¿Cuál es el mejor discurso jamás oído en una película?

Publicado por

La situación puede ser desesperada y las probabilidades de victoria nulas, pero entonces alguien toma la palabra, a medida que habla se viene arriba y, junto a él, unos oyentes que asienten con creciente entusiasmo hasta salir de ahí enfervorizados, dispuestos a dejarse la piel en el campo de batalla o en el de juego, que para tales oradores viene a ser lo mismo. Otras veces es un alegato final ante el tribunal, la última clase a unos alumnos o un discurso a la nación en un momento crítico en el que se busca despertar conciencias, siempre apelando a los más elevados principios por los que deberíamos regir nuestras vidas. Tampoco faltan momentos de intimidad en los que se afronta la muerte, se narran los recuerdos más vívidos o se desvelan las verdades más crudas. Pero en todos los casos se trata de grandes escenas de la historia del cine, aquellos monólogos particularmente inspirados que como decía uno nos ponen «los pelos de pie». Así que voten o añadan el que deseen.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)

_____________________________________________________________________

El gran Lebowski

No podíamos comenzar por otro que no fuera Walter Sobchak, que por algo protagoniza también la portada de nuestro próximo número de papel. Funerales y ritos como el de esparcir las cenizas son momentos idóneos para un discurso emotivo y cualquier discurso emotivo es un momento idóneo para recordar a aquellos compañeros que murieron con la cara en el barro en Vietnam.

_____________________________________________________________________

Tiburón

Walter Sobchak es un personaje de ficción con el que los hermanos Coen rindieron un particular homenaje a su amigo el guionista y director John Millius, que también mantiene amistad con Steven Spielberg desde que eran estudiantes. Este creía que faltaba algún diálogo con garra en la película que le lanzaría definitivamente a lo más alto, así que le pidió ayuda y Millius, de forma bastante improvisada, le transcribió por teléfono varias páginas de un monólogo. Robert Shaw las resumió y junto a su magnífica interpretación dio lugar uno de los mejores momentos de Tiburón.

_____________________________________________________________________

Glengarry Glen Ross

La obra teatral que aquí se adapta fue escrita por un autor de la talla de David Mamet y obtuvo un Premio Pulitzer. En ella se mostraba una sociedad capitalista en la que no hay compasión para los perdedores y el dinero mide el valor de cada persona. Este discurso, escrito como una sátira con ánimo de denuncia, curiosamente se ha convertido con el tiempo en un modelo a seguir para esa fauna tan peculiar —y aparentemente sin el menor sentido del ridículo— cuya realidad supera la ficción.

_____________________________________________________________________

El lobo de Wall Street

Si Wall Street fue un retrato de la sociedad de los ochenta, especialmente con aquella célebre reivindicación de la ambición por parte de Gordon Gekko, unos años después llegaría Martin Scorsese para ofrecernos una versión actualizada y en tono de comedia.

_____________________________________________________________________

El discurso del rey

Esta película, que ganó los cuatro Óscar más importantes, centra su narración en los problemas de habla y el esfuerzo por superarlos de Jorge VI, culminando en la solemne declaración radiofónica de la Segunda Guerra Mundial el 3 de septiembre de 1939. Este fue el discurso real y se intuye también en él la enorme tensión a la que estaba sujeto.

_____________________________________________________________________

Esta tierra es mía

Una vez declarada la guerra llegaría la fulminante ocupación de Europa por el Tercer Reich, asunto que abordó Jean Renoir en esta película que tiene el valor destacable de haber sido rodada en 1943, mientras sucedían los hechos. También es digna de mención esta otra escena de Charles Laughton.

_____________________________________________________________________

Pulp Fiction

Aunque el pasaje de Ezequiel 25:17 no contiene exactamente esas palabras, Tarantino supo captar el estilo y la fuerza poética de la Biblia. En esta escena final Jules Winnfield, además de recitarlo, le atribuye una