Westworld: la homeopatía hecha serie

Publicado por
Imagen: HBO.

Qué mundo este, que ya no puedes fiarte ni de HBO.

Un parque de atracciones poblado por robots con apariencia humana pero que no sienten ni padecen, para que así los visitantes pudieran dispararles, pegarles o llevárselos a la cama sin cortapisas. Esa era la estupenda idea sobre la que Michael Crichton construyó su primera película, Westworld, aquí titulada Almas de metal. No voy a decir que aquello era una obra maestra. No era una gran película. La infancia es el momento idóneo para disfrutarla sin ser consciente de sus defectos. La imagen de aquel Yul Brynner robótico que perseguía sin descanso al protagonista es algo difícil de olvidar cuando eres un niño. Vista de adulto, se le notan mucho las costuras y diría incluso que era bastante mediocre. Pero también era entretenida y pese a su irregularidad, hay tres cosas que se mantienen en pie todavía hoy, y que una adaptación podría haber intentado emular. Una, claro, es el inmenso carisma de Brynner, cuya presencia es de largo lo mejor del largometraje: él era el Terminator perfecto y, sin él, Almas de metal podría haber pasado al olvido. Su papel de androide le requería poco que hacer pero Brynner lo hizo a la perfección, en una interpretación tan minimalista como poderosa. Con el paso de los años, su temible robot asesino no ha perdido un ápice de su poder, ni tampoco han quedado desfasados sus escasos momentos de contenida expresividad (¡cuando se queda confundido mirando las antorchas!). Otra cosa que ha aguantado bien el paso del tiempo es el humor desenfadado —un poco chorra pero distribuido con habilidad que predomina durante la primera mitad de la película. Y por último, pero no menos importante, también sigue vigente la propia premisa argumental, la del parque de atracciones que simula un mundo artificial, donde se produce una avería y los robots, que se supone no deben dañar a los humanos, se entregan a una alegre carnicería.

La película de Crichton era floja más por su labor de dirección que por la historia en sí. El conflicto que presentaba era extremadamente sencillo, pero se basaba en una idea que entonces ya había sido muy puesta a prueba en la ciencia ficción: las máquinas que se rebelan. Un buen remake en formato de largometraje podría funcionar de maravilla: hora y media, dos horas de acción. Tal vez una miniserie de dos o tres capítulos. Aquella historia original no daba para más, salvo que se la vistiese con nuevos arcos argumentales. En Almas de metal ni siquiera había un motivo profundo para explicar la rebelión de los androides; se insinúa que todo puede ser producto de la famosa «singularidad», el momento en que las máquinas toman consciencia de sí mismas, pero en el guion la idea no pasa de una mera insinuación. Por lo que concierne al espectador, lo importante era la acción pura y palomitera, sin grandes filosofías. El parque de atracciones sufre un inmenso cortocircuito, no había mucho más que analizar. Tampoco hacía falta. La cuestión era ver a Yul Brynner repleto de cables sueltos y con aquella fascinante expresión de «matar a todos los humanos».

Trasladar esta idea tan simple a una serie de más de tres episodios resultaba imposible, y me parece lógico que se le diese una vuelta de tuerca al concepto. Eso es lo que ha hecho Westworld, la serie, desarrollando mucho más la idea subyacente de que los androides cobran consciencia de sí mismos. El intento es loable. Ha recibido muy buenas críticas, supongo que porque el guion es inteligente y tiene una estructura no diré que perfecta, pero bastante sólida pese a sus fallos puntuales. También ha sido un éxito de público. El final de la primera temporada cierra cabos de manera sorprendente (para quien no lo viese venir) y casi podría decirse que brillante. ¿El problema? Que un buen cierre no salva una temporada demasiado centrada en preparar la sorpresa final. Tengo que ser sincero: de no querer escribir sobre la serie, dudo que hubiese terminado de verla. Sé de gente que ha quedado encantada y quizá resulte difícil transmitirles las sensaciones negativas que a mí me produjo (aburrimiento, más que nada), pero intentaremos explicarlo de todos modos.

Uno de sus principales defectos es que, si bien guardar tantos ases en la manga para final de temporada está bien y es algo que se suele hacer, el guardarlos todos hace que más de la mitad de temporada haya sido una especie de páramo donde no sabemos a dónde se nos quiere llevar. Los personajes y situaciones van acercándose hacia el punto dramático que los guionistas han previsto como núcleo del conflicto, pero esto es algo que el espectador intuye o lo deduce, porque se le ofrecen pocas pistas acerca de cuál será ese conflicto. Lo paradójico es que el conflicto resulta evidente desde el principio, pero la obsesión del guion por camuflarlo, por apartárnoslo de la vista, hace que nos pueda resultar indiferente. Esto va en perjuicio del enganche emocional; es el síndrome M. Night Shyamalan, el pensar que la sorpresa final es más importante que el desarrollo de los personajes y de los arcos dramáticos que no estén subordinados a esa sorpresa.

Otro problema es la carencia de un punto de vista creíble desde donde el espectador pueda sumergirse en el conflicto mostrado. En la película de Crichton no había duda posible sobre el conflicto: los robots se averían y se transforman en una amenaza para los humanos. Robots malos, humanos buenos. En la serie —cosa lógica, insisto se ha querido introducir ambigüedad moral en la relación entre humanos y robots para que las cosas no sean tan simples. Me parece bien como idea, pero se ha introducido tanta ambigüedad desde el minuto uno que los conflictos, al final, no son muy distintos a los de cualquier soap opera. Es decir, son conflictos que suceden porque sí, porque los guionistas piensan que tiene que haber un poco de todo. Tenemos humanos que son buenos hasta el estereotipo, y humanos malos que son malos hasta el estereotipo también. Para cuando se nos revelan los matices de estos personajes humanos, ya han transcurrido casi todos los episodios sin que hayamos visto más que eso, el estereotipo, y por eso los matices se nos antojan un añadido urgente de última hora con el que cerrar los débiles arcos argumentales. A mí, por lo menos, no me retribuye este tipo de revelaciones de secretos en diferido. Si un personaje tiene matices, creo que lo apropiado es mostrarlos desde el principio.

Por ejemplo: uno no necesita ver toda una temporada de Los Soprano para entender a Tony Soprano. Al contrario. En un par de episodios el personaje queda perfectamente definido y a partir de ahí se desarrolla su carácter con matices cada vez más afinados, pero consistentes con la imagen inicial. Pero en Westworld los personajes humanos no evolucionan, hasta que lo hacen de repente, no diré que con la brocha gorda de una serie como Mr. Robot (ahí los guionistas sí estuvieron de rave antes de escribir) pero sin cuidado ninguno. Llegado el momento de la revelación de sorpresas, los personajes han dado un giro inesperado ante nuestros ojos, y cuando uno mira hacia atrás, cuesta encontrar el momento en que ese giro se estaba gestando. Es como si de repente les entrase un virus y cambiasen. Me da la impresión de que los guionistas ya habían decidido el destino de esos personajes antes de haberles dado forma, lo cual desconecta su carácter (tal como se nos muestra durante buena parte de la temporada) de su destino final, cosas ambas que deberían estar ligadas.

—¿Tú me quieres? No lo sé, ¿en qué flashback estamos? Imagen: HBO.

El mayor villano de la serie es un humano, lo que tampoco sé si fue una buena idea. El factor Yul Brynner no existe aquí. Al querer humanizar a los androides desde el episodio uno, el parque de atracciones deja de parecer un parque de atracciones —idea base de la que parte todo sino un submundo extraño donde los androides viven y sufren mientras el espectador sabe que su sufrimiento no deja de ser artificial, simulado, y ve los conflictos internos como un juego informático porque se nos está mostrando que son un juego informático. Si el concepto de que los androides sufren o «maduran» a causa de sus experiencias hubiese sido incluido con mayor sutileza, de manera más progresiva, quizá hubiese resultado más fácil sentir algún tipo de simpatía. Pero la serie arranca y no se decide por adoptar el punto de vista de los androides o el de los visitantes del parque, y cuando se decanta por uno lo hace por el de los androides (¿Por qué? Pues porque había que victimizarlos enseguida). Eso diluye la carga emocional de lo que vemos acontecer tanto a los unos como a los otros. La película original sí lo tenía claro: el punto de vista inicial era el humano, y mediante el humor y la caótica ligereza de la primera mitad de metraje se nos insistía en que lo que veíamos era un parque de atracciones, un divertimento vacacional, algo no muy distinto de un videojuego moderno. El que dentro de los androides hubiese otros sentimientos o motivaciones era algo que quedaba a la imaginación del espectador. El conflicto surge después, cuando lo que es un divertimento se convierte en amenaza. Y ahí sí se podría haber introducido el punto de vista de los androides.

En esta nueva versión, sin embargo, se nos muestran las motivaciones de todos los androides tan pronto, de una manera tan abierta y a la vez tan enrevesada, que no dejamos de percibir que su sufrimiento es una imitación incompleta de la psique humana, englobada en una imitación incompleta de lo que es una vida humana, compuesta de bucles y flashbacks. Dicho de otro modo: demasiados episodios con androides que ni recuerdan ni dejan de recordar, que no saben o no sabemos si saben, que no despiertan ni terminan de dormir. Todo lo que les sucede es transitorio. Cuesta distinguir en qué parte sufren y cuándo están respondiendo a la programación. Y siendo ellos los protagonistas, el efecto dramático se diluye; es como una serie homeopática. Por poner un paralelismo, es como si no supiéramos cuándo Indiana Jones está corriendo ante una roca o cuándo está comiendo un bocadillo de mortadela. Como no lo sabemos, nos termina dando igual. Para colmo, la evolución psicológica o la toma de consciencia de las máquinas la hemos visto mejor reflejada en películas recientes como Ex Machina o Her. Y en ambas la historia empieza con el punto de vista exclusivo del protagonista humano. Es después, a través de los ojos del protagonista y de lo que le va sucediendo, como empezamos a entender la mentalidad de la otra parte, la máquina. Pero en Westworld lo humano y lo artificial es equiparado desde el primer momento, como si fuesen lo mismo y tuviesen la misma importancia. Esto estaba bien para una película del infortunado Robin Williams, pero arrancar de primeras con un enfoque tan sentimentaloide en lo que pretende ser ciencia ficción seria no beneficia en nada al conjunto.

Un ejemplo: vemos a un personaje humano desarrollando intensos sentimientos hacia una androide fémina (la chica es muy guapa, vale, pero ¿qué persona normal se pondría en plan Romeo nada más pisar el parque de atracciones?). No hay motivo aparente para esos sentimientos más allá de porque los guionistas necesitaban introducir ese elemento de romance y no se querían molestar en construirlo poco a poco, como sí se hacía en Her. Este es un detalle importante; si nos van a mostrar a un humano enamorándose de un androide, tendrán que esforzarse en hacerlo creíble, más esfuerzo que al mostrar un romance convencional, que sí podría surgir en plan flechazo. Pues aquí, en vez de esforzarse más, se han esforzado menos. El tipo llega y se enamora de un androide a los pocos días. Así sucede con casi todos los aspectos emocionales del argumento. Las cosas pasan porque tienen que pasar de cara al planeado final de temporada, con independencia de que resulten verosímiles o no. Eso sí, todo con mucho azúcar.

Otro problema es que, en contra de lo que era habitual en las series de HBO, las interpretaciones son bastante olvidables, salvando algunas notables excepciones. No creo que sea problema de los actores —mucha casualidad sería que hayan estado casi todos en mal momento— sino quizá de la dirección. O quizá el problema fue que durante el rodaje la laberíntica estructura del guion les impedía saber en qué momento emocional estaban sus respectivos personajes. Quién sabe.

Sea como fuere, la cosa ha quedado muy desigual. Ed Harris hace de cabronazo, y como ya sabíamos desde hace muchos años es algo que hace muy bien, pero por desgracia su personaje es unidimensional, casi una parodia, exagerado hasta para los niveles de una película de Sergio Leone. Matices cero. Por su parte, Anthony Hopkins está como al ralentí. No por ser Hopkins vamos a engañarnos y pretender que ha hecho aquí un papel sublime y repleto de sutilezas: en muchos instantes da la impresión de que pasaba por allí y leyó sus frases como quien habla del tiempo. Lo mismo, o peor, le sucede a Jeffrey Wright, que también es un buen actor pero que aquí tiene escenas donde un maniquí podría haber ocupado su lugar. La danesa Sidse Babett Knudsen, cuyo talento hemos comprobado en series de su país, pasa sin pena ni gloria, y una vez más nos consta que es una intérprete excelente, al menos cuando le dejan. Eso sí, no todas las interpretaciones han quedado descafeinadas. Las mejores del reparto son las dos protagonistas femeninas: Evan Rachel Wood, quien a pesar de lo pánfila que es la androide a la que interpreta (Wood no es muy pánfila en la vida real, al contrario, pero aun así tiene mérito sacarle algo de jugo a este papel) creo que consigue trascender el material con el que tiene que trabajar. Si le caen algunos premios por esto, no me sorprenderá lo más mínimo. Y Thandie Newton, que también interpreta a una robot, pero que tiene seguramente los mejores momentos de interpretación de la serie; en algunas secuencias está magnífica, demostrando ocurrencias interpretativas muy poco habituales. Pero bueno, ellas dos son oasis en mitad de un páramo de inexpresividad e inercia.

Desde aquí puedo oler tu indiferencia. Imagen: HBO.

Aun con todo, puedo entender que haya gente que la ha disfrutado. La factura de la serie es buena, al menos si nos centramos en el apartado técnico. No es que esté mal hecha o mal escrita. Es que está escrita sin gracia ni inspiración, que no es lo mismo, y se toma tan en serio a sí misma que con frecuencia raya la autoparodia. Pero está bien rodada, bien montada y bien planificada. Los efectos especiales son muy buenos. Las sorpresas finales hacen su función, porque como decía todo el guion está por completo enfocado hacia ellas, pero también han resultado ser poco más que una traca final cuyo ruido, transitorio, apenas oculta las carencias de todo lo anterior. La serie es un juego lógico o un rompecabezas tramposo, más que un intento de crear un drama creíble. Y como el drama no es creíble, muchos episodios transcurren con la sensación de que no está sucediendo nada importante. Más allá de unos cuantos tiros, claro, y de que «mueren» androides a los que sabemos que van a resucitar. Lo demás son todo ensueños, recuerdos, flashbacks, y un continuo juego de espejos. Me producía la sensación de estar viendo The Leftovers, con esa misma intensidad prefabricada, esa carencia de sentido del humor e ironía, esa pretendida profundidad filosófica que funciona mejor sobre el papel que en pantalla, donde termina convirtiéndose en algo más parecido a una cursilería grandilocuente. Aquí tenemos a Jonathan Nolan ejerciendo de Damon Lindelof, lo cual no suena bien y en efecto, produce un resultado acorde a cómo suena. En los años recientes hemos visto tantos ejemplos de series o películas que han tratado el asunto de la inteligencia artificial con muchísima más habilidad que Westworld termina pareciendo algo obsoleto. Una lástima, porque el concepto prometía. Hasta es posible que la segunda temporada sea algo más interesante, porque se verán obligados a emplear un tipo de conflicto más básico. Pero esta primera la he terminado de ver por obligación, y ya podrán imaginar que cuando uno se ha llevado esa sensación, es difícil recomendarla con sinceridad.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

103 Comentarios

  1. Discrepo absolutamente. Porque creo que esto es el principal atractivo del planteamiento:

    “Pero en Westworld lo humano y lo artificial es equiparado desde el primer momento, como si fuesen lo mismo y tuviesen la misma importancia.”

    Dices que eso te suena pasteloso. A mi, justo al contrario, me parece de una crudeza muy agradable despojar al ser humano del romanticismo asociado al alma y demás cuestiones etéreas, y someter a comparación los resortes fisiológicos y los que mueven a los “anfitriones.

    Por lo demás, no hay buenos ni malos. Hay personajes que entienden esa comparación de una forma, personajes que la entienden de otra, y otros que cambian de opinión a medio camino. Francamente, me suena más realista y más profundo que otra peli de indios y vaqueros al uso.

  2. Emilio, nunca pensé que escribirías un artículo tan mediocre. Que digas que Westworld es meramente un pufo, o que encima te metas con Damon Lindelof y la obra maestra que es The Leftovers, me hace plantearme que, en el fondo, tienes unos gustos pésimos. Eso, o es una rabieta, porque no han sido lo que te pensabas y te sientes engañado, lo cual no deja que puedas ver y disfrutar del producto en sí. Pero bueno, siempre nos unirá The Wire…

  3. No puedo estar más de acuerdo, es un verdadero producto con aspiraciones elevadisimas y supeditando la trama al giro argumental ( bien tirada la alusión al zoquete Lindelof) ; no diría que no es disfrutable, sino fallida. (spoiler)Hasta con momento de confesión de Hopkins justo antes de mostrar su as en la manga! Por favor…

  4. Es lo malo de adorar todo lo que suene a “vintage”; se conoce que hace moderno. Lo antiguo no siempre es mejor: la película de Crichton es un ladrillo de serie B intragable. Precisamente uno de los méritos de la serie es hacer una adaptación inteligente de un guión y una novela tan pobres. En cuanto a los protagonistas, hombre, si esas duettos entre Anthony Hopkins y Ed Harris te dicen menos que el hieratismo de Brinner y la ñoñería de Brolin y compañía, no sé. Yo me lo haría ver. Sobre lo demás, para gustos hay opiniones pero creo que deberías volver a verla sin pensar en qué vas a escribir después sobre ella. Yo lo hago y funciona, créeme. Sigue así, campeón.

  5. Por fin alguien que lo dice claro. Westworld es aburrida y pretenciosa. Quiere ser profunda y filosófica y lo único que consigue es marear con tanta reflexión manida y tanto lío de flashbacks. Una estructura compleja y saltarina no hace bueno a un guion. Ni siquiera los tiroteos funcionan. ¿Qué interés tiene una escena de tiros en la que Ed Harris lucha contra mil personas si es inmortal? Es estúpido.

    • Esa escena como pocas describe a la perfección la motivación de lo que hace el personaje de Ed Harris. Está cansado de un parque que no es más que un “juguete vacío” que promete emociones pero sólo son superficiales por que a la hora de la verdad, al saber el humano que no corre ningún riesgo, se pierde toda la emoción. De ahí que en ese tiroteo al que te refieres su semblante es de hastío, por que el sabe qué sucederá exactamente. Si se hubiese tomado esa situación “en serio” (actuando como si pudiese sufrir daño) habría sido un sinsentido. Por eso mismo él busca el Laberinto (basado en su errónea creencia de qué es eso) y de ahí que al final del todo, cuando SÍ recibe un balazo, su cara de sorpresa inicial se torne en una que muestra satisfacción. Ha encontrado lo que buscaba.

      Obviamente si esperabas ver una escena de acción típica de las pelis del oeste pues te habrá decepcionado. Pero si lo que prefieres son escenas de ese tipo mientras te tomas un descanso (físico y mental) hubiese sido mejor que te mirases el remake de los Siete Fantásticos

      • La misma cara de hastío que tenía Ed Harris la tenía yo viendo la serie. El cansancio de un parque que promete emociones, pero que al final resulta solo algo superficial y vacío también lo comparto con él. Un sinsentido es un tiroteo sin emoción que ya sabes cómo va a acabar. La elipsis existe por algo. Efectivamente, probablemente tengas razón y habría invertido mejor mi tiempo viendo el remake de Los siete magníficos. Seguro que es más entretenida y no intenta hacerme creer que es buena liando el guion de manera innecesaria. Yo no digo que Westworld no tenga cosas interesantes, pero cuando intentas hacer creer que una historia es mejor de lo que en realidad es simplemente porque tiene saltos temporales, flashbacks y polladas mentales, me parece un truco barato y una excusa para evitar profundizar en el tema liando la superficie.

  6. Totalmente de acuerdo con el artículo, tuve las mismas sensaciones que ya he expresado en el de “¿Cuál ha sido la mejor serie del año?”. Se puede criticar a los Nolan y además con buenos argumentos, no pasa nada.

  7. Yo también terminé de verla con lo justo, qué pesada se hace y todo para cerrar con un truco barato de guionista que no voy a contar para no spoilear pero es casi como ese truco de teleserie de que todo lo que has visto era un sueño, ya, así, pero relacionado con el tiempo. Me recordó a esos tipos que se sientan en la calle con tres vasos y los mueven para confundirte y no puedas adivinar en cuál de los vasos está la pelota, así. Una lástima porque soy fan de la ciencia ficción y no veo que esta serie de para mucho, quizá una temporada más antes de que la cancelen. El tema de que los robots se rebelan contra los humanos también esta muy manido y casi se ha contado todo sobre eso.

  8. El rey está desnudo! Coincido totalmente con el artículo, es una serie decepcionante. Y si HBO pretende convertirla en la nueva “Juego de Tronos” más les vale ponerse las pilas para la próxima temporada: porque la primera, en fin, se deja ver, pero ni los más incondicionales seguirían defendiendo una segunda temporada tan lenta y espesa…

  9. Seguramente esté diciendo una obviedad, pero esto es un artículo de opinión con el que cada uno estará más o menos de acuerdo. Para mí no es aburrida ni pretenciosa, porque a mi no me lo ha parecido. A mí sí me ha llegado esa pretendida profundidad filosófica. Y es que como con la música, a cada uno le transmitirá unas cosas, o tal vez nada.

    No es una serie perfecta, pero me ha hecho pensar, y eso nunca puede ser malo. Igual que “The leftovers”. Me ha hecho cuestionarme la naturaleza de mi existencia. Hacerme preguntas que no quizá debería preguntarme, y obtener respuestas que quizá no debería saber. Cosas que a algunos les parecerán cursis, grandilocuentes, reflexiones manidas. Qué es el ser humano, o qué es lo que nos hace humanos, que da sentido a todo, si es que lo tiene. Filosofía barata, para algunos. Búsqueda de trascendencia a través de una serie bien hecha, para mí

    Pero como dice Emilio, estoy de acuerdo en que esa búsqueda, ese kibbutz que el denomina “pretendida profundidad filosófica”, funciona mejor sobre el papel que en pantalla. Como decía Horacio Oliveira: “Entender. No inteligir; entender. No puede ser que estemos aquí para no poder ser.
    Puesto que la esperanza no era más que una Palmira gorda, ninguna razón para hacerse ilusiones. Al contrario, aprovechar la refrigeración nocturna para sentir lúcidamente, con la precisión descarnada del sistema de estrellas sobre su cabeza, que su búsqueda incierta era un fracaso y que a lo mejor en eso precisamente estaba la victoria”

  10. Una serie que te hace plantearte la naturaleza de tu existencia, de tu realidad, que te hace dudar de todo y cuestionarte qué te diferencia realmente de un robot muy evolucionado… (“¿La consciencia? ¿el alma? ¿eso qué es, y acaso alguien ha demostrado que exista?”)…es una gran serie. Aunque tenga demasiada paja y fallos gordos

  11. A mi también me esta decepcionando (voy por el capitulo 7 y ya me estoy cansando de esperar al momento ese que me han dicho que todo se vuelve apasionante)

    Casualmente hace poco termine una serie antigua Batlestar Galáctica, y a pesar de ser algo antigua y naif, me parece mucho más convincente, rico e interesante su descripción de los conflictos entre el ser humano y sus creaciones robóticas, con todas las consecuencias morales, filosóficas y dramáticas que conlleva

    • Justamente Battlestar Galáctica tiene muchos elementos en común con Westworld, cuando varios personajes descubren que son cylones. Es el mismo problema que se enfrentan en WW. ¿Son conscientes los robots o están siguiendo un programa que les hace parecer conscientes? ¿Hay alguna diferencia? Y aquí al menos no meten ángeles y otros deus ex machina como en BSG.
      Por lo demás, discrepo con la idea de que no ocurre nada en WW hasta el final. No, lo que pasa es que no te das cuenta, pero incluso si lo miras como un puzzle te están dando pistas desde el minuto 1.

      • No es que te den pistas… es que te lo están contando casi todo. Es la serie menos tramposa que existe. Cuando te enteras de algo, vuelves hacia atrás y te das cuenta de que te lo están diciendo, que todo lleva allí. Pero no es juego de tronos donde Tyron hace zascas, o hay grandes batallas. No es un espectáculo de fuegos artificiales. Es un frie-neuronas. Una maravilla.

  12. Promete mucho pero se queda en la superficie. Solo roza de lado la cuestión existencialista y el resto es todo violencia, sexo y sorpresas facilonas poco creíbles de oooooh dios mío en plan “boda roja”.
    Sin el tufillo de superioridad intelectual inevitablemente a veces asoma por aquí, diré que no me ha gustado, me esperaba más.

    Después de un gran primer capítulo, va de más a menos, decayendo. La trama se vuelve irregular, nada convincente, demasiados giros de guión no siempre creíbles,mucho flashback, y parece que los 8 capítulos siguientes al primero van unicamente dirigidos a un final sorprendente y efectista. Una pena.

  13. A mí que me intenten vender la moto de que la peli antigua era buena me ha hecho bastante gracia. Eso no hay por donde cogerlo, lo siento.

    Por lo demás y pese a que no comparto casi nada de lo dicho en el artículo creo que está bien escrito y expresa otra opinión. ¿Tiene razón? Yo creo que no, pero al menos hace su argumentación y puedo entender sus críticas.

    Desde luego es mejor que los haters de Nolan, que necesitan siempre decir que lo odian porque está sobrevalorado y cuyo único argumento es… que está sobrevalorado. Aquí al menos Emilio se queja del ritmo (a mí no me disgustó para nada), afirma que ha sido un error ponerse del lado de los autómatas o de la ambigüedad moral (tampoco estoy de acuerdo, creo que es lo que le da la calidad a la serie) o critica muy duramente la actuación de sus intérpretes (en este punto tengo la sensación de que ya se dejó llevar un poco el vinagre y ‘vamos a dar caña al mono’, es lo que menos me convence del artículo).

    Pero lo dicho: es una opinión bien redactada. ¿Coincido con ella? Para nada. Pero para gustos colores.

  14. No te has enterado de nada. Normal que no te guste. Es lo malo de esta serie, que hay que pensar después de cada capítulo. Si te los tragas de tirón no te enteras de nada. Es lo que yo llamo una serie de rumiantes… hay que rumiar cada capítulo (y muchas veces repasar cosas de los anteriores) antes de ver el siguiente. Pero si superas eso descubrirás que la serie es brillante (como Leftovers).

  15. Si el que te hagan ver que los loops de los anfitriones y su imposibilidad de salir de ellos, programados por los humanos (dioses) es equiparable a las rutinas (así se llama en informática a partes de un programa) que tenemos los humanos, dispuestas (programadas?) por un -inserte aquí su idea de Dios- y de las que nos es imposible salirnos, pese a apreciar en muchas ocasiones lo absurdo de las mismas, le parece simpleza homeopática, usted necesita que se haga una serie con el núcleo duro de un tratado de filosofía.

  16. Para los que consideran que las partes “lentas” de la serie son aburridas y suprimibles les planteo una cuestión (spoiler); cuando Maeve baja del tren para ir a por su hija, ¿es una decisión propia o es programada?
    Creo que de eso va la serie y desde luego me parece una enorme primera temporada.

    • Para mi es propia ya que cuando Bernard le dice que estaba programada para escapar le marca cada paso, tomaba el tren, y lo ultimo que dice antes que Maeve rompa la computadora “una vez en el continente”. Cosa que nunca pasa por que se baja al reflexionar viendo a la madre hija.

      • Exacto. Pues ahí está, han evolucionado aún más allá de su programación, que me parece la idea base de todo.

  17. El problema que veo en este artículo es que basa su análisis de los eventos y pormenores de la serie en postulados teóricos bastante pasados de moda. ¿La transparencia como sustituto de la ambigüedad para’ facilitar’ el entendimiento? Esta forma de pensamiento lineal conlleva a la visión [ceguera, quizá] totalitaria que produce la deseada comodidad de las mentes poco desarrolladas. La visión de múltiple significados, la visión plural, podría ser incomoda para algunos pero es mucho más enriquecedora. Es en esta segunda manera de percibir las cosas que debería plantarse el análisis de la serie que en complejidad no tiene nada que ver con la simpleza de Crichton-Brynner de los 70’s.

  18. Leo comentarios alabando la calidad de la serie, y otros de decepción por no haber llegado a las expectativas iniciales. Para mí, más allá del principio, del final o de la trama, está la idea. El concepto de un mundo en el que nada es lo que parece me fascina. Y el hecho de que quienes viven en él son manipulados sin ningún pudor por seres de cuya existencia ni siquiera son conscientes me aterra. No pude evitar volver a pensarlo otra vez. ¿Y si en realidad vivimos en un juego, o en un videojuego, o en un programa casi perfecto en el que todo nos parecen casualidades y del que desconocemos su finalidad?

  19. Leo artículos como éste en algunos sitios y de verdad que no entiendo la pájara mental que tienen montada. Desde el principio del artículo su autor deja bien claro que entiende las diferencias ABISMALES que hay entre el cncepto de la película antigua y la serie actual. Éstas se parecen sólo en 3 cosas: el título, que los sucesos ocurren en un parque de atracciones con androides para ambientarlo y que éstos se rebelan. Pero luego se tira todo el artículo comparando la serie con la película y criticando la primera por que ésta no se desarrolla de un modo equivalente a la segunda. WTF??!!

    En el tercer párrafo dice el autor (cito): “¿El problema? Que un buen cierre no salva una temporada demasiado centrada en preparar la sorpresa final” ¿Pero qué sorpresa ni qué gaitas? Si la premisa de la serie precisamente es que ESO era lo que iba a pasar (la rebelión), que es uno de los tres puntos con los que coincide con la película y que a menos que viváis alienados del mundo es lo que no paraba de explicarse como resumen de presentación de la serie. Cualquiera con dos dedos de frente entiende perfectamente que en una serie de varias temporadas cortas, ESE (y ningún otro) iba a ser el punto de inflexión que daría fin a la primera temporada (y tenía que ser la primera, obviamente alargarlo más allá era estúpido). A menos, claro está, que consideréis que lo importante del desenlace sean la identidad del muerto y el verdugo. Pero entonces es que no os coscáis de qué va la serie; no va de personajes, va de lo que les sucede como especie/grupo. Lo importante es que hay un humano muerto a manos de un robot; el resto es accesorio.

    Y ahí esta el problema que yo veo a todas las críticas del tipo de la que planea el autor. Resumiendo mucho parece que os aburre un desarrollo largo de la primera temporada “sin que corra (apenas) la sangre” porque ME PARECE que pretendéis ver como los personajes evolucionan. ¿Pero cómo van a evolucionar? La mitad de ellos (androides) no pueden porque a la que caen (o se termina su bucle de historia) se resetean. Y la otra mitad (humanos) no necesitan cambiar porque su mundo sigue siendo perfecto, controlable, un retiro en un parque de atracciones. ¿A vosotros os entrarían crisis existenciales que os hiciesen replantearos vuestra vida mientras estuvieseis de vacaciones en Disneyland (huéspedes)? ¿O si fuese uno mas de tantísimos días rutinarios de trabajo tras 35 años (trabajadores)? ¿Verdad que no?

    Y precisamente por ello sí que estoy muy de acuerdo con el artículo en algo: el pobre desarrollo del enamoramiento de Wlliam con Dolores. Un papanatas con leche en vez de sangre pasa de cero a cien más rápido que un Bugatti Veyron. No se introduce ningún motivo convincente que haga creíble el “cuelgue” de William y menos aún cuando se supone que está a poco tiempo de casarse con un “buen partido” en todos los sentidos por lo que se deja entrever. Si hubiesen dado a entender que le esperaba una boda de conveniencia con una generala de la Gestapo fea como un orco; aún habiendo sido un recurso cutrillo, hubieran dado un motivo de peso para ese cambio.

    Para mi lo realmente importante de la 1ª temporada son todos los detalles que se van acumulando y que provocarán que todo se derrumbe como un castillo de naipes. Como en su arrogancia de jugar a ser Dios los humanos no se dan cuenta de todos los errores que les han ido acercando al fatal momento. Y si encima eras más avispado y/o estabas más dispuesto a comerte el coco; había el extra de ir encajando los sucesos en la línea temporal. La inmensa mayoría del episodio final esta ahí para explicárselo a quienes no quisieran ese ejercicio deductivo previo (o para quien no estuviese muy seguro de sus conclusiones).

    En el libro (que no peli) de Parque Jurásico (en donde Crichton desarrollaba de nuevo un argumento muy parecido a su Westworld); uno de los mejores momentos es cuando el matemático les demuestra en un santiamén a los responsables del parque cómo de estúpidos han sido, cegados por su prepotencia, creyéndose superiores por que sí, pensando que lo tenían todo bajo control cuando ya hacía tiempo que se mascaba la tragedia. Ya de paso yo añadiría que tanto en ese libro como en la serie actual se demuestra otra cosa: nada hubiese sucedido si los guionistas hubiesen incluido un administrados de sistemas competente. Al final siempre se escoña todo por no saber cómo usar los ordenadores. ero claro, entonces el libro hubiese durado 10 páginas y la serie 20 minutos. XDDDD

    Pero volviendo al artículo: El autor interpreta como núcleo del conflicto la rebelión de los androides y de ahí que le decepcione el tratamiento de algunos personajes y que hayan dejado “todos los ases para el final”. Pero eso sólo es así si (volviendo a lo que dije antes) se considera que la serie va sobre un suceso de unos androides descontrolados. NO, la serie va acerca de como se genera una nueva forma de consciencia; el punto final de la 1ª temporada es un advenimiento, es el anuncio a viva voz y “en todos los telediarios” de que los androides ya no son (sólo) tal cosa. Si Ford hubiese provocado el descontrol en medio del parque “normal”, se podría haber llegado a tapar el asunto. Cuando se inmola y a la vez provoca la muerte de los potentados que hay en la gala, no hay forma de que el suceso pueda ser silenciado. a humanidad al completo se enterará y se verá obligada a tomar partido. El nudo del conflicto es: ¿Cómo se van a tomar los humanos que unas máquinas afirmen tener consciencia propia y estar vivas? Eso se verá a partir de la segunda temporada; la primera sólo disponía las piezas y nos mostraba el punto de partida de la mentalidad de los humanos y el de los androides que se van haciendo conscientes de lo que son.

    Dice el autor que no le gusta que hay personajes humanos buenos o malos hasta el estereotipo y que sólo más adelante se les ven matices como si fuera urgente meterlos antes de cerrar mal os arcos argumentales. ¿Qué arcos se han cerrado? El único es el de Teresa por que la matan de una forma que poco más se podrá rascar (ahí yo hubiese preferido que viviese y se enfrontase al dilema de amor/odio a Bernard). Pero es que encima justo al siguiente párrafo explica como le encanta que Tonny Soprano fuese un personaje que quedase descrito perfectamente en un par de episodios y luego ya con el tiempo (¿cuantos episodios fueron? un buen montón) se le fueran mostrando los detalles. A ver si nos aclaramos, no puedes criticar una cosa, pedir otra y luego decir que la primera te encanta pero en otra parte.

    O como cuando dice que muchos personajes cambian tan de golpe que parece que les haya entrado un virus. ¿Es consciente el autor de que en la mayoría de casos se refiere a personajes que son robots que siguen un PROGRAMA QUE LES VIENE OBLIGADO? Así que precisamente el adquirir consciencia se convierten de golpe en algo muy distinto (la cándida Dolores resulta ser una asesina de tomo y lomo); se convierten en seres vivos que actúan por su cuenta. O eso suponemos claro; hasta qué punto estén vivos o realmente sigan actuando según una programación será un tema recurrente de la serie (la libertad de acción es una de las bases de la filosofía del ser y la consciencia). El único personaje humano que hace un cambio brusco es el palanganas del joven Bill y, como ya dije, ahí estoy de acuerdo que chirría el asunto.

    Por eso mismo tampoco le veo sentido cuando criticas la forma en que se trata lo que sienten los androides. No tiene sentido, pretendes que los hubiesen mostrado como seres vivos cuando todavía NO lo están. Son máquinas encerradas en un bucle narrativo sosainas del Lee del que sólo salen cuando termina por si mismo o cuando se topan con un acto brutal y súbito de violencia perpetrada por un huésped. El infierno de los androides surge por que solo las más profundas emociones son capaces de romper el control de su programación. Y eso, en el mundo en el que están abocado, significa recuerdos de muerte y violencia extrema pues es lo único que conocen. Ninguno de ellos ha experimentado una vida real, con sus sinsabores pero también con sus momentos felices (su base de personalidad es programada y Ford ya explica que no conseguían captar los matices intermedios, sólo emociones primarias extremas). Dolores es una pánfila ultra-edulcorada que cada vez que recuerda alguno de esos momentos traumáticos queda en shock porque SU PROGRAMA no es capaz de encajar eso en su narrativa. En cambio en el último episodio ya es todo decisión y determinación; ya no es un programa si no una personalidad forjada a base de los únicos recuerdos que tiene (normal que se comporte como lo hace). Bernard en cambio ha vivido como un supuesto humano; tiene unos recuerdos más “completos”, una “vida más plena”; me aventuro a decir que tomará partido como intermediario (no apoyará una rebelión sangrienta, querrá ser reconocido como igual, en vez de temido como una amenaza). Y ahí sería donde echaríamos más en falta que Teresa siguiese viva.

    Y por último discrepo también de tu análisis del personaje de Ed Harris. ¿Villano de la serie? ¿Por qué? El parque existe por que él lo ha sostenido económicamente. Los androides han podido evolucionar y trascender por el tiempo que él les ha dado y por algunas de sus acciones que han quedado gravadas a fuego (Maeve). De lo contrario no serán más que un montón de chatarra en un almacén abandonado. Sin olvidar que ese dinero lo pone como una inversión secundaria pero que fuera en el Mundo Real es reconocido (luego, debe ser su actividad principal) por salvar vidas (¿grandes corporaciones médicas?). ¿Eso es ser unidimensional? Tu no has visto más allá de sus métodos brutales y expeditivos. ¿Pero brutales hasta que punto? Si desde su óptica los androides son meras cafeteras parlantes, ¿abrirle la sesera al croupier se diferencia en mucho de serrarle la pata a una silla? Sólo hay una diferencia estética pero no ética y a diferencia de los huéspedes borrachuzos que le vacían un cargador a un androide por que sí; por lo menos él tiene un propósito para todas sus acciones. Él no se engaña acerca de qué hace allí, no corre a esconderse en un tiroteo amañado para hacer el paripé. Él quiere auténtico realismo en los anfitriones, sentirlos vivos para que den sentido a su propia vida. Su problema es que no recuerda la parábola del genio: cuidado con lo que deseas.

    Terminando el ladrillo. Me parece que estáis tratando la primera temporada de una serie como si fuese una película, obligándola a ser auto-conclusiva, por el simple hecho de que existe la peli original. Si a la semana siguiente de emitir el episodio 10 hubiese salido el 11, el contenido de los 10 primeros seguirá siendo el mismo pero me juego el cuello que las críticas no serían ni la mitad. Ni es una obra maestra como la presentan los panfletarios ni es un truño absurdo como la pintáis muchos. Pero sobretodo lo que NO es y no será de ningún modo es una “peli de vaqueros” (o de saurais, de romanos o de lo que sea). Es una serie sobre la condición humana. Analizarla del modo que se hace en este artículo u otros que he visto sería como decir que “Ghost in the Shell es una historia policíaca”; quedarse totalmente en la superfície, vamos. A quien no le gusten los devaneos filosóficos (sean de los Nolan o de cualquier otro) mejor que se busque otra serie; por que ésto irá a más.

    • Excelente analisis de Alguien sobre WestWorld. Deberían contratarte para analizar series, deberías trabajar para JotDown. Realmente ves los arcos argumentales en toda su dimensión comprendiendo cómo se relacionan. Por supuesto que en una segunda temporada muchos huecos serán rellenados y tendremos más saltos en el tiempo… pero una cosa es segura, mostraron el juego y el juego es el loop infinito, lo imposibilidad de la -criatura- de escapar del -creador/programador.- Basicamente, la vida misma. Eso, imagino, nos acercará a Bill / Hombre de Negro y nos hará hartarnos de ver treinta años las mismas narrativas y de saber cómo suceden las cosas pero a la vez nos acercará a Maeve y sus contradicciones acerca de si es quien dice (la mente autodeterminada) o es quien le dijeron que debía ser (la madre de una hija perdida). Es la historia de la humanidad por conseguir la libertad y quebrar el destino, el destino y sus narrativas en loop. Yo creo que esta serie es más una reflexión, en la busqueda empresarial de re-crear una humanidad, lo cual la acerca más a District 9 (en su mirada social) que a la pelicula que le diera el nombre.

      Insisto, lo mejor del articulo “WestWorld, la homeopatía hecha serie” ha sido tu comentario Alguien.

      Saludos.

      • Se agradece (y mucho) el entusiasta halago pero a mi se me da muchísimo mejor darle la réplica a Emilio u otros compañeros suyos que no realizar su labor. Siempre es mucho más sencillo meterse en una conversación cuando otros se han atrevido a abrir el camino.

        Por cierto, que si te gusta el tema sobre creaciones intentando escapar a los designios de un creador, quizá te guste echarle una ojeada a los cómics de Lucifer (prácticamente nada que ver con la reciente serie de televisión, sólo una mínima parte del concepto y el punto de partida).

    • Alguien, agradezco tus esfuerzos por abrirles los ojos a la gente que se siente engañada o estafada (válgame, Señor) después de ver la serie, pero resulta imposible cuando, a parte de estar obcecados, pasan ya hasta de razonar o argumentar. Tu comentario me ha parecido muy acertado, Westworld no es perfecto, pero la gente solo se para a fijarse en los árboles y pierden de vista el bosque (parafraseando al gran “Buck” de The Wire: “If you got soft eyes, you can see the whole thing. If you got hard eyes, you’re just staring at the same tree and missing the forest”). Creo que no se han parado a pensar realmente sobre la serie y todo lo que conlleva. Por otro lado, me ha gustado mucho que hayas mencionado a la novela de Parque Jurásico para compararla con la serie, yo también lo hice en su día. Dicho esto, espero que la gente que venga a comentar en este artículo desacertado tenga la paciencia y la suerte de leer tu comentario. Un saludo.

