Jot Down Cultural Magazine – ¿Qué plato regional merece arriesgarse a un infarto?

¿Qué plato regional merece arriesgarse a un infarto?

Publicado por

Cada vez que contemplábamos la heroica lucha del presentador de Crónicas carnívoras contra lo que le pusieran delante no podíamos evitar añorar un programa semejante hecho en España. Como si no tuviéramos en nuestra gastronomía ejemplos de exquisiteces hipercalóricas capaces de colapsar las arterias de un solo bocado y de saciarte desde el momento en que son servidas en el plato. Así que desde aquí lanzamos la idea y de paso ponemos una breve lista de esa clase de comida que hace del regüeldo un estilo de vida y convierte al comensal en una boa dedicada únicamente a digerir durante los días posteriores a la ingesta. Así que voten o, mejor aún, añadan en los comentarios las joyas gastronómicas de su región que incomprensiblemente han quedado fuera de esta selección.

Botillo del Bierzo

Imagen cortesía de http://www.botillodelbierzo.es

Imagen cortesía de http://www.botillodelbierzo.es

El Festival de Exaltación del Botillo no es, en contra de lo que pudiera parecer, un rito pagano que incluya sacrificio de vírgenes y consumo de drogas psicoactivas. Dicho evento, que tendrá lugar en la localidad leonesa de Bembibre el próximo siete de febrero, es en realidad una celebración de la vida, y más concretamente, de esta maravilla de El Bierzo llamada botillo. Un intestino de cerdo relleno de rabo y costilla y aderezado con sal, pimentón y ajo, ese es el secreto de la felicidad. Aquí encontrarán más información al respecto.

Cocido lebaniego

Imagen de GeoVehrka (CC)

Imagen de GeoVehrka (CC)

Característico de la localidad de Liébana, en Cantabria, proviene de lo que llaman «matacíu del chon» o matanza del cerdo. Contiene miga de pan, huevo, chorizo, tocino magro, zancarrón, hueso de jamón y de rodilla, garbanzos y patatas. La idea es que el comensal no se quede con hambre como podemos ver, luego en la sobremesa se echa sacarina en el café y ya está compensado.

Olla podrida

Imagen cortesía de Santaorosia Photographic Colectivity.

Imagen cortesía de Santaorosia Photographic Colectivity.

Tras este atractivo nombre que invita a la degustación se oculta el nombre «olla poderida», porque hacía referencia a que se ponía en la mesa de los poderosos. No se hace, por tanto, con ningún cadáver en descomposición cogido de un arcén. Aunque hay otras opiniones. Según el antiguo diccionario Covarrubias «contiene en sí varias cosas, como carnero, vaca, gallinas, capones, longaniza, pie de puerco, ajos, cebollas, etc. Púdose decir podrida en cuanto se cuece muy despacio, que casi lo que tiene dentro viene a deshacerse, y por esta razón se puede decir podrida, como la fruta que madura demasiado». Tal receta sería hoy imposible de tomar, por fuerte, por lo que se ha «aligerado», convirtiéndose en una versión de contundente potaje de alubias (a ser posibles rojas de ibeas) con morcilla, chorizo, costilla, oreja, morro, panceta… diferenciándose de otros guisos de este tipo en cómo se cocinan los ingredientes y su presentación en el plato por separado.

Cachopo

Imagen de Chicoasturias (CC)

Imagen de Chicoasturias (CC)

En las comunidades del norte abundan esta clase de alimentos con gran aporte calórico debido a un clima más frío y a su costumbre de erigir construcciones megalíticas para honrar a sus dioses. En el caso de Asturias su joya gastronómica consiste en dos filetes de ternera con jamón y queso en medio, y el conjunto empanado en huevo y pan rallado. Solo los cobardes lo comen sin guarnición, que puede incluir patatas, champiñones y pimientos.

Cochifrito

Imagen de Crastino (CC)

Imagen de Crastino (CC)

Un típico plato castellano del que hay diversas variantes como el manchego, segoviano, extremeño… Esta carne de cordero en pequeños primero cocida y luego frita, va acompañada de ajo, vinagre y especias y resulta endiabladamente adictiva hasta tales cantidades que si Paul Newman hubiera hecho la apuesta en La leyenda del indomable con cochifrito no habría pasado tantos apuros. Luego hubiera muerto de un infarto, ciertamente, pero con una sonrisa de oreja a oreja.

