciones con un programa contrario a la liberalización de precios) aumentaron su impopularidad entre los votantes, y entre la propia bancada del partido en el Congreso, que se convirtió en cuasi-oposición del presidente. En poco tiempo, las expectativas de voto a la AD se habían desplomado. Las elecciones presidenciales del 93 dejaron a la AD con un resultado desastroso, perdiendo casi treinta puntos y pasando de un 53% a un 23% de los votos.

La pregunta natural es, ¿por qué el COPEI no constituyó una alternativa de gobierno entonces, como lo había hecho en otras ocasiones? Y la respuesta, en parte, es que los votantes habían pasado a identificar a ambos partidos con el mismo paquete ideológico y de políticas. Mientras que en los setenta y ochenta la AD siempre puntuaba más a la izquierda que COPEI, en los noventa los votantes situaban a ambos partidos en torno al 6,5 en una escala del 1 al 10. La deriva liberal de Carlos Andrés Pérez acercó a AD hacia la derecha del eje político, mientras que las divisiones internas dentro de COPEI entre democristianos y liberales (y otros feudos personales que ocasionaron que hubiera dos candidatos conservadores en las elecciones del 93) terminaron de minar la situación. Los acuerdos entre los grandes partidos, una clave del sistema puntofijista para garantizar la estabilidad del sistema acabaron por identificar a todos los partidos con la incapacidad de articular e implementar una respuesta efectiva a los problemas de Venezuela.

Rafael Caldera, fundador de COPEI, impulsor del Pacto de Punto Fijo y dos veces presidente de Venezuela, 1972. Fotografía: Dilia Diaz de Ramos (CC).

Para una segunda causa de este colapso del sistema de partidos hay que mirar a la transformación económica y social del país. Las crisis de los ochenta y noventa afectaron de forma desproporcionada a las clases bajas y a grupos tradicionalmente excluidos de los mecanismos de participación política formales, como los trabajadores del sector informal o los afrovenezolanos. El sistema nacido del 58 estaba basado en clivajes de clase, y había incorporado con éxito a representantes de los trabajadores, de los empresarios, de los campesinos y de los profesionales liberales. Las crisis aumentaron el tamaño de otros grupos sin representación, como las clases pobres urbanas o los parados. Las fuerzas relativas cambiaron, y los anteriores integrantes del sistema perdieron peso. Los trabajadores afiliados a algún sindicato pasaron del 40% de la población en la primera mitad de los ochenta a apenas un 15% en la segunda mitad de los noventa. Mientras tanto, la proporción de trabajadores informales aumentaba de un 34% a un 49%. Las estrategias de incorporación de intereses de los dos grandes partidos, que habían funcionado durante décadas, dejaron de servir.

Finalmente, la caída de los ingresos del petróleo minó la capacidad de los partidos para mantener cualquier red clientelista, o de crear nuevas para intentar cooptar a los grupos sociales emergentes que no habían sido incorporados al sistema político. El proceso de descentralización, que tuvo como virtud un aumento de rendición de cuentas de los líderes locales y regionales, también destruyó el monopolio que los grandes partidos tenían sobre los recursos públicos, aumentando la competencia y disminuyendo las rentas.

El desenlace del colapso es una historia que todos conocemos. Para 1998, los grandes partidos están en caída libre. Ni COPEI ni AD presentan candidatos a la presidencia. La crisis económica continúa, y el PIB per cápita venezolano está a niveles de los años sesenta. A pesar del apoyo de ambos partidos al candidato opositor, Hugo Chávez gana de forma abrumadora las elecciones cosechando un 56% de los votos. Desde entonces, ni adecos ni copeyanos se han recuperado.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

19 comentarios

    • Pingback: Historia de dos partidos: El colapso del sistema venezolano

      • Pingback: Lecturas de Domingo | Maven Trap

      Comentar

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.