De apuestas deportivas, amaños y árbitros comprados por las mafias

Publicado por
Nikolay Davydenko. Foto: José Goulão (CC)
Nikolay Davydenko. Foto: José Goulão (CC)

Después de perder en primera ronda ante el alemán Benjamin Becker, Nikolay Davydenko atiende a los medios en la sala de prensa de Wimbledon. Las preguntas no tienen que ver con su bajón de forma después de un gran comienzo de año que le ha asentado en el número cuatro del mundo ni con los veintisiete años cumplidos apenas unos días antes. La prensa necesita saber qué pasa con el escándalo de Sopot, la investigación que la ATP está llevando contra él y las posibles consecuencias del amaño.

Davydenko parece a la vez nervioso y hastiado. Hombre duro, prototipo de la imagen de ruso que conocemos de las películas, acostumbrado a jugar más de veinte torneos al año con tal de rascar algo más de dinero, algo más de estatus, Nikolay no puede sino contestar evasivas. «Puede que le dijera algo a mi esposa, no sé, algo del tipo que no quería seguir jugando o que me iba a retirar del partido. Como en Sopot hay tanto ruso, igual alguien lo oyó y por eso cambiaron las apuestas».

Incluso en un mundo como el del deporte profesional, donde estamos acostumbrados a las excusas más peregrinas, esta resulta especialmente ridícula. Puede ser que Sopot, en la costa norte de Polonia, pegado al mar Báltico, sea un lugar habitual de veraneo para miles de rusos y puede también que Davydenko, en un momento de desesperación, se dirigiera a la grada para decirle a su mujer que no se encontraba bien. Lo que está claro es que las apuestas no cambiaron por eso. De hecho, las apuestas siempre estuvieron en su contra, pero solo se doblaron hasta llegar a los centenares de miles de dólares cuando acabó el primer set y se dispararon todas las alarmas.

Pongámonos un poco en contexto: el torneo de Sopot, disputado en tierra batida en pleno verano polaco, no es precisamente el foco de todas las miradas. Davydenko llega como cabeza de serie número uno y vence fácilmente su encuentro de primera ronda. En segunda, le espera el argentino Martín Vasallo Argüello. Vasallo Argüello es el típico journeyman, un jugador de clase media-baja que se maneja con cierta soltura en arcilla como casi todos sus compatriotas, y que se mantiene a duras penas entre los cien primeros del mundo, en concreto ocupa el número 87.

El partido empieza como todo el mundo espera: Davydenko no da opciones desde el fondo de la pista y en poco más de media hora se lleva el primer set por un contundente 6-2. Nada hace pensar en una lesión, siquiera una molestia, pero en ese mismo instante, justo cuando las casas de apuestas rebajan aún más la cuota del favorito y elevan hasta una cifra casi testimonial la del aspirante, las apuestas empiezan a llegar de todas partes. Miles de apuestas, todas a favor del argentino, el hombre que está más de ochenta puestos por detrás de la clasificación y que acaba de ser arrasado en la primera manga.

La avalancha de dinero apostado es tal que Betfair tiene que suspender la cotización y los hechos le acaban dando la razón: Vasallo Argüello gana el segundo set por 6-3 y cuando se adelanta 2-1 en el tercero, Davydenko, muy oportunamente decide retirarse. Entre nueve cuentas con origen en Rusia suman 1,5 millones de dólares de ganancias y otros dos jugadores desconocidos se llevan 6 millones de una tirada. Obviamente, la casa de apuestas empieza a llamar como loca a todos los teléfonos disponibles para avisar del posible amaño. El caso es tan escandaloso que pronto sale a la luz. Los jugadores, por supuesto, dicen no saber nada y cuando hablan la cosa empeora.

La investigación se centra entonces en el entorno: la ATP pide a la mujer del jugador y a su hermano, a la sazón su representante, un listado de llamadas y el acceso a las conversaciones mantenidas los días previos al partido. Ambos se niegan y apelan la decisión ante un juez. Después de una semana, el veredicto les es contrario: la duda es suficientemente razonable como para que tengan que dar ese listado y permitan el acceso a las grabaciones.

Demasiado tarde. Para entonces, la compañía telefónica, en nombre de la protección de datos, ha borrado ya todos los registros. El caso queda por tanto sin pruebas definitivas y pocas semanas después de la citada derrota en Wimbledon, Davydenko es absuelto de todos los cargos y puede seguir con su carrera, que llegará a su apogeo en 2009 con la victoria en la Masters Cup, antes de empezar un rápido ocaso que le alejará de los primeros puestos del ranking.

Aparte del caso Davydenko, otros cuarenta y cinco partidos muestran unos patrones de apuestas poco racionales, exageradamente sospechosos. Tampoco hay culpables. Los casos como siempre se cierran en falso y el tema de las apuestas en el tenis desaparece justo cuando empieza a triplicarse y cuadriplicarse la demanda online. Europa avista el problema, lo señala pero se hace a un lado: en 2009, la UEFA anuncia la investigación de decenas de partidos de distintas ligas y competiciones europeas de clubes. Los resultados no son concluyentes. Cuatro años antes, en el inicio de toda esta pesadilla ludópata y mafiosa a la vez, el fútbol belga se estremeció ante el control de Ye Zheyun, empresario chino que se encargaba de comprar clubes con problemas económicos para manejarlos después a su antojo en el mercado de apuestas.

Ese mismo 2005, en Alemania estalló el famoso caso Bochum de arbitrajes comprados en la Copa y categorías inferiores y por supuesto el llamado Moggigate en Italia, es decir, el amaño sistemático de partidos por parte de Luciano Moggi, la mano que mecía la cuna de la Juventus de Turín. Italia ya había tenido sus problemas con las apuestas —en este caso las quinielas— con los escándalos del Tottonero de 1980 en el que se vio implicado incluso el Milan y de 1986, con el Udinese como principal sospechoso.

Nada comparado, en cualquier caso, con la tradición estadounidense.

De Hemingway a Tim Donaghy

Puede que baste con haber visto El golpe para entender la relación entre deporte, apuestas y mafia en los años veinte y treinta. Si uno quiere más información, tiene los primeros relatos de Ernest Hemingway tras volver de la I Guerra Mundial sobre carreras de caballos amañadas o la inagotable bibliografía en torno a tongazos del mundo del boxeo. Cuando se habla de amaños y apuestas en Estados Unidos, el primer nombre que suele salir es el de los «Black Sox», el grupo de ocho jugadores de los Chicago White Sox, encabezados por Eddie Ciccote, que en 1919 acordaron dejarse ganar el título ante los Cincinnati Reds pese a ser clamorosos favoritos.

Este escándalo precedió a otros, casi todos en el popular deporte universitario norteamericano: en 1951 se descubrió que el City College de Nueva York, campeón de la NCAA el año anterior, formaba parte de una red de apuestas para arreglar no ya el ganador del partido sino su resultado exacto, es decir, que si alguien les contactaba diciendo: «Tenéis que ganar por menos de ocho» se dejaban la vida en que el equipo contrario les remontara. El City College no fue el único implicado aunque sí el único en abandonar su programa de baloncesto como consecuencia del escándalo: hasta veinte jugadores universitarios fueron arrestados y condenados, incluyendo miembros de los equipos de la Universidad de Columbia y la prestigiosa Universidad de Kentucky, el gran equipo de finales de los años cuarenta.

Más de treinta años después se repetía la historia en la Universidad de Tulane. John «Hot Rod» Williams, quien fuera años más tarde uno de los jugadores mejor pagados de la NBA en los Cleveland Cavaliers, era detenido junto a otros tres compañeros por amañar partidos a cambio de dinero y cocaína. Un defecto de forma evitó su entrada en prisión y les permitió seguir con sus carreras, pero la sensación de que el baloncesto estadounidense estaba tan podrido como los establos de Belmont flotaba en el ambiente, sensación que se confirmó definitivamente con la detención en 2007 del árbitro Tim Donaghy.

El caso de Donaghy es un claro ejemplo de cómo maneja la NBA sus relaciones públicas. Prácticamente nadie recuerda el nombre y apenas se habla de lo que sucedió con este árbitro durante al menos dos temporadas, las que fueron de 2005 a 2007. Acuciado por las deudas en el juego, Donaghy decidió acudir a una banda de apostadores para ajustar los resultados de los partidos. De nuevo, no era cuestión de determinar el ganador sino la diferencia de puntos, algo mucho más complicado de detectar.

Donaghy arbitró sesenta y ocho partidos en la temporada 2005/2006 y otros 63 en la 2006/2007, años descritos por el columnista de la ESPN, Bill Simmons, como «los más duros para la liga desde la era de la cocaína en los ochenta». Que el arbitraje era horrible lo veía todo el mundo, que organizaciones mafiosas estuvieran detrás de las decisiones era impensable. Sin embargo, Donaghy, famoso especialmente por su lamentable arbitraje en el tercer partido de las series entre los Spurs y los Suns de 2007, acabó siendo arrestado por el FBI y confesó, lo que le llevó a la cárcel durante quince meses.

Años después, sacaría un libro, Personal foul, en el que explicaba hasta qué punto el arbitraje en la NBA era permeable a este tipo de ofertas y señalaba varios partidos como susceptibles de haber sido comprados o directamente dirigidos desde la oficina de David Stern para asegurar su resultado, en concreto las escandalosas series por el título que los Dallas Mavericks de Mark Cuban y Dirk Nowitzki perdieron incomprensiblemente ante los Miami Heat.

Todas estas acusaciones, todos estos escándalos en una «industria» que mueve billones de dólares en todo el mundo, están destinadas a perderse como lágrimas en la lluvia. De vez en cuando, algún periodista valiente como Nacho Mühlenberg investiga las penurias de los torneos challengers de la ATP y cómo dejarse ganar un set o un par de juegos ofrece unas ganancias hasta diez veces mayores que vencer el torneo, una manera de ganarse la vida que no puede limitarse a casos esporádicos.

Da igual. Nadie habla. De vez en cuando algún nombre, algún caso, y siempre de desconocidos. Eso es todo.

Al otro lado del ordenador

En cualquier caso, esto no tendría sentido sin los apostadores. Probablemente, mientras usted iba leyendo este artículo haya estado echando un vistazo a Livescore, buscando el resultado de algún partido de tenis o de baloncesto o de la liga inglesa, italiana, francesa… consultando de vez en cuando exactamente cuál era la apuesta que hizo de madrugada según llegaba a casa, convencido de que esta vez no podía fallar y que si fallaba, total, no era más que un entretenimiento.

Salir a pasear por cualquier barrio de Madrid supone encontrarse con decenas de casas de apuestas y casinos cada pocos metros. Y cuando digo «pocos» quiero decir pocos, no es una frase hecha. La tentación está en todos lados y más desde la regularización gubernamental del juego online en 2012. Si uno quiere ver un partido por televisión sabe que tendrá a Roberto Álamo, uno de los mejores actores de este país, con múltiples galardones como el Goya o el Max de teatro, anunciando las virtudes del juego compulsivo, la emoción de poder apostar en veinte campos a la vez y gritar «uyyyyy» al borde del infarto.

Durante el partido, Carlos Martínez y Michael Robinson le recordarán a cuánto está la cuota para el siguiente gol mientras en la radio hablarán de las ganancias posibles si el marcador se queda como está. En el descanso puede que veamos a Ronaldo o a Rafa Nadal explicando lo bien que se lo pasan jugando al póquer en determinada web especializada.

La incitación a la ludopatía está en todos lados y es terrible, cebándose especialmente con los adolescentes. Según la Universitat de Valencia y la Fundación Codere, hasta el 18% de los menores de edad apuestan desde su ordenador. Como dice Beatriz Arce en su artículo del diario El País: «Si es más fácil jugar en un casino online que falsificar las notas del colegio, ¿qué podemos esperar?». Efectivamente, gastar miles de euros en pocas horas es algo al acceso de cualquiera y jaleado desde todos los altavoces. Los recientes estudios de la Dirección General de Ordenación de Juego, recogidos en múltiples medios exponen un negocio que en España cuenta con un millón y medio de usuarios registrados y más de tres mil millones de euros jugados a lo largo de 2014. Contando los casinos presenciales, la adicción al juego supone un 3% del PIB, con unas cifras que superan ampliamente los treinta mil millones de euros.

Resulta chocante que mientras los anuncios de alcohol y tabaco han sido estrictamente regulados por ser causa de adicción, los anuncios de casas de apuestas y casinos no solo no sufren regulación alguna sino que aparecen justo en los entornos que favorecen el juego descontrolado, como retransmisiones deportivas o diarios especializados. La mayoría de los jugadores apuesta por sentir la adrenalina del riesgo, algo que ya sucedía con las tragaperras o las quinielas pero sin tener que esperar a que acaben quince partidos repartidos en dos días distintos. Lo más parecido a las apuestas es sin duda la droga, un tiro al cerebro que dura lo que tarda en llegar la decepción de la derrota y la necesidad de solapar esa decepción con otra dosis más alta.

Se puede argumentar que la ludopatía, a diferencia del alcohol al volante o el tabaco para el fumador pasivo, no causa riesgos para los demás, pero son incontables los casos de jóvenes que roban a sus padres, a sus abuelos, a quien sea, con tal de conseguir efectivo que llevar a la siguiente casa de apuestas, o que falsifican un DNI y cogen la tarjeta de crédito de uno de sus familiares o amigos para poder registrarse en Bwin o Bet365 o 888sport o Betfair, Marca Apuestas, William Hill…

Para aumentar la sensación de que se puede ganar, que se puede vivir de esto, ha surgido la figura de los llamados tipsters o expertos, entre ellos también conocidos periodistas, que dan consejos de forma gratuita o incluso pagando. Es algo parecido a la figura del dealer pero un dealer, en la mayoría de los casos, inconsciente de su papel en la ruleta.

El consejo más habitual cuando hablamos de apuestas es que hay que centrarse en un deporte o una liga que conozcas bien y que te ciñas a tu especialidad. Está bien pensado. El problema es cuando te cruzas con un Davydenko, un «Hot Rod» Williams o un Tim Donaghy que deciden ser jueces y parte. Sacar tajada. Ya saben, la primera corre a cargo de la casa… después, la banca siempre gana. Es lógico, tiene más recursos.

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

25 comentarios

  1. Lertis

    Lo del poker online es clamoroso, se vende como un juego de habilidad cuándo en ese contexto no es más que un juego de azar.

    • robremi

      Debo decirle que no tiene usted ni la menor idea de lo que esta hablando, pero es no es lo malo…lo malo es que abra la boca sabiendo que no tiene la menor idea.
      Ahora vamos con el autor del articulo…se ha olvidado de forma extraña un dato muy importante, esencial para entender el contexto de lo que dice…esa logica y conclusiones dignas de belen esteban. Ha olvidado comentar que la fundacion codere pertenece, como su nombre indica, a codere. Y quienes son?una asociacion que engloba a la gran mayoria de casinos presenciales en españa…casinos a los que perjudica enormemente que una empresa pueda hacer online lo que hace ellos de forma presencial.
      Comentaba que el autor lo habia olvidado de forma extraña…porque codere tiene fama de pagar articulos supuestamente de opinion, y si la retirada de davydenko huele a amaño…este articulo huele a pagado.

      • Pepe Almeida

        La permisividad con el juego sólo tiene una razón. Hay algunos (pocos) que se forran a costa de la desgracia de una inmensa mayoría. Se mire por donde se mire es escandaloso que los grandes medios de comunicación y algunos pretendidos lideres de opinión (como periodistas, jugadores y opinadores varios) estén al servicio de los grande monopolios (que eso es lo que son) del juego.
        Que muchos estados de los USA lo tengan prohibido, que Canada, Brasil, Mejico y otros limiten el mismo debería decirnos algo.
        El hecho de que los estados se lucren con la desgracia en forma de impuestos y tasas no debería ser razón alguna. Sólo los costes indirectos derivados de la atención, social y sanitaria, a los ludopatas y el impacto sobre sus familias debería hacer repensar todo el tema. Por no hablar que SIEMPRE el juego esta asociado a CORRUPCIÓN y MAFIA.

        • robremi

          » Hay algunos (pocos) que se forran a costa de la desgracia de una inmensa mayoría»–>aplicado de forma general, seria como prohibir el futbol (o cualquier deporte profesional, o el bulli de ferra adria…o casi cualquier actividad profesional) porque unos pocos se forran a costa de la inmensa mayoria…un argumento demagogico y endeble
          «Que muchos estados de los USA lo tengan prohibido, que Canada, Brasil, Mejico y otros limiten el mismo debería decirnos algo.»—>una cosa es limitar(o controlar, con lo que estoy absolutamente de acuerdo) y otra prohibir…pero este argumento sigue su logica endeble y demagogica…que paises como francia, portugal, gran bretaña,etc no lo prohiban deberia decirnos algo?
          «. Por no hablar que SIEMPRE el juego esta asociado a CORRUPCIÓN y MAFIA»–>contra este argumento tan elaborado y tan documentado ya no tengo razones para refutarlo…bueno, quiza si…las peliculas no son de verdad, terminator no existe y pretty woman tampoco, lamento comunicarselo

          • Pepe Almeida

            Vayamos por partes señor defensor de la industria (pete quien pete, mientras no sea yo) del juego.
            1.- El deporte profesional es parasitado por las apuestas. No creo que ningúna liga profesional del mundo (lo del Bulli no lo se) que naciera para que se hicieran apuestas. Y no es lo mismo jugar a las quinielas que gastarse el sueldo del mes y la pensión del abuelo por internet en dos medias tardes.
            2.- Lo que yo indico es que la permisividad con el juego no es algo universalmente aceptado. Existen, y lo demuestro, casos de sociedades que se resisten. Veo que a usted le va más eso del pensamiento unico neoliberal.
            3.- Peliculas no. Utilice su buscador favorito y busque los escándalos provocados con el juego online y las apuestas deportivas en los últimos años. Innumerables. No son teleseries ni peliculas. Realidades certificadas judicialmente con penas de prisión. Le recuerdo el escandalo TOTTONERO? Traficar con la desgracia de los demás no es gracioso. Demuestra bajeza moral y falta de miras intelectuales.
            Abur.

            • robremi

              Por partes igualmente,
              1. No defiendo la industria del juego, de hecho estoy en desacuerdo absoluto con la regulacion del juego online implantada en españa desde hace 3 años…regulacion promovida por un gobierno inepto y corrupto y una asociacion de casinos presenciales. Defiendo la libertad individual de cada persona.
              2. Su argumento es demagogico y falaz…se puede dejar el sueldo y la pension en quinielas en 2 tardes o no…Una persona pudede beberse 2 botellas de ginebra a las 7 de la mañana o un gintonic por la noche. La prohibicion no es control
              3. Ni la permisividad con el juego es universal, ni el alcohol, ni los matrimonios monogamos, ni el catolicismo…no hay nada universalmente aceptado…lo siento, pero no entiendo esa argumentacion (si que la es)
              Por cierto, esto usted llamando neoliberal a un anarquista…no acierta ni una
              4.Y si buscamos escandalos relacionados con la politica?con el futbol?con…(ponga usted lo que quiera)?, y la solucion es prohibir la politica? o hacerlo bien?regular y controlar?

        • Lertis

          Los artículos que mienten sobre el poker, que dicen que es un «deporte» que se puede aprender, en inventan literalmente campeones, no están financiados en cambio?. Yo diría que la gente cómo Belén Esteban y ud. son los que se tragan este embuste, gente intelectualmente manejable, que creen en las soluciones mágicas que venden Uds. infestando la web con esta visión pseudo-científica de un juego que tiene menos de ajedrez que de lotería, a pesar de que uds. contratando a Neymar y Nadal insistan en lo contrario.

          • Manolinho

            Yo que hay que tener psicología y también saber las combinaciones posibles para los descartes y todo eso, pero está claro que se trata de un juego de azar y si te sale una pareja de 4 por muy bueno que seas, no hay nada que hacer.
            Lo que está claro es que como entretenimiento puede valer, pero como forma de ganar dinero es mejor olvidarlo.

            • robremi

              descartes???asi va este pais…todo el mundo abre la boca sin tener la mas minima idea de lo que habla
              que atrevida es la ignorancia

              • Manolinho

                En vez de hablar de ignorancia, podrías aprender a poner acentos y si signos de puntuación. Probablemente mientras unos estudiábamos otros estabais jugando al póker. Así va el país, no hay más que analfabetos listillos…
                No soy experto en póker pero siembre había jugado con descartes, siento haber ofendido nuestra eminencia.

                • ignotamen

                  robremi, debes ser otros de los miles que han timado en el poker online repito, online, haciéndole creer que es un deporte de habilidad. Lo siento por ti, pero siempre se está a tiempo.

  2. Miguel Arvizu

    El juego 3 del Spurs-Phoenix no es el peor arbitraje de la NBA ese «honor» lo tiene el juego 6 entre Kings y Lakers en el 2002 donde Donaghy tambien fue arbitro. La prehistoria de ese partido esta en el segundo retiro de Michael Jordan y la estrepitosa caida de la audiencia de la NBA. La busqueda de un reemplazo, otro carismatico y talentoso jugador que realizara heroicidades, era prioritaria para la liga y Stern y decidieron que esa figura seria Kobe Bryant o mas bien la dupla Kobe-Shaq asi que los lakers deberian convertirse en la nueva dinastia de manos de Phil Jackson a como de lugar. No estaba en el guion que otro equipo californiano, cuya fanaticada era escencialmente local (aunque gracias a varios miembros de la ex-yugoslavia en el equipo tambien tenian seguidores por esas tierras) a diferencia de la popularidad mundial de los laguneros, de hecho jugaran un baloncesto mas efectivo y entretenido con solo una debilidad; su defensa, que no era la mejor pero para el 2002 tambien habian mejorado mucho en ese aspecto. Donaghy acepto que participo en el amañamiento de ese partido pero les invito a que vean una serie en youtube hecha por un, creo yo, bastante objetivo usuario donde narra toda la historia y algo mas, la serie tiene por nombre The greatest tragedy in sports y abajo dejo el link para la primera parte. Tambien la ultima serie Celtics-Lakers se dijo (inclusive desde antes de que empezara) que estaba pactada para que los laguneros la ganaran en siete partidos. En fin que ese Stern vaya que si algo tenia era un muy buen ojo para los negocios no importando en absoluto los medios a usar ni el detrimento a uno de los deportes de conjunto mas hermosos que existen.

    https://www.youtube.com/results?search_query=the+greatest+tragedy+in+sports+part+1

    • Manolinho

      Es verdad es aquel sexto partido tiene arbitraje muy a favor de los Lakers, pero en el quinto los Kings ganan gracias a una canasta de Bibby precedida de un bloqueo ilegal escandaloso de Webber.
      Si se amañó también la final entre Celtics y Lakers de 2010
      ¿Qué pasó en la que enfrentó a estos dos equipos en 2008? ¿También le interesó a la NBA que los Celtics ganaran por 40 puntos el sexto partido?
      ¿La NBA amaña todo o solo algunas cosas?
      Yo nunca he creído en este tipo de conspiraciones y es muy fácil hacer especulaciones porque tampoco se pueden demostrar.

      • Manolinho

        Lo que quería decir con todo lo anterior es que en aquel sexto partido seguramente el árbitro estaba comprado, lo que no creo que que la NBA tenga un planning con quién ha de ganar cada partido.

        • Miguel Arvizu

          Permiteme reirme por tu falta o bien de objetividad o desconocimiento total de las reglas del baloncesto la pantalla de Webber que mencionas fue perfectamente legal a Fisher simplemente se le escapo Bibby y en su desesperacion se fue a estrellar contra Webber que estaba bien plantado, aqui esta el video (a partir del minuto 0:33)

          https://www.youtube.com/watch?v=mbskEL1D610

          Lo que es de escandolo y a la liga deberia darle tremenda verguenza es esta accion de kobe dandole un codazo a Bibby y con el arbitro, que no era Donaghy, enfrente viendo todo con buen angulo, que marco el arbitro? Foul de Bibby sobre Kobe!!! (el codazo esta en el minuto 8:48)

          https://www.youtube.com/watch?v=wTU94XgLsTw

          Debo aclarar que no soy fan de ningun equipo NBA, si acaso me agradan los Toronto Raptors por ser la unica franquicia no gringa y por la mascota pues desde niño me han gustado los dinosaurios, pero amo el baloncesto y ver que un equipo que jugaba realmente de manera bella este deporte y que merecia ser campeon fue desposeido de la manera mas vil de la oportunidad de conseguirlo simpelemente me revienta el higado. Alguien podria argumentar que les quedaba el juego 7 pero como diablos te repones psicologicamnete a un ultraje como lo fue el 6? Yo juego seguido baloncesto con serbios, croatas y bosnios y tengo amigos turcos y todos recuerdan con tristeza esa final de conferencia pues seguian a Divac, «Peja» y Turkoglu.. y luego esta Webber un excelente jugador que poco despues por lesiones debio abandonar el baloncesto profesional asi que 2002 fue su gran oportunidad de ser campeon. En la ceremonia de retiro de su numero en Sacramento es imposible no sentir rabia y tristeza a la vez cuando se dirige al publico reunido en el ARCO arena y les dice que tiene varios sentimientos el primero es de decepcion pues ellos (los fans) merecen un campeonato (minuto 3:00 del sigiente video)

          https://www.youtube.com/watch?v=G97-FMBhYds

          Webber unio esfuerzos con el alcalde de Sacramento Kevin Johnson, si el ex-jugador NBA de los Phoenix Suns, para evitar que la franquicia se mudara a Seattle. Adivinen quien compro parte de las acciones del equipo cuando los hermanos Maloof dejaron de ser los dueños? Shaquille Oneal! si aquel que los llamo por muchos años «Queens» (vease minuto 2:45 del siguiente video)

          https://www.youtube.com/watch?v=2CDo7SXx8OQ

          Y siempre que puede lanza loas a su ahora compañero de tabajo como comentarista Chris Webber, en todo eso yo no veo mas que una forma de expiar lo que el sabe bien fue un robo (y no fue la primera vez que los lakers fueron ayudados continuen viendo el anterior video).

          Pero si tienes razon en que no hay manera de probarlo pero por no poder probarlo no existen todos esos amaños y conspiraciones? Me parece que lo ves todo de manera muy simple. El hecho es que mientras haya cantidades exorbitantes de dinero en juego (por apuestas, publicidad, etc) siempre habra seres humanos dispuestos a corromper y dejarse corromper y lo ultimo que piensan es en la nobleza del deporte.

  3. Pingback: De apuestas deportivas, amaños y árbitros comprados por las mafias

  4. Manolinho

    Miguel Arvizu, en vez de reirte tanto con los comentarios de los demás, deberías hacértelo mirar porque esos rollos que sueltas son de estar paranoico o de abusar de substancias ilegales.
    Por cierto, soy de los Celtics y ex árbitro de basket, así que tu primer párrafo va ser que no.

    • Miguel Arvizu

      Ya veo por que estan las cosas estan mal en el baloncesto cuando un arbitro llama a esa jugada «un bloqueo ilegal escandaloso»… pero en fin no pienso seguir discutiendo con usted, no tiene caso alguno cuando su salida es descalificar a los demas de paranoicos o drogadictos.

      • Manolinho

        Siento que este comentario no te haya hecho tanta gracias, pero si no quieres que te descalifiquen a lo mejor no deberías entrar con tanta prepotencia.
        En cuanto a la jugada, tú dices que Webber está bien plantado, pues no es así, va andando hacia delante y se para cuando Fisher se cocha con él.

        • El bloqueo es una falta en ataque clarísima. Defender lo contrario es o no tener ni idea o estar cegado por los colores.

  5. iskander

    Alguien debería regresar a nbamaniacs y dejar de desviar el asunto central del artículo, brillantemente expuesto por el autor y algunos comentarios posteriores; la criminal complicidad entre la industria del deporte y las casas de apuestas. Como si el director del cole deja un azul para los camellos.

  6. iskander

    Un aula, no un azul

  7. por favor… que dejen ya de echarle la culpa a los apostadores online porque ya me esta cabreando el asunto desde hace un par de años… aqui los mayores ladrones y los que tienen mas del 90% de los eventos deportivos comprados son las casas de apuestas que son la verdadera mafia.. sin ir mas lejos,, yo tengo en el telefono movil y en el portatil mas de 1000 pruebas de partidos comprados por las casas de apuestas y aun encima nos quieren hacer gilipollas diciendonos en nuestra cara que son los apostantes los que juegan partidos… y eso a cualquiera con un minimo de inteligencia le revienta de enfado.. el deporte ya nunca va a ser limpio hasta que desaparezcan las casas de apuestas de toda europa…. ¿ como no van a comprar partidos si todas las publicidades de los estadios son de casas de apuestas ? y aun encima despues de cada gol te ponen… patrocinado por bet365 o patrocinado por williamhill… tenemos 3 opciones a escoger para acabar con las casas de apuestas… la primera que es la que llevo haciendo tiempo yo… es ir a la contra en todo.. es decir.. apostar a la estafa o mas sutilmente apostar al no favorito siempre y al empate… de esta manera al tener casi todos comprados a favor del no favorito para estafar a la gente… todos los dias gano una cantidad suculenta de dinero… la siguiente opcion es que todo el mundo deje de apostar para que no obtengan ganancias de sus compras de partidos y tengan perdidas… y la tercera opcion es atarcar a las casas de apuestas mediante las redes sociales subiendo todos los dias los partidos comprados y comentar lo sucio que es el deporte en general para que la gente que aun a dia de hoy no se dio cuenta de lo que hay.. deje de apostar y asi se queden sin apostadores . si por interes quereis visitar una red social del ejemplo que os dije antes… vais a facebook y poneis… Anticorrupcion deportiva ó deporte corrupto apuestas…. gracias

    • Rubém

      Tienes toda la puta razon el arbitro antes de salir al campo ya sabe quien va a ganar y en el transcurso del partido le van diciendo apuestas grandes que hayan hecho para beneficiar siempre a casas de apuestas como por ejemplo los goles -2.5 menos de -3.5 etzz es increible como pueden dejarse marcar los goles o atacar cuando les da la gana para marcar eso no cuestion de que ellos jueguen bien es cuestion de que tengan que jugar bien o no y eso no se puede permitir..

Responder a Rubém Cancelar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.