El devorador de hombres de Baitadi

Publicado por

Si los periódicos españoles tuvieran algo de pulso, si les importasen de verdad sus lectores y tratasen de hipnotizarlos con historias fantásticas, si no fueran cadáveres ambulantes… habrían enviado a algún reportero a Baitadi, un distrito del oeste de Nepal, justo en la frontera con India, con apenas 235.000 habitantes repartidos en 62 poblados. El periodista en cuestión tendría una misión de altura: contar las peripecias de un leopardo que en esa región ha matado y devorado, en el último año y medio, a quince personas. La última, hace solo unos días, un niño de cuatro años cuya cabeza fue encontrada aproximadamente a un kilómetro de la casa donde desapareció.

El reportero aterrizaría en Kathmandú y viajaría en autobús hasta Baitadi. Recorrería las pequeñas poblaciones rurales siguiendo el rastro del leopardo, seguramente acompañado por un guía local que le descubriría los secretos de la naturaleza de la región. Se detendría en los lugares donde el leopardo mató y devoró a cinco mujeres y diez niños, localizaría los escondites desde donde el animal acechó a sus presas, y se estremecería al ver los restos de las carnicerías. Hablaría con las familias de las víctimas, pequeños agricultores y ganaderos que sobreviven cultivando huertos y cuidando de diminutos rebaños de vacas y cabras. Entrevistaría a Kamal Prasad Kharel, jefe de la policía local. Y se reuniría con el administrador del distrito, quien ha puesto precio a la cabeza del leopardo ofreciendo una recompensa de 25.000 rupias, poco más de 250 euros. De todo ello informaría a los lectores de su periódico, que seguirían las andanzas del devorador como hacían, allá por 1871, los lectores del New York Herald con las correrías de Henry Morton Stanley en busca del doctor Livingston.

Los lectores necesitan grandes historias, y los periódicos tienen la obligación de ofrecérselas. Cuando escribo estas líneas, el diario El País celebra haber sobrevivido a tres días de huelga y despedido a 129 trabajadores abriendo su web con “La glamurización de Sergio Ramos”, un texto de Boris Izaguirre largo e insoportable en el que cuenta cómo el defensa del Real Madrid “ha pasado de chico de barrio a actualizar el legado estilístico de Beckham”. “Todo chutó con un cambio de corte de pelo”, escribe el Izaguirre que enseñaba los calzoncillos en Crónicas marcianas.

Si los periódicos españoles tuvieran algo de nervio, si de verdad trabajasen para sus lectores, si no fueran muertos vivientes, darían una patada en el culo a todos sus Izaguirres y enviarían un reportero a Baitadi, el lugar donde vive el leopardo que se ha unido a la larga lista de grandes gatos devoradores de hombres que, durante décadas, han asolado las selvas de India y Nepal. Tigres y leopardos que, por razones generalmente ajenas a su condición felina, han alterado sus preferencias gastronómicas y se han aficionado a la carne humana. El disparo de un furtivo que les ha roto una pata, las espinas de un puerco espín infectando una mandíbula, unos dientes quebrados en una pelea territorial, la debilidad provocada por la vejez… Causas que les impiden abastecerse con sus presas naturales, ciervos y jabalíes, y les invitan a depredar sobre el más débil y desamparado de los habitantes de los bosques: el hombre. La especie humana es demasiado abundante en tierra de tigres y leopardos, las proteínas a las que recurrir en caso de necesidad.

Alimentarse de humanos es tan cómodo que puede convertirse en un hábito. En los primeros años del siglo XX la tigresa de Champawat mató a 436 personas. Finalmente fue abatida por el coronel Corbett, un hombre que escribió libros memorables sobre la naturaleza de India y Nepal (El tigre del templo y El devorador de hombres de Rudraprayag, en editorial Caïrel). El leopardo de Gummalapur devoró a 42 personas en el suroeste de India antes de que Kenneth Anderson, el otro gran cazador-escritor de gatos antropófagos, le derribase con tres disparos de su Winchester 405 (La pantera negra de Sivanipalli, La llamada del tigre, Esto es la jungla, editorial Juventud). Corbett y Anderson son los dos grandes cazadores de devoradores de hombres, con permiso del teniente coronel John Henry Patterson, verdugo de la pareja de leones que acabó con la vida de más de 30 trabajadores que levantaban un puente sobre el río Tsavo, en Kenia. Sus libros son obras maestras de la aventura y la observación de la naturaleza, comparables a los mejores cuentos de Kipling, ejemplos grandiosos de vigor narrativo, de paciencia, de coraje, y por supuesto de buena puntería.

Nunca fue una lucha justa. Ni antes ni ahora. El leopardo de Baitadi, quizá convertido en un asesino por la necedad humana, acabará sus días en el cepo de un furtivo o tiroteado por un caza recompensas. Pero a diferencia de entonces, allí no habrá nadie para contarnos esa increíble aventura.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

15 Comentarios

  1. Puede ser que buscar y pegar un tiro a un leopardo devorador de hombres no sea un historia políticamente correcta, hoy en día.

    Puede ser que la vida y muerte de quince personas en el Nepal le importe una mierda a demasiada gente.

    • Hay que tener cuidado con las sugerencias, recuerde ese chiste en el que al final un tipo que habia confundido las premisas salía de la jaula del tigre cubierto de arañazos y preguntando a que tipa tenía que matar…
      No se no vaya a terminar de estropear Juancar.

  2. Hace unos días en “El Descojonador”: “Y es que buena parte de la programación de la actual parrilla, desde Telecinco hasta TVE pasando por Antena 3, La Sexta y Cuatro, vive de la muerte, y se regodea con el dolor ajeno”.

    Hoy trina porque ningún medio español ha enviado un reportero a Baitadi (Nepal) a seguir las andanzas de un leopardo que ha matado y devorado a quince personas, quince, “la última, hace solo unos días, un niño de cuatro años cuya cabeza fue encontrada aproximadamente a un kilómetro de la casa donde desapareció”.

    http://www.eldescodificador.com/2012/11/08/prensa-forense/

    BRAVO.

    • Últimamente te estás cubriendo de gloria, Irene, de verdad. Comparar lo que se comenta en el primer párrafo del artículo con la alusión a la telebasura que hacía Albéniz en el enlace que adjuntas es como comparar un corte en el dedo pelando la fruta con un apuñalamiento. No me creo que no lo veas, que seas incapaz de distinguir cómo la telebasura se alimenta de sangre y no respeta nada en su vampirismo (ni los nombres ni a las familias de las víctimas, ni lo cerca que estén de su trauma), de lo que Albéniz comenta arriba, que además es sólo un recurso para introducir el objetivo de lo que pretende decir, en vez del objetivo mismo del artículo.

      O te está cegando una especie de manía persecutoria, o la agudeza de tus comentarios está cayendo en picado. O las dos cosas. Una pena.

  3. Oye Boss, ¿sabes si Jacinto Antón ha sido de los “agraciados” por el ERE cebrianil? ¿O no estaba en nómina de El País y era solo colaborador? Me parece que hubiera ido gustoso a hacer el reportaje que comentas…. Por cierto, llevo tiempo sin ver una crónica de las suyas en el periódico.

    • Hola qq!
      Desconozco la situación laboral de Jacinto. Es uno de esos casos de grandes periodistas infrautilizados por El País, como Enric González. Jacinto y Fernando Savater son las únicas personas a quien he escuchado hablar de Keneth Anderson y Corbett. Aventura en estado puro!

  4. Sí, pero si tú das la apertura de un periódico con la historia de un tigre de Baitidi te compran 5 personas; en cambio, Sergio Ramos vende.

    Es igual que la diferencia entre calidad y seguidores en Twitter para publicar algo en un gran medio. Si tienes seguidores en Twitter da igual la calidad del texto, si no tienes estás muerto.

  5. El periodismo solo sirve para informar, bueno eso si bien nos va, de ninguna manera sirve para resolver problemas menos aún para frenar la cacería de un leopardo a pobres seres humanos; desprovistos en su mayoría de un periódico que leer. Por eso no nos preocupemos de los reporteros o de un periódico resolvamos primero lo del devorador de hombres, que no es un leopardo si no la maldita indiferencia humana.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.