  20. Estaba buscando críticas negativas de la serie porque pensaba que me había vuelto loco o había perdido el paladar. Y eso que me hablan de ciencia ficción y ya estoy empezado a salivar antes de que suene el timbre. Y, pedazo timbre, el de Westworld,oigan. Que si obra maestra, que si Juego de Tronos ponte a temblar…Vamos, que un servidor iba vendido antes de entrar. Porque la entrada es cojonuda amigos, que factura, como promete. Lo malo es eso, que luego uno espera y espera, y la mosca que le íba rondando por la oreja a partir del tercer episodio, en el quinto ya se había instalado en las fosas nasales y había empezado el deshueve. Pero yo, insistiendo, eh! Que si pedazo actores, que si pedazo factura visual, que si pedazo diálogos endemoniadamente crípticos a la par que clarividentes. Y claro, tanto pedazo, tanto pedazo y resulta que la cosa, la historia empieza a desmoronarse porque los cimientos estaban torcidos, o que se yo. Un rollo de estos. Menos mal que siempre nos quedan los diálogos crípticos a la par que clarividentes del gran Hannibal Lect..digo Anthony Hopkins. Un cruce de filosofía avanzada, coaching y autoconsciencia escrito a cuatro manos por Asimov y Jorge Bucay…Llegué al cuarto episodio, no más.

  21. Donde ya sabes me regañan siempre por mis prejuicios a JJ Abrams. Pero luego el tiempo me da la razón. Así juega a las cartas. Desde Lost nos ha demostrado que juega con las cartas marcadas siempre. Abrir melones y más melones, luego dejar la mayoría sin cerrar, y los que cierra lo hace de forma chusca. Aquí solo será Productor Ejecutivo, pero huele a JJ Abrams desde el minuto uno.

    Tengo pendiente terminarla. Pero me creo todo lo que dices a pies juntillas por que no me sorprende.

  22. Bastante de acuerdo, incluso diría que te has dejado los diálogos. Esos interloquios tan pretenciosos que solo pueden llevar la firma de un Nolan, tan largos que agotan cada idea que pretenden expresar antes de terminarse, y que son culpables principales de que Westworld, además, haya sido un peñazo. Estos Nolan tienen grandes ideas, pero de narrar saben lo justito.

  23. Ya era hora de que alguien lo dijera: Westworld es un pufo sobrevalorado. Lo que pasa con el publico es que es victima del mismo sindrome de Estocolmo que produjo la serie Lost: la mayoría de los que se la han tragado creyendose que era una obra maestra ahora no pueden dar marcha atrás y la seguirán defendiendo a pesar de que al final ha resultado una tomadura de pelo. Yo también piqué con la serie y la seguí apasionadamente, creyendo que era brillantísima. Hasta el capitulo 9, en que por fin los guionistas muestran sus cartas y resulta que todo es fuegos artificiales, mucho ingenio para camuflar la nada absoluta. El giro final de la serie es que los guionistas que la han escrito tambien son robots. Inteligencia sin alma: sin moral, sin empatía, sin propósito.

    Y por cierto, felicito al autor por ser capaz de escribir dos folios sobre esta serie sin un solo spoiler. Teniendo en cuenta el material de partida, tiene mérito la cosa
    .

  24. A mí la serie me ha parecido entretenida, pero está muy lejos de la excelencia de la HBO. Difícilmente entra en un top 10 de la cadena.

    Para mí el problema es esa búsqueda de una trascendencia, esa pretenciosidad por hacer de cada diálogo una sentencia para el recuerdo, retorcer cada momento para hacerlo grande e intenso de manera artificiosa… No hay necesidad para ello. Es el mismo defecto que tenía Interstellar, y en parte también Origen. Pareciera un defecto común de los Nolan, ese ansía por trascender con productos que pedían a gritos ser simplemente tratados como historias de aventuras y ciencia ficción mucho más ligeras.

    Por acabar, en el mismo año que la HBO cancela una serie magnífica como Vinyl, apuesta como valuarte dde futuro de la cadena por una serie como Westworld. HBO está dejando de lado la calidad excelsa que la caracterizaba para acercarse a un público mainstream, lo cual es una pésima noticia aunque entiendo que también justificada: la competencia es cada vez mayor.

    • Tú lo que has visto son muchos cuentos. Déjate de tanto HBO, Nolan, HBO, Nolan *bucle infinito* y expón argumentos de verdad. ¿Pretenciosa? ¿Grandilocuente? ¿Trascendental? Pero vamos a ver. ¡Pues claro que tiene que ser todo eso! Estamos ante un producto de ciencia-ficción, no me jodas.
      Por último, eso que dices de que “la HBO está dejando de lado la calidad excelsa que la caracterizaba para acercarse a un público mainstream” no te lo crees ni tú. Es el recurso fácil que tenéis los nostálgicos para justificar que todo lo que tenga que sacar la HBO tiene que ser de 10, y si no, es un truño. Tu mente está envenenada. Buscar la excelencia y la perfección es un error, no disfrutáis plenamente de las cosas, y no puedo más que sentir lástima por ello.

      • – “No sé cuando empezó, o de quién era el sueño”
        – “Dolores, busca el centro del laberinto”
        – “Sé dónde termina tu laberinto”
        – “La consciencia no es un viaje hacia arriba, sino un viaje hacia dentro. Cada elección puede acercarte al centro”
        – “Este sitio parece más auténtico que el mundo real, salvo que no lo es”
        – “Estás viva”
        – “El infierno está vacío y los demonios están aquí”
        – “Placeres violentos que traen finales violentos

        Jajajaj
        …todo esto sacado solamente de los primeros diez minutos del último capítulo.
        En fin si no le parece pretenciosa y grandilocuente toda esta palabrería irrisoria, aquí la única mente envenenada, y la que da más lástima, es la de usted.
        Jose y yo nos hubiéramos conformado con un 7 u 8… pero es que Westworld no da para más de un cinco. Es una mierda.

        • JC, has estado comparando esta serie con novelas y series en muchos comentarios, pero no has puesto ni un solo título (salvo “Yo, robot” de Isaac Asimov, que es el típico libro que puede recomendar alguien que no tiene ni idea de novelas de ciencia-ficción para hacerse el interesante, pues hay mejores novelas de Asimov —yo sí te pongo un ejemplo: “Los propios dioses”. De nada). Estoy empezando a pensar que no tienes ni idea de lo que estás hablando. Dime cualquier serie, que del primer capítulo te saco todas las frases “filosóficas”, “trascendentales”, “grandilocuentes” y “pretencionsas” que quieras.

        • Por cierto, y ya que parece que lo de leer no se te da muy bien, te copio y pego parte del comentario mío al que has respondido: “¿Pretenciosa? ¿Grandilocuente? ¿Trascendental? Pero vamos a ver. ¡Pues claro que tiene que ser todo eso! Estamos ante un producto de ciencia-ficción, no me jodas”. Como decía en ese comentario, me dais lástima.

  25. Sinceramente creo que el autor de la opinión sencillamente busca crear polémica ya que es evidente que la serie ha tenido un éxito notable y no parece razonable que todo el mundo esté equivocado, a no ser que la opinión de Emilio no tenga nada que ver con el gusto de la mayoría. En fin, buen trabajo Emilio, has conseguido que me lea una crítica con la que sólo coincido en que algunos personajes, en particular William, evolucionan demasiado rápido: pasa de pusilánime a pistolero sanguinario en menos de un capítulo.

    • Viendo los comentarios no parece que Emilio esté tan solo en su opinión (muy elegantemente expresada, eso sí) de que Westworld es una mierda.

  26. De acuerdo con el artículo. La he visto entera esperando poder equivocarme con el giro final. Me ha parecido un producto muy sintomático de nuestra forma de consumo actual. Un gran marketing (“un paso más allá de Lost” -con la controversia que ya supone Lost de por sí-, “La nueva Juego de Tronos de HBO”, “El nuevo buque insignia de la factoria”, etc) en base a una premisa inicial atrayente, pero que es incapaz de desarrollar una personalidad propia y que lo fia toco al truco final. Le sobran la mitad de los capítulos.
    Por otro lado, un desperdicio de grandes nombres, porque no aportan, por la razón que sea, un punto interpretativo diferencial. Creo que tiene bastante que ver con la manera en que se ha rodado y la manera que en que se han ido dando los guiones a los actores. Esta nueva mania de que ni siquiera los actores sepan qué pasa al final, produce esas grandes lagunas interpretativas, en las que no sabes si tienen una duda existencial o si están repasando mentalmente la lista del supermercado.
    No dudo que la próxima temporada será diferente, pero no dudo que nos intentarán vender la moto de nuevo.

  27. Westworld… Pokemon Go hecha serie…. Un producto inflado, hiperporomocionado casualmente cuando llega HBO a España, para calentar el terreno y que la gente se suscriba al nuevo servicio… Durante un par de meses todos será como con Pokemon Go “que maravilla” … “que innovación” … Cuando ya esté todo el pescado vendido, comenzarán los artículos no promocionales, en los que se dice la verdad… que Westworld es mala… aburrida… que no aporta nada nuevo…

  28. Yo no pude pasar del primer capítulo. En seguida me di cuenta del tostón que venía por delante. Hay por ahí series con mucho menos presupuesto, pero con mejores ideas y que te van sorprendiendo en cada capítulo, como es el caso de “Channel zero”, por mencionar sólo una.

    • Si no pudiste pasar del primer capítulo, no sé qué haces leyendo este artículo. Es más, no sé qué haces comentando; porque con tanta referencia a personajes y escenas, no habrás entendido nada de nada.

  29. Es el primer artículo que leo de la serie en el que me doy cuenta que no soy el único que le ha parecido muy floja.

    No digo que no me haya gustado, sino que no me ha enganchado. A diferencia de Juego de tronos o la misma Perdidos que en los primeros episodios ya me había atrapado.

    Sin embargo tengo la esperanza de que con el paso de las temporadas me vaya atrapando poco a poco hasta convertirse en una de mis favoritas, así como me ocurrió con Breaking bad o The walking dead.

    Enhorabuena por el artículo…

  30. Quizá estamos sobrevalorando el mundo de las series cuando pensamos que nos van a descubrir lo que ni filósofos ni religiones ni científicos han conseguido siquiera intuir.

    • las filosofías y las religiones no hacen “descubrimientos”. Tratan asuntos que llevan toda la vida discutiéndose y que siempre seguirán discutiéndose, que crecen y alumbran nuevas verdades en cada época, pero siempre alrededor del debate, que no se superan en cada nueva etapa verdades previas, como sí hace la ciencia.
      Los asuntos en que se basan algunos productos de ficción (qué es la realidad, qué es la consciencia, o la libertad… asuntos complicadísimos) parten de las mismas intuiciones que la filosofía y la religión (digamos la literatura, por abreviar) llevan siglos discutiendo.
      Lo que pasa es que la gente, como no lee nada, ve cualquier cosa (a Ed Harris, por ejemplo, en el desierto, hablando del “centro del laberinto”) y se le ponen los ojos en blanco…

      …pero vamos, quiero decir que, eso que usted dice de “no han conseguido siquiera intuir”… ya quisieran los Nolan que su sabiduría rozase siquiera la de algunos otros que llevan muertos unos cuantos siglos.

  31. Más allá de en qué bando esté cada uno yo haría la siguiente pregunta:¿Cuántos habrían seguido Westworld si no estuviera la marca HBO detrás? Imaginemos una cadena menor, tipo Starz o Showtime. Ni Dios estaría hablando de ella. Por eso se la critica con más motivo, porque cuenta con unos medios y un trasatlántico detrás que implica más exigencia desde el punto de vista narrativo.

    • Y yo te replicaría con otra pregunta Dani. A tenor de los comentarios de muca gente a quien no les ha gustado… ¿Las críticas serían lo mismo si no se le hubiese hecho el tipo de márketing que se le ha hecho? (Y no siempre por parte de HBO, si no muchas veces por parte de terceros).
      Como tú miso (supongo que eras tú) dijiste en el otro artículo en que hablamos del tema, la etiqueta de “heredera de juego de tronos” no le hace ningún bien. Más que nada porque muchos de los que echan pestes de ella vinieron atraídos pensado que sería otra serie del estilo y no se parecen un carajo.
      Sigo creyendo que muchas de las críticas surgen por que no ha habido “escabechinas” hasta el último momento (ahuyentando la parte del público que buscaba más escenas de ese tipo). Y eso a pesar del montonazo de androides que cascan, pero precisamente eso demostraría el buen hacer de la serie: al igual que los personajes humanos, no empatizamos con los supuestos androides porque los consideramos que sólo son máquinas. Si a partir de la 2ª temporada seguimos sin empatizar con ellos tras su “despertar”; entonces los Nolan nos demostrarán que la han cago de pleno.

      • Por supuesto que no hubieran sido las mismas críticas. Estas van acorde a la expectación y nombres que están detrás, porque se la juzgaría desde una perspectiva de serie “menor” y no en la de las grandes ligas. Mi crítica no surge por lo de la escabechina, te pongo como ejemplo la que para mí es la mejor serie de la historia y que se toma su (necesario) tiempo para desarrollar todas las tramas y personajes, verterbrando cada historia con un armazón que finalmente se revela descomunal, que ha de verse como se leían las grandes novelas decimonónicas: The Wire.

        • Dani, te perdono, pero sólo porque coincidimos en que The Wire es la mejor serie de la historia y eso siempre une. De todas formas, sí, ha habido mucha gente que ha visto la serie por ser un producto de la HBO, pero no puedes olvidarte de los amantes de la ciencia-ficción, por ejemplo. Nunca se sabrá qué hubiese pasado si hubiera estado en otra cadena más “modesta”, pero tanto Starz como Showtime, como otras cadenas similares, tienen series excelentes que logran traspasar esa barrera, en cierta manera. Lo que no puede ser es que se critique algo por puro despecho.

          • No es necesario el perdón para un ateo convencido ;) . En conversaciones con amigos he tenido la misma discusión y he afirmado que de momento le doy un 6,5. Eso no quiere decir que no se pueda convertir en algo grande. Recuerdo que Boardwalk Empire empezó renqueante, parsimoniosa y deshilachada, y creció hasta convertirse en una gran serie. Preferiría que el Jonahtan Nolan fuera el de hace 10 años, y no el de ahora (como su hermano). Tenían mejores ideas y sabían plasmarlas sin tanto rodeo y melones abiertos a discreción. Y la ciencia ficción a mí me parece mejor cuanto menos explicativa y filosófica se ponga, y deje pensar al espectador solo por la potencia que transmitan las imágenes. Vuelvo a citar los tótems 2001, Blade Runner y, por qué no, Arrival, que me parece la gran película de ciencia ficción de los últimos 30 años. La potencia visual de Denis Villeneuve no tiene parangón a día de hoy con ningún otro director bajo mi punto de vista. Ardo en deseos de ver de qué es capaz con la secuela de Blade Runner. Estoy mucho más tranquilo sabiendo que es él y no Nolan quien se encargue de ella, sin que esto signifique que este no pudiera hacer algo bueno con ella o que aquel se pueda estrellar.

            • O que aquel NO se pueda estrellar.

              “Sugerencia para los administradores de Jot Down: dad la posibilidad de editar comentarios por favor”

            • No te lo voy a discutir, “Arrival” es excelente. Yo también estoy ansioso por ver qué hace con la secuela de BR. De todas formas, los dos formatos (pequeña y gran pantalla) son cosas distintas, y aunque todo sea ciencia-ficción, no son comparables. Un formato “2001: Space Odyssey” no puedes llevarlo al mundo de las series (de ahí que, por ejemplo, Westworld, necesite la narrativa). Pero igualmente, es que al final me planteo en si hemos visto distintas series o qué, porque a mí Westworld sí me ha hecho pensar, cada vez más, con cada capítulo. No sé, será interesante ver qué nos espera en la segunda temporada. Al fin y al cabo, esto ha sido solo un pequeño bocado, veo injusto que se le critique de esta manera si aún no hemos visto el cuadro completo.
              p.d.: También concuerdo con lo de Boardwalk Empire, vaya pedazo de serie.

        • Pues entonces si las críticas en parte las hacemos en base a expectativas (de calidad, o peor todavía, del cariz que iba a tomar la serie) que os vienen generadas o que nos montamos nosotros mismos; no es de recibo darle tantos palos a una serie por no ser lo que uno se esperaba; que es lo que está haciendo mucha gente. Yo aún no he visto a nadie de HBO diciendo que Westworld será “la nueva JdT” pero sí he visto mucha gente criticándola por que “me la vendieron como tal”. ¿luego, qué valor se les puede dar a críticas hechas desde esa clase de “despecho”?

          Además, flipo que tras tantos palos y críticas que he leído por varios sitios, todavía no he visto a NADIE mencionar tres de los agujeros más sangrantes que tiene el guión:

          1º: los informáticos tan incompetentes que montan un sistema de soporrocientosmil millones de presupuesto pero con una seguridad NULA y en el que cualquier mindundi puede trastear lo que le salga del abo sin apenas conocimientos. Es un recurso pésimo de guionista gandul y totalmente profano en la materia.

          2º: El sistema de control de armas para proteger a los huéspedes y la elección de armas de seguridad para para “despachar” a anfitriones descontrolados. Ambos llenos de lagunas y sinsentidos.

          3º: El más sangrante de todos, con diferencia, y no lo veo nombrado por NINGÚN lado. ¿En serio NADIE de todos los que trabajan en un parque de semejante tamaño descomunal se da cuenta de que Bernard es un calco de uno de los fundadores del cotarro? Venga ya hombre, los guionistas necesitarían sudar un trailer cuba entero de tinta china para lograr uns historia que justificase semejante dislate.

          Vamos, que como dije, la serie no es ni de lejos perfecta; pero con la cantidad de cosas que se le pueden criticar y casi todo lo que veo es gente que basa sus críticas en una mala comprensión de qué va el asunto o bien es el cabreo por ver truncadas unas esperanzas que andaban muy equivocadas. Cuanto menos, curioso.

          • Esos son fallos “menores” que están tapados por los otros, como el personaje de Luke Hemsworth (el fornido de ojos azules del que no sabemos qué ha pasado con él), o la programadora que tiene un incidente con un anfitrión. Pero son marca de fábrica del efecto Abrams, que como productor habrá metido baza y dejado su inconfundible impronta de ir abriendo melones que luego o no se cierran o se rematan al estilo Lost.

          • ¿Realmente te parece “menor” que una pieza clave de todo lo que ha pasado (durante años, previo a loq ue vemos en la serie) sea un robot clon del co-fundador de la empresa muerto y nadie se de cuenta?

            Te parece “menor” la constante de cualquier serie medio futurista toda la tecnología esté en manos de auténticos incompetentes por que es la única forma que se les ocurre a los guionistas de que la trama pueda avanzar. a hoy en día, un mundo en el que la tecnología no es más que un ápice de importante de lo que sería en un mundo como el de Westworld, las andanzas de elix derían detectadas, bloqueaas y él puesto en prisión en menos que canta un allo. Trama de Maeve cerrada en 2 minutos por falta de colaboración necesaria (y de neuronas en el guión).
            Con lo de las armas no me explayo por que es más complejo y más un tema de “sensaciones”, pero sigo pensando que cojea un montón.

            En cambio veo que sigues considerando más importante que haya “muchos melones abiertos”. ¿Pero si la serie justo ha empezado, como quieres que vayan cerrando más arcos? Si el único que han cerrado es el de Teresa y precisamente por hacerlo demasiado pronto la han cagado. Repito lo que te dije en el otro artículo; de verdad que no entiendo esa manía de pretender que una temporada de una serie tenga que ser casi autoconclusiva, que esperéis que os lo resuelvan todo antes de la siguiente temporada.

            Además, ¿de verdad no te has dado cuenta de lo que ha pasado con la programadora y el securata?A lo mejor nos salen con alguna marcianada muy JJ; pero la opción más obvia (y sensata) convierte a la programadora en uno de los personajes clave de la siguiente temporada.

            • Supongo que palma y Elsie será clave para Ford en la segunda temporada al ser la mejor en su campo. Pero lo que mencionas podría “aceptarlo” apelando a la suspensión de incredulidad si me lo cuentan con alguna trampa o pirueta, porque me parecen más graves las lagunas y lo inconexo del guion.

              • Más bien Elsie es la que ha reprogramado a esos indios para que le traigan a alguien que la pueda ayudar al agujero bien profundo donde debe estar escondida tras escapar por los pelos de Bernard. Movimiento inteligente por dos motivos: nadie se da cuenta si faltan 3 o 4 indios de una partida de 20 o más “salvajes”; de haber reprogramado al único herrero, barbero y al sepulturero de uno de los pueblos sus ausencias darían el cante de inmediato (y quedaría muy pobre que nadie se diese cuenta, informáticos incompetentes de nuevo). Y segundo, le van a traer a uno de los pocos humanos que la creerá a pies juntillas, pues compartieron experiencia de casi terminar con sus higadillos por corbata debido a un robot descontrolado que nunca debió estarlo y que ya se olía algo raro con Bernard. Eso hará que su cooperación sea totalmente natural y no requiera de ningún artificio argumental.

                Obviamente Elsie será clave por lo que dices: por ser la mejor en su trabajo sin estar metida en el ajo (de no serlo estaría muerta). Faltará por ver con que “bando” se alinea.

  32. Pues a mi si me parecio interesante , no puedo negar que desde el principio me paresio aburrida, pero poco a poco vas conociéndo los personajes y pues yo creo que tiene mucho que dar esta serie de HBO ,recuerdo que asi hablaban de the walking dead de amc en sus inicios que no iba a durar y fue muy criticada y miren ahora es todo un fenómeno mundial , yo se que es muy diferente los zombies y robots,y pues WESTWORLD tal vez tambien pueda ser una de las mejores series , solo den le tiempo apenas lleva una temporada y ya la quieren fusilar a esta hermosa serie.

  33. ¡ALERTA SPOILERS! – Coincido poco con el autor por varias cosas: Que sea o no de HBO, no debería modificar la opinión final, que debe ser en función de lo artístico solamente, respecto de eso entonces… ** Hay algunos momentos de A. Hopkins (la conversación con Theresa, por ejemplo) que son excelentes, la actuación de E.R. Wood, es simplemente impresionante ** La relación William – Dolores es muy buena, es romántica y tiene lógica (quien no ha deseado ser el salvador de una damisela en apuros) ** La filosofía subyacente (ver Blade Runner y un par de capítulos de Black Mirror) es la siguiente: Cuando construyamos una maquina lo suficientemente inteligente y auto consiente como para sufrir, ¿es ético que lo hagamos? Y ampliando el concepto … ¿puede supuestamente Dios (o un Dios) ver impasible como sus criaturas son martirizadas? Finalmente… ¿Hasta qué punto es cuestionable que un androide, violado incontables veces y puesto en escena para que los visitantes sacien con ella sus peores instintos, se rebele y mate a todos? ** Coincido, eso si, con las vueltas de tuerca dejadas para el final y que me parece que el desengaño amoroso que lleva a William a convertirse en el Hombre de Negro debió ser mucho mejor tratado, ya que era uno de los puntos fuertes de la trama.

  34. Comparto totalmente la opinión del columnista, esto es una cagada de principio a fin, una gran pérdida de tiempo, basta con ver el capítulo 6 y el 10 y te enteras de todo, que en realidad es una soberana estupidez tras otra, al final das las gracias pero porque ya se terminó.

  35. Westworld es pretenciosa, aburrida y a ratos incluso ridícula. El artículo de Emilio de Gorgot me parece hasta muy generoso con ella.
    La intención, el fondo en el que intenta indagar (qué es la realidad, la consciencia, la libertad humana) es muy loable, pero no aporta al debate absolutamente nada al debate, sólo topicazoso simbólicos como lo del laberinto (de preescolar), frases tan grandilocuentes como estúpidas, que no significan nada y unos personajes de pacotilla. Si se quiere hablar con eficacia sobre la naturaleza humana en una ficción lo primero es poner delante de nosotros a humanos reales, esto es, creíbles.
    Sólo nos proporciona 10 horas de aburrimiento de sus 11 horas de metraje. Sugiero a los interesados en prfundidades filosóficas que inviertan ese tiempo en leer unos cuantos libros (ensayos o novelas) que hablan con más eficacia, más humanidad y más belleza de estos asuntos.
    Me preocupa que haya una nueva ola de público y de crítica que encuentre este tipo productos “Nolan” tan “profundos”, porque claramente se ve que es gente que no lee nada, absolutamente nada. O que yo me hago mayor y cascarrabias.
    En fin, que es un bodrio

  36. Eres tú te haces mayor y cascarrabias, aparte de que destilas un tufo a pretencioso que echa para atrás al tildar de ignorantes a quienes no opinan como tú de una simple serie de entretenimiento. Menuda forma tan simplista de categorizar a la gente por parte de alguien que pretende ser culto.

    Nadie en su sano juicio produciría una serie de televisión para un público amplio y heterogéneo y luego la convertiría en un simposio de filosofía dura de 11 horas. Por lo demás, muchos de esos libros que dices que hablan de estos temas; lo único que harán será darle vueltas al mismo asunto de siempre y ofrecer su punto de vista, nada más.

    No ha existido el más mínimo avance en la comprensión de la humanidad acerca de ninguna de las grandes preguntas trascendentales, incluido el asunto de la consciencia. Sólo existe la duda, que permanece ahí inabarcable; y la humanidad que a lo largo del tiempo le ha ido buscando explicaciones que en un contexto dado le hayan sido suficientes para hacer su vida más llevadera. Al fin y al cabo, toda creencia que se base en la fe surge por el miedo que le tenemos los humanos a reconocer nuestro desconocimiento en algo; preferimos mentirnos con historias inverosímiles. Habrá disertaciones más o menos complejas, serias o profundas; sin contar el propósito que alberguen cada cual. Pero no serán más que eso: opiniones, puntos de vista o historietas sin más.

    A mi lo que me preocupa es gente como tú, que también abundáis cada día más, que confunden churras con merinas o, en este caso, entretenimiento con cultura. Personas que desde vuestro púlpito de sapiencia y desdén no sabéis hacer más que despreciar a quienes consideráis inferiores. De mientras podrías dejar tranquilos a quienes disfrutan de las obras que te son ajenas. Si al menos hubieses aportado alguna alternativa, alguna referencia de eso que supuestamente los demás nos estamos perdiendo, habrías aportado algo a la gente que tan a la ligera criticas. No te has molestado siquiera en mencionar uno de esos libros que la gente haría bien en leer, no vaya a ser que podamos tener una idea más clara del nivel de tu criterio.

      • Al contrario, eres de lejos el más zafio y vulgar que ha pasado por este artículo. Te he contestado en los mismos términos y tono con el que tú te sientes libre de criticar (más bien destrozar gratuitamente) a los responsables de la serie o de ningunear a quienes les gusta.

        ¿Te sientes insultado? Me importa un cuerno, tú te lo has buscado. Hacerse el ofendido después de haber entrado cual elefante en una cacharrería es pura hipocresía; como que ahora me vayas respondiendo de usted mostrando un falso respeto que no has usado lo más mínimo cuando sí era debido.

        • Insultado sí, ofendido no, porque su opinión me importa un rábano, don Alguien. Hay obras maravillosas, que todo el mundo medianamente cultivado conoce aunque sea de oídas, pero no creo que sean para su paladar. Y sí, en mi opinión westworld es una mierda.

        • No he dicho que te haya ofendido, he dicho que te haces el ofendido. Ya me imagino que alguien con tu comportamiento le importa bien poco lo que otros le digan, pero como te lo merecías pues me he tomado la libertad de decírtelo yo mismo.

          Por lo demás, no sólo no tienes ni idea de lo que yo conozca o lea; si no que ni siquiera te enteras que me importa un carajo tu opinión sobre la serie. No te he dado réplica por el fondo de tu opinión si no por las formas que has empleado para ello (y el desprecio gratuito que de rebote les soltaste a quienes sí les haya gustado).

          Para dártelas de lector de obras cultas, te noto muy carente de comprensión lectora.

  37. Difícil combinar pero lo han logrado, hacer una remake de una peli con un guión inverorsímil y llenarlo depersonajes estereotipados. Concesiones para el gran público., cosa que no hicieron las exitosas Breaking Bad o The Wire.

  38. Yo estoy interesado en esas profundidades filosóficas, y me encantaría que nombraseis algunos de esos “libros (ensayos o novelas) que hablan con más eficacia, más humanidad y más belleza de estos asuntos”

    Habeis nombrado varias pelis (ex machina, her, blade runner, arrival) pero ningún libro. Y mis lecturas de ciencia ficción se limitan a crónicas marcianas de ray bradbury y la carretera, además de clásicas novelas distopicas 84 fahrenheit o un mundo feliz. Pero temas sobre la inteligencia artificial, la humanidad, la consciencia…si conoceis buenos libros de esos temas agradeceria que los sugirieseis

  39. Lo que más me divirtió de esta serie: las versiones en pianola de Radiohead, The Cure, etc…
    Una pena porque el reparto es de lujo y estiran el chicle del laberinto hasta el capítulo final.

  40. Totalmente de acuerdo, no llevo ni tres capítulos y siento estar en frente de un nuevo Lost. además de muchas incoherencias que no se explican y que a cualquier espectador curioso le vienen a la cabeza preguntas que los guionistas, al no saber jugar con sus propias creacciones no terminan de resolver.

  41. La pregunta es si alguno compraría entradas para un parque temático tan aburrido, por lo que la serie deja ver. La colección de películas sobre el parque jurásico muestran el camino, como cualquier anuncio televisivo de uno real. No se ve la diversión para todas las edades de los espectáculos (de hecho, los niños se aburren soberanamente). Ese aburrimiento es el mismo para el espectador, a no ser mostrar lo soez de la mayoría de los paquetes, el desaprovechamiento del espacio en las instalaciones -resumidas casi en el parque de Tabernas en Almería, sin sexo-.
    No profundiza ni en los problemas corporativos, ni en los del personal, ni en los defectos de los androides. Por eso es tediosa. La película ha quedado obsoleta, pero estaba claro que deseaba transmitir. Como dice otra crítica, ¿se va ha convertir en otro tostón como lo fue perdidos? Otra cosa es evidente: la mayoría de los comentarios desvelan que no se ha visto la película original y que tampoco se está mucho al tanto de la inteligencia artificial y que debería tratarse más de un concepto tipo Spock que entes semintelantoides con acertijos metafísicos.

    • ¿Perdidos, un tostón? No me hagas reir. En algo tienes razón, mucha gente que escribe aquí no ha estudiado o no conoce mucho sobre Inteligencia Artificial. Pero dejando a un lado los agentes reactivos, las redes neuronales artificiales y los algoritmos genéticos (no sé si lo entenderás, igual te incluías en ese grupo de gente que no tiene ni idea de IA), esto va sobre ciencia-ficción. Querer buscar una explicación racional y científica a todo lo que se muestra en una creación de ciencia-ficción no tiene sentido, porque corta las alas al mundo de la imaginación. Y para eso, uno se va a buscar a otro lado. Un saludo.

  42. ¿Cómo puedes valorar la capacidad de entretenimiento de un parque si no se ha mostrado cómo es la sociedad en la que dicho parque existe? (apenas pinceladas muy superficiales) Lo que tú puedas considerar diversión podría dejar completamente fríos (o ser el pan suyo de cada día) a los personajes humanos de la serie.

    Además una de las pocas cosas de las que no queda ninguna duda en esta primera temporada es que se trata de un parque de ocio para ricachones potentados de narices. Yo no pertenezco a ese a escaso 3% de la actual población mundial (a ojímetro); así que se me hace muy difícil interiorizar como sería REALMENTE una vida sin ninguna urgencia vital ni capricho espontaneo que no pudiera solventar con un pase mágico de tarjeta VISA diamante (y digo interiorizarlo, vivirlo de verdad, no lo que cualquiera pueda imaginar que no es más que una mera aproximación fantasiosa).

    Así que volviendo a tu pregunta inicial. ¿Tendrías tú el dinero tal como para permitirte las entradas de ese parque? Por que si la respuesta es no (como sería muy previsible); tú tampoco eres el target de ese parque así que el hecho de que a nosotros nos pudiese aburrir a Delos se la pela.

    PD: Mis agradecimientos al responsable de la web de Jot Down por arreglar el desaguisado del formato de los comentarios tras varias respuestas encadenadas.Este tabulado actual menos acusado da para una conversación más amena sin hacer pirulas.

  43. Lo mejor de esta serie es, con diferencia, la habilidad que tiene para imbuír a sus seguidores de una superioridad moral con respecto a aquellos a los que le pareció simplemente el envoltorio de regalo más caro de todas las navidades.
    No basta con argumentar el por qué no te gustó, tienes que tener meridianamente claro que si no te gustó es porque no has llegado a “ese nivel” de conciencia necesario para poder disfrutarla en plenitud, pero que no te preocupes que si sigues intentándolo llegarás a lograr la comunión mental-espiritual con el hermano tonto de Nolan.
    Sea como sea, el comienzo de la serie es realmente prometedor, pero hacia mitad de la temporada se ha desinflado tanto que el interés real en seguir la serie se circunscribe a seguir el despropósito en el que se ha convertido la relación entre personajes con la esperanza de que, tal vez, y por primera vez desde que empezó la serie, se imponga la lógica y empiecen a actuar de una manera que responda a la lógica.
    Porque ese es el gran lastre de la serie, que las relaciones entre los personajes no responden a ninguna lógica, no son lógicas ni para con su propia estructura interna y la trama de Maeve es el mejor ejemplo de esto: de tan absurda e irreal se convierte en paródica. Porque la Maeve tabernera, prostituta y con “terrores nocturnos” tiene la misma influencia y ascendencia sobre los humanos que le rodean que la Maeve con los stats a tope sin que tan siquiera lleguemos ni a intuir el por qué unos científicos (o ingenieros, o lo que sean) comprometen sus carreras, sus vidas y la continuidad de su especie plegándose a los deseos de una prostituta robótica. Un sinsentido bochornoso sobre el que se pasa de puntillas pese a ser la brújula que marca el norte del terrible despropósito al que se va dirigiendo (con lentitud y parsimonia) el barco.

    • Esa superioridad moral no es algo que provoque esta serie si no que es un rasgo propio de quienes se enrocan en los extremos totalmente opuestos de una conversación (cualquiera que ésta sea). Lo habitual (o a mi me lo parece) es que tengamos una cierta flexibilidad en nuestras opiniones si se nos convence adecuadamente (con razones, con argumentos, con buenas formas…). Aunque es poco probable que ese cambio sea muy grande.

      Pero luego están quienes para un tema (o muchos, o todos) no son capaces de ver más que el blanco o el negro; en este caso o veneran o detestan la serie en su conjunto y sin matiz alguno. Sólo existe un camino para quienes no pretenden cambiar de opinión y encima ésta la realizan con brocha gorda, sobre todo el lienzo a la vez sin preocuparse en detallar: insistir en su punto de vista una y otra vez y cuanto más se lo nieguen otros (aunque sea parcialmente) más peregrinos serán sus argumentos.

      Yo te doy la razón en gran parte con el asunto de Maeve (no en su comportamiento, sí en el de los humanos involucrados y la forma de desarrollarse el asunto). Argumentalmente es incluso más débil que la parte de la morriña sentimental de William, sólo que ésta es tan edulcorada que da todavía más el cante (aparte de provocar diabetes). Pero ambos no son más que arcos argumentales secundarios y accesorios con respecto a de lo que de verdad va la serie

      Y en lo que al arco argumental principal (la búsqueda de los límites de a qué se puede considerar vida consciente y cómo se desarrolla ésta); la serie no es en absoluto el fail, pufo o truño que muchos pintan. Al contrario, tiene partes mucho mejor elaboradas de lo que es habitual (en productos de entretenimiento, se entiende).

      Por último, me resulta gracioso (en el buen sentido) la forma en que has utilizado la expresión esa de que “empiecen a actuar con lógica”. Los humanos llevamos milenios demostrando que eso se nos da muy mal y los androides de la serie por mucho que sean máquinas la única lógica que aplican es la de llevar hasta las últimas consecuencias un guión escrito por humanos (luego, en cierto punto ilógico, sobretodo si los ha guionizado Lee). Y aquellos androides que se están “despertando” lo hacen evolucionando hacia un comportamiento más humano (para definir su estatus de seres vivos por analogía con quienes ya nos consideramos tal cosa, nosotros). Quizá hubiese sido más apropiado pedir que esos personajes menos logrados empiecen a actuar de forma más coherente (con lo que se supone que son). Androides que evolucionan a “formas de vida lógica” (por definirlas de algún modo) serían más bien los de “Yo, Robot” o los de Matrix (más desarrollados en Animatrix que no en las películas). Una especie de “vulcanianos con tornillos”.

  44. Creo que el siguiente artículo refleja muy bien como me he sentido al ver el capítulo 9.
    http://thefederalist.com/2016/12/05/hbos-westworld-just-lost-robots/#disqus_thread
    Resumo la idea principal :
    La impresión que da Westworld es la de un “todo vale”. ¿pensabas que este personaje era un humano? No, es un robot. Pensabas que esto era la realidad? no , es un sueño. Pensaba que el laberinto existía? no, es una metáfora. Pensabas que lo que hacía ese robot era por otivaciones personales? no, lo estaban dirigiendo o estaba programado. En cualquier momento te pueden sorprender diciéndote que lo que estás viendo no es cierto, y el espectador pierde el interés ante tanta tomadura de pelo. La sensación de incoherencia interna es demasiado fuerte, pase lo que pase al final uno piensa que cualquier otro final sería posible.

    Todo eso es muy frustrante, y marca la diferencia entre guionistas de series y verdaderos escritores como George R. Martin que crea un mundo y secuencia de acontecimientos con coherencia interna.

    • Bueno, Javier, será mejor que vayas a mirar “La que se avecina” y que te dejes de tonterías, que esto no es para ti.

    • Esto es un poco lo que siento yo con esta serie, y lo que he sentido con alguna película del género. Y me toca mucho las narices cuando me la intentan colar. Si pones unas reglas, no te las saltes después.

      Si tienes un sistema de seguridad exhaustivo en un parque en el que el cliente paga 40.000 dólares al día, no me intentes colar que se te puede escapar un androide por las instalaciones haciendo lo que le place y, cuando te conviene, pillar a algún empleado metiendole su cosita a un androide en reparación.

      Luego están las trampas, el marear la perdiz durante nueve episodios, tanto que, cuando llega la sorpresa, te da un poco igual.

      Esto al lado de Deadwood o, una más reciente, The Night Of, se derrumba.

      Que, oye, entretenida es, y las ideas que plantea son interesantes, pero está todo tan metido a presión que el conjunto sólo lo han conseguido echar a andar con estereotipos, topicazos y caprichos de guión.

  45. Ante todo, gracias por hacer Jot Down. Es un gustazo leeros.

    Acabé ayer de ver WestWorld. Me pareció un tanto pretenciosa , lenta y tramposa.
    Hasta las interpretaciónes de Hopkins y Harris me llegaron a resultar un tanto caricaturescas de tan carismáticas que pretendían ser.
    Pero tampoco me voy a poner estupendo. Aunque no cubran expectativas, es una suerte poder ver productos de este nivel en TV .

    Un abrazo

  46. A mi me encantó. Debo reconocer que tiene partes lentas, en especial las batallitas de William eran un poco de relleno, y si bien coincido en partes de artículo, creo que Westworld es una excelente serie de televisión, con uno de los mejores finales de temporada que haya visto. Además eso que a muchos ha molestado, por ejemplo, que a los robots se les ponga al mismo nivel que los humanos desde el principio y los diversos giros de tiempo, es lo que a mi me enganchó, pero lo mejor es el trasfondo filosófico de la historia, desde Matrix una ficción no me dejaba cuestionando tanto sobre mi realidad. Y supongo que eso es lo que ha gustado en el público general.

  47. Es una serie interesante y que da mucho material para el pensamiento (o para la paja mental, según se mire) Quizás esa sea su mayor virtud y también su mayor defecto. Concretamente pienso en el hecho de que los comportamientos que ves en pantalla nunca puedas estar seguro de que correspondan a decisiones de una mente autónoma pensante o por el contrario sean el resultado de un programa que se le ha introducido al pobre robot. Por empatía con ellos pasas a plantearte si existe la libertad de elección o por el contrario es todo determinismo genético en nuestras motivaciones, si realmente el concepto “yo” como mente autónoma y libre significa algo, etc. Como digo esto puede ser una virtud que en algunos momentos aplaudas y en otros desees vivamente que una serie con un guión tan alambicado (y a veces tramposillo) termine y puedas hincarle el diente a historias más convencionales y sin tanta pretensión filosófica.

  48. ¿Que no está mal escrita? Pero si tiene más agujeros que un colador, por favor.

    Un parque de 40.000 dólares al día en que se escapan androides y andan por las instalaciones como Pedro por su casa, tratando a un par de empleaduchos como amos de llaves, capaces de saltarse los sistemas de seguridad con total soltura cuando al guionista le conviene.

    Vamos hombre. Ni de lejos esta serie es propia de HBO. Entretenida, sí, y con ideas atractivas, pero tiene un defecto enorme que odio en este tipo de cine: que se salte sus propias normas.

  49. Yo he puesto “Westworld” y “peñazo” en San Google y he llegado hasta aquí. Me he reconciliado con el mundo porque no soy la única hereje. Yo que me emociono viendo Café Lumière de Hou Hsiao-Hsien, me quedo dormida en cada capítulo de Westworld. Me parece que hace un siglo que la estoy viendo y sigo allí insistiendo. Gracias al cielo solo me queda un capítulo y parece que habrá sorpresa final.

  50. Serie cuyo gancho aprovecha el deseo, subyacente en la sociedad dominante actual, de volver a tener esclavos explícitos, sin generar y mantener costosos artilugios legales y estructurales que permiten explotar a los individuos, pero llamándolos ciudadanos y haciéndoles creer que son libres. Hasta muestra a su Tío Tom/Bernard.

  51. Habla de los grandes temas filosóficos, futuristas y tecnológicos. Libre albedrío, singularidad tecnológica, inteligencia artiricial, comportamientos inesperados en robótica, realidad virtual casi indistinguible de la realidad, la verdadera naturaleza del individuo, la sensación de que tiene que haber algo más ahí fuera, bioingeniería, y el puto alma. Así que no me j odas, pavo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.