La adolescencia y la lectura: ¿misión imposible?

Publicado por

pexels pixabay 207662 1 1060x706 1

Ser adolescente, más que ser difícil, es quizá una de las etapas vitales más determinantes de nuestro recorrido como seres humanos. Más que personitas, somos un cóctel de hormonas con patas que arrasa y es arrasado allá por donde pasa, un sinfín de dudas y preguntas y contradicciones, todo un circo de emociones. Un adolescente está en pleno descubrimiento, aprendiendo esto y aquello y lo de más allá, y vas tú y le dices que lea El Quijote. Ojo, no estamos, ni por asomo, criticando la maravillosa obra de Miguel de Cervantes, objeto de estudio durante años, sino simplemente puntualizando que quizá no es la mejor forma de fomentar la lectura en plena adolescencia. Para ello, a veces solo se necesita la chispa que encienda esa pasión, ya sea con el profesor de lengua indicado, un ambiente familiar o una recomendación de un amigo.

Porque, ¿qué necesita un adolescente para querer sentarse a leer? Una historia, claro, pero una con la que pueda soñar, emocionarse y, sobre todo, identificarse. Por este motivo, se deben intercalar lecturas estimulantes durante esta etapa y no llenar sus cabezas de clásicos que, quizá más adelante, pueda valorar desde una perspectiva más adulta. Conocer El Quijote y a los grandes autores y autoras es esencial, estamos de acuerdo, pero hoy en día hay muchísimas formas de conseguirlo que no son leyendo la obra completa para después hacer un trabajo, un examen o un análisis de la obra.

Desde la experiencia, puedo decir que la gran mayoría de lecturas que tuve durante la secundaria y el bachillerato fueron, más que un disfrute, una suerte de tortura medieval (o así lo siente un pubescente) que quise desterrar más pronto que tarde. Por suerte para mí, entre todo ese aburrimiento y desmotivación, apareció Belén, una profesora a la que miraba con chiribitas en los ojos cuando me dio una lista de más de 30 libros entre los que podía escoger; ¡mi salvación! Ahí es donde recuperé la fe en la humanidad (o por lo menos en los profesores) y mis ganas de leer revivieron (y mis notas también).

Dicho esto, y como sé que lo estáis deseando, vamos a pasar a la parte donde recomiendo lecturas juveniles que harán de las obligaciones típicas de un estudiante de instituto algo más que eso. Eso sí, considero que es de vital importancia que, entre esas obras que se van a leer a lo largo de los cursos, haya de todo un poco (histórica, filosófica, romántica, policíaca, etc.); tampoco pueden ser todas del género de fantasía. Creo que es esencial que complementemos las lecciones de Historia o Filosofía con relatos que nos den otra perspectiva, más allá de la de los libros de texto.

El Cofre de Nadie, Chiki Fabregat

Una buena forma de ganarse el corazón de los alumnos y alumnas el primer día de clase es poner una lectura obligatoria que les diga: «os obligo a leer, sí, pero mirad qué guay es este libro». Esta obra, ganadora del premio Gran Angular 2021, cuenta la historia de Nadia, una adolescente que se enfrenta a la montaña rusa que es tener su edad y aceptar nuevos integrantes en la que hasta ahora era su única familia. Toda la historia invita a quien la lee a reflexionar sobre quiénes somos y cómo lo averiguamos desde una perspectiva actual donde el amor joven, las redes sociales y las relaciones tóxicas están a la orden del día. Sin duda, más de uno y una se sentirán identificados con Nadia y, quién sabe, encontrarán alguna respuesta en esta obra tan divertida como multicultural.

La rama seca del cerezo, Rafael Salmerón

Seguimos con la ronda de libros premiados con esta obra ambientada en Hiroshima justo antes de la tragedia atómica que todos conocemos (o deberíamos conocer) para después trasladarse a la actualidad de Sakura, una adolescente que sueña con ser dibujante de manga. En esta ocasión, la obra nos enfrenta a temas tan vigentes como el bullying y la presión social, pero también nos recuerda la importancia de la amistad y el espíritu de superación. Ganador del XVIII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil, este libro te traslada al continente nipón para llevarte en un viaje que es, en muchos sentidos, todo un aprendizaje.

El curioso incidente del perro a medianoche, Mark Haddon

Nos ponemos un poco más serios para conocer esta obra cuyo protagonista es un chico de 15 años con Asperger. Me parece una idea estupenda que se visibilicen este tipo de trastornos, tanto para quienes lo sufren como para quienes no, aunque sea a través de una historia tan emocionante como triste, como es el caso de este libro. Sin embargo, y aunque la adolescencia es una etapa de constante crecimiento y evolución, seguro que Christopher (el protagonista) consigue transmitir un mensaje que cale en lo más profundo de estos jóvenes corazones.

Persépolis, Marjane Satrapi

Esta obra autobiográfica presentada a forma de cómic es una manera excelente de adentrarse en la historia de un país como lo es Irán, pero, sobre todo, en las vivencias de la protagonista durante la Revolución Islámica y los años posteriores. La obra se desarrolla desde un punto de vista laico y progresista, puesto que la familia de Marjane lo era, y cuenta cómo esto chocó con los cambios culturales y religiosos que se iban dando en el país. A pesar de que a primera vista pueda parecer una obra densa como para ser leída por adolescentes, está entre las más recomendadas para esta etapa y, sin lugar a dudas, la recomiendo encarecidamente.

Memorias de Idhún, Laura Gallego

Hablar de literatura juvenil sin mencionar a Laura Gallego sería un grave error, así que voilà! Esta conocidísima trilogía de fantasía narra la historia de tres protagonistas y está ambientada en tres mundos distintos: la Tierra, Limbhad e Idhún. Creo firmemente que no hay mejor momento para leer literatura de fantasía que cuando somos adolescentes, momento en el que nuestra imaginación va a 2000 km/h y no tiene límites, para lo que esta obra cumple su función de manera espectacular. La autora es ganadora de varios premios, entre ellos el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, el Premio Cervantes Chico y el Premio Barco de Vapor.

Como habrás podido comprobar, esta lista de recomendaciones se aleja bastante de lo que se suele leer en el instituto, y esa era precisamente mi intención. Sabemos que se estudia y se lee a Lorca, Bécquer, Rosalía de Castro o Unamuno, puesto que son historia de nuestro país y nuestra literatura, pero ante todo los libros hay que disfrutarlos. Quizás hay quien piense: «y qué pasa, ¿que con los clásicos no se disfruta?». A ver, las cosas claras y el chocolate espeso. Estamos hablando de adolescencia y, aunque sí hay jóvenes que encuentran en los clásicos una inspiración como ninguna otra, lo normal es que suelan decantarse por relatos divertidos, fantasiosos o de acción, puesto que la rebeldía y todo lo que sienten está a flor de piel, ahí, incandescente. Para muchos y muchas, será el momento de disfrutar y valorar La Celestina, La Casa de Bernarda Alba y varios más, pero para otros será mucho más estimulante trasladarse a otros mundos e identificarse con personajes coetáneos. Por esta razón, y antes de ponerles un ejemplar de Valle-Inclán sobre la mesa, quizá debas despertar y estimular ese gusto por la lectura del que hablábamos antes.

Tienen que descubrir en los libros un refugio en el que encerrarse cuando quieran estar en soledad, o incluso compartirlo con quienes consideren dignos de ellos. Deben soñar y viajar y fantasear con las historias e imaginarlas en su cabeza, ilustrándolas con una imaginación que es suya y de nadie más. Tienen que vivirlo, es de vital importancia que lo hagan. No te dejes engañar por aquellos que dicen que los videojuegos y las redes sociales han entorpecido la pasión por la lectura, ya que pueden disfrutar de todo ello y mucho más. Si tú, que me estás leyendo, disfrutas con las historias y aventuras de Tomb Raider o con la estética de Fortnite, créeme que encontrarás mundos tanto o más apasionantes como esos en los libros, algunos incluso demasiado elaborados como para trasladarlos a una pantalla.

Por último, y antes de que salgas corriendo a tu librería más cercana a comprar alguna de las recomendaciones de este artículo, tenemos un mensaje para los padres: fomentad este hábito con vuestros hijos y vuestras hijas, leed delante de ellos y ellas, que os vean disfrutar del olor a libro nuevo y de la satisfacción de añadir otro más a la biblioteca familiar. Leedles por las noches, cuando todavía os dejen, pero también acompañadlos a librerías y eventos para que escojan, prueben y experimenten. En realidad, sois el punto de partida.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

One Comment

  1. No estoy de acuerdo con el artículo. Tengo un hijo de 14 años y mi opinión está basada en lo que yo también aprendo de la relación de amor-odio que este cabezón tiene con la lectura. Yo creo que la mayoría de los clásicos son infalibles. No, es cierto que el Quijote no mola a esta edad. Tampoco el Dante ni Stendhal. Pero Twain, London, Poe, Stevenson, García Márquez, Wilde y Defoe no fallan. Encenderán el alma y el corazón de cualquier chaval que no sea un idiota perdido. Y se puede subir la apuesta, con algo de Cortazar, algo de Borges, Orwell, Yourcenar o Huxley.
    Y ahora pregunto: con este fantástico equipo titular de Champions realmente es aconsejable salir a jugar con suplentes como Chiki Fabregat o Laura Gallego??? (no tengo nada que decir contra ellos porque no los conozco, pero como cantan si antes de nombrarlos a ellos nombré a los otros monstruos….)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.