Futuro Imperfecto #40: Las mejoras se hacen esperar

Publicado por
Foto: Cordon Press.

Cómo no vamos a denostar a veces la política, representada por hombres y mujeres de ideales volátiles y cambiantes. Nuestro error es denostar también la justicia, olvidando que está respaldada por leyes que no varían y personas sujetas a métodos rígidos de aplicación. Es lenta y exasperante, se hace esperar y a veces parece que no va a llegar nunca. Pero cuando finalmente el filo de su espada cae lo hace con tanta fuerza como proporcionalidad. 

La justicia ha obligado a los Franco a devolver el pazo de Meirás, ochenta y dos años después, sin que, como ha dicho la jueza, haya mucho que explicar sobre ello. También parece que es tiempo de que sepamos cómo se organizó el PP de M. Rajoy, manejando funcionarios desde el poder, concretamente a un comisario y a un secretario de Estado. Para ver a sus responsables en el banquillo habrá que esperar un poco más, quién sabe, a lo mejor menos que para lo de Franco, y seguir una guía del quién es quién en el caso Kitchen. Hasta Rodolfo Martín-Villa puede acabar ante el tribunal, desterrando de una vez la idea de que la transición fue limpia y modélica en todo. A este paso hasta llegaremos a ver a Juan Carlos I explicando cómo forjó su fortuna. No pedimos tanto, ni siquiera la fiscalía concluya que muchas de las señales de tráfico son machistas. Pero bien si lo hace, estamos en una sociedad nueva y muchos siguen comportándose como si viviéramos cien años atrás. 

La vacuna, para cuándo

Debe ser la primera vez que una investigación de laboratorio es más emocionante que la primera entrega de True Detective. No importa cuánto intenten explicarnos los científicos que esto no va así, la política se juega mucho con sus promesas de que pronto nos vacunaremos, en diciembre dice el gobierno español, en noviembre asegura Donald Trump. Vayamos un momento a la fuente del estudio de Astra-Zeneca, la vacuna de Oxford, la que nos llegaría a nosotros. En este enlace pone que la fase III estima que su estudio se habrá completado en octubre de 2022. Es lo mismo que ha dicho la OMS. Y es el único modo en que tendremos un medicamento seguro, libre de consecuencias tan terribles como la talidomida, origen de estos estrictos protocolos en la creación de un medicamento. Lo demás es ficción, rusa y también china. Hay que vivir con el COVID-19, y conseguir una vacuna es como conseguir justicia, se tarda y hay que hacerlo bien.

Es el urbanismo, idiota

La última teoría de moda, en España vivimos demasiado apiñados, por eso nos contagiamos más de coronavirus. Siguiendo esta lógica los barrios de favelas brasileños tendrían que estar peor que nosotros, pero sin embargo van mejor. Puede ser porque tengan mucha población joven y poca anciana, o porque han autorganizado planes de ayuda que están funcionando de maravilla. Y si nos ponemos quisquillosos habría que saber por qué en Londres se están contagiando menos que en el resto de Reino Unido y de Europa. Sus expertos apuntan a que el porcentaje de contagiados en la primera ola fue muy alto, o que aún no han sido golpeados con fuerza por la segunda. Para cuando tengamos una respuesta que sirva de algo la epidemia habrá terminado.

El cambio climático seguía ahí

Para quien quiera verlo el planeta sigue indicándonos por dónde llevará el clima en las próximas décadas. Las espectaculares imágenes del cielo californiano con un rojo Blade Runner que hemos visto esta semana responden a cuarenta y seis focos activos, de diferente intensidad, repartidos desde el sur, en Los Ángeles, hasta el norte del estado. California repite este escenario cada año, y aunque en 2020 haya vuelto a sufrir el peor de su historia —el mismo titular se empleó en 2018— su enorme problema son las sequías recurrentes que se agravan cada año. Bueno, eso y que la gente se ha vuelto muy tonta, pues a los accidentes por maquinaria que arrojan chispas se han sumado, como origen, las fiestas gender reveal, celebraciones para desvelar el sexo del bebé, con fuegos artificiales. Hagamos el idiota mientras el mundo se desmorona.

También el río Rin está secándose. La arteria económica de Alemania, que ya provocó una recesión local con la sequía de 2018. Su curso proporciona una vía de transporte barata e insustituible para las materias primas de la gran fábrica de Europa, sobre todo el carbón, el hierro y el gas natural. El origen del problema es doble, nieva menos en las montañas, y al producirse menos riadas se acumulan sedimentos en su curso, lo que ralentiza la velocidad de los barcos que lo surcan, ahora atentos a la detección de bancos de arena. Este reportaje de Bloomberg habla de los planes de ingeniería que el país germano prepara ya para paliar los efectos del cambio climático en su arteria fluvial. 

Las siguientes en caer, las bolsas

Desde que el coronavirus comenzó a dejar sentir sus efectos los índices bursátiles han vivido en el paraíso, sin dejar de subir. Como si las bolsas se hubieran desligado definitivamente de la economía real. Su ascenso ha sido especialmente acusado en Estados Unidos, donde en julio un tercio de los hogares no pudieron pagar la hipoteca o el alquiler, y donde acaba de aprobarse una ley para retrasar los desahucios hasta 2021. A mediados de agosto se avisaba que el índice Buffet —creado a raíz de este artículo de Warren Buffet— estaba en el 100 % del PIB de Estados Unidos. Es decir, que había una burbuja. 

La única señal desde entonces era que el millonario inversor ha empezado a hacer una estrategia de inversión a largo plazo, lo que se interpreta como que está protegiéndose frente a una súbita caída. Esta semana además ha habido avisos directos desde el parqué, las seis mayores tecnológicas perdieron unos 850 000 millones de euros en tres días. Este análisis de El Blog Salmón con numerosos enlaces de referencia avisa de que ya viene el desplome.

Un Brexit sin fin, negociado por hooligans

El Brexit vuelve a demostrar que vivimos un tiempo donde ya no importa qué digan los políticos. El ministro británico para Irlanda del Norte ha afirmado en el parlamento que van a violar el derecho internacional, pero solo un poquito. Lo hará al ignorar el acuerdo alcanzado con la UE para el Brexit, según el cual británicos y europeos iban a colaborar en el control de la frontera con Irlanda del Norte. Aunque no se esté hablando demasiado de ello, la violencia callejera en el Ulster está rebasando desde este verano la capacidad de la policía para atajarla, y se cree que el establecimiento de una frontera física —consecuencia del Brexit duro— agravaría el problema.

Hay además otra consecuencia directa del Brexit duro para quienes viven en Reino Unido, donde muchos de sus ciudadanos no disponen de más de sesenta y ocho euros al mes para comida. Con ese presupuesto pierden acceso a los alimentos frescos, quedando limitados a adquirir ultraprocesados, mucho más baratos. Ni que decir tiene que los problemas de salud y obesidad se están disparando en Reino Unido tanto como en Estados Unidos y que lo harán aún más, porque sin acuerdo con la UE entrará menos comida fresca a la isla

Así que además de decir lo que les venga en gana, los políticos tampoco tienen que preocuparse de garantizar el bienestar de sus ciudadanos. Quizá porque ya no les votan por eso. Lo más exasperante de todo esto es que desde el otro lado del Atlántico la presidenta del Congreso de Estados Unidos ha advertido a los viejos hooligans que si rompen el acuerdo con la UE ellos tampoco establecerán acuerdo comercial alguno con Reino Unido. Digo exasperante porque ahora darán marcha atrás, y vuelta a empezar.

Mulan, la cultura convertida en polémica  y dinero

Mulan es varias cosas a la vez, un experimento de Disney para entrar en China, un modo nuevo de explotar las plataformas de streaming, y una nueva polémica cultural sobre lo que está permitido o no en una obra artística. 

Para satisfacer a los chinos el argumento responde a la intención de la balada original, obediencia a los deberes familiares y para con el Estado, y sometimiento al papel femenino una vez que la protagonista cumple luchando como soldado. Añadiendo esa interpretación de igualdad entre géneros con que la popularizó Mao Tse-Tung en tiempos de implantación del comunismo. Para entenderlo todo con perspectiva cultural china, este artículo de la actriz hongkonesa Grace Wong, con algún spoiler

Muchos activistas de la lucha contra los abusos chinos han llamado al boicot contra la película, y Estados Unidos acaba de vetar la importación de ciertos productos de la región de Xinjiang por sus abusos contra los derechos humanos de las etnias uigur y kazaka. Habitualmente internados a la fuerza en campos de reeducación y obligados al trabajo esclavo. Es la misma región en la que se han hecho las localizaciones de Mulan, y a cuyas autoridades agradece Disney la ayuda para rodarla en los títulos de crédito. 

Aún no sabemos si todo esto afectará a su recaudación. Si el modelo occidental triunfa, pronto las plataformas de streaming dejarán de ser tan baratas como ahora. Y si abren el mercado chino las grandes producciones tendrán que ser poco críticas con el régimen de Pekín. Así que ya lo ven. Además de las cosas buenas, las malas también se hacen esperar.


¿Quieres recibir cada sábado un email con las novedades semanales del #FuturoImperfecto?

Acceso a los contenidos vía Telegram

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.