¿Qué personaje de cómic no superheroico nos gustaría ser?

Publicado por

Tener superpoderes en principio suena interesante siempre que consistan en algo más que en volverse invisible cuando nadie te mira, como aquel superhéroe de Champion City, pero nos insisten tanto con la enorme responsabilidad que conllevan y vemos a estos personajes en los últimos tiempos tan atormentados y tan agonías que, francamente, allá se las compongan. Y qué decir de su vestuario; ir por ahí con pijama y antifaz no es más elegante ni impresiona más que si llevaran batín, gorro de dormir y zapatillas de casa con forma de Peppa Pig. De manera que intentaremos dar respuesta a la pregunta que casi todos nos hemos hecho alguna vez, pero abriéndonos a otros personajes más allá de Superman, Capitán América y compañía. Así que les animamos a que voten, a que añadan algún ejemplo más (si en anteriores encuestas tenemos que dejar muchas opciones fuera imaginen en esta) y si van lanzados y quieren hacer más cosas pues también pueden donar con en el botón de Dropcoin.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)

Panoramix

Imagen cortesía de
Imagen: Bruño.

Seguramente más a menudo de lo que nos gustaría nos sintamos unos incomprendidos como Asurancetúrix. Tal vez seamos de hueso ancho como Obélix y puede que nos gustase ocupar la posición de Abraracúrcix, hasta que recordamos a Karabella y se nos pasa. A Edadepiédrix en cambio le iba mejor en tal aspecto, pero con esos años… Nada, la mejor opción, el personaje en cuyo pellejo más nos convendría estar, es este entrañable druida: respetado por todos en su comunidad, inmune al paso del tiempo y con una mano para la fabricación de estupefacientes que ya la quisiera Walter White.

Isabel, de Los pasajeros del viento

Imagen cortesía de
Imagen: Norma Editorial.

François Bourgeon situó esta saga en el contexto de comercio de esclavos del siglo XVIII, una época en la que comenzaban a alzarse voces contra esta práctica y una de ellas pasa a ser —en esta obra de ficción aunque bien documentada— la de nuestra heroína Isabel de Mamaye. En ella vemos encarnados los mejores valores de la Ilustración, aunque en lugar de en apacibles salones franceses en un contexto de exotismo y aventuras. Para más información aquí tienen esta reseña que publicamos en su día.

Corto Maltés

Imagen cortesía de
Imagen: Norma Editorial.

Hijo de una gitana de Sevilla y de un marinero inglés e iniciado en su infancia en las tradiciones judías, Maltés estaba por tanto destinado a ser un espíritu cosmopolita para el que no había rincón del mundo que no pudiera ofrecerle un buen negocio y muchas aventuras. Como para no querer ponerse en sus zapatos. Pese a ese carácter inquieto que le llevó a navegar todos los mares y a meterse en medio de cada fregado internacional de los que sacudieron su tiempo, finalmente parece que encontró un verdadero hogar.

Fernán, de Vampir

Imagen:
Imagen: Fulgencio Pimentel.

No hagan locuras, que una saga como Crepúsculo no les haga renunciar al vampirismo, a sus pompas y a sus obras. No tiren al niño junto con el agua sucia. Mantengan la fe y vean el falso documental Lo que hacemos en las sombras, sobre un grupo de vampiros que comparten piso en Nueva Zelanda. Y después, o antes, pero no en lugar de, échenle un vistazo a las historias de este simpático Nosferatu que solo muerde con un diente y sufre escoliosis. Ante esta terapia de choque lo de aquel rancio que va al instituto a engatusar adolescentes pese a tener él más de un siglo será solo ya un mal sueño. De mayores queremos ser como Fernán.

Enid, de Ghost World

Imagen:
Imagen: Ediciones La Cúpula.

Este retrato sarcástico de la adolescencia a través de los ojos de dos amigas se convirtió en todo un fenómeno y tuvo su adaptación al cine con Scarlett Johansson interpretando a Rebecca. Pero es el otro personaje, Enid (Thora Birch en el filme), el más interesante, de personalidad más marcada y, en ocasiones, también más difícil de aguantar.

Buddy Bradley, de Odio

Imagen: ediciones La Cúpula.
Imagen: Ediciones La Cúpula.

Y aquí otra disección de la adolescencia, aunque algo más sórdida. Puede que no sea la vida más feliz, puede que existan mejores modelos a seguir, de acuerdo, pero resulta reconocible en sus problemas y en sus reacciones, hay un sustrato común entre él y sus lectores y eso ayuda. Miren si no al autor de este artículo, cómo nos cuenta la huella que dejó en él este cómic y ahora ahí lo tienen, es una persona de provecho que no piensa más que en el bien de España y todos los días dedica un recuerdo a Gibraltar.

Luca Torelli, de Torpedo

Imagen:
Imagen: Panini.

A pesar de las veces que nos harían la broma «¿Qué pasa, torpedorl?», merecería ponerse en el lugar de este sicario llamado Luca Torelli. Su desempeño en la mafia neoyorquina durante la Gran Depresión no sería muy agradable, pero logra salirse con la suya y sería, al fin y al cabo, como protagonizar una película de cine negro, un género cuyas referencias y clichés trasladaron fielmente a estas páginas el guionista Enrique Sánchez Abulí y el dibujante Jordi Bernet.

Malinche, de Quetzalcoatl

Imagen:
Imagen: Ediciones Glenat.

No es por quitarle méritos a Jean-Yves Mitton, pero aquí ya tuvo tres cuartas partes del trabajo hecho solamente con escoger la época y el personaje. Ante una figura histórica tan controvertida y enigmática como Malinche, la indígena que se convirtió en la amante de Hernán Cortés y resultó ser una pieza clave en la expedición española de conquista del Imperio azteca, y un contexto de choque entre dos mundos que no podría ser más espectacular aunque le añadieran alienígenas, zombis y dinosaurios, Mitton solo tuvo que empujar el balón a puerta vacía. Y supo hacerlo bien.

Alana, de Saga

Imagen:
Imagen: Planeta De Agostini.

La historia gira en torno a una pareja formada por dos seres de diferentes razas cuyos planetas están enfrentados en una larga guerra. Vamos, que los cuernos no se los puso ella, él ya nació así. Y Alana por su parte tiene alas. Juntos tienen una hija que hereda ambas características pero lejos de tirarla por ahí y encargar otra, vagan como fugitivos dedicados en cuerpo y alma a protegerla, pues es ella precisamente quien narra parte de lo ocurrido.

Thorn Harvestar, de Bone

Imagen:
Imagen: Astiberri.

A lo largo de trece años el viñetista Jeff Smith creo un mundo de fantasía muy difícil de clasificar pero que fue reconocido con múltiples premios. Entre todos los seres de diversas procedencias que interactúan aquí nos quedaremos con la granjera Thorn Harvestar y heredera al trono de Atheia.

Chicha, de Chicha, Tato y Clodoveo

Imagen:
Imagen: Ediciones B.

Estos jóvenes melenudos y punkis salidos de la mente de Ibáñez eran más españoles que el Capitán Trueno, pues de hecho estaban los tres en el paro. Así que a falta de dinero lo que sí tenían era tiempo para desfacer entuertos, al menos cuando no estaban metidos en el Snack Joro Bar. Chicha resultaba ser una hija rebelde de una familia de aristócratas que parece salida de una película de Almodóvar; junto a Tato y Clodoveo protagonizó una serie de desventuras de las que recordamos con especial afecto la del arca de Noé. Cada viñeta estaba tan rebosante de pequeños detalles que nos remite a lo que decía este texto sobre los artistas maniáticos y sus elaboradísimos mundos de ficción.

Navis, de Estela

Imagen:
Imagen: Norma Editorial.

Navis pasó su infancia en la selva de un ignoto planeta acompañada por un tigre. Ya en la edad adulta se enrolará en un convoy espacial llamado Estela en el que ella es la única humana. Además de convertirse en una intrépida agente emprenderá una búsqueda de sus orígenes y de alguien con el que perpetuar la especie. Sobre esta y otras novelas gráficas que hemos citado en líneas anteriores ya hablamos largo y tendido en Jot Down 100: cómics imprescindibles.

Sueño, de Sandman

Imagen:
Imagen: ECC Ediciones.

Poco más podemos añadir a lo dicho aquí: «Pálido, lejano y distante, inconfundible cuando aparece a pesar de sus frecuentes mutaciones de aspecto y vestimenta, acaba conquistando al lector con su carisma gélido y su apelación, frecuentemente imposible, a la racionalidad». Y encima inmortal.

El tío Gilito

Imagen:
Imagen: Planeta de Agostini.

En el original inglés tiene por nombre Scrooge McDuck, al estar inspirado en el señor Scrooge de Cuento de Navidad y tener origen escocés. No hace falta explicar el motivo por el que nos gustaría estar en su lugar. ¿Quién en su sano juicio no querría ser un pato con chistera, anteojos y esa voz tan divertida que le ponen? Por si alguien todavía mantuviera reticencias hay que añadir que la revista Forbes le estima una fortuna de 65.400 millones de dólares, algo menos que Amancio Ortega pero que tampoco está mal.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

30 comentarios

  1. darkhole

    Calvin, de Calvin & Hobbes.

    Y que todos los problemas sean intentar que no te aceche un tigre demoníaco al llegar a casa o quedarse dormido en clase sin que te pille la profesora.

    Juventud, divino tesoro.

  2. Bueno, no está mal la selección; pero podrían haberse sustituído por otros diez, veinte, o cien personajes tan misteriosos, excitantes, raros, heróicos, complejos, o divertidos, como los que nos propone el autor del árticulo. Es inevitable que cada lector de tebeos tenga sus insustituibles

    Yo voy a citar dos tipos duros dignos de seguir. Uno sale en un comic de superheroes pero no es un superheroe, ni siquiera está claro que nos hablen de superheroes, no al menos principalmente. Pero es un trabajo que cambió para siempre ese mundo, me refiero a Rorschach…ya, ya sé que es controveritido, pero es un personaje redondo.

    El otro tipo duro, tampoco ama las multitudes, viaja preferentemente solo, con su moto, su subfusil de asalto y varias sustancías lisérgicas; bastaría decir que es un Apache en un mundo apocalíptico: Emanule Santana, o lo que es lo mismo Scout

    ¡Que ustedes lo aprovechen!

  3. QWERTY_BCN

    ¿No hay representante del mundo manga? ¿De ningún relato de Urasawa o Jirō Taniguchi? ¿Ni de Inio Asano? A nadie nos gustaría ser Punpun, pero quizás a veces transitamos por esas mismas calles…
    Pero quizás, si tuviera que escoger y siguiendo lo expuesto mas arriba, diría que me gustaría ser Fantasio. Pasarlo bomba junto Spirou y vivir mil y una aventura loca junto al profesor Z. Y si todo eso está dibujado por Olivier Schwartz pues mucho mejor.

  4. Detweiler

    Venía a proponer a Calvin, pero veo que se me han adelantado

  5. Vigasito

    El tío Gilito, sin duda. sin duda es el más simpático y divertido de todos.

  6. Mort Cinder

  7. Fernando

    ¿Y The Spirit?

  8. Lono. 100 balas

  9. Carlos A.

    Tintín.

  10. Manolo

    A mí me gustaría ser Bianca Castafiore.

  11. Blueberry!!

  12. Me sorprende que en Jot Down nadie haya pensado en Spider Jerusalem para la lista.

  13. EnMiquel

    Groo The Wanderer, de Sergio Aragonés.

  14. Sergiodr

    Se echa mucho a faltar a Archibald Haddock; y lo de que Sueño no tiene superpoderes es muy, muy relativo

  15. Tintin

    Desde luego que el que ha escrito el artículo, y los que han votado, tienen un peluseo… Después al urólogo, diciendo que se les ha puesto naranja. Así va el país.

  16. FaryReturns

    Yo me quedo con el Profesor Bacterio, algo muy español por ibañez y por sus chapuzas y algo que me habría gustado, volar por los aires edificios y laboratorios con mis chapuceras formulas, en un mudo virtual se entiende.

  17. Leafar

    Ya que alguien se ha adelantado y ha puesto a Calvin… propongo a su primo argentino, Felipe (de Mafalda), que nunca consiguió ser el Llanero Solitario.

  18. Juan Miguel

    De niño me gustaba mucho SPIROU y el pedorro de Fantasio que me caia gordo de mayor, creo que me identifico mas con Zorglub pero eso ya eso es otro tema.

    Ahora de mayor me encanta LANFEUST (de Troy, claro)… o HEBUS aún no lo tengo claro del todo. XD

  19. Mr. Snoid

    Philbert Dexanes o Fat Freddy´s Cat, de G. Shelton.

  20. Pandero

    Quiero ser Pirluit. PIRLUUIIIIT!

  21. Tintín. O Lucky Luke.

  22. Nathan Jessep

    El Jabato.

    Eso era un héroe!!

  23. gringo

    Valerian, agente espacio temporal. Con Laureline por supuesto.

  24. Monsieur Destouches

    Yorick Brown, el prota de «Y: El último hombre», de Brian k Vaughan. Y no solo porque siempre he querido tener un mono como mascota…

  25. Costa Neira

    Maki Navaja?

  26. Echo en falta GAston el gafe de Franquin. que parece inspirado en mi mismo. como personaje me gustaría ser Corto, pero me falta el valor.

  27. Yo quiero ser Gaston, de Franquin. Pura anarquía, delirante. O sus Ideas Negras, todas. Franquin era un genio. Gotlib también, pero no quiero ser uno de sus personajes

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.