Las claves de El Padrino

Publicado por
Joe Valachi, primer mafioso en desvelar los secretos de la Cosa Nostra. Sin su testimonio, quizá hoy no tendríamos las películas de la saga El Padrino.

Durante décadas, en la imaginación del público, la expresión “crimen organizado” fue sinónimo de Al Capone, ametralladoras Thompson y caóticos tiroteos en las calles de Chicago. Cuando el mítico Capone —que tuvo íntima relación con la Mafia pero que nunca perteneció a ella, ni siguió sus reglas y costumbres— fue encarcelado, el ciudadano de a pie dejó de escuchar noticias sobre grandes organizaciones delictivas y la gente sabía bien poco de los auténticos reyes del crimen norteamericano: individuos como Lucky Luciano, Carlo Gambino o Sam Giancana que habían llegado a acumular un inmenso poder, hasta el punto de influir en las altas esferas, incluyendo el FBI, la CIA y la propia Casa Blanca. La existencia de la Cosa Nostra y su extraña naturaleza ritual, inspirada por viejas costumbres del caciquismo rural siciliano, eran un secreto bien guardado. Por eso, en 1963, causó una considerable conmoción el testimonio de un mafioso de poca monta (Joe Valachi) quien ejercía de chofer en la “familia” Genovese y que fue el primer miembro de la Mafia en describir públicamente sus estructuras y ceremonias de iniciación.

Vito Corleone
Aunque muchos espectadores pensaron que Vito Corleone era demasiado "peliculero" como para resultar realista, lo cierto es que estaba directamente basado en mafiosos auténticos.

De repente, toda una realidad oculta de la sociedad norteamericana quedaba al descubierto cautivando la fantasía de una sorprendida audiencia. El escritor Mario Puzo terminó de rentabilizar el asunto ilustrando el mundo mafioso en su novela The Godfather. El libro, que narraba sucesos con una considerable base real —aunque cambiaba los nombres de algunos personajes y creaba otros nuevos sintetizando características de varias personas reales— se convirtió en un gran éxito y también en la obra literaria más apetecida por el Hollywood de entonces. Incluso el director italiano Sergio Leone soñó con adaptar el libro, pero la historia cayó finalmente en manos de un relativamente poco conocido Francis Ford Coppola.

La extraordinaria calidad artística y el resonante éxito de las películas El Padrino y El Padrino II establecieron una nueva corriente cinematográfica a la hora de retratar el crimen organizado. Vito Corleone sustituyó a Al Capone como estereotipo del capo italoamericano gracias a la poderosa interpretación de Marlon Brando, y una Mafia sinuosa, secretista y de férrea disciplina se convirtió en objeto de las fantasías morbosas de los espectadores. Aunque las dos partes de El Padrino (la tercera, francamente, no la tendremos en cuenta) mostraban una imagen excesivamente estilizada y romántica de la Cosa Nostra y sus miembros, lo cierto es que muchos de los personajes y situaciones que aparecían en pantalla eran reflejo más o menos evidente de personajes y situaciones reales. Semejanzas que en algunos casos fueron rápidamente captadas por los espectadores pero que en otros pasaron más desapercibidas. De hecho cuesta encontrar algo en aquellas películas que no tenga un referente directo o indirecto en la historia real de la mafia norteamericana de los años 30, 40, 50 y 60. Hagamos pues un repaso a todas esas referencias, comenzando por las más conocidas y fácilmente identificables hasta llegar a las más complejas y retorcidas, como las que sirvieron para construir a los dos protagonistas de El Padrino, Vito y Michael Corleone.

Estas son las claves de El Padrino y El Padrino II:

Johnny Fontane: fue la referencia más obvia de la saga. Todo el mundo identificó inmediatamente a Frank Sinatra con aquel cantante de emociones inestables que recurría constantemente a la Mafia para solucionar sus problemas. De hecho, Fontane era —junto a Michael Corleone— uno de los protagonistas absolutos del libro original, pero en las películas su papel fue acertadamente reducido a una aparición anecdótica.

Frank Sinatra y Carlo Gambino
Sinatra junto a algunos amigos: el tercero —el viejecito que no lleva gafas— es nada menos que Carlo Gambino, el hombre que inspiró el personaje de Don Vito Corleone.

Eso no impidió que Sinatra se mostrase ofendido por el retrato que se hacía de él como de un perrito faldero de los mafiosos (relato certero, por otra parte). Aunque la famosa secuencia de la cabeza de caballo metida en la cama de un productor para conseguirle un papel a Fontane era ficticia, sí tenía fundamento real la historia que Michael Corleone cuenta en el film acerca de cómo Johnny Fontane es liberado por Luca Brasi —a punta de pistola— del contrato que le impide avanzar en su carrera.  Frank Sinatra recurrió a la Mafia para romper su contrato con el director Tommy Dorsey, a quien se le hizo “una oferta que no pudo rechazar”: darle el finiquito laboral a Sinatra o ver sus propios sesos esparcidos por la mesa de su despacho. Como hemos dicho, el film enfureció a Frank Sinatra, pero si el cantante pensó una vez más en recurrir a sus amigos mafiosos para vengarse de Coppola y Mario Puzo, tenía una idea equivocada de su relación con la Cosa Nostra: en aquellos tiempos, el capo Sam Giancana estuvo acariciando seriamente la idea de asesinar a Sinatra —a quien consideraba demasiado inestable y poco fiable— para que no contase lo que sabía.

Luca Brasi y Albert Anastasia
Luca Brasi y Albert Anastasia

Luca Brasi: El temible —aunque no muy inteligente— sicario de confianza de Vito Corleone es la versión cinematográfica de Albert Anastasia, uno de los más célebres asesinos en la era “clásica” de la Mafia. De físico similar al de Luca Brasi de la pantalla, Anastasia fue el líder de Murder Inc (“Asesinato S.A.”), el escuadrón de asesinos que trabajaba para el todopoderoso Lucky Luciano y que se encargaba de eliminar a los adversarios del jefe mafioso. De hecho incluso la prensa solía referirse a Anastasia como Su Alteza el Ejecutor. Al contrario que Luca Brasi en el film, Anastasia consiguió llegar a lo más alto y reinó durante un tiempo en la poderosa familia Gambino, pero también murió asesinado. Anastasia no fue demasiado astuto manejando las intrigas internas y Su Alteza el Ejecutor fue ejecutado a tiros mientras se sentaba en el sillón de una barbería con una toalla húmeda cubriéndole el rostro.

Hyman Roth: el apacible mafioso judío que hace tratos con Michael Corleone y que fue interpretado por Lee Strasberg (legendario profesor del Actor’s Studio) es la representación de Meyer Lansky, amigo personal y socio de Lucky Luciano, y que fue célebre por convertirse en el primer contable oficial de la Mafia norteamericana, el hombre que puso en orden la economía mafiosa, que descubrió el enorme poder de la organización y que tenía fama de ser el cerebro más brillante del crimen. La frase con la que Hyman Roth anuncia a Vito Corleone la magnitud económica de la Cosa Nostra («Somos más grandes que U.S. Steel») es la frase que, en la realidad, empleó Meyer Lansky para comunicarle ese mismo mensaje a Lucky Luciano.

Hyman Roth y Meyer Lansky
Hyman Roth y Meyer Lansky

Al igual que Roth, Lansky intentó usar su condición de judío para refugiarse en Israel y evitar el acoso policial pero las autoridades israelíes le negaron el visado, tal y como se ve en la película. Curiosamente, aunque el personaje de Hyman Roth difería bastante de su verdadera personalidad, al auténtico Meyer Lansky le gustó el trabajo de Lee Strasberg y así se lo hizo saber —para asombro del actor— en una ocasión en que se encontraron casualmente. De todos modos, la citada secuencia de la conversación entre Roth y Michael Corleone, en la que el viejo mafioso judío recibe a Michael sin camiseta y sentado de forma indolente viendo el béisbol, curiosamente no está inspirada por Meyer Lansky sino por la visita que Coppola hizo a un productor de cine que le recibió de tal guisa en su casa.

Moe Green: escudero de Hyman Roth, de carácter irascible y encargado de dirigir los casinos mafiosos de la familia Corleone, es evidentemente el retrato de Benjamin “Bugsy” Siegel, el hombre que inventó Las Vegas. Ambos personajes son temperamentales y están obsesionados con el buen vestir, ambos pertenecen a la mafia judía y ambos tienen un excesivo afán de independencia. La ambición de Siegel y su carácter impulsivo le llevaron a fundar un imperio del juego, pero también a perder el control de sus gastos en la construcción del suntuoso casino Flamingo, endeudándose hasta límites intolerables con los mismos jefes mafiosos que le habían respetado hasta entonces. En la película, Moe Green es asesinado de un disparo en un ojo mientras recibe un masaje, y en la realidad Bugsy Siegel fue asesinado de un disparo en un ojo mientras leía tranquilamente el periódico en el sofá de su casa.

La cumbre de La Habana: Michael Corleone, Hyman Roth y otros jefes mafiosos se reúnen en la terraza de un hotel para repartirse los negocios en Cuba (cortando una tarta con la misma forma de la isla). Una reunión similar tuvo lugar en el hotel Continental de la capital cubana, donde los principales capos de su tiempo —Meyer Lansky entre ellos— acordaron cómo llevar sus negocios caribeños. A diferencia de lo que ocurre en la pantalla, nadie conspiró para eliminar a Lansky, pero sí se decidió que era necesario terminar con la vida de su protegido Bugsy Siegel, que llevaba gastados seis millones de dólares (de la época) en un casino que debería haber costado menos de tres.

La secuencia del bautizo: una de las escenas más famosas de la saga El Padrino, en la que Michel Corleone bautiza a su sobrino mientras sus matones lanzan una repentina campaña de asesinatos para borrar del mapa, en un solo día, a sus adversarios. Esta matanza está basada en la “Noche de las Vísperas Sicilianas”, cuando Lucky Luciano barrió a sus enemigos de manera semejante, en un solo día y en diversas partes del país.

El asesinato de Solozzo en el restaurante: otra secuencia universalmente célebre —homenajeada a menudo, incluso en Los Soprano— con la que, por cierto, Al Pacino se ganó el respeto de quienes trabajaban en la película, que hasta entonces le habían considerado inadecuado para el papel de Michael Corleone. El personaje de Pacino está cenando con un mafioso rival —Solozzo— y con el jefe de policía —McCluskey— y de repente pide cortésmente permiso para ir al servicio. Una vez allí, saca una pistola escondida en una cisterna del lavabo, sale y dispara a los otros dos comensales. Esta secuencia está inspirada por uno de los episodios más famosos en la biografía de Lucky Luciano, quien —antes de convertirse en un “Padrino”— cenaba en un restaurante similar con su jefe, Joe Masseria, quien por entonces controlaba el crimen italiano en Nueva York. Lucky Luciano, como Al Pacino en la película, también pidió permiso para ir al servicio, aunque no sacó ningún arma y se limitó a escabullirse por la puerta trasera. Mientras, varios de sus compinches —Bugsy Siegel, Vito Genovese y Albert Anastasia— entraban en el restaurante y cosían a balazos a Masseria.

Don Fanucci: el matón de traje blanco que chantajea y aterroriza a los inmigrantes italianos del barrio donde crece Vito Corleone, es la representación no de un único personaje sino de una organización: la “Mano Negra”. Estas eran unas bandas criminales que, a finales del siglo XIX y principios del XX, se dedicaban a extorsionar a sus compatriotas en los barrios italianos de las ciudades norteamericanas, especialmente Nueva York. Incluso intentaron chantajear a toda una estrella mediática, el tenor Enrico Caruso, por actuar en “su territorio”. Los métodos de la Mano Negra eran brutales y además de las palizas constantes y asesinatos eran frecuentes las violaciones e incluso el secuestro de niños para chantajear a sus familias (incluso algún pequeño rehén fue descuartizado y devuelto a la familia en una cesta). Cuando los miembros de la Mafia —que normalmente llegaban a Estados Unidos huyendo de la justicia italiana— empezaron a establecerse en Nueva York, comenzaron a ponerse de acuerdo para asesinar los líderes de la Mano Negra y someter a los miembros de aquellas bandas. Los recién llegados miembros de la Mafia eran más disciplinados que la chusma incontrolada de la Mano Negra, se adaptaban mejor al nuevo país —los más jóvenes de entre ellos incluso aprendían a hablar inglés, algo poco común entre población italoamericana de entonces— y además su intervención fue bienvenida por los inmigrantes italianos quienes, teniendo que elegir entre lo malo y lo peor, decidieron que la dictadura de la Mafia resultaba más soportable que la brutalidad arbitraria de la Mano Negra. La Mafia solía tener sus códigos, mientras que la Mano Negra no había tenido códigos ni límites y había hecho negocio incluso con la prostitución infantil, de manera abierta y sin disimulos. En la película, Vito Corleone asesina a Don Fanucci para controlar el crimen en el barrio pero también establece un régimen paternalista sobre sus compatriotas inmigrantes, para quienes Vito Corleone es un “santo varón” al lado de Don Fanucci. Ello cual ilustra cómo se produjo la toma de control de la Mafia sobre otras bandas criminales italianas en América.

Vito Corleone
Vito Corleone, su equivalente real Carlo Gambino (arriba a la derecha) y Sam Giancana, que probablemente inspiró parte de la caracterización de Brando.

Vito Corleone: con este personaje, Marlon Brando definió una nueva imagen universal del jefe criminal. Aunque mucha gente consideró —y aun hoy considera— que Don Vito resulta demasiado estereotípico y cinematográfico como para tener alguna base real, lo cierto es que sí está inspirado en un personaje concreto: el capo Carlo Gambino, que había reinado en los tiempos inmediatamente previos a la novela de Puzo y los films de Coppola. Al igual que Vito Corleone, el temido Don Carlo era un hombre de aspecto modesto e inofensivo, que nunca levantaba la voz y detestaba que nadie gritase en su presencia. Era un hombre de familia chapado a la antigua: no era mujeriego ni se le conocían grandes vicios y vestía de forma discreta. Vivía en una mansión de Long Island muy parecida a la casa de Vito Corleone. Bajo su conducta tranquila y su forma de hablar pausadamente y en voz baja, Carlo Gambino era realmente un individuo frío y calculador, capaz de reservarse una venganza durante años hasta encontrar el momento oportuno. Ambos personajes vivieron plácidamente sin entrar nunca en prisión y ambos murieron de un ataque al corazón a una edad avanzada.

De todos modos, y aunque Carlo Gambino es el molde para haber creado la personalidad y conducta de Vito Corleone, la caracterización de Brando incluye algunos elementos inspirados en otros mafiosos reales. El actor se basó en el mafioso Frank Costello —amigo íntimo de Lucky Luciano— para darle a su personaje aquella mítica voz quebrada. Y la expresión facial típica de Vito Corleone —cejas arqueadas y cara de resignación— está evidentemente basada en varias fotografías tardías del supercapo Sam Giancana.

Michael Corleone y Lucky Luciano
Aunque Michael Corleone y Lucky Luciano tienen personalidades muy distintas, buena parte de la biografía mafiosa de Michael —así como sus métodos para dirigir la Mafia— se fundamentan en sucesos reales protagonizados por Luciano

Michael Corleone: el personaje protagonista de la saga está a medio camino entre la realidad y la ficción. Su personalidad ni está basada —ni se parece— a la de ningún jefe mafioso concreto y de hecho se puede considerar que Michael Corleone es un personaje de ficción en toda regla. Sin embargo, el papel que Michael representa en la Mafia de la película y varios de los sucesos que protagoniza hacen referencia directa a la biografía de Lucky Luciano. Al igual que Michael Corleone, Luciano fue el responsable de “profesionalizar” la Mafia, invirtiendo en empresas y apoderándose de negocios legales gracias a sobornos, chantajes o amenazas. Comprendió la importancia de dejar atrás ciertos tabúes de la Mafia siciliana, modernizando sus métodos y tratando de minimizar el uso de la violencia, ejerciéndola de manera puntual y lo más discreta posible. Pero el parecido entre ambos termina ahí: Luciano era muy inteligente pero no tenía estudios —había sido un delincuente callejero desde su niñez— ni tampoco era tan ascético como Michael Corleone. De hecho, a Luciano le gustaba estar rodeado de mujeres y solía retozar con prostitutas a diario. El único detalle similar en sus vidas sentimentales es el hecho de haberse enamorado de una italiana durante sus respectivos exilios: en el film, Michael Corleone se enamora de una siciliana —aunque es asesinada al poco tiempo— y lo mismo le pasó a Lucky Luciano con la mujer que convivió con él hasta que el mafioso murió de un infarto en un aeropuerto.

Nos han quedado en el tintero muchas otras referencias, la mayor parte de ellas menores, que darían pie a todo un libro dedicado al asunto (y más aún si se incluyese la tercera parte de la trilogía cinematográfica) pero creemos que con todas las citadas ya hay más que suficiente como para empezar a ver las dos películas clásicas con otros ojos.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
This is a secure SSL encrypted payment.
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

72 comentarios

  1. “la tercera, francamente, no la tendremos en cuenta”

    Como si El padrino III fuera una mala película…

    • Comparada con las otras dos, lo es. Y mucho. Como película independiente de las otras soy incapaz de verla…

      • Dickinson

        El padrino III es un peliculón se mire por donde se mire. De hecho, su hablamos del histrionismo de las actuaciones, lo mismo podríamos decir de J.Cann y de T.Shire en las dos primeras. Tienen sangre italiana, ergo, son histriónicos por naturaleza

      • Dickinson

        Solo la secuencia donde Anthony coge la guitarra y canta el tema siciliano justifica el resto de la película que por otra parte respeta escrupulosamente el ritmo de sus predecesoras, y donde vemos una sucesión natural de los personajes.

    • El Padrino III no es una película menor,no hay que olvidarse que se mete con el mismísimo Vaticano, y la muerte no natural del papa Juan Pablo,creo que es la más jugada porque muestra el asesinato.

  2. Oswald

    Igual es que no va visto El Padrino III.

  3. Gándalf

    Cuántas evidencias para ser un artículo sobre la Mafia.

    :D

  4. Hola, Toni.

    Nadie dice que El Padrino III sea una mala película, aunque tampoco es un gran film y obviamente está bastante lejos del nivel de las dos primeras partes (por no hablar de algunos elementos olvidables: Andy García y Sofía Coppola, por ejemplo). Pero no se trata únicamente de su calidad artística. Considero (y esta, claro, es sólo mi opinión) que la tercera parte es un complemento interesante pero que añade poco o nada al núcleo argumental de la saga —la transformación y perdición espiritual de Michael Corleone— que tal y como lo veo se cierra perfectamente con el final de la segunda parte. De todos modos, sí es cierto que en la tercera parte también hay muchas referencias a la mafia real que darían para otro artículo, pero preferí centrarme en la mafía tradicional de la saga clásica.

    Un saludo.

  5. Jerjes

    Hola a todos:

    Creo que la 3ª parte de El Padrino estaría mejor valorada si Coppola no hubiera hecho antes las otras dos. Hasta Andy García, que me parece un pésimo actor, está bien. Eso induce a pensar que un buen director y un buen guión corrigen muchas taras de talento.

    Pero creo que a Al Pacino le sale el histrionismo del que tanto hace gala en películas como Heat. Como en la escena de la escalinata en que matan a su hija. Le quiso dar un aire shakespereano, o algo así.

    Sofia Coppola está fatal y encima me cae mal desde que todo el mundo se empeña en alabar su cine. Las Vírgenes Suicidas es La Casa de Bernarda Alba. Y de la bobada de María Antonieta mejor me olvido.

    Un saludo.

    • Guillermo

      ¡¡Mi pobre Sofia!! Winona Ryder se dio mus en el último momento y fue la solución de compromiso. Les salió fatal, pero estaban en Italia y era lo opción más rápida. Además Coppola ya había hecho de su película una cosa “familiar”: su madre, padre y hermano trabajaron en ella en puestos relevantes.

      Por cierto, Sofia aparece en la primera haciendo del niño bautizado, el sobrino de Michael.

      Y en la versión española la salva bastante el doblaje, en inglés es mucho peor :-S

      Pero adoro sus películas!! :-)

  6. Niaro niaro

    A mí la tercera también me aburrió. Creo que gran parte del interés que la gente le dió está en que se mencionaban vínculos entre la mafia y la iglesia. Pero eso o se presenta en un documental o reportaje con datos contrastados o si no no vale nada.

    Pero las dos primeras dos obras maestras, no hay duda.

  7. Pingback: Las claves de El Padrino: los personajes y situaciones que la inspiraron

  8. david

    hola!!!
    no se si alguien me puede explicar quien era el guardaespalda de michael en cuba.
    gracias!!!

    • Creo que ese personaje es Albert Neri, un ex-policía que ocupa el lugar de Luca Brasi como matón oficial de los Corleone y que acabará llegando a ser caporegime (en el libro, porque en la película ya vemos cómo acaba…)

    • Era Albert Neri. En los libros de el padrino, le dan muchísima importancia a este personaje.Fue quien mató a Barzinni y sustituyó a Paulie Gatto como chófer. (Muy recomendable los dos libros posteriores El Padrino II El regreso, sobre todo) que si bien no está escrito por Puzo, el que lo escribió utilizó varios escritos suyos, Mark Winegardner y te cuenta los hechos de la segunda parte del padrino que no te cuentan ni en el primer libro ni en la película.

      • Otto el trapecista

        Al Neri no es el guardaespaldas de Michael en Cuba. Al menos en la película.

      • Joaquin

        Albert neri no Fué quien reemplazo a Paulie Gatto, fué rocco lampone quien lo hizo si hubieses leido un poco lo sabrías

      • Guillermo

        Buenas,

        Siento disentir contigo.

        El primer libro de Mario Puzo es una obra de arte, pero las dos partes que escribió Mark Winegardner y que leí con toda ilusión, me defraudaron mucho, llegando a enfadarme.

        Evidentemente mis expectativas estaban muy altas, habiendo visto la película con anterioridad;)

  9. Jordi23f

    La tercera parte esta muy por debajo de las otras dos, de hecho es la unica que no tiene nada que ver con el libro de Mario Puzo (Ni las 2 secuelas de Mark Winegardne, no llegan al nivel de la de Mario Puzo però sigue bien la saga).

    Si te gustan las histrorias de la Mafia Siciliana, muy recomendable el libro de Puzo “El padrino”, así como “El último don” y “Omerta”, “El siciliano” sin ser un mal libro flojea un poco.

  10. Para un repaso histórico de la Mafia italoamericana os recomiendo “Murder Inc.” de Burton Turkus.

  11. Cinquetto

    ‘El Padrino III’ es una película rota por sus actores: demasiada inercia e indolencia. No la considero parte de ninguna trilogía de igual modo que no considero ‘El color del dinero’ una continuación. Son catástrofes que no he tenido el valor de acabar de ver.

    Tuvo que morirse el bueno de Puzo para que no se hiciera esa rumoreada cuarta parte con Leonardo Di Caprio.

    “Incluso el director italiano Sergio Leone soñó con adaptar el libro, pero la historia cayó finalmente en manos de un relativamente poco conocido Francis Ford Coppola.”

    Leone hubiera rodado ‘El Padrino’ de no haber tenido en sus manos ‘Érase una vez en América’. A mi gusto, dos obras maestras como la copa de un pino. Todos salimos ganando.

    Saludos

  12. Varias cosas.
    Una aclaración: Mario Puzo escribió primero “El padrino”, y a esta novela, le siguió “El siciliano”. Estoy, en lo cierto.

    Una petición al autor, si es posible, claro. Podría regalarnos con un relato que ahonde un poco más en las relaciones de la mafia con el FBI, CIA, Casa Blanca. Entiendo, que es complicado, pero retratar estas posibles conexiones e historias tiene un indudable gran interés.

    Y, una reflexión: ¿Por qué nos fascinan y atraen tanto este mundo mafioso, aún siendo conscientes de la repulsa de su conducta? Cuando vemos una buena película sobre este tema o visionamos “Los sopranos”, el interés y atracción sobre cómo se desenvuelven en la vida y afrontan los problemas.

    Gracias al autor.

    • Me parece interesantísimo el ejercicio que propones. De echo ya lo he pensado más de una vez. Yo creo que es esa sensación que transmiten los protagonistas de seguridad, de superioridad, de ser intocables, respetados , admirados, amados y temidos.
      Pero veo en ello el problema de una generación. En esa “malinterpretación” de las “moralejas”.
      El españolito medio tras ver este tipo de cine, se queda con el dinero, los cochazos, las mansiones, las mujeres, la agresividad, con ese “ser mejor que el resto”. Cuando como bien apuntas, la conclusión real de todo esto es “el precio del poder”. El sufrimiento, dolor, venganza, daño y terror que provoca que tu puedas mantener tu ego a flote.
      Sin embargo, los valores positivos que transmite (que los tiene), parece que nadie los quiere para sí. Ese respeto a las raíces, el esfuerzo, el trabajo duro (y en ocasiones honrado, recordemos a Vito cuando era joven), el agradecimiento, el amor a tu familia, la lealtad a los tuyos, la inteligencia, la paciencia… todo eso parece que no cuela. Una verdadera lástima. Así es nuestra (o al menos la mía) generación.

      • Nanni

        Estimado amigo,

        Eso que usted describe se llama Cultura italiana. De más está decir que va mucho más allá de mafiosos italiano o italo-americanos.

        Una relación de genero-especie.

        Si quere ahondar más en el tema le propongo que visite el sud de Italia y verá a qué me refiero.

        Saludos

    • Puntualmente,la acción y los personajes me conqusitaron,porque el origen de la Mafia fue una forma de resistencia,de autoprotección entre los campesinos explotados..Cuando nadie cuida a los más indefensos,la salida es autoorganizarse.Me parece aceratdo que desconozcan Estado y policía,lo cual le da un perfil anarco.
      Por supuesto que la primitiva mafia siciliana,cuando se traslada a USA termina metiéndose en la corrupción capitalista y coemtiendo aberraciones.Pero lo destacable es esa primear etapa,sus códigos de lealtad a la familia,la unidad como única manera de vencer al enemigo común.

  13. knklase

    Vi la película hacía mucho tiempo y hace relativamente poco decidí leer el libro y a continuación ver las películas…obviamente me quedo con el libro y la diversidad de personajes q muestra y como los presenta, en cuanto a la crítica acerca de Luca Brasi…un respeto, en el libro lo describe como a la unica persona q teme Vito. Sobran palabras.

    • El libro tiene cero interés literario. Como bestseller es entrtenido, pero hasta ahí. No se puede comparar a las películas. Es uno de los pocos ejemplos existentes en donde la película es muy superior al libro.

  14. Pingback: Las claves de El Padrino

  15. gran artículo para todos los que nos gusta el cine negro…sólo un par de cosas.
    hayman roth le dice “somos mas grandes que aceros usa” a michael corleone no a vito.
    por último, me podría decir en que momento de Los Soprano se le hace un homenaje a la escena del bar con michael y sollozzo?
    un saludo

    • Joaquin

      Lo hace en el final de la serie, (temporada 6) cuando tony está sentado en el bar esperando a su familia. se supone que el tipo de gorra interpreta a michael ya que entra al baño, y luego se supone que le dispara (la pantalla se pone en negro y se escucha el disparo)

      • Thirdman

        También se homenajea a ese suceso en el capítulo 5×12 “La prueba del sueño”, en donde Tony está hospedado en el Hotel Plaza y tiene un sueño en el que está comiendo con Carmela, Meadow, su novio y los padres de éste (Annette Bening y el antiguo contacto de Tony en la policía).

        En esa escena, Tony se siente agobiado y Artie le hace una seña para que vaya al baño, ahí rebusca en la cisterna y, en lugar de una pistola, saca el libro The Valachi Papers.

  16. Caronte

    Si no me equivoco, Emilio, el bautizo es del ahijado de Michael, no de su hijo. En la imagen se ve a Mike y a Kay con el niño en brazos pero, ¿no tendrá que ver más con que ellos son sus padrinos, y no sus padres?

    En el libro el bautizo previo que se relata al ajuste de las cuentas de La Familia es el del hijo de Connie y Carlo, nada habla de Anthony.

  17. A mí me pasa lo contrario que a todos los demás: Las que me parecen buenas películas *a pesar* de los actores son las dos primeras partes. No puedo soportar ni a Marlon Brando ni a Al Pacino. Sobreactúan y se miran el ombligo.

    En cuanto a la tercera parte, en esta web hay una interesante explicación sobre ella: http://www.cracked.com/article_19350_6-famously-terrible-movies-that-were-almost-awesome_p2.html Al parecer, la película tenía que ir sobre el enfrentamiento larvado entre el consigliero (Robert Duvall) y Michael Corleone. Desgraciadamente, a Duvall no le quisieron pagar ni una parte de lo que pagaron a Pacino, y él se negó a aparecer. Hubiera sido una pelñicula totalmente diferente, ¿verdad?

    • Es totalmente cierto que Duvall ha muerto en la tercera parte porque pidió demasiada pasta. Lo mismo le pasó a Pacino (y por eso la tercera parte iba a comenzar con su funeral), pero finalmetne rebajó su caché. Lo mismo hizo Diane Keaton.

      Pero lo que has de saber es que para la tercera parte de El Padrino se manejaron 12 historias diferentes. Y bien diferentes, además.

    • Miquel Àngel

      ¿Al PAcino sobreactua? pero si esas dos películas son de las pocas donde estaba contenido…venga hombre….

  18. Alguna que otra matización:

    En primer lugar, Mario Puzo no era, sobre todo al principio, un gran especialista en la Mafia. Esto se nota un poco en la parte primera, sobre todo en las reticencias de Vito Corleone a entrar en el negocio de la droga.

    En segundo lugar, difícilmente pudo Brando pensar en nadie para la famosa voz que usa en la peli, porque ya la usó en el casting que Coppola le hizo en su casa y a traición (para cuando se rodó El Padrino I, Brando ya no hacía castings). Brando impostó la voz porque, le dijo a Coppola, quería parecer alguien herido en el pasado en la garganta; y se puso los algodones en la boca para, según añadió, “parecer un bulldog”. Como digo, no parecen características propias de Costello. Además, para que dicha inspiración se produjese, Brando tendría que ser un auténtico especialista en mafiosos antes de pensar en hacer la peli.

    • Miquel Àngel

      Creo que el que no sabe mucho de la mafia que se intentó retratar eres tú. Sí hubo reticencias a dedicarse a la droga.

  19. La identificación con Bugsy Siegel es tenue (en la película, digo; no en tu post). Siegel fue bastante más que el constructor del Flamingo: fue el constructor de Las Vegas.

    Por otra parte, creo que se te ha olvidado otra identificación que a mí me parece casi directa: la de don Tomassino, el mafioso siciliano que se asocia con Vito Corleone, con don Ciccio Caccia, el jefe de la Mafia en los tiempos de la II guerra mundial, contra el que no pudo ni el mismo Mussolini.

    Asimismo, sobre lo de don Fanucci, no es que haya una identificación; es que el amigo de Vito Corleone, Genco Abbandando, que luego será su consigliere, cuando le lleva a ver a su amada la cantante y observa que don Fanucci está amenazando al padre de ésta, se echa hacia atrás y le musita a Vito: “La Mano Nera…”

    • Julio Ernesto

      Jajajajajaja. Juan de Juan, creo que debes prestar más atención a lo que lees antes de hacer comentarios inútiles…

  20. Pingback: Las claves de El Padrino | Cuéntamelo España

  21. Illuminatus

    Como recomendación literaria para aprender más sobre muchas de las personaas relacionadas con bastantes de las que habéis mencionado, está “Historia de la Mafia”, de Giuseppe Carlo Marino, Ed. Vergara. Un libro académico pero muy ameno sobre los orígenes y figuras principales desde el lado italiano.

  22. Pingback: La semana en los blogs CCLXXII | Tecnomize.net ! – Programacion , Telefonia , Informatica en General y Mucho Mas

  23. Pingback: Week-Log.426

  24. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Un gusano de dos metros, negro y tatuado

  25. Guillermo

    Muy buen post, me ha encantado. Sobre todo porque coincido contigo, se podría hacer todo un libro (por ejemplo, la escena del tiroteo a Don Vito también está inspirada en un hecho real; y la tercera película está calcada del problema de Marzinkus y la Banca Vaticana)

    Lo se porque me lo planteé en su momento cuando terminé el primero mío, “Corleone Business School: Lecciones de Estrategia con El Padrino”

    http://www.amazon.com/Corleone-Business-School-Estrategia-ebook/dp/B007L66M7Q

    Un saludo y felicidades de nuevo

  26. Pingback: El Padrino | Tranquilación

  27. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Mueve lo hilos, Padrino

  28. Hola Emilio,

    A mí Michael Corleone me parece bastante inspirado en el capo Bill Bonnano, hijo a su vez del capo Joe Bonnano. Sus primeros años de separación de los negocios de la familia, la relación ambigua con su padre, la asunción del liderazgo casi por obligación… Algo de eso veo por ahí. Felicidades por el artículo

  29. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Luis Marcelino: El libro y la película

  30. El guardaespaldas de Michael Corleone en Cuba no es aL Neri (interpretado por Richard Bright) es el actor Amerigo Tot.

  31. Pingback: La Cosa Nostra….en el Bosque Sagrado | Shemes

  32. Incognito

    Disculpad que vierta mi opinión tan crudamente. La mafia es un fenómeno antihumano despreciable y que toda sociedad sana debería perseguir y combatir con ahinco. Hacer películas que no reflejen esta realidad incluso “ensalcen” a estos criminales como una sociedad con “códigos de honor” propios o actos de “valentía” y “heroismo” etc… es una barbaridad. Por tanto concluyo que las películas del Padrino son despreciables.

    • Joaquin

      creo que estas en lo cierto en cuanto a que los mafiosos son algo despreciable (no para mí personalmente porque obtienen todo sus billones de negocios como las drogas,el juego ilegal, etc. que desgraciadamente están siendo consumidas habitualmente). Pero no por eso podés decir que las peliculas de “El Padrino´´ son despreciables, tan solo por el hecho de que hablen de la mafia -.-#

  33. Escojordi

    Muy buen artículo. Aunque Puzo no se inspirara en el, Vito Corleone tiene un aire al capo Joseph Bonanno.

  34. Duncan MacLeod

    Interesante el artículo, y les agrego una aportación: la relación entre el nombre de El padrino -Vito Corleone, siendo Corleone el nombre de su aldea natal en Sicilia- (que originalmente era Vito Andolini), en la novela indica claramente que se lo cambió al llegar a América (“uno de los pocos gestos sentimentales que tuvo en su vida” sic) con el nombre del mafioso Vito Genovese (cuyo nombre parece tomado directamente de Génova, Italia.

  35. mothman

    ignoraba muchas de estas cosas, buena recopilacion, y simbolico lo del miembro de la mano negra.

  36. Pingback: ¿Qué película ha retratado mejor Nueva York? - Jot Down Cutural Magazine

  37. Enhorabuena por los artículos de la mafia, los he leído del tirón. Por tu culpa he perdido algunos trenes y me he pasado algunas estaciones. En cuanto a películas de mafia, mis favoritas, que hay de “Érase una Vez en América” “Uno de los Nuestros” y “El Honor de los prizzi”. Los inicios de Lucky Luciano, no es claramente reflejado en Érase una Vez en América, incluso uno de los amigos es Judio.

  38. Gato rangel

    ¿y sonny ? Sonny tiene que estar basado aunque sea parcialmente en alguien ¿en quien estuvo basado ?

  39. Pingback: Psicópatas de película - Psicólogo en Madrid

  40. Sin duda alguna una lectura muy amena y recomendable. Hace tiempo que no estrenan nuevas peliculas de mafiosos. Yo me quedo con scarface

  41. Mira que he visto decenas de veces El Padrino (todas) y siempre le saco lecturas nuevas. Buen post

  42. Peliculon sin dudas, un gran aporte este artículo

  43. De las mejores películas que he podido ver, es bueno que hagan un articulo sobre ella.

  44. Una de esas películas que no te cansas de ver y que en España siempre hemos sabido valorar, creo que al menos una vez en vacaciones caerá

  45. en todos lados se cuecen habas …. buen articulo , saludos

  46. Buenísimo artículo. Gran análisis.

    Lo cita el redactor (si bien de pasada) siempre pensé que el detonante de todo fue la escena del hospital, en donde Michael cuida a su padre y le promete protegerle.

    Pero estoy de acuerdo que tiene más coherencia narrativa y más consecuencia en el desarrollo de la/s película/s, la escena del traspaso de poder.

  47. Invito a todos los alumnos de la https://academiaenfermeriamilitar.es/academia-enfermeria-militar/ a verla es una cinta en la que el reparto hace un gran trabajo.

  48. El padrino enseña muy bien.

  49. cascos bici

    Nunca me cansaré de verlas. Sobre todo la primera parte, es un peliculón

  50. Interesante pelicula y muy buena!!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies