Jot Down Cultural Magazine – Enric González: Liberalismo

Enric González: Liberalismo

Publicado por

A principios de 1985 caí por casualidad en Seúl. Conocí Corea del Sur porque no pude entrar en India. Hacía poco de la catástrofe de Bhopal y me denegaron el visado porque en mi pasaporte ponía que era periodista.

Lo de Bhopal es una de esas cosas que deberíamos evocar cada vez que se habla de dar plena libertad a las empresas, de suprimir controles burocráticos y de seguir el camino asiático hacia el progreso económico.

El 3 de diciembre de 1984, una fábrica de pesticidas de Union Carbide (hoy englobada en Dow Chemical, prestigiosa corporación con una inmensa gama de productos entre los que se incluye el napalm) vertió a la atmósfera 42 toneladas de isocianato de metilo. La fábrica estaba en India porque allí no tenía que soportar sindicatos, funcionarios entrometidos y otras molestias similares. Los sistemas de seguridad se habían recortado para reducir costes. Al menos 20.000 personas murieron envenenadas y unas 150.000 sufrieron heridas de gravedad. Gran parte de la región de Madhya Pradesh quedó contaminada. Se hizo la justicia que suele hacerse en estos casos: 25 años más tarde, siete empleados de Union Carbide, indios todos ellos, fueron condenados a dos años de cárcel (en suspenso) y a una multa de 2.000 dólares.

Seúl y la libertad de empresa, decíamos.

Iba corto de tesorería y me alojé en el Hotel Prince, un establecimiento que pese a su nombre internacional gozaba de una clientela fiel y autóctona, compuesta mayormente por ganaderos coreanos que visitaban la capital para vender carne. Elegí una habitación de “clase turista con aseo”, en la que el presunto turista se aseaba con un cubo de agua sobre un agujero que era el retrete. Era muy, muy importante mantener vigilado el agujero para no meter el pie en un descuido. El Seúl de entonces, antes de los Juegos Olímpicos y del gran despegue económico, no era el de ahora. Era una ciudad muy pobre en la que afloraban algunos magnates.

Me disponía a disfrutar de mi primera noche en la habitación con aseo (de clase turista) cuando llamaron a la puerta. Abrí. Era un crío canijo al que había visto pululando por la recepción.

— Girls, mister? Girls?

Simplifico por abreviar. Me llevó un rato entender lo que decía y pillar el significado de la oferta. Respondí que no, gracias, e incluso, por parecer hombre de mundo, farfullé alguna excusa.

El chaval se fue, no muy satisfecho.

Al poco rato volvieron a llamar a la puerta.

— Little sister, mister! Little sister!

A juzgar por sus gestos, el chico me ofrecía no una niña, sino prácticamente un feto. Lo de subrayar que se trataba de su hermana pequeña sería una estrategia comercial (a saber, igual era cierto), pero añadió a la incomodidad del momento un delicado toque de horror.

Le envié a paseo con bastante brusquedad.

Me quedé cavilando sobre la gama de servicios del Hotel Prince, no por mucho tiempo. Toc, toc. De nuevo.

Abrí la puerta y ahí estaba él, con una media sonrisa. La media sonrisa de quien ya ha entendido de qué van las cosas. Sin decir palabra, y con una rapidez asombrosa, se coló en la habitación, se quitó los zapatos y se metió en mi cama.

Costó lo suyo echarle.

El chaval tenía iniciativa, eso es indudable. Y ganas de prosperar en el sector de los servicios. Quizá hoy sea el dueño del Hotel Prince, o haya hecho fortuna como proxeneta, o posea una red de megacasinos y esté sopesando la opción de abrir sucursal en España. También es posible que sea vendedor de zapatos, o fabricante de fajas ortopédicas. Yo qué sé.

Pero le recuerdo cuando se habla de progreso en los términos actuales. Desregulación, libertad para el emprendedor, todo el poder para la imaginación empresarial. Los servicios públicos gratuitos son una fábrica de vagos y aprovechados. Los controles comerciales oprimen. La burocracia asfixia. El que vale siempre sale adelante.

Sospecho que muy pocos de quienes defienden el liberalismo pleno y gozoso han tenido que andar por ahí ofreciendo niñas u ofreciendo su propio cuerpo. Tampoco habrán pasado por Bhopal, supongo.

A mí no me convencen.

79 comentarios

  1. Es asombroso; me pasó exactamente lo mismo hace bien poco, en Cuba.

  2. Pingback: Enric González: liberalismo

  3. ¡Cuánta mala leche! Enric, espera que apareza la Brunete comentarista de Jotdown. :P

  4. Encuentro reconfortante que alguien responda a un artículo con un ‘puesandaquetú’, como el de Mercutio. Creo que me estoy volviendo loco, pero es que vivo en el extranjero y a pesar de que aquí no es difícil conseguir a no muy mal precio el 5Js, las anchoas cántabras y un buen plato de pulpo á feira regado con un buen rioja, y la tortilla de patata se la hace uno, echando de menos las patacas novas, pero mejor que en cualquier bar de tapas, la verdad es que ese tipo de producto autóctono español -el mendrugo- no es fácil de encontrar.

    Y sí, también he encontrado el artículo un poco simplista, pero es que me parece que tampoco es nada complicado este asunto.

  5. Yo estoy con Mercutio. Esa analogía entre las consecuencias del liberalismo y la dictadura cubano me parece extraordinaria.

  6. El “asunto” que trata el articulo no tiene que ver con el liberalismo ni con el comunismo. Tiene que ver con la pobreza, que no es exclusiva de ningun regimen economico.

    • Vaya, pensé que la ironia de mi comentario era evidente. Contestar con un “en Cuba también pasa, eh, eh, Eric, no dices nada, eh. COMUNISTA!! ” es bastante más simplista que el artículo.

  7. A mi en Egipto me ofrecían día sí día no durante meses niños de 14 años, otra meca del liberalismo salvaje como todos sabemos. Supongo que Chernobil es síntoma también del poderoso e inhumano liberalismo soviético porque como todos sabemos lo que controla el Estado no se rompe. Ay, la India, esa meca liberal donde los pobres funcionarios incorruptibles no pueden velar por nuestra seguridad. También conviene recordar que la libertad sindical proviene, como no puede ser de otro modo, de la libertad de asociación y de expresión, y que esa libertad sindical incuestionable e incuestionada por el liberalismo es y ha sido perseguida por el socialismo haya donde ha gobernado.

    Saludos.

  8. Hasta uno que odie el liberalismo con ganas se puede dar cuenta de que es una soberana tontería relacionar el contenido del artículo con el liberalismo.

    • Pues no crea. Alguien que lo odie con tanta víscera, estará totalmente de acuerdo con Enric. Y ya que estoy, me parece mucho más genial derrumbar el artículo con una sola frase, como hace Mercutio, que la demagógica conclusión del autor. El artículo se lee con interés, pero llegas al final y dices, ¿para esto? Esperaba algo mejor. No sé, algo más inteligente, como mínimo.

  9. Los extremos siempre son malos. El comunismo, el capitalismo salvaje… Enric no es precisamente un comunista, así que por intentar entenderle (no ha quedado muy claro), diría que su mensaje es que el liberalismo a tope no soluciona los problemas por sí mismo. Cosa que es la pura verdad: ningún sistema lo hace.

    • Es que el liberalismo ni pretende ni promete solucionar nada a nadie. Esa es la diferencia.

      • Vale, entonces para qué votar a un político liberal? Es una contradicción en sus términos. El liberal de verdad, directamente, no vota. Se resuelve sus problemas y pasa de Gobiernos.

        La realidad es que ningún sistema es liberal al 100%. Está el Ejército, la policía… que se supone que están para arreglar problemas, no para dejar que la gente se los resuelva.

        Vives en los mundos de Yupi.

        • A lo primero, más o menos, sí.

          Con lo segundo, discrepo. Eso que dice no debería estar para ‘solucionar problemas’ si no para garantizar los derechos individuales. No es lo mismo. Que no hay ningún país liberal comme il faut, es cierto y cada vez lo es más.

          Bueno, cuando hablo de teoría política hablo de eso, de teoría. Si quiere que bajemos al posibilismo yo encantado, también creo que el liberalismo es más eficaz para hacer que la inmensa mayoría viva mejor. O por lo menos dar pasitos hacia él y no en la dirección contraria. Manías de un extremista de la Libertad, qué quiere que le haga.

          Saludos.

          • ¿Y no le parece a usted que afirmar por una parte que el liberalismo es el sistema idóneo para proveer de bienestar a la población y por otra negar la existencia de estados liberales en sentido estricto es una contradicción?

            Quiero decir que no paro de escuchar y leer cada vez que aparece esta fastidiosa confrontación, que este o aquel estado no son “verdaderamente” liberales, cuando se trata de contraejemplos a su primera afirmación. La cuestión no es dirimir la pureza de un régimen político, ni siquiera (como veo que se hace en varios comentarios) anotar casos particulares que apoyen o refuten la validez de una teoría, sino analizar la racionalidad de dicha teoría y su aplicabilidad.

            Decir que Sri Lanka o Malawi son sistemas así o asá, y de ahí colegir que los principios que rigen ese sistema (llámese teocracia absolutista o estado minimalista) son los causantes de la pobreza o la prosperidad carece de sentido en cuanto que se dejan de lado las características de ese país y sus circunstancias sociohistóricas.

        • A ver. En España, salvo el partido extraparlamentario P-Lib, Partido de la Libertad Individual, no existen los partidos liberales. El resto son más o menos socialistas, socialdemócratas, intervencionistas. Alguien que se considera liberal de verdad o vota al mal menor de los que tienen posibilidades de sacar representación o, lo que es más común, no vota. O se une a una opción minoritaria como el P-Lib, esperando que alguna vez tenga la fuerza suficiente para sacar representación. Se vota a un liberal para que no haya estados fallidos o abusadores como los que describe Enric o Mercutio. Ni la India, ni Cuba, ni esa Corea en la que se prostituyen niños son países liberales. El verdadero libre mercado requiere seguridad jurídica, lo que no se da en ninguno de los casos expuestos. A todo lo más son estados mercantilistas. Qué miedo tienen algunos a la libertad. Por país que más se asemeja al ideal liberal se puede exponer Nueva Zelanda, Australia, Dinamarca, Suecia, Noruega, Singapur, Japón, Canadá, países con libertad económica y seguridad jurídica, tanto para los individuos, como para las empresas. Detrás de estos, iría EEUU, la EU y luego los demás, cada vez más lejos del ideal de mercado libre y la seguridad jurídica individual.

          • Estoy confundido, pues de los países que mencionas, los que conozco y he visitado, que son los europeos (Suecia y Noruega), tienen gobiernos que se hacen llamar socialdemócratas” y el término “socialismo” tiene aceptación en el pueblo. Los impuestos que se pagan son impensables en otros países tradicionalmente considerados liberales y el estado está presente en todos los ámbitos, desde las artes hasta el “systembolaget” (monopolio estatal de comercios de bebidas alcohólicas de Suecia, sometidos a unas normas muy estrictas). Además, creo que son estados confesionales todos menos los de Oceanía.
            A mí me parecen exactamente lo opuesto a la propuesta del P-lib. y a lo que es el liberalismo en general. En fin, si me lo pudieras explicar…

      • Bueno, el liberalismo como una especie de entidad abstracta con poder de decisión y la capacidad de verbalizar sus impresiones no, pero sus principales valedores teóricos y las cabezas visibles de la política liberal en todas partes y épocas sí. Como sucede con cualquier discurso, por otra parte.

      • ¿Liberalismo? ¿Qué liberalismo? ¿El que privatiza las ganancias y socializa las pérdidas? ¿Al que le sobra el Estado pero recurre al dinero público para reflotar bancos en quiebra? ¿El que defienden los políticos neoliberales que viven de la gestión de lo público y dejan a las ciudades endeudadas? ¿El que vende empresas públicas de lo más rentables a precios irrisorios y coloca a sus compañeros de pupitre al frente? ¿El que habla de libre competencia mientras crea monopolios y oligopolios? ¿O el que rechaza la Seguridad Social porque cada uno se paga su Sanidad pero se cruza a Canadá cuando vienen mal dadas? Los pseudoneoliberales tienen de “liberales” lo que tardan los beneficios en fugarse y las pérdidas en aparecer. A otro tonto con ese cuento del liberalismo.

        • Eso NO es liberalismo. Cualquier partido político liberal hubiera dejado que los bancos quebrase, que por otra parte es lo que debería haber pasado. No hay ningun partido liberal en el poder en España, así que ya está bien de poner la coletilla “neoliberal” a todo lo que no gusta. El PP no es liberal, ni de lejos.

  10. Un poco flojo el análisis diría yo.

  11. Hombre, que yo sepa el liberalismo defiende la propiedad privada, y eso no incluye contaminar la de los demás.

    Creo que el problema del artículo es que el autor no comprende como se acota la libertad dentro del liberalismo; no tiene nada que ver con una sanción positiva, esto es, la capacidad para poder hacer algo (aún a riesgo de poner en peligro la vida de los demás) dándole la oportunidad al hombre a consumar sus caprichos irracionales. En realidad en un contexto político lo único que significa es la ausencia de coacción física. Vamos, no sería tanto “la libertad” de acostarte con niños como el derecho a la libertad del mismo niño a que no sea obligado a tener sexo con petulantes occidentales. O no ser asesinado y la libertad de vivir, algo que el gobierno Indio se pasó por el forro el mismo año de la catástrofe de Bhopal. ¿Se entiende?

    Una pena, tan mal acostumbrado a la excelencia en los artículos de JotDown para que venga un artículo tan mediocre y chapucero.

    • Estoy de acuerdo. Es un artículo mediocre, panfletario, demagógico. El liberalismo es la base de una democracia que merezca ese nombre: separación de poderes, seguridad jurídica, respeto por la propiedad privada, incluida en esta, la integridad física de las personas. No es verdaderamente liberal quien no respeta la vida y salud ajena, lo llamen como lo llamen, se llame a sí mismo como se llame.

  12. “La realidad es que ningún sistema es liberal al 100%. Está el Ejército, la policía… que se supone que están para arreglar problemas, no para dejar que la gente se los resuelva.”

    Claro que hay sistemas liberales al 100%. Quien no es liberal es la gente. Vamos, si todo el mundo no se dedicase a joder al prójimo la polícia y el ejército no existirían.

    • y si las grandes corporaciones no se dedicasen a joder al projimo tampoco existirían los estamentos intervencionistas.

  13. O tal vez la policía y el ejército estén para joder al prójimo. En todo caso el artículo se lee, se deja leer de un tirón, bien, pero ya está. La pobreza no tiene ideología y además Corea del Sur, como Japón, no pueden ser exponentes del liberalismo porque gran parte de su tejido industrial es propiedad del estado.

    • la pobreza no tiene ideología pero tiene causas, entre ellas el deficiente reparto de la riqueza. Me asombra los que proclaman la libertad individual como valor absoluto y no podrían vivir ni un minuto sin recurrir a la sociedad a la que explotan.

  14. Una historia entretenida. Un análisis difuso.

  15. Yo, si tengo que definirme, creo que “liberal” es lo que más se acerca.

    Dicho esto, creo que a la gente que causa lo de Bhopal hay que entrullarla unas cuantas décadas, obligar a los dueños a indemnizar a todo el mundo y creo que está mal y es delictiva la explotación sexual de niños. Eso mismo creen, por ejemplo, en Estados Unidos. Por eso los ejemplos que nos cuenta el autor del artículo se sitúan en India (en la India de hace 25 años, por cierto, que no es la misma que ahora) y en Corea del Sur (y tampoco, por lo poco que sé, la Corea del Sur del artículo es como la de ahora). Por cierto, ya que hay quien ha criticado a Mercutio, la Cuba de ahora nos dicen que se parece a la de hace 25 años.

    En consecuencia, no entiendo el artículo. No lo entiendo en absoluto.

    • MIra, un trapo rojo, allá voy!
      Se parece a la de hace 25 años, a la de hace 75 y a la de hace 100 años. Resumiendo, los cubanos suelen estar jodidos. Yo critico a Mecutio por el y tu más, por criticar el articulo con los mismos argumentos que se ven en los comentarios del diario AS o el Sport.
      Y ya que le tengo por aqui, comentarle que es un placer leerle.

    • Que digo yo, Tse, que nadie ha salido estos días a decirnos que hemos de seguir el modelo cubano, ni lo han puesto como ejemplo, sino el asiático. Por ahí entiendo el artículo, o el liberalismo de los tigres asiáticos como ejemplo para estos vagos europeos.

      • Es que el “liberalismo” de los tigres asiáticos no existe. Eso ni es liberalismo, ni se le parece.

        • Ya. Ni políticamente ni económicamente. Ni China, ni Corea, ni Singapur o Taiwan; menos aún Japón. Dirección planificada de la economía, protección a las industrias jóvenes, encauzamiento a la fuerza de recursos a ciertos sectores, corrupción política y directamente falta de democracia… Usted lo sabe y yo lo sé. La pregunta es: ¿lo saben los “liberales” españoles que nos recomiendan ese modelo? Porque de eso –creo–, de una crítica a nuestros “liberales” es lo que trata el artículo.

          Pero le recuerdo cuando se habla de progreso en los términos actuales. Desregulación, libertad para el emprendedor, todo el poder para la imaginación empresarial. Los servicios públicos gratuitos son una fábrica de vagos y aprovechados. Los controles comerciales oprimen. La burocracia asfixia. El que vale siempre sale adelante.

          • En otras palabras: a nuestros “liberales” les encanta la economía planificada china. Disimulan, algo.

          • Si se refiere a las declaraciones que hizo Roig, no entendió nada. Se refirió a la cultura del esfuerzo de los chinos, que es lo que les ha hecho progresar en países occidentales. No hablaba del modelo económico.

  16. El artículo es como mínimo falaz y capcioso

  17. al menchevique pelmazo, habría que decirle que rechazar la hospitalidad de un pueblo es cosa horrible que pudiera traer graves consecuencias en las relaciones bilaterales con Egipto. Lo mismo a Enric y sus absurdos escrúpulos socialdemócratas. El amor que los niños sientan en su infancia, es fundamental para que sean adultos equilibrados y responsables.

    fíjense ud. en la diferencia entre el cuerpo técnico del madrid (odio y mutilación) y el del barça (mis niñas)

    ojo también con el asunto unión carbide, no se vaya a repetir en los alrededores de la masía. Lo último que necesitamos es una generación de canteranos del barça con aletas y que se reproduzcan por gemación

  18. Pingback: Seúl y la prostitución liberal (respuesta a Enric González) | The Oriental Hotel

  19. No sé qué tiene que ver el liberalismo, como doctrina política que defiende las libertades y la iniciativa individual, y LIMITA (NO SUPRIME) la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural, con la prostitución infantil y la negligencia empresarial criminal. ¿ ?

    • Pues eso, ¿no? Ese es el argumento central del escrito de Enric Gonzalez (the point), que no tienen nada que ver, pero que hay un numero creciente de politicos y asesores de marketing, imagen, etc que pretenden venderlo como tal.
      Y ni siquiera está siendo irónico como suele.

  20. Pues para ser cincuentón y proclive a vivir en cualquier pais menos el suyo, parece que usted ve una realidad un poco distorsionada: “Oh, niñas se prostituyen y existen catástrofes en las que los responsables no hacen nada: Que malo es el liberalismo” .

    Para los que critican a los comentarios infantiles de : “En cuba más”: Qué esperan? comentarios inteligentes para un artículo totalmente desvencijado, que trata de relacionar cosas tan dispares como la actuación sancionable moralmente de individuos, con una extensión hacia lo que es el pensamiento político natural del ser humano: LIBERTAD.

    Que les den morcilla, señores

  21. ¿Sólo yo cuando se habla de liberalismo veo más una tendencia cultural que una doctrina política? Muy poco de político hay en el accidente de Bhopal o en el incidente del hotel de Seúl, lo que hay en ambos casos es el reflejo de una tendencia cultural y social que nos lleva a anteponer a los más básicos criterios morales la búsqueda alocada del beneficio. Es este viciado principio el que lleva al rico a aprovecharse del pobre y al pobre a dejarse explotar soñando con un futuro mejor merced a su esfuerzo y su sacrificio sin límites.
    Puede que el mío sea, como lo fueron antes muchos otros de los recogidos en esta página, un análisis simplista, pero lo cierto es que prefiero los análisis simplistas a los que se desvían de la realidad llevando el debate a un plano puramente teórico e ideológico.

  22. Para contaminación y prostitución infantil las tiranías comunistas.

    Por cierto, ¿no nos decías aquí mismo que “en Siria no pasa nada”?

  23. Enric ha tenido un mal día, es una lástima porque hasta lo de Bhopal iba bien, en la práctica, más que todo eso tan bonito de la propiedad privada y las libertades, el liberalismo (en realidad liberalismo económico) se presenta como la única alternativa posible en cuanto al modelo económico. Lo que decía la Tatcher, T.I.N.A. (There Is No Alternative). ¿Y no es chocante que la esencia del liberalismo económico venga a decirnos que no hay otra alternativa?

    ¿No hay alternativa a un sistema económico elitista y que tiende a proteger el estatu quo del 1%? ¿No hay alternativa a un sistema económico que pone por delante el beneficio económico por encima de todo lo demás (desde Bhopal a Fukushima, pasando por la Escuela de Chicago justificando a Pinochet)? ¿No hay alternativa a un sistema económico basado en conceptos tan precientíficos como las funciones de producción Cobb-Douglas que afirman que se pueden sustituir recursos naturales por capital indefinidamente?

    Y el que piense que la solución a todo esto está en las fórmulas clásicas de gestión estatal, sustituyendo las fuerzas del mercado “libre” (ay que me da la risa) por la figura paterna del mercado tampoco ha entendido nada.

    ¿Y cual es la solución? Pues de momento no tengo ni puta idea, solo sé alguna cosas:

    – La economía mundial necesita crecer sino quiere colapsar.
    – El crecimiento requiere, incluso contando con la eficiencia y tecnología, de un aumento en términos absolutos del consumo de recursos naturales y espacio para almacenar la basura producida (porque la economía es un sistema abierto).
    – Hay límites evidentes en cuanto a los recursos naturales y a los sumideros de basuras varias (la concentración de GEH es la más conocida).
    – La gran mayoría de la población mundial ni ha catado el tren de vida occidental aún, y tiene todo el derecho a aspirar a este.
    – Es imposible una vuelta al campo o una desindustrialización, más de la mitad de la población mundial vive en grandes urbes ya, por tanto, nada de sueños primitivistas de abandonar ciencia y tecnología (en todo caso será un abandono involuntario si colapsamos).
    – No hay que idolatrar técnica y ciencia, en plan, ya inventarán algo cuando aún no sea demasiado tarde.
    – Sin un esfuerzo internacional que tenga en cuenta los desequilibrios en el desarrollo no se conseguirá nada.
    – La austeridad para el 99% mientras el 1% se blinda para poder seguir con los privilegios y las burbujas económicas de siempre acabará MUY MAL.
    – La austeridad voluntaria y repartida por igual es necesaria para salir de esta, especialmente en los países que ya son ricos.
    – Será jodidamente difícil y el éxito no está asegurado.

    • Ay coño, cuando digo “figura paterna del mercado” debería decir “figura paterna del estado”.

  24. Enric González está confundiendo el tocino con la velocidad.

    Vamos a ir por partes:

    “Lo de Bhopal es una de esas cosas que deberíamos evocar cada vez que se habla de dar plena libertad a las empresas, de suprimir controles burocráticos y de seguir el camino asiático hacia el progreso económico.”

    Lo de Bhopal fue provocado en un país como la India, donde los trabajadores carecen de la protección y garantías que ofrecen los países europeos. Esos controles burocráticos no existen en India, que se autodefine como un estado socialista, sí sí, socialista, federal y republicano. Qué irónico que en un estado tan intervencionista como la India no se garanticen los derechos de los trabajadores.

    “Pero le recuerdo cuando se habla de progreso en los términos actuales. Desregulación, libertad para el emprendedor, todo el poder para la imaginación empresarial. Los servicios públicos gratuitos son una fábrica de vagos y aprovechados. Los controles comerciales oprimen. La burocracia asfixia. El que vale siempre sale adelante”.

    Se vuelve a equivocar. Los servicios públicos funcionan, es cierto, el problema es que no es lógico pagar por algo que no se usa. Si yo tengo un servicio privado de seguridad social, es comprensible que no tenga porqué pagar el público. Y si me dices que lo pago porque otros no pueden, te diré que eso es mentira, dado que nos lo cobran vía impuestos. La burocracia excesiva es un límite al libre mercado, en España hoy se tarda aproximadamente 2 meses en tener lista una empresa y en otros países, no llega a la semana.

    La historia del niño que vende a su hermana poco o nada tiene que ver con el liberalismo. Usted está confundiendo liberalismo, que es la doctrina que defiende la separación de poderes de los estados (poder judicial, ejecutivo y legislativo), la democracia y la libertad individual y económica, con el libertinaje, que es una cosa muy distinta, y que desgraciadamente afecta tanto a izquierdas como a derechas.

    No puede haber liberalismo sin un marco legal. Y en Bhopal no había un marco legal. Las empresas buscan el lugar más rentable para producir, y muchas veces, implica buscar el lugar con menos restricciones, muchas de ellas muy injustas.

    Inditex, Apple, Samsung, Nike, todas esas empresas, que estoy seguro que usted consume alguno de sus productos, están deslocalizadas. Y en Apple ya ha habido algún suicidio de los trabajadores de Foxconn. Y lo irónico es que está en China, ese país que defiende a los trabajadores, ese país socialista.

    Por lo que le insto, por favor, a rectificar la soberana burrada que acaba de escribir, y que antes de juntar letras, respire, cuente hasta tres y lo haga. Así evitará que los demagómetros estallen.

    • Una cosita nada más, ya sabemos todos lo malos que son los países como la India, China y otros en cuanto a derechos laborales, corrupción y demás. Pero Union Carbide, la empresa estadounidense que explotaba Bhotal, qué pasa, que también se había contagiado del ambiente local?

      No hay corruptos sin corruptores, y de la misma manera, para que pasase Bhopal fue necesario una administración local que actuó criminalmente y también una empresa occidental de un país liberal que aún fue, moralmente, más criminales.

      No olvidemos eso.

  25. Ya ahora una refutación estupenda “Seúl y la prostitución liberal (respuesta a Enric González)”.

    http://theorientalhotel.wordpress.com/2012/03/27/seul-y-la-prostitucion-liberal-respuesta-a-enric-gonzalez

  26. Igual liberalismo es no poder leer jotdown y el artículo del Enric en la jeta de mi jefe. No poder entrar cada dos por tres en el post para seguir tan amena discusión acerca de la idoneidad del tandem. Aunque estoy seguro que todos ustedes jamás lo harían…

  27. Pingback: Ley, justicia, orden » El descodificador

  28. Me recomendadon a Enric González como articulista – lo tienes que leer, es buenísimo – me decían.

    Pues bueno, el primer artículo que leí era uno en el que hacía genuflexiones a Jabois. Y el segundo este.

  29. Enric González se limita a lanzar un pequeño aviso para navegantes. Puede parecer exagerado, pero ante esto recurdo un tebeo de mi infancia. Grandes discrepancias había entre los poderosos Vengadores. No recuerdo bien el asunto a tratar, pero desde luego la cuestión contaba con numerosas opiniones y había que actuar urgentemente. El Capitán América indica que quizá lo mejor sería hacer tal cosa, algo exagerada quizá. Y entre tanta confusión Thor, supongo que con el martillo Mjolnir a su vera, resolvió pues que seguiría al Capitán América hasta la muerte. Valga esta tonta comparación para señalar que el aviso del articulista, entre el griterío y el barullo, puede que no vaya tan descaminado y haya que prestarle más atención que la que parece, y seguirle aunque parezca “borroso”.

    Por favor, si alguien quiere responder a lo que he dicho ruego haga una metáfora donde, como mínimo, aparezcan Spiderman y el Doctor Octopus.

  30. Hablemos del aceite de colza…

  31. La prostituta menor de edad, suele trabajar, no para vivir mejor, sino para sobrevivir en la mayoría de casos. Al prohibirle su libre elección a trabajar y obligarla a estudiar, le estamos negando una fuente de financiación fundamental para ella y su familia. La prostituta infantil suele estar en países pobres donde apenas tiene alternativas. Su trabajo le permite sobrevivir, y no vivir mejor.

    Jorge Valín. Liberal de pro.

  32. Me imagino que este tal Enric González, a quien no tengo el gusto de conocer, dirá, si ve un artículo que diga que «el que defiende la existencia del sector público es porque no ha estado en el gulag», que su autor o es demagogo o ignorante (o ambos). Y sin duda tendrá razón.

    Es característico de los que conjugan demagogia con ignorancia pensar que están definiendo, describiendo o argumentando cuando no alcanzan más que a insultar.

    *PS: obsérvese que el el artículo de Enric González lo que viene a decir, en definitiva, es un tópico de la literatura panfletaria «progresista»: que los liberales son unos monstruos, que de tan seco que tienen el corazón no les importa ni tan siquiera que los niños se prostituyan. Una acusación que me parece muy grave y ofensiva, ya que hay cosas que son muy ofensivas aunque no haya ninguna «palabrota» por medio. A mí, por ejemplo, me resultaría menos molesto que me intentasen ofender con un exabrupto común («imbécil», por ejemplo, por decir algo) que con las cosas de las que está acusando Enric González. ¿No les parece?

    • En mi opinión no has entendido nada, y me parece que a la gran mayoría de los que comentan les pasa lo mismo. Liberalismo no tiene sólo un significado, el término económico. Es más, el otro es el primigenio.

      Además te invito a que te vayas a la web de El País y con el buscador encuentres artículos de Enric González. Verás su visión de la economía.

  33. El “liberalismo” es tan real como el Ratoncito Pérez. En cuanto se socializan las pérdidas, a sus más fervientes defensores se les come la lengua el gato y no parecen tener ningún problema con el intervencionismo estatal. Si cuando gano me lo quedo yo sola y cuando pierdo lo pagamos todos, yo también me autodenomino “liberal”.

  34. O sea, que ¿para defender el Liberalismo se compara con una dictadura?Uffffffff

  35. Este artículo lo podría haber escrito Willy Toledo -si no estuviese tan entretenido pateando bares-. Es un poco medio infantil y pasado por la acampada de la Puerta del Sol. Es del todo evidente que con todos sus defectos la democracia liberal ha traído a este mundo algunos de los estados más decentes que han visto los siglos. ¿Que hay mierda por todos lados? Pues claro, eso del fin de la historia es una tontería: queda casi todo por hacer.
    Ahora bien, si miras hacia atrás yo diría que algo se ha avanzado.
    La verdad, pensaba que Enric era admirador de “The better angels of our nature”‘ el libro de Dawkings.

    En fin, uno espera algo más del gran E.G.

  36. Y también algunos de los estados más indecentes. No es difícil loar ciertos sistemas políticos cuando uno ha nacido en el lado privilegiado, pero hay vida más allá de nuestro ombligo occidental y la mayoría de la población del mundo ha sido excluida de las bondades de tan fantásticos sistemas económicos y políticos. Me pregunto qué pensarían de los mismos muchas de las personas que los alaban si hubieran nacido como dalits en La India, la democracia más grande del mundo. Yo quiero ser neoliberal al estilo de José Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola: despidiendo trabajadores a 20 o 33 días máximo por año trabajado, pero pactando indemnizaciones por 165 días para mí. También puedo dedicarme a la política denostando lo público mientras vivo de lujo con mis sueldos procedentes de dinero público e inyectó miles de millones a la sacrosanta Banca para evitar su ruina. Por otro lado, es factible sostener unas cuantas “democracias liberales”, siempre y cuando existan países explotados que mantengan nuestro nivel de vida. Si todos los países del mundo pudieran jugar a ser Inglaterra, otro gallo cantaría. Nuestros privilegios existen gracias a la pobreza de los demás. Si hubiéramos nacido en la República Democrática del Congo, Bélgica no nos parecería un país tan ejemplar.

  37. Resulta difícil seguir el argumento, la verdad. Salvo Shangri La o La Arcadia no adivino en qué otro Estado del pasado remoto o cercano te gustaría vivir. La mayoría de los principios que profesamos (libertad, igualdad y todo ese rollo tan poco importante) se los debemos a tres o cuatro democracias, incluida esa vecina del norte que nos ignora y aquella otra allende los mares, tan imperialista. Igual que esos derechos tan tontos (los niños -los de todos- al cole, hospitales para todos, pensiones para los viejecitos, las mujeres trabajan…).

    Hace casi un suspiro de la Historia un artículo como el de E.G. no habría escandalizado a nadie. Vamos, ni se lo habrían publicado. ¿No ha cambiado -para bien- nuestra forma de pensar? Yo creo que eso es lo primero. En lugar de despreciar todo lo que no sea el mundo que querríamos tener (y que no ha existido nunca), me inclino por ir buscando entre que hay, a ver por dónde se puede tirar hacia delante, y yo al menos, cuando miro hacia atrás, veo que avanzar, se avanza.

  38. ¿Y por qué hay que basarse en un pasado remoto o cercano? No comparto opinión con Fukuyama. No me creo que este sea el mejor sistema de todos los posibles ni el fin de la Historia. No me cabe la más mínima duda de que los señores feudales y los esclavistas también estaban convencidos de que su sistema era el mejor de los posibles. Y siguiendo la lógica de Fukuyama y seguidores, jamás se hubiera acabado con el Antiguo Regimen, que no fue precisamente dando pasitos hacia adelante sino mediante una revolución. Hay que ser bastante pretencioso para pensar que no hay nada mejor que el sistema capitalista salvo Shambala o Shangri La. Me pregunto que pensaríamos de esos valores de “libertad, igualdad y “todo ese rollo tan poco importante” si hubiéramos nacido en la India o la Indochina colonizada. Ni siquiera hace falta irse tan atrás en el tiempo. Podemos pensar en el Iraq de hoy o en el papel jugado por esa “vecina del norte que nos ignora” en el genocidio ruandés, con el colofón de la infame “Operación Turquesa”. Pero que más da, nosotros no somos ruandeses (ni tutsis ni hutus) y lo que hagan las democracias occidentales de puertas para fuera, no nos toca. ¿Que hablan de “libertad, igualdad y fraternidad” mientras se reparten los continentes con escuadra y cartabón? ¿Yyyyy? Si yo no soy congoleño. No creo que el capitalismo ni el liberalismo político nos resultaran tan convincentes si los países repartidos, invadidos y esquilmados fueran los nuestros. Ahora que la era hegemónica occidental va tocando a su fin, ya veremos cómo cambia la perspectiva cuando sea China quien lleve la batuta imperalista y se reparta los países a su gusto. En realidad, la lógica es bien sencilla. Lo que no me vale para mí, no me vale para los demás, por muy bien que a mí me vaya, entre otras cosas, porque en algún momento no me va a ir también y me voy a acordar de mi indiferencia anterior. Que se lo hubieran preguntando a las SA mientras eran pasadas a cuchillo por aquellos a quienes habían conducido al poder. De verdad que hay vida más allá de nuestro ombligo occidental.

  39. Que decir “tan bien” no también

  40. El liberalismo real, lo mismo que el viejo socialismo real, no es más que basura ideológica.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies