Españoles vs. británicos

Publicado por
Imagen: Getty.

Los españoles dicen de los españoles que la característica que les define es la envidia. Lo he oído mil veces pero no me convence. No creo que los españoles posean esta universal debilidad en más abundancia que el resto de los ciudadanos de la Tierra. En cambio, cuando mi hijo me sorprendió hace unos días con el comentario de que los británicos envidiaban a los españoles ahí sí me pareció detectar algo que sonaba a verdad.

Él vivió de los cero a los trece años en España y ahora lleva dos, como yo, en Londres. Yo soy de madre española y de padre británico y he vivido quince años en España y quince en Inglaterra. Se supone que tengo más criterio que mi hijo para comparar las virtudes, vicios y vanidades de ambos países pero aquella observación se me había escapado y me impactó por su agudeza.

No es ningún secreto que los británicos, y en particular los ingleses, se consideran una gente aparte. Por el mar que los separa del resto del continente europeo, por su historia imperial, por sus victorias en dos guerras mundiales, por sus inventos durante la Revolución industrial, por los deportes que han exportado a todos los rincones de la tierra, por haber ejecutado a su rey casi ciento cincuenta años antes que los franceses y haber instalado la democracia parlamentaria más antigua del mundo. Pero en el fondo, aunque nunca lo dirían y quizá muchos ni siquiera sean conscientes de ello, creo que quisieran ser más como los españoles.

La envidia de los británicos se basa en la percepción de que en España la gente es más cálida, menos estirada, más alegre (sin alcohol), menos apegada a la tiranía de los horarios; de que los españoles viven más en el momento, que no sienten culpa a la hora de echarse una siesta, que disfrutan con más sosiego de una larga comida, con más espontaneidad de una fiesta, que tratan con más afectuosa naturalidad a los niños y a los ancianos. En resumen, que saben vivir mejor.

Sí, son tópicos, pero los tópicos no salen de la nada y sí, por supuesto, estoy generalizando: cada persona es un mundo, sea española, británica o japonesa. Pero generalizar es lo que toca aquí y creo que los británicos no se equivocan ni en la impresión que tienen de los españoles ni en la envidia sumergida que les provocan, y que creo les deberían provocar. Mi mitad británica envidia a mi mitad española. A no ser que ocurra algo inesperado, como que me me atropelle un camión, o me muera de un infarto, tengo toda la intención de volver a España y vivir la mayor parte de los días que me quedan aquí, donde hoy mismo estoy de vacaciones.

Eso no quiere decir que desprecie a los británicos. Más bien todo lo contrario. Ni significa que ame a España de manera incondicional. Hay cosas de los españoles que me irritan, entre ellas la falta de meritocracia en el trabajo y la naturaleza del debate político.

Muchas veces me viene a la mente la historia de un joven cordobés que conocí en Londres en 2012. Llegó de camarero a un restaurante londinense. Hizo su trabajo con mucho encanto y esmero y a los doce meses fue nombrado gerente del restaurante. Pasaron unos cuantos años y fue ascendido a gerente de la cadena de seis restaurantes al que el suyo pertenecía. Me dijo que echaba de menos el sol y los amigos pero no tenía ninguna intención de volver, al menos a corto plazo. «Si hubiera entrado de camarero en un restaurante de mi tierra hace el mismo tiempo que estoy en Londres seguiría hoy en el mismo puesto, por muy bien que hubiera hecho mi trabajo», me dijo. «A no ser, claro, que hubiera tenido un tío que conocía al dueño…».

La moraleja de la historia es que con demasiada frecuencia en España el mérito en el trabajo no tiene su justa recompensa. Si hay muchos españoles que, llegado un cierto punto en su vida laboral, dejan de dar lo mejor de sí nada tiene que ver con su predisposición biológica y todo que ver con la percepción de que, en cuanto a promociones y sueldo, les va a ir igual de bien independientemente de la calidad de su rendimiento, con lo cual, ¿pa’ qué?

Ahora, tampoco quiero decir que los británicos son como los alemanes (o como supongo que son los alemanes). No son la expresión más elevada de la ética protestante del trabajo. Tengo un buen amigo inglés muy conservador que desprecia la Unión Europea casi tanto como al Partido Laborista. Pero él mismo me ha confesado que cuando tiene necesidad de un fontanero o alguien que le arregle una ventana, busca en las páginas amarillas, llama y si le contesta alguien con voz de inglés cuelga. Solo trata con alguien que hable con acento extranjero, preferentemente polaco, porque sabe que el precio será más justo y la calidad del servicio mejor.

Sin embargo, la historia del joven cordobés no es ninguna anomalía y mi propia experiencia me dice que es mucho más probable que al que trabaja bien en Gran Bretaña se le recompense bien. Como consecuencia, el británico acepta la centralidad del trabajo en la vida no solo con más sana resignación que el español, sino con mayor entrega y entusiasmo. Si tuviera que trabajar en una oficina elegiría hacerlo en Londres antes que en Madrid.

En cuanto al debate político en España, el problema es el hábito mental cerrado, absolutista, de prácticamente todos los que participan en él, desde los líderes de los partidos a los tuiteros, a los que discuten en el bar. Por supuesto que el diálogo de sordos no es una característica exclusiva de la conversación política en España, pero en Gran Bretaña veo una mayor tendencia a aceptar que en algunos casos el antagonista pueda tener una pizca de razón y, también, una mayor amplitud mental en el sentido de que es más común aceptar que una persona pueda tener un cierto punto de vista sobre cierto tema sin que eso tenga que significar que se identifica con un partido, con una tendencia ideológica, o con determinado grupo tribal.

Un ejemplo personal para explicar lo que quiero decir. He escrito más artículos para la prensa británica que para la española, pero en Gran Bretaña nadie me ha acusado de adoptar la posición X o Y debido a que me asocie con una ideología o con un equipo de fútbol, y mucho menos a que esté obedeciendo los dictados de la empresa dueña del medio en cuestión. En España se me ha acusado de escribir lo que escribo por ser un reaccionario de derechas, un culé, un «inglés», de sucumbir como un esclavo a la línea editorial del Grupo Prisa, incluso de ser racista. Lo chistoso es que también se me ha acusado de ser un progre, un rojo, un merengue. La cuestión en España es encasillar a la gente en una tendencia definida, sin aceptar la posibilidad de que uno puede cambiar de opinión cuando cambian los hechos o de que uno adapta su punto de vista según el tema que trata, sin estar maniatado por una visión única de cómo debe ser el mundo.

Si hay una cosa que me atrae de los británicos es su inclinación a sospechar de cualquiera que intente venderles una solución ideológica que pretenda tener la respuesta utópica a los enredos, miserias e injusticias de la vida. Al menos en los últimos tres siglos y medio. Allá, la guerra civil acabó en 1649; en España, en 1939 y en el terreno político de hoy, como muchas veces se comenta, se sigue librando. Me inclino a pensar que tiene que ver con el pensamiento religioso ancestral, que en España penetra el mundo terrenal y contamina los procesos mentales de quienes hablan de política, sean de izquierda o derecha, ateos o creyentes. En Gran Bretaña son más empíricos, más prácticos, son gente menos anclada en la fe.

Por estas razones digo que me irrita la relación que tienen muchos españoles con la política y el trabajo, y por esto mismo creo que el secreto para mí de una feliz estancia en España en el futuro consistirá en involucrarme lo mínimo posible en el ámbito social laboral y pensar en la política española solo cuando sea estrictamente necesario.

Pero, pero… al final, si hay una gran verdad con la que me quedo es la siguiente: que habiendo vivido en ocho países, y visitado decenas más, cada nación tiene sus pros y sus contras y decir que una es superior a otra es una ridiculez. A mí me gusta más España, me caen mejor los españoles. Pero esto, como cualquier opinión que tenga sobre cualquier tema, obedece a la multiplicidad de factores a lo largo de mi vida que me han hecho lo que soy. Quizá porque he vivido más de la mitad de mi vida en países de habla hispana, incluso siete de los primeros diez (en Argentina); o porque mi padre murió cuando yo era muy joven y mi madre ha tenido mayor influencia sobre mí; o porque comer bien es de de central importancia en mi vida; o por quién sabe qué razones relacionadas con mi vida sentimental, el hecho es que yo —como, por cierto, también mi hijo— prefiero la manera de vivir de los españoles. Se trata de eso que mencioné al principio de vivir más en el momento, del trato con los niños y los ancianos, de no tener que estar planeando los momentos de ocio con la agenda en la mano, de disfrutar de la amistad y la comida y las copas de manera más natural que los británicos, demasiadas veces presos de una lamentable necesidad de emborracharse antes de poder liberarse de lo que parece ser una congénita represión emocional. Tal es la inhibición de los británicos que ni siquiera saben cómo saludarse. Me presentan a una mujer en España y nos damos dos besos. Me presentan a una mujer en Gran Bretaña y me entra la duda, y a ella también. ¿Darle la mano, darle un beso, darle dos o quedarnos ahí mirándonos, reconociendo nuestra mutua existencia con, como mucho, leves movimientos de cabeza?

No sé a qué se debe tanta torpeza. Quizá sea que a los británicos les asusta más la intimidad, o quizá sea una cuestión de proteger el espacio personal.

Por otro lado, los británicos son más solidarios con la sociedad en abstracto, tienen más conciencia cívica que los españoles, se apegan más a las leyes. Pero el español es más solidario con sus conocidos, más cariñoso con ellos y ellas e incluso, me atrevería a decir, más generoso.

En fin, un lío. Pero un simpático lío que me conduce a la conclusión de que soy un afortunado por tener la oportunidad de poder reclamar una porción de ambas nacionalidades. Si me apuran, si me obligan a definirme y a resumir por qué prefiero vivir en el país donde nació mi madre, diría lo siguiente: siento más admiración por Gran Bretaña, pero más afecto por España. Y, si me apuran un poco más, haría una confesión: en el fondo envidio un poco a los dos.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

55 comentarios

  1. Touche,gran articulo.

  2. Carlos F.

    No sé, yo esperaba leer más objetividad. No difiere mucho de lo que escucho en las calles.

    Salut.

  3. Democracia parlamentaria más antigua del mundo se dio en el Reino de León.

  4. Richard M

    John, pienso que cuando te refieres al camarero que se hizo director-general, no te paras a considerar la diferencia de percepción social de este ramo en ambos países, que es muy diferente. ¿Te has planteado la misma comparación en el oficio de actor en España y el RU y cómo se considera socialmente en cada uno de ellos?
    Pero no generalicemos porque tienes muchísima razón es eso de, y no te cito, «en todas partes cuecen habas».
    Saludos.

    • Cristian

      No veo qué importancia tiene la percepción social del ramo cuando este hombre ascendió dentro de su mismo ramo, la percepción externa no tiene mucho peso ya que la gente con quien trabajaba y que evaluaba su esfuerzo y dedicación era gente de su mismo ramo, tanto aquí como allí.

  5. Maestro Ciruela

    Me ha llamado la atención lo de los besos con mujeres a las que acabas de conocer porque precisamente hace muy poco, coincidí con una mujer inglesa que está casada con un español y vive aquí desde hace muchos años. Es totalmente bilingue y habla el castellano como cualquiera de nosotros o por lo menos, yo no sé detectarle el menor acento. Pues bien, se dio la circunstancia de que al abrir la puerta del despacho y darle paso, yo, que iba a estrecharle la mano, percibí su instintivo gesto de inclinar la cabeza buscando los famosos «dos besos» lo que me «obligó» a rectificar con rapidez para no desentonar con esa inglesa tan españolizada y afectuosa que hubiera pensado que había topado con un español desabrido y «britanizado».

    • Cristian

      Normalmente asumo que la persona que lleva años en un país se adapta a las costumbres del país, así que si me presentan a una mujer extranjera que lleva años en España espero primero un segundo para ver si ella tiene la iniciativa de o dar la mano o inclinar la cabeza, y si no la suelo saludar con los dos besos yo mismo. Al contrario, cuando yo vivía en UK jamás lo hacía, ni con británicas ni con mujeres de cualquier otro país, siempre saludaba por defecto dando la mano.

      • viruela

        besar o dar la mano, interesante dilema, a resolver con un plus de percepción no exento de riesgos, en España, Inglaterra o dónde se tercie (los usos ya son universales)

        En el ámbito laboral y con desconocimiento previo, yo ofrezco la mano y a verlas venir… entre amigos beso o doy la mano dependiendo la tendencia sexual adivinada sin apriorismo de género

    • Mi única vez en Inglaterra:en un pub mi amigo inglés me presentó a una amiga suya que estaba sentada en un taburete, le doy dos besos y golpeandose los muslos con las Palmas de las manos me dice ‘wow! Sit here!’, tirando de ironía para dejarme claro que le parecía un exceso de confianza que la besara sin conocerme de nada.

  6. Maestro Ciruela

    Ah, recuerdo también que tuve hace casi cincuenta años, una profesora del idioma inglés nativa, que me soltó sin venir a cuento que una de las cosas que más le habían llamado la atención en España, ¡era la gran cantidad de tullidos e impedidos que circulaban por la calle! Me dio rabia -19 añitos- y le dije que los españoles pensábamos que todos los ingleses eran maricones lo que hizo que me mirara como si estuviera loco, pero acabó con sus comentarios extemporáneos.

    • Si el encuentro es con una alemana no hay lugar a dudas: darle la mano. Aún conservo el traumático recuerdo de la espantada que pegó una chica alemana que me acababan de presentar en el momento en que pretendí darle un beso. Caso aparte son las extranjeras residentes en España, que ya se han tenido tiempo de adaptarse a las costumbres locales

      • Quirdaglas

        A mí me parece más lógico. Esto de lanzarse a los mofletes de un desconocido o desconocida para estampar dos besazos así, de buenas a primeras, lo encuentro delirante. Y que conste que soy de León, no de Manchester ni de Hamburgo.

    • Bueno, es que también usted… ¡lo que le dijo! No tenía noticia de que los ingleses fueran todos homosexuales, en serio.

  7. Creo recordar que este artículo ya se publicó hace años en elpais o elmundo (sino recuerdo mal). No digo que no deba publicarse, pero una NOTA (con fecha de origen) que lo indique no estaría mal… Eso de «reciclar» columnas de opinión, aprovechando la coyuntura geopolítica y sin informar al lector,,, no es muy de recibo a priori… Por lo demás, en su día cuando lo leí (sin Brexit de por medio) y me pareció interesante.
    Un saludo!

  8. Arhamis Lazaro

    Fantastico!! Como espanol que vive en RU, secundo absolutamente tu postura…

  9. Muy bueno, sí señor.

  10. los españoles y los ingleses son gilipollas a partes iguales,Vive la France.

  11. Supongo que será el clima, el calorcito, el sol, la luz, los colores hacen que el «vago» sur le de por sentarse y pensar. No envidio en absoluto a los anglosajones, son eficaces sí pero eficaces dentro de un sistema que va camino del colapso, si no lo está, convirtiendo todas las facetas de la vida en simple mercadería, quizá esa sea la diferencia unos viven y entiende la vida en su conjunto y otros solo quieren hacer dinero.

    Por otro lado, sacando vena patriotica, ni el Imperio Britanico en sus mejores momentos hizo, y el idioma es la herencia, lo que El Imperio Español. Siempre se habla de los ingleses y Africa bla bla bla, muchos siglos antes Portugal ya estaba dando vueltas por alli y que yo sepa America no tenía manual de usuario.

    Conclusión, que me da igual ca uno es ca uno y ca uno con sus caunas, fueron son y serán una Isla (por culera) pero una Isla.

  12. Mario MG

    Sr./Mr. Carlin, le sigo desde hace tiempo en diferentes medios, siempre me gusta leerle aunque a veces no comparta su opinión. Como español residente en el «country side» británico, no puedo decir más que «Gracias» por este artículo, ha serigrafiado mi pensamiento al respecto.

  13. espanyolaenescocia

    Como espanyola q lleva varios anyos viviendo en el Reino Unido, me identifico totalmente con este articulo.

    La principal razon de haberme mudado de Espanya al RU es q efectivamente, es verdad q aqui el merito se reconoce independientemente de enchufismos (a diferencia de lo q vivi en Espanya). Asi q lo profesional es mi principal motivo para desarrollar mi vida profesional en el RU. Aqui tengo reconocimiento profesional, un sueldo infinitamente mejor de lo q tenia en Espanya, y seguridad laboral -funcionaria- conseguida por meritos en un tiempo relativamente corto. Este es un pais donde si sabes ingles y tienes la experiencia y habilidades necesarias y ganas de trabajar bien puedes progresar muchisimo independientemente de como empieces.

    Pero tambien es verdad todo lo q el autor escribe sobre el estilo de vida. Lo de ir con la agenda en la mano para compromisos sociales es agotador (lo de ‘nos tomamos algo?’ al salir de currar es impensable – los eventos sociales se planean con semanas/ meses de antelacion). A lo del mal tiempo y la comida te acostumbras y en realidad los nativos son bastante majos cuando te cogen confianza (en particular los escoceses -donde vivo- q tienen un sentido del humor y del cachondeo -the banter- bastante peculiar).

    Tambien es cierto lo de la relacion peculiar q tienen con el alcohol y su forma de socializar. Es impresionante como cambia su forma de comportarse cuando estan sobrios (impecablemente educados y reservados) a cuando empiezan a beber (creo q lo q mas me impresiona es lo rapido q se les va de las manos – algunos te dicen con naturalidad q el sabado han decidido no salir porq el lunes tienen una reunion importante y si salen la resaca les impedira estar al 100%).

    Casi el 100% de britanicos q conozco han estado de vacaciones en Espanya y se les ilumina la cara cuando hablan del pais, el clima o su comida. Bromean un poco con el topico de la siesta pero tambien admiran nuestra resistencia o capacidad para improvisar y resolver problemas (improvisar no es parte de la cultura britanica – necesitan tener un plan y un plan de contingencia por si algo falla y los revisan y prueban cada poco – cuando pasa un imprevisto se bloquean salvo q alguien sea capaz de desarrollar otro plan).

    Lo del discurso politico es verdad tambien. Habiendo estado en Escocia durante el referendum de independencia y el Brexit siempre he alucinado con la madurez con la q la gente intercambia argumentos, de forma educada y de verdad intentando entender otros puntos de vista. Y sin demonizar a los q tienen visions o prioridades diferentes.

    De momento me compensa seguir aqui. Probablemente vuelva a Espanya cuando me jubile (por eso del clima, la comida, la familia) pero estoy bien.

    Pero sip, me siento como el autor. Mis dos identidades, espanyola y escocesa, admiran cosas la una de la otra e intentan sacar el mejor partido de la vida.

  14. Muy buen artículo, he disfrutado leyéndolo… felicidades

  15. en todos los mas subdesarrollados la gente es mas cálida y a la vez se padece más el incivismo, el nepotismo y desorganización.

    A usted le gusta España si tiene dinero para disfrutarla y poder pagar por evitar toda una serie de cosas que en otros sitios se perciben como establecidas, derechos y organización social

    Nada nuevo

    • Alvarito

      Claro, por eso los australianos son más calidos que los britanicos… a no, que los australianos son más ricos que los britanicos. Creo que la calidez tiene que ver con la cultura. Le recuerdo que el Imperio Romano era todo menos subdesarrollado comparado con las tribus sajonas, celtas, etc… y eran más calidos.

      • Y eso no los exime de haber sido una corrupta donde se perseguían a opositores políticos, crucificarlos y dejar que se los coman los animales, deberas detesto que pongan lo «cálido» cómo una «cualidad» muchos países hispanoamericanos se consideran «cálidos» y están hundidos en la pobreza, ignorancia y la corrupción, y no empiecen con esto «viene de afuera» porque han tenido la oportunidad de cambiar las cosas para bien, y las han desperdiciado, porque prefieren que las cosas sigan así porque seguir enriqueciéndose perpetuando la pobreza porque así es más fácil enriquecerse de personas que no cuestionan nada, y solo saben obedecer, muy bonito escenario.

  16. Totalmente de acuerdo en cuanto al trabajo, me fui de España porque se reían de mí dándome prácticas de trabajo estupidas, cuatro años después lidero projectos de IT, mi equipo alemán me respeta y aprecia.

    No quiero volver a España, porque me parece que perdería productividad y no aguantaría con jefes puestos a dedos y totalmente inútiles.

    Sin embargo, si todos los eurepos les encanta España, es por algo…

  17. García Fajardo, José Carlos

    Me ha encantado, como siempre John. Te he puesto tantas veces como ejemplo en mis clases de la Facultad de CC de la Información de la UCM que ya todo lo que escribes me resulta familiar y es bienvenido.
    (Un cero al «comentarista que diz que tu artículo le recuerda a uno tuyo que ya había leído no sé donde… ¿No recuerda la respuesta de Flaubert a quien le preguntó quién era Enma Bovary? Madame Bovary c’est moi¡ Como Macondo, Aureliano Buendía etc etc son/es Gabo
    Un cordial saludo

  18. ya lo han dicho varias veces pero el parlamento mas antiguo del mundo es el de León en España
    http://www.aytoleon.es/es/ayuntamiento/cunadelparlamentarismo/Paginas/home.aspx

  19. Paco jhones

    Gracias por el articulo. Supongo que lo mejor es ser ciudadanos del mundo.
    Pero que «viva la siesta».

  20. galahat

    Gran artículo de opinión. Soy anglófila y admiro Gran Bretaña. Me produce cierta risa que un británico pueda sentir envidida de un español, aunque entiendo que sucederá, al igual que yo envidio muchas cosas del Reino Unido. Eso no impide, ni mucho menos, que sea capaz de ver otros tantos defectos. Hay un problema de insularidad y ensimismamiento, que ha llegado a límites insospechados con el dichoso Brexit. Yo mi me conmigo, hacia dentro en mi búnker y la influencia de fuera, muy controlada y mirada con recelo. Lo de ahora alcanza proporciones épicas.

    Últimamente, estoy muy interesada en que algún británico me explique qué es lo continental, por ejemplo en el terreno del teatro. Ahora hay un bochornoso debate abierto por David Hare (ya le vale) y Michael Billington sobre la influencia tóxica del susodicho teatro continental radical. A mí es que Europa me parece muy grande y no tengo ni la más puñetera idea de qué es el teatro «continental» porque me da la sensación de que meter el teatro que se hace en Escandinavia, centro de Europa, Este de Europa o Sur de Europa dentro de un marco es algo harto complicado. Curiosamente, los nombres europeos que surgen para hablar de la «toxicidad» son los de Ivo van Hove or Thomas Ostermeier que, ironías de la vida, yo conozco gracias a Gran Bretaña.

    Está muy de moda ahora eso de lo «continental», lo que significa es ya otra historia que solo ellos entienden porque un continente es algo inabarcable. Por otro lado, uno puede sentirse todo lo especial e insular que desee, pero estamos entrando en el terreno de las emociones y ahí la discusión es bastante estéril. Usted no se siente europeo, pero un irlandés sí y los escoceses ya sabemos todos en qué punto se encuentran. El problema de abrir la caja de Pandora del nacionalismo, es que los demás tienen el mismo derecho a sentirse tan nacionalistas y tan independientes de ti como deseen. Yo soy española y la ciudad del mundo en la que más he estado se llama Londres y allí me siento estupendamente, con esa sensación de lugar con el que te identificas y te sientes un poco como en casa. Feelings.

    España es el segundo país del mundo tras Australia donde más británicos viven. Las cifras oficiales engañan, pero se habla de unos 800.000. Da la sensación de que es un país en el que algo a gusto se sienten, con sus millones de defectos.

    Sobre el tema España, no sé si entrar, porque sería un no parar y las cosas mencionadas por Carlin son acertadas. El mercado de trabajo español es el famoso «coño de la Bernarda», es el paradigma del absurdo, la ineficacia, la ineficiencia y el más bochornoso fracaso, fruto de 40 años de dictadura y moderneces para contrarrestar el legado franquista. Con dinero y con un buen trabajo, aquí se puede vivir divinamente. Pero como no seas rico, pertenezcas a la red de tráfico de influencias o estés en el lado estable y no te hayan tocado, estás jodido hasta el infinito y más allá. El mercado laboral español ha creado clases sociales dentro de las propias clases sociales. Si eres estable, mientras te dure, aprovecha porque es tu lotería nacional. Luego están los precarios, esos trabajadores sin derechos, a los que sus compañeros ven como pringados (mientras que no les toque para qué les va a importar) y que básicamente se están comiendo el 80% de la mierda de este sistema laboral con la connivencia de toda la sociedad española que, para colmo, considera que el problema es suyo porque no saben emprender, deben ser algo estúpidos o qué se yo. Eso sí, no hay nada como presenciar el cambio de discurso de un estable cuando la mierda también le salpica. Descubren que, efectivamente, el mundo es injusto y no es porque no estés hecho un «self-made man» sino porque el sistema laboral ni social es exactamente el mismo en el que tuvieron la ganga de entrar.

    El funcionamiento estándar del mercado laboral español son todos los defectos que no deberían estar presentes en el mercado laboral británico, pero tienen ligera presencia. Las excepciones son la meritocracia, la eficacia, la eficiencia, los incentivos, las promociones, etc. Nuestro estándar laboral es lo que debería ser estirpado. Las mafias y las dictaduras se llevan mal (una dictadura no permite poderes paralelos al Estado). Aquí la mafia está dentro del Estado, no fuera. Y les va bastante bien porque siguen contando con el apoyo y los votos de millones de personas a los que la corrupción, el desmantelamiento de lo público y el robo sistemático al Estado y su ciudadanía resbala completamente.

    En cuanto al cainismo, me duele tener que admitirlo, pero así es. No vivimos en el franquismo, pero el significarse sigue saliendo muy caro. Síntoma inequívoco de la escasa cultura democrática y cívica. Nadie dejaría de ver una película de Sean Penn, Eastwood o Clooney por sus opiniones políticas, pero se hacen boicots al trabajo de los artistas porque no me gusta como piensa y me cae mal, y es inadmisible que no piense como yo. Ojo, si es español, la misma opinión en un extranjero es irrelevante para valor su enorme trabajo.

    • Hay que tener bemoles para echarle la culpa a Franco, 45 años después! De la situación del mercado laboral español. O sea; que en estos 45 años no se haya sabido crear un tejido productivo, el haber desmantelado la industria ( creada por el régimen) con la reconversión industrial que hizo el pesoe de Felipe González, eso no tiene la culpa!
      De aurora boreal.

  21. galahat

    Nunca vi a John Carlin, un hombre mesurado, tan enfafado o exaltado como tras el Brexit. Cuéntanos cómo es que no estás viviendo aquí ya. Sospecho que después de la que ha caído y cae en España, que el PP volviera a ganar las elecciones y el PSOE se haga el seppuku con alegría ha debido dejar un regusto no tan amargo como el del Brexit, pero bastante inaceptable. En mayor o menor medida, las ciudadanías actuales parecen empeñadas en demostrar aquello del «rebaño desconcertado» de Lippmann.

  22. Pingback: Volver  | The Wish Quarter

  23. Eduardo J Benitez

    John: como escribió uno de tus paisanos ingleses (no recuerdo si fue Lennon o McCartney) «all you need is love»… no tiene caso las comparaciones o generalizaciones… nosotros los americanos no-anglos encontramos a los españoles un poco distantes, medio amargados e incluso es común la opinión por estos lares de que son racistas (yo, que viví en USA por años nunca fui objeto de comentarios tan agresivos y despectivos como los que he recibido en España por mi condición de “hispanoamericano”)… en todas partes hay gente buena/tolerante y otras todo lo contrario… admiro el respeto que por las reglas y por el otro cultivan los ingleses y sus derivados (USA, Canada, Australia, etc.) y celebro cuanto los españoles han mejorado en esa actitud frente a las reglas y el orden (a pesar de que ellos mismos no lo han notado)… en Latinoamérica estamos a años luz de eso…

  24. Essexpanish

    Resido en Inglaterra y para mi la cuestion laboral es primordial para resolver el dilema. Obviando el clima, aqui puedo ser espontaneo, calido y vivir en el momento pero tambien ganarme la vida con un trabajo mas o menos bien pagado donde se me trata justamente. Tanto si haces bien o mal las cosas, tu jefe te va a valorar objetivamente y con educacion, en tu propio interes y el de la empresa. Muy distinto al ambiente toxico de los lugares de trabajo espanyoles con jefes incompetentes y maleducados puestos a dedo y el salvese quien pueda como filosofia laboral. Asi que por muy abiertos que seamos los espanyoles, Espanya ha llegado a un punto donde es imposible ganarse la vida sin que le hagan a uno miserable. Es mas facil llevar una vida mediterranea en este islote que en la propia Espanya.

  25. adruimon

    Los trabajadores de hoteles prefieren a los clientes Británicos, es una cuestión práctica, no una identitaria. Los Británicos se quejan pero no te montan «un pollo» por una tontería. Por norma general están felices de estar de vacaciones, muchas veces con una sonrisa y dando propinas.
    A grandes rasgos puede que sean más individualistas (un poco más gilipollas e idotas), pero viven más ordenadamente, con menos roce. No se dejan llevar tanto por las pasiones y son menos «salaos», ésto último tiene que ver con la conductividad.

    Discutiendo sobre el tema con unas birras uno de Leon dijo… Los Británicos tienen una concepción diferente del individuo frente a la sociedad.

  26. Mancuniano

    Los ingleses en general son lo más falso, hipócrita y traidor que existe. Llevo viviendo y trabajando en UK por mucho tiempo y estoy decidido a volver a España. Estoy muy en desacuerdo con ciertas cosas como que tuvieran el parlamento más antiguo de Europa, cosa que no es verdad es el de León y y está documentado porque había tres poderes nada de medieval, el parlamentarismo lo inventamos nosotros cuando ellos vivían absorbidos de feudalismo, eso de llamar «imperio» a Inglaterra es muy discutible y no duró apenas más de un siglo, recomiendo leer a María Elvira Roca Barea para comprender que es un imperio! En su libro Imperiofobia y leyenda negra que se está vendiendo como churros…
    El imperio es un cuerpo legislativo verdaderamente complejo que integra a las poblaciones nativas y se fusionan dando lugar a un imperio DE VERDAD que dura siglos como el Romano o el Español… los ingleses se limitaron con su racismo a exterminar poblaciones indígenas e imponer su cultura, nada de mezclarse… mientras tanto a echar la culpa de todo a España que siempre le ha llevado la delantera en casi todo. como hipócritas que son con el fomento de la leyenda negra que muchos se siguen tragando dentro y fuera de España… Los Españoles vamos DE FRENTE! a veces un poco demasiado.. pero los ingleses fingen escucharte y parecen muy tolerantes pero en cuanto te des la vuelta te clavan mil puñales, hablan mal de ti y te hacen la guerra pero por detrás mientras ponen carita y te sonríen a la cara falsamente… Los ingleses son más envidiosos y celosos que nosotros, lo que pasa que no te lo hacen saber! No lo airean tanto como nosotros… hay gente maja pero ellos creen que son lo mejor del mundo con su complejo de superioridad «nórdico», que son lo más avanzado en todo cuando en España les damos mil vueltas en muchas cosas, nos miran por encima del hombro pero luego bien que envidian nuestro sol y la maravilla que es España, no os dejéis engañar, tenemos un país que hay que valorar mucho y quitarnos de una vez ese complejo de inferioridad.

    • Llevo años viviendo en Reino unido y estoy totalmente de acuerdo contigo. Tenemos que valorar nuestro país porque esta gentuza son unos auténticos vendedores de humo.!

  27. Buen análisis sociológico de las 2 naciones a pesar de venir de tu experiencia subjetiva, creo que has resumido con pinceladas muy cerca de lo cierto en mi opinión. Sólo un apunte me da la impresión que la religión en españa tiene la culpa de ese pensamiento cerrado en política del que tanto hablas como si fuera malo tener ese pensamiento religioso al cual nose muy bien te refieres del que dices contamina los ciudadanos…no entiendo muy bien que tiene que ver aquí la religión pero desde luego no esta hecha para ser o dejar de ser algo práctico y mucho menos que sirva para política ya que debe ser para bien espiritual lo cual no se centra ni es su objetivo en la vida ser práctico ya que somos seres humanos y necesitamos ir más allá de la funcionalidad. Al fin y al cabo tu mismo describes la buena costumbre de disfrutar la vida en España; todos los elementos culturales han forjado el carácter español ; quizás alguna pizquita de culpa tiene la religión y no sólo malas influencias.

    Después del tocho pienso que ese modo absolutista de pensar que tenemos en política los españoles más bien puede provenir de los dos bandos de la guerra civil que siempre se han descrito unido a los 40 años de dictadura que hicieron pensar que estabas con franco o contra él. De eso sí queda herencia y sólo hace falta que veas el panorama electoral que se viene aunque cada vez más fragmentado algo que considero favorable, por cierto.

  28. Si hay una cosa que me atrae de los británicos es su inclinación a sospechar de cualquiera que intente venderles una solución ideológica que pretenda tener la respuesta utópica a los enredos, miserias e injusticias de la vida. Al menos en los últimos tres siglos y medio. Allá, la guerra civil acabó en 1649; en España, en 1939 y en el terreno político de hoy, como muchas veces se comenta, se sigue librando
    Que los británicos tengan inclinación a «sospechar de cualquiera que intente venderles una solución ideológica que pretenda tener la respuesta utópica a los enredos, miserias e injusticias de la vida», no parece ser cierto después del brexit y de como confían en «vendehumos» como Farage, Johnson, May y el resto de los inútiles que los gobiernan.

    Con esos imbéciles a cargo aumentó la violencia y los crímenes racistas en un nivel que España nunca tendría.

    En cuanto a que su guerra civil terminó en 1649, habría que ver como se considera al conflicto de Irlanda del Norte que duró casi todo el siglo XX con miles de muertos.

    Por último, como argentino que vivió en los dos países, no hay dudas que España es muchísimo mejor. En todos los sentidos

  29. Enelhuertodelseñor

    Esto se llama el arte de hablar y no decir nada. Uso frecuentemente presente en el tibio y cobarde que habla para contentar a todos, y así cobrar los emolumentos convenidos sin sobresaltos ni criticas mordaces.

    Pero señor medio- paisano, que se le ha quedado a usted pegado el prejuicio anticatolico de su media- persona. No se ha dado cuenta que en la ya talludita mentalidad española, salvo en festividades folclóricas, nuestro pasado religioso se ha quedado más marginal que los animales en el circo.

    Y en estos debates nunca nos falta el español pijo que, por lo general con los confortables dineros que su familia obtuvo de servicios funcionariales y otros patrimonios surgidos del dinero público, se fue a hacer de «copero de los dioses» y tiene como lema: todo y todos lo de fuera es, son y seran mejor que lo mío. Allá su función es la de trapos de limpiar los sagrados suelos, pero parece que compensa con el momento de gloria cuando se vuelve a casa por Navidad y se cantan a los paisanos las loas al Olimpo, a los mismos que se oculta la mugre de esos cielos fregoniles. Otro clásico siempre presente es el espontaneo hispanoamericano, que siempre aprovecha la coyuntura para meter su comentario racista-envidioso llamandonos a los españoles racistas; aunque demostrando el gran racismo de Europa, tiene dos o tres nacionalidades a las que los europeos no podemos acceder legalmente y ni soñando. Y además, a pesar de tantos agravios e indignidades que sufren en Europa todos los no europeos, lo cierto es que no nos los quitamos de encima ni con agua caliente.

    Pero las personas «buenas» sabran comprender en su infinita bondad que yo no soy de los suyos, yo soy de esos extremistas españoles que no saben discutir civicamente, y además no quiero cambiar. Pero dígame, cuándo habla de britanicos de mente abierta y capacidad de diálogo político, se refiere, por ventura, a gentlemans como Boris Johnson?

  30. Leo pasmado que los ingleses no son maricones, o que lo son pero lo ignoran, fingen ignorarlo o les ofende que se diga.

    Tampoco entiendo para qué querría nadie darle dos besos a una inglesa.

  31. «llegado un cierto punto en su vida laboral, dejan de dar lo mejor de sí nada tiene que ver con su predisposición biológica y todo que ver con la percepción de que, en cuanto a promociones y sueldo, les va a ir igual de bien independientemente de la calidad de su rendimiento, con lo cual, ¿pa’ qué?»

    Me temo que este párrafo define al autor como español. Entender esa paradoja y adornarla con ese «pa’ qué» es esencial.

  32. Tengo similares experiencias al autor y el articulo es supremo. Casi me hace saltar las lagrimas.

  33. Interesante. Soy ‘britanico’ y quiero hacer algunas observaciones. La primera seria que principalmente me considera escoces como una pregunta de Nacionalidad y en este respecto mi identidad y incluso mas el caracter y la metalidad que tengo. La palabra ‘Britanico’ es supergeneral en el sentido que se refiere a todos los sujetos de un imperio antiguo. Aquel imperio era una amalgamacion politica de muchas gentes distincta. Entonces tiene mucho y mas que ver con asociación cívica que tiene con qualquier nacion singular y su qualidades. Por ejemplo, un britanico pudiera ser un escocés, un irlandés o un galés, pero igualmente un gibraltareno, un gambiano o un Sudanes. De entretener la nocion de un caracter typicamente britanico es bastante absurdo.

    Sin embargo se entiende que hubiera una constancia apparente en la gente de gran bretana comparador que aqulla espanola. Desde una perspectiva afuera se puede paracer asi.

    He leido literatura anticuado que fue escrito por brtanicos que vivieron en Espana en el pasado. En dos libros differentes se hace la observacion que hay una racha ostensible de la envidia en la cultura espanola. Stewart (La Piedra Clave) argumentaria que se desarollo como una resultada de la conquista morisca y su polygamia. Brenan (Al Sur de Granada) nota una benigna provocacion que se crea con la fluidez social de una cultura en que se abraza la idea de amigos del sexo opuesto. Yo noto una cultura de el encanto en el sur de europa que no existe aqui en escocia.

    Vivo en Edimburgo y aqui hemos tenido una comunidad de algun cincuenta mil espanoles. Yo envidio la gastronomia espanola, el estilo de la vida que pueda tener con el sol, la etica de ser communicativo y los valores familiares que hay en Espana. Aunque, estas cosas se encuentran igual en escocia, pues con la excepcion de el sol (se brilla pero no se calienta :)).

    Me ha dado mucha illucion de conocer espana, gracias a el candor de su gente y su cultura abierta.

    Digamos que compartimos lo mejor de ambos mundos.

    Gracias.

  34. cantorodado

    John Carlin:
    Yo tamJohn Carlin:
    Yo también hago comparaciones entre los españoles y otros pueblos. También soy de padres de países distintos. Y comparando Gran Gretaña con España, he observado:
    Gran Bretaña/España:
    -La gente mira por lo suyo y también por el bien común/La gente mira por lo suyo, de su familia y sus amigos
    -Lo más importante es la propiedad privada/Lo más importante es el lujo privado
    -La ganancia económica es a largo plazo/La ganancia económica debe ser inmediata
    -El trabajo es lo más importante de la vida/La familia y los amigos son lo más importante
    -Los ingleses han sido demócratas-liberales-capitalistas para los ingleses; pero para los pueblos de su imperio han sido oligarcas-discriminatorios-explotadores/Los españoles han sido oligarcas-discriminatorios-explotadores para los españoles y para su imperio.
    -Tienen tendencia al aislacionismo y a relacionarse solo con anglosajones/Tienen tendencia a relacionarse con cualquier persona-animal-o-cosa que tenga una chispita de gracia
    -Mi problema lo resuelvo yo/Mi tribu ha de resolver mi problema
    -Quien me lleva la contraria puede tener razón/Quien me lleva la contraria es mi enemigo
    -El capitalismo es la religión/Hay otras religiones pero Dios es católico
    -Tienen un miedo atroz a las situaciones embarazosas/Adoran las situaciones embarazosas
    -De tratar bien a las personas depende el buen humor/Depende de mi buen humor el tratar bien a las personas
    -Para que yo gane mis socios han de ganar/Para que yo gane mis socios han de perder
    -Los conflictos se resuelven pactando/Los conflictos se resuelve agravándolos
    -Hablamos bajo para no molestar/Hablamos alto para que todo el mundo se entere
    -Good morning, how are you?/No te vas a creer lo que me ha pasado!
    -Mi casa es mi castillo/Mi casa es tu casa
    -Si no está en mi agenda no existe/Mi agenda no existe
    -I´m sorry for everything/Vale, vale, perdona, no era para tanto
    -Yo pago lo mío, tú lo tuyo/Si me escuchas sin chistar, te pago las copas
    -Mi gusta spain sol tapas beer/I lof britan polite, clean, good salaries
    bién hago comparaciones entre los españoles y otros pueblos. También soy de padres de países distintos. Y comparando Gran Gretaña con España, he observado:
    Gran Bretaña/España:
    -La gente mira por lo suyo y también por el bien común/La gente mira por lo suyo, de su familia y sus amigos
    -Lo más importante es la propiedad privada/Lo más importante es el lujo privado
    -La ganancia económica es a largo plazo/La ganancia económica debe ser inmediata
    -El trabajo es lo más importante de la vida/La familia y los amigos son lo más importante
    -Los ingleses han sido demócratas-liberales-capitalistas para los ingleses; pero para los pueblos de su imperio han sido oligarcas-discriminatorios-explotadores/Los españoles han sido oligarcas-discriminatorios-explotadores para los españoles y para su imperio.
    -Tienen tendencia al aislacionismo y a relacionarse solo con anglosajones/Tienen tendencia a relacionarse con cualquier persona-animal-o-cosa que tenga una chispita de gracia
    -Mi problema lo resuelvo yo/Mi tribu ha de resolver mi problema
    -Quien me lleva la contraria puede tener razón/Quien me lleva la contraria es mi enemigo
    -El capitalismo es la religión/Hay otras religiones pero Dios es católico
    -Tienen un miedo atroz a las situaciones embarazosas/Adoran las situaciones embarazosas
    -De tratar bien a las personas depende el buen humor/Depende de mi buen humor el tratar bien a las personas
    -Para que yo gane mis socios han de ganar/Para que yo gane mis socios han de perder
    -Los conflictos se resuelven pactando/Los conflictos se resuelve agravándolos
    -Hablamos bajo para no molestar/Hablamos alto para que todo el mundo se entere
    -Good morning, how are you?/No te vas a creer lo que me ha pasado!
    -Mi casa es mi castillo/Mi casa es tu casa
    -Si no está en mi agenda no existe/Mi agenda no existe
    -I´m sorry for everything/Vale, vale, perdona, no era para tanto
    -Yo pago lo mío, tú lo tuyo/Si me escuchas sin chistar, te pago las copas
    -Mi gusta spain sol tapas beer/I lof britan polite, clean, good salaries

  35. Jaime Pallarols

    Cantorodado tu aquí solo vienes a criticarnos y tus «comparaciones» son todas para poner a España por los suelos. Pues entérate.

    «La gente mira por lo suyo y también por el bien común»: si ven a alguien desmayarse en la calle ni se inmutan, como si no lo vieran. En Brighton vi cómo un asqueroso skin agredía a unos suizos en la calle, cuando estos se apartaron el energúmeno gritaba como un loco: «Who’s the next one?? Who’s the next one?» NO ACUDIO NADIE a auxiliarlos, y menos mal que de repente apareció la policia. Era el verano de 1982, para que luego digan que como efecto del Brexit ha brotado allí el racismo… El racismo lo llevan en el adn desde siempre. Y los que tienen de vecinos, no conocen a nadie y los miran a todos con desconfianza.

    «Lo más importante es la propiedad privada/Lo más importante es el lujo privado»: en España solo he visto una vez un Rolls-Royce, en Inglaterra hay miles. Los mejores barrios londinenses son infinitamente más clasistas que la mejor zona de Madrid o Barcelona: Kensington, Chelsea, Hampstead, Knightsbridge – éste es de lo más «posh»-, etc. A su lado, Mirasierra es un chiste. Y ya ni hablemos de la aristocracia inglesa. ¿Y nos vienes a hablar de lujos?

    «El trabajo es lo más importante de la vida/La familia y los amigos son lo más importante». Es decir que lo deseable es vivir para trabajar y nada más. Pues qué pena, así les va. Además esa frase que se la apliquen a los alemanes y a los japoneses, a su lado los ingleses son unos mantas.

    «Mi problema lo resuelvo yo/Mi tribu ha de resolver mi problema». Y cuando no pueden resolver por sí mismos su problema son incapaces de pedir ayuda a su «tribu» porque eso les averguenza, claro que la tribu tampoco estaría muy dispuesta a ayudarles tampoco. En España somos mucho más solidarios y generosos y capaces de enfatizar con quien está en dificultades, verbo que en inglés existe, pero no lo practican para nada

    «Tienen tendencia al aislacionismo y a relacionarse solo con anglosajones/Tienen tendencia a relacionarse con cualquier…» O sea que lo bueno es encerrarse en uno mismo y relacionarse solo con los que son idénticos a mí. Así están, que son más raros que un perro verde y todo lo hacen al revés: conducen por la izquierda y se empeñan en seguir con sus malditas unidades de medida (galones, pies, pulgadas, libras, etc) cuando todo el mundo (menos sus primos yanquis claro) funciona en litros, metros y kilos. Por no olvidar el maldito té, la bebida más insulsa del mundo, que para estropearlo más lo mezclan con leche: simplemente NASTY, ASQUEROSO. Consecuencias de estar aislados del mundo rodeados por mar por todas partes, pero eso ellos lo arreglan rápidamente, cuando hay un temporal y deben cerrar puertos y aeropuertos sus periódicos titulan: «El continente, aislado». ¡Manda huevos!

    «El capitalismo es la religión/Hay otras religiones pero Dios es católico». Así le va al planeta, poniendo al capitalismo como Dios supremo.

    «Tienen un miedo atroz a las situaciones embarazosas/Adoran las situaciones embarazosas». Vaya estupidez, nadie adora las situaciones embarazosas, todo el mundo las evita. Pero estando en ellas en España las sabemos resolver con un ingenio e improvisación del que los ingleses son incapaces, igual que alemanes y nórdicos. Necesitan un plan para todo, y por si falla el plan, otro plan que lo sustituya, y dos mejor que uno. Y cuando todos los planes fallan se quedan dando vueltas like headless chickens (como pollos sin cabeza)

    «De tratar bien a las personas depende el buen humor/Depende de mi buen humor el tratar bien a las personas». Los ingleses no tratan a nadie con buen humor, simplemente toleran a los demás porque no tienen más remedio. En España recibimos a la gente con una sonrisa y con sinceridad, en Inglaterra te reciben con una mueca disfrazada de esa politeness forzada y rígida que exhiben.

    «Los conflictos se resuelven pactando/Los conflictos se resuelve agravándolos». Que se lo digan a los argentinos cuando en 1982 se emperraron en atacarles por unas islas que no valen nada, o a España, empeñándose en mantener una roca que vive del contrabando y de ser un paraíso fiscal y que ya no tiene ningún valor estratégico. También pactaron «mucho» con los yanquis cuando su guerra de independencia… Hay un dicho que no puede ser más verdad: los ingleses nunca se han retirado de ninguna de sus colonias sin antes batallar El caso más agraviante y sangrante fue con Irlanda, donde aún hoy mantienen una colonia, el Ulster. Porque Irlanda del Norte es una colonia y lo demás son zarandajas.

    «Hablamos bajo para no molestar/Hablamos alto para que todo el mundo se entere». Hablar a gritos no está bien, pero lo de los ingleses… hablan bajo y tan cerrado que a veces ni entre ellos se entienden. Cuando los oyes hablar desde unos metros de distancia parecen serpientes silbando. El inglés es una lengua nacida de las sombras, la niebla, los vendavales y un clima turbulento constante, mientras el español es claro y nítido como también lo es el italiano, nacidos de la luz del sol, la calma y el calor.

    «Good morning, how are you?/No te vas a creer lo que me ha pasado!»
    ¿Qué tiene de malo decir «no sabes qué me ha pasado»?
    Mucho good morning how are you, o peor aún, ese ridículo «how do you do?» que se responde con lo mismo, «how do you do?» (qué cosa más ridícula), para total no decir nada, todo puro formalismo y teatro, qué encorsetados son. Además, ¿porqué omites que coloquialmente dicen hello, «hi», «what’s up» o «how’re you doing», que serían mas equivalentes al «no sabes lo que me ha pasado»‘? Pues porque entonces te quedas sin argumento. Como si estuviesen todo el día con el good morning how are you, los cojones.

    «Mi casa es mi castillo/Mi casa es tu casa». Mi casa es mi castillo, donde me encierro a cal y canto y no entra ni el aire, estoy más solo que la una y así acabo, neurótico y paranoico perdido. Los anglos no socializan nada, así están de amargados

    «Si no está en mi agenda no existe/Mi agenda no existe». Mi agenda no existe NI FALTA QUE HACE, porque soy capaz de recordar con quién he de reunirme, no como tu, que si no está escrito ya estás perdido. Y si tengo tiempo y quiero verme con alguien improvisadamente no tengo problema, tú de eso eres incapaz, porque no está en tu agenda. Los ingleses tienen que planificar cualquier reunión con días de antelación, nada de hoy para mañana, y menos para esta tarde, espontaneidad cero. Y luego se creen tan eficaces

    «I´m sorry for everything/Vale, vale, perdona, no era para tanto». FOR EVERYTHING NADA MENOS. Pero qué cosa más falsa

    «Yo pago lo mío, tú lo tuyo/Si me escuchas sin chistar, te pago las copas». Tu pagas lo tuyo y el otro lo suyo porque sois más rancios que el papel de lija, no invitais ni a agua del grifo porque os cuesta no se cuantos «pennies». Miserables

    «Mi gusta spain sol tapas beer/I lof britan polite, clean, good salaries». Sol, tapas, beer: envidia pura, sol y tapas no teneis y la beer la teneis muy cara. «Polite»: demasiado polite, tanto que dais grima y una imagen de hipócritas estirados. «clean», los cojones, sobre todo algunos barrios, como recuerdo algunas calles con milkshakes tirados por todas partes en pleno agosto, «good salaries», y la vida muy cara también. La fruta la venden por unidades («pieces») a unos precios que ni te digo, qué pena. ¿Y eso es vivir bien?

    A lo que habría que añadir otras cosas:

    Los ingleses no tienen cocina, sólo tienen comida. Su mayor aportación a la gastronomía es el fish and chips, grasiento como pocas cosas

    Son tan engreídos que dicen que derrotaron a Alemania en las dos guerras mundiales. Y una leche. Si no llega a ser por los americanos y la Unión Soviética a estas horas estarían todos hablando alemán

    El «Imperio»: de imperio NADA, un verdadero imperio es algo muy distinto al mal llamado imperio británico. Un imperio asimila e integra los distintos pueblos nativos, como sucedió en el Imperio Romano. El cacareado British Empire eran las islas británicas y aparte las colonias, cuyos habitantes no tenían pasaporte británico ni siquiera derecho a emigrar libremente a la metrópoli. Los habitantes de Hong Kong por ejemplo tenían un pasaporte de Hong Kong. El inglés nunca se ha mezclado con las poblaciones indígenas, como sí hicieron los españoles. ¿Cuántos mestizos si no hay en la India? Ni uno. Ellos siempre apartados y manteniendo las distancias

    Son auténticos expertos en manipular la historia, y como buenos vencedores, la historia oficial universal la escribieron entre ellos y los gringos. De ahí la leyenda negra. Sus victorias aparecen siempre ensalzadas al máximo, pero de sus derrotas, algunas de ellas realmente vergonzosas, ni mención. Hablan mucho de la Invencible -que por cierto en España nunca se llamó así- pero callan como putas acerca de su Contra Armada, cuyo desastre fue aún mayor, muriendo 22.000 hombres. Enviaron cerca de 200 navíos al mando de un pirata, Francis Drake, al que la reina nombró Sir, que como estratega naval no tenía ni zorra idea. Atacaron primero La Coruña, que solo tenía 4.000 habitantes, siendo rechazados por la población civil. Luego se dirigieron a Lisboa, siendo derrotados por la armada española, y después a las Azores, a donde ni llegaron porque la flota española los interceptó antes. Hasta hace poco casi nadie sabía nada sobre todo esto.
    Otro episodio humillante fue el ataque a Cartagena de Indias por una flota parecida, donde fueron derrotados sin paliativos y tuvieron que dar media vuelta, pero ya no me extiendo más.
    A la Invencible española no la derrotó Inglaterra sino los temporales. Las dos flotas británicas sí fueron derrotadas de verdad.

    El anglosajón, sea inglés o WASP norteamericano, es lo más más racista y xenófobo del mundo. Los paradigmas son Trump y ese clon de Trump llamado Johnson. Se habla mucho de lo que pasa en EEUU con la policia matando a negros e hispanos, pero no tanto de Inglaterra. Hasta hace bien poco nunca se había oido que recriminaran a los extranjeros por hablar en su idioma y los conminaran a hablar en inglés, o incluso agredirlos en la calle por eso. Si en España hiciéramos lo mismo, estaríamos a tortazos con los extranjeros a diario. No me extraña que triunfara el Brexit, en realidad nunca les gustó la idea de la Unión Europea, siendo la única nación que no adoptó el euro. Por mí encantado de que se vayan, pero sin privilegios ni compensaciones de ningún tipo. Lo siento por los miles de inmigrantes que trabajan allí y sin los cuales el Reino Unido no sería NADA.

    Y además son unos ladrones de cojones. Hay más momias en el Museo Británico que en todo Egipto, cañones robados a Francia y España, obras de arte de medio mundo…. Solo hay que ver como están con el mito de los galeones españoles cargados de oro hundidos en el Caribe, les obsesiona ponerse a bucear por alli a ver si encuentran alguno, deben creer que los hay a cientos, ¡serán burros! Luego dicen que España saqueó y robó

    Para terminar, es alucinante la incultura que demuestran en materia de historia universal y conocimiento del mundo. como sus primos americanos. En un vuelo desde Miami, poco antes de aterrizar en Madrid, una mujer ya de cierta edad le comentó a otra: «Oh look, they’ve got highways here!» (¡Mira, tienen autopistas aquí!)
    ¡En Inglaterra, una vez una mujer le preguntó a mi hermana si su padre era negro!
    De España muchos solo conocen el Real Madrid, el Barsa y Benidorm, alguno quizá Mallorca y Canarias, pero no les pidas más. Sabrán de memoria todos los pueblos de Cornualles (Cornwall) pero ni saben que Londres fue fundada por el Imperio Romano (Londinium)…..

    ¿Y a esa nación de piratas hemos de admirar? JAJA, PARA NADA .

    Cantorodado mejor hazte llamar Rolling Stone, anda

    • Cantorodado

      Jaime Pallarols:
      Por lo que deduzco de tu comentario, diría que no te ha ido muy bien por Inglaterra; y que defiendes a capa y espada a todo lo español. Conozco algunos casos de españoles/as que han vivido algún tiempo en ese país y les ha ido muy bien, han hecho amigos y han tenido un buen trabajo. Me han hablado en general bien. No se puede generalizar por una experiencia negativa. Luego, ver todo lo de España como maravilloso y mejor, es muy patriótico, pero es igual de injusto que ver solo lo malo de Gran Bretaña. Los españoles, en general tienen defectos para los británicos, algunos de ellos muy desagradables; y los británicos tiene defectos para los españoles. Me encantan tus comentarios históricos. Yo también soy aficionado a la Historia y te puedo decir que la leyenda negra española se queda muy corta. Que los españoles robaron, saquearon, incendiaron, violaron, destruyeron pueblos, y traicionaron a su rey y a su religión, allá por donde fueron. Pero, también he estudiado la historia de Inglaterra y su leyenda negra hábilmente camuflada, es mucho peor y fue más prolongada en el tiempo que la española. Inglaterra se dedicó durante 300 años al: contrabando, al pirateo y al tráfico de esclavos. Un saludo. Cantorodado

  36. Pallarols

    Claro, Eduardo J Benitez, en EEUU no hay comentarios racistas, simplemente la policia te pega dos tiros

  37. Con este artículo y la mayoría de los comentarios vertidos aquí me queda que la mayoría de los españoles (si no todos) no son envidiosos, son resentidos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.