Quien a falacia mata…

Publicado por
Foto: Cordon.

Hace unos días el bombazo de turno en las redes sociales fue un post comparando los presupuestos de los principales clubes de fútbol de España y de otros países europeos como Alemania con los presupuestos de los principales centros de investigación de cada uno de dichos países.

Durante estos días apenas se han manifestado reservas sobre dicho análisis, que no es para nada científico ni apropiado. Fomentar la ciencia o intentar conseguir más financiación para la misma no pasa por este tipo de comparaciones que indignan, generan ruido, pero son falaces e inexactas. Para empezar, ni las magnitudes ni las entidades son comparables de cara a alcanzar la conclusión que se desea obtener. Los clubes de fútbol son entidades privadas con ingresos por diversas fuentes como el pago de entradas, la venta de productos como las camisetas, los derechos de imagen o la publicidad. Los centros de investigación científica son centros públicos como el CSIC, que reciben financiación vía fondos públicos detallados en los presupuestos generales del Estado. Además, la elección específica de los ejemplos está claramente sesgada, lo que impide que cualquier conclusión sea medianamente seria, rigurosa ni mucho menos científica. Eso sí, ruido en redes entre los convencidos se consigue sin problemas. Y presencia en otros medios también.

Es más, parece que hay una corriente creciente que considera negativo que haya más interés por el fútbol que por la ciencia en nuestro país, y punto. Lo consideran hasta el nivel de atacarlo y denunciarlo indignados. Cómo funcione la economía, los mercados, los presupuestos generales del Estado o los seres humanos, sociales y necesitados también de ocio y entretenimiento, parece que les da igual. Bueno, pues el problema es que se puede hacer el mismo análisis con una línea argumental similar, e incluso más acertada, para dejar al descubierto las vergüenzas del mismo.  

El partido de fútbol más visto en España es el clásico, Real Madrid contra Barcelona. Su audiencia televisiva ha rondado los 3 millones en los últimos años cuando era de pago. Por encima de 7 millones en las Supercopas en abierto disputadas entre ambos equipos. Es más, como lo ve mucha más gente que el resto de partidos de la Liga, para simplificar este análisis tomamos el dato máximo, que ronda los 10 millones de televidentes. De hecho, los más vistos en nuestro país, aunque no comparables porque no fueron de Liga, supusieron poco más de esos 10 millones de personas. Hablamos del Real Madrid-Bayern de Champions, que tuvo prórroga, y una de las finales de Champions, también entre el Atlético de Madrid-Real Madrid. Esta cifra de 10 millones es poco más del 20% de la población total de España, que es de algo más de 46,6 millones. ¿Y por qué usamos la audiencia? Porque los ingresos de un club de fútbol dependen en gran medida de la audiencia que puede generar. Tanto en cuanto a derechos de imagen como en cuanto a entradas o derechos por merchandising, todo depende de un modo u otro del interés que dicho club genera. Así que para entender mejor y comparar apropiadamente debemos usar la audiencia, que es la variable clave, y no los ingresos directamente, ya que dependen de la anterior, como sabe cualquiera que conozca esta industria o que, sin conocerla, se haya informado mínimamente sobre ella. Para saber más es fácil encontrar el informe anual que hace Deloitte, o leer los análisis del profesor Gay de Liébana.

A continuación, y en comparación directa, vamos a usar esta vez el evento deportivo más visto en Estados Unidos, que es la Super Bowl. Alrededor de un 30% de los estadounidenses ven cada año el acontecimiento televisivo más esperado. En los últimos años ha superado siempre la cifra mágica de los 100 millones, algunas veces ampliamente. Según Statista, el año 2015 concretamente fueron 114 millones de los 321 millones de habitantes, es decir, más del 35%, quienes vieron la victoria in extremis de los New England Patriots. En conclusión, más de 30% de los habitantes del país con mayor inversión en I+D del mundo se sientan delante del televisor durante cuatro horas a disfrutar del principal evento deportivo del año. Pero no solo en cifras brutas Estados Unidos nos aventaja. Su tasa de inversión  en ciencia sobre el PIB es de más del 2,7%, cifra notablemente mayor que el 1,2% que nuestro Gobierno dice invertir. Por lo tanto, mientras en España poco más del 20% ve el mayor evento deportivo anual, en Estados Unidos, con una inversión en ciencia a la que deberíamos aspirar, si no en valor absoluto sí en porcentaje sobre el PIB, la cifra es de más del 30%. Podríamos haber buscado otros indicadores, comparado con otros deportes, jugado con correlaciones, pero creo que la conclusión inmediata e inapelable es clara. ¡Tenemos que ver más fútbol para igualarnos a Estados Unidos en ciencia!

Eso, y dejar de una vez por todas las falacias con la excusa de defender y promover la ciencia.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

3 comentarios

  1. galahat

    De lo que también convendría hablar es de las millonarias deudas de estos clubes y de los fichajes pagados con grandes prestámos de cajas o bancos que luego fueron rescatados con el dinero de todos, dinero que no sido devuelto.

  2. Pingback: Guerra mundial H: Las hormigas del Paraná que invaden el planeta en silencio – El Sol Revista de Prensa

  3. Miguel

    Espero que al autor se le haya olvidado comenzar y terminar con las coletillas «mode ironic on/off»

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.