Guillermo Ortiz: La venganza fría de Johan Cruyff

Publicado por

El 7 de noviembre de 1978, meses después de cumplir los 31 años, Johan Cruyff fue la estrella del partido homenaje que el Ajax de Amsterdam organizó para celebrar una carrera que parecía tocar a su fin y, de paso, agradecer todos los servicios prestados, incluidas las tres Copas de Europa de principios de década. Cruyff estaba por entonces semi-retirado después de cinco temporadas de altibajos en el FC Barcelona, con recuerdos imborrables como el 0-5 en el Bernabéu y detalles de niño caprichoso en forma de numerosas faltas de disciplina y enfrentamientos constantes con los distintos entrenadores. En total, su lustro como jugador emblema del Barça se había resuelto con una liga, una copa y un buen montón de fracasos europeos. Mucho ruido y pocas nueces.

Aquel encuentro tenía algo de despedida, por supuesto, de fin de ciclo. Nada que el Bayern de Munich ayudara a rebajar, pues ganó por un contundente 8-1, dejando claro que los tiempos felices en Amsterdam habían acabado y que los alemanes son malos invitados para este tipo de celebraciones emotivas.

En busca del dinero que Europa no le ofrecía, Cruyff decidió alargar su carrera unos meses en Estados Unidos, fichando por el multimillonario Los Angeles Aztecs pese a las insistentes ofertas de los dueños del New York Cosmos, equipo que había acogido a Pelé en su momento y que tenía a Franz Beckenbauer como máxima estrella. Puede que Cruyff no quisiera compartir estrellato o puede que a la familia le gustaran más los focos de Beverly Hills que los de Times Square, el caso es que Johan cogió las maletas y se plantó en Los Angeles para jugar hasta final de temporada, consiguiendo el título de mejor jugador de la liga… pero perdiendo la competición ante el Cosmos y su Kaiser.

Al año siguiente, el holandés cambió de aires y se fue a Washington para jugar con los Diplomats, un equipo completamente desconocido. Estados Unidos era por entonces lo que Qatar puede ser ahora pero a lo grande: cada franquicia buscaba el nombre mágico con el que llenar estadios y convencer a los aficionados de que una quinta gran liga era posible. Su etapa en los Diplomats pasó sin pena ni gloria, hasta el punto de que, cuando acabó la temporada americana, en marzo, Cruyff se largó al Levante durante cuatro meses. El equipo valenciano le ofrecía la posibilidad de volver a vestir de blaugrana en la liga española… y un salario de diez millones de pesetas al mes, que por entonces era una auténtica barbaridad.

Lo que llevó al presidente del Levante, entonces en Segunda División, a hacer una oferta así, lo podemos imaginar: sacudirse la imagen de club marginado en Valencia y a la vez colocar al club en el escaparate del mundo entero. Es complicado pensar que Cruyff aceptara por algo más que el dinero. Jugó diez partidos, marcó dos goles y volvió a su anodina trayectoria como jugador estrella de un equipo vulgar en Washington.

Después de meses valorando la retirada, con 34 años ya cumplidos, Cruyff decidió volver al Ajax. Pocos jugadores pueden permitirse volver al equipo que ya les ha hecho un homenaje de despedida. Michael Jordan, Magic Johnson… y Johan Cruyff. El “14” llegaba como gran capitán, referente de la afición y estrella del pasado, pero su trayectoria como jugador en activo no invitaba a ningún optimismo. Pese a todo, el Ajax ganó la liga en la temporada 1981/82 y volvería a repetir en la 1982/83, con Cruyff peleándose con todo lo que se le pusiera por delante, junta directiva incluida.

Sumido en algo parecido a una depresión o la simple angustia de ver el final cada vez más cerca, Cruyff pidió la renovación por una temporada más en la primavera de 1983, a los 36 años. El presidente del Ajax en aquel momento, Tom Harmsen, no solo no accedió sino que humilló al jugador con unas declaraciones impropias: “Cruyff no tiene nivel para la primera división holandesa”. Aquello era una exageración imperdonable, Cruyff no dominaba la liga, en parte por su habitual indolencia, pero venía de ayudar a ganar dos ligas y una Copa de Holanda y había vuelto a maravillar al mundo con el famoso “penalti indirecto”, el pase en corto a Jesper Olsen que culminaría el propio Cruyff para deleite de todos los espectadores.

La opción más sensata era retirarse, pero Cruyff no iba a retirarse humillado, eso lo tenía claro. Un hombre de sangre caliente como él no se iba a quedar en casa mientras un millonario le llamaba inútil. Recibió una interesante oferta del Paris Saint Germain para jugar junto a Janvion, Rocheteau o Luis Fernández, pero sus planes eran otros.

De Amsterdam se fue a Rotterdam y negoció su fichaje por el Feyenoord. Era algo impensable, casi más impensable que lo del Levante, porque Feyenoord y Ajax eran enemigos hasta el punto de matarse en los partidos. No podría haber nada más doloroso para el aficionado del Ajax que la marcha de su ídolo al máximo rival, algo así como si Xavi decidiera fichar por el Real Madrid para acabar su carrera. Muchos lo verían como una traición, para Cruyff era simplemente una venganza. Una fría y cruel venganza.

El Feyenoord llevaba nueve años sin ganar la liga, eclipsado por el Ajax pero también por equipos inferiores como el PSV Eindhoven o incluso el AZ Alkmaar. En sus filas contaba con un mediocampista agresivo, con facilidad para el gol, llamado Ruud Gullit y recién fichado del Go Ahead Eagles. La hinchada no sabía muy bien qué hacer, la verdad. La llegada de Cruyff a Rotterdam fue una conmoción en toda Holanda… pero especialmente en su ciudad de destino. Cuando te has pasado la vida insultando y abucheando a un tío, ¿qué demonios haces si ese tío juega para tu equipo?

Fue una temporada muy extraña. Para empezar, el Feyenoord cayó 8-2 ante el Ajax, con triplete de Marco Van Basten, lo que se vio como un palo definitivo para el orgullo de Cruyff. Inmutable, nada más acabar el partido, “El Flaco” declaró: “No importa, de todas maneras vamos a ganar la liga”. El campeonato se convirtió en una lucha entre Cruyff y los dos grandes equipos del momento: PSV y Ajax. Comandados desde el banquillo por This Librejts, los de Rotterdam encadenaron una racha de resultados positivos que les colocarían como líderes al final de la primera vuelta mientras el Ajax empezaba a desinflarse.

Cruyff jugaba desatado, como si no hubiera un mañana. El destino quiso que en octavos de final de la Copa de Holanda el rival volviera a ser el Ajax. Por entonces, la Copa se jugaba a un solo partido, sorteando el campo, y a Cruyff no le quedó más remedio que volver a Amsterdam a vengar aquel 8-2 y volver a enfrentarse a la reacción encontrada de los seguidores rojiblancos, que dudaban, como los del Feyenoord, si silbarle o aplaudirle. El partido acabó 2-2 y se tuvo que repetir, esta vez en Rotterdam. Con 1-1 en el marcador, el Feyenoord logró adelantarse en la prórroga y llevarse la eliminatoria. Su camino hasta la final tampoco fue fácil pero una vez ahí se llevó el título ante el Fortuna Sittard con un solitario gol de Peter Houtman en el minuto 72 de partido.

No sería el único título para Cruyff aquel año. Apoyado en una excelente actuación en su propio estadio, donde acabó invicto y logró 14 de 17 victorias, el Feyenoord se llevó el campeonato de manera relativamente cómoda, con cinco puntos sobre el PSV y seis sobre el humillado Ajax, coronándose campeón tras un contundente 0-5 en el campo del Willem II. El premio al mejor jugador de la competición fue para Johan Cruyff, el mismo que según Harmsen no tenía nivel ni para participar en esa liga. La guinda del pastel fue el partido de vuelta contra el Ajax en Rotterdam, una goleada por 4-1 en la que Cruyff participó con un gol y Gullit con otro.

En el total de la temporada, Cruyff y los suyos solo perderían dos partidos —el de Amsterdam y en Groningen, el único partido que se perdió Johan en toda la liga— y acabarían cerca de los 100 goles en apenas 34 jornadas. Para un equipo que venía de casi una década en blanco no estaba nada mal. El 13 de mayo de 1984, Johan Cruyff acababa su carrera como profesional con una victoria ante el PEC Zwolle, anotando uno de los goles de su equipo, el undécimo en su cuenta particular en la liga, tras aprovecharse de un mal despeje del portero, en un movimiento marca de la casa: regate arrastrando la pelota y suave resolución.

Cumplida su revancha con creces, ahora sí, “El Flaco” decidió retirarse, siete años después de su partido de despedida. “Los últimos partidos han ido muy bien y mucha gente pensó que seguiría un año más pero tengo 37 años y me es imposible jugar como quiero, al nivel que quiero. Durante demasiados partidos he estado demasiado cansado”. A los pocos meses ya estaba de vuelta como director deportivo del Ajax, y poco después sustituiría a Leo Beenhakker en el banquillo.

El Feyenoord tardó otros nueve años en ganar una liga.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

12 comentarios

  1. Uno de los grandes a pesar de que su palmarés fuera de Holanda no es de los mejores. Un superclase como pocos. Qué manera de conducir el balón y driblar. Como casi todos los genios, personalidad controvertida.

    Buen artículo. Enhorabuena.

    http://saliendodesdeelbanquillo.blogspot.com.es

  2. Puro genio, en todos los sentidos.

  3. guevofrito

    felicidades y gracias por refrescarnos la memoria sobre algun pasaje del «ocaso»(cuantos jovenes firmarian tener una carrera de los 21 a los 28 como la de johan de los 30 a 37) del profeta del gol.
    para mi siempre fue la figura mas importante de la historia del futbol sin discusion. si juntamos su carrera como jugador y como entrenador, innovando varias cosas en ambos campos, siendo un ganador y ofreciendo espectaculo sin renunciar a nada, nadie le iguala, se llame clemente 2.0(mou), maradona, pele o beckenbauer.
    la figura mas importante de la historia del futbol…hasta que llego un tal pep guardiola y le puede mirar a los ojos comparando ambas carreras.
    Mucho esta tardando esta directiva en poner una estatua de Johan y otra del Pep al lado de la de Kubala en las afueras del Camp Nou

  4. Gran artículo…y lamentable el comentario de guevofrito. Qué manera de estropear con sectarismo y faltas de ortografía un artículo tan bueno. Quitaos el maldito Barça-Madrid de la cabeza de una vez, que parece que no hay otra cosa en el mundo.

  5. guevofrito

    pido perdon a ike por meterme con el ex cule del traductor de robson que hizo felices a oporto e inter con sus champions.
    si que estan susceptibles los mouriñistas…
    guille cada dia escribe mejor de deportes. no como yo o eladio parames jeje.

  6. PEDRONR

    Solo por aportar un pequeño detalle de su perfil humano, si bien enlazado directamente con el de profesional del fútbol. En aquellos pocos meses en el Levante, según relato directo de un compañero de alineación, y luego mío en un fútbol mucho más modesto, Cruyff no saltaba al campo sin haber cobrado previamente dos millones de pesetas en metálico. Eso mientras el resto de los compañeros tenían serios problemas para el cobro de lo que les correspondía. Yo entonces no le creí….

  7. Alo font

    Trabajo con un señor que jugo un año con el en Barcelona….siempre dice lo mismo, ni Maradona, ni Pele ni Messi, quiza Di Stefano…Johan era de otra pasta
    Lastima q no se pudo ganar todo lo q hubiesen podido

  8. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Guillermo Ortiz: El último baile de Michael Laudrup

  9. Pingback: Guillermo Ortiz: El último baile de Michael Laudrup : The Magazine

  10. pablo1983

    Espectacular articulo: solo remacar un.error de.data: el.feyenoord se hizo.con. los.servicios de ruud gullit contratandolo desde el modesto Haarlem, equipp actualmente desaparecido que fue un clasico de la eredivisie en los ’80 ( incluso llego a jugar copa UEFA…

  11. Muy buen articulo; de hecho estaria bueno si pudieras hacer uno del total de su carrera, sus primeros pasos en el mundo del balompie; quisiera marcar algunos ‘peros’ ( lo cual, por supuesto, no supone una ‘mancha’ a tal excelente narracion): 1): Ruud Gullit no llego al Feyenoord desde el Go Ahead Eagles (club del que si mal no recuerdo, hasta hace poco -y puede que aun hoy-, cumplia la funcion de manager Mark Overmars, historico del Ajax y ex Barça), sino que fue adquirido a un club hoy desaparecido, el Haarlem FC, que fue revelacion durante los primeros 80s, llegando a participar de la UEFA (hoy Europa League), tras haber dado sus primeros pincelazos en el DWS Amsterdam, equipo de su ciudad natal (aunque lei por algun sitio que nacio en Surinam; de no ser asi puede que sus antepasados fuesen de dicho pais).
    2) en 1983/84, el Feyenoord gana la liga y la copa, siendo su anterior logro en Liga en la 1973/74, año que tambien obtuvo la UEFA tras vencer al Tottenham Hotspur( 2-0 en casa; 2-2 en white hart lane), por tanto fueron 10 años lo que los rojiblancos sufrieron ‘sequia’ en Liga, y no 9 como dice el articulo.
    3)Dice que el partido despedida fue en 1978, y cruyff se retiro en 1984, por tanto pasaron 6 años entre un evento y otro, y no 7, como bien dice la narracion…
    Un cordial Saludo desde Malaga.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.