Radiografía de un fotograma: Hasta que llegó su hora

Publicado por
Hasta que llegó su hora (1968). Imagen: Paramount Pictures.

La mirada del Mal

Una inocente familia ha sido masacrada a tiros y sólo un pequeño niño ha sobrevivido. Varios hombres, enfundados en largos abrigos y cuyos rostros no podemos ver, se dirigen hacía él dispuestos a terminar su trabajo. El crío —inmovilizado por el terror y con las lágrimas pugnando por brotar de sus ojos— les ve acercarse bajo los tétricos acordes de la sobrecogedora banda sonora. Es el final de los años 60 y pocas veces se ha visto una secuencia tan cruel en el cine: ¿realmente serán capaces de mostrar el asesinato de una pobre criatura en pantalla? El público empieza a imaginar las facciones, aún no mostradas con claridad, del sanguinario líder de la banda. Seguramente será un individuo de fealdad casi monstruosa con algún rasgo físico extraño que simbolice su inefable maldad interior.

“¡Jesucristo, es Henry Fonda!” Así resumía el propio Fonda la honda impresión que los espectadores sufrían cuando la cámara giraba en torno el sádico líder de los asesinos y podían ver el rostro del actor que desde siempre había simbolizado la honradez, la rectitud y las admirables virtudes propias del Buen Hombre Americano.

Sergio Leone, director de Hasta que llegó su hora, se había empeñado en que Henry Fonda interpretase al villano de la historia, algo que el propio Fonda reconoció no entender hasta que vio la película terminada. Por eso, el actor se presentó ante Leone con la imagen que consideraba ideal para interpretar a un malvado prototípico: patillas, perilla que modificase su cara…y lentillas oscuras para ocultar el azul celeste de sus ojos; azul que el público asociaba instantáneamente con la bondad y candidez de espíritu que eran propias de sus papeles habituales. Al ver aparecer a Henry Fonda de esa guisa, Leone se puso frenético: “¿Qué es todo eso? ¡Quítese las lentillas! ¡Son sus ojos azules por lo que estoy pagando!”

Cómo no, Leone tenía razón. El propio Fonda se sintió sobrecogido al asistir a la proyección del film, contemplando cómo era presentado su personaje: sus ojos azules ya no eran azul celeste, sino azul acero. Su rostro ya no era la representación de la virtud, sino la mismísima faz del Mal. Su suave voz ya no era la voz de la justicia, sino el apagado tono de un asesino despiadado. Incluso su sonrisa había dejado de resultar ingenua, confiable y cercana. En un terrorífico intercambio de primeros planos, Henry Fonda sonreía de medio lado al pequeño niño… el niño a quien el más noble de entre los nobles héroes de la pantalla estaba a punto de asesinar a tiros.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

7 comentarios

  1. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Las claves de El Padrino

  2. Pingback: El Padrino y sus claves | FilmClub

  3. Leone nos presentó a un H. Fonda como nunca lo hubiéramos imaginado. Otro milagro más de este inmortal western.

  4. Muy bueno, y cortito. Me ha encantado.

  5. Recuerdo la primera vez que vi esta película. Esa escena me dejó estupefacta: siempre había visto a Henry Fonda como un bueno tan bueno que daba grima. Por eso no me gustaba como actor y preferìa a Jimmy Stewart, bueno también pero con un puntito oscuro (que Hitchcock supo explotar), a Gregory Peck o a James Masón (el colmo del morbo en el cine y que siempre arrebataba el protagonismo a los guapos y buenos).
    Pero gracias a Leone mostrándome al bueno de Fonda matando a un niño, supe apreciar al gran Henry.

    Quizá algún día se reconozca a Sergio Leone y a Don Siegel como los grandes innovadores del lenguaje cinematográfico que fueron.

    Un saludo.

  6. Ender Muab'Dib

    Grandísima la anécdota del enfado de Leone, no conocía la historia.

    Hace un tiempo dediqué en mi blog un artículo a los duelos de Leone —esas perfectas coreografías en las que Morricone es capaz de tocarte en lo más hondo— y en el vídeo del duelo final de Once Upon a Time in the West encontré un magnífico comentario que, traducido a la lengua de Cervantes, venía a decir lo siguiente:

    «Leone cogió a un “buen tipo” como Fonda y lo grabó matando a un niño… Esto es poder… El poder de destrozar todo los cliches de Hollywood.
    Independientemente de tu opinión sobre Leone o los westerns de Hollywood, el hecho es que después de Leone se cambiaron las reglas del western americano. Él tuvo el poder de hacerlo. ¿Puedes imaginar qué tipo de victoria es esto para alguien que empezó grabando películas en el sur de Italia y España? La gente siempre recordará a Fonda como Frank, a Cleef como Sentencia, a Wallach como Tuco, etc. Eso es Leone

    http://www.youtube.com/watch?v=DyvzfyqYm_s

  7. Pingback: Radiografía de un fotograma: Hasta que llegó su hora

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.