Futuro Imperfecto #43: Cosas que han hecho crac

Publicado por

Hemos tenido una semana especialmente activa en esos sonidos que anuncian catástrofes próximas en nuestras sociedades. Incluso si lo consideramos bajo el catastrófico parámetro del 2020. Aquí una lista razonada de cracs.

Ya no nos queda dinero

Este gobierno va haciendo lo que puede para retrasar una explosión de paro como no hemos visto nunca. Y no es para menos si consideramos el análisis de InfoJobs, cuyo barómetro concluye que seis de cada diez españoles temen perder su trabajo. Para evitarlo ha vuelto a prorrogarse la extensión de los ERTE, con la aprobación de los sindicatos y la CEOE. Hostelería y comercio estuvieron a punto de ser excluidos, lo que hubiera hecho perder, según el sector, el 40% del tejido hostelero y la mitad de los locales comerciales. 

Con todas las actividades que el decreto ha incluido el gasto será mayor de lo previsto, Escribá no sabe decir cuánto, pues depende de cuántos autónomos y empresas lo soliciten. El ministro ha estimado en números gordos que unos 1000 millones de euros mensuales, cifra que se queda corta si atendemos la estimación de las asociaciones de autónomos, que calculan su parte en 6000 millones. A eso habría que sumar la parte de las empresas, y los 22 000 millones que ya llevamos gastados, triplicando el déficit del año anterior y disparando la deuda pública hasta el 110% de nuestro PIB. Y con el préstamo de la Unión Europea aún por llegar.

Pero no es momento de preocuparse, porque el 90 % de lo gastado se ha financiado ya con deuda en los mercados. Esto quizá explica por qué a los bancos, que adquieren la mayor parte de la deuda pública española, se les ha levantado la moratoria del cobro de hipotecas. Además de poder cortar agua y luz a los que no pueden pagarla. Con desacuerdo PSOE-Podemos, es verdad, pero aprobado. No sea que los banqueros se enfurruñen. 

Van a cerrar los bares

Y no por el confinamiento sí, confinamiento no, sino porque son una ruina. Al día siguiente de anunciarse que quedaban incluidos en los ERTE advirtieron que seis de cada diez iban a seguir necesitando liquidez. También reclamaron que dueños y empleados quedaran eximidos del pago de cuotas a la seguridad social. El sector del turismo añadió a eso una rebaja masiva de impuestos. Por pedir… 

La conclusión es que con la llegada del invierno, que hace descender el consumo en bares y terrazas, uno de cada tres cerrará antes de fin de año. Hablando de empresas zombies, nuestros templos de reunión son The Walking Dead.

Nunca jamás never nos fiaremos de los bancos

Son un mal necesario y lo aprendes desde tu primera nómina o factura o declaración trimestral. Te cobran comisiones por todo y si no te piden historial médico al darte un préstamo es porque la ley no lo permite. Lo que no esperábamos, varias generaciones de nosotros, es que tuviéramos que poner dinero para rescatarlos cuando sus responsables los gestionaban mal. Pagamos 64 000 millones para salvarlos que no irán a investigación científica, educación o sanidad. Por citar tres pilares en la lucha contra la pandemia. Y para colmo esta semana la justicia nos sale con que sus responsables no hicieron nada mal cuando sacaron a bolsa una de esas entidades rescatadas, Bankia

Rodrigo Rato, el mayor artífice de esta operación bursátil, se va de rositas —a la cárcel donde reside, que inocente no es—, y se nos comunica que los supervisores estuvieron de acuerdo con la operación. Así que la lectura de este asesinato sin culpable es que podemos cuestionar todo el sistema financiero, porque para las personas comunes y corrientes, nosotras, no funciona

En cuanto a la acusación particular, ese 15M para Rato que ha luchado por una compensación justa de este sindiós, con la sentencia en la mano ya no pide reparación. Solo una legislación que impida repetir esto.

Lo más delirante de todo este asunto es que el 98 % de los que compraron acciones de Bankia recuperaron su dinero. Porque los tribunales reconocieron que les habían engañado al colocarles un producto tóxico del que no les informaron bien.

Fueron jubilados y personas con una relación de toda la vida con sus sucursales. Ingenuos o confiados, pero sobre todo ciudadanos sin formación financiera a las que se les vendió que una cartera de acciones era un depósito de ahorro. 

Ni el turismo ni la construcción nos salvarán

Ni Disney, reino de la fantasía, mantiene el atractivo de sus parques de atracciones. La empresa americana va a despedir 28 000 trabajadores porque el turismo no funciona, ni el doméstico ni el internacional. El sector solo se recuperará cuando termine la pandemia, y eso no sabemos cuándo será.

Buen indicador de su mala salud es que el alquiler turístico ha pasado de ser una buena inversión a algo mucho menos rentable que el alquiler tradicional. Ahora los dueños están vendiendo los inmuebles o dedicándolos al alquiler residencial.

Este dato, junto a un desplome en la firma de hipotecas que sigue una progresión aritmética, indica que construir salvajemente para reiniciar la economía no va a funcionar, al menos de momento.

Por no hablar de otros grandes proyectos que pinchan, como un complejo de juego tipo Las Vegas al lado de Port Aventura, tumbado por la justicia. Turismo, construcción, fórmulas clásicas cuyas empresas deben mucho a Hacienda. Atención a la tabla de abajo.

¿Generación de riqueza? Las cincuenta mayores empresas deudoras a Hacienda pertenecen al sector inmobiliario. Fuente: Acuerdo de publicación de listado de deudores artículo 95 bis de la ley general tributaria.

Tenemos un loco, loco, loco Estado de las autonomías

Otra vez Madrid acaparó el foco informativo diciendo que sí estaba de acuerdo en cerrar, luego que no, luego que si me rebelo, y al final que acato pero iré a los tribunales. En mitad de la batalla, un intento de hacer creer que Navarra está peor que la capital, por no hablar de los elogios comparativos a Valencia. Ellos sí están mejor, críticos en lugar de moribundos. Es un consuelo tan parco como saber que en muchas ciudades y países del mundo se está gestionando mejor

Con todo este ruido de batallas autonomías-gobierno hemos aparcado la pregunta de mayor interés, por qué somos el país con más aumento de la epidemia. Quizá esta semana nos ha dado la respuesta: tenemos un Estado de las autonomías disfuncional, donde un gobierno central no puede imponer a una región irresponsable la salvaguarda de nuestra salud. Pero cuando se trató de salvar la integridad del Estado todo funcionó perfectamente vía 155. 

Hay violadores en las ONG

Todo lo bueno que tienen estas organizaciones de ayuda a los más necesitados lo echaron por tierra en Congo los trabajadores de Unicef, Médicos sin Fronteras Francia, World Vision, Alima y la agencia para la migración de la ONU, IOM. Hablamos de médicos, sanitarios y administrativos que exigieron a las mujeres de Congo que se acostaran con ellos para darles trabajo. Habían ido allí a luchar contra una epidemia de ébola.

Si queremos salvarnos, montemos centrales nucleares

Enésima advertencia, esta vez de la ONU: si no nos mata el coronavirus lo hará el cambio climático. Necesitamos energía verde ya. Así lo cree Holanda, que da un paso adelante hacia la energía nuclear con una consulta popular sobre la construcción de nuevas plantas. Bélgica asegura ahora que no podrá apagar sus reactores en 2025 porque no tiene alternativas, y Polonia quiere apostar por este tipo de generación de electricidad, que será clave para cumplir con el objetivo de la UE para convertir Europa en el primer continente climáticamente neutro. Y las centrales nucleares no producen emisiones de carbono, así que en opinión de estos países son la mejor solución.

Si no fuera por los residuos. De actualidad también esta semana, Alemania busca dónde echar los suyos. La localidad de Gorleben iba a ser el sitio, y el asunto marcha con cierto retraso, lo eligieron para eso en 1977. Esto aquí nos suena de algo, iba a hacer un ATC en Villar de Cañas que ha quedado paralizado sine die. Nosotros además pretendemos cerrar nuestras centrales nucleares, o eso asegura la ministra Ribero, aunque los especialistas le enmiendan la plana. Incluso en el caso de que la eólica y la solar generen lo suficiente para compensar la pérdida de GW de la nuclear, ¿dónde almacenaremos esa producción?

Y una cuestión más peliaguda aún. Setenta años después de que el ser humano comenzara a usar la energía nuclear, todavía no se ha abierto oficialmente ningún depósito permanente y legalmente asegurado en el mundo. Capaz de albergar residuos durante un millón de años sin emitir radiación. O sea, sin terremotos ni alteraciones geológicas sustanciales del suelo.

Y si queremos vacunas, exterminemos tiburones

Una de las especies más amenazadas de los mares tiene en su hígado escualeno, un aceite que la farmaceútica GlaxoSmithKline quiere emplear para fabricar mil millones de dosis de su vacuna. Lo que significa matar medio millón de tiburones. Somos una especie terrible cuya supervivencia parece depender del exterminio del planeta tierra. 

Nuestro nuevo nombre es pandemials

Se puso tremendo la pasada semana el ministro Castell diciendo que esto se acababa, refiriéndose al mundo que conocemos. Pero no llegó ni de lejos a la altura de los creadores de términos. Ya tenemos aquí a los pandemials, que además son intergeneracionales. Recortamos nuestras libertades por miedo a la enfermedad, socializamos menos, caemos en la depresión como aquellos países del norte de los que oímos hablar. Que no era por falta de sol, sino por falta de contacto con otros.

¿Saldremos mejores, decían? Lo que saldremos es majaras.


¿Quieres recibir cada sábado un email con las novedades semanales del #FuturoImperfecto?

Acceso a los contenidos vía Telegram

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

2 Comentarios

  1. Muy buen artículo, como todos los de la serie. Puestos a introducir nombres nuevos al nomenclátor de la RAE permítame sugerir un nuevo género de gobierno que estamos estrenando en España: la JUDICOCRACIA. (Algún día espero que el PSOE-PSC llore lágrimas de sangre por haber dado apoyo al 155 y haber dado el pistoletazo de salida para la judicialización de la política).
    Son los jueces los que mandan en el país. Ellos deciden, según les parece, quien puede ser o no presidente de la Generalitat de Cataluña, quienes pueden ser imputados o no, quienes tienen inmunidad para todo tipo de fechorías o quienes, a pesar de ser diputados europeos, no pueden pisar España so pena de detención.
    Ellos vitorean al rey, hijo de una persona que se encuentra de vacaciones en Dubai a cargo del erario público. Ellos absuelven a la cúpula de los bancos que falsearon sus cuentas para salir a Bolsa. Ellos decidieron que la muerte de Guillem Aguiló quedara impune. Pronto decidirán que vacunas pueden emplearse para el COVID y cuáles no y como expertos médicos y científicos que son nos dirán que gobernantes tienen razón: los que quieren evitar muertes o los que preferían la economía.
    No hace falta ir a votar. Que sea la justicia quien nombre a los gobiernos y que haga las leyes a su medida. Será todo más fácil y nos ahorraremos mucho dinero. Mientras, Fernández Díaz ,Rajoy, Cospedal y toda la tropa pasean tranquilamente por sus ciudades de origen y los presos políticos catalanes llevan encerrados tres años.

  2. Enhorabuena por los artículos de esta serie de futuros imperfectos. Es una cruda realidad periodística e informativa.

    Gracias

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.