El francotirador: matar, matar, matar y volver a matar

Publicado por
Imagen: Warner Bros.
Imagen: Warner Bros.

¿Qué hace un americano medio —y aquí nos dejaremos de precisiones geográficas quisquillosas, todos sabemos qué entendemos por eso— cuando ve en la televisión que ha sido bombardeada la embajada de los EE. UU. en un país que ni siquiera muchos universitarios europeos sabrían señalar en un mapa? ¿Qué otra salida le queda a alguien que tiene un sentido de la ética y de la estética que sin duda merecería la aprobación de un mundo bien asentado sobre otros sólidos principios, pero que desgraciadamente no es este, y que consiste en llevar un sombrero stetson y una hebilla de cinturón más grandes que los sanjacados otomanos más pequeños, montar caballos salvajes hasta dar con sus huesos en el suelo y sacar a la calle en pelota picada al amante de su pareja, no sin antes haberle pegado una buena leche en los morros? Pues se cabrea, aprieta mucho las mandíbulas y se alista en el ejército a pesar de tener ya la edad de por lo menos una centena de coroneles. Como además el suboficial a cargo del reclutamiento le toca un poco las narices, se inscribe en los Navy SEAL, que viene a ser algo así como el ejército (1) para masoquistas. Después va a la guerra, mata mucha gente, vuelve varias veces a los brazos de su mujer —Sienna Miller de mi vida— se da cuenta de que le queda mucha más gente que matar en alguna parte de Faluya (Iraq), regresa al desierto, los mata y, sin saber muy bien cómo ponerle fin a ese bucle tan macabro, acude a un psiquiatra para que averigüe qué se esconde en lo más profundo de una cabeza que tiene toda la pinta de estar bastante hueca.

El francotirador (American Sniper) está basada en la autobiografía de Chris Kyle, a quien en la película da vida de un modo excepcional Bradley Cooper, y ya forma un eslabón más dentro de ese género que comprenden las películas bélicas basadas en la llamada Guerra contra el Terror. Y resulta ser, por mucho, el eslabón más flojo, sobre todo si tenemos en cuenta que el resto de la cadena está formada por las colosales películas de Kathryn Bigelow y, apurando mucho, Blackhawk derribado, de Ridley Scott. El francotirador es una película fallida —que no quiere decir que sea una mala película— porque, si seguimos la máxima latina que obliga a los artistas a «instruir deleitando», y si consideramos el cine como una forma de arte, o al menos de entretenimiento, ni instruye, ni deleita. Es corta de miras y, lo peor de todo, aburrida.

Al comenzar la película, como si Clint Eastwood quisiera ofrecernos la moraleja antes de contarnos la historia para dárnoslo ya todo bien masticadito —como le suele gustar hacer— el padre de Kyle, un fundamentalista a quien sus hijos siempre muestran respeto terminando cada respuesta que le dan con el castrense «señor» (2), define el mundo según una cosmovisión que haría llorar de frustración al mismísimo Herodoto, y que divide a los seres humanos en corderos, lobos y perros pastores. Eastwood se centra en el perro pastor, y no nos cuenta nada de la vida o motivaciones de lobos (¿por qué matan?) o corderos (¿por qué no se pueden defender?). No le interesa, como no le interesa a Kyle, y por tanto nadie que quisiera saber algo acerca del conflicto de Iraq sacará muchas conclusiones al terminar de ver esta película. Vemos ante nosotros la simple y ramplona concepción de la guerra de un soldado que prácticamente solo sabe matar, y si ese era el punto de vista que se quería reflejar, la película es un éxito. Pero es como rodar la vida de un leñador que solo aspirara a talar tantos árboles como le fuera posible, y que después, en el bar del pueblo, mientras juega a los dardos o monta al potro mecánico o baila lo que sea que baile un leñador de Oregón, solo pudiera pensar en todos los árboles que le quedan por talar. No es interesante.

Aun así, no hay que despreciar una película por no ofrecernos una lección de geopolítica, o una visión nueva de la historia, o porque no nos haga pensar ni tambalee nuestro principios morales. Si nos abstraemos del tema —la guerra de Iraq— y es algo que si hacemos con otras películas bélicas basadas en otros conflictos bien lo podríamos hacer con esta, quizás disfrutaríamos de una buena película de acción. O de un drama humano. O de ambas cosas. Pero no es el caso. Y no lo es porque por desgracia la película se derrumba al intentar presentarnos como un héroe a alguien que, la verdad, se limita a pegar tiros sobre enemigos desprevenidos como si fueran ciervos o gamos, o hasta mansas vacas pacientes, mientras se encuentra bien parapetado en una azotea al tiempo que intercambia cochinadas por el móvil con su mujer. Ya puestos, mucho más heroico resulta cualquiera de los marines a los que defiende desde su atalaya, cualquiera de los soldados o cabos o tenientes que siempre son los primeros en derribar la puerta de un edificio repleto de malvados talibanes, o que avanzan a la vanguardia de una patrulla que todos sabemos que terminará cayendo en una emboscada o pisando un campo de minas. Compárese a Chris Kyle con William James, el sargento artificiero de En tierra hostil, quien resulta ser otro hombre sin más intereses que servir en la guerra, pero que se nos muestra expuesto a situaciones mucho más tensas y heroicas y dementes. Compárese la descripción de la vida civil de Kyle —la boda, las juergas, la vuelta a casa— con la excepcional panorámica que nos hacía Michael Cimino en El cazador de la vida del americano llano dispuesto a dar su vida por su país sin saber muy bien por qué. Por eso falla El francotirador, por eso yerra —una vez más— Eastwood. Porque de todos los actos de Kyle, el más heroico de todos, el más generoso, aquel del que podría levantar la cabeza orgulloso y proclamarlo a quien se lo pudiera escuchar fuera cual fuera su ideología política o bando militar, de ese acto tan valioso no se muestran imágenes en la película. Apenas se despacha en tres líneas de texto final, cuando nosotros desearíamos, y Kyle merecería que nos lo hubieran contado mucho mejor, que nos lo hubieran descrito durante una hora, o dos, o tres. Que a esa entrega desinteresada por los demás le hubieran rendido homenaje en una película de cine, por ejemplo.

(1) Estrictamente hablando, se trata de la marina.

(2) En los EE. UU. En España, como sabrán todos aquellos que pasen de los cuarenta y cinco años de edad, se utilizaría como coletilla el rango del ordenante o, en esos casos rarísimos en los que uno tenía la mala suerte de tropezarse con el dios de su destino, el muy gracioso «vuecencia». La traducción correcta de las respuestas que estos críos tejanos dan a su padre sería por tanto «sí, mi papá», lo que nos puede dar una idea aproximada de lo ridículo de la expresión.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

41 comentarios

  1. Las películas de Bigelow tienen mucho mérito porque se han rodado mientras está en marcha la guerra; mientras duró Vietnam, Estados Unidos produjo la ridícula Boinas verdes, con el inefable John Wayne; El cazador y Apocalipsis Now vinieron después. El Francotirador es el Boinas Verdes de esta guerra.

  2. Muy de acuerdo con el artículo, sólo quiero puntualizar tu nota (1), los Navy SEAL no son la marina, estrictamente hablando, los Seal son un cuerpo de élite de operaciones especiales de la marina, son como unos boinas verdes al cuadrado y entre todas las fuerzas especiales del ejército de Estados Unidos son los que tienen más fama y prestigio.

    Hablando sobre la película, para mi es mucho más heroico es francotirador iraquí. Viendo la película fríamente y sin las trampas que pone el guión y el directos, el iraquí es un tipo que con pocos medios y mucho valor defiende su tierra del ejército invasor, mucho más preparado, equipado y numeroso.

  3. No tengo claro si el autor ha visto la película «limpio» o influido por lo que se decía de ella antes de verla.
    Y no sé si el doblaje le cambia algún matiz al protagonista, pero dudo que hayamos visto la misma película.
    Porque El Francotirador, no tiene nada de heroico, ni lo venden como heroico, siquiera. Es posiblemente una de las películas más asépticas de guerra que se han hecho.
    Es una biografía, que refleja lo que era el chaval (clase «media» de Texas, no muy listo, etc) y lo que hizo. Y precisamente, si nos ceñimos a lo que muestra en la película, no está especialmente orgulloso: Era su trabajo, era lo que tenía que hacer, punto.
    Para más inri, hay una escena con su «hermano» dónde lo que da a entender claramente con un gráfico «fuck this» es que esa guerra no tiene sentido.
    Y por último, muestra los trastornos con los que vuelven los veteranos de guerra, que no es todo color de rosa.
    Nada heroico en la película.

    • Pero por favor, Chris Kyle se refiere a la gente a la que mata como «despreciables salvajes» y su único remordimiento es «no haber matado a más», no veo el remordimiento por ninguna parte, más bien parece un psicópata de la peor calaña. Además, en la película se retrata a los iraquíes como malos malísimos, no hay ni uno bueno, ni uno que merezca el mínimo atisbo de compasión. No te engañes, no hay versión más maniquea que ésta sobre la guerra de Iraq, es pura propaganda bélica, por otra parte basada en un libro que es una recopilación de exageraciones y mentiras a más no poder, si hasta le denunciaron, perdió el juicio y tuvo que soltar una pastagansa. Es una película para vomitar, apta sólo para forofos, muy forofos, del tío Sam.

      • Alvaro

        Que ignorante eres colega. Sabes porque le denunciaron? Porque un tal Jesse Ventura cuando estaban de luto por la muerte de unos cuantos Seals empezo a soltar gilipolleces del tipo «los Seals os lo mereciais» y entonces Chris Kyle despues de pedirle que se callara y ver que seguia con la retranca, le solto un buco.

        Antes de hablar pensando que se tiene conocimiento de causa cuando tienes una desinformacion del copon parate a pensar. Hay mucho españolito medio muy honrado y moralmente perfecto por lo que veo…que puto asco

        • Pero a ti que te pasa tio? Y esa chulería respondiendo? Lo que dice «pepe» es totalmente verdad. Kyle era un psicópata, que nunca se arrepintió de matar, sino de no haber matado más. Sólo hay que ver el escudo de la empresa que co-fundó para entender la forma de pensar de subnormales como Kyle (y otros millones de estadounidenses …): http://www.thecraft.com

        • Bueno, tu también estás un tanto desinformado al respecto: Jesse Ventura (al que a muchos os sonorá por su participación en «Depredador» y «Perseguido») también fue Navy Seal y denunció a C Kyle por mentir en su autobiografia en el episodio que mencionas. Denuncia que ganó y además renunció al dinero de la indemnización.
          Para mi, personalmente, C Eastwood es un héroe de toda la vida, no he visto su última pelicula, por lo que no puedo opinar sobre esta, pero ya conocia a C Kyle de antemano y me parece un personaje de cuidado. Me llamó especialmente la atención la manera en que murió, a manos de un compañero pertubado. ¿A quien se le ocurre que la mejor manera de ayudar a alguien que está trastornado por la guerra es ponerle a pegar tiros? Al respecto del detalle del escudo que cita Juan, está sacado del Punisher, personaje del que también soy fan y me parece que el amigo Kyle tampoco se enteró de que iba la historia, pues normalmente este es reflejado como un antiheroe cuando no directamente como un psicopata.
          No me identifico con la progresia de este pais (y con la derecha menos todavia), pero si me da la gana de criticar la pelicula una vez que la vea o C Kyle, lo haré, aunque a algunos les salga espuma por la boca clamando contra los «progres».

        • Sé perfectamente de lo que hablo. El episodio de Jesse Ventura nunca sucedió, por eso condenaron a Chris Kyle a pagar un pastón. Estás tú bien enterao, madre mía. Por otra parte, la calaverita en la gorra estará inspirada en Punisher, a mi me recuerda más a las Totenköpfe de las SS, otras que llevaban la calaverita, le pega mucho más.

    • Gracias David, hasta leer tu comentario pensé que era yo el loco. Ésta es posiblemente la peor crítica cinematográfica jamas escrita. El tío o no ha visto la peli o no se ha enterado. Chris Kyle fue un «americano medio» que fue perdiendo la poco cabeza que tenía durante la guerra de Iraq, hasta terminar convertido en un psicopata o sociopata como le ocurre a muchos veteranos. Y esto es justo lo que cuenta la película. Sólo que el maestro Clint en lugar de entretenerse en la «gran política» se pone en la piel del ser humano (más o menos inteligente pero desde luego sensible) y viaja con él hasta la locura y la deshumanización. La película tiene decenas de comentarios racistas y muestra actitudes moralmente muy discutibles porque intenta exponer el punto de vista de Kyle, pero continuamente se le pone en contraste con la realidad y remarca como se va distanciando de ella (su mujer, su hermano, la escena de la merienda)…. y entonces ocurren las dos últimas escenas y joden lo que hubiera sido una obra maestra. (SPOILER) En la penúltima escena la mujer lleva a Kyle al psiquiatra y en la última de repente, milagrosamente está curado, es buen padre, buen marido y buen ciudadano, pero… en Off le matan y acaba la peli. Títulos de crédito y banderas americanas. En mi opinión estas dos últimas escenas, sobretodo la última son un borrón. Creo que Clint lo haría por compromiso, o en deferencia a la famila y jodió un poco o bastante la peli. Ahora bien, quien después de ver El francotirador piense que Crish Kyle fue un heroe es que tiene problemas mentales y negar que se asomó (o le arrimaron) al infierno, allí donde los humanos nos descubrimos como bestias, y que le echo huevos a la vida (con motivos equivocados o no, la peli no va de eso) es ser un hipócrita, lo cual es cómodo desde el ordenador. Ahí tenéis la peli para comprobarlo. Quien no lo vea… o no tiene ojos o no tiene corazón.

  4. antonio

    Muy de acuerdo con David.

    • Palmira Figatova

      O sea que lo que vosotros, antonio y David venís a decir, es que el autor de este artículo es poco menos que lelo…

  5. Como película que se centra en un francotirador, sigue estando a años luz de Enemigo a las puertas. Me dejó frío, ya que precisamente el final de Kyle era lo que más me interesaba, y simplemente se resuelve con un portazo y el manido recurso de explicarlo todo con unos párrafos de letras.

  6. Isaías

    Mucho me temo que a nuestra progresía se le está empezando a atragantar Clint Eastwood. Y no porque él haya cambiado de ideas políticas; más bien diría que, hasta donde se me alcanza, apenas se ha movido de ahí desde hace un buen puñado de años. Que era republicano es algo que él jamás negó, llegando a ser alcalde de su pueblo unos años, y el hecho de que buena parte de sus ideas políticas lo convertirían a ojos del españolito medio en reo de leso fachismo no es que sea un cable de última hora, precisamente. Pero, lo dicho, nuestros progres parece que se acaban de despertar. A buen seguro que más de uno empezará a mirar con otros ojos obras maestras indiscutibles como El jinete pálido, Sin perdón, Mystic River o Million Dollar Baby, del mismo modo que más de uno, empezando por el que esto escribe, en su día le negó el pan y la sal a un genio indiscutible como Mario Vargas Llosa por, oh cielos Leoncio qué horror, decir que algunas medidas adoptadas por Margaret Thatcher eran acertadas.
    Parece que el articulista no se quiere dar cuenta de que en la guerra la heroicidad no se mide sólo por el hecho de salvar de una muerte segura a tus compañeros, que también, sino, básicamente, por cumplir con tu obligación de forma sobresaliente, mucho más allá de lo que se espera de ti. Y este francotirador, al igual que el archifamoso caso de Vassili Zaitsev que vimos en la estupenda Enemigo a las puertas, se limita a eso: tiene una especial habilidad como tirador no a largas sino a larguísimas distancias y su misión es justamente abatir enemigos antes de que esos enmigos abatan a sus compañeros o a él mismo. Al margen del lógico uso propagandístico que hiciera en su día el régimen estalinista, en última instancia el orgullo básico de Zaitsev era el del deber cumplido, no el de haber servido al Padrecito Stalin. Y en el caso que nos ocupa en esta película se reduce a eso. Porque a eso, al final, se reduce la guerra, en matar al otro para que el otro no te mate a ti o a los tuyos. Y si matas a muchos enemigos, pues tanto mejor. Mucho me temo que en esas circunstancias no quede demasiado margen para el psicoanálisis.
    Pero parece que, a lo que se ve por algunas críticas, si los americanos no empiezan a flagelarse la espalda con un látigo de siete colas por lo de Irak o Afganistán, al modo que hicieron cuando Vietnam, entonces es que son unos malos bichos de mucho cuidado. Aparentemente, o la peli acaba con una oda al pacifismo (por aquello de «hacernos pensar») o entonces no sirve.
    No deja de llamarme la atención toda esta exigencia de árnica para los cineastas americanos pero que, al tiempo, nadie eche de menos la ausencia absoluta del más mínimo atisbo de «reflexión crítica» sobre el papel de Cuba, la antigua URSS o la actual Rusia sobre su participación en tantas y tantas guerras, alguna de rabiosa actualidad (¡fuerza, Ucrania!) por parte de ningún o casi ningún cineasta de aquellos lares. A lo que se ve, ésas sí que debieron ser guerras justas… Qué cosas, ¿no?
    El francotirador me convence menos que otras películas de Eastwood. De puro aséptica que quiere ser en mostrar cómo funciona un francotirador te puede dejar medio desoncertado de entrada, pero me temo que al final no hay más «mensaje» que ése: en eso consiste ser un francotirador de élite. En cualquier caso, merece la pena verla. Y toda esa invocación al enseñar deleitando puede quedar muy bien en apariencia pero de sobra es sabido que ha servido y sirve para censuras de todos los colores: o bien porque hay cosas que, por lo visto, no conviene enseñar o bien porque, aún peor, hay quien se empeña en decirnos qué deleites son buenos y cuáles no

    • Eladio

      Tanta palabrería para venir a decir el sobadísimo «y tú más».

      • «No deja de llamarme la atención toda esta exigencia de árnica para los cineastas americanos pero que, al tiempo, nadie eche de menos la ausencia absoluta del más mínimo atisbo de “reflexión crítica” sobre el papel de Cuba, la antigua URSS o la actual Rusia »

        Bueno, ahi tenemos recientes como «Antes de que anochezca», «La Vida de los Otros» o «Goodbye Lenin», peliculas laureadas de denuncia de los regimenes comunistas. Durante la Guerra Fria tambien en USA produjeron un buen puñado de peliculas anticomunistas. De todas formas, esa «exigencia» de la que hablas deberia hacerse a la gente de esos mismos paises que sufrieron esas dictaduras.

    • devilinside

      De acuerdo en todo, colega

    • Palmira Figatova

      ¡Estupendo análisis! ¡Estoy para ir a donde me digan y abrirme de piernas!

    • Mucho aprendiz de militarote hay por aquí suelto. Pero su militarismo es estrictamente retórico, por supuesto. Que les den ya un arma y que les envíen a pegar tiros (y recibirlos, con un poco de suerte para nosotros).

  7. A mí me importa un rábano el supuesto «mensaje» que intente transmitir una película. Dicho esto, ‘El francotirador’ es una película bien hecha, pero aburrida. Tan aburrida como las pelis de Bigelow, o sea que nos fiéis de mi gusto, jeje.

  8. kilgore

    Criticar la peli por aburrida, vale. Pero es que la vida de un francotirador no es especialmente trepidante. Es más, la calma, el sigilo, la paciencia, la tranquilidad son ingredientes fundamentales del cóctel. Cuanto más fríos y mas asépticos, mejor.
    Y sí. Les dan un fusil, una mira y un entrenamiento que valen una pasta para que sean lo más letales posible. Para que hagan su trabajo. Yo soy de los que empiezan a estar hasta el gorro de tanto conflicto interior. Que sois muy pesaos….

  9. Álvaro

    Menuda basura de crítica, con todos mis respetos. Supongo que se habra leido la autobiografia.

    Entrar a valorar la etica y moral de una persona que esta muerta despues de ver una pelicula me parece bastante lamentable desde el punto de vista periodistico.
    A mi si me gustaria que hubiera sido mas [email protected], mas preciso a la hora de comentar ciertas cosas. Si no, no escriba un articulo de esta indole.

    Hay tanta ignorancia con respecto a los estados unidos como la hay con respecto a España. A mi tambien me herviria la sangre si veo que a gente de mi pais la estan machacando a bombazos(11M por ejemplo). Que uno ya decida si quiere ir a la gente o no es una decision tan valida como la que le ha llevado a usted a escribir esta basura llena de complejos y prejuicios.

    No estoy defendiendo la pelicula ni a Chris Kyle. Solo estoy siendo objetivo. Si se hubiera preocupado de hacer un poco de research habria visto que este hombre ingreso en el ejercito con 25 años y no con 30. Que sí mato a una mujer y no a un niño. Detalles que hacen daño y desdibujan la figura de Chris Kyle.

    Hay gente a la que se le da bien la guerra, que lleva existiendo desde los comienzos de la humanidad. No por eso son peores o mejores personas.

    Siendo mas objetivo aun, me parece admirable que una persona decida ir a la guerra si el motivo que ha propulsado esa decision sea defender a tu pais. No entro en si moralmente es correcto o incorrecto, ai esta justificado o no. Eso pregunteselo al presidente.

    • Dices que «me parece admirable que una persona decida ir a la guerra si el motivo que ha propulsado esa decision sea defender a tu pais». Pues eso es aplica también a los iraquíes, aparte del hecho de que no sé cuando Iraq atacó a Estados Unidos. Tu frase es sólo una demostración más de repugnante nacionalismo.

      Y tu comentario sobre que «hay gente a la que se le da bien la guerra, que lleva existiendo desde los comienzos de la humanidad. No por eso son peores o mejores personas» sólo demuestra miseria moral. Un militar no es un más que un asesino profesional. Sus asesinatos sólo serán justificables si son estrictamente en defensa propia, algo que no ha sido precisamente el caso de Estados Unidos vs Iraq y Afganistán (no, una cosa son los talibanes y otra Al Qaeda).

  10. Ignatius

    Esperaba más, la verdad. Para esto prefiero la de Stalingrado (enemy at the gates?), a la que se parecía demasiado.

  11. EdD Rodríguez

    Vaya, mas propaganda yanki. Ríete tu de los nazis oye.

  12. Joseph

    «la película se derrumba al intentar presentarnos como un héroe a alguien que…»
    No lo es, etc.
    «Vemos ante nosotros la simple y ramplona concepción de la guerra de un soldado que prácticamente solo sabe matar»…
    Ese es en primer lugar la obligación y el objetivo de cada soldado.

    Me parece que el autor tiene más conflictos que el francotirador, a juzgar por las perlas que va dejando caer.
    Apreciaría más que hubiese dejado clara su postura desde el principio, sin dobleces:

    » estoy en contra de que se glorifique a un hombre que mató a tantos hombres»…
    No sublimando ésta posición a través de una critica.

    • Joseph

      Por cierto, el film me parece bueno, a secas.

      • Gerardo

        la peli me dice al ultimo que todo parece ser que EL ENEMIGO SE ENCUENTRA EN CASA y puede ser tu vecino próximo no el arabe sino el que fue alguna de sus guerras suena fatal y sarcastico al mismo tiempo. Es un hecho que los militares que regresan la gran mayoria sus cabezas ya no les funcionan igual cualquier descuido o nervio alterado hace que se conviertan potencialmente en bombas o ametralladoras humanas. Hablamos que es una peli patriótica pero el hecho final tal cual es puede promover un mensaje antibelico

        • Completamente de acuerdo, con tu lectura. Si se cambian las dos últimas escenas y es Chris Kyle quien mata a alguien en EE.UU. posiblemente la peli hubiera sido más creible. Es lo que ocurre con muchos veteranos, y para que engañarnos, era el camino que llevaba Kyle, pero se le adelantaron. Creo que esto es lo que muestra Clint, pero la última escena… en serio, quitar la última escena, es sólo eso.

  13. Nadie mata a tanta gente en una guerra asimétrica si no es desde un B-52 o siendo un psicópata que dispara a todo lo que se mueva.
    ¿Qué se puede esperar de alguien que se alista en la armada porque su mujer le ha puesto los cuernos?¿Y por qué no se alistarán en la [email protected]
    Cruz Roja?

    • Porque ahí si te disparan no puedes devolverlos?
      Consuélate pensando que no es un maltratador porque no mató a su mujer por la infidelidad, a unos cuantos iraquíes sí pero en casa era un santo varón. ;)

  14. No he visto esta película por lo que no voy a opinar sobre ella pero que el autor diga que las películas de Bigelow son buenas me hace desconfiar de su criterio. Para muestra un botón relacionado con el tema de la película de Eastwood, en «En tierra hostil» hay una escena en la que se enfrentan dos soldados con rifle de francotirador y cuando abaten a uno de ellos el siguiente se coloca exactamente en el mismo sitio.

  15. Pues me has fastidiado la película. Ayer, lunes, y confundido y sin prestar atención por la publicidad, me fui al cine con la intención de verla. No estaba en cartel, así que me tuve que conformar con las buenas interpretaciones de Birdman y nada más. Pensaba que Eastwood se metería en la cabeza de un francotirador que mata, mata y vuelve a matar, pero según tu crítica no hace nada de éso, y lo que me interesa de un francotirador es saber precisamente lo que le motiva, dejando a un lado el patriotismo, el ejército, la nación y todas esas chorradas. En fin, espero que te hayas equivocado en tu análisis y encuentre una neurona interesante en el tío de la mirilla y el rifle de precisión.
    http://sinalmanicorazon.blogspot.com.es/2015/02/cine-y-literatura.html

  16. Antuán Labei

    Este pájaro no ha entendido nada. La peli va de un adicto a la violencia que a falta de metal alemán tiene que canalizar sus frustraciones pegando tiros.

    Es una película sobre los efectos terapéuticos del heavy metal.

    Muy mal, señor Olerriaga

  17. calavera2000

    Pues como ya es habitual, la película que muestra a los abnegados soldados USA en.un pais que no es el suyo (pero del que extraen muchos beneficios), asesinando libremente… es nominada a un montón de premios. Otro panfleto propagandístico donde se auto-legitiman para colonizar otros países, asesinar a todo aquel lugareño que se oponga… y convencer a los ciudadanos de EEUU que están obrando bien. Ya lo hicieron con «Behind the enemy line» y la otra del artificiero, que no recuerdo el tituló. Quisiera ver a Quien defienda este tipo de panfletos, cuando saquen una de taliban que mas bajas ha causado sobre las tropas de la OTAN en Afganistán, y sea nominada a premio.

  18. Franco Tirador

    Ser eso que llaman francotirador es muy aburrido.
    Y nada emocionante.
    Mecánico, rutinario. Pura expresión técnica.
    Solo te conmueve el saber que lo que haces salva vidas de tus compañeros.
    Por eso debes hacerlo perfecto.

  19. Me trago la bilis, tomo aire y cuento unos segundos… Esta es la enésima crítica que leo que «ataca» a Eastwood acusándole de glorificar a Chris Kyle, hacer un panfleto pro yanki etc. Igual soy yo, pero, de verdad, no hemos visto la misma película. Aclaración 1: Eastwood es republicano, ok; aclaración 2: Ideológicamente seguramente estoy en las antípodas de su pensamiento. Dicho esto, creo que si la película en vez de él la hubiese filmado otro, digamos, más progre, la valoración sería totalmente diferente, a lo «alegato anti bélico, crítica al patriotismo americano…» Yo no diré que es una película anti bélica ni anti patriótica, no lo es, pero es una película que no es tan simple como todo lo que se está diciendo de ella. En ella se muestran las consecuencias y secuelas de la guerra; la obsesión de un soldado, ya de por si obsesionado con la guerra; la manera en que la sufren su mujer y sus hijos, sus compañeros (y soldados que conocerá más adelante) y hasta su propio hermano. El protagonista se muestra desde el principio como una persona limitada ideológicamente y con problemas de empatía hacia las otras personas. Más adelante, según avanza la guerra, se va ofuscando y alienando cada vez más, abandonando, en todos sus aspectos, a su familia. Joder, es que no se qué coño de heroificación es esa. Es que hay que ser cenutrio (y perdón) para creer que el discurso del padre de los lobos, corderos y pastores ES el discurso de la película, no es más que una manera de contextualizar al personaje, describiendo el ambiente en el que se crió. Lo único que yo personalmente le reprocho son los títulos de crédito (que no desvelaré), que van en ese sentido patriótico (supongo que como detalle para con los soldados -no solo Chris Kyle-, que, después de todo, sufren y mueren por una causa en la que creen). Lo que pasa es que, creo, que prejuzgamos antes de valorar y meditar sobre lo que estamos viendo. El francotirador es una película compleja, pero no porque lo sea explícitamente (con reflexiones y diálogos que debatan sobre lo justo o injusto de la guerra de Irak y blabla), sino porque coloca ante el espectador las piezas, para que sea él quien juzgue lo que está viendo. Y, por lo que leo, veo y hablo, cumple perfectamente su cometido. Y dicho sea de paso, a nivel formal, como casi siempre en Eastwood, es casi irreprochable (no me meto con si es o no aburrida y demás, eso ya va a gustos).

    • Lobolopezglg

      Completamente de acuerdo con Klamm. No he visto la peli, pero sí casi todas las de Eastwood y estoy absolutamente de acuerdo con tu comentario: Eastwood muestra, no juzga (al menos en mi humilde opinión). No sé en esta última película pero en Million Dollar Baby, Mystic River e incluso en Banderas de nuestros padres muestra piezas de un puzzle que incluyen contradicciones que, evidentemente, encuentra en su propia ética (la de Eastwood). Estamos hablando de un director, republicano, religioso, conservador y comprensivo con la violencia que se cuestiona acerca de la eutanasia, la pederastia y el abuso de menores por parte de la iglesia y, por último, se pregunta del porqué de la violencia patriótica (aparentemente) justificada. Ahora veré la peli, pero no la juzgaré desde la base de lo que opina Eastwood sobre Kyle, intentaré ser aséptico (más o menos como suele serlo él) y si resulta que el cerebro del francotirador esta hueco o relleno de paradigmas morales diferentes a los míos (aunque quizá similares, en su juventud, a los de Eastwood… y tal vez sea por ello por lo que en su vejez se los cuestiona) pues ya veré si el director lo hace creíble (aunque me repugne) y en consecuencia montaré mi propio puzzle. Espero que me haga pensar, como hace casi siempre este magnifico director.

      • Clint no es religioso y aunque vote al partido republicano, no es un persona especialmente conservadora.

  20. Con todo respeto me parece un análisis muy tendencioso el tuyo. Cuando uno va a hablar de una película debería hacerlo en profundidad sobre lo que la película plantea y no en una serie de conceptos (o mejor dicho pre-conceptos) que uno tiene. Yo creo que facilmente aprovechaste esta película para reivindicar ciertos aspectos de la idiosincracia yankee que molestan. Ni siquiera eso, tu planteo ético, queda entendido porque también es tocado con mucha ligereza. No hay análisis cinematográfico porque «aburrida» no es un buen argumento para decir que es fallida. Yo no soy pro Estados Unidos, todo lo contrario y por eso me enojan estos atrevimientos. Estudie. Es una película bien contada y detrás de Francotirador hay toda una filmografía de Eastwood que lo hace tener un rol importantísimo en el cine que usted no tuvo en cuenta: Eastwood hace un cine de una narrativa puramente clásica que ya nadie hace. Esa es su virtud. Ser un republicano pro yankee es una cuestión personal, por lo que repito, quedarse únicamente en el afiche de la película es tendencioso y ofensivo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.