Etiquetado con: "sexo"

Crónica del primer libro porno

Crónica del primer libro porno

Roma volvía a ser Roma, con las tabernas otra vez abiertas tras una larga prohibición, y el alcohol y la prostitución permitidos de nuevo. También los pasquines, poemas anónimos, volvían a colgarse en las estatuas parlantes. Sus noticias, inventadas o reales, sobre cardenales y obispos, alimentaban rumores en los mentideros. Y en este renovado clima de tolerancia, alguien pensó que […]

La inverosímil aventura de un infeliz con una diosa sexual

La inverosímil aventura de un infeliz con una diosa sexual

Tuve una vez un compañero de trabajo, de carácter un poco huidizo, que acabó en una secta. No una secta como tal, sino que empezó a comportarse como si estuviera en una. Le comieron totalmente el coco, pero no fue un grupo organizado, ni siquiera una persona. Mejor dicho, fue una sola persona, una mujer, pero esa mujer no tuvo […]

¿Dios tiene tetas?

¿Dios tiene tetas?

Cultiva tus curvas, pueden ser peligrosas, pero no las evitarán. Mae West. 1977, Sidney Lumet filma una obra de teatro de Peter Shaffer, Equus, que sirve para exculpar fenómenos como el de las believers, el papa de Roma o el forofismo balompédico en su vertiente de cantar los goles en el salón de casa que parece que va a salir […]

Sexo, olfato y bragas usadas

Sexo, olfato y bragas usadas

Jot Down para Panty.com Los fetichismos nos han acompañado siempre, aunque no nos hayamos dado cuenta. Nacieron cuando el primer ser humano comenzó a experimentar inquietudes capaces de establecer conexiones llamativas entre las  ideas de su cerebro y los cosquilleos de su entrepierna. Parafilias sexuales que continuarán escoltando a nuestra civilización hasta el fin de los días, por tratarse de […]

Ruta por el románico erótico

Ruta por el románico erótico

Románico erótico o sexual. Parece un oxímoron, pero no lo es. El románico, ese arte que Gaya Nuño definió como el «arte universal de los siglos XI y XII», todavía puede darnos sorpresas. Existe vida más allá del arco de medio punto y de la bóveda de cañón, de las linternas sobre los cruceros y de las cúpulas sobre pechinas. […]

El futuro del sexo o el sexo del futuro

El futuro del sexo o el sexo del futuro

Erróneamente, se suele esperar de algunos profesionales, como, por ejemplo, de los psicólogos, que seamos capaces de leer la mente de nuestros interlocutores, de predecir el comportamiento de una persona o de imaginar cómo evolucionará una relación de pareja. En ocasiones se nos atribuyen unas cualidades casi mágicas totalmente alejadas de la realidad. Sin embargo, en esta ocasión, apoyados en […]

El llamado

El llamado

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. Era la medianoche de uno de esos días en los que no había sucedido nada. Tami y Romy eran amigas y yo amigo de las dos. Romy estaba viviendo en mi casa por un tiempo. Recién separada. Tami vivía en Montevideo hacía meses. Le sentaba bien. Llego a la casa, voy a […]

DZ02CT135 001

Reencuentro

Este relato forma parte de nuestro libro Tócate. Encontrarme con ella un viernes, un sábado, da igual; encontrármela en un bar de copas, digo, con un grupo grande de amigos, serán al menos diez o doce, qué más da; encontrármela, digo, hace que todo se venga abajo. Encontrármela con el pelo más largo o más corto, no sé. Encontrármela bailando, […]

Emilio Bernárdez y Natalia Mosquera: «Imaginarme a alguien leyendo un cómic de La Cúpula en una tablet me parece una aberración»

Emilio Bernárdez y Natalia Mosquera: «Imaginarme a alguien leyendo un cómic de La Cúpula en una tablet me parece una aberración»

Fotografía: David Airob Lo mismo que unos se vanaglorian de haber introducido a la generación de los sesenta de escritores latinoamericanos, La Cúpula fue la editorial que más autores de cómic independiente ha traído a España. Ejemplos como Bagge, König o Tatsumi, que nos llegaron a través de las páginas de El Víbora, son clásicos de la literatura universal en […]

Ande o no ande. Elogio razonado de la nariz masculina

Ande o no ande. Elogio razonado de la nariz masculina

En 1504, cuando Miguel Ángel tenía prácticamente acabada su estatua del David, recibió en su taller la visita de Piero Soderini, el gonfaloniero (el jerarca de mayor rango) de la entonces república de Florencia. En general, a Soderini le gustó la escultura y no puso objeciones a su desnudez. Dijo, eso sí, que tenía la nariz demasiado grande. Miguel Ángel, […]