La historia de Iron Maiden en cinco discos y el horror de Dunwich

Publicado por

maiden

Para acompañar la lectura del artículo, nuestra lista en Spotify

El heavy es un milagro

Cómo somos. Después de tantas generaciones de científicos teorizando y experimentando sobre la faz de esta roca gigante —y no pocas veces fuera de ella o en su interiorseguimos buscando pruebas de la existencia de Dios, o de la nada, con el afán que merece el que nos vaya la vida eterna en ello. Las buscamos aquí, en casa, bajo la grasa ya casi solidificada de un plato de callos o la suntuosidad de unas natillas industriales; las buscamos en el CERN, entre nudos de neutrinos y zeptoespacios alucinantes; las perseguimos por las bóvedas más luminosas del Vaticano y los sótanos más oscuros y húmedos de la Boleskine House, donde divisamos cadenas herrumbrosas y palpamos el rechinar de dientes; y creemos haberlas encontrado en esos gruesos tomos que escriben científicos y filósofos y que nadie ha leído jamás, salvo quizás los nuncafollistas más entregados a su propia causa. Y la respuesta, como tantas otras veces, la tenemos al alcance de la mano.

«El heavy es un milagro», afirmó con su habitual sabiduría cierto sanedrín. Ya que según la ciencia el universo está formado por materia y antimateria, quizás fuera más adecuado llamarlo «antimilagro»(1) una revelación de la existencia del diablo y que por tanto opera de manera contraria a los prodigios al uso. El milagro de los panes y los peces desafiado por la multiplicación de la hamburguesa de tofu y el nigiri sushi. Las bodas de Caná y la conversión del agua en vino frente a la actual transfiguración del tradicional tubo de Dyc con Coca Cola en una copa de balón más grande que la cabeza de Buda, y conteniendo alguna aberración apenas destilada, como por ejemplo una ginebra premium. Cosas así. Antimilagros. Y detrás del hecho de que en todo centro educativo religioso haya al menos un alumno por clase luciendo orgulloso una camiseta de Saxon —y no han cesado los rumores sobre lo que ciertos hermanos consagrados a la orden correspondiente esconden bajo las sotanas, incluso cuando celebran misas u otros sacramentos que no siempre son de conocimiento público, detrás del hecho de que incluso en el rincón más carpetovetónico del barrio de Salamanca te puedas encontrar saliendo de un portal una muñequera de púas y, la mayoría de las veces, también una cartera unida a una cadena que sobresale del bolsillo de unos vaqueros de los que nadie podría jurar que cupiera nada más grueso que una papelina de sucia droga; por muchas vueltas que le demos a todas esas pruebas, no debemos buscar más que el antimilagro del heavy metal como causa primera. Como germen de todo eso y de que sin apenas apoyo de la radio, televisión y prensa no especializada, un grupo como Iron Maiden haya vendido ochenta y cinco millones de discos y tocado en más de dos mil conciertos. Milagro y antimilagro; Dios y Belcebú entrelazando la mano y, si no es suficiente, también el rabo.

Paul Di’Anno, Iron Maiden y Killers

Iron Maiden y Killers

Iron Maiden, la que con el paso de no muchos años se convertiría en la banda más representativa de la imagen del jevi metal es importante esa jotanació el día de Navidad de 1975. Como no dieron su primer concierto hasta el uno de mayo del año siguiente, es difícil justificar la razón de la exactitud con que está registrado el momento de su fundación. Quizá se trató de su primer ensayo. Quizá Steve Harris se levantó aquella mañana de su cama de Leyton, Londres, Gran Bretaña y, abrumado por tanto sentimiento de fraternidad y amor dadivoso, se sintió el responsable de equilibrar las fuerzas contrapuestas del bien y el mal mediante el acto agarrar su bajo, dejarse crecer el pelo y embutirse en unas mallas de trapecista para acudir a la comida de navidad. Qué tiempos tan desconcertantes fueron aquellos. Led Zeppelin acababa de publicar Phisycal Graffitiy Black Sabbath Sabotage, y a partir de ahí las dos bandas señeras del rock duro iniciarían su espantoso declive. A Night at the Opera inundaba las tiendas de discos desde el día dos de diciembre. De la otra parte del mundo llegaban débiles ecos de una banda de origen escocés (High Voltageno se publicó en Europa hasta mayo de 1976). Ni los Ramones ni los Sex Pistols tenían previsto publicar su primer sencillo ni alargar su vida la de sus miembrosmás allá de los veintiún años, y los segundos habían dado su primer concierto (sic) apenas un mes y medio antes. Horrores como Genesis, Yes y UFO eran muy populares, y algunos jóvenes como Harris parecían disfrutar con ellos (2). Así que solamente siendo un incrédulo, un apóstata con mala leche, se puede sostener que no es una maravilla esotérica que de esas influencias tan esquizofrénicas saliera algo tan fresco, directo, agresivo y técnicamente irreprochable como Iron Maiden (1980), el elepé de debut que la banda por fin publicó tras muchos cambios de formación y aparecer en varios recopilatorios de lo que después se vino a denominar NWOBHM (3). Riffs sencillos y gloriosos (Prowler), letras sobre gamberrismo y desafío a la autoridad (Running Free), singles provocadores y con toques de fantasía épica (Sanctuary, incluida más tarde en la versión remasterizada del disco), avances de lo que sería su famoso «galope de guitarras» (Iron Maiden) y el primer aviso de su vena más progresiva y petarda (Phantom of the Opera). Hoy en día el grupo reniega de la producción lo grabaron y mezclaron en trece díasy de sus obvias influencias punk por ejemplo, el riff inicial de Prowler es clavado al de I’m so Bored with the USA de The Clash, y en la portada del single Sanctuary el posteriormente famosísimo Eddie apuñala a Margareth Thatcherpero ese carácter crudo del disco, al que contribuye de modo esencial la preciosa voz de Paul Di’Anno, es lo que lo convierte en un clásico imperecedero que suena tan actual treinta y cinco años después. Una obra maestra del rock que, bajo el punto de vista de ciertos cognoscenti melenudos, jamás llegaron a igualar.

Sanctuary y Women in uniform
Las portadas de los singles «Sanctuary» y «Women in Uniform» manifestaban una refrescante simpatía punk hacia Margareth Thatcher.

Para su siguiente disco, Killers (1981), ya contaron con su clásica formación de guitarras (Adrian Smith y Dave Murray) y con un productor que les acompañaría hasta 1992 (Martin Birch). Es un disco más limpio, de mayor virtuosismo, más cercano a lo que se avecinaba, compuesto casi en su totalidad por canciones que no quisieron incluir en su primer elepé. Pelotazos de hard rock aderezados con desmelenados solos de guitarra (Wrathchild); homenajes literarios, que serán otra de sus señas de identidad (Murders in the Rue Morgue) y el mejor ejemplo de lo que podía ofrecer Di’Anno a la banda (Killers). Está muy lejos de ser tan redondo como su trabajo anterior, pero es un disco repleto de letras sobre asesinos, fugitivos y personajes desarraigados; un trabajo que demuestra lo engrasada que estaba la maquinaria para desarrollar los desvaríos que Harris siempre tuvo en mente.

Una trilogía para Bruce Dickinson

The number of the beast, Piece of mind y Powerslave

Como es natural en alguien que tiene que vivir en un país donde a todas horas sonaban Depeche Mode (con Just can’t get enough), Vangelis (Chariots of fire), The Who (You better you bet) y otras cumbres de la musicología y el rock clásico, Paul Di’Anno decidió invertir con sabiduría los ingresos que recibía como cantante de la banda y durante más de dos años se pasó las veinticuatro horas del día experimentando los efectos conjuntos del alcohol y la cocaína. Aquí en España me gustaría haberte visto, Paul; esos cojones, en Despeñaperros. Sus compañeros lo expulsaron y lo sustituyeron por Bruce Dickinson, uno de esos cantantes con ínfulas de tenor que tanto daño han hecho a la música popular. Una desgracia que seguía la tendencia, ya inaugurada por AC/DC, de reemplazar un cantante de voz potente y hermosa por un enanito gritón. Ay, Bruce.

Pero Harris estaba encantado. Dickinson era el cantante perfecto para dar lustre a sus nuevas composiciones, unas canciones que satisfacían el gusto del bajista por el rock progresivo, por los desarrollos largos, por las historias sobre fantasmas y casas encantadas. El gusto por el rock más coñazo, pero que aún daría tres coletazos muy respetables. «Si solo pueden escuchar un disco de Iron Maiden, solo uno, escuchen The Number of the Beast. Escúchenlo porque es el mejor. No digo el más emocionante, ni el más duro, ni el más perfectamente ejecutado, sino el mejor». Así lo explicaría un músico y no le faltaría razón. The Number of the Beast(1982) será siempre el disco más representativo de Iron Maiden. Porque dio comienzo a una trilogía mítica en el mundo del jevi. Porque hay putas (22 Acacia Avenue), un homenaje dedicado a la película más preciosista que ha dado el cine inglés (Children of the Damned) y un himno imperecedero que a su vez es el máximo exponente del estilo galopante que tanto irrita a unos y deleita a otros (la inmortal Run to the Hills) (4). Además Hallowed Be Thy Name es su canción épica más celebrada. Lo tiene todo para serlo: un inicio pretendidamente siniestro, una historia sobre una ejecución narrada en primera persona, un riff central tocado al unísono por un coro de guitarras; aullidos y gorgoritos por parte de Dickinson, solos de notas tan agudas que les pondrían los pelos de punta a los más estrictos partidarios de la gomina importada de Italia… todo lo que vendría después sería pura imitación y devenir hasta llegar a la nadería. Y además, como en la portada aparece dibujado un diablillo manejado por los hilos del simpático Eddie y en el tema que da título al disco se hace referencia a Satán, grupos de cristianos locos organizaron redadas por todo lo ancho de los estados más reaccionarios de los EE. UU. En un principio se quemaban copias del disco, pero posteriormente una teoría aún más demente expandió el rumor de que al inhalar los vapores químicos del vinilo no solo se corría el riesgo de contraer un tipo de cáncer incurable, sino que además se le daba vía libre a cualquier demonio travieso para tomar posesión de los órganos más vitales de los fieles, y por tanto se procedió a machacar los discos con certeros golpes de martillo previamente bendecido por la autoridad moral pertinente, que no siempre estaba claro cuál era (5).No se lo pierdan, porque los 80 también fueron esto, para lo bueno y para lo horrendo.

Iron Maiden, con Bruce Dickinson

Ya muy populares y sintiéndose a gusto con su sonido, lo desarrollaron ligeramente en sus dos siguientes entregas. Piece of Mind (1983) es un disco más tremendista, y aquí ya no queda rastro de las influencias punk que aún se podían sentir en su predecesor. Canciones con cierto fondo mitológico (Flight of Icarus es una ridiculez pretenciosa que, cómo no, sería su primer gran éxito en los EE. UU.), sobre películas de guerra y el arte de volar a lomos de todo tipo de dispositivos, sean o no mecánicos, que es otra de las obsesiones de Harris (Where Eagles Dare, con un Dickinson ya completamente desmelenado) y sobre batallas, guerras y soldadesca pasadas por el tamiz de la literatura de Tennyson (The Trooper, una de sus canciones más características; el famoso galope es tan acentuado que uno no se extrañaría de que pequeños homúnculos salieran trotando del reproductor a lomos de recios percherones o, en los casos más afectados por una infancia deficitaria de cariño, banthas recién esquilados). Eddie con camisa de fuerza en la portada completa un nuevo clásico del jevi tal y como lo entendimos hasta la aparición, ese mismo año, de cuatro mozalbetes californianos y una maravilla titulada Kill ‘em all. Pero esa es otra historia y es una historia muchísimo mejor.

Powerslave (1984) es el último gran disco de Iron Maiden. Es el favorito de los admiradores del grupo, y hay razones de sobra que sustentan esa opinión. En él encontramos su mejor canción, con su mejor riff acompañado de un estribillo destinado a desatar la locura en los estadios de medio mundo (Two Minutes to Midnight). Un gran tema, escoltado en el resto del disco por las habituales batallas aéreas (Aces High, el tema que habría vuelto literalmente más loco aún a Winston Churchill), instrumentales de cara a la galería (Losfer Words) y la canción épica con la que tocaron techo, Rime of the Ancient Mariner, basada en el poema de Coleridge. Sacaron el disco, se lanzaron por todo el orbe a dar la tabarra y lo registraron muy bien en un doble elepé, Live after Death (1985) que puso el punto final a lo que el grupo tenía que dar de sí.

El horror, el horror. O quizá no tanto

Somewhere in time, Seventh son of a seventh son, No prayer for the dying, Fear of the dark

Alguien que hiciera gala de un sentido del honor poco afectado por cualquier asomo de ridículo, un sentido del honor inglés, lo habría dejado aquí; con estos cinco discos tendrían justificado un lugar en el olimpo del jevi metal, y lo que vino después no fueron sino meras repeticiones y abiertas manifestaciones de una pérdida de inspiración preocupante. Somewhere in Time (1986) apenas tiene un tema respetable (Wasted Years), y aunque Seventh Son of a Seventh Son(1988) recuperó un poco la dignidad perdida con canciones como Moonchild, The Evil that Men Doy The Clairvoyant, ya nada sería igual. Dickinson grabaría dos discos más, No Prayer for the Dying (1990) y Fear of the Dark (1992), antes de dejar la banda. Curiosamente la canción Bring Your Daughter to the Slaughter, una de las peores de su repertorio, uno de esos estigmas que tan mala fama han dado al género, sería elegida para ambientar la enésima reencarnación de Freddy Krueger y les reportó su mayor éxito comercial. Ya sabíamos que el mundo puede ser un asco. Pocas cosas se pueden salvar de esos elepés. Holy Smoke es un buen ejemplo de cómo dejaron de evolucionar, mientras que Be Quick or Be Dead demuestra que cuando le quitaban las riendas a Harris aún eran capaces de dejarnos algún zambombazo con garra. Y Fear of the Dark se convertiría en un clásico de sus conciertos. En una de mecheros. Los jevis son así de sensibles.

The X factor y Virtual XI

Ya con un desorientado Blaze Bayley grabarían un par de discos (6) de los que solo podríamos salvar la graciosísima Sign of the Cross y, haciendo manifestación de una benevolencia que no estamos seguros de que nos vaya a ser recompensada, también Futureal, cuya mayor virtud es recordarnos tiempos mejores.

Brave New World, Dance of Death, A Matter of Life and Death y The Final Frontier

Después Dickinson volvió y se cortó el pelo sin que a nadie le importara; grabaron varios discos más (7) de los que podríamos destacar pocas canciones (The Wicker Man, Rainmaker, The reincarnation of Benjamin BraggEl Dorado) y lanzaron una infinidad de recopilatorios y grabaciones en directo que, a pesar de su conspicuo objetivo puramente comercial, una vez más no les granjeó el odio de casi nadie. Pintaron un avión con dibujitos siniestros y no menos divertidos, pusieron a su cantante a los mandos y dieron la vuelta al mundo varias veces tocando sus viejos éxitos. Nada que no hayamos visto antes. Nada que nos indigne especialmente. Nada que nos haga rasgar nuestras camisetas de Eddie y dejar de llorar cuando divisamos nuestros cogotes en las cámaras de seguridad de las gasolineras o las tiendas de barrio chinas. Nada que nos obligue a dejar de murmurar, en esos momentos de extrema tensión en los que apretamos los puños, cerramos los ojos y hacemos crujir muy fuerte los dientes, aquella frase que declamábamos en nuestra juventud, en esos tiempos en los que todo era más fácil, más puro, más fluido. «Up the Irons, up the Irons», decimos. Y entonces ya podemos tirar de la cadena y pasar a cualquier otra cosa.

Iron Maiden ahora

___________________________________________________________________________________________________

(1) Los teólogos suelen llamar a estas manifestaciones «posesiones». Los psiquiatras menos entusiastas, aquellos que no disimulan el gesto de echarle un ojo a su reloj de pulsera mientras el paciente gira la cabeza 360º en sentido antihorario al tiempo que vomita moco verde y melodías flamencas, simplemente se refieren a ellas como «cuadro de estrés posvacacional extremo».

(2) Aun así, todavía hay quien no se explica el origen del thatcherismo.

(3) New Wave Of British Heavy Metal. Es uno de los acrónimos más absurdos que se haya ideado jamás; inviten a cualquier logopeda a que desarrolle una actividad terapéutica en la que esta barbaridad desempeñe un papel esencial y contemplen como le sangran los oídos.

(4) ¿En qué acaba una adolescencia que no haya sido tutelada por Run to the Hills? Yo se lo diré: en una colección de discos de The Smiths y un hándicap repelentemente bajo en cualquier campo de golf. Ustedes verán lo que hacen con sus hijos.

(5) Miren, el protestantismo es un follón.

(6) The X Factor (1995) y Virtual XI (1998).

(7) Brave New World (2000), Dance of Death (2003), A Matter of Life and Death (2006) y The Final Frontier (2010).

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

192 comentarios

  1. Andrés

    ¿Por qué tan resentido?

  2. Juan Valdés

    Calificar a Bruce Dickinson de «enanito gritón» y hacer lo mismo con Brian Johnson me parece que es cogérsela con papel de fumar.

    Somewhere in time y Seventh son of a seventh son, son dos grandes discos. Así como Brave new world. Que a ti no te gusten no significa que no sean grandes obras dentro del género.

    El artículo me parece un intento de vilipendiar a la banda. Un insulto a los más grandes representantes del Heavy Metal de la historia.

    • y a toro pasado (por lo que ha llovido desde que se escribió el articulo), decir que Maiden son y han sido referente del movimiento jevi, a algunos les gustara más o menos (como al articulista) pero se ha de admitir sin ningun genero de duda que crearon escuela.
      y desde aqui, este pequeño rincón, mis respetos a Bruce y mis deseos de una pronta recuperación de ese cancer de lengua, que segun dicen, sera pura anecdota en poco tiempo,que asi sea
      HORNS UP!!!

  3. Pingback: La historia de Iron Maiden en cinco discos y el horror de Dunwich

  4. Sinceramente, me parece un artículo tremendamente tendencioso, con ganas de dejar a una gran banda por los suelos, y como ya dicen otros comentarios, con mucho resentimiento.
    Somewhere in time y sobretodos Seventh son of a seventh son dos grandiosos discos, siendo considerado por muchos éste último el disco culmen del grupo. Y no hay que desmerecer tampoco lo que han hecho en discos como Brave new world o A matter of life and death. Lo dicho, mucho resentimiento veo en el artículo.

  5. Juas. Aún me estoy riendo. Bruce es una de las grandes voces del metal, muy superior a Di’anno. No puedo creer que se critiquen u obvien grandes albums y canciones. Es mi opinión, claro, pero no tienes ni pajolera idea de lo que hablas…

    En resumen, la men ta ble.

    • Sí que es cierto que Di´Anno tenía un toque punk macarra del que Dickinson carece. Pero encuanto a potencia de voz y técnica, no hay color. Además Dickinson es todo un atleta. Di´Anno no se cuidaba nada. No hay más que verle. No habría podido con esas giras maratonianas de los 80.

      • Pacomotorhead

        Dickinson practicaba esgrima, de hecho fue elegido para el equipo olimpico ingles que participo en las olimpiadas de Barcelon, pero no pudo participar por que le pillaba en plena gira de presentacion de «Fear of the Dark». Yo lo he visto con 57 tacos corriendo y cantando al mismo tiempo, no hay palabras para describirlo sobre el escenario.

        • Adrian S.

          Todavía tiene 55, pero sí, es tremendo verle en el escenario; ya quisieran muchos… y con 20 años que tienen…

          • Pacomotorhead

            Solo 55, vaya, pensé que era de la quinta de mi padre, del 54 (acabo de verlo en la Wikipedia, tienes razón, nacio en el 58). Bueno, da igual, esta en una edad en la que la mayoría solo piensa en jubilarse y que vengan los nietos, y míralo, con una energía sobre el escenario que ya quisieran muchos veinteañeros y un estado de forma envidiable.

        • Y saltando y cantando en el aire. No envejece, el tío.

  6. Subotai Baatur

    Calificar a Paul Di’Anno como «cantante de voz potente y hermosa» y a Bruce Dickinson de «enanito gritón» es síntoma de una afección auditiva severa.
    Le recomiendo Sr. Olalquiaga visite a su otorrino de confianza.

  7. Philc0re

    El articulo es muy flojo. Por cierto: la historia «muchisimo mejor» comienza con Ulrich copiando a, entre otros, Iron Maiden.

    • Además es otra historia que se puede contar en 5 discos.

    • Javier

      Además, quitando algunos hitos, casi prefiero a Megadeth.

      • Metallica tenían «un algo» que los ponía por encima del resto hasta «…and justice for all». Dave Mustaine siempre ha sido un genio y ha compuesto auténticas joyas. Qué pena que fuera un borracho y un drogadicto conflictivo y le echaran del grupo antes de grabar un LP, habría formado una pareja de guitarristas invencible con Hetfield.

        • Rocks

          Hombre…. Hetfield es el eslabón más débil de Metallica, la verdad. Y uno de las guitarristas más sobrevalorados de la historia también.
          Prefiero sin duda lo que ha hecho Mustaine con Friedman a lo que pudiese haber hecho con Hetfield.

          • Rocks

            Perdón, estaba pensando en Hammet :(
            Lapsus mental XD

            • Tras su tormentosa relación con Mustaine buscaban a alguien que no armara follón y lo encontraron en Hammett. Podrían haber cogido a Gary Holt, que es mucho mejor guitarrista y más heavy.

        • Antippasti

          Megadeth es «So far, so good, so what» y para de contar. Algún temazo de «Peace sells…» como My last word y algún tema sueltodespués como Hangar 18. Pero nada más. Mustaine era un talento sí, pero tambuién un dictador. Desmanteló la banda con la que grabó «So far so good so what» que eso sí era un pepinazo y contrató a un guitar-hero como Friedman para que nadie le rechistara. Megadeth se beneficiaron de la decadencia definitiva del Heavy Metal desde principios de los ’90. Sobresalían porque a su alrededor todo era mierda

  8. Yo entiendo, por lo que leo, que al autor del artículo le gusta mas la etapa rockera/punk del grupo de sus dos primeros discos, y por comentarios como que Fligt of Icarius es una ridiculez pretenciosa y que Bruce es un enano gritón, pues que no tiene gusto para la música heavy mas de tintes épicos. Y ok, para gustos colores, pero no se puede pretender escribir un artículo con tono de posesión de la verdad para acabar sacando uno sus fobias, ya que se corre el riesgo de hacer el ridículo, como es el caso.

  9. Ya me extrañaba a mí que en Jotdown hablaran sobre Iron Maiden. Este artículo no puede ser más petulante y gratuitamente dañino. No nos quieras engañar, tú eres Paul Di’Anno con un seudónimo.

  10. La verdad es que siempre me dió un poco de penica la gente que no es capaz de disfrutar de «Somewhere in time» y «Seventh son of a seventh son», para mí, los dos mejores discos de Maiden.

    Un artículo muy flojo, la verdad, el autor intenta ser original en las frases rebuscadas, incendiar un poquito al lector (Bruce Dickinson un enanito gritón, dice XD), y parecer muy purista, pero se queda en un repipi resentido.

    Los que conozcan a Maiden no creo que tengan muy en cuenta su opinión, y los que no, no os acerquéis a ellos de la mano de este artículo ;)

  11. No puedo estar más en DESacuerdo con este artículo. Normalmente la gente escribe sobre lo que le gusta, aunque para gustos los colores. Perder (o invertir) tiempo en textos tan resentidos, en fin… A los que nos gusta Maiden nos ha «divertido» el artículo y a los que nunca le han gustado, seguirán sin escucharlos, lo lean o no.

    Iron Maiden no hubieran llegado nunca al punto en el que están sin Bruce Dickinson. Y aunque para muchos no lo es, para mí, sin duda, el punto álgido de la carrera de Maiden es «Seventh Son…»

    Saludos.

  12. Sammet

    Aunque no estoy muy de acuerdo con el artículo (Maiden siempre han sido y serán mi banda favorita, aunque admito que los dos últimos discos pinchan bastante en hueso) admito que me he reído bastante con la forma de contarlo.

    Eso sí, la eterna referencia de los fans de Metallica (o debería decir los mega-fans, que yo también son fan) que no falte. El acomplejamiento continuo que demostráis hacia la Doncella es algo que nunca entenderé.

  13. Pacomotorhead

    ¡Ummmh! Mucha referencia solapada a Metallica veo yo aqui. Que si «…hasta la aparición, ese mismo año, de cuatro mozalbetes californianos y una maravilla titulada Kill ‘em all. Pero esa es otra historia y es una historia muchísimo mejor.», que si «…Dickinson volvió y se cortó el pelo sin que a nadie le importara.»
    Veo aqui un articulo que pretende defender a los Maiden y acaba poniendolos a caer de un burro, como quien no quiere la cosa.
    Como gran admirador de ambas bandas, aunque reconozco mi especial debilidad por los ingleses, no dejo de tener presente que ninguna de las dos bandas atraviesa su mejor momento creativo. Ahora si, a los Maiden hay que reconocerles su honestidad, nunca intentan venderte la burra, siempre van con la verdad por delante «Esto es lo que sabemos hacer y es lo que te vamos a dar, tu decides si lo quieres», mientras que los de San Francisco llevan años intentando colarnos eso de que no se limitan a si mismos como artistas y que se embarcan en proyectos ambiciosos con los que trascender las barreras de su arte para luego endilgarnos la primera mierda que cagan.
    Siento irme por las ramas con el tema, pero estoy un poco hasta los huevos de las mismas comparaciones cuando ambas son bandas muy grandes que hace años que dejaron atras su mejor momento, solo que una lo lleva con mas dignidad que la otra. Le pese a quien le pese.

  14. Sthalos

    Que artículo mas horrible. Menuda falta de respeto. Que te ha pasado. ¿Dickinson no quiso hacerse una foto contigo o algo así?

    Entiendo y respeto que puedas tener un gusto musical diferente al mío, pero hay cosas que comentas que no son verdad. Paul Di’Anno también me gusta a mi, pero NO tiene una voz hermosa.

    Lo que hay que hacer para que tu artículo sea leído, eh?

  15. John John

    Totalmente de acuerdo con el artículo. Iron Maiden debe ser la única banda del planeta de la cual reniegan sus fans de su cantante original Paul Di’Anno, y si Bruce Dickinson es un enano grito pese a quien pese.

    De hecho Iron Maiden y Killers son para mi sus mejores discos. Sin ellos y Pal Di’Anno no hubiera existido todo lo demás, pese a quien pese. Fanboys abstenerse.

    • Sammet

      Preferir a Dickinson sobre Di’Anno no implica renegar de Di’Anno. Vamos, conozco pocos fans de Maiden que renieguen de Paul y de los dos primeros discos…

      • Son dos joyas irrepetibles, pero con Di´Anno no podían llegar al estrellato. Bruce Dickinson era (y es) un cantante muy potente, carismático y con una envidiable forma física.

    • No. Sin querer hacer comparaciones odiosas…pasa algo similar con Warcry. El cantante original, de cuyo nombre no quiero acordarme, es nefasto y la incorporación de Victor García fue el despegue de los asturianos en el difícil mundo metalero español.

      Iron Maiden y Killers tienen himnos imborrables, pero ese deje punk, hace de los dos LPs, simples experimentos para preparar al grupo para las joyas que nos iban a proporcionar en los años siguientes, ya con un cantante de verdad como Dickinson.

    • Pacomotorhead

      Ningun seguidor de Maiden reniega de Paul Di´anno ni de sus dos primeros discos. De hecho para muchos de los mas veteranos el «Iron Maiden» es el mejor disco de la banda, pero Di´anno no es mejor que Dickinson, ni tenia su potencia, ni su tecnica ni alcanzaba sus tonos, aunque hay que decir que las canciones de los dos primeros redondos nunca sonaron mejor en directo que cuando las cantaba Di´anno.

      • Javier

        Los primeros discos de los grandes grupos suelen tener la frescura propia de genios a pleno rendimiento de creación, aunque a veces apesten (de modo cínico, entiéndame) a cerveza como los dos discos de Di Anno.

        Quiero decir que era ALGO NUEVO, genial, pero hay que contextualizarlo en el ambiente «barriobajero» de las tabernas en las que empezaron y en la época esta del Punk y demás trallas. Ni musicalmente, ni siquiera estéticamente, eran discos grandiosos.

        Pero eso sí, emocionalmente son para echarles un polvo a cada uno de ellos. Es lo que tiene el Punk cuando quiere ser bueno. Algo así como los genios que hacen cuadros hiperrealistas con un boli BIC, esta gente era capaz de llegar al núcleo duro del cerebro con su sucia música.

    • Subotai Baatur

      Creo que reconocer a Dickinson como mejor cantante que Di’Anno tenga que implicar renegar de él. Cualquiera con un mínimo de oído se da cuenta de que no hay color. Los dos primeros discos se adaptan mejor a la voz de Di’anno y cumple en ellos con buena nota, pero en directo daba lástima como cualquiera que se diese la vida que se daba él.
      Personalmente prefiero como vocalista a Bruce, pero temas como Killers me gustan mucho más cantados por Di’Anno.

      • Pacomotorhead

        Hombre, en los primeros años ver a Di´anno en directo era impresionante, era un frontman muy carismatico, con mucha garra en el escenario y dandolo todo en cada cancion, hay grabaciones de la epoca que asi lo atestiguan. Otra cosa fue la epoca del «Killers» donde sus excesos comenzaron a pasarle factura y la verdad es que si que daba lastima. Su expulsion fue un paso logico y necesario si la banda queria aspirar a algo mas, y con un cantante que se echaba a perder por sus vicios estaba claro que no iban a pasar de telonear a los Judas.

  16. A ver, puntualicemos, que hay mucho que puntualizar…

    Iron Maiden influencias punk? en la voz de Di Anno, más allá de allí, busca cualquier entrevista de cualquier época a Harris. Lo del enano gritón lo obvio, ya te han dado suficientemente caña con ello, pero solo una cosa. Dickinson mejoró (y mucho) los temas de Di Anno, grabó los mejores discos de la banda y cuando con Bayley no llenaban ni salas grandes (en el 98 no llegaron a las 2500 personas en la Industrial Copera de Granada), Dickinson volvió para mejorar los temas de The X Factor y Virtual XI, hacer una gira que los devolvió a los estadios y grabar un discazo como «Brave New World» (de la deriva de los 3 últimos discos de estudio paso de hablar).

  17. Tiene toda la pinta de que te hayan encargado un desmitificador artículo sobre Iron Maiden, y que lo hayas hecho bien y con ganas.

    «Brave New World» es un bastante completo álbum, y ni «Somewhere In Time» es tan malo como lo pintas, a mi juicio, y ni «Seventh Son» es tan simplemente pasable como lo referencias.

    Cierto que se estancaron creativamente hace mucho, y que «Powerslave» es su techo creativo. Se les ha mitificado demasiado, pero de lo que creo que no hablas, es de sus logros como «leyenda viviente» o como lo quieras llamar. El documental «Flight 666» lo deberían ver Metallica los primeros y aprender un poco.

    Me gustaría también leer de tus tecleos la historia de los de San Francisco, porque esos también murieron muy temprano y hoy día sacan auténticas bazofias discográficas («Lulu»).

    De cualquier manera, he disfrutado la lectura del artículo, me he reído, y te doy la enhorabuena por el estilo directo, ágil y divertido. Todo bien sintetizado, para mi gusto, a pesar de dejarte muchas cosas en el tintero.

    • Pacomotorhead

      Totalmente de acuerdo. Tanto en lo referente a los propios Maiden como en lo referente a Metallica, es lo que he querido comentar antes.
      Metallica se quedaron en el Black Album y desde entonces cuesta abajo y sin frenos, y soy seguidor acerrimo de sus cinco pirmeros discos, pero al menos los Maiden han sabido mantener mejor el tipo, con etapas mejores o peores, como la etapa con Blaze Bailey (joder, que mala suerte tiene este tio para todo), pero siempre dando la cara y siendo honestos consigo mismos y, sobre todo, con los fans. Porque hubiera sido mucho mas facil apuntarse al carro que pasara en ese momento y ofrecer la primera porqueria que se les ocurriera, que tendrian gente comprandola y defendiendola, pero no lo hicieron, y eso al menos les honra. Que ahora hacen discos progresivos porque les sale de los cojones, aunque sean mas bien reguleros, perfecto, pero no te quieren vender la burra de que van a cambiar los paradigmas del metal con su nueva creacion. Y eso para sus seguidores cuenta mucho.

      • Adrian S.

        Es verdad que el salto que dieron con «Load» fue importante, y que les supuso un cambio de orientación ciertamente radical, pero es hasta cierto punto una evolución lógica desde el álbum negro. «Reaload» sí que creo que fue un disco de edición de las sobras de «Load», y «St. Anger» un intento algo burdo de intentar estar a la moda. Pero «Death magnetic» no es un mal disco, y sea como fuere Metallica arrasan en vivo por donde van. Quizá sí comparto que en estudio Maiden han mantenido cierto equilibrio (y eso con los bajones discográficos entre 1990 y 2000), más que Metallica, pero en un escenario ambas se han mantenido extraordinariamente bien.

        • Desde que sacaron el «Black album» me es imposible comulgar con Metallica. Quedaba muy poco de aquellos cuatro heavies incorformistas que se comían el mundo a bocados. Estoy hablando de actitud, ya que sus cuentas bancarias no dejaron de crecer. Hoy día llenan estadios, lo que tiene mucho mérito, pero cada vez tocan peor: Lars nunca ha sido un gran batería, pero ahora es pésimo. La voz de Hetfield suena aniñada, sin fuerza y menudos gallos que suelta. Hammett ni siquiera agita las greñas-nunca ha tenido mucha sangre pero a veces parece que pase de todo- y sus solos no se parecen en nada a los de los discos.
          Al menos Iron maiden son más honestos.

          • Pacomotorhead

            Lars Ulrich es uno de los baterias mas sobrevalorados de la historia del Metal, ramplon, poco creativo, falto de velocidad y vago como pocos, pero como toca de pie (eso si, como un culo) entonces mola un huevo. El unico disco en el que destaca realmente es en «…And Justice for All», porque en los otros discos tampoco es que se rompa los brazos tocando. Recuerdo un video de Dave Lombardo tocando «Battery» con Metallica y menuda diferencia, parecia otra punta banda.

            • Cierto, en «Justice» Ulrich hace un gran trabajo. ¿Se le olvidaría tocar?,¿Se acomodó?.
              Dave Lombardo es mi batería preferido. Los hay más técnicos, pero Dave tiene un estilo propio y reconocible. Cuando volvió a Slayer me alegré un montón. Y eso que Paul Bostaph es otro batería inmenso. Vinnie Paul, Igor Cavalera, Randy Black, Jimmy De Grasso, Scott Travis…hay cantidad de baterias increíbles en la escena y Lars es el que más pasta ha ganado. No lo entiendo.

              • Pacomotorhead

                Ninguno de ellos cuenta con el apoyo mediatico con el que cuenta Metalllica, asi de simple. Crees que la cantidad de premios que le han dado a Ulrich es por lo bueno que es dandole a las baquetas. Me gustaria verlo tocando en otro grupo con menos apoyo de los medios, a ver lo que se comia. Y no es que se le olvidara tocar, es que es un puto vago, y no tiene problema en reconocerlo. Cuando otros baterias practican y ensayan para mejorar, el prefiere tocarse las pelotas y hacer otras cosas mas provechosas, como contar dinero o rascarse la barriga, total, haga lo que haga siempre habra gente lamiendole en ojete.

                • Me sorprende que el tema Metallica siga dando tanto de sí. En mi opinión está claro que se debe a la publicidad y a la pasta que tienen, porque musicalmente dan pena. Quitando el Garage inc. y alguna canción del Load, hace ya más de 20 años que no graban nada decente. Y Ulrich me parece un batería espantoso, que dio lo poco que podía dar de sí en los 80 y después se ha convertido en algo infame. Se me ocurren 20 o 30 baterías de metal que podrían tocar mejor que él con la mitad de extremidades.

                  • No es solo en disco, en directo, cada vez que les veo están peor. Es increíble que sigan llenando estadios.

                    • Muy bueno el artículo, pero vamos, eso de ser un fundamentalista de Maiden, no va.
                      Igual pienso que los 2 primeros álbumes fueron los mejores, Dickinson se benefició de la inercia creativa desarrollada por D’ianno, igual que Johnson en AC/DC.

                      Me gustó Dickinson, reconozco que era el cantante que necesitaban, pero no hace falta decir que tenía un matiz de voz superlativo.

                      Si, el horror, el horror, vino en los siguientes 25 años.

        • Pacomotorhead

          Siempre he pensado que con el «Load» empezo el declive musical de Metallica (los mas radicales dicen que con el «Black Album»), a pesar de que realmente no es un mal disco, con algunas canciones interesantes, pero eso no era Metallica, eso era cualquier grupo de metal alternativo de los 90 vestidos de ellos. Y de ahi en adelante cada disco de mal en peor, con la mismas infulas de artistilla incorfomista con su obra para venderte la moto. Y es que fue en ese momento cuando el verdadero lider del grupo, Lars Ulrich (Hetfield mucha pose y mucha actitud en el escenario, para luego comer de la mano de Ulrich) saco a relucir lo que realmente le gustaba, la pasta.
          «Death Magnetic» ha sido una conjuncion astral de las que se dan una vez cada 1000 años, como ya se ha visto con «Beyond Magnetic» y ese aborto soporifero llamado «Lulu».

          • Adrian S.

            Lo cierto es que eso que decís de Metallica lo dice mucha gente de forma parecida de Maiden. Tampoco creo que sea adecuado hablar de la evolución de Metallica en clave de «actitud» (algún día alguien me explicará qué es eso). Yo les veo hoy en directo y siguen siendo durísimos, no tanto evidentemente como en los 80, pero pocas bandas desarrollan un directo tan potente como Metallica.

            Sobre Ulrich… pues no comparto totalmente; es posible que esté algo sobrevalorado, lo mismo que Hammett, pero es cierto que en su momento nadie grababa como lo hacían ellos. De hecho, Metallica son influencia para infinidad de bandas de los 90 y años posteriores. La voz de James es diferente porque se ha maltratado el cuerpo a mansalva, y porque Bob Rock le ha hecho bastante daño en cuanto a considerar cómo debe cantar.

            ¿Cuándo empezó el declive de Metallica? Yo creo que musicalmente, y desde mi punto de vista, con el álbum negro; a excepción de 4 ó 5 cortes el resto no me dicen nada… es más… cabrían en un «Load» sin problemas. Incluso hay quién dice que «And Justice for All» es ya su primer disco comercial.

            • Pacomotorhead

              Es que a Ulrich nunca lo he tragado. Hay mil baterias de la misma epoca y tocando el mismo estilo que le dan sopas con ondas, como el mismo Dave Lombardo, que manco y con un pie escayolado tocaria mejor de lo que ha tocado Ulrich en su vida. Y otros con bastante menos nombre, como Charlie Benante de Anthrax o Ventor de Kreator, que no tienen el mismo reconocimiento siendo mejores que el, desde mi humilde opinion.
              Sobre la comercialidad del «…And Justice for All», es un tema que viene sobre todo por el videoclip de «One», porque el resto del disco es bastante denso, que no aburrido ni falto de calidad. Ademas, ya recibieron criticas de vendidos cuando sacaron el «Ride the Lightning» por incluir una balada, «Fade to Black», con que es algo que viene de largo.
              Y respecto a las comparaciones con Maiden, siempre lo he dicho y siempre lo dire, la gran diferencia entre ambos es que los britanicos siempre han sido honestos consigo mismos y con sus fans, los de San Francisco no. El dia que Metalllica tenga que verse tocando en locales pequeños ante poco mas de 1000 personas, como les paso a los Maiden en la epoca de Bailey, ahi, veremos si realmente tienen lo que hay que tener para seguir adelante. Y viendo el amor de Ulrich por el vil metal, al Hetfield que se apocopa con el enano danes, Hammet que pasa de todo y el uruk-hai de Trujillo, que no pinta nada, solo dar espectaculo en los conciertos, viendo eso, yo te digo que no.

              • Yo el «Justice…» no lo veo para nada comercial, más bien es un disco que entra a las muchas escuchas. Es su último gran disco y me parece una mamarrachada que no se escuche el bajo, el sonido pierde mucha contundencia.

            • Pues la actitud es cuando veías a Hetfield comiéndose el micrófono, agitando las greñas como un poseso, pegando a las cuerdas de su guitarra, el grupo sonando a plena potencia… Esa es la actitud correcta, la que no veo en este grupo años ha.
              A Iron maiden en ese aspecto no les puedo poner pegas; aunque no suenen como en sus buenos tiempos ni mucho menos, veo que lo dan todo en el escenario. En Metallica no veo eso, sobre todo en Hammett.

          • Yo creo que el declive empezó antes. Si ves los dos conciertos de la caja «Live shit…» El de Seattle (1989) es impresionante. Se les ve menos espontáneos y más profesionales que en épocas anteriores, pero aún macarras, suenan que atruenan, con mucha energía. El otro video de San Diego en la gira del disco negro también es espectacular, pero se les ve más acomodados. Creo que cuando perdieron a Cliff perdieron algo más que un bajista.

            • Adrian S.

              Sí, Cliff era una parte importante de la banda, tanto a nivel compositivo como encima del escenario. Lo que nunca acabaré de entender es esa manía que tuvieron de ningunear a Newsted… En cuanto a lo que dices de la forma de estar en el escenario… hombre, los años pesan y la experiencia es un grado; lo mismo puedes ver a Dickinson hasta las pelotas en el mismo «Live after death»: fíjate cómo se aparta a Eddie en «Powerslave». No creo que la profesionalidad y las tablas en el escenario sean algo negativo.

              • Pacomotorhead

                Con Cliff Burton murio el autentico espiritu de la banda. El era el que le daba esa actitud y el que imbuia al trabajo del grupo de ese algo que los hacia especial, con sus inestimables aportaciones en la composicion y los arreglos. Sin el, Metallica comenzo a su transformacion a lo que es hoy.
                Siempre me he preguntado donde estarian si no hubiera muerto aquella desgraciada noche en el accidente del autobus.

              • Es algo psicológico, Adrian. Cliff era su amigo, el verdadero motor del grupo, un talento musical con gran carisma. Su muerte fue traumática, no hicieron un duelo en condiciones y veían a Newsted como un intruso, puede que hasta inconscientemente. se portaron fatal con él e incluso Lars quiso echarle de buenas a primeras, y eso que lo habían elegido ellos. A mí Jason me cae genial, pude verle con su grupo en directo este verano y sigue siendo un auténtico metalhead. Y tiene 50 años pero no aparenta ni 40. Como se conserva el jodío.

  18. Enanito gritón que cantó a duo con Montserrat Caballet. No veas con el gnomo.

  19. Joer, envié sin querer… tercero… tocar techo en Powerslave? Techo se tocó con «The Number Of The Beast» y no se bajaron de allí hasta «No Prayer For The Dying», que sí, que es más flojo, aún así sigue siendo un disco buenísimo, infinitamente mejor que la mayoría de los discos editados a finales de los ochenta. Como bien dicen, se te nota que eres fan de Metallica, yo también, pero obviar que Metallica han mamado a Maiden y al resto de la New Wave Of British Heavy Metal (eso tan «absurdo» que ahora hablaremos de ella) es no tener ni puñetera idea de lo que se escribe. Nefasta la NWOBHM? Joder, es la época más gloriosa del Heavy Metal. Aprovecharon lo inventado por Black Sabbath, Deep Purple y Led Zeppelin, lo mezclaron con sonidos como los de Rainbow, Judas Priest o Motörhead y salieron cientos de bandas, Saxon, Tygers Of Pan Tang, Jaguar, Angel Witch, Satan y así podría estar hasta mañana, porque hay cientos. Sin duda la época más prolífica de los más de cuarenta años de Heavy Metal (ni siquiera la explosión del Thrash, tres o cuatro años después, en todo el mundo, se le acercó). «Dickinson se cortó el pelo», Dickinson se lo había cortado a mediados de los noventa, cuando sacó aquel disco horrible llamado «Skunkworks» influenciado por la aberración (porque aquello si que era una aberración) llamada Grunge, pero no tardó mucho en editar otros dos discazos de Heavy Metal antes de volver a La Doncella. Nadie lo ha puesto a pilotar un avión, lo pilota el porque es piloto (entre otras mil cosas). En fin, como dicen por ahí, un artículo tendencioso contra una de las bandas que más lejos llevó el Heavy Metal en temas de ventas, será que aquel garrulo con camiseta del «Number…» te quitaba el bocata en el patio de la escuela. Salud y por supuesto Up The Irons!

    • Fernando

      Hola José; solamente me parece absurdo el acrónimo, no las bandas que lo componen. Siento que no haya quedado claro.

      • absurdo por? es exactamente lo que anuncia, la nueva hornada del heavy metal británico. Con esa sobriedad que pudo caracterizar a las bandas pioneras PERO con nuevos elementos.

      • A mí me parece un nombre genial y pegadizo.

  20. Pablo (el auténtico)

    Me ha gustado el artículo por varios motivos.

    En primer lugar por el carácter desenfadado y jocoso, que no suele ser muy habitual en los artículos sobre Iron Maiden en los que abunda la épica y la solemnidad. No digo que no me gusten estos últimos, pero es que son ya demasiados años leyéndolos sin que sean capaces de aportar nada nuevo.

    En segundo lugar, porque como con cualquier lista de «mejores guitarristas» o «las canciones imprescindibles de (…)», resulta absurdo recriminar al autor ausencias o presencias concretas, es decir, creer que tu subjetividad al respecto huele mejor que la de los demás. Si el autor tiene la opinión que refleja sobre Bruce Dickinson (no podría estar menos de acuerdo) o determinados discos y/o canciones, pues me parece muy bien que así lo haga saber. No necesita disculparse. Es su opinión sin más, absolutamente intrascendente para mi vida al igual que la mía para la suya.

    Y, por último y tercer lugar, me ha gustado el artículo porque utiliza las dosis de provocación necesarias para poner de manifiesto que hay bandas sobre las que pesa una suerte de maldición que parece impedir que se las aborde de esta manera. Porque entonces un ejercito de fans indignados se manifiesta para defender el honor supuestamente ultrajado del grupo (como si un artículo semejante pudiera afectarles) y demuestra cuánto inmovilismo y excesiva sacralización hay en torno a géneros como el heavy metal y sus derivados. Creo que algunos comentarios que preceden a éste son suficientemente ilustrativos sobre este aspecto y reflejan el éxito del autor en cuanto a este objetivo.

    Y todo esto lo escribo mientras suena en mi cabeza «Can I Play With Madness» mientras pocas cosas podrían haberme importado menos como que ni siquiera se la mencione, sin que ello haya impedido que haya pasado un buen rato leyéndolo.

    Me permito sugerir que el siguiente artículo en esta línea, verse sobre el thrash metal, género al que amo por igual pero sobre el que, salvo Anthrax, nadie ha sabido nunca abordar de manera desenfadada y con ciertas dosis de comicidad.

    • Pacomotorhead

      El problema no es tanto el tono del articulo, que hay que reconocer que esta bien escrito y es divertido, si no el cargamento de medias verdades y comparaciones veladas con otras bandas (tema del que ya he hablado). Si lo comparas con otros articulos del estilo como el de Queen o el de AC/DC, veras en ellos un respeto y un rigor no reñido con las apreciaciones personales, con las que puedes coincidir o no; mientras que aqui se observa una tendenciosidad y unas ganas de hacer sangre bastantes obvias, y todo con argumentos bastante dudosos o directamente falsos.

      • Pablo (el auténtico)

        Bueno, lo de los argumentos dudosos o falsos me parece complicado de sostener cuando son opiniones subjetivas. A eso es a lo que me refiero con mi comentario.

        He leído los artículos que citas y aunque me resultaron entretenidos, he leído montones iguales sobre esas bandas.

        Más que ganas de hacer sangre, sí he percibido un ánimo de trascender lo habitual con ciertas dosis de provocación. Y lo agradezco. Aunque se trate de una de mis bandas favoritas.

        Ya sabes lo que decía Churchill cuando le preguntaban por qué leía siempre los periódicos rivales: «Es que ya sé lo que dicen los míos». Y eso que quien ha escrito el artículo no es detractor de la banda. O al menos, no me lo ha parecido. Tan solo es que su opinión no es la habitual.

        • Pacomotorhead

          El problema viene cuando escondes todo esos argumentos dañinos bajo un falso manto de subjetividad. Por ejemplo, hablar de Paul Di´anno como un cantante de voz hermosa y potente y de Dickinson como enano griton es una forma bastante torticera de decirte que el primero es mejor que el segundo, cuando no es asi ni por asomo; que te guste mas es cuestion de gustos, que sea mejor es totalmente falso (como ya he dicho en otro comentario, Di´anno no tenia ni por asomo la potencia ni la tecnica de Dickinson).
          Y si a ti no te parece hacer sangre menospreciar los grandes clasicos de la banda, canciones y discos (si, «Somewhere in Time» tambien, en mi opinion uno de los trabajos mas infravalorados de la historia del metal), que han influido en miles de bandas, a lo largo de varias decadas, pues que quiere que te digas, pero no me quiero imaginar si quisiera darle cera a Harris y cia, porque eso si que iba a ser epico.
          A mi me da la impresion de que solo le gusta la epoca mas punkarra de Di´anno, dos discos que pone por las nubes, y luego, a regañadientes, alaba los tres siguientes, con puyas por doquier incluidas, porque no le queda mas remedio, ahi no hay argumento que valga ante tres de los mejores discos del metal, para despues ponerlos de vuelta y media. Y no deja de ser cierto que desde «Powerslave» la banda perdio la capacidad de sorprender, pero eso es algo que no tiene que estar reñido con la calidad.

          • Adrian S.

            Es que hay algo que no me cansaré de repetir respecto de la acusación a Maiden de que no sorprende o no innova… y es que si Iron Maiden, que pronto cumplirán 40 años en la carretera, tienen que sacar un disco que sorprenda o innove… apaga y vámonos. Y es que esa labor le toca a las bandas noveles. Otra historia es que la banda haga discos que nos sorprenda más o menos o contente a nosotros, los incondicionales.

            De todas formas, creo que el techo lo tocaron con «Seventh son of a seventh son», y desde entonces han hecho algún disco muy meritorio, como «Brave new world» o «The Final Frontier».

            • Pacomotorhead

              Como ya he dicho, el que no sorprendieran con sus siguientes discos no esta reñido con la calidad, de hecho, y como muy bien han dicho muchos, «Seventh Son of a Seventh Son» puede constituye su techo creativo, pero no pillaba desprevenido a nadie, todos sabian que era lo que los Maiden podian ofrecer. Por ejemplo, los Judas si sorprendieron al mundo entero cuando se sacaron de la manga esa bestialidad llamada «Painkiller». Nadie se esperaba que esa banda sacara un disco tan agresivo y brutal, que nada tenia que envidiar a los grupos muchos mas extremos que habian mamado de su metalica teta.
              Y todo esto dicho por un fan incondicional de los Maiden, y que adora todo lo que hicieron entre el 82 y el 88, seis años gloriosos y llenos de magia.

              • Adrian S.

                Bueno… después de «Somewhere in time» yo no me esperaba un disco como «Seventh son of a seventh son», sino algo más en la onda anterior. El problema vino cuando se marchó Smith, y luego Dickinson… Maiden se quedó huérfano de calidad para componer y para arreglar, porque Harris tuvo que echarse todo el trabajo al hombro… ni Gers ni Bayley dieron la talla…

                • Pacomotorhead

                  Tal vez con el «seventh …» si consiguieron asombrar por todo el tema de la conceptualidad y la calidad desbordante del disco, pero no fue un cambio estilístico drástico, nadie vio en ese disco lo que se vio con Judas, que paso de hacer lo que hacia a marcarse un trabajo mas cercano al thrash que al metal clásico de toda la vida, o con Metallica con el «Black Album», que pasaron de ser abanderados del thrash (a pesar de que en el «…And Justice for All» ya habían levantado el pie del acelerador) a marcarse un disco con tintes mas clásicos y comerciales.
                  Y estoy totalmente de acuerdo que la marcha de Smith y Dickinson fue lo que seco la creatividad del grupo. Gers es un espectáculo en los directos, pero como guitarrista deja que desear, y aporta mas bien poco. Y de Bailey, en fin, tuvo la mala suerte de ser el tipo equivocado en el momento equivocado.
                  A mi la etapa actual de la banda me encanta, me pueden gustar mas o menos sus discos, pero creo que están haciendo lo que deben hacer, sin arrastrarse ni vivir de glorias pasadas, como demuestraron en el setlist de la gira del «The Final Frontier», donde la proprocion entre clásicos y canciones de nuevo cuño estaba totalmente igualada.

      • Totalmente deacuerdo contigo!!!

    • Fernando

      Gracias, Pablo. En cuanto a lo del thrash metal, pronto podrás leer novedades sobre otro de los intocables del género

  21. AC/DC cambió de cantante por fuerza mayor: Bonn Scott falleció. A Iron Maiden le ocurrió lo mismo, como cualquiera que haya tenido la desgracia de poder comprobar el avanzado estado de descomposición que presenta el cadáver de Paul Del Ano recientemente.

    • Javier

      Di Anno tenía una voz aguardentosa que tuvo su gracia. Su momento. Su cutrez.

      Como bien dices, palmó en la misma gira del Killers. Si los Maiden pretendían ser un grupo de barrio en el que los componentes del grupo acaban a hostias cada sábado, hicieron mal en echarlo. Una pena.

  22. LOL
    Este artículo es de los mejores de humor que he leído en mucho tiempo.

  23. Javier

    Una perspectiva muy simplista, quizás influida por la valoración (errónea desde un principio) de que el punk es cojonudo y el heavy metal con temática épica es una basura. Creo que tendríamos que matizar ambos extremos por que ni lo uno es uno ni lo otro otro, o dicho de otra forma, sobre gustos no hay nada escrito.

    Cuanto más se ha alejado del punk y la crudeza, peor califica la evolución de los Maiden, pero quizás ningunea las características por las que ha llegado a ser el más célebre grupo a la hora de vender camisetas (con o sin EDDIES). Aparte de su imagen, la épica y la melodía de las guitarras, más las bases galopantes de Harris y prodigiosos bateristas, han generado a uno de los grupos más compactos en los escenarios y con mejores temas en multitud de discos a lo largo de los años. Podría estar horas hablando de canciones que han marcado musicalmente a medio mundo o que simplemente producen felicidad al escucharlas (en eso consiste este juego, fuck).

    Reducir la historia «lúcida» de los Maiden a los primeros discos es EL error monumental. Decir que en el «7th son of a 7th son» estaban faltos de creatividad es como insinuar que Michael Jordan estaba gordo en el 96. Me temo que cualquier canción de este disco es una obra maestra, y si no refréscate el coco con «Infinite Dreams», «The Prophecy» o «Can I Play With Madness?», además de las que habías salvado de la quema.
    Y destacar sólo el «Wasted Years» del «Somewhere In Time» es una demostración de que a veces hay que subir el volumen para escuchar la música. Una canción llamada «The Loneliness of the Long Distance Runner», u otra con título «Alexander the Great» pueden defecar encima de discografías completas de otros grupos que no saben más que rasgar Telecasters. Pero bueno, es lo que tienen los gustos.

    En lo que sí te doy toda la razón es que a partir del «No Prayer for the Dying» Harris y sus chorizos se pasaban más tiempo haciendo montañitas con monedas que inspirándose. Ahí sí que era alarmante producir mierda como el «Public Enema Number One» o «Hooks in you», muestra de que la enajenación mental puede hacer presa hasta de genios. El «Fear of the Dark» es más digno, pero queda lejos de otros tiempos. Entiendo la marcha de Dickinson, el enano gritón como dices.

    A partir de entonces casi es mejor pensar que se estrellaron en un avión y pasaron a la leyenda y que los que hay ahora son unos mendigos a los que EMI ha proporcionado instrumentos musicales.

  24. Aunque no estoy de acuerdo con gran parte del artículo, reconozco que da lo que prometía: la historia de Iron Maiden en cinco discos. Sin embargo, como ya apuntaba Javier en su comentario, la perspectiva me parece muy simplista.
    Desde aquí reivindico «Somewhere in time» y «Seventh son of a seventh son», dos discos soberbios a mi entender, mucho más interesantes que sus predecesores. Y aunque parezca mentira mi favorito es «Brave new world», donde los noto más maduros que nunca, y con un final de una sensibilidad que me pone siempre los pelos de punta.

    (ah, y también me gustan Depeche Mode y Vangelis, sí)

  25. Rodrigo

    The FInal Frontier es un disco muy infravalorado en mi opinión,
    Y poner El Dorado como lo mejor del disco también me parece un gran error, Satellite 15 sin ir más lejos, ya es mejor.

    • A mí me aburre mucho, como el «A matter…» canciones largas soporíferas, estribillos sin gancho, guitarras sin fuerza…

    • Pacomotorhead

      El «Dance of Death» funciona a ratos, grandes canciones con otras bastante reguleras. El «A Matter…» me parece un muy buen disco, pero lo veo falto de alma, sin la garra que siempre han tenido sus discos, lo que lo hace en ocasiones aburrido. Y el «The Final Frontier» le pasa lo contrario, las canciones en general me parecen por debajo de lo que se podria esperar de ellos, excepto «The talisman» y «The Alchemist», me encantan; y sin embargo tienen ese toque Maiden de siempre. Personalmente preferiria que hubieran seguido mas la estela del «Brave New World», su mejor disco desde «Seventh son…».

      • Adrian S.

        Bueno… yo creo que todo debe contextualizarse y valorarse en su momento. A mí «The Final Frontier» me parece un buen disco; hay grandes temas ahí, solo que no es quizá lo que la gente espera de Maiden… básicamente porque muchos esperan otro «The Number of the Beast» o «Powerslave». «The Talisman», «Isle of Avalon», «Starblind»… incluso «El Dorado» gana enteros en directo. «A matter of life and death» es distinto, pero tiene también grandes cosas. «Dance of death» siempre me ha despistado; tiene las cosas típicas de la esencia Maiden, pero otras que indican que quisieron hacer un disco más mainstream.

        Pero, en conclusión, lo que creo es que muchos fans siguen esperando algo tipo lo que grabaron en los ’80… y eso no volverá: ya está grabado.

        • Pacomotorhead

          Cualquiera que espere un nuevo «The number of the Beast» es que es tonto sin remedio, y lo digo asi de claro. Esta claro que no volveran a hacer discos como los de los ochenta, por varios motivos: primero, porque ya no tienen veintitantos años, segundo, porque se quiera o no la creatividad se agota con el tiempo y hay que buscar nuevas fuentes, si no acabas haciendo el ridiculo sin remedio (como ciertos True Brothers of Metal que todos conocemos), tercero, porque despues de casi cuarenta años de carrera y con todo lo que llevan a sus espaldas, lease discos de oro a tutiplen, premios por doquier, ventas multimillonarias, millones de fans por todo el planeta, miles de bandas que les veneran y les reconocen como influencia; con todo eso, pueden permitirse hacer lo que les salga de los reales cojones, porque se lo han ganado, y si son discos progresivos ole ahi sus huevos, porque podrian estar haciendo siempre lo mismo para contentar a esos tontos que todavia esperan un «Powerslave» y no lo hacen, si no que quieren llevar su musica hacia otros derroteros, siempre fieles a su estilo. Y eso les honra. Porque no olvidemos que estamos hablando de una banda que solo con los royalties de las ventas de discos podrian pasarse el resto de su vida rascandose la barriga que no les iba a faltar de nada, y ahi siguen, por amor a su musica y por respeto a sus fans, marcandose giras de cien conciertos entre pecho y espalda, y estamos hablando de tios que ya rozan los sesenta tacos.
          Que a mi me parezca que el «Final Frontier» es mas regulero que «Brave New World» o que tu consideres que esten a la misma altura no es lo importante, lo importante es la integridad que muestran en todo lo que hacen, esa honestidad de la que siempre han hecho gala y que es una de sus principales señas de identidad. El dia que la dejen de lado, ese dia, se acabara Iron Maiden, aunque sigan publicando discos sin parar, porque dejaran de ser ellos para ser otra cosa.

          • Adrian S.

            Sí, estoy de acuerdo con todo lo que dices, pero sí me he encontrado con mucha gente que critica todo lo que han hecho sobre todo desde la vuelta de Dickinson y Smith, y argumentan que esperan algo más en la onda de los 80. Y es que la gente es así de paradójica: si te repites, porque te autoplagias, si haces algo distinto, porque no haces lo que hacías… Maiden han hecho siempre lo que han querido, fuera de modas a medias («Fear of the dark» fue un intentillo de hacer un metal más hardrockero), y siempre desde la honestidad de no hacer nada que no quisieran hacer. Eso, y su tremenda profesionalidad sobre un escenario, es lo que les llevó a lo más alto, donde se jubilarán en unos años.

            • Pacomotorhead

              Bueno, eso es algo muy típico de la parroquia metalera: si cambias eres un traidor, si no te repites mas que el ajo. Da igual que el disco sea bueno o malo, las ostias te las van a dar igual. Por ejemplo, a mi me encantan Running Wild, y llevan casi treinta años haciendo lo mismo, el mismo tipo de canciones, las mismas temáticas, los mismos coros, el mismo sonido, etc. Yo creo que cuando terminan de grabar dejan todo en el estudio como esta y lo cojen asi para el siguiente disco. Y sin embargo me encantan, los adoro. Y desde que los descubri conozco a cantidad de gente diciendo eso de «…joder, que poco originales», «… siempre hacen lo mismo, me aburren». Y no dejan de tener una legion de fans que los critican porque en sus últimos discos metieron canciones de corte mas hard rock. ¿En que quedamos? Este mundo es asi. Una vez lei que el heavy es el mas fiel de los seguidores, pero que es el mas intransigente con los cambios, aunque sean para bien. Y cada dia me doy cuenta de que es asi.

              • Adrian S.

                Uy… la comuna de talibanes adoradores del jévil metál es la leche… Pero yo no creo que sea el heavy en general, sino parte del movimiento, que se quedó anclado en las melenas, las camisetas, los pantalones ajustados, y los cancos hasta el tobillo, las muñequeras y las cadenas… que siguen defendiendo el «true metal», y que se erigen en los «defensores de la fe». De estos los sigue habiendo a paladas… pero también somos muchos los que hemos evolucionado. Creo que también es una cuestión de personalidades, porque igual que unos nos hemos mantenido fieles a una forma de hacer música, y a la par hemos abierto el abanico de gustos, otros no son capaces de ver más allá de su cuadrícula.

              • A mí me encantan Running wild, pero han degenerado un montón y lo que llevan sacando desde «Victory» con aquel sonido tan artificial no lo trago. Se les critica que se repiten. Bien, de acuerdo, aquellos discos de los 80-90 repetían estructuras, coros y lo que quieras, pero tenían calidad a raudales: «Port royal», «Pile of skulls», «Blazon stone», mi preferido «Black hand inn» y «Masquerade» son discos muy grandes. Si se lo hubieran currado más en directo serían un grupo de leyenda, con aquella formación : Thomas Smuszynski, Thilo Hermann, Jörg Michael y Rolf. Rolf me parece un genio, componía unos puentes y estribillos de los que hacen levantar el puño al aire, pero como todo genio tiene su parte de loco. Running es más su proyecto que un grupo y lo ha echado a perder.

                • Pacomotorhead

                  Escucha «Resilient», lo han editado hace bien poco y es una gozada, lo mejor que han sacado desde «The Rivalary» (discazo, por cierto). Tiene un buen puñado de temas buenisimos y con una produccion mucho mejor, sin sonar a lata como ne los otros, y recuperando la esencia de los clasicos, sin llegar a un «Black Hand Inn» (su mejor disco para mi) o a un «Port Royal», por supuesto, pero si recuperando gran parte de esa magia. Eso si, del «Shadowmaker» del años pasado huye como la peste, no se en que coño estaba pensando Rock & Rolf cuando saco ese engendro.

                  • Ah, vale. Como el «Shadowmaker» me hizo jurar en arameo, pensaba que iba a ser otro truño. Salía este mes, pero no sé cuando, ahora lo miro. «Black hand Inn» también es mi preferido, y el siguiente «Masquerade» es muy potente también. Jorg Michael está impresionante a la batería en ambos y la producción es genial.

                  • Me gustan muchas canciones de Running, tienen una envidiable colección de temazos. Pero hay uno llamado «Black wings of death» de su disco «Pile of skulls» que me encanta. Una canción genial, con una inconmensurable voz ronca de Rolf y Stefan Schwarzmann haciendo virguerías con su batería. Genial

  26. Borja Sampedro

    Fernando Olalquiaga, únicamente 3 cosas:

    – Una cosa es dar una opinión intentando dar un tono informal y otra es ser un maleducado.

    – Creo que habría sido mejor que hubieras escrito un artículo en profundidad, argumentando los + y los – de los 2 primeros discos. Tus opiniones tan ligeras y simplonas sobre todo lo que vino después no merece ni ser leído.

    – Los heavies generalmente no llevan papelinas de drogas en sus pantalones estrechos… poca droga dura se encontrara en un ambiente heavy. Estos tópicos superficiales mal asunto para una revista como Jot Down…

    • Matiz: hoy en día. El metalero del 2013 se distingue poco del jazzista; en ambos casos hay prevalencia de gente con estudios superiores y lo más que se ve en tema drogas es marihuana. En los 80 el público era muy distinto.

  27. El articulo más malo que he leido en años!, lleno de errores como por ejemplo el referido a Where Eagles Dare (hay que informarse, pues se trata de una canción basada en la homónima película de Clint Eastwood), o el llamar a Benjamin Bregg, Benjamin Bragg. The Sign Of The Cross graciosa?? te has leido el libro?? o al menos, has visto la pelicula?? (El nombre de la rosa, por si, como demuestras no tienes ni idea).
    Somewhere in time no tiene más que un tema bueno?, de verdad escuchar Heavy Metal??? no me lo creo…y que decir del 7th son!!, por dios!!
    Amo los cuatro primeros albumes de Metallica, pero decir que la historia de los californianos es mucho mejor que la de Maiden ya casi roza lo absurdo, simplemente viendo desmadres como el St. Anger o Lulú :S
    Pues nada, a seguir escribiendo sin informarse, que así va este país y sus periodistas…

  28. Javier

    Y por cierto, me temo que UFO, por lo menos hasta entrada la década de los 80, eran un auténtico grupazo muy infravalorado.
    Sólo digo que aparte de Phil Mogg al micro, que es un buen contante, por aquellos 70’s había a la guitarra un tal Schenker. Y no sólo tocaban el Doctor Doctor.

  29. devilinside

    A mí también me gusta el artículo. Desde luego no es el habitual que podamos leer (normalmente son como si el Lobato hiciera un artículo sobre Fernando Alonso: genuflexión y trabajo oral) y el tono desenfadado me encanta, aunque no esté de acuerdo 100%. Desde luego, Iron Maiden siguen estando bien para verlos en directo (y si coges el setlist, a ver cuántas canciones son de la primera etapa y cuántas de la última). Pasa lo mismo con Metallica, ojo, que tienen 5 primeros discos cojonudos y luego mejor pasar (siempre hay una o dos canciones buenas -excepto en el Lulu o como cojones se llame- para engordar los directos).
    Por cierto, a mí el acrostico NWOBHM siempre me ha recordado a los carteles de las consultas de los ópticos.

    • Pacomotorhead

      No se como habra sido la ultima gira, pero cuando sacaron el «The final Frontier», el setlist estaba compuesto en buena parte de canciones de sus ultimos discos, te diria que la cosa estaba mitad y mitad, si no incluso con mas canciones de las nuevas, dependiendo del día; y la gira fue todo un exito. Pon a Metallica a tocar canciones del «St. Anger» y del «Lulu» la mitad de un concierto y veras lo que pasa. Ahi radica la diferencia entre ambos, Maiden puede hacer mejores o peores discos, pero son honestos y coherentes; Metallica te vende la moto y luego no tienen huevos a defender lo que hacen en directo, excepto ese milagro llamado «Death Magnetic».

  30. Adrian S.

    Por partes. A mí el artículo me ha parecido bueno. No estoy de acuerdo con algunas cosas, pero es uno de los textos sobre Maiden más inteligentes que he leído en años. No estoy de acuerdo, por ejemplo, en que tocaron techo con «Powerslave»; en mi opinión, la cima creativa la culminaron con «Seventh son…», teniendo en cuenta (y por ésta afirmación me pueden caer bofetadas mil…), que este disco y «Somewhere in time» son básicos para entender cómo nace el metal progresivo, más allá de las lógicas referencias a Genesis, Rush o Pink Floyd.

    Pero mi impresión después de leer esto es que el bueno de Fernando era un heavy, jevi, como diría él, de tomo y lomo, y encima fan de Maiden; nadie que no se haya tomado la molestia de escuchar activamente los discos de la Doncella puede describir lo que Fernando Olalquiaba describe aquí. Y sí, creo que disfrutó mucho con Maiden, hasta que la edad y las junteras le empujaron a renegar de Maiden y convertirse en un rockero mainstream, de esos que de repente han sido toda la vida fans de Jethro Tull, The Who, Led Zeppelin, y que «han sabido evolucionar» a través de U2, Coldplay y Muse… Y en parte es así porque buena parte de sus colegas le hacían bromas sobre Iron Maiden y sobre el heavy metal… Esto lo he visto yo a patadas a finales de los ’80, cuando mucha gente descubrió el metal en España, concretamente a Maiden, pero en pocos años el heavy ya era para trasnochados… Y creo que esa acidez y esa ironía no deja de ser una defensa psicológica para no pegar un brinco cada vez que comienza a escuchar «Run to the hills» o «Wasted years»… No es propio de un rockero cultureta demostrar que todavía le emociona el heavy.

    Pero creo que el texto para nada daña a Maiden… porque a estas alturas los datos hablan por sí solos; aún hoy, casi 40 años después, Iron Maiden son capaces de hacer un nº1, arrasar estadios, y hacer giras mundiales como pocas bandas pueden soñar hacer. Y esto no lo empañan ni un millón de textos en contra…

    • En mi caso no he pasado esa «evolución» que explicas, muy cierta en algunos casos. Snobs siempre los habrá. Yo llevo veinte años disfrutando del heavy metal, que es un estilo tan rico que nunca me ha aburrido. Cuando me cansé de Maiden y Judas pasé a Pantera, luego al heavy alemán-¡Esos Running wild y su «Port Royal», «Blazon stone», «Pile of skulls», «Black hand inn»…!-luego descubrí a Megadeth, Slayer. Más recientemente The haunted, Nevermore, los daneses Hatesphere, los alemanes Dew-scented, Gojira…siempre hay algo que me engancha. Muse, U-2…no me dicen nada.

      • Adrian S.

        Lo cierto es que todos tenemos cierta evolución; bueno, menos una minoría que se mantiene fiel a un estilo tosco e intolerante de entender el heavy metal que fácilmente se pueden encontrar en webs tipo rafabasa.com. En mi caso descubrí el heavy metal con Maiden, Priest, Accept, Barón Rojo, Dio… pronto llegó la otra hornada: Helloween, Metallica… y a la par me acercaba a los ’70 con Purple, Zeppelin, Kiss… En los ’90 llegaron de la mano de la engañosa etiqueta del grunge Nirvana, Soundgarden, Knofx, Pearl Jam, Faith no More…Jane’s Addiction…

        Lo cierto es que hubo muchas bandas que dejé de escuchar por temporadas, pero nunca llegué a aparcar definitivamente a nadie; simplemente enriquecía mi discografía con variantes del rock duro o del metal, e incluso con rock más mainstream como U2. Así es que de ser un fan incondicional del metal (que todavía lo soy), pasé a, con los años, tener una amplia discografía en la que por supuesto están Maiden, Metallica, Sepultura… pero también Joaquín Sabina, Silvio Rodríguez, Dulce Pontes o The Chieftains.

        Pero sí que fue testigo de muchos «jevis» que tardaron nada en enfundarse camisetas de Iron Maiden o Judas Priest a principios de los ’80, para ya a finales de los ’80 ir de purillos declarándose fans de Zeppelin o Pink Floyd (que eran los maestros claro…), o se declaraban a los cuatro vientos oyentes de Radio 3…

        En este sentido, entiendo al autor del texto, porque a buen seguro sus gustos musicales no siempre habrán sido ni siquiera aceptados por muchos con los que compartió estudios y algún que otro sanfrancisco…

  31. C.Albers

    Hay que ser garrulo para preferir a Di’Anno. Seguramente también echarás de menos aquellas «gloriosas» producciones y sonido del heavy patrio ochentero.

  32. «Seventh son…» es una obra maestra.

  33. Fernando, no aciertas ni una…

  34. Isaías

    Por suerte, la buena gente de jotdown nos sigue malacostumbrando a tratar sobre buenas bandas. Que sigua la racha.
    Eso sí, sería muy de agradecer que le encargasen el artículo a alguien a quien de veras le guste esa banda. Con «amigos» como el autor de este artículo, ¿quién necesita enemigos?
    Una de las cosas que más me revienta, y no de ahora (llevo escuchando hard rock y heavy metal desde hace ya 30 años), con esto de la crítica musical, y más en el caso de la crítica de este tipo de música, es la pose, el ir de «diferente» y de «rompedor» por la vida, cuando en realidad no se pasa de ser un «rompepelotas». Eso, me temo, sí que denota tener algún trauma de infancia mal curado.
    Lo digo a propósito de una especie de «culto al feísmo» que invade este género diría que desde sus orígenes. Es decir, que cuanto más cutre suene, mejor. A eso le llaman «tener carácter», «sonido crudo», «auténtico» y demás sandeces al uso.
    Algunos clásicos del género del culto al feísmo son bien conocidos: «la etapa de Ozzy es mejor que la de Dio» o «la mejor época de los Motorhead es la primera». Y por ahí todo seguido.
    En este caso, Paul Dianno es mejor que Dickinson.
    A ver una cosita: que no, coño, que no, que no es que el sonido sea más crudo, es que está mal producido, cojones, que suena mal, hostia. Probablemente porque no tenían guita para más o porque el productor era un manta de cojones, perfecto, pero es lo que hay. Sonaba mal, sonaba a lata de galletas chunga, fin de la discusión.
    En este sentido me parece magnífica la autobiografía de Lemmy que salió hace unos pocos años; bueno, en realidad biografía dictada a una periodista, pero da igual. Que yo sepa, sólo está en inglés pero para los que no tenga problemas de idioma, ya digo, imprescindible. Pues bien, el propio Lemmy, en un gesto que le honra, como tantos otros en su caso, lo dice bien clarito: la producción de sus discos a lo largo de casi las dos primeras décadas de la banda era una mierda pinchada en un palo y por eso esos discos, con temas grandiosos, nunca llegaron a sonar en estudio como habrían merecido. Tendría que esperar el bueno del Sr. Kilmister hasta la década de los 90 para dar con buenas producciones a la altura de la calidad de su música. Los resultados están ahí para quien quiera disfrutarlos: antes de esa época hay que echarle humor al asunto para escucharse un disco de estudio de los Motorhead entero. A partir de ahí, como la seda. Y si alguien me viene con la mierda de que han perdido fuerza, que se lo haga mirar pero que muy en serio.
    Volviendo al caso que nos ocupa, Dianno no es mejor que Dickinson ni naciendo de nuevo. Y hay una prueba muy simple: Dickinson ha cantado y canta un sinfín de canciones de la primera época (Prowler, Murders in the Rue Morgue, Killers, Charlotte the Harlot y un largo etcétera). Sencillamente, las borda, no pierden un ápice de fuerza y de frescura y con infinitos más recursos técnicos. Que haga la prueba Dianno de tratar de cantar cualquiera de los temas de Dickinson, a ver qué pasa: una gallina clueca resultaría más armoniosa de escuchar.
    Y ya la afirmación de que según algunos gurúes del metal el primer álbum es el mejor de todos, vamos, eso roza la estulticia absoluta.
    Luego coincido a grandes rasgos (no todo iban a ser críticas negativas) con la división que se hace de la etapa de Dickinson, si bien difiero en qué incluir en cada bloque. Es decir, para mí la etapa gloriosa de Maiden acaba en Seventh Son of a Seventh Son (mi mejor amigo, Paco, también lo acaba en Powerslave, pero yo lo sigo queriendo igual). Y a partir de ahí, sí, el declive. Claro que en ese declive se siguen colando cositas como «The Talisman», por ejemplo. Yo también quiero entrar en declive de esa forma…
    Lo de Bayley, el pobre, no tiene nombre. O sí lo tiene: la mayor metedura de pata de una gran banda en su historia. No digo que tío sea mal cantante, seguro que en otra banda con otro tipo de sonido habría dado un buen resultado. Pero, amigo mío, esto es Maiden y aqui hay que tener los machos muy bien atados para cantar las cosas como es debido. Escuchar a Bayley destrozar en directo los temas emblemáticos de Maiden está catalogado como delito de lesa humanidad en grado 9.0 de la escala de Richter y es una forma de tortura particularmente horripilante. De nuevo, lo que son las cosas, Dickinson no ha tenido problema en cantar en directo algunos de los temas de esa etapa (The Sign of the Cross o The Clansman) y consigue que suenen potentes y de calidad. Qué cosas, ¿no?, que el enano chillón mejore todo lo que toca… Hay que joderse…
    Por cierto, que esto es otro detalle de calidad de Dickinson frente a otros casos de cantantes de grandes bandas que se han negado a cantar lo que hayan hecho sus predecesores o sucesores: mi idolatrado Dio sí llegó a cantar material de Ozzy (sólo faltaría) pero ni de coña cantó material de Ian Gillan, Glenn Hughes, Ray Gillen o Tony Martin; ahí es nada, menuda nómina de cantantes que han pasado por Black Sabbath. Y miren que hay material de calidad en cualquiera de esos casos. Igualmente, esa mala bestia cantando que Ian Gillan ni se plantea cantar temas de la era Coverdale, cosa que me parece una mamonada por su parte no porque Coverdale sea mejor (otra idiotez de la historia del hard rock: no es mejor ni de coña), sino sencillamente porque Burn, Might Just Take Your Life o Soldier of Fortune son temazos. Y Halford, nada menos que el Metal God (menudo tipo impresionante) no canta temas de la era Ripper Owen; de nuevo, craso error, menuda gozada seria escuchar al divino calvo aullando Bullet Train, por ejemplo.
    Pero Dickinson no, Dickinson tiene fuerza y personalidad de sobra para ir más allá de lo personal. ¿Que el tema es bueno? Pues se canta y ya está: ¿qué carajo importa quién lo compuso o lo cantó?.
    Lo dicho, el autor del artículo, pretende ser ingenioso y «transgresor» (qué guay ¿no?) y se queda en pedante y petardo. Una pena, esta gigantesca banda merecía algo mejor, algo a la altura de su grandeza.

    • Totalmente de acuerdo con su comentario. Los Maiden se merecían algo más.

      Este artículo debía ser un homenaje. No se trata de lisonjas, pero discrepo bastante de las afirmaciones de mi tocayo Olalquiaga en estas líneas.

    • Antippasti

      Cuántas bobadas juntas, pero cuántas memeces juntas. No es que «la época de Ozzy» sea la mejor de Black Sabbath, es que la época de Ozzy es Black Sabbath. Heaven and Hell es un clásico sí. Pero no es Black Sabbath: es el mejor disco de Rainbow, eso sí grabado por Iommi, Butler y Ward junto al enano malencarado. Seguimos, con Motorhead, su primera época, hasta que se fue Fast Eddie Clarke, es gloriosa. Esos vinilos con Bronze Records son lo mejor de la banda y lo que le permite a Lemmy seguir en la brecha a los 68 años y dictar autobiografías. Discos como Overkill y Bomber son los que crearon el heavy metal como estilo, por mucho que Lemmy siempre haya renegado (acertadamente) de la etiqueta, que no deja de ser un chiste. ¿Me hablas de producción para referirte a Motorhead? Debes estar de coña, hombre, hablamos de un grupo cuyo sonido está basado en la distorsión a base de volumen saturado. Lemmy es un gamberro hombre, las producciones se la sudan. Si tan pureta eres de la «producción» no tienes más que escuchar Bomber y Overkill remasterizados y ver a qué se refiere Lemmy: volumen, volumen, volumen. Y lo mismo con Iron Maiden. Yo disiento con el autor en esa diferencia que marca entre Iron Maiden y Killers, para mi son básicamente lo mismo, speed bien cortado y sin laxante que de todos modos hace que te cagues la pata abajo. Di’Anno le daba al grupo un filo de agresividad que les convirtió en el supergrupo que luego confirmaron ser con Dickinson. Dickinson es energía, Di’Anno es mala hostia. Claro que Dickinson es mejor cantante que Di’Anno, pero amiguito, aunque Sanctuary o Prowler han sido cantadas solventemente por Dickinson basta ponerse el original para ver que no hay color. Di’Anno fue el rockero que mejor catalizó el espíritu punk para regenerar el rock. Que no fuese un tipo constante ni trabajador, me da igual, el talento era suyo. Como bien dice el artículo era el contrapeso de Harris y los Maiden lo agradecían. También Murray estuvo en una banda punk antes de formar el grupo.
      Este gusto por la producción por encima de las canciones y el estilo debe ser una tara de leer tanta prensa especializada que no vale ni para tomar por culo. El primer disco de Maiden es The Soundhouse Tapes que estaba autoproducido y les ganó el contrato con EMI en una época en que las discográficas estaban más interesadas en el punk y la new wave que en el rock. Y esa autoprodución es algo extrapolable a todos los grupos de la NWOBHM, que adoptaron no sólo la agresividad deklpunk sino también el «háztelo tu mismo». La producción para el heavy metal es la muerte lenta, ya que para alcanzar el éxito comercial los productores iban suavizando el sonido hasta hacerlo irreconocible, pastoso y moña. Ahí tienes grupazos como Saxon para atestiguarlo, por no hablar de grandes promesas de la NWOBHM como Praying Mantis. ¿Te gustan las producciones finas? Pues ponte el primer disco de Angel Witch y revienta, ése era el tipo de producción mínima que rescató el rock demostrando que la agresión punk extrapolada al rock era mucho más poderosa que en el formato original.

  35. Es evidente que esto no lo ha escrito un verdadero fan de Iron Maiden. Impresionantes temas son «Phantom Of The Opera», «Wrathchild», «Run To The Hills», «The Trooper» y «Aces High», pero ahí no acaba la gran historia. Un verdadero fanático como yo sabe apreciar cada disco. Iron Maiden es una banda que no cesa de lanzar buenos álbumes con magníficas canciones. Su creatividad es una fuente inagotable. No hay ni un solo disco sin una buena canción. «Wasted Years» no es la única buena pista del Somewhere In Time, es más, todas las canciones del disco gustan; y el álbum Seventh Son Of A Seventh Son es de los mejores, todas las canciones son muy originales (aunque original es la discografía completa y la banda en si vaya). El No Prayer For The Dying puede ser el disco menos bueno pero contiene buenas pistas que escuchar para variar. Y Fear Of The Dark es otro que contiene grandes joyas. En los 90 el problema fue el vocalista Blaze, que con respeto digo que no tiene nivel suficiente para cantar en Iron Maiden, sin embargo, la música es buena; Con temas como «Sign Of The Cross», «Lord Of Flies», «Man On The Edge», «Futureal» o «The Clansman». Al retornar Bruce Dickinson han hecho 4 discos que son una maravilla. Destaco entre muchas canciones magníficas «Blood Brothers», «Dance Of Death», «For The Greater Good Of God» y «When The Wild Wind Blows». En fin, una verdadero fan de Iron Maiden ama a dicha banda de principio a fin, desde 1980 hasta ahora mismo. UP THE IRONS FOREVER!!!

  36. Frere Jacques

    Cuánto jevi herido en los comentarios, no? Afrontémoslo, el único artículo que aceptarían sobre este grupo sería uno titulado «Los Maiden son la mejor banda de la puta historia» y consistiese en 17 párrafos tal que así: «AaaaAAAAAAaaaaaaaaaAaaaAAAAAaaaaaahhhhh» adjuntando una peluca con flequillo de regalo.

    • Nah, nada de eso. A mí siempre me gustaron Iron maiden, me parecía el mejor grupo de la historia, pero me llevan aburriendo mucho tiempo. Eso sí, respeto su honestidad y su contribución al heavy metal, de valor incalculable. Pero eso de llamar a Bruce Dickinson «enano gritón» o algo así, me chirría, parece una provocación barata. No hace falta que nadie escriba exageradas loas al grupo, pero esa clase de comentarios…

    • Anda que no hay cosas para criticar a los Maiden sin necesidad de quedar como un ignorante diciendo que DiAnno es mejor que Dickinson y reduciendo a éste a la condición de enano gritón. O metiendo la pata (no sé si por falta de información, de ganas de informarse o por simple lapsus) al afirmar que es Harris el que se pirra por todo lo que vuela, cuando es Dickinson el que ha hecho hasta un programa de televisión sobre aviones.

      Sin ir más lejos, que llevan diez años dedicándose a hacer caja con su serie «directo-recopilatorio-disco de estudio con temas cada vez más largos y menos memorables».

      • Siempre les ha gustado meter canciones largas- «The rime of the ancient mariner», «Alexander the great»…- pero al menos antaño metían solo una por disco. Desde «Dance of death» todas son larguísimas y la mayoría no tienen sustancia.

        • Claro, a eso me refería. En los últimos tres discos es difícil encontrar una canción que baje de cinco minutos.

          • El problema es que muchas parecen alargadas simplemente por alargar, no porque la canción lo pida. De ahí que repitan el estribillo mil veces y se pierdan en desarrollos guitarreros que no llevan a ninguna parte.

  37. Pepico los pinos

    Iron que?

    • iron what?

      IRON FUCKIN’ MAIDEN. THAT’S WHAT!

    • Adrian S.

      No estoy de acuerdo que parece que alargan la canción por alargar; si así pensásemos, se podría aplicar el mismo rasero a todas las bandas de rock y metal progresivo. Hacer una canción progresiva parte de 3 ó 4 ideas que se amalgaman en un sólo corte. ¿O alguien piensa que Petrucci se lía a poner acordes y de repente saca una canción de 9 minutos?

      El problema con Maiden es que muchos fans son incapaces de reconocer los matices progresivos que siempre han estado presentes, desde el principio. Temas como «Phantom of the opera», «Prodigal son», «Hallowed be thy name», «Where eagles dare», «Revelations», «To tame a land»… es que estoy hablando de los 4 primeros discos y hay ejemplos sobrados. Tampoco Harris ha escondido nunca su influencia de bandas de rock progresivo, y cuando ha podido las ha plasmado. De hecho, «Somewhere in time», tanto por sonido como por la estructura de algunos temas, tiene muchísimo de progresivo. Quizá en los últimos discos Harris se desmelenó, pero a mí no me parace que sean temas sin contenido ni atractivo, más al contrario; «The longest day», «The Legacy», «The Talisman», «Starblind» o «Isle of Avalon» me parecen enormes. Y de todas formas tampoco podemos asegurar que de hacer temas más cortos la impresión para quienes no acaban de aceptar la dirección de la banda desde la vuelta de Dickinson y Smith fuera a ser diferentes. A mí discos como «No prayer for the dying» y «Fear of the dark» me parecen flojos, y ya ni hablo de la época de Blaze. Y es curioso que alguien diga que «se pierden en desarrollos guitarreros»… el rock progresivo, precisamente, es eso mismo: las guitarras y/o los teclados acaban desarrollando estructuras largas con cambios de ritmo.

      A todos nos gustaría que las nuevas canciones nos llevasen a «The Number of the Beast», «Piece of mind», «Powerslave»… pero hacen lo que quieren hacer, y por otro lado esos discos ya están grabados.

      • Lo que quieras, pero esos temas que comentas me gustan y los nuevos me aburren.

        • Adrian S.

          Eso es otra historia; pero que Maiden desde siempre han compuesto temas con matices progresivos es una evidencia. Y de hecho, Maiden son referencia inexcusable para las bandas de metal progresivo. Otra cosa distinta es que los temas nuevos, porque no suenan igual de frescos que hace veintipico años, no te gusten… pero la esencia está ahí; «The Talisman» o «Dance of death», «The wicker man» o «El Dorado»… son Maiden 100%.

  38. Carlos

    Por Dios, ¿cómo se pueden calificar de malos discos el Seventh Son, el Somewhere in time y el Brave new world? El Seventh Son es considerado por muchos seguidores de Iron Maiden como una cumbre de su carrera.

    Además, por mucho que no se pongan los directos, el Live After Death es glorioso.

    Está bien repasar discografías, pero, por favor, no hablemos como si fuésemos las personas más inteligentes de la tierra, ni insultemos a la inteligencia de miles de seguidores de Iron Maiden.

    • Isaías

      Coincido contigo en que es en Seventh… donde probablemente los Maiden dejan el pabellón musical más alto: tiene pegada para dar y regalar y, al mismo tiempo, una complejidad musical bestial. Puede que luego, de tanto querer explorar esa vertiente más compleja, se hayan perdido un poco. Qué se le va a hacer… De resto, como ya me esplallé con detenimiento en una nota anterior, no voy a insistir más en lo que pienso

  39. Paco Talento

    En primera instancia queda patente el poco afecto que el autor tiene por la banda, utilizando un lenguaje despectivo desde el inicio y mostrando poco objetivo. Frases como “…Bruce Dickinson, uno de esos cantantes con ínfulas de tenor que tanto daño han hecho a la música popular. Una desgracia que seguía la tendencia, ya inaugurada por AC/DC, de reemplazar un cantante de voz potente y hermosa por un enanito gritón” o “…solos de notas tan agudas que les pondrían los pelos de punta a los más estrictos partidarios de la gomina importada de Italia…”. Por otro, lado calificar a Di Anno como mejor cantante que Dickinson es simplemente ignorancia, puede que te guste más o que incluso que quede mejor en los primeros discos debido a sus características más punk, pero lo dicho. Además de esto el autor menciona que Two Minutes to Midnight es la mejor de la banda. Pues yo pienso que como mucho será la más comercial, pero cualquier aficionado a Iron maiden le podría comentar que existe una infinidad de canciones menores. Además, desmerece todos los discos posteriores al Powerslave. Es posible que el nivel de estos discos sea inferior al de los anteriores, pero el autor se limita tanto solo a nombrar los singles que salieron de cada uno de los discos dando la impresión de que no hubiera escuchado esos discos en la vida. Y por último, no destaca el Brave new world un disco, que en mi opinión se encuentra muy próximo al Number of the beast y que supuso el resurgimiento de Iron maiden. Este disco supuso algo que todavía no he visto en ninguna otra banda, crear un disco de una altísima calidad después de llevar más de 20 años de carrera y sin necesidad de reinventarse, de hecho haciendo el mismo estilo que han estado haciendo durante toda su carrera. Todo esto muestra los escasos conocimientos musicales del autor, estando este artículo mas próximo al amarillismo que auna crítica musical

  40. Soy de las que piensa que la etapa de Di’ anno tambien fue fantastica. Lo que paso con Bruce es que el llevo a Iron Maiden al estrellato mundial. Lo del «enanito gritón» lo siento pero ahi no coincidimos.

    Powerslave creo que fue el primer disco completo que escuche de la banda y pues para mi es «la rehostia» buenisimo. Un punto altisimo en la carrera de la banda que a mi parecer sus siguentes trabajos no los desmerecieron tanto ni son tan malos como los pintan aqui.

    • En su día me impactó el sonidazo de «Powerslave», pero más tarde me pareció que estaba sobreproducido. Aún así, un disco estupendo con un trabajo espectacular de Derek Riggs. ¡Menuda portada!

  41. Álvarez

    Creo que por etapas el autor del artículo no ha estado acertado. 1ª) Di ‘Anno, 2ª) Number of the Beast – Live after Death, 3ª) Somewhere y Seventh Son, 4ª) No prayer y Fear of the Dark, 5ª) Blaze, 6ª) Regreso de Dickinson y Smith. El autor en su estilo faltón (para el cual hay que tener gracia) desestima la importancia de Adrian Smith en la banda. Un tipo capaz de escribir riffs sencillísimos que nadie es capaz de imaginar. Harris y Dickinson lo saben.

    • Adrian Smith es mi guitarrista preferido del grupo. Le aporta un toque comercial refrescante a sus compsiciones, como «Wasted years».Y además sus solos son muy buenos, aunque se ve que le cuestan. Los intenta hacer igual en directo, no como Murray, que está muy bien lo de improvisar, pero le sale a veces cada churro…

      • Adrian S.

        Smith no tiene la rapidez de Murray, pero es más técnico y tiene más feeling. De todas formas, uno de los grandes problemas de Murray es Gers; desde que el saltarín entró en la banda, Davey es todavía más indisciplinado con sus solos.

        • Yo no le veo más técnico, sino más limitado. Por eso le cuestan los solos y los intenta hacer igual que en los discos. Y desde luego que tiene más feeling. El solo que hace en «The prisoner» es muy bueno.

          • Adrian S.

            Yo no creo que le cueste, es que él compone los solos así, sin excesiva rapidez. Adrian tiene una enorme influencia del blues, y no suele poner tropecientas notas en sus solos. De hecho, ha escrito y grabado, y tocado, grandes solos: «Caught somewhere in time», «Wasted years», «Sea of madness», «Die with your boots on», «Satellite 15… The Final Frontier»… Si en directo pretende tocarlos igual (que últimamente los varía) creo que es porque como guitarrista entiende que ha de hacerlo así; y no es el único guitarrista que lo hace: Petrucci, Hammet, Angus… Es más, yo creo que improvisar el solo, sobre todo cuando lo único que haces es digitar en la escala y nada más, es de un vago que asusta.

            • ¿Hammett? pues será ahora porque cuando los he visto los solos que tocaba y los de los discos, vamos…cualquier parecido es pura coincidencia. Aún recuerdo cómo destrozó el solo de Damage inc. en un concierto en el que estuve.

            • El propio Steve Harris dice que a Adrian le cuesta componer solos, que es más guitarra rítmico, pero que aún así logra componer material interesante.

              • Adrian S.

                Steve Harris dijo en su día que Smith no quería componer solos, allá por 1981… Smith era un guitarrista rítmico, no tenía ambición de solista. Pero con los años su trabajo a la vista está.

  42. Ochisan

    Gracias por hacerme pasar un buen rato. El artículo es genial y aunque no esté de acuerdo en algunas cosas no entiendo que la gente se enfade, es obvio que no tienen sentido del humor.

    • Pacomotorhead

      No es una cuestion de sentido del humor, hay muchas cosas de los Maiden que resultan realmente hilarantes, por ejemplo sus videoclips siempre han sido de los mas cutre y malos, pero aqui se trata de faltar la respeto con descalificaciones baratas a uno de los grupos mas gandes del metal y el rock. Las formas son cojonudas, yo tambien me he reido, pero el fondo es pura insidia.

  43. Francisco

    El autor de este artículo demuestra no tener ni idea de música. Aparte valoraciones personales muy discutibles sobre la calidad de ciertos discos, de ciertas canciones y sobre el propio Bruce Dickinson, en este fútil artículo no se habla absolutamente ni una sola palabra de música. De música, digo. Vacío absoluto, señor Olalquiaga. A quienes nos gusta la música, esperamos más. Esperamos que no se despache el análisis de una carrera y unos discos con tópicos -sí, tópicos- de patio de colegio, tanto para lo bueno como para lo malo. Parece que el autor del artículo entiende bien de falta de progreso.
    Por último, y sin ánimo de abusar, diré que me encanta cuando dice que hoy en día Iron Maiden reniega de su vena punk. A esa vena -muy ligera, oiga; algo inconsciente, no buscado- renegaron ya en 1981.

  44. Aparte de estar de acuerdo con críticas de usuarios anteriores…
    A mi «Yes» no me gusta especialmente, al igual que otras nombradas, pero de ahí a llamarlas horrores, hay mucha distancia. Se puede comparar a 2 bandas que hagan lo mismo en el mismo momento, pero despreciar de esa manera a grupos predecesores, que directa o indirectamente han influido tanto en Iron Maiden como en muchísimos otros grupos, es una falta de respeto y algo por lo que una persona que pretende un análisis profundo jamás debería pasar.

  45. Xose Meto

    Con la autoridad que me confiere el hecho de que soy muy jevi de dios, y que en los 80s llevaba mallas, greñas, elásticos, tachas y chupa de cuero en agosto, voy a darle la enhorabuena al articolista. Yo, como él, también pienso que Maiden murieron en el Live After Death, y el resto de sus discos no son más que excusas para hacerse una gira.

    Cuando veo a los jevitos imberbes levantar sus puños con Fear of the Dark me dan ganas de mejorar la raza jevi y colgarlos por los huevos/palola de esa J tan importante.

    • Adrian S.

      Quiero pensar que lo que has escrito es ironía… Morirse en 1985 para hacer un número 1 con un disco de estudio en 2010 implica una resurrección notable…

      • Xose Meto

        Los Rolling y U2 son números 1 en cuanto salen sus discos y coincidirá vd. conmigo en que su aportación a la música es 0 desde hace por lo menos 15 años. Lo único que dicen esos números 1 es lo bajo que está el nivel.

        • Adrian S.

          Hombre… sí es cierto que cuando bandas que llevan casi 40 y 50 años en la música hacen números uno algo falla entre las bandas más jóvenes… Pero creo que tampoco hay que menospreciar a las grandes bandas. Hablas de U2… pues a mí sus últimos discos me parecen buenísimos, y lo que les vi hacer en directo en 2010 fue, sencillamente, espectacular; por eso siguen siendo de las bandas más seguidas en todo el mundo. En el caso de Maiden, es cierto que no aportan nada nuevo al metal desde hace lo menos 20 años o más… pero eso no quiere decir que lo que vienen haciendo desde entonces no tenga calidad; la tiene y mucha. Y por mucho que se quiera torcer, que Iron Maiden hiciesen de «The Final Frontier» número uno en una treintena de países es muy significativo.

    • Xose Meto

      Yo sigo llevando greñas, chupa y tachas, pero en el alma, no se pueden quitar ya, forman parte de mi metálico ser. Y además, tengo sentido del humor y compresión lectora, cosa que por lo visto a vd. le falta, y me sobran santísimos para cogerlo a vd. y a todos los que haga falta y colgarlos de una J mayúscula, con el uniforme de enfermero y su higiénico pelo corto.

      • Adrian S.

        Entonces el comentario anterior… ¿no era coña? Porque si no es coña… madre mía… ¿perteneces al grupúsculo de talibanes adoradores del jévil metál? ¿Eres fan de Mago de Oz y Avenged Svenfold?

        • Pacomotorhead

          No intentes razonar con el, es un ejercicio futil. Ya me conzco a unos pocos de su estilo y siempre es lo mismo, soy el mas jevi y solo yo puedo decir que es jevi o no jevi, y si me llevas la contraria te comes la litrona, bla, bla, bla. Estoy aburrido de encontrármelos en foros de música metal y son como una puta secta, viven en otra época y todavía se creen a pies juntillas las letras de Manowar.

          • Pues yo me parto porque el hombre, visto como la caricatura que es, es muy simpático. Hay que bajar a la internec con guasa y a pasárselo bien, no a indignarse.

            • Pacomotorhead

              Si no dejan de ser graciosos hasta cierto punto, con todo eso del true metal y mucha sobredosis de Manowar mal digerida, el problema es cuando se creen eso de que si no comulgas conmigo entonces eres un enemigo del metal y debo acabar contigo y demas chorradas. Porque piensan que el mundo es realmente asi y luego intentan abrirte la cabeza con un banco. Yo ya he tenido problemas con gente asi y es que los calo enseguida. Lo mejor es siempre no dejar pasarles ninguna salida de tono, porque si no se crecen y ya ves los resultados.

  46. Pacomotorhead

    A ti lo que te sobra es mucha boca y de lo que careces es de educación, por mucho que ahora quieras tratarme de usted después de amenazar con colgar a la gente de los huevos. Dices que a mi me falta comprensión lectora y sentido del humor, como si creyeras que has realizado un fino ejercicio de humor ironico, cuando lo único que consigues con tu ironia de brocha gorda es hacer una practica demostración estilística de mamarrachada escrita.
    Y tu no me conoces a mi, ni yo te conozco a ti, pero mucho te falta para cogerme a mi y colgarme de donde sea, que con mas de un perdonavidas como tu me he cruzado y lo he colocado en su sitio, sin tener que recurrir a ningún tipo de amenaza o violencia, no las necesito para poner de vuelta y media a gente como tu.

  47. Jeinzu

    Ve, y yo que creía que el mejor disco de Iron Maiden era «Seventh Son of a Seventh Son». Las cosas que uno aprende leyendo Jot Down.

  48. Adrian S.

    Mi opinión particular, como fan, es que a nivel creativo y de potencia, «Somewhere in time» se lleva todas las papeletas para mejor disco de su carrera. «Seventh son of a seventh son» es posiblemente su cumbre como creadores y músicos, si bien optaron por bajar la potencia a las guitarras y se decantaron por una orientación más progresiva. «The Number of the Beas» es un discazo, y quizá tenga su peso por lo que supuso para la banda y para el heavy metal. «Piece of mind» es el primer disco que deja a las claras qué quería Harrais, y «Powerslave» su consagración a nivel mundial… La verdad es que es muy difícil decir cuál de estos discos es el mejor más allá de una pulsión subjetiva.

    • Estoy bastante de acuerdo contigo: como ya apunté en su momento, tanto «Somewhere in time» como «Seventh son of a seventh son» me parecen dos discazos enormes, probablemente los mejores de Maiden. Mucho más elaborados que los anteriores, cuentan con el añadido del cambio de orientación en el sonido y el estilo del grupo, básicamente por la incorporación de sintetizadores primero y teclados después, pero igualmente por el mayor peso compositivo de Adrian Smith. Los temas se vuelven así más progresivos a la vez que más comerciales, logrando un equilibrio sorprendentemente bueno.
      A pesar de esto, mi disco favorito sigue siendo «Brave new world», en gran parte por el nivel de madurez que me transmite: los noto aquí honestos, sin necesidad de demostrar nada, pero frescos y renovados por la vuelta de Dickinson y Smith, y las composiciones son densas pero sentidas, en especial un final que siempre me ha parecido apoteósico.

      • Adrian S.

        «Brave new world» devolvió a Maiden de donde nunca debió de salir. Recuerdo que cuando escuché por primera vez «The Wicker Man», antes de la edición del disco, mi impresión fue de ser un corte muy ochentero, con ese equilibrio entre potencia y comercialidad. Luego el resto del disco me dejó un regusto extraño; hay grandes temas ahí… el tema homónimo, «Out of the silent planet», «Blood brothers»… pero en su conjunto siempre me dio la impresión de estar algo cojo, no sé, como que le falta algún tema más como «The Wicker man»… Supongo que el resultado fue heterogéneo según el acomodamiento a la vuelta de Smith y Dickinson… Es más, sin dudar de que es un buen disco, siempre he creído que tiene más peso por lo que supuso como vuelta en estudio con Bruce y Adrian que por las canciones en sí.

        • Debo añadir que «Brave new world» fue el primer disco de Iron Maiden que me compré, allá por el 2001 si no recuerdo mal. Tenía entonces unos 16 años y de Maiden sólo había escuchado el «Virtual XI», conque figúrate… El componente nostálgico/subjetivo empaña totalmente mi juicio en este caso xD

        • «The wicker man» fue un soplo de aire fresco tras la mediocre etapa con Blaze Bayley. ¿No te parece que el riff está fusilado del «Running wild» de Judas priest? «Ghost of the navigator» también es un temazo. Me gusta «The fallen angel», pero el resto lo veo flojo. Esa gira con el regreso de Bruce y Adrian fue muy emotiva, a pesar de que tampoco es que hicieran nada que no hubieran hecho antes. Aún se me ponen los pelos en punta cuando recuerdo el inicio del concierto con esa intro de una banda sonora de Jerry Goldsmith, las luces y los primeros acordes de «The wickerman».

          • Adrian S.

            Sí, el riff de «The Wicker Man» es muy parecido a «Running wild» de Priest; si es o no coincidencia… pues ahí lo dejo; Smith ya compuso «2 minutes to midnight» con un riff que es clavado al de «Flash rockin man» de Accept… Pero en todo caso, «The Wicker Man» es un temazo, con un chorus ganador donde los haya, y un solo de Smith que quita el hipo. La gira fue un bombazo, y su inmortalización en «Rock in Río» uno de sus mejores directos al lado de «Live after death» y «Maiden England».

            • «The wicker man» está muy bien. Un tema sencillo, con un toque comercial que se echaba en falta desde la marcha de Smith y Dickinson.Y es curioso, a mí el riff de «Between the hammer and the anvil» de Judas me recuerda bastante al de «2 minutes to midnight».

    • Yo no podría elegir solamente uno entre las maravillas que parieron en los ochenta. Tal vez «Killers» por su impresionante colección de temazos. «Prodigal son» o «Purgatory» son de lo mejor que han grabado nunca.

      • Adrian S.

        «Killers» es un disco muy infravalorado. Creo que pocos discos de Maiden tienen una producción tan espectacular, ningún disco posterior ha sonado con esa limpieza y a la vez potencia. Salvo «Another life», para mí el tema más flojo, el resto del disco es simplemente bestial, por mucho que digan que hay muchos cortes de relleno.

        • Pues en mi opinión no hay ni un solo tema de relleno. Es un discazo de cabo a rabo.

          • Adrian S.

            No, si a mí tampoco me lo parece; quizá «Another life» es flojo, pero el resto son temas de aúpa: «Wrathchild», «Murders in the Rue Morgue», «Genghis Kan», «Inocent exile», «Killers», «Purgatory», «Drifter», «Prodigal son»… es que es un discazo. La producción impecable, la potencia… pocos discos suenan así de fuertes, quizá «Somewhere in time».

  49. Tengo 32 años, y el primer disco HEAVY (con mayúsculas) que escuché en mi vida fue el «Somewhere in time». Por ello, no puedo morderme la lengua ante quien lo ridiculiza y lo rebaja a una altura indigna de una gran obra. No llegaría a los diez años y lo flipaba con «The loneliness of the long distance runner», «Wasted years» o «Caught somewhere in time». Los riffs son buenísimos, y Dickinson se muestra en una forma envidiable. Pero es que con «Seventh son of a seventh son» lo reventaron por los cuatro costados.Sigue presente en la biblioteca musical de mi smartphone, por él no pasa el tiempo.

    ¿Que me quieres decir que Paul Di’Anno también era un gran cantante? Sí, lo era. Que me guste Dickinson no quiere decir que reniegue de los inicios de la banda, también muy especiales. Me encanta el «Killers», qué quieres que te diga. Pero el estrellato, los MAIDEN más grandes que todos recordamos vinieron a partir de «The number of the beast». Los Maiden de llenar estadios, de pabellones o plazas de toros a reventar. Puedo entender que te decepcionara la época Bayley (a mí también), o que observes cierta deriva en los tres últimos álbumes («A matter…», «Dance of death» o «The final frontier»). Yo también me perdí en recopilatorios, o quizá es que el éxtasis que me vino con «Brave new world» fue de tal magnitud que me quedé sin energía para más. Resumiendo, desechar todo el material de Maiden más allá de sus cinco primeros lanzamientos me parece de una petulancia, divismo y «temiroporencimadelhombro» exagerados.

    Ya me extrañaba a mí que Jot Down hablara de Iron Maiden… Up the irons!

  50. Rector

    Adoro a los Maiden. De hecho fue el primer grupo que escuché asiduamente hace ahora treinta años. De todos sus discos me quedo con «Iron Maiden», «The number of the beast» y «Seventh son of a seventh son» que no es un disco de heavy metal. Este señor los pone bonitos, es verdad, pero con buen gusto e inteligencia. Me lo he pasado estupendamente leyendo el artículo, aunque no esté de acuerdo en casi nada de lo que dice. Viva la inteligencia disidente.

  51. FRanjudas

    Este tio no tiene ni puta idea, creo que se le daria mejor hacer un blog critico sobre Bon Jovi. NI PUTA IDEA de lo que es Maiden, es más que un personaje así doga que Sowhere in time o seven son son discos de la decadencia de Maiden le retrata como un tio que ni los ha escuchado.

  52. Pingback: El orgullo del heavy español de los ochenta (¡contiene grandes éxitos!)

  53. roberto

    acabo de leer el atículo y sólo te puedo decir que !un virtuoso de la palabra como tú! y vaya talento más desaprovechado que tienes!.Se ve que no estás enchufado al universo Maiden.yo los conocï con el primer disco,es más,lo compre por la portada,ese Eddie con el que sueñas.En aquella época para escuchar algo tenías que comprarlo, con toda la emoción y la magia de un huevo Kínder.!vaya si salió bien,menudo grupo y tremendo disco.luego llegaron los siguientes !por orden!.Yo creo que la nefasta producción del primer dico ayudó al despegue del grupo con el segundo.con The number y Dickinson alcanzaron la estratosfera que mantuvieron hasta el Seventh.En el 90 llegó el No prayer,lo escuchaba y no me entraba,nos habíamos acostumbrado a no tener decepciones en cada nuevo disco.Ahora es un disco que me encanta.el Fear me gustó mucho,tal vez porque sucedió al anterior.Luego se marchó Dickinson y algo se murió,musicalmente el x factor es una obra de arte,pero Bailey no era cantante para Maiden,sencillamente.Con el Virtual se vió claro que Blaze hundiría a Maiden.Vuelta de Dickinson,tres guitarras,gira,nuevo disco y automáticamente al hiperespacio,que es donde ahora están,aunque tu no los puedas ver.Los discos de ahora son peores que los anteriores,pues no,son diferentes resulta un auténtico placer escucharlos,además los defienden en todas las giras.A ver si tu Metallica toca en un concierto su último disco íntegro como hicieron los Maiden en el 2006.Te recomiendo que los escuches bien,por orden, a ti y a quienes los que los critican.A todos los que piden un Number o un Powerslave¿para que?.Esos discos ya están editados.

    • Sabes que es lo mas comico de todo. El flaco critica a maiden, dice que se quedaron sin creatividad, defiende a metallica.. y no se da cuenta que metallica desde el 96 se vendio, maiden nunca se vendio

  54. Rodrigo

    Me parece que tu articulo no es objetivo. Creo que lo que intentas es dejar mal parada a la banda. Ya muchos te han comentado cosas similares y estoy de acuerdo. Creo que deberias de anticipar que todo lo que escribes es desde un punto de vista muy personal.

  55. Lleno de lugares comunes y opiniones personales, no merece este artículo formar parte de Jot Down. Una pena, una buena oportunidad perdida. ¿Pero ha escuchado a Iron Maiden?

    Hasta el disco negro de Metallica y durante todos los ochenta, Iron Maiden fueron los reyes del jevi, como los mismos Metallica «felizmente» reconocen.

    Creo que te has dado un buen patinazo con este artículo o te has dejado llevar por el fanatismo. Pero lo infinito es difícil de comprender: http://youtu.be/zCjQqKCLkis?t=1s.

  56. ¿Dices tú que Somewhere in time apenas tiene un tema respetable, Wasted years? Me parece que no tienes ni puta idea de música, chaval… los temas más flojitos de ese disco son Sea of madness y Stranger in a strange land, pero el resto de canciones son auténticos temazos. Este disco no tiene nada que envidiar a los 3 anteriores, siendo otro más de los discos míticos de Maiden, un poco más experimental, pero con una calidad asombrosa.
    Y Seventh son of a seventh son se sale… es una auténtica obra de arte, una joya, y en muchos aspectos, para mí el mejor disco de Maiden.
    En fin, las tonterías que hay que oír…

    después no fueron sino meras repeticiones y abiertas manifestaciones de una pérdida de inspiración preocupante. Somewhere in Time (1986) apenas tiene un tema respetable (Wasted Years), y aunque Seventh Son of a Seventh Son(1988) recuperó un poco la dignidad perdida con canciones como Moonchild, The Evil that Men Doy The Clairvoyant, ya nada sería igual

  57. Que te pasa flaco? en un mismo post insultar a maiden, Brian johnson, Zepellin, black Sabbath, Genesis… que te creiste? Sos el tipo clasico de metalero cabeza que piensa que la musica tiene que ser pesada para ser buena, de otra forma no podes criticar a Zepellin y a genesis… y tratar a los discos mas recientes de Iron Maiden como repetitivos es una clara muestra de que no te tomaste la molestia de escucharlos… no todos los temas son parecidos a los demas… y para los que son parecidos te digo esto: Si es tan facil componer y crear y mantenerse casi 30 años como musico.. ¿Por que no lo haces vos?

  58. Iron Maiden… amo a Iron Maiden, me importa un comino lo que los demás piensen, bien o mal. Que tuvo bajones pues sí, los tuvo, no esperemos que una banda permanezca igual durante años, es imposible porque siempre querrán hacer algo más, algo nuevo, novedoso, que resulte o no es diferente. Si siguen sonando igual entonces malo porque no innovan si cambian un poco mal porque son unos vendidos… si uno de los miembros se marcha mal porque se va justo ese que es el alma del grupo… nunca todos los fans estarán todos contentos con los derroteros que tome la banda. Lo importante es que aún están vivos y pueden seguir haciendo música. He tenido la suerte de verlos en vivo y son inmensos… y la voz de Bruce es increíble, es potente.
    Metallica también me gusta, que su cambio ha sido más radical que el de Iron Maiden también es cierto, incluso yo renegué del load y reload pero los he vuelto a escuchar y no suenan mal, hay buenas rolas… obviamente el St. Anger ni lo toqué ni lo tocaré (tuve suficiente con frantic, buaj) así que ese lo he tachado de la discografía de Metallica.
    Según Cliff Burton con el tiempo Metallica se volvería algo más melódica, ese era su fin.
    Todas las grandes bandas experimentaron cambios. Megadeth con su risk que en principio me pareció horroroso pero ahora ya no (hasta hubo un video con coreografías incluida, OPD, qué horror)
    Pero bueno, hay de todo en la viña del metal. Lo importante es que el metal sigue vivo. Y bandas como Maiden son padres de todo lo que ahora ha parido el metal y hay que agradecer por ello.
    Los haters siempre serán haters y las bandas siempre harán lo que les venga en gana, si a uno no le gusta habrá dos que los escuchen y así es esto, por eso el metal ha sobrevivido y por eso se ha diversificado.
    Nada es eterno, los años pasan y aunque músicos como Bruce, James, Dave, Rob sean potentes, los años y la vida ajetreada que llevan, pasa factura.
    Tómenlo con calma gente, si no les gusta, no escuchen pero no sean cerrados a las innovaciones, igual siempre nos queda la opción de dejar de escuchar.
    ¡Larga Vida al Metal!

  59. Joseph

    Parece que hay bastante de fundamentalismo en aquello de reconocer en Iron Maiden, un viso de mito.

    Ha sucedido con muchas bandas, nada menos que la tríada que sentó las bases del HM posterior, que después de unos excelentes trabajos iniciales, decaen al punto que se vuelven irreconocibles en aras de eso intangible que seguimos llamando «evolución».

    En lo personal me gustaba más la voz de Paul por sobre la de Bruce, pero a los Maiden les urgía crecer, y desde siempre nos
    vendieron la idea de que se imponía substituir a Paul para mejorar. Creo que para los fines que perseguían fue algo así
    como el fin justifica los medios.

    Soy fan de muchos grupos, solo estoy casado con los Who a ultranza, contra todas las pruebas en contra.

    El punto es que creo que la mayoría de las bandas enfrentan una
    decadencia prematura. No es para angustiarnos, es una parte
    natural de toda evolución.

    Iron Maiden no podían sustraerse a ese fenómeno, entraron en decadencia cuando apenas despegaron a las grandes audiencias.

  60. Davebanguer

    Me queda muy clara la tendencia de este individuo hacia una de las bandas mas grandes del heavy metal. Tanto el somewhere in time, como el seventh son of a seventh son, son obras que merecen su lugar en los libros de historia no solo por las ingeniosas composiciones sino también por sus letras llenas de misticismo. Sería bueno que revisaras algunos términos antes de utilizarlos… como por ejemplo que iron maiden no es y nunca fue una banda de rock «progresivo» como tu dices. Por último colega, te recomiendo que antes de menospreciar trabajos y músicos te des el tiempo adecuado para escuchar detenidamente cada obra

  61. iñigo

    no tienes ni puta idea de iron maiden ni del heavy metal chaval. anda vete a escuchar a shakira y a brittney, que es lo tuyo

  62. manuel

    Realmente perdí 10 minutos de mi vida leyendo tu artículo….las descalificaciones a cantantes y grupos que tienen ganado con creces su éxito y que han demostrado calidad en lo que hacen son para la risa (o la pena?)

    gracias por nada…..

  63. Bartolo

    La verdad es que no he entendido muy bien por qué calificas a UFO de «horror». Creo que esta banda ha sido siempre uno de los referentes del heavy, unos innovadores, con auténticos clásicos del género, como Doctor Doctor, por ejemplo. Genesis no estaban mal cuando estaba Peter Gabriel, aunque eran un poco insufribles y, sí, Yes eran un auténtico coñazo. Insoportables.
    Respecto de los Maiden, estoy de acuerdo en que los dos primeros discos, sobre todo el primero, son los más frescos. Sin ninguna duda son mis discos preferidos de este buen grupo de rock. El resto, por lo general, me gustan. Unos más que otros. Sobre todo Seventh Son y Piece of Mind.

  64. Muy divertido el artículo… Creo que el autor, llegado al análisis del Powerslave pensó «juer, llevo ya un buen tocho escrito y me está entrando hambre. Voy a ir acabando…» A partir de ahí, deja de analizar pormenorizadamente los discos y pasa de puntillas por el resto. ¡Incluidos Somewhere in Time y Seventh Son, es decir 2 de sus mejores discos! Yo creo que es gandulería más que otra cosa jajajaja
    Fernando tío, tú si que te has desinflao a mitad de artículo! ;-)

  65. Valiente, valiente gilipollas hay que ser, para insinuar siquiera la barbaridad (producto más bien de una sordera crónica) de que Di Anno, ni en sus más alcohólicos sueños, pudiera superar siquiera por un decibelio a Bruce Dickinson.

    Con lo de «enano gritón», me viene a la mente aquello de «no hay lengua élfica, ent, ni de los hombres, para describir este horror». Amigo (en el sentido más irónico de la palabra que puedo emplear), el sentido de la belleza se lo dejó usted en la infancia y si acaso. ¿Acaso conoce usted la palabra «melodía», o se queda solo en el aporreo de guitarras más troglodita posible? (adoro el Punk, pero pedirle Punk al Heavy Metal… bueno, sobran los comentarios).

    Mira que he visto a «jevis» casposillos poner a caldo a bandas ya, y con Metallica (mi banda favorita, por cierto) lo entendería, pero lo que me faltaba por ver era esto. Poner a caldo más de la mitad de una de las discografías más envidiables de cuantas hayan habido en este maravilloso mundo del rock/metal.

    Casi calificando de mierda sensiblera a Fear Of The Dark (lo de «valiente gilipollas» lo he dicho ya, ¿no?), mencionando Futureal como si fuera lo más destacable del peor disco de Maiden a mi parecer (Virtual XI), cuando The Clansman está ahí, a la vista de cualquiera que no tenga un condenado tumor en el oído. Si es que conforme más avanzas en la «historia de Maiden» (según tu divina persona), más se nota que te has pasado por el forro de los cojones el resto de los discos.

    Pero vamos, que desde el principio ya se va oliendo el tufillo a trve de chaleco gastado y mente cuadrada, con esa GENIAL repetición del eslogan «el primer disco de esta banda es el mejor». Me rindo ante tu capacidad de análisis, oh guardián de los ochenta, para el que la palabra «evolución» es algo más de los monos, y no tiene nada que ver con la música.

    «Horrores como Genesis, Yes o UFO», ¿cómo puede un «rockero», «jevi», o lo que cojones se supone que se considere usted, decir esa burrada sin que le caiga un rayo sobre la cabeza?

    Y hay una perla, oh… qué señora perla: «Bruce volvió y se cortó el pelo, sin que a nadie le importara». Ay señor… ¿por qué te mantienen cerca de un teclado? vaya peligro…

    Hay que ser muy corto de miras para creer que el Metal o el Rock se miden en centímetros de pelo, y ya más para dar a entender que a la peña tendría que haberle escandalizado que un cantante (me da igual el que sea) se lo haya cortado. Por el motivo que sea, porque le haya salido al hombre de sus santos cojones, que para eso es suyo (como la música, que a veces se nos olvida), para hacer con el cuanto quiera.

    ¿Qué se supone que debemos hacer con los «jevis» de pelo corto? ¿molerlos a palos, expulsarles del «clan»?

    Para un estilo que durante toda su historia se ha sentido orgulloso de verse a si mismo como una enorme familia, llena de respeto, entendimiento y ayuda mutua, gente como tu resulta poco más que tóxica. Gente como tu es la que le da mala fama a este bendito mundo metálico, y nos deja a los demás como torpes brutos, que no distinguen una nota de otra, que solo aprecian lo que suena «rudo» y las letras que hablan de ponerse hasta el culo, invocar al demonio, y pegar a la gente por la calle, y huye de temas tan apasionantes como la historia (que le ha valido a Maiden para reventar la escena con temas como Alexander The Great).

    ¿Cómo se puede llamar comercial a una banda que ha sacado singles en los últimos años con una duración de hasta siete minutos (The Reincarnation Of Benjamin BREEG… si, esa con la que has demostrado definitivamente que apenas siquiera te sabes un título de sus últimos discos)?

    ¿Sabe usted acaso lo que significa la palabra «comercial»? diría que lo dudo pero no, lo se.

    En definitiva, un sinfín de perlas jocosillas, que has soltado para sentirte «auténtico» y defensor de algo que por suerte ya apenas existe. Y me refiero a esa secta de cuarentones barbudos (que no tengo nada en contra de los barbudos y los cuarentones, pero todos saben a lo que me refiero), que solo saben apreciar lo burro, y no distinguirían una melodía de otra ni aunque se metieran coca hasta reventar. Evítese usted estos berenjenales, manténgase en la sombra, hombre. Escuche usted los primeros discos de todas las bandas que usted quiera, córrase en la pared con la producción medieval, absténgase de tocar Brave New World, Dance Of Death, AMOLAD o The Final Frontier (que de eso ya me encargo yo, así como lo hago con lo que va desde Iron Maiden hasta Virtual XI -por peor que sea este último-).

    Porque la miel no se ha hecho para la boca del asno, así como piedras preciosas de lo sonoro como When The Wild Wind Blows, The Thin Line Between Love And Hate, Paschendale o The Legacy, no se han hecho para el «jevi» casposo de turno, que solo llora y llora, sobre la tumba de la utópica idea de que el Heavy Metal (un género valiente, rico en matices y lleno de buenos músicos y públicos), no puede ser mejor o igual de bueno que en los ochenta.

    Que si llega usted a tener delante a Metallica (como decía en un principio), lo entendería, pero teniendo delante a la banda que probablemente mejor ejemplifica la capacidad de evolucionar que tiene este bendito género, el pecado es…. como poco… para ir directito al infierno.

    Sin juicio ni hostias.

    • Y por cierto, tengo veinte años y llevo cinco escuchando Metal (y creo que lo valoro mucho más que tu, por si no te ha quedado claro ahí arriba), si esa información ayuda a que se te levante alguna ampollita más, mejor.

  66. Me ha encantado el artículo y como escribes. Claro, conciso, irónico, y directo.

  67. John Doe

    La revista tenía cierto interés pero publicáis cada chorrada que aburre hasta a las ovejas. Dudo que hayáis oído alguno de los discos.

  68. Iron Maiden es como las películas de culto, o las adoras o las detestas. Yo detesto a Iron Maiden porque básicamente representa la degeneración del hard rock, el predominio de los solos de guitarra sin venir a cuento, y voces chillonas por doquier. Eso es el heavy metal. A la gente que le gusta el hard-rock (cuando hablo de Hard Rock hablo de Lez Zeppelin, The Faces, o los Black Crows) le suele disgustar el jevy. Pero en fin, tengo amigos jevarras, y he mantenido esta conversación muchísimas veces y ya sé que me vais a decir que no tengo ni puta idea (lo mismo pienso de vosotros si rebatís esto), así que en fin…

    De todas formas, eso de que sin apoyo mediático hayan llegado a donde han llegado… quizás muy al principio, pero desde principios de los ochenta el heavy ya tenía bastante prensa especializada y hasta espacios en la MTV a posteriori…

    • José el Largo

      Me gusta el hard rock y me gusta el heavy. Lo que tu llamas degeneración otros lo llaman evolución. Voces chillonas algunas, desde luego no considero chillón a Bruce Dickinson, a Ronnie, Rob, etc. No sé que criterio tienes para considerar que en Free Bird venía a cuento el solo y en otros temas no.

  69. Patético. Además del tono hostil y faltón,y aberraciones como decir que Metallica es una historia mejor (hay gustos para todo pero manda webs, y esos sí que tienen gatillazos como el Garage inc) las canciones que selecciona como salvables de los últimos discos debió elegirlas al azar, porque vamos, que ni una. Bruce enango gritón? Y este periodosta qué cserá, un Tachenko faltón? En lo único que estoy de acuerdo es que tras el regreso de Bruce, lis discos pierden frescura y las canciones son más planas y demasido largas.

  70. Hamenthotep

    Lo que más me ha dolido de este artículo es que no se hable nada de Dunwich. Eso, y que lo haya escrito alguien que se ha escuchado solo los singles de cada disco (y alguna más) con el único fin de decir «pueh a mí los meiden esoh no me gustán».

  71. Jamas he escrito nada en esta magnifica web, normalmente porque me encuentro con reportajes que merecen la pena leer pero este tras cuatro lineas en las que te metes con una de las bandas mas grandes de la historia no me ha quedado mas remedio que pasar por aquí para decirte QUE NO TIENES NI PUTA IDEA DE NADA CHAVAL Y DE MÚSICA NI HABLAMOS, enga ta luego figura, a seguir escribiendo polladas.

  72. tupapa

    «Somewhere in Time (1986) apenas tiene un tema respetable (Wasted Years), y aunque Seventh Son of a Seventh Son(1988) recuperó un poco la dignidad perdida» jajaja cuanta ignorancia, somewhere in time no tiene solo un tema respetable, tiene ademas de wasted years; Heaven can wait, Alexander the Great y en general es un buen disco de transición y Sevent son of a seventh son es sin duda uno de los mejores discos de maiden para muchos a la para de the number of the beast y powerslave…. te cagaste con este comentario.

  73. Benjamín

    Cómo os ponéis!! calma, chavales… es un artículo de opinión; da su puñetera opinión y ya está. Claro que, nosotros en los comentarios, damos la nuestra y lo ponemos a parir jajaja.

    Esto es como el que dice que si el fútbol del Madrid o del Barcelona, rubias o morenas, tetas o culos, blablablá: a mí, personalmente me gusta que lo que sonaba a «Iron Maiden» siga sonando a «Iron Maiden», no soy muy partidario de que «evolucionen». De ahí, a decir que los discos posteriores son malos… hay mucho camino: son cojonudos, todos, cada uno de ellos tiene, al menos, varios pelotazos, un par de canciones de pelos de punta. Me da igual que sea por Bruce o por uno de esos cambios de ritmo del amigo McBrain o lo que sea, son COJONUDOS. Esa esencia, aunque «evolucionen» (y por eso lo pongo entre comillado) no se pierde; siguen siendo los putos Maiden.

    He visto un comentario de un chaval de 20 años al que me gustaría decirle algo: dices que llevas «solo» 5 años oyendo heavy, rock, etc. y, aunque me parece que tienes bastante oído y cabeza y una opinión muy estructurada y buena (pienso casi lo mismo), con el tiempo también pondrás matices a tus comentarios, hablarás con nostalgia de cosas que probablemente no sean mejores que las venideras, etc. Oigo y voy a conciertos de auténticas maravillas «nuevas», grupos objetivamente de cojones, y salgo diciendo «como Iron Maiden y aquellas formaciones gloriosas, nada».

    ¡un abrazo, parroquia!

    \m/ \m/

  74. Hace mucho tiempo que no leía un artículo con tantas imbecilidades juntas. O dicho de otra manera, con una mezcla tan grande de ignorancia y resentimiento. Iron Maiden es una banda que ha crecido y progresado a lo largo de casi 4 décadas y eso se puede ver y vivir en cada uno de los conciertos de la banda. Eso me consta, porque lo he vivido y he compartido experiencias con fans que llenan estadios en todas las ciudades del mundo…. Creo que no es necesario agregar nada más. Up the Irons!

  75. Buen articulo amigos, la informacion es muy clara para mis trabajos con una banda que formare, saludos.

  76. Soy fan de Iron Maiden desde 1985 y en absoluto me siento ofendido por lo que se expone en este artículo. Simplemente refleja un punto de vista, y siempre es interesante conocer otros puntos de vista y no quedarse en una visión dogmática de las cosas. Precisamente , yo mismo, con los años, al ir expandiendo mi conocimiento sobre música, he ido viendo a esta banda cada vez con más perspectiva. Son un pilar del sonido Heavy Metal, y de su estética y siempre serán importantísimos en la historia de la música Rock. Hicieron su aportación en la década de los 80 con una lista de albumes que han quedado como clásicos.Y despues les pasó lo que a muchas que no supieron dejarlo a tiempo. Estiraron el chicle hasta que se le fué el sabor, y tuvieron que recurrir a toda clase de aditivos. Yo tambien creo que despues de Powerslave empezó la decadencia, primero en suave pendiente, poco a poco, con dos discos que derivaron hacia el metal Progresivo, despues de Seventh Son habría sido un buen momento para dejarlo y retener la dignidad, y la marcha de uno de sus miembros compositivos más importantes debería haber sido tomado como un aviso, pero se empeñaron en seguir, y la pendiente cada vez se volvió más pronunciada. El soso No Prayer y el sobrevaloradisimo Fear of the Dark fueron una etapa rara, que acabó con la marcha de otro importante miembro, nada menos que el vocalista,…segundo aviso. Ninguna respuesta. Cambian de Vocalista y sacan un disco deprimente, para oir cuando estás con bajona, el público aún tragó, pero no le iba a pasar otra, y llegó otra, el considerado pero disco de toda su carrera, sin nada apenas salvable. El batacazo fué monumental. último aviso… O se separaban o intentaban algo radical, y lo que hicieron fué recuperar a su cantante y a su guitarrista y segundo compositor y tirar palante que ya no tenían nada que perder. Hoy dia sobre todo viven de reeditar sus grandes clásicos, dedicandoles giras y recopilatorios, y esta ultima gira la han hecho para promocionar un videojuego para móviles basado en sus portadas y canciones clásicas, tocando basicamente el repertorio de la BSO del juego. Empiezan a parecer una banda tributo de sí mismos, pero sin duda son la mejor que puede haber. Es lo que hay, en este mercado tan cruel, ya no te puedes sentar a cobrar de los discos, lo que da dinero son las giras, y la verdad es que impresiona verles descargando con esa energía con más de 60 tacos.

  77. Pingback: Metallica Calidad Garantizada – Soy Jukebox Blog

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.