Cocido maragato

Imagen de moverelbigote (CC)

Imagen de moverelbigote (CC)

Este plato típico de la comarca de la Maragatería, en León, se asocia a los campesinos que necesitaban una comida bien fuerte para aguantar la jornada. Cuenta con sopa, berza, garbanzos y siete carnes y se sirve al revés, desde lo más pesado hasta terminar en la sopa. Hay varias explicaciones al respecto de esta costumbre, desde que la sopa caliente deja el cuerpo entonado hasta que al ser lo que menos vale se dejaba para el final.

Berza gitana

Foto Manuel Dionisio Montero (CC)

Imagen de Manuel Dionisio Montero (CC)

Cualquier plato al que se le añada «gitano», desde el famoso brazo a este tipo de potaje, añade no solo una diferencia con las recetas payas, sino un extra calórico que, en su origen, responde a la necesidad de aportar energía a personas que pasaban mucho tiempo al aire libre. La diferencia con otros tipos de potaje es que se añaden judías a los garbanzos. Y luego todo lo demás. Y cuando decimos todo lo demás nos referimos a toda la existencia y la creación de Dios en la Tierra: morcilla, chorizo, codillo, magro, tocino, o bien manitas y papada, a veces manteca colorá, y luego vienen las verduras. Es uno de esos platos a los que tras su nombre se indica «con tós sus avíos» para que el comensal esté preparado para su posible muerte.

Callos a la madrileña

Imagen de Javier Lastras (CC)

Imagen de Javier Lastras (CC)

Cuando el frío arrecia en los días más duros del invierno, qué mejor que llenarse el estómago con otro estómago, concretamente el de una vaca. Acompañado de morcilla, chorizo de cantimpalos, jamón y bien de picante, esos trozos gelatinosos con sus celdas hexagonales pueden repugnar a cualquier vietnamita que mastique insectos a dos carrillos, pero así son las peculiaridades culturales, lo que a algunos nos resulta exquisito a otros les parece desconcertante.

Zarajos

Imagen de Tamorlán (CC)

Imagen de Tamorlán (CC)

Una parte destacada de la inventiva española ha consistido en ponerle un palo a cualquier cosa, así que por qué no clavar uno en un trozo de intestino de cordero lechal. Esto es un aperitivo como Dios manda y no unas simples aceitunas y puede disfrutarse en Cuenca.

Txistorra de Navarra

Imagen de Jorge Díaz (CC)

Imagen de Jorge Díaz (CC)

Este embutido tan característico de Navarra es también común en el País Vasco, donde se asocia al talo que se come en Santo Tomás, el 21 de diciembre. Un bocadillo bien grasiento de txistorra podría poner de rodillas y con los ojos en blanco al mencionado Adam Richman. También se puede acompañar de huevos rotos y patatas fritas, dejándote del revés las papilas gustativas y haciéndote entrar en contacto con saberes arcanos. Una delicia, en cualquiera de sus maneras.

96 comentarios

  1. Ha sido duro elegir. Tenía el corazón “partío” entre el cochifrito y la chistorra. Al final me decidí por esta última a pesar de no ser de la tierra. El paladar no entiende de patrias.

  2. Hay una errata el cochifrito no es cordero es cochinillo.

    Un saludo.

  3. Es una vergüenza que pongais como la joya de la hipercaloridad asturiana el cachopo existiendo como existe la fabada. Pero bueno, lo entiendo porque el cachopo se ha puesto de moda entre los horteras madrileños que están más in. En Asturias mientras tanto seguiremos sabiendo lo que es el cachopo: lo que se hace en los bares con los recortes de la carne mala. Hala, a disfrutar de semejanete “joya”

    • Discrepo. Lo de los recortes de carne mala lo harán en algunos, otros bares han estado toda la vida haciéndolo y con una ternera fabulosa.

      En lo que si estoy de acuerdo es en que la fabada se merecería el primer lugar o el pote de castañas y que el cachopo está de hortera moda.

    • En Asturias no mata la fabada de primero y el cachopo de segundo. Mata el arroz con leche de postre.

  4. Me quedo con los callos a la madrileña.Aunque echo de menos platos como la fabada o los judiones en la lista

  5. Todo lo descrito aquí, es veneno puro para las arterias y el organismo en general, pero es que además, cuando una persona se acostumbra a “comer bien”, la sola visión de estas fotos puede producir arcadas y ardor de estómago por sugestión. Creánme, una vez hechos a las verduritas, legumbres hervidas, carnes blancas y pescados cocinados sin salsas, todo regado con buen agua sin gas, cuando vean a alguien comerse una txistorra o un botillo, le vomitarán encima sin poderlo remediar. Pero amigas y amigos, ustedes estarán con una silueta de figurín, ágiles como monos a sus 70 años, con la polla y la vulva tiesa y ardiendo, amén de estar sin problemas remarcables de salud y con una tez envidiable y envidiada por muchos jóvenes que se inflen a cachopo y a olla poderida o como demonios se llame esa porquería.

    • De que te sirve llegar asi a los 70 si no has disfrutado de lo mejor de la vida! para estar bien de los 70 a los 80 (ya me diras q vas a hacer entonces q no hayas hecho antes) no me voy a aburrir el resto de mi vida… Come repollos y acabaras con cara de acelga.

  6. Por precisar, Liébana no es una localidad sino un valle en el Oeste de Cantabria… y su cocido a menudo se confunde con el cocido montañés, común a varios de los otros valles.

    Eso sí, aunque mucha gente confunde el uno con el otro discuten igual y con idéntica pasión acerca de los ingredientes que llevan.

    • Discrepo. El cocido montañés no tiene absolutamente nada que ver con el lebaniego. Si acaso, que son guisos. Por lo demás, cero. De hecho, el cocido lebaniego es más tirando al madrileño o al castellano, mientras que el montañés es más parecido al pote.

    • Perdón por la confusión. Había leído mal su mensaje.

  7. Echo de menos dos referencias a la gastronomía manchega:

    – Gachas manchegas. Aunque visualmente no muy agradables, son manjar divino. Es una mezcla de harina tostada y después hervida con agua en un “perol”. Lleva ajo, sal, aceite, pimentón y trozos de carne, previamente fritos, al gusto: panceta, chorizo… Se consume con un trozo de pan a modo de cuchara, directamente del perol, rebañando. Es comida de campesinos, en días de faena, por lo que el aporte calórico es considerable. La tradición reza que “uno pincha y se retira”, para dejar que el siguiente comensal realice la misma acción. Un buen machego, rebañará el pan a punta de navaja.

    – Duelos y quebrantos. Muy famoso por aparecer en “Don Quijote de La Mancha”. Se trata de huevo revuelto con chorizo y tocino. De nuevo, no es una receta digna de menú dietético. El colapso arterial está asegurado.

    • Si no me equivoco, las gachas son con harina de almortas

    • Imprescindible añadir los sesos de cordero a los DD&QQ. Si no los llevan se conocen como “Monjas y frailes”.

      El protocolo a la hora de comer las gachas (de harina de almortas o titos, que también puede y debe decirse) se conoce como “sopa y paso atrás”.

  8. Siento tocar las narices, pero la pregunta está mal formulada, a no ser que quien se arriesgue al infarto sea el propio plato, algo un tanto raro, ya que no tiene corazón, ni arterias, ni es un ser vivo.

  9. En mi humilde opinion falta uno de los platos más hipercalóricos habidos y por haber, el escaldón de gofio, o gofio escaldado o sancocho (según la isla) acompañado de sus buenas costillas de cerdo saladas, piñas (mazorcas) de millo (maiz), carne de res, y generosamente sazonado con mojo picón

  10. Un infarto por cocido gallego, de Lalín a poder ser, con sus grelos y su cacheira es un buen amago.

  11. En realidad Juan Pedro, las dos variedades existen, cochinillo y cordero (o cabrito). El fallo está en el nombre, es “cuchifrito” y no cochifrito. Por supuesto para mí no hay nada en la lista a la altura.
    Una charra fuera de su tierra

  12. Solo un comentario respecto al cachopo, el original, es rebozado con harina, el pan rallado solo sirve para darle grosor sin sentido. Por otro lado, el cachopo no se trata que sea grande y largo, sino que sea contundente

  13. Yo añadiría a la lista las patatas revolconas típicas de Ávila y el sur salmantino. Patatas cocidas y machacadas que se revuelven en abundante pimentón y la grasa resultante de freír los torreznos. Después se utilizan los propios torreznos como cucharas. Délicieux.
    P.D.-Muerte al primero que utilice la palabra foodie.

  14. No deberíais dejar de citar el tesoro escondido del oriente Astur, el BOROÑU, masa de harina de maíz (fariña) sin fermento, relleno de todo lo mejor del cerdo, a discrecion de quien lo elabora (chorizo, panceta, lomo fresco, pantrucu…) asado a ser posible en el fornu de una cocina de carbón. Se come tradicionalmente el domingo de resurrección como final de la cuaresma, os aseguro que quien lo prueba no lo olvida.

  15. Pingback: Jot Down Cultural Magazine – ¿Qué plato regional merece arriesgarse a un infarto? | AFAGO...OU AFOGO.

  16. No vengo de una zona muy aficionada a la grasaza ni puedo pensar en un atracón de la mayoría de estos platos sin temer por mis pobres arterias. Por poner un ejemplo patrio, el arroz al horno es una bomba calórica relativamente desconocida en el resto del país.

    • El arroz al horno es uno de mis platos favoritos. Tengo entendido que nació de mezclar las sobras del cocido (patata, morcilla, garbanzos…) con los arroces típicos de Levante. No sabía que era una boma calórica, pero tiene sentido.

  17. Falta el atascaburras de Albacete!

    • Ay, que no te había leído. Claro que sí. Creo que es de Cuenca, pero no está del todo claro si lo inventaron los judíos en Cuenca o los cristianos en Albacete. Pero llena, ¿eh?

    • La faena del arroz al horno es que no ha “hinchado” durante su preparación, con lo que te tomas más cantidad de arroz del que comerías en una paella tradicional – si es que eso existe…-, luego bebes durante, postre, chupitos y cafe y todo ese arroz que te has tomado adquiere su volumen…resultado: si has comido sin precaución , no queda más que hacer la boa. Y la generosidad con el añadido de butifarretes de çeba y llonganissa ayuda a que la sobremesa pueda llegar a ser inolvidable.
      Para ver el efecto, solo tienes que ver el tamaño que adquiere el arroz cuando dejas la cazuela en remojo para limpiarla, eso que ves, tambien pasa en tu estomago.

      • No creo que el arroz al horno quede con un punto de cocción distinto al de la paella. Lo que pasa es que no es lo mismo hacer un arroz sólo con pollo, conejo y verdura que con garbanzos, patata, morcilla, panceta, costillas…

        • Por este comentario merecerías ser quemado en las proximas Fallas…
          El arroz en paella y al forn solo se parecen en el arroz…Uno es hervido y otro horneado, uno se echa en caldo hirviendo y otro en templado, caliente, uno se está al fuego durante, más o menos, 10+10 minutos y otro al horno durante 45, uno se echa a palo seco y otro se rehoga en el sofregit para sellarlo ( se rehoga, no se fríe..), uno se puede hacer a ojo y otro lleva el caldo y el arroz medidos, uno se hace en lata y el otro se debe hacer en barro…vamos, lo que acabas de decir equivale a decir que un pollo al vapor y uno tiene el mismo punto…Hereje, malandrín…

          • No sólo sé de sobra las diferencias entre ambos, sino que me salen muy buenos. Sólo decía que puesto que la textura del arroz queda más o menos igual, no creo que la paella absorba más agua que el arroz al horno (de hecho, ambos llevan más o menos la misma proporción de agua:arroz y en ambos casos queda seco). Parece que he dado con un raro ejemplar de astur-gallego que entiende de recetas arroceras :P

  18. Donde este una buena fabada que se quite el cachopo, por muy bueno que esté. La fabada es néctar de los dioses. Merece estar la primera en el ranking de comidas asturianas

    • Si, pero uno se cuece durante 10 minutos y otro durante 45, así que hirviendo como hierve el agua a 100 º ( a ojo, depende de la sal , etc, etc…) algo no encaja en que mantengan el punto… y si como el mismo volumen de paella que de arroz al horno, no acabo igual…
      En el tema de conocimientos, no es bueno que el hombre este solo, y me hace compañía una castellonera con origenes cercanos a Xativa…

      Saludos

  19. He botado por el votillo Por mis anteriores suegros, que eran de la zona y además carniceros. Nada de paellas de domingo con los suegros: ¡botillo! Como decía Julio Camba de las sardinas, el botillo es un plato golfo y cuando lo comes con otros ya no se puede tener respeto mutuo, porque se pone uno hecho un cerdo comiéndolo. Voy más allá que Juan Pedro: no tiene perdón decir que el cochifrito se hace con cordero. Es como decir que se hace hirviendo carne. Muy mal. Sin perdón. Soy manchego de adopción y estoy en todo con Nuria Marcilla. Los platos manchegos llenan hasta con el nombre. Por poner otro ejemplo: el atascaburras. Significa que “atasca hasta a las burras”, de lo que llena. Es una brandada de bacalao pero cambiando los lácteos por patata. No se suele comer en plato, sino pinchando el pan en la navaja y mojando en el perolo. ¡Qué hambre!

  20. Madre mía, pitanzas de barbaros del norte

  21. Joder, si ni me había dado cuenta de que es que además dicen que el cochifrito primero se hierve. Cochi (=cochino) – frito (= frito), “cochino frito”, y nos lo cuentan como cordero hervido. ¿Quién c. firma esto? Lo he mirado y se lo han sacado de la wiki, que aquí no es que haya metido la pata, es que ha metido la polla en el arroz. En Extremadura (soy belloto), en La Mancha (ahora soy de aquí también; donde mejor lo hacen es fuera de La Mancha ya, en Brazatortas), en Segovia (lo como todo los San Albertos allí desde que tenía 14 años) y en todos sitios, el cochifrito se hace así: https://www.youtube.com/watch?v=6MtWkaii698

    • Eh, “hoyga”, que eso depende. Hay quien lo cuece, hay quien lo pocha y hay quien directamente lo fríe. En su video el cocinero primero lo pocha (o escalfa), que va siendo hervir algo en aceite en lugar de cocerlo en agua, y después lo fríe. Puede comprobarlo. Así que la explicación es correcta. Y por lo demás, sí, a veces se hace de cerdo y otras de cordero, eso ya depende. Particularmente me gustan ambos, pero más el de cordero…

      Y por cierto, cochifrito no viene de “cochino” y “frito”, sino de “Cocido” y “frito”, porque es como normalmente se hace al cocerlo (en agua o en aceite) primero, y freírlo, después. Puede verlo en la RAE, mismamente, o en el vídeo que usted mismo pone y donde hace lo que le digo.

      Por suerte cada receta española tradicional tiene mil variantes y es difícil encontrar una que siempre sea idéntica para platos con un mismo nombre.

      Por cierto, ya al margen, yo me decanto por un par de txistorras con panceta frita, un par de huevos, fritos también y unos pimientos verdes, fritos, claro. Mi plato de comida habitual tras las caminatas montañeras de invierno. Teta de novicia.

  22. Los zarajos no son exclusivos de cuenca. En logroño se llaman embuchados… y están mejores

    • Pues con toda humildad agacho las orejas porque he hablado de esto con mi madre en la llamada dominical nocturna de rigor y ella, que es más clásica y más extremeña que yo mil veces, a veces hierve primero y fríe después y, otras, adoba primero, pocha después y luego sube el fuego. Mil formas. Me venceréis pero no me convenceréis. Un soplo que merece la pena: la chistorra del Lidl, navurra, es c-o-j-o-n-u-d-a. Muy en serio.

    • Sorry, pero en Zaragoza las “madejas” son pincho común, apreciado y encontrable en cualquier bar.
      Los platos (como las lenguas) no suelen ser tan locales como se quiere y existen diferentes adaptaciones locales (dialectos, hablas) en muchos lugarres.

  23. El torrezno de Soria, sin duda :)

  24. ¡Os doy a todos, como mucho, 3 años de vida! ¿Sois capaces de andar con normalidad, sin hemorroides y sin arrastrar las lorzas por el pasillo de casa? ¡Dios mío, lo que hay que leer! Creéis que por ser jóvenes podeis hacer lo que os plazca, pero con estas dietas, cada año suma cinco y se llega a los cuarenta abotargado de botillo, morcillas, torreznos de Soria y mantecadas de Astorga. ¡El fín del mundo se acerca, tragaldabas! ¡Y os va a pillar sin caber en los pantalones y con la comisura de los labios llena de pringue de cocido maragato y berza gitana!
    Qué bonito, ¿eh?

  25. No creo que sea de recibo que la gente se dedique a descalificarse por lo que quiera comer, allá cada uno.

    Estos platos sabemos que son perjudiciales para la salud, pero si de vez en cuando uno quiere darse el gusto, es tan sano como el sexo.

    Aqui os dejo la “Olla de San Antón”, que entra en esta categoría y es muy típica en Granada justo en estas fechas.

    http://recetasdecocina.ideal.es/pastas/recipe/104-olla-de-san-anton/12-verduras-y-legumbres.html

    • Pero hombre, Antonio… ¿No irás a tomarte en serio comentarios como el de Tip? Ya sabemos todos de qué va. ¿O no…? ¡A reírse y punto!

  26. La txistorra está muy buena, sí señor, pero que muy buena. Pero mejor está aun una buena menestra de Tudela, con sus alcachofas y espárragos, entre otras verduras y hortalizas que son un auténtico tesoro. Grave omisión el olvidarse de la menestra.

  27. Echo en falta dos platos que, si estuvieran en la lista, quizá se llevaban la palma. Me refiero a la caldereta de cordero, que en algunos sitios se hace más caldosa y el caldo se toma al final, como sopas de pan. Es como para haber subido 2.000 metros en montaña o haber estado cavando toda la mañana. Otro plato sería la caldereta de pescado, en sus versiones más “ilustradas”, incluyendo almejas, gambas, etc.
    De paso me sobran las opiniones de si esto se hace así o asá. El cochifrito o cuchifrito se hace con cordero, cabrito o cochinillo. En algún sitio, frito solo con aceite y pimentón. O, por ejemplo, la sanfaina, o chanfaina, que suele ser una especie de pisto con tomate, pimiento y cebolla, pero que en Salamanca da nombre a un “arroz pobre” hecho con callos, menudillos y sangre (que, por cierto, podría también figurar dignamente en la lista).

  28. No desprecio nada, ya se sabe que del cerdo se aprovecha todo menos la m….. No cambiaría ninguno de estos platos, excepto para variar, por el cocido que hace muuuuuuchos años preparaba en casa mi madre. Con judías blancas, el caldo casi se podía cortar. ¿Pueden verse los señoritos actuales comiendo eso en el mes de Julio dándole duro a la corbella? Y unas rebanadas de pan remojadas en el caldo escurrido en la fuente…. era la gloria. Pues imagínense ustedes ahora, sin tener que doblar el lomo ni pasar calor como sentaría…… El truco consistía en que las carnes del cerdo estaban en salazón, Con carne fresca sin más, no hay color.

  29. Todos estos maravillosos platos son sanísimos y no atascan para nada las arterias ni engordan lo más mínimo, siempre que se consuman con moderación, se guarde la cuaresma y se acompañen de un buen vino. Perdón por lo de “buen vino” ya se que es una repetición, pero a veces me pierde la insistencia.

  30. Como astur-gallego, tengo serias dificultades para elegir entre la fabada y el pote de entroido…si ya incluimos como postre una ración norteña de arroz con leche, del que se prepara durante horas en el caso A o unas filloas , fritas en manteca de cerdo y rellenas a gusto del consumidor, podemos ajusticiar a un recien llegado..

  31. O comerse unos callos a la gallega, donde la grasa impide que la cuchara se hunda, a mediados de Agosto, con 30 grados y como el segundo de tres platos – el primero marisco, como debe ser…-, postre, chupitos y café..

  32. Imperdonable olvido: ¡El plato alpujarreño de Granada!

  33. Incluyase el “sarteneko” del restaurante Almiketxu de Bermeo. Tocino, lomo, chorizo, morcilla, huevos fritos y talo de maíz.
    Siesta indispensable.

  34. Cochifrito no viene de “cochinillo frito” como se ha insinuado, sino de “cuchifrito” que es “cocido y frito”, y si bien es cierto que a menudo se prepara a base de cochinillo, es en realidad un guiso desarrollado para la carne de cabrito y también de cordero grande.

  35. Nótese la clase que en general, nos distingue a los catalanes que a pesar de ser Catalunya puntera en estos menesteres y uno de los paises donde mejor se cocina y come en el mundo, no queremos presumir de lo que tanto abunda por aquí. De nada.

    • Ya ha aparecido el plato nacional catalán: homenet farçit de vent. Indigesto, alimentado con entrepans y que acompaña la nada con salsas. Y lo malo es que parece cuando nadie lo espera, como el ajo.Pues aquí hago la propuesta saludable de todo catalán de socarrell: empecemos con unos calçots bañados en la salsa más indigesta que han parido los mediterraneos y acompañemoslos con la tradicional parrilla de costella, butifarra blanca y negra , butifarra de çeba,y panceta fresca, para acabar con una coca cualquiera . 100% internacional y saludable.
      A los digestivos no suele invitar la casa…

  36. Quite los callos a la madrileña y póngalos a la gallega: los garbanzos alivian la pesadez y dan un toque de sabor a las tripas.

    De todos los platos mostrados, el más recio es el botillo, o butelo como lo llaman en Galicia. La carne suele quedar algo seca, con bastante pimentón, y necesitas litros de vino para pasarlo por el esófago.

    • Que pocos botillos habrás comido tú para decir esto, o mejor dicho..¡Dónde! Un botillo bien cocido, con sus dos horas hirviendo, con su patatas cocidas y el repollo tierno, tierno es imposible que se te atragante en el esófago. Eso quizá con un asado, pero con carne cocida que se desmenuza por si sola en el paladar…Complicado. Y el Botillo, es Botillo. En Galicia que lo llamen como quieran, pero siendo berciano y llamándose Botillo como le designen más allá de Piedrafita en este artículo nos la trae al pairo.

      • muy bien dicho , Botillo seco???? sera desgracio el galleguista este de las pelotas ,

        • Hombre, en parte del Bierzo la lengua vernácula es gallega y el butelo/botillo sigue siendo de lo más típico de la zona, igual que en las zonas situadas más al noreste, ya hacia Laciana, donde se le llama, o llamaba, butiello (pronunciado algo parecido a “butietsu”).

          • Botelo y butiellu/butietsu son las denominaciones tradicionales de este plato (las lenguas originales del Bierzo son el gallego y el astur-leonés, el castellano no empezó a desplazarlas en las aldeas hasta principios del SXX). Lo de llamarlo botillo viene de la típica falsa corrección de los que querían ir de más finos que nadie en “la villa” de turno y que se esforzaban en adaptar al castellano todo lo que venía de las aldeas. A menudo estas denominaciones artificiales se acaban imponiendo y algunos incluso acaban defendiéndolas como las auténticas. Cosas de la ignorancia ibérica que nos caracteriza. El butiellu o botelo se consume no solo en el Bierzo, es típico igualmente del oriente gallego y del occidente asturiano, así como de Laciana, como bien decían antes.

  37. Faltan aquí unas buenas Gachas con Chorizo y Panceta… Arriba La Mancha!!

  38. TODOS. Y se os han olvidao los torreznos, voto a Dios

  39. El cocido con tagarninas de la Sierra de Cádiz. Un delicioso desconocido.

    • La sierra de Cádiz no existe, es la parte occidental de la Serranía de Ronda partida en dos por límites provinciales. Y el potaje de tagarninas es una maravilla, efectivamente.

  40. Menuda receta curiosa del Cocido Lebaniego, tengo a mi señora madre haciéndose cruces.

    El lebaniego (que viene de Liébana, Valle o Comarca de Cantabria, no localidad) como los demás cocidos al uso, tiene una sopa de fideos, unos garbanzos con berza (repollo) y luego el compaño (compango o denominzaciones similares son asturianas). Los más puretas sirven (servimos) el compaño de carnes a parte, y suele incluir rellenos (pelotas de miga de pan con huevo, perejil, etc que se cuecen con todo el cocido), abundante chorizo, costilla, jamón, carne fresca (de chon), tocino, algo de oreja.

    Nunca lo he visto con zancarrón ni patatas, y hay agrias polémicas sobre si incluye morcilla o no: el puretismo nos dice que no, pues en Liébana no se elabora morcilla, sino borono, similar pero con más pan y menos arroz y sin tripa.

    Es costumbre terminar con un plato de queso picón (Bejes-Tresviso).

    No deja de ser un buen cebatil

  41. Si dices en Segovia que el cochifrito es carne de cordero (como dice el artículo), te internan en un siquiátrico. Cochifrito viene de cochinillo+frito=cochifrito. El cochinillo es cerdo lechón de unos meses, determinado según denominación de origen. El cochifrito es un manjar.

    Y por cierto, no todas las grasa son malas, incluso las saturadas no son malas. Si que hay que tener cuidado con las grasas trans, o las parcialmente hidrogenadas que se utilizan en las margarinas (no en la mantequilla) y en bollería industrial (ejemplo: donuts).

  42. Los comentarios de este escrito me la pelan

  43. Es más fácil encontrar un cachopo “malo” que una fabada, un poté asturiano o pote de berzas, o unos tortos asturianos de maiz, eso es verdad. (Inciso: los tortos se pueden hacer con picadillo, morcilla, huevo, cabrales…con todo lo que os imagineis). De todos modos, lo normal es que la calidad sea buena -hay restaurantes extremadamente recónditos que sorprenden gratamente por ello-.
    Curiosamente, es bastante habitual tomar fabada o pote de primero y cachopo de segundo en los menús de fin de semana asturianos. Os aconsejo probarlo tras hacer senderismo, entra de lujo!
    Y el cachopo más habitual sí que está relleno de jamón y queso de algún tipo, pero no es dificil encontrarlos con cecina, champiñones, setas, pimientos, chosco, foie…
    Pues eso, que os animo a venir a Asturias “a fartar” ;).
    PD: no os asusteis, también tenemos muy buenos pescados y nouvelle cuisine -esta última en Oviedo y alrededores sobre todo-, que no se diga!!!

    • Recuerdo con cariño una vez cerca de Llanes que dos colegas y yo nos metimos de primero una fabada y de segundo los cuatro cuartos de un cabrito asado. El posadero se hacía cruces.

  44. Se olvidaron de la Fabada…

  45. Pingback: ¿Qué plato regional merece arriesgarse a un infarto?

  46. Yo hubiese añadido unas migas de pastor, la cual tiene muchas variedades, esta es la que se estila por mi tierra extremeña:

    Migas de pan con ajo y uvas guisadas con agua y aceite, pimientos, chorizo, morcilla, torreznos, costilla, huevos, chuletas de aguja de cordero y si es temporada unos champiñones silvestres fritos.
    Una vez acabada la guarnición y lo que puedas engullir de migas, de postre a las sobras de migas se les añade leche y si eres capaz luego te levantas y explotas.

    • ¡Quiá, hombre! No hace falta explotar. Tú te tiras cuatro peos de esos que rompen hasta el pantalón y te quedas como dios y aluego ya puedes arrear las ovejas o las cabras pa donde sea. Yo lo hago en el metro en hora punta y voy más ancho que pa qué. ¡Adiós majos!

      • Querrás decir, en este caso concreto, las “kavras”, ¿verdad, Pepe?
        Oye y lo del metro… ¿cómo consigues salir indemne? ¡Porque yo lo hice una vez y casi me linchan!

  47. No se puede hablar de cocido sin mencionar su secuela más cañera: la ropa vieja. La ropa vieja (al menos en una de sus versiones) es una receta de aprovechamiento en la que básicamente se cogen las sobras del cocido y se fríen con cebolla y pimentón, aunque yo prefiero los ajetes tiernos. O sea, cocido frito, insuperable.

  48. Y a todos esos sabiondos que promulgan una muerte adelantada a aquellos que se alimentan con estos platos, decirles que en El Bierzo, donde se come Botillo cada semana en los meses de frío, tiene una de las esperanzas de vida más altas de Europa. Mi abuela con sus 89 años ahí sigue, mientras el Gobierno le deje seguir con su matanza libre de impuestos y precios de “supermarcado”, comiéndose un buen botillo y pasando el invierno con alegría.

    • ahi le has dao ……compatriota , viva el Bierzo , el botillo y sus vinos ………

    • Cierto, cierto, será por vejetes sanos y felices con la panza llena de botillo. Eso sí, también se toma mucho caldo de berza, y eso ayuda.

    • Pero lo que tú no sabes es que tu abuela os tiene a todos engañaos! ¡Que tiene 64 años y dice que tiene 89 pa que no la humilléis con comentarios de mal gusto como: “¿P-pero qué has hecho pa estar así, yaya?” ¡Comer botillo todas las semanas, no te amuela!

  49. Yo echo de menos un desayuno de mollete ecijano con manteca colorá

  50. Todos. Y falta la fabada chicuelos.

  51. Muero por el botillo !!!! Cada dia me gusta más, con sus cachelos, repollo ,pimientos asados y un buen Bierzo,,,,sin comentarios!!

  52. Y por cierto, dado un comentario anterior, como plato favorito botillo por supuesto, tengo 95 d colesterol y peso 52kg y mi padre 82 años y muchos botillos a sus espaldas, no toma ni una sola pastilla, sera q no es tan malo como dicen

    • Sí, tu padre tiene 82 años, pero… ¿a que aparenta 107? Y lo de que no toma ni una sola pastilla, ¡será porque se le olvidan o porque es mu rebelde! Lo que no entiendo es como tú tienes 95 años, 13 más que tu padre y 52 de colesterol es estar bajísima, bajísima…

  53. Pingback: ¿Qué postre regional nos deja los ojos en blanco? - Jot Down Cultural Magazine

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies