Deporte español y dopaje: hasta que la muerte nos separe

Publicado por
Foto: Cordon.

Lo que son las cosas. Alejandro Valverde se ha proclamado campeón del mundo de ciclismo a sus treinta y ocho primaveras, nueve años después de que el Comité Olímpico Nacional Italiano asociara el ADN de Valverde, conseguido en una jornada de descanso en tierras italianas durante el Tour de Francia de 2008, con plasma conseguido durante la Operación Puerto. Es significativo que tengan que ser unos italianos, con material conseguido durante una ronda francesa, los que consigan las pruebas suficientes como para culpar a un deportista español, implicado en la que es posiblemente la mayor trama de dopaje habida en tierras españolas. Hay que puntualizar lo de «posiblemente»: es por lo menos la mayor trama de dopaje en España que se haya hecho pública, y seguramente lo seguirá siendo, porque lo de Barcelona 92 queda ya muy lejos.

Gracias al hallazgo italiano Valverde fue suspendido durante dos años, entre 2010 y 2012. Fue durante ese lapso de tiempo, concretamente el 10 de enero de 2011, cuando apareció pendiendo del techo de su domicilio el cadáver de Alberto León, colgando de una soga al cuello. Exciclista profesional, decidió sumirse en las alcantarillas del deporte de la mano de Eufemiano Fuentes. León fue imputado por tráfico de sustancias estupefacientes tanto en la Operación Puerto como en la subsiguiente Operación Galgo desde 2006. Dicho de otro modo, hacía de correo de Eufemiano, que despachó con esta displicencia las preguntas sobre León en el juicio sobre la Operación Puerto dos años después de su muerte:

Las maletas del piso de Alonso Cano eran de Alberto León. No se abrieron nunca. Ni sabía que había medicamentos. Alberto León limpiaba, llevaba cajas y las traía. Le pagábamos ciento cincuenta euros semanales.

El piso de la calle Alonso Cano al que hace referencia Eufemiano es un apartamento en el que el médico adulteraba la sangre de sus clientes para centrifugarla, enriquecerla con sustancias dopantes, y finalmente congelarla para un uso futuro. Eufemiano trabajaba, de acuerdo con sus propias declaraciones, con deportistas de toda índole: ciclistas, futbolistas, atletas, boxeadores… no había disciplina alguna que se resistiera ante las tentaciones de las artes del médico canario. Había mucho en juego en la Operación Puerto. No podía permitirse en modo alguno que alguien cantara. Y menos un desgraciado al que se le pagan ciento cincuenta euros semanales.

Mucho en juego. Como es el caso de Marta Domínguez, esa atleta cuyo mejor rendimiento vino curiosamente ya pasados los treinta años, como el ciclista con el que abríamos este artículo. Célebre fue su portada en Marca proclamando su inocencia, tan célebre como su portada en el mismo diario, apenas siete meses antes, proclamando su culpabilidad. No es de extrañar el rotundo cambio de punto de vista entre ambas portadas, conociendo la trayectoria del diario y sabiendo además que el partido político al que servía Eduardo Inda —el entonces director de Marca— es el mismo que terminó acomodando a Domínguez en sus filas. Porque así es como premia el Partido Popular a los imputados en tramas de dopaje y otros corruptos. Un puesto de senadora por Palencia y portavoz popular de Educación y Deporte en la cámara alta de la mano del único partido posible en la vieja Castilla. Hizo falta que el TAS, ya en 2015, anunciara definitivamente su dopaje, sancionándola con tres años sin competir (aunque por entonces Domínguez ya estaba por cumplir los cuarenta) y anulando sus resultados logrados entre 2009 y 2013, para que el PP no tuviera más remedio que echarla del partido, porque en la lógica de los populares es admisible ser un corrupto y un sinvergüenza, otra cosa es que te pillen.

Pongamos un claro ejemplo de esta ofuscación general en cuanto se toca el tema del dopaje, como es el caso de las alegres declaraciones de Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, feliz porque de los once mil controles que hizo el COE en 2012, solo el 1,2 % dieron positivo. Esto es, ciento treinta y dos positivos en solo un año detectados por el Comité —sin mencionar ya otros controles—. Y el presidente dice que esto es un muy buen dato. Así es España.

Hay mucho en juego. Como la reputación del deporte rey. En los papeles de Eufemiano Fuentes aparecen las siglas «RSOC» aludiendo a la Real Sociedad, algo corroborado por ni más ni menos que Iñaki Badiola, expresidente del club, que afirmó que el club trabajó con Fuentes llevando una contabilidad B con la que pagaban sustancias dopantes. Nada de eso ha bastado como para que siquiera se plantee la posibilidad de la existencia de una trama de dopaje en el fútbol profesional español. La única postura vislumbrable ante el dopaje futbolístico es la más rotunda negación. Y no solo por parte de los clubes o la prensa, sino por los organismos que deberían combatir el dopaje, como la Comisión Antidopaje de la Real Federación Española de Fútbol, una comisión en todo caso puramente testimonial, que cuenta con cinco miembros, todos ellos designados por el presidente de la RFEF, no fuera a ser caso que se cuele alguno que quiera hurgar donde no debe. El mismo Lance Armstrong, que de otra cosa tal vez no pero de dopaje en España sabe un rato, dejó caer que grandes clubes de fútbol influyeron en la decisión final de la Operación Puerto.

Tal es el cachondeo que Eufemiano Fuentes, al ser preguntado si la denominación «RSOC» tenía relación con la Real Sociedad, contestó apenas conteniendo la risa que a lo mejor RSOC era el nombre de un buen vino. Se ríe de nosotros porque puede, porque se lo permiten. En otros países Eufemiano no tendría licencia para ejercer la profesión médica y estaría cumpliendo condena en la cárcel. Vayamos más allá: cualquier deportista que se pusiera en contacto con él sería automáticamente sancionado en países como Francia o Alemania. Pero en España Eufemiano salió del juicio de la Operación Puerto airoso y riéndose de nosotros, sin tener que pisar la cárcel, y por supuesto cualquiera puede contactar con él o con cualquier otro camello de su calaña sin que ninguna autoridad deportiva en España mueva un dedo ni levante la más mínima sospecha.

Pero no es solo que no se castigue a los criminales. Es que tampoco se premia a los muy extraordinarios casos de implicados que se vuelven en contra del mundo de dopaje que les rodea, renunciando a su vida tal y como la conocen para denunciar las irregularidades. Es el caso de Jesús Manzano, ciclista madrileño que denunció el sistemático dopaje en el ciclismo español, aportando multitud de datos y describiendo el lamentable panorama entre los bastidores del ciclismo profesional: médicos que inyectan a los ciclistas sustancias de cualquier tipo sin que los deportistas sepan qué les están haciendo y un caos de transfusiones en el que a un ciclista se le puede inyectar sangre de un grupo incompatible, causándole de este modo hipersensibilidad tipo II, que puede llevar a trastornos e incluso a una muerte súbita. Jesús confesó que llegaron a meterle hemoglobina de origen canino, bovino o lo que fuera, con tal de oxigenar la sangre. Y dominando todo este festival politoxicómano estaba el equipo, Kelme en este caso pero con tantos iguales en el deporte, que arrinconaba a los ciclistas diciéndoles que si no quieren trucar el motor se van a ir a la calle.

Manzano aportó numerosas pruebas que demostraban la veracidad de sus palabras, e inculpaban al equipo Kelme de los años 2001, 2002 y 2003, además entregó sustancias dopantes como EPO, la hormona de crecimiento o la testosterona. Aportó documentos firmados por médicos, entre los cuales destacaba Eufemiano Fuentes, entonces camello del Kelme. Adelantó los centrifugados de sangre y su congelación que años después se destaparían en la Operación Puerto.

Podría pensarse que tras semejante testimonio, especialmente dado el volumen de pruebas aportado, el mundo del ciclismo se vendría abajo y los imputados irían en masa a la cárcel.

Pero esto sucedió en España. De modo que el juez que lo interrogó, Guillermo Jiménez, decidió no abrir una investigación formal dado que el dopaje no era un delito según la legislación española.

A cambio, lo que recibió Manzano no fue un puesto en la Agencia de Protección de la Salud en el Deporte, ni en la Comisión de la Salud y Prevención del Dopaje de la RFEC, que es lo que probablemente merecería. Lo que recibió fue el más profundo desprecio por parte del mundo del ciclismo profesional y un corte de mangas de la prensa generalista, además de numerosas amenazas de muerte.

Incluso después de la Operación Puerto, que demostró la veracidad de sus acusaciones, no ha recibido compensación alguna por parte del deporte ni disculpa por los que en su momento lo acusaron de mentiroso.

Así es como España premia a los que tratan de luchar por la justicia en el deporte.

También ha recibido varias amenazas de muerte José Luis Korta, exremero y entrenador de la Kaiku de Sestao. Destapó una trama de dopaje en el mundo del remo relacionada con, albricias, Eufemiano Fuentes y otro médico estrella, Marcos Maynar. Este Maynar fue entre otras hazañas el responsable de velar por la salud del ciclista portugués Bruno Neves, que murió en plena etapa de un paro cardiaco. Con veintiséis años de edad. En Vizcaya no llegó a matar a nadie, pero sí trabajó con el club de remo bilbaíno Urdaibai, montando un festival de la droga incluyendo EPO y enmascarantes. Cuando Maynar empezó a inyectar a los remeros en 2010, Urdaibai pasó de cosechar malos resultados a conquistar la liga y ganar la Bandera de la Concha por primera vez en su historia. Según uno de los remeros de aquel equipo, Maynar preparaba multitud de jeringuillas para cada remero que, junto a una enfermera, administraba después de los entrenamientos y antes y después de cada prueba. El doctor había sido prometido una buena cantidad de dinero si conseguía drogar a los deportistas lo suficiente como para ganar la Concha, y así fue. En 2015 fue mandado a juicio junto a los demás responsables del dopaje planificado, pero fue absuelto a pesar de las numerosas pruebas presentadas, desde sustancias dopantes hasta el testimonio protegido de uno de los remeros. Marcos Maynar no solo no ha sido sancionado si no que sigue vinculado con el deporte, actualmente como médico del club de fútbol Cacereño.

¿Y cómo castiga España a los que usan el deporte para su propio provecho delinquiendo? Cojamos por caso la trama destapada por el periodista Carlos Ribagorda, el cual se infiltró en el equipo paralímpico español de baloncesto que participó en los juegos de Sídney 2000. Ribagorda jugó en el equipo de minusválidos pese a no tener ninguna discapacidad y sin necesidad de pasar un solo control médico. De hecho, solo dos de los doce integrantes del equipo eran discapacitados. Esto no solo se limitó al baloncesto paralímpico, sino que también afectó a otras disciplinas. No es de extrañar que España consiguiera treinta y ocho medallas de oro, más que Estados Unidos. Todo esto fue llevado a cabo bajo el consentimiento y promoción de la Federación Española de Deportes para Discapacitados Intelectuales (FEDDI), cuyo amor por el deporte limpio es mucho menor que el amor por las subvenciones derivadas de los premios y el mamoneo resultante. De entre todos los procesados, solo fue condenado Fernando Martín Vicente, presidente de la FEDDI por entonces, a pagar una miserable multa de cinco mil cuatrocientos euros. Ni una sola persona del equipo de psicólogos o médicos que debían de haber hecho los controles, ni el vicepresidente, ni su delegado ni el director médico de la FEDDI, ni cualquier otro de los que dieron el beneplácito para que semejante cerdada se llevara a cabo, ha sido condenado en modo alguno.

Pero ahí está el cadáver de Alberto León, colgando de su piso en El Escorial, que sirve de testimonio mudo de una realidad que más tarde o más temprano va a tener que salir a la luz pública, a pesar de los amparos jurídico, gubernamental, periodístico y —lo que es peor— deportivo de los que está gozando el dopaje en España.

La prensa ha tratado por todos los medios de echar arena sobre el cadáver de Alberto León. Sirva como ejemplo de la desesperación con que esto se llevó a cabo un artículo en el ABC del 11 de enero de 2011, firmado por José Carlos J. Carabias, en el que el autor se saca varias declaraciones cuanto menos sospechosas, sin citar jamás fuente alguna, como que Jesús era de «temperamento frágil y quebradizo según cuentan las personas que han convivido con él». De las cuales sabemos nada, por supuesto. Culmina su lamentable artículo con un bombazo que «no sorprendió a antiguos conocidos», siendo este que «ya había pensado más de una vez en el suicidio».

— Buenas, Alberto, cuánto tiempo, ¿qué tal todo?

— Pse, tirando, aunque he pensado más de una vez en el suicidio últimamente.

El típico comentario que uno suelta como quien no quiere la cosa. Diálogo de ascensor.

Jesús Manzano fue amenazado de muerte por destapar algo que no era entonces delito. ¿Qué no podría haberse hecho con Alberto León cuando el dopaje sí pasó a ser considerado una actividad delictiva? Un tipo que lo sabe todo de la trama, que tiene mucho que perder pero poco que ganar —y por ciento cincuenta euros semanales dudo que estuviera eternamente agradecido a la organización criminal que lo empleaba—.

Esa es la pregunta que permanece en el aire y que nunca encontrará respuesta. Porque la deslumbrante ilusión importa más que la asquerosa realidad, cuando el éxito de Valverde y la muerte de León no son sino dos caras de la misma moneda, la cara y la cruz de la Operación Puerto.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
This is a secure SSL encrypted payment.
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

24 comentarios

  1. Manuel

    En España el dopaje y el amaño de partidos son asuntos tabú. La Operación Puerto duró casi diez años y quedó en nada. Sobre el asunto de los amaños recomiendo buscar el caso del Málaga-Salamanca de 1980, donde el Jesús Manzano de turno que denunció entonces, Julio Orozco por entonces en el Málaga, sufrió un desprecio parecido. Por supuesto, al final no pasó nada de nada, es más Orozco salió malparado.
    Además de una dosis de envidia, supongo que el poco interés puesto en la lucha contra el dopaje en España sea el motivo por el que deportistas españoles han sido acusados por prensa y aficionados en otros países.
    José María Garcia comenta que hay dos exclusivas que nunca dio por miedo a desilusionar al público, no sé si sera verdad, pero en caso de que así fuera no es muy difícil pensar que se trata de algo relacionado con lo que relata este artículo.

  2. Deporte de élite y dopaje van de la mano. En España y en el resto del mundo.

    • galahat

      Lo que no va de la mano es cómo se enfrenta a este cada país y España es una jodida vergüenza.

  3. Jorge

    Llevo años pensando exactamente lo mismo que este autor (David Navarro) en tema de dopaje y deporte español. Es increíble lo chauvinista q podemos llegar a ser. Pedro Delgado da un positivo extraño en 1988 y es ídolo, Arroyo tb,a Valverde sin ningún tipo d duda se analiza su sangre en Italia y denunciamos persecución, marta Domínguez escandalosamente implicada, pues la hacemos senadora. Jesús manzano cuenta en el periódico As paso x paso como le obligaban a doparse, se demuestra q todo es cierto y lo despreciamos. Contador se inventa una de las mentiras más inverosímiles y ridículas sobre dopaje y toda España, incluido nuestro presidente lo defiende. Tour de Francia, sale el caso Festina y todos los equipos españoles amenazan con retirarse en vergonzosa solidaridad. Eufemiano fuentes médico d la delegación española de juegos olímpicos 92 y aquí no pasa nada. Barsa, real sociedad y atletc d Bilbao pagando al año más d 100 millones a un médico implicadidimo en dopaje y tampoco pasa nada.
    Por último, lo más vergonzoso q he visto en mi vida en la historia del deporte fue cuando ganamos la medalla d oro de baloncesto paralimpico con sólo 2 de 12 discapacitados, algo vomitivo y q pasó de puntillas en los medios de comunicación.
    Efectivamente, José maria García siempre dice q no ha dado 2 exclusivas por la tristeza q produciría a los españoles. Me temo q tiene q ver con el este tema, y no puedo asegurarlo, pero tristemente intuyo que tiene q ver con el dopaje español en los juegos olímpicos 1992 y con indurain.

  4. Estupendo y necesario artículo sobre el, probablemente, mayor tema tabú del deporte español. Se agradece la valentía.

    También venía a comentar lo de las famosas dos exclusivas bomba que nunca se atrevió a dar Butanito y que, sin tener ni idea, curiosamente siempre he sospechado que podían tratarse de los casos que desliza el comentario que me precede (Barcelona 92 e Indurain).

    El ínclito Eufemiano incluso llegó a insinuar alguna vez que la Eurocopa 2008 y el mundial de fútbol de la selección española podrían tambalearse si le diera por hablar. Sorprendentemente algo así pasó desapercibo, nadie quiso investigar nada y pronto esas palabras se perdieron en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Imaginemos el cataclismo que supondría mover ese árbol.

    No sé si algún día saldrá a la luz toda la basura que se ha ido ocultando en las últimas décadas. Sinceramente no soy muy optimista. Creo que hay demasiados intereses en juego que velan porque siga bajo la alfombra y que difícilmente llegaremos a conocer algún día el tamaño real de la infamia (mucho menos que los responsables sean castigados como deberían).

  5. O sea, más de lo mismo, el chivato es el malo, el corrupto sale exculpado (o va a la cárcel un rato y sale a disfrutar de los millones). Los borregos siempre igual. Nos quejamos de lo nuestro, ensalzamos a otros países, pero pagamos sin iva, y lo mío tú no lo denuncies. En política todos los días. Y en el deporte, igual, pero díselo a los que apenas tienen pa comer pero sacan de dónde sea para el abono de su equipo favorito, que es que no tienes pasión, ni fe. Y hoy en titulares, la iglesia católica. Todos a coro: “Yo soy español, español, español”.

  6. Muy buen artículo David, se te echa de menos en el PH, a ver si te pasas a saludar, bandido.

  7. Cuanto sensacionalismo. Sobre el tema de la Real hay que tener en cuenta que los productos que aparecían no eran productos dopantes. Y tener en cuenta también la credibilidad de Iñaki Badiola .. en fin .. no creo que sirva de nada

    • Ya claro. Se pagaban en dinero B productos dopantes y no es nada sospechoso. Tampoco es sospechoso q Eufemiano Fuentes tuviera una carpeta q pusiese RSOC, ni que el médico de indurain y Martín fiz (sabino padilla) cobrarse 120 millones de pesetas del atlétic de Bilbao. No es sospechoso tampoco el positivo d nandrolona de gurpegui con ese doctor ni de los ex jugadores del barsa (de Boer, guardiola, couto), ni que el médico de las palmas fuese eufemiano fuentes.
      Tampoco es sospechoso las decenas de casos de Ela en ex jugadores dl calcio de los 80 y 90.
      Nada es sospechoso.

      • Yo solo digo que los productos que aparecieron asociados a la Real no eran productos dopantes, lo dijo la propia Agencia Antidopaje Española. Otra cosa es que no interesase difundir lo que decía la agencia antidopaje, porque lo que importaba era el sensacionalismo y dar crédito a un personaje con tan poca credibilidad como Badiola

  8. Los productos que aparecían asociados a la Real Sociedad no eran productos prohibidos, tendría que informarte mejor antes de escribir. Y sobre todo que en este periódico se de credibilidad a alguien como Badiola

    • Soy de la Real y es de necios negar que íbamos dopados. Las cuentas de Fuentes y el equipo y la palabra RSOC son suficientes para darse cuenta de lo que hizo el club con Fuentes. Si no queríamos productos dopantes no contratas a Eufemiano y le pagas en B. Así de sencillo.

      • Bueno, el tema es que parece que no te informaste demasiado bien. Esto es lo que dijo la directora de la Agencia Estatal Antidopaje. “Analizamos la documentación y de ahí no se desprende la compra de productos prohibidos en el ámbito del deporte, sino la adquisición de factores de crecimiento, que no están prohibidos. Es más: hemos investigado empresas que suministraban. De ahí no puede deducirse lo que Badiola denunciaba. Eso no significa que ese expediente esté cerrado, ni que la Agencia no haya hecho más cosas”.

  9. Hasta la llegada de Lance Armstrong me encantaba el ciclismo. Fue él el que llevó el dopaje a otra dimensión puesto que se trataba del “mejor ciclista de la historia”.

    Hace 90 años, los ciclistas subían el Tourmalet con bicicletas que pesaban como motos y hoy día – lo sé porque he estado – hay cientos de cicloturistas que lo suben cada día. Por tanto, el doping no es necesario para subir sino para subir muy rápido y, sobre todo, para no tener pájaras en grandes vueltas.

    El ciclismo no es el único deporte en el que hay doping, pero sí al que más daño le ha hecho el doping. Este año he visto algo la vuelta a España, también en las calles de Málaga – por cierto, vaya alusión más cogida con pinzas en un comentario al Málaga de 1980,jejejeje -, pero sigo preguntándome:”será Thomas de verdad el ganador de la vuelta 2018?”.

  10. (…) en el que el autor se saca varias declaraciones cuanto menos sospechosas, sin citar jamás fuente alguna, como que Jesús era de «temperamento frágil y quebradizo según cuentan las personas que han convivido con él».(…) Lo mismo se dijo sobre José María Jiménez. Pero nada se dijo sobre Iker Casillas.

  11. galahat

    Artículo valiente que pone el dedo justo en la llaga donde hay que ponerlo. Bravo. La “omertá” e impunidad en relación al dopaje es la auténtica cloaca deportiva de este país. Lo que sí va de la mano es la cobardía en los deportistas de élite. El dinero manda, incluso por encima de la salud propia y ajena.

  12. Sanciondeporvida

    Te pongo otros dos ejemplos de como se trata a los dopados. En Asturias el seleccionador de ciclismo es Santi Perez ( positivo) y Samuel Sanchez ( positivo) tiene una escuela de ciclismo apoyado por una de las grandes marcas de bicis españolas como MMR para según él enseñarles a los chavales todo lo que sprendio estos años…..vergonzoso

  13. ¿Algun motivo por que el que se hable de dopaje y deporte español y dopaje y deporte?

    ¿Hay positivos en equipos ciclistas alemanes, belgas o franceses?
    ¿Hay positivos en la premier o la serie A?
    ¿Hay positivos en la Euroliga?

    ¿Tengo que deducir que hay van limpios o que el dopaje no se limita a españa?

    La pregunta es seria no digo lo contrario pero dede fuera, ¿que nos hace especiales?

    • La clave no es si en otros países se dopan también, sino en cómo se persigue y critica por la afición a los tramposos. Ya los gustaría tener el nivel de exigencia q ha establecido el tour en estos años. No tendrán campeones franceses, xro al menos no se manchan como nosotros.

  14. Curioso lo de Valverde. No lo de Valverde en sí, sino lo del “periodista”: a juicio del comité olímpico italiano, da positivo y no puede correr durante dos años. Cumple su condena. Vuelve a correr y NO DA POSITIVO. Lo repito: NO DA POSITIVO. Cuando daba positivo estaba mal (evidentemente), pero cuando no… por qué sigue estando mal? Una persona cumple su pena, no vuelve a cometer la falta que se le imputa y aun así tiene que seguir leyendo estas cosas? Vamos de dignos y se nos olvida lo de la reinserción y esas cosas que van asociadas a las penas (antes de hablar, se estudia un poco). Normal en un país donde la gente aplaude que se aplique la cadena perpetua revisable.

    • Por varios motivos :
      1)Pq hizo trampas
      2)pq siempre, a pesar de las evidencias, negó haberlas hecho
      3)pq la inmensa mayoría de los aficionados (seguro q tú tb) lo defendió y apoyó, en lugar de criticarlo
      4)pq otros deportistas no hicieron trampas y no se forraron de dinero y premios.
      5)pq 2 años de sanción es algo ridículo y que hace q compense hacer trampas.
      6)por el daño q le hace a su deporte.

    • Es muy posible que si no vuelves a dar positivo es porque te preocupes de no cometer el mismo fallo (por el que te han pillado) dejando de hacer tonterías por ti mismo (=doparse leyendo foros de internet) y acudiendo a un especialista (que hay muchos y unos pocos más que eran amigos del Kelme). O también creer en la reinserción. Si, claro.

  15. Josele

    De acuerdo en todo EXCEPTO EN UNA COSA:
    Dar a entender entre líneas que Alejandro Valverde se sigue dopando y que ha ganado gracias a sustancias dopantes. Y que la mayoría de ciclistas van limpios y los españoles dopados.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACEPTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso de cookies