¿Cuál es el plato más sobrevalorado de la gastronomía española?

Publicado por

En España jugamos con la ventaja —o desventaja— de que, al ser la dieta mediterránea una de las mejor valoradas del mundo, casi nunca se cuestione de manera pública la calidad o el sabor de nuestras comidas. Sabemos que si alguien se atreve a infravalorar un plato que al resto le encanta está destinado a ser la vergüenza del grupo. De hecho, cuando empieza una discusión, la receta de la abuela es el argumento principal para defender el honor de la comida criticada. En nuestra gastronomía no son pocos los platos tradicionales, y tampoco es bajo el culto desorbitado que se les rinde. Ante esta situación, lanzamos el tema del que tememos hablar libremente: los posibles platos más sobrevalorados en España. Es cuestión de opiniones, pero no está de más bajar del pedestal algunas recetas que nos representan. Así, pueden votar según su opinión o, si no están de acuerdo con los ejemplos dados, tienen la opción de añadir en los comentarios aquellas comidas tradicionales que consideren más sobrevaloradas y no aparezcan en esta lista. Sientan libertad para iniciar la guerra civil gastronómica.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)


Tortilla de patatas

spanish omelette with potatoes and onion typical spanish cuisine tortilla espanola rustic dark background top view

La tortilla de patatas no puede faltar en ningún hogar español. De hecho, se suele hablar de este plato formado principalmente por huevo y patatas como de un verdadero manjar. No obstante, está sometido a debates constantemente, sobre si la verdadera tortilla debe contener cebolla o no, o si es mejor muy hecha o poco hecha. Si fuera una comida tan especial, no se cuestionarían aspectos importantes de la receta general. Además, la receta no es tan enrevesada como para que se la venere de esta manera. Tal es la devoción del plato que tiene día internacional: 9 de marzo.  Y, aunque otros países tienen recetas parecidas, como la frittata italiana, nos atrevemos a decir que nuestra tortilla de patatas es mejor.


Croquetas

croquetas

Según la RAE, la definición de este plato es: «Porción de masa, generalmente redonda u ovalada, hecha con un picadillo de jamón, carne, pescado, huevo u otros ingredientes, que, ligado con besamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante». No deja de ser comida de aprovechamiento que, en tiempos de vanguardia culinaria, no ha perdido su «valor». En los últimos años se ha generalizado un culto peculiar hacia este alimento a través de las redes sociales, pero siendo realistas, de cada diez croquetas en restaurantes, una está verdaderamente buena. El resto son congeladas, simple fritanga, contienen exceso de rebozado…. Por supuesto, este alimento también cuenta con día internacional, el 16 de enero. Además, por mucho que parezca marca España, la receta es originariamente francesa, y muchos países europeos tienen sus equivalentes.


Cachopo

cachopo

Este plato asturiano es popular en el norte de España, y aquí ya lo hemos introducido en la lista de cosas más sobrevaloradas de la vida. Sin embargo, nunca se puede discutir sobre él con un asturiano, porque no cualquier receta es un cachopo. El plato consta de dos filetes de ternera empanados, entre los que se coloca jamón serrano y queso. Fue convertida en comida de culto en la época de los hipsters, pero muchos afirman que su éxito recae en el bajo precio del producto, pues por lo demás se trata de un plato grasiento. Por su forma, es una comida que podría encontrarse perfectamente en el menú infantil de cualquier restaurante. De hecho, el filete empanado es la comida favorita de muchos niños, pero parece que en este caso es una receta emblemática.


Gazpacho y salmorejo

salmorejo

Estos dos platos son parecidos, pero se diferencian principalmente en la técnica y en la textura, puesto que el primero se puede beber y el segundo equivale a una crema fría. Comparten alimentos: tomate, pan, aceite de oliva y el ajo, aunque el gazpacho también puede llevar pepino. Dándole una vuelta, podría decirse que es una tostada con tomate triturada, y pensándolo así, quizá la imagen no nos resulte tan deliciosa. Parece que el gazpacho y el salmorejo van de la mano con el verano, tanto, que en el caso del primero se vende hecho ya en los supermercados para beberlo directamente del bote, sustituyendo incluso al vaso de agua para refrescarse. Porque justo esa es la esencia de ambas recetas: refrescar. No tienen un sabor peculiar o diferente, y que sean dos platos muy parecidos pero con distinto nombre demuestra de nuevo el purismo de la gastronomía española.


Cocido madrileño

cocido

El cocido madrileño es un plato de cuchara bastante grasiento, pues consta de varias partes a la hora de comerlo: primero, una sopa con fideos, después garbanzos y verduras y, por último, carnes y embutidos. De hecho, las croquetas tradicionales se crean a partir de los restos de este plato. Como el gazpacho al verano, el cocido al invierno. Porque puede ser el plato favorito de muchos, pero solo cuando hace frío. Aunque es una receta de origen humilde, se conoce que el rey Carlos I y su hijo, el rey Felipe II, eran verdaderos admiradores de este plato. Por ello, el cocido cobró mayor importancia en la gastronomía española después de que Felipe II trasladase la capital de España a Madrid. Y quizás de ahí viene que esté tan sobrevalorado.


Paella

paella

Si algo sabe decir un turista en España es «cerveza» y «paella». Sin embargo, la verdadera paella valenciana se come pocas veces, puesto que es una receta purista: según los valencianos, debe llevar arroz, conejo, pollo, judías verdes, tomate, garrofón, romero y azafrán. Lo que no coincida, no es paella, es arroz con cosas. No obstante, no son pocas las personas a las que les gusta casi en exclusividad la «paella» de su madre o la que hace su padre los domingos. Fuera de casa, no es tan sencillo que agrade este plato típico. Hay una cantidad de platos españoles (sobre todo de la zona levantina) con arroz muchos menos valorados, como el arroz negro, arroz a banda y el arroz al horno. A parte de ser el souvenir español en forma de imán por excelencia, junto con la flamenca, parece ser solo un plato de culto que en pocos sitios cumple las condiciones del consumidor.


Pulpo a la gallega

pulpo

El pulpo a la gallega es un plato muy valorado en toda España aunque sea una receta originaria del norte. Servido normalmente con patatas, le sucede una cosa parecida a las croquetas: es difícil encontrar un pulpo a la gallega bueno. De hecho, es muy común que se quede duro o demasiado blando. También es muy importante la materia prima, y parece que no se tiene tan en cuenta muchas veces fuera de Galicia. Eso sí, no es un plato que satisfaga completamente el hambre.


Fabada asturiana

fabada

Este es el segundo plato asturiano que opta al puesto de más sobrevalorado. Esta receta formada por faba, embutidos y cerdo es uno de los más reconocidos de la gastronomía española. No es por poner en cuestión su originalidad, pero le sucede lo mismo que al cocido madrileño: existen muchos platos de chuchara españoles hipercalóricos de igual valor y potencial generador de gases intestinales.


Pescaíto frito

pescaito

El pescaíto frito, como dice el nombre, es pescado frito, y se come sobre todo en Andalucía. En este plato la calidad del pescado puede quedar en segundo lugar puesto que en los alimentos fritos y rebozados o empanados el sabor del producto tiende a perder el protagonismo. Por ello, a los niños se les reboza o empana todo. Partiendo de este punto, la pregunta es si un producto como el pescado necesita de esta técnica culinaria para lucirse. Sin embargo, la gente llena los chiringuitos solo para poder comer este plato, que se identifica especialmente con el verano.


Bonus track: ensalada mixta

ensalada

Probablemente la comida más sobrevalorada del mundo, ya que se encuentra en la carta de cualquier bar o restaurante. Es rara la jornada que no encabeza la lista de primeros platos del menú del día. Se llama «mixta» porque lleva de todo y nada a la vez, porque sin un buen aliño es imposible hincarle el diente. Sin embargo, se trata de un plato sano typical Spanish, que eso tiene bastante valor hoy en día.


MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

36 Comentarios

  1. Hola amiguitos,

    Levante es una posición geográfica relativa, esa parte de España se llama Valencia.

    Menos mal que no habéis puesto el jamón en vuestro listado..

    • Sí, bueno, eso es como cuando hablan de manchegos para referirse a gente de Guadalajara o de zonas que no pertenecen a La Mancha, tampoco hay que ofenderse hombre. Por cierto, por La Mancha auténtica hacemos unas gachas con tocino que aunque menos conocidas son para chuparse los dedos! Todas las pegas del artículo van sobre calidad del producto, dificultad de preparación, que sea más o menos sano, pero, ¿Lo que importa realmente no es ese sabor inconfundible que hemos mamado desde pequeños, que nos lleva a otros lugares y épocas solo con el olfato? Disfrutemos de lo que tenemos :)

  2. A mí no me parece que ninguna esté sobrevalorada, todas son majares exquisitos, excepto que el cachopo, que no he probado ( bueno, un filete empanado sí ) NO he votado nada.
    Dá igual la tortilla sin o con cebolla, la paella con esto o con lo otro, que la fabada genere gases… insisto, todos platos exquisitos.
    Y también el jamón, como dice Cesar.
    Ñam ñam.

  3. Sobrevalorado con respecto al precio desorbitado versus materia prima y dificultad de elaboración, la palma se la lleva sin duda el pulpo a la gallega. Bueno, en realidad cualquier plato con pulpo; como si pagar el pulpo congelao de origen marruecos y cocido en olla exprés a precio de oro no estuviera completamente sobrevalorado. El resto de platos -almenos- tiene una cierta dificultad, ni que sea con materia prima de baja calidad.

  4. Sin lugar a dudas, las tortillas de camarones, otro plato que se reboza para enmascarar la insipidez de ese pescado, y los chanquetes con huevo, ídem. Y, en otro concepto que podría entrar, los pintxos vascos o navarros. Se tapea mucho mejor y más barato en Murcia, Granada, Logroño, Ciudad Real o Albacete. Lo de los pintxos es una estafa disfrazada de vanguardia.

    • Es muy difícil comer tortillita de camarones de verdad (no lleva huevo) y los chanquetes son de otra época, por desgracia.
      Las tortillitas prácticamente comerlas fuera de Cádiz, Sanlúcar, el Puerto es pecado y deben estar recién hechas además.
      Los chanquetes están prohibidos desde hace treinta años. Lo que se come son inmaduros de otras especies. Los chanquetes verdaderos son exquisitos.
      Son dos platos de gran finura.
      En general, la fritura sutil es rara de encontrar, pero haberla hayla.
      De las provincias que menciona, desde luego, sin contar la ciudad de Logroño, que desconozco. A mí me tiran Almería y la comarca de Cartagena.

    • Hace años que el chanquete esta prohibido. Lo que se utiliza ahora son peces pequeños chinos.

      Los que conocimos el chanquete….sabemos que lo de hoy es una malisima imitacion .

  5. En Valencia le damos un giro de tuerca a la ensalada mixta (mi voto sin duda) y en las cartas de muchos restaurantes figura como “Ensalada valenciana”. Pido perdón en nombre de mi región a todos los turistas que la pidieron pensando que era un plato típico.

    • Realmente la ensalada valenciana no es la mixta. La valenciana lleva lechuga, tomate y cebolla y para de contar. Como mucho se le echan aceitunas por encima. Si a la valenciana se le echa atún, huevo, zanahoria, y todo lo demás ya se convierte en una mixta.

  6. El problema con el cachopo es que se ha puesto de moda. Le pasa a cualquier cosa. Hace 30 años cuando fuera de aquí no lo conocía ni Dios no había ninguna polémica con él. Además tiene otro factor común a todos los demás platos. Si lo haces con ingredientes de calidad, está bueno. Si utilizas el rebozado para enmarcar una ternera que estaba de los nervios, pues te pasa lo mismo que si en vez de pulpo te dan potón. Y la verdad, venir a Asturias y no probar antes 30 cosas que están mucho mejor que el cachopo, es perder el tiempo.
    De lo apuntado me quedo por la paella. Y mira que me gusta. Lo digo por el coñazo que dan los puristas con ella.

  7. Yo diría que la ensalada mixta, que no tiene ninguna dificultad en su preparación.
    Por otro lado, diría que el cachopo (es como un San Jacobo venido a más)

    • Las migas y demás platos rústicos de la cocina manchega no diría que están sobrevalorados, todo lo contrario, son poco conocidos comparados con otros y algunos son deliciosos: atascaburras, gachamiga, ajo mataero, ajo aceite, potaje bochero, las gachas…

  8. Veo mucha confusión con la paella. Paellas hay muchas, pues el nombre deriva del recipiente en el que se cocina, que se denomina,curiosamente paella (sartén en valenciano). Los “arroces menos valorados” como el arroz a banda o el negro no dejan de ser paellas. No son “paella valenciana”, pero sí son paella y sí son valencianos, y mi impresión es que son bastante mejor valorados que la receta “canónica”. De hecho, cualquier pueblo valenciano tiene su receta de paella, con ingredientes que varían bastante de la que se intenta imponer como la auténtica.
    Dicho esto, siendo un plato bastante complicado de acertar, se presta mucho a parecer sobrevalorado si nunca comiste una “de verdad”.
    Yo he votado por el cachopo, que no deja de parecerme, como bien han dicho por ahí arriba, un san jacobo con ínfulas gourmet.

  9. He votado las croquetas porque el cachopo no me parece que esté sobrevalorado. Todos sabemos que es un plato sin ningún interés pero por algún motivo que desconozco ahora andáis unos cuantos dándole bombo.

  10. Yo opté por el zumo de tomate mal planteado, vamos, el gazpacho. Pero con la paella no tengo una relación de odio, si no de risa floja.
    Vienen todos esos canónigos a dar la receta de la única, verdadera y auténtica paella valenciana, cuando todos los viejos del lugar de la Albufera saben dos cosas.

    1 – Que tradicionalmente los agricultores (y eso incluye a los que se dedicaban al arroz) han sido gente humilde, cuando no pobres de solemnidad, así que llevar conejo y pollo en el plato es una risa porque la carne ha sido casi siempre de potentado (cerdo aparte).

    2 – Que la carne que tradicionalmente llevaba una paella en la Albufera era la que podías conseguir en la Albufera. Es decir, la carne que se le echaba te pasaba nadando junto al arroz, o sea, rata. Y no es un chiste, RATA, aunque con más denominación de origen que el arroz.

    Y ahora, defiéndase la receta TRADICIONAL.

    • Tiene razón, pero puntualizo que es rata de agua, un roedor muy limpito y rural, no la rata común odiosa y asquerosita.

      • Tiene toda la razón, desde luego que no se trata de rata de alcantarilla, pero trata sigue siendo (aunque personalmente encuentro más desagradable la anguila que la rata en cuestión).

    • Totalmente de acuerdo. La receta “auténtica” de la paella no es más que un convencionalismo. Lo que pasa es que en Valencia capital y alrededores (Huertas incluidas) la favorita es la de pollo y conejo y de ahí no los sacas. Es que ni se atreven a echarle caracoles o alcachofa, que son ingredientes considerados canónicos e incluidos en la Denominación de Origen.

      Por eso si quieres comer arroces te vas al norte de Alicante. Ahí la gente experimenta más y no tiene tanto complejo de seguir tradiciones místicas.

    • Hace una pila de años por motivos laborales pasé 4 días de viaje empezando en Valencia y acabando en Murcia. Como me gusta más el arroz que a un tonto un lápiz fueron cuatro días a base de arroz. El primer día en Valencia hasta cenamos paella, con la verduras, con los caracoles, con todo. El segundo día nos llevaron a comer a la Albufera y en la carta del restaurante venía el arroz con rata. Tal cual. Y coincido en que me gustaron sobremanera los que comí en la privincia de Alicante. Caldosos, negros, de todo tipo.

  11. La tortilla, está buena, pero no creo que deba ser una de las señas de identidad de nuestra cocina. La ensalada mixta no creo que esté sobrevalorada, cualquiera sabe que no vale gran cosa, y como el cachopo no lo he probado, mi voto es para la tortilla.

  12. Una temática muy, pero que muy traída por los pelos para crear un debate casi inexistente que en principio no debiera dar mucho de sí. Ninguna de las especialidades me parece sobrevalorada; sobrevalorados están el roast beef, el pudding de Yorkshire y el fish and chips. También toda la comida basura que sale de los Estados Unidos para infectar al resto del planeta. El cachopo no lo he probado nunca, pero sí sé que si me ponen delante una fuente hasta el techo de carne rebozada con huevo y pan rallado (ternera, lomo de cerdo, pavo, conejo…) todo bien crujiente, empiezo a comer y no paro hasta dejarla vacía. ¿Sobrevalorados la tortilla de patatas, la paella, el cocido madrileño, la fabada asturiana…?
    Por favor…este artículo parece ideado por un chef de Croydon (¿oxímoron?).

  13. ¿Por qué entra el cocido madrileño y no el cocido gallego, el cocido montañés, el cocido maragato y el resto de cocidos y recocidos que hay por toda España?

  14. Obviamente es la paella. Y ya no hablo de la paella valenciana en sí misma (ese es otro tema) sino de cualquier tipo de arroz hecho en Paella que en España nos encanta tanto venerar y presentar como si fuera un plato con una elaboración complicadísima. Cualquier persona con dos dedos de frente (culinariamente hablando) puede hacer un arroz en paella que esté de notable. Es que no es difícil, ingredientes de calidad y YA ESTÁ. Compárenlo con un risotto en el que hay que remover 20 mins constantemente.

    • No estoy de acuerdo. Confundes la complicación en la elaboración con la excelencia, o con la bondad de un plato, y no tienen nada que ver. El hecho de que una receta sea muy complicada no implica necesariamente que sea muy sabrosa, muy rica, un plato de 10. Y al contrario, la sencillez culinaria no dá por fuerza una receta insulsa o poco agradable.
      Hacer una buena paella no es tan difícil, vale, pero tampoco sale bien a la primera. Con ingredientes de calidad es mas fácil, claro.
      El risotto sólo lo he comido una vez, y desde luego me gustó mucho menos que cualquier paella o arroz que se haga en la Calamidad Valensiana; incluso que cualquiera que haga yo. El que requiera estar removiendo 20 min. no nos garantiza que luego salga un plato riquísimo.

  15. El cachopo, que así como se ve es una suerte de escalopa Kaiser pero hecha con un trozo de carne. La comida frita termina siendo como las películas porno, todas saben igual, cumplen el mismo objetivo de evasión, producen un efecto de querer más aunque estemos saciados, y a pesar del “nunca más” siempre volvemos a caer.
    En segundo lugar, la fabada, que a mi me encanta pero claramente está demasiado en “alto” para ser el platillo que es.

  16. El pulpo á feira no se come con cachelos, solo que a los turistas madrileños les sirvan algunas veces así dado su desconocimiento o su ignorancia al salir de la urbe.

  17. Veo que mucha gente habla sin paladar alguno.
    La gran mayoría de recetas tradicionales, no solo hay que saber hacerlas, si no conseguir los ingredientes apropiados.
    Incluido el agua, que cambia el sabor de todo cocido o potaje.
    La ensalada mixta está sobrevalorada por el hecho de que la han explotado tanto que ya en casi en ningún lugar la encuentras decente.
    El cachopo, un plato de tantos que está riquísimo y saltó a la fama por culpa de un programa de televisión. Y llegó su boom! Un plato que tenía que seguir siendo como era, un desconocido. Y entonces cuando lo encontrabas era una delicia, con una ternera de primera, un queso y cecina asturianos que apoyaban el hipo. Y el rebozado fino para no variar el sabor. Si igual que cuando te encuentras un bien flamenquín.
    Por desgracia, les ha pasado lo mismo que a la ensalada mixta, un plato sobrexplotado y destrozado por culpa de la fama.

  18. He votado a la paella (vivo en la Comunidad Valenciana). Porque aunque las he comido excelentes y hasta con agua de mar en Menorca (muy buena), creo que es uno de los platos más prostituídos y ha sufrido universalmente el destino aciago de la genuina hamburguesa. es decir, que te engañan wuhanescamente como a un oriental hijo del…Celeste Imperio en chiringos de mala muerte o de postín sirviéndote arroz socarrado con mariscos de lata siendo que la verdadera paella no los lleva. Y hasta el Jaimie el guarro chef de la Pérfida Albión nos ha intentado meter su chorizo.

  19. Una temporada fuera de España en otros paises y al volver a uno se le saltan las lágrimas al ver una tortilla de patatas, un cocido, unas bravas….pero hechas con las ingredientes y la forma adecuada, no esas porquerías precocinadas hechas con sucedaneos o ingredientes de tercera categoría.

    Como en España se come como en pocos sitios del mundo.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.