Félix de Azúa: Nuestros mejores años - Jot Down Cultural Magazine

Félix de Azúa: Nuestros mejores años

Publicado por

Parece que poco a poco, pero de un modo inexorable, nos vamos deslizando pendiente abajo hacia nuestro sólido fundamento, la pobreza. Es como volver al hogar. España siempre fue pobre. Incluso aquellos que creían no serlo, como los catalanes y los vascos, eran igualmente pobres comparados con cualquier individuo europeo, solo tenían un pasar cuando se comparaban con sus vecinos. Una cosa era ponerse al lado de un recio aragonés o del agaitado gallego, que del enorme teutón o el carnívoro británico.

Los países pobres parecen desdichados, pero se exagera mucho. Hay que distinguir entre pobreza y miseria. Un bracero andaluz seguramente es pobre, pero tiene su casa limpia, la encala todos los años y pone flores lustrosas (pelargonios rojos principalmente) en el portal para que se advierta que allí vive gente civilizada y con honra. Por el contrario, ¿cuántas granjas no hemos visto cuyos propietarios son mucho más ricos, pero viven entre basura de porquerizo, neumáticos viejos, un tractor oxidado, uralita cancerígena y vacas cubiertas de boñiga seca? Estos no son pobres, son miserables.

Un pobre es cualquiera de esos aficionados al Real Madrid, al Barça, al Betis o al Deportivo de La Coruña, da lo mismo, que se viste de vikinga, se encasqueta una peluca con trenzas y sigue a su equipo hasta Hamburgo, en donde arma un ruido infernal y se abraza furiosamente a sus amigos, todos ellos talludos, heterosexuales e hirsutos, todos vestidos de vikinga o de gallega. Un miserable es el que masca un puro en la tribuna de invitados tratando de arrancarle un momio al presidente del club mientras se aburre mortalmente.

Establecida la diferencia, repetiré que nos deslizamos inexorablemente hacia la pobreza, pero no hemos de temerla porque es, por así decirlo, nuestra verdadera condición. Siempre hemos sido pobres y sabemos cómo apañárnoslas. Seguiremos armando ruido, vistiéndonos de gallega y haciendo el pata. Es nuestro sino. De vez en cuando, de en medio de esa masa informe y escandalosa, surge un tipo ensimismado, audaz, imaginativo y divino. Entonces escribe El Ruedo Ibérico, pinta Las señoritas de Aviñón y compone El sombrero de tres picos. Es un privilegio de los pobres contar con ciertos pobres de lujo que normalmente solo se dan en tierras ricas. A esos pobres de lujo nadie les hace ni caso, pero son los verdaderos representantes del país y uno se siente muy a gusto con ellos. Por el contrario, en los países ricos a la gente la representan los políticos y ya sabemos qué ganado es ese.

Regresaremos, por lo tanto, a nuestra vida incompetente, retrasada, chapucera, al vuelva usted mañana, a la beocia, la faca, el berrido tabernario y el vino barato, pero con cierta dignidad difícil de definir. En los últimos tiempos, cuando aún soñábamos con ser ricos europeos con ríos caudalosos cruzando nuestras opulentas ciudades, empezábamos a dar síntomas de miseria. De pronto los hinchas del fútbol hablaban como economistas y disputaban sobre cuestiones ideológicas, como que si Muntañola quería ser andorrano o si Romualdo apoyaba la huelga de educadores. Las fiestas de pueblo se convertían en museos medievales, las algaradas adolescentes en manifestaciones con sindicalista de pago, los periodistas en analistas, las corridas de toros en ataques a la identidad. Estábamos pasando de la pobreza a la miseria.

Dos han sido los síntomas finales que me han hecho desear que llegue de una vez la pobreza nuestra de siempre. Una señora de Castellón de la Plana que se dirigió al distinguido público de Las Cortes diciendo algo así como “Que os metan un paraguas por el ano y que lo abran”. Bien es verdad que es hija de un patricio que ha logrado lo imposible: estrenar la escultura más grotesca del país, y mira que las hay, pero la emulación con su progenitor no debería haberla llevado a la miseria siendo tan joven. Merecía haber pasado más años de pobreza.

El segundo caso es aún peor. Un provecto anciano, autor de algunas de las novelas más leídas por las ancianas españolas, hombre apersonado y que había sido hace décadas un severo historiador de la economía, ciudadano digno de admiración y respeto, y este tal ha llamado “hijo de puta” al presidente del Gobierno en público y sin haberlo comprobado. Francamente, cuando este anciano era pobre se comportaba mejor. Ahora que ha logrado alzarse a la miseria tiene toda la pinta de ir a quedarse en ella para siempre, que no será mucho.

Insisto. Aquí la riqueza nos convierte en tipos pretenciosos, ordinarios y patanes, un poco como el esperpento televisivo que nos ha traído el gran capital. La pobreza verán ustedes cómo nos devuelve a la vida verdadera, honesta, cavilosa y resolutiva.

Aclaración del autor: El lector habrá observado que en ningún momento he mencionado al señor Sampedro en el artículo. Esto es así porque no confío en absoluto en las informaciones de la Red, aunque la carta supuestamente de Sampedro me llegó a través de uno de los mejores editores de España, digno de toda confianza. Dicho lo cual, me alegro de que no sea Sampedro el autor de la falsa carta, primero por el bien de Sampedro, persona honradísima, y segundo porque el caso nos vuelve a demostrar el peligro de las informaciones de Internet y su necesidad de regulación, algo contra lo que lucha constantemente la mafia reticular. Por cierto, al ametrallarnos de mensajes los bondadosos internautas no han hecho sino difundir la calumnia entre aquellos que no hubieran identificado al personaje. Para mí, todo nombre propio de la Red es un nombre ficticio. Y desde luego le pido excusas a Sampedro si he podido dañarle más que el verdadero autor de la calumnia.

El desmentido de Sampedro se puede leer en su página web.

161 comentarios

  1. El artículo estaba bien, pero si te refieres a Jose Luis Sampedro la cagada es de libro pues fue un bulo que ese artículo insultando a Mariano lo firmara él

  2. La única pobreza que existe es la mental.

  3. Pingback: Félix de Azúa en JotDown Cultural: Nuestros mejores años | Medioplatillo Volante

  4. Confirmo lo dicho por DC, José Luis Sampedro no escribió el artículo, es un bulo.

  5. El artículo en el que se llama al presidente hijo de puta no es de Sanpedro.

  6. Mi impresión al leer el supuesto artículo de Sampedro fue que en realidad no lo firmaba él, sobre todo conociendo al autor.

  7. Vaya cagada de artículo. Qué pena…

  8. Garrafal el error de Azúa -una de nuestras mejores inteligencias-, por no haberse informado.

  9. Aunque Azua cometa error al atribuir a Sampedro lo que no dijo, parece claro que le tiene en bajo concepto por algun otro motivo y aprovecha la aparente ocasion para expresarlo con supuestamente justo e imparcial motivo.

  10. ¿Donde esta la rectificación? Ya estas tardando.

  11. Menuda cagada de artículo…
    No solo por tragarse el bulo de Sampedro, desmentido hasta la saciedad y que lleva circulando meses, cualquiera medianamente informado sabe de sus falsedad. Para mi casi lo peor es el cúmulo de tópicos sobre la pobreza de España, como han apuntado ya la única miseria endémica de este país es la moral y de esa se llevan la palma los “intelectuales” como el que escribe esta basura.
    Un saludo humilde, que no pobre.

  12. es una vergüenza que antes de publicar algo como esto en un medio como este no contrastéis la información. El artículo es de Aarón Reyes y ya salió hace tiempo publicado, no sé quien se lo ha otorgado a Sampedro, pero también deciros que se lleva mucho tiempo avisando por todas las redes sociales de que era un bulo.

  13. pero cuando hemos sido ricos con salarios de 1000 euros ?

  14. Pingback: Escolar.net » Félix de Azúa critica a José Luis Sampedro por el bulo del “presidente hijo de puta”

  15. Vaya metedura de pata. Azúa da por bueno el bulo del “presidente hijoputa” falsamente atribuido a Sampedro

  16. Dº Félix Azúa: Infórmese antes de escribir, infórmese antes de insultar (aunque sea con elegancia, porque un insulto un insulto es, de la manera que sea), infórmese y documéntese adecuadamente antes de cargar su “tinta” contra un personaje como José Luis Sampedro, pero sobre todo, sea consecuente con sus propias palabras “Aquí la riqueza nos convierte en tipos pretenciosos, ordinarios y patanes, un poco como el esperpento televisivo que nos ha traído el gran capital”.

  17. Hay que ser un poco torpe para atribuir ese texto a un escritor (me da igual a cuál) : ¡está plagado de faltas!

  18. Una cosa Azúa ¿el navajazo a Sampedro es pobre o miserable?

    • Muy bueno, Sardanápalo

    • Exacto, más allá del error de dar por bueno el bulo ese párrafo da fe de las ganas que Azúa le tenía al “anciano que no lo será mucho más tiempo”. Y sí, esas ganas son pobres y miserables. Finalmente el síntoma peor de su artículo es el que protagoniza su propio autor.

  19. Me parece increíble que una persona con estudios y metido en el ámbito literario y filosófico no sea capaz de percibir desde un principio que el insulto no va con Sampedro.

    ¿No le pareció extraño a usted, Felix? Y si se lo pareció y sorprendió, ¿no indagó para verificar su autoría?

    Lamentable. Este es el tipo de cagadas que lo destruyen a uno.

    Llevo tiempo alertando a la gente que publica ese artículo como de Sampedro de que es falso, y a menudo me contestan que lo que importa es el contenido, no quién lo ha escrito.

    He aquí una muestra de por qué sí importa.

    • Yo creo que sí sabe que es un bulo y aprovecha para meter cizaña, al estilo de Pérez Reverte, a ver si así alguien se acuerda de él.

  20. Sr. de Azúa, creo que la metedura de pata es clamorosa por su parte al no contrastar de dónde viene ese artículo que Vd. atribuye al Sr. Sampedro.

    El artículo original es éste :http://elhombrebizantino.wordpress.com/2012/04/22/el-presidente-del-pas-de-los-horrores/
    y lo firma un señor llamado Aarón Reyes Domínguez.

    ¿No piensa rectificar?

  21. Es el autor el que arremete contra otro “en público y sin haberlo comprobado”.
    Vergonzoso que no se digne a contrastar la información antes de tragarse un bulo más de los que circulan por la red. Supongo que no hay más ciego que el que no quiere ver y el atribuir la autoría del texto (aquí el original: http://elhombrebizantino.wordpress.com/2012/04/22/el-presidente-del-pas-de-los-horrores/) a Sampedro cuadraba perfectamente con su personal animadversión.
    ¿A quién ha convertido la riqueza en un tipo pretencioso? ¿Quién es aquí el miserable?

  22. Quiero creer que Azúa rectificará, porque aunque se ha pasado de cómodo (no ha levantado el culo del sofá para comprobar si es cierta la autoría del artículo) le tengo por un hombre digno y respetable. Todos la cagamos alguna vez ¿No?

  23. Azúa: Tendría que ser usted mucho más serio a la hora de comprobar sus fuentes. Un periodista lo que hace es contactar al supuesto autor o buscar la publicación original. Basarse en los rumores de Internet es francamente muy poco profesional.

    Espero de usted una rectificación en toda línea y una disculpa al maestro Sampedro.

  24. Más allá de la argumentación falsa y cainita sobre José Luis Sampedro, el artículo es de una pobreza moral insufrible. Ya hay que tenerse en alta estima a uno mismo para pontificar de esa manera sobre la dignidad de la pobreza desde el púlpito del intelectual acomodado.
    Félix de Azúa, ese hombre que hace décadas fue considerado un ‘severo’ intelectual y que ha evolucionado a miserable opinador, u opinador de lo miserable, tanto da.

  25. Comparar a Sampedro con Andrea Fabra. El colmo. Y recrearse en su posible defunción, miserable. Pero lo que ya es de risa loca es acusar a alguien de escribir sin comprobar…

  26. ¿Pero realmente este artículo es de Félix de Azúa? Cuesta creer que cometa la torpeza mayúscula de tomar a J.L.Sampedro como autor de ese párrafo!

  27. “Félix de Azúa se hace eco de un bulo que circula por Internet en el que se atribuye a José Luis Sampedro un artículo que jamás ha escrito. Sería todo un detalle que Azúa rectificase esta enorme metedura de pata en la que ha caído al difundir esta mentira y recrearse en ella “sin haberla comprobado”. Por aquello de no parecer un miserable (Escolar)

  28. Me da la impresión de que la importancia del artículo de Azúa no está para nada en si Sampedro dijo o dejó de decir; creo que algunos no han leído bien el artículo. Es tan sólo mi humilde opinión, pero no coincide con la de la mayoría.

  29. Disculpese y solicita el perdón de todos sus lectores. Injusto, injusto, injusto, injusto

  30. Pues yo no creo que haya sido un error, precisamente por todo lo que decís… O ha estado metido en una cueva escribiendo esta joya o si no sí se habrá enterado de que José Luis no escribió esa carta… Ha habido muchos desmentidos hasta uno del propio José Luis.. Así que esto esta escrito con la mala baba que destila todo el escrito…
    Y una última cosa diré… soy gallega y bien orgullosa que estoy de mi tierra y de mis conciudadanos y también me considero española y muy orgullosa… y creo que la pobreza o la miseria no esta en las gentes si no en la mente de este “señor” que era mejor que siguiese escondido en la cueva donde escribió esto…

  31. ¿Dónde se esconde señor Azúa? Es vergonzoso como escribe sobre el SEÑOR Sampedro, el artículito de marras ya circuló hace un tiempo adjudicándoselo a Pérez-Reverte.

    Es muy pobre, muy pobre, y todavía mas que usted no pida perdón

    En cuanto a Jotdown, pues en algún lugar deberían decir o hacer algo, pienso yo

  32. Rectifique ya o como tarde unos días le sacarán una canción como a Andreita Fabra y con razón!!!

  33. Aparte del error ya mencionado acerca de Sampedro, hay una cosa que me llama un poco la atención en el artículo. La pobreza es algo relativo, pero el problema que tenemos es en realidad de injusticia. Da la impresión que se apela a la ignorancia del pueblo. ¿Cree el autor que es miserable tomar conciencia de la estafa a que se está sometiendo a las familias? ¿Que la gente debería volver a ser ignorante, resignada, y no apartar la mirada de su ombligo? Desde luego sería la mejor forma de que todo volviera a ser como siempre, las élites robando y los pobres haciendo cualquier cosa por un bocadillo de atún.

  34. ¡Valiente comentario sobre Sampedro! Entiendo que se pueda dar ese tipo de comentarios en las redes sociales, donde cualquier cateto o indocumentado puede decir lo que le venga en gana, sin contrastar fuentes y sin ningún tipo de complejo. Que lo haga ud. me parece penoso e indecente. Atentamente, uno de los cientos de miles que leen a José Luis Sampedro sin haber llegado a la senectud.

  35. ¡Enhorabuena! Ya le falta menos para convertirse en Sánchez Dragó.

    Dado que es de todos conocido que el artículo atribuido a Sampedro (por otro lado, bastante bueno) fue un bulo, doy por hecho que aprovecha la ocasión para atacar a Sampedro emulando a Pérez-Reverte, a ver si así se habla un poco del aclamado Félix de Azúa.

    Me da que algunos hombres no saben hacerse mayores.

    Otros, como José Luis Sampedro, son un ejemplo para muchos.

    Salud y república.

  36. José Luis Sampedro jamás escribió ese artículo. Por tanto, sería todo un detalle que rectificase esta enorme metedura de pata en la que ha caído al difundir esta mentira y recrearse en ella “sin haberla comprobado”. Por aquello de no parecer un miserable. En cuanto a las disertaciones sobre la pobreza o riqueza, la verdad, mucho mas ricos de lo que pudíéramos pensar a la vista de la magnitud del expolio cometido, y por desgracia cometiéndose aún con políticos que son arte y parte con justicia y medios comprados

  37. Ya quisiera el sr. Azúa estar a la altura moral, humana e intelectural del sr. Sampedro. Deplorable.

  38. Está muy bien que los autores tengan una libertad infinita en JotDown, pero molaría que alguien revisase los artículos para avisar al autor cuando la jiñan. Más que nada, porque estas mierdas perjudican por igual al medio y a quien escribe.

  39. ya casi tenía su artículo muy digno y al final va y la caga.. Cámbielo un poquito y acabe con un : “El segundo caso es aún peor. Yo mismo.” Un final contundente con el que quedaría usted como un señor..
    Espero que no se lo tome a mal. Soy miserable mayormente los domingos :P

  40. Además de la falta de contrastación de la información, me parece que con este artículo lo único que hace el Sr. Felix de Azúa es inflar un tópico sobre la pobreza. El problema que traen el sistema capitalista contemporáneo y las prácticas políticas españolas de los últimos tiempos es que indignifican, por un lado, la pobreza material; y expanden la pobreza intelectual, a la vez que se recrean en esta última.

    Gran parte de los pobres son hoy día miserables. Miserables, en el sentido de desdichados, infelices, abatidos, sin fuerza -como explican las primeras acepciones del DRAE-. Habrá entre ricos y pobres, también, mezquinos, perversos, abyectos, canallas; no reduzcamos esto a una cosa de ricos; porque es mentira. Otra forma de inflar tópicos y llamar a la pobreza del intelecto, de empujarla e inflarla.

  41. Pues la rectificación es penosa, menos da una piedra desde luego, pero decir que no cita a Sampedro, cuando es evidente que lo señala con el dedo (el bulo era sobre Sampedro, evidentemente), sino sea elegante e indique a quien se refiere con ese anciano escritor, al que leen ancianas, economista que fue pobre, ufff, etc., etc.
    El colmo señor Azúa es meterse con un anciano, eso es algo que le acompañará de por vida, como si fuera su padre, o vos mismo cuando os llegue la hora de la senectud

  42. El problema de Internet, lejos de tener que ser “regulado” (creo que Ud. se refiere a censurar), es el mismo que la información de los corrillos de marujas en la cola del mercado: TODA INFORMACIÓN DEBE SER COMPROBADA, cosa que Ud. no hace. Se lo recomiendo, no vaya a ser que alguno de esos editores tan fiables que Ud. dice sea al final de mundotoday.com

  43. “El lector habrá observado que en ningún momento he mencionado al señor Sampedro en el artículo.”

    …madre mía… sí, lo observamos, pero no somos tontos…

  44. Lo verdaderamente preocupante es que Félix de Azúa pueda pensar que semejante texto viene de la mano de José Luis Sampedro porque implica que está hablando de algo que ni siquiera ha leído. Es imposible tener un mínimo conocimiento de Sampedro (y de Azúa lo tiene) y pensar que ese texto es suyo, luego se está basando en un bulo que ni siquiera ha leído. JO-DER.

    Si esto lo hace Sampedro, al que se ha puesto de moda denostar, el club de groupies de Azúa se pone las botas. Por si acaso, aclaro que me gusta leerle, pero me aburre soberanamente ese grupo de seguidores que le tienen como una especie de mesías o iluminado al que hay que adorar. Lo único que han conseguido es que cada vez parezca estar más encantado de haberse conocido y su profesionalidad decaiga hasta llegar al punto de atribuir una autoría equivocada a un texto infame y colaborar con la difusión de un bulo. Un poco de autocrítica vendría fenomenal.

  45. El dinero convierte al pobre en miserable, pero eso sólo parece pasar en España pues no sabemos por qué extraña razón en otros lugares de Europa el dinero no obraría esa transformación. ¿Prejuicios, arquetipos?
    Las fachadas encaladas de las humildes casas repletas de geranios están muy bien estéticamente. Sólo quien ha vivido en una de ellas sabe como dentro se masca la amargura, la impotencia y la resignación de ver que tus hijos, y los hijos de tus hijos, están destinados a ser braceros para tener un pedazo de pan que llevarse a la boca. ¿Es eso dignidad? A pesar de ello le doy la razón en que ha habido en este país mucho “rico nuevo”, mucho miserable enriquecido con el pelotazo inmobiliario, figura que ya retratara Bigas Luna en “Huevos de oro”

  46. “Y desde luego le pido excusas a Sampedro si he podido dañarle más que el verdadero autor de la calumnia”. Hace bien en ponerse usted a la misma altura que el que escribió la calumnia, mismos perros con distintos collares.

  47. Creo que muchos (más de los que creemos) tenemos muy clara la diferencia entre pobre y miserable. Y para mi, cualquier imbécil que pueda arremeter contra el Sr. Sampedro, demuestra su imbecilidad, fuera de toda duda. Jamás he escuchado al Sr. Sampedro denostar a nadie. Jamás he escuchado al Sr. Sampedro con otra arenga que no sea alentar al estudio, a la vida, a la alegría. No tenemos ni un sólo político que le pueda llegar ni a la suela de los zapatos. Precisamente la riqueza de este país son los señores Sampedro.

  48. Vaya metedura de pata y vaya rectificación más penosa.
    Ahora es fácil escudarse en el riesgo de los bulos de Internet y de paso atacar a la “mafia reticular” (vaya concepto, por cierto).
    Uno puede equivocarse al citar, faltaría más, pero citar sin contrastar y aprovechar una cita falsa (no contrastada) para soltar de pasada comentarios despectivos sobre una persona a la que ahora califica de “honradísima” es de una falta de honestidad tremenda.
    Y no se equivoque, señor Azúa, al difundir su columna no se contribuye a difundir el bulo identificando a la persona a la que atacaba sin sentido. Quién más pierde es usted. La firma “Félix de Azúa” genera mucha menos confianza y menos admiración después de esta columna.
    Por último, además del autor, también los responsables de esta publicación deberían pensarse una posible rectificación.

  49. Vaya cagada, y qué daño para la imagen de Jot Down

  50. “Al ametrallarnos de mensajes los bondadosos internautas no han hecho sino difundir la calumnia entre aquellos que no hubieran identificado al personaje”.

    Con una aclaración donde se pidan disculpas es suficiente. No creo que quepa lugar a la ironía tras semejante metedura de pata ni a la deshonestidad, entre otras cosas, porque la rápida corrección de los internautas ha servido precisamente para lo contrario: frenar la difusión de un bulo que ya estaba lo suficientemente difundido y desmentido. Por otro lado,
    me parece de una enorme cobardía denostar a una persona, claramente identificada, y ampararse en que no se han mencionado su nombre y apellidos.

    Me encantaría saber qué pensaría de Azúa si el denostado por un bulo fuera él (aunque no se incluyera su nombre) y el autor se retractara diciendo que no le ha mencionado y adjudicando culpas a los que han tratado de frenarlo.

  51. Félix de Azúa nos ha tomado el pelo, y más a los que siguen indignados.

    Tenía previsto desde el principio que se montaría el pollo. Lo que ha hecho es criticar a todos aquellos que se creyeron que Sampedro dijo eso, y que además les parecía bien. Son esos los que eran mejores cuando eran pobres, según Azúa.

    Se está riendo de vosotros, no os dais cuen?

    • Pues mira qué inteligente Azúa: demuestra que si agredes a la gente (en internet y en la vida real) o física o intelectualmente, muchos te responderán. Creo que está ala altura de Newton y la manzana. Los bulos son bulos, internet sólo los hace rodar más rápidamente y recorrer más camino. Sin intenet, media España se convenció de la veracidad de la historia de Ricky Martin, la mermelada y el perro.

    • Disculpa Cenutrio, se me había pasado inadvertido un matiz de tu comentario. Las cosas de leer rápido. ¿Se está riendo de los que creen que está bien llamar hijo de puta a un presidente? Entra dentro de los posible, pero sinceramente no lo creo…

      • Se está riendo de aquellos a los que les parecía bien que el respetable y educado señor Sampedro llamara hijodeputa a un presidente.

    • No cuela, Cenutrio. Como profesional de la información, Félix de Azúa es perfectamente consciente de que ha metido la pata hasta el fondo. Una posible salida digna hubiera sido la que propone miserable dominguero, pero su aclaración me parece el colmo de la deshonestidad y la cobardía. Para ir “enmendando la plana” a los demás es imprescindible ser capaz de hacerlo con uno mismo.

      P.D. Por todo lo que implica, sorprende que nadie de Jot Down le haya comentado que el texto al que se refería no pertenecía a Sampedro.

      • Ese es el tema. Que los de Jotdown sí le habían advertido de que el texto no era de Sampedro. Por eso digo que Azúa escribió lo que escribió, sin citar a Sampedro, con intención.
        Ahora, que podéis seguir dándoos por no enterados.

  52. Hasta los lectores menos cultivados no nos creímos que el autor de esa carta pudiera ser Sampedro. Llevo meses respondiendo a ese bulo cada vez que un amigo me lo remite. Has metido la pata hasta el cuello. IMPERDONABLE EN UN PROFESIONAL!!!!

  53. La aclaración, peor aún que la metedura de pata.
    He visto niños de tres años buscarse mejores excusas cuando les pillan in fraganti.
    Esta gente tan inteligente que se equivoca siempre…

  54. Qué aclaración más patética. Ahora resulta que quienes le hemos hecho ver su error somos los culpables. Pues no, señor, el culpable es usted por no comprobar su información.

    Tiene el morro de decir que no identificaba a nadie. Qué va. Un retrato hablado (anciano, autor de novelas y textos de economía) que seguramente, según usted, le sienta como un guante a diez millones de españoles. No cuela, Azúa. Yo le admiraba, y le hubiera seguido admirando si hubiera reconocido el error. El mejor escribano echa un borrón. Pero no. Ha decidido huir hacia adelante. Qué pena.

  55. Dejando a un lado lo de Sampedro, esta especie de bienvenida a la pobreza me parece frívola. Por un lado, por su trayectoria vital y profesional dudo mucho que el sr. de Azúa haya conocido directamente privaciones económicas serias, y teorizar es muy fácil.

    Por otro, no está teniendo en cuenta lo que ha cambiado España desde la última vez que fuimos verdaderamente pobres, con Franco, bastante antes de la entrada en la UE. Hoy no hay fronteras y somos parte de un mercado más amplio que el meramente peninsular.

    Ser pobres hoy no va a tener nada que ver con la última vez que lo fuimos.

  56. señores de jot down, ¿podrían explicarme por qué ha sido censurado mi comentario?

  57. La aclaración del autor es lo más grande que se ha publicado en esta revista. Que confundís la libertad con el libertinaje, joder.

  58. Félix de Azúa te has retratado. No hay más que añadir. Te insultaría de mil maneras pero creo que tú solo te sobras y te bastas.

  59. Tiene usted razón. Para evitar que la gente mienta en internet, hay que regular sus contenidos. Haber aceptado una información sin contrastarla no tiene responsabilidad alguna para usted, la culpa es claramente de internet, que es la herramienta usada por quien le pasó la información. Si hubiese sido un teléfono, habría que prohibir los teléfonos.
    Y puestos a prohibir, vamos a prohibir al presidente del gobierno usar micrófonos, porque a través de ellos lleva mintiéndonos desde que dirige este país. Y para que en las calles no se difundan ideas que no nos interesan, regularemos el permiso de hablar: no se podrá hablar más allá de nuestros respectivos portales, y en ellos sólo podrá susurrarse al oído.

  60. Mi comentario también ha sido censurado …

  61. Con toda sinceridad. Ofende a la inteligencia ese conato de rectificación. Las pobreza (o según su criterio, miseria) de este artículo y su autor, no merece una simple palabra más.

  62. “Por cierto, al ametrallarnos de mensajes los bondadosos internautas no han hecho sino difundir la calumnia entre aquellos que no hubieran identificado al personaje”.

    Tanto el bulo como el desmentido (este mucho menos, cierto) eran de sobra conocidos. Y desde el primer comentario, ya el bulo (“re-propagado” por Azúa) viene acompañado por el desmentido. Así que en todo caso, Sr. Azúa, toda la responsabilidad es suya y sólo suya.

  63. No esperaba menos que esa huída hacia adelante. ¿Para qué rectificar si se puede insultar a la inteligencia de los lectores?

  64. Si se hubiese limitado a decir “Lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir”, habría quedado usted como un rey.

  65. Ser pobre es equivocarse y asumirlo con humildad. Ser miserable es escribir una aclaración como ésa.

  66. Estimado Estimado Sr. Azúa,

    Si no es el Estimado Sr. Sampedro, ¿merece su despectivo mensaje, el Sr. Anónimo “anciano” ? Porque no he leído en ningún párrafo alguna disculpa, o el error ha sido “mío” por no haber confirmado “el rumor”.

    Me gustaría conocer su opinión, si su exabrupto hubiese sido al revés, no le gustaría que rectificase la pluma, pidiendo disculpas por ejemplo.

  67. El final de artículo era malo, pero la aclaración ya es pésima. Y pensar que yo sentía respeto por este individuo… claro que, como es algo que publica la red, igual no debo hacer caso de ello…

  68. Una pena que esto pase en jotdown.
    Y la rectificación me parece un insulto a la inteligencia de los lectores.

  69. Es el estilo habitual de Azúa, como un matón de barrio pero en culto. Le va meterese con la gente aunque sea injustamente, cumple aquello que la realidad no te estropee lo que quieres decir igualmente (aquí lo demuestra la aclaración que aclara que no le da la gana rectificar). He leído otros artículos tipo quijote contra molinos de viento (monstruos inventados). Lo que pasa es que si estamos de acuerdo la idea que defiende a veces no nos damos cuenta que la argumentación es falsa.

  70. Triste, muy triste que la envidia sea el deporte nacional de este país y de los que pretenden dar lecciones morales como Félix de Azúa

  71. Sólo dije que tenía razón en llamarse idiota el autor de “Historia de un idiota, contada por él mismo”. ¿Qué hay de censurable en ello?

  72. ¡¡La cagaste una vez más, Azúa!!
    Va a ser que la cagada es lo tuyo… algún talento tenías que tener.

  73. Leo en su aclaración: “Para mí, todo nombre propio de la Red es un nombre ficticio.” ¿Cómo se llama usted?

  74. Este artículo tiene un tufo elitista propio del que nunca fue pobre ni tiene miedo a serlo.
    Es propio de un intelectual poco comprometido y conformista, de un satisfecho.

  75. No seas mezquino, Félix. Pide disculpas en voz alta. En el mismo grandilocuente tono en el que perpetraste la cagada de artículo en la que acusabas injustamente a Sampedro.
    De no ser así, quedarás como un cretino el resto de tu existencia. Y justificadamente, además.

  76. Te ha salido el tiro por la culata, ni la aclaración está a la altura de la flagrante metedura de pata.

  77. Primero, harías bien en comprobar tus informaciones. Segundo, para hablar de Sampedro tendrías que lavarte la boca y escupir el veneno que llevas dentro.
    Una vergüenza que intentes alentar odio hacia una persona que es un ejemplo para muchos. Menos mal que la final, las cosas vuelven a su sitio.

  78. Como me han censurado el primer comentario aqui va el mismo pero mejorado..
    Sr. Azúa.
    Ha demostrado usted estar muy mal informado, ser muy mal educado y no tener escrúpulo ninguno. Al escudarse en la confianza en otros y parapetarse en sus supuestos errores (los de ellos) evidenciando que no se ha molestado en contrastar una información se muestra usted como un diletante patético. Mientras que el hecho de vilipendiar al Sr. Sampedro, intelectual y humanamente, de modo taimado, lo convierte a usted en un cobarde.

  79. Lamentable “aclaración”, Sr. de Azúa. A eso se le llama tirar la piedra y esconder la mano.

  80. “Y desde luego le pido excusas a Sampedro si he podido dañarle más que el verdadero autor de la calumnia.”

    Azúa… ¿con “autor de la calumnia” se refiere al autor del texto o a quien se lo atribuyó a Sampedro? Porque de nuevo parece que no se entra usted, ya que son dos personas distintas.

    Siga, siga…

  81. Felisuco queda retratado. Su soberbia intelectual y su bajeza moral quedan al descubierto al aprovechar una información falsa, hace días que se sabe de su falsedad, para darle un “bajonazo” a Sanpedro. Desde luego, de disculparse “niente”; esta por encima de eso. Estos son nuestros “intelectuales”.

  82. Tu aire pretencioso, que sentencies a alguien por cometer el pecado de ser anciano y, peor, que te regocijes con la muerte ajena… ese, justo ese, es el punto miserable de los ricos (viejos y nuevos) en España.
    Que no contrastes la información, es lo de menos.

  83. Miseria. Mucha miseria. Y más miseria cuando se intenta escurrir el bulto llamando la atención del “peligro” de no regular la información que circula por internet.

    Miseria moral y no económica. Que es la peor miseria que puede llevar un individuo en su vida, sea larga o corta. Dure más o dure menos.

  84. Miserable es, según su propia definición, el artículo que ha escrito. Másmiserable si cabe es la actualización (que no rectificación). En cuanto a escurrir el bulto culpando a la cosa amorfa de internet y a la panda de mafiosos y perroflautas que la pueblan es ruín y barato.

    En cuanto a su persona, como no le conozco, no me atrevería a adjetivarle. Y esto, señor, no es pobreza si no prudencia que sí es una cualidad que muchos echamos de menos.

  85. Ese tono tuyo de señorito andaluz es impropio para hacer cumplidos a los braceros andaluces. De listos que aleccionan vamos sobrados. Ahórrate el cumplido la próxima vez.

  86. «su necesidad de regulación», esto es lo que me da miedo del artículo, más que la cagada de Sampedro.

  87. Lo peor del articulo es el odio que destila y los comentarios ofensivos, totalmente ajenos a lo que se puede considerar critica y que acaban con un “no sera mucho tiempo”… en fin.

  88. España no siempre ha sido pobre. En la era romana o musulmana, o incluso en el siglo XVI, no fue pobre sino rica en todos los sentidos. Lo que ocurre es que este intelectual europeo, como todos los demás, ha sido formado con las categorías de alemanes, ingleses y franceses, que no reconocen nuestra verdadera posición en la historia y que creen que España es franquista desde el siglo XIV. El sur de Europa tiene un pasado muy honroso, pero el norte nos ha impuesto que tenemos que defender que somos pobres. Azúa, prosuguiendo con esta tradición “tan ilustrada”, nos mete denuevo en el redil.

  89. Pingback: Félix de Azúa: Nuestros mejores años

  90. Félix ¿qué te ha pasado? Hasta caes en los berenjenales más burdos. Quién te ha visto y quién te ve. Una lástima.

  91. Siempre me sorprende la necesidad que algunos encuentran de regular las informaciones en internet.

    Dejando de un lado la pedantería, que no se puede calificar de otra forma de llamar a los usuarios -o creadores de contenidos, que cada vez somos mas- de internet “la mafia reticular”, déjeme decirle que el creer que todo lo que se lee por internet, aunque venga de personas de confianza, puede ser cierto, es de una inocencia y falta de criterio que asusta. Es el equivalente a hace unos años de “si lo dicen en television debe ser cierto”.

    Internet no necesita (ni admitirá, por mucho que nadie se empeñé) regulación. Necesita educación .

  92. Los que hace tiempo que seguimos a Félix de Azúa sabemos que el rigor no es una de sus características pero sí el hacer buena literatura y este artículo es un ejemplo más… Lo que es penoso es tanto revuelo por un pequeño error sin importancia y que no se valore como pieza literaria; lo que indica que sí, que Azúa tiene razón, que este es un país más de miserables que de pobres…

  93. Sr. escritor, la pobreza hasta puede hacer esos milagros que se inventa.
    La lástima es, como en su caso, cuando la tara hace imposible siquiera imaginarlo en sueños.

  94. Disculpe don Félix, pero obviando su escurridiza rectificación sobre el asunto de Sampedro, creo que su artículo está vacío de contenido.

    ¿Volvemos con la retórica victimista de la España de la pandereta? ¿El viejo mito de la Europa=Progreso y España condenada a la miseria. Sepa usted, primero que no hay peor pobreza que la de valores, ni peor miseria que la falta de ética. Y en nuestro querído y maravilloso país, si algo hemos de lamentarnos es de la inmensa miseria que demuestra el penoso espectáculo que nos otorga a diario nuestra clase política. Nos están vendiendo el país, señor mío. La ilusión y el esfuerzo de nuestro padres,los míos también puesta sobre el tapete de los mercados. Eso es miseria.

  95. No sé si es más cutre (y no lo digo como frase hecha) la cagada inicial de Azúa o el tono de su aclaración, queriendo eludir la responsabilidad aduciendo que no nombra a Sampedro. Sinceramente no sé qué es peor: diría que la aclaración.

    Quien dio en la clave del asunto fue el lector que hace muchos comentarios percibió en el artículo una animadversión previa de Azúa hacia Sampedro, es decir, anterior a la aparición del texto en cuestión. Bien visto.

    Me encantaría leer una nota de JotDown explicando su posición en este asunto tan tan feo.

  96. ¿Qué delito ha cometido Sampedro para merecerse tan poco respeto y tan mala leche? La invectiva suena a bala de recámara, a “esta es la mía”, solo que en vez de una bala ha salido un boomerang.

    Mentes preclaras, ilustradas, grandes intelectos… y, al final, más de lo mismo: pura necedad.

  97. Sr. Azúa

    Su ‘aclaración’ pone de manifiesto que de lo que no hay que fiarse no es de las informaciones de la Red, pues en la misma Red estaba el desmentido del bulo, sino de esos editores de prestigio en los que confía. Atrévase a publicar el nombre de ese editor, de ese intoxicador. Ya se encargará la Red de poner a cada uno en su sitio.

  98. está claro que el señor de azúa se la tenía jurada al señor sampedro, al internet y al que se ponga por intermedio.

  99. Lamentable atribución

  100. Dejar la frasecita biliosa del “provecto anciano leído por ancianas”, acusarnos a los que le pedimos rectificación de difundir el bulo no ocultará la falta de rigor intelectual y de elegancia del señor Azua. A lo peor, él sí necesita volverse pobre …

  101. No entiendo este linchamiento, francamente. Vale, metió la pata… ¿pero hace falta todo esto?

    • ¿Y la invectiva contra Sampedro sí la entiendes? Porque me encantaría que me la explicaras. Reléete bien el párrafo porque eso sí es un “linchamiento” a alguien que ni siquiera metió la pata.

      Reitero la pregunta: ¿qué ofensa ha cometido Sampedro para tanta mala baba?

      No se equivoque, señor de Azúa, lo que usted llama “mafia reticular” no son más que gente de a pie, cada uno de su padre y de su madre. Ni somos nacionalistas catalanes ni tenemos particular interés en lincharle, pero hay cosas que son imperdonables.

      • No, no, no entiendo tampoco eso, conste. Estoy como tú, anonadada. Pero no sé, todo me parece tan excesivo. Un saludo, Galahat.

        • ¿No estarás intentando meter en el mismo saco la protesta contra el miserable linchamiento que realiza Azúa?
          ¿Qué es lo excesivo?
          No se ve por ningún lado que el problema sea una falta de información o el desconocimiento del autor real del ‘hijoputa del presidente’. No. Aprovechó el viaje para mostrar la calaña “intelectual y exquisita” del autor. Desearle la pronta muerte a alguien es un recurso muy conocido en atávicos sectores de esta piel de toro.

    • Mamen. Una cosa es meter la pata y otra es no contrastar una informacion y además regodearse en un bulo para vilipendiar a un Señor como Jose Luis Sampedro. Y luego, al conocer la cagada, hacerse el orejas…. Es decir : falta de rigor profesional al inicio, insidia y ensañamiento después y cobardia para rematar…demasiadas cosas.

  102. El artículo habla de Sampedro, pero a quien describe perfectamente, es a su autor, y no para bien precisamente. Usar como argumento contra una persona el hecho de “ser anciano” (un horrible delito, supongo) resulta de lo más deprimente.

    En fin, que de todo tiene que haber en la viña del señor, gente buena (como Sampedro) y gente mala (como Feliz de Azua)

  103. Más miserable que desearle la muerte a un anciano solo porque no te guste algo que ha escrito (aun en el caso de que hubiera sido cierto) es dificil. No comprobar la veracidad del articulo es un fallo grande pero diculpable. Lo otro no es un fallo, es estar podrido por dentro.

  104. ¡Joder, Félix!
    ¡Qué decepción!
    Y eso antes de la “rectificación” y las “disculpas”… Porque leída la Aclaración del autor es para echarse a llorar.

  105. Jajajajajajaja!!! ¿Y eso es una rectificación?
    Que no menciona el nombre de Sampedro directamente.
    Claaaaaro, es que la descripción que hace encaja con el perfil de ese otro “provecto anciano, autor de algunas de las novelas más leídas por las ancianas españolas, hombre apersonado y que había sido hace décadas un severo historiador de la economía, ciudadano digno de admiración y respeto”…
    Mmmmm…
    ¿Cómo se llamaba?
    ¡Ah, sí! El abuelo de Heidi.

    • Totalmente de acuerdo con tu comentario, o el anterior de Carmen Andreu, esa puñalada barriobajera hacia Sampedro en forma de sentencia intelectualoide que afirma: “Ahora que ha logrado alzarse a la miseria tiene toda la pinta de ir a quedarse en ella para siempre, que no será mucho.”, contra un anciano es de lo más gratuito que he tenido la desgracia de leer en mucho tiempo…

  106. Pues para no confiar “en absoluto en las informaciones de la Red”, bien que puso a parir al señor Sampedro, cuando en dos minutos hubiera podido confirmar la no autoría del texto en cuestión.

  107. El señor de Azúa no traga a José Luis Sampedro, ya sea por cómo escribe (el más leído por las ancianas españolas) o ya sea por sus ideas morales y políticas (en mi opinión por esto último). Sólo basta con releer, con cierto sonrojo, las frases que le dedica, que no creo que sean porque pensara que había llamado hijoputa a Rajoy, salvo que encuadremos a de Azúa entre las camadas de Nuevas Generaciones, a las que por edad evidentemente no podría pertenecer pero sí por conversión y bautismo ideológico. Sucede así que cuando uno odia o menosprecia a otra persona es la víctima más propicia para creerse cualquier burrada que sobre ella se diga. Y es lo que en este caso ha pasado.

    • Vamos llegando a la raíz de la cuestión: el “delito” de Sampedro es tener una ideas morales y políticas diferentes. Fantástico. Luego nos quejamos del fundamentalismo catalanista. Muerto Saramago había que buscar sustituto y parece que le ha tocado al “provecto anciano”. Con un espíritu tan liberal, ¿quién necesita fundamentalistas? Lo de siempre, ¿no? Haz lo que digo, pero no lo que hago.

  108. De entrada, debo decir que soy un fan de Sampedro. Lo siento. Y que alguien como usted tenga una metedura de pata de este tipo no dice mucho de su capacidad de información. Además, ante la duda, creo que hay que preguntar. Espero que se haya disculpado personalmente con Sampedro, porque no vale con decirlo en un artículo o en un blog.

  109. Pero Señor de Azúa, siendo evidente que se refería a Jose Luis Sampedro (si no es así, debería decir quien es ese señor que encaja con el perfil…), ¿no sería mejor TACHAR ese párrafo y pedir disculpas al Señor Sampedro?

    En realidad, la pobreza moral no va con usted, y por eso, rico en indignidad y oportunismo, se permite el lujo de publicar esa nota que a mi me ofende. Reléala si tiene a bien hacerlo y piense en lo que ha leído…

    De nada.

  110. No sé qué queda peor, si la metedura de pata-exabrupto o la “aclaración” A veces es preferible no intentar arreglarlo, sobre todo si es así.

    Ah, casi se me olvida; no soy una anciana española. A usted, Señor Azúa, ¿quién le lee?

  111. ¿Necesidad de regular la red porque circulan bulos? Lo que tiene que hacer el señor Félix de Azúa es borrar esta entrada o corregirla de una vez.

  112. Artículo escrito por un miserable que nunca ha conocido la pobreza y con una rectificación que no es tal.
    Ahora que Jot Down está más asentada, debería contratar a un revisor para evitar que “insignes filósofos” próximos a la ancianidad la caguen de una manera tan estrepitosa y patética.

  113. Como demuestran los comentarios, la mayoría de los internautas somos más inteligentes que usted, señor de Azúa. Si fuéramos todos unos burros que se creen todo, necesitaríamos leyes distintas de las que rigen el resto de actividades humanas.

  114. Parecía imposible estropearlo más… Pero la “aclaración” demuestra que todo siempre es susceptible de empeorarse. Ánimo, siga así que llegará lejos.
    Un saludo.

  115. Como no lo creo tan torpe, tiene que haber alguna razón. ¿Espera Azúa alguna sinecura del PP?

  116. Pingback: Las palabras y las crisis | El archipiélago Gadzooks

  117. Completamente de acuerdo con usted, señor de Azúa. Conozco muchas personas idiotizadas por el lujo. Creo que nos vendrá bien ser un poco más pobres para que se nos endurezca en culo y hagamos por hacer por nosotros mismos la vida más hermosa… me parece que opina aquí bastante progre apegado a su golf GTI y su apartamento en la playa.

    • … y los salvadores de patria han llegado y vienen con el mismo propósito: quitarnos el GTI y el apartamento en la playa, que el lujo es de idiotas y mejor endurecer el culo abriendo zanjas en las cunetas. ¡Que tiempos aquellos!

    • Completamente de acuerdo con usted, señor Juan c., y lo más indignante de esos putos progres es que a veces hasta se toman unas cañas.

    • No puedo estar más de acuerdo, Juan, déjeme sacrificarme por usted y deme algo de su dinero. Liberándolo de esa pesada carga le ayudaré a evitar quedarse idiotizado y el culo se le quedará más duro.

  118. Me parece vergonzosa su actitud. Primero difunde el bulo de Sampedro y luego le echa la culpa a internet y aprovecha para defender la regulación de la red (aunque creo que lo que realmente defiende es la censura). Nada de autocrítica por haberse creído una calumnia que circulaba por las redes. Contra las mentiras en la red el remedio es contrastar las fuentes, algo que usted no hizo.

    Un saludo.

  119. Azúa, la lectura de los comentarios nos lleva a una triste conclusión: parece que ya sólo le leen las abuelas, indignadas por haberse metido usted con su ídolo. Quién lo iba a decir.

  120. Félix Félix… un “fallito” lo tiene cualquiera, hasta alguien tan instruido y versado como usted. Pero la aclaración con la que pretende disculparse es penosa. Bájase de esa atalaya dónde nadie le mandó subirse y no sea miserable hombre. Y sí, ya veo que usted no hace caso de los bulos que circulan en iternet… je,je!!!

    Fdo.: una abuela.

  121. La ironía como obligación resulta penosa y malsana, sobretodo cuando la ansiada metafora no aparece y se la busca con desesperación, dando rienda suelta al tópico y su constitutiva falsedad, y máxime cuando resulta pertienente referirse a la cosa de forma clara y sin gilipolleces de “raigambre intelectual”.

  122. Pues sí señor de Azúa, internet tiene estas cosas de lanzar bulos y hacer que personas como usted patinen y a continuación demuestren debilidad al no disculparse por las burradas estampadas contra el señor Sanpedro que en absoluto las merece.
    Sobre ser rico o pobre… puede tener por cierto que no todos tenemos la vara de medir a las personas por los números de su cuenta corriente, no pasa nada porque usted si lo tenga pero es una vara de medir de rango inferior a quien mide a los humanos por valores.

  123. Cuánto Savonarola hay entre los lectores de este blog. No es el mejor artículo de Azúa, pero tampoco es cuestión de que se queme a lo bonzo en plaza pública. Yo, por mi parte, querido de Azúa, te perdono por el error y te permito seguir escribiendo. No tardes.

  124. ¿Por qué será que hay tantísimo necio entre los comentaristas? No ocurre solamente aquí sino que está muy generalizado en foros y periódicos incluídos, por supuesto, aquellos que presumen de ser medios rigurosos. La falta de educación, de respeto, de elegancia y de argumentos es un hecho que, al menos a mí, me aterra.
    Manipular, acojerse a formas de replica propios de chiquillos de trece años muy malcriados y llamar fascista a los demás son algunas manifestaciones por las que se les identifica.

  125. Querido Felix,
    Decir que en el artículo no nombras a Sanpedro es un insulto a la inteligencia.
    Desde luego que no utilizas su nombre, pero das una descripción bastante acertada de a qué se dedicó, a qué se dedica y por qué es famoso.
    Allá tú si en lugar de envainártela prefieres salir con una aclaración diciendo que no decías que te referías a él…
    Venga ya hombre! No tomes a tus lectores por imbéciles…
    Entre otras cosas a partir de ahora no voy a saber interpretar tus textos…

  126. “y este tal ha llamado “hijo de puta” al presidente del Gobierno en público y sin haberlo comprobado.”

    Ay, amigo Félix… Somos dueños de nuestros silencios y prisioneros de nuestras palabras…

    Quien no ha comprobado absolutamente nada antes de arremeter cobardemente contra J. L. Sampedro (aunque no lo nombre directamente, no nos tome por tontos) es Vd. Si hubiese tenido el más mínimo sentido crítico, habría desconfiado del tono faltón y arrabalero de ese libelo, que no casa nada con la corrección y la compostura que siempre ha demostrado Sampedro. A poco que se hubiera molestado en bucear en Internet, habría salido de su error, pero le hizo más gracia creer que el pobre nonagenario empezara “chochear”.

    Y la supuesta “rectificación”, es de traca… Eso se llama tirar la piedra y esconder la mano. Definitivamente, usted sí que ha terminado alzándose a la miseria con este escrito.

  127. Si alguien albergaba dudas sobre la inteligencia, educación y nobleza del Sr. Azúa, el propio interesado las ha disipado para siempre.

  128. Muy bueno.

  129. Pingback: "Hay que regular internet por el peligro de las informaciones que circulan"

  130. Pingback: "Hay que regular internet por el peligro de las informaciones que circulan" | SONSEMAR NOTICIAS

  131. Pingback: Parrafadas de éxito ‘online’ | Artis Manus

  132. Pingback: Los intelectuales y la Red: Félix de Azúa | verba volant, scripta manent

  133. Pingback: Parrafadas de éxito ‘online’... Un buen augurio: "volver a la fuente" | Almamaterradio

  134. Pingback: “Hay que regular internet por el peligro de las informaciones que circulan” | Serviciochile

  135. 1º No ha mencionado al señor Sampedro por cortesía o cobardía, pues para no confiar en absoluto en las informaciones de la Red ha picado el anzuelo hasta el esófago.

    2º El caso viene a demostrar lo incauto que puede usted llegar a ser y lo poco ducho que se muestra manejándose por ella, cualquier internauta medianamente curtido habría sabido distinguir semejante bulo a kilómetros de distancia, sin ir más lejos cuando a mí me llegó ese escrito me pareció el típico hoax o correo en cadena y no me costó más de cinco minutos comprobar su falsedad.

    3º El caso nos vuelve a demostrar lo fácil que es para cualquier persona tragarse lo primero que lee sin masticar siempre y cuando le agrade el sabor.

    4º En nombre del todopoderoso Monesvol, ¿cómo puñetas pretende usted regular los correos en cadena y los bulos? mientras existan incautos como los del punto tres, estos seguirán existiendo.

    5º ¿También se cree los de los 45000 políticos, o lo del jefe de policía de Marinaleda?

    6º Aprenda a manejarse por la red, léase los siguientes artículos, y no se moleste en darme las gracias.

    http://rosamariaartal.com/2012/07/16/el-bulo-como-sintoma-de-ignorancia/

    http://uncuartodeambiente.es/07/el-hoax-nuestro-de-cada-dia/

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR