P4K: divulgación científica con D de DIPC

Publicado por

«La ciencia es una herramienta de libertad, porque ayuda a las personas a tomar decisiones difíciles en un mundo cambiante». Esta es la filosofía del DIPC, Donostia International Physics Center, y permite entender por qué vuelven a celebrar, por todo lo alto, su Festival Passion for Knowledge, P4K. Una semana dedicada a la divulgación científica donde premios nobel, investigadores responsables de los últimos grandes descubrimientos, gente de Naukas, y bertsolaris, entre otros, hablarán de tú a tú con el gran público, y de modo comprensible, sobre ciencia.

Y es que además de ser una institución de referencia en la ciencia de materiales, el DIPC ha sido reconocido en Europa como uno de los mejores en la divulgación del conocimiento científico. Desde sus inicios apostó por sacar la ciencia de los laboratorios y cátedras, acercándola a todo el mundo. Un esfuerzo que se consolidó definitivamente en 2016, cuando al cierre de la tercera edición del festival P4K recibieron el galardón de reconocimiento de la Sociedad Europea de Física, que premiaba su destacada contribución a los avances científicos y su gran capacidad para la divulgación.

Reconocimiento tan importante como ese es el entusiasmo con que el P4K es recibido, tanto por el público, como por los nobel y científicos que asisten. Como Dudley Herschbach, nobel de química, y uno de los más entusiastas promotores del festival. Se siente encantado de reunir a ochocientas personas en Donostia cuando a sus charlas en Harvard asisten apenas cuarenta, y de hacer surf cuando termina, junto a su mujer, en la playa de Zurriola a sus ochenta ys iete años. Los genes californianos de un beach boy.

No menos pasión se percibe en los recintos en que se desarrolla el P4K, siempre al borde del lleno total, o en las calles de San Sebastián, donde gente anónima para en la calle al presidente del DIPC, Pedro Miguel Echenique, para agradecerle su labor, y pedirle que el festival se celebre anualmente en lugar de cada tres años. De momento no es posible, así que todos los amantes del conocimiento tienen una cita inaplazable en San Sebastián, Bilbao y Pamplona del 30 de septiembre al 5 de octubre.

Premios nobel y científicos hablando de sus cosas

Los protagonistas de algunos de los descubrimientos científicos más relevantes de los últimos años estarán en las Conferencias Plenarias del P4K, y entre ellos se encuentran siete premios nobel de física y química. Como Jean-Pierre Sauvage, responsable del diseño y síntesis de las máquinas moleculares, unos «músculos» que pueden aplicarse a nanorrobots, y que les permitirán viajar por nuestros vasos sanguíneos para atacar las células cancerosas. La película Viaje alucinante, sobre cuyo guion escribiría una novela Isaac Asimov, imaginaba, en 1966, una posibilidad parecida.

Y si hablamos de cosas imposibles, allí estará también Sir John Pendry, creador de la capa de invisibilidad —la más parecida a la de Harry Potter que podemos tener en el mundo real—. O Barry Barish, cuya contribución decisiva a LIGO ha permitido observar las ondas gravitacionales. Unas ondas que predijo Albert Einstein en su Teoría de la Relatividad hace cien años. Barish hablará el 3 de octubre en el Museo Guggenheim de Bilbao, y le acompañará Albert Fert, uno de los padres de la espintrónica. Este nuevo tipo de electrónica ha tenido aplicaciones significativas en nuestra vida diaria, como aumentar extraordinariamente la capacidad de nuestros discos duros.

Pero el atractivo elenco de ponentes no se limita solo a los nobel. Juan Antonio Cirac, director del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica en Múnich, es uno de los ideólogos del ordenador cuántico. William Friedman y Pamela Diggle, ambos botánicos, nos explicarán cómo afecta un entorno de cambio climático drástico a la capacidad de adaptación de las plantas, y sus consecuencias para nosotros. Ella, en el Baluarte de Pamplona el 4 de octubre, junto con Jean-Marie Lehn, padre de la química supramolecular. Y es que las ponencias no solo reflejarán los temas más populares en la ciencia actual, sino que van a abordar las preocupaciones sobre el presente y el futuro que inquietan a nuestra sociedad.

Mención especial al respecto merece Jocelyn Bell Burnell, astrofísica, y la primera en descubrir la radioseñal de un púlsar en 1967. Su trayectoria dice mucho del papel de la mujer en la ciencia, en el pasado y en la actualidad. Fue excluida del Nobel que sí recibieron los otros dos físicos que firmaron el descubrimiento. Hoy es reconocida como una de las primeras científicas del mundo, y en 2018 decidió donar los 2,3 millones de libras con que la premiaba el Breakthrough Prize, premio a los avances en física fundamental, para financiar a mujeres, minorías étnicas y estudiantes refugiados que aspiraran a convertirse en investigadores físicos. Es además una seductora conferenciante de extraordinarios recursos dialécticos.

Trayectoria equiparable, por los años en que se ha desarrollado su carrera científica, es la de María Vallet Regí, que descubrió las aplicaciones biomédicas de los materiales cerámicos mesoporosos. Biomateriales inteligentes que implantados en el interior del cuerpo liberan fármacos de forma selectiva, atacan tumores o permiten crear con impresoras 3D y células madre elementos regeneradores del tejido óseo.

Los trabajos en China de María Martinón-Torres, paleoantropóloga, han puesto en duda que el origen de los primeros europeos fuera africano, señalando Asia como su punto de partida y expansión. Una posible revolución en la comprensión de cómo nos expandimos como especie, de la que nos hablará en el Teatro Victoria Eugenia.

Junto con Nekane Balluerka, rectora de la Universidad del País Vasco, serán en total cinco ponentes femeninas elegidas por sus méritos. Su número dice mucho de cómo el papel de ambos sexos va equiparándose cada vez más en el ámbito científico, y de cómo el P4K se cuida en reflejarlo.

Punto de encuentro con el sistema educativo

«Detrás de un nobel y un investigador de primera línea siempre hay una persona como vosotros». La afirmación de Echenique nunca acaba de convencer a los trescientos alumnos de bachillerato y último curso de secundaria que cada año se reúnen con premios nobel y reputados científicos. Con cierto susto les plantean sus preguntas, hasta descubrir que, efectivamente, son personas accesibles y cercanas. Tanto, que acaban haciéndose fotos con ellos en el aperitivo posterior, como se las harían con un Ronaldo o un Messi. Este año volverán a hacerlo dentro de las actividades del P4K, destinadas a despertar vocaciones, pero sobre todo a convencer a los jóvenes que cualquiera puede llegar a ser premio nobel. Como les dijo una vez Ada Yonah, nobel de química, en uno de estos encuentros, la mejor salida profesional es «buscar algo que os apasione y seguirlo con pasión y esfuerzo».

Se suma Naukas: ciencia, escepticismo y humor

No hay que olvidar que los actos del P4K se dirigen al público en general en línea con la voluntad del DIPC de acercar la ciencia a todos los ciudadanos. Porque tan importante como escuchar a un especialista sobre un tema concreto, es ser capaz de entenderlo. Y si alguien ha conseguido tal cosa de forma amena y divertida es la plataforma Naukas. Varios de sus componentes han sido invitados a cerrar las conferencias plenarias con Naukas Passion. Los títulos de sus charlas en el festival prometen: «Nunca quisimos coches voladores» o «Lo que esconden unos champiñones al ajillo». Tanto como los variopintos temas que tratarán sus ponentes: astrofísica, meteorología, psicología experimental, biología, farmacéutica, ingeniería industrial, traducción e interpretación, física, y química. Con ese modo ameno y espectacular de presentar sus ideas cerrarán el programa de los 3 y 4 de octubre en intervenciones de diez minutos. Y el sábado 5 el neurocientífico Xurxo Mariño y el humorista y actor Oswaldo Digón pondrán el broche de oro con el espectáculo «Carbón, la brillante historia de una piedra negra».

Incluye campeones bertsolaris

El DIPC se atreve también a mezclar a cuatro de los científicos ponentes del P4K con cuatro bertsolaris, los poetas improvisadores en euskera. Rimadores sobre la marcha que son capaces de contarte una historia con sus versos, en riguroso directo. Y que lo harán el 2 de octubre por la tarde en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, hablando del origen de nuestra especie, de la evolución de las plantas, y de la esencia de la química. Respondiendo, siempre improvisadamente, a los científicos que les acompañarán. El presidente del DIPC declaró en una entrevista que «hay mucho sitio en la ciencia para la fantasía de los poetas». Y está claro que lo lleva a rajatabla. Para disfrutar este espectáculo ni siquiera hace falta dominar el euskera: como el resto de actos, contará con servicio de interpretación disponible en castellano e inglés.

También arte y humanidades

El DIPC ha reservado también, dentro de sus actividades, un espacio para el encuentro entre humanistas y científicos, convencido de que la cultura es la suma del trabajo de ambos. Esta iniciativa se concreta en Mestizajes, y se incorpora al P4K con Creativium, una exposición fotográfica donde las imágenes recorren el proceso creativo cotidiano de los investigadores científicos. Invitando a reflexionar sobre cómo esa creatividad se puede conocer, fomentar y enseñar. Podrá visitarse en el Centro Carlos Santa María del Campus de Ibaeta, perteneciente a la Universidad del País Vasco, desde el 23 de septiembre.

Passion Txiki, niños científicos

Nunca se sabe si el interés por la ciencia despertará a los once años, como en el nobel de química y ponente del festival Dudley Herschbach, —efectivamente, el del surf—, o incluso antes. Por esta razón el P4K ha reservado también un espacio, el 5 de octubre, sábado, en la Sala Club del Teatro Victoria Eugenia, destinado a los niños. Talleres de experimentos, cuentacuentos científicos, y todo tipo de juegos destinados a la divulgación de la ciencia. Esta actividad será desarrollada principalmente en euskera, y el acceso es libre, disponiendo, como el resto de sesiones públicas del festival, de inscripción previa.

Impartiendo lecciones de comunicación

Dado que la difusión de la ciencia a la sociedad es ya un requisito casi obligado en proyectos de investigación, el DIPC ha invitado a un grupo de jóvenes científicos, estudiantes de doctorado, a desarrollar sus capacidades de comunicación. Bajo el título Formación Doctorandos, les permitirá charlar de tú a tú con premios nobel y destacados investigadores. Además podrán publicar artículos de su cosecha, en inglés, en Mapping Ignorance, el portal de referencia en la distribución de noticias sobre investigaciones científicas de vanguardia.

Los futuros Nobel también se forman aquí

La escuela de verano Dynapeutics lleva años atrayendo a estudiantes de ciencia de todo el mundo, y este año impartirá una introducción teórica y práctica a los métodos computacionales para el estudio y simulación de biomoléculas en entornos biológicos, algo especialmente útil para el diseño y optimización de medicinas moleculares. Dentro del marco del P4K, los doctorandos y estudiantes de último grado tendrán la oportunidad de ser formados por eminentes científicos. En la pasada edición del festival fueron ochenta los participantes, procedentes de toda Europa, Asia, Israel, y también de nuestro país. Apasionados por la ciencia que, eso sí, corrían a la playa a las seis de la tarde, cuando terminaba su curso. Puede que alguno incluso surfeara con el matrimonio Herschbach. En el entorno del DIPC se comenta que algunos profesores y alumnos de Dynapeutics recordarán algún día su paso por Donostia en el salón de los Nobel, pues al parecer ya apuntan maneras. Ese es el nivel.

Cortometrajes científicos en pantallas urbanas y salas culturales

La Fundación Elhuyar y el DIPC organizan desde 2010 On Zientzia, un concurso destinado a la producción y difusión de vídeos sobre ciencia y tecnología. Como las de los más seguidos youtubers de divulgación científica, estas piezas explican de manera amena y lúdica aspectos interesantes de la ciencia y la tecnología. Con motivo del Festival P4K las mejores, de entre las más de quinientas que ya forman parte de su base de datos, serán proyectados en pantallas urbanas, cineclubs y centros culturales de toda Guipuzkoa. Además en los días previos al P4K, y coincidiendo con el Festival de Cine de San Sebastián, habrá otra sorpresa científica relacionada con el séptimo arte, y organizada por el DIPC. Aún no puedo darles la exclusiva, pero estén atentos, y recuerden: el Donostia International Physics Center es pura ciencia, y pura pasión.

Inscripciones e información completa sobre el Festival Passion for Knowledge P4K.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

2 comentarios

  1. Nacho T.

    Hace tiempo me convencí de que la ciencia es solo para unos pocos y los demás debemos realizar un acto de fe para intentar entenderla por mucho que quieran explicarla al pueblo. Saludos al Patas

  2. Algo de razón tienen aquellos que dicen que no deberíamos tomar como una nueva religión a las ciencias. Supongo que lo dicen para estar a la debida distancia, ya que la primera falló en explicarnos el mundo y bien puede hacerlo la segunda. Después de todo, por qué creo en el Big Bang y no en el dedo de Dios apuntando al de Adan en la Capilla Sixtina? Se puede creer o no en ella. Todo es cuestión de fe, pero prefiero las ciencias porque no me prometen una vida eterna o un paraíso, no hay dogmas infalibles ni papas y todos, hombres y mujeres, somos iguales de frente a la maravilla de existir en lo que dura un pestañeo universal. Es lo más descarnado, cruel y sincero que ha dado la humanidad, todo lo contrario a las religiones. Creo que un baño de humildad sería necesario para nosotros. Mientras tanto me consuelo pensando que creo como lo hacían nuestros antepasados: en absurdidades, como lo es este maravilloso universo. Bien vengan estas manifestaciones de cultura. Gracias por la lectura.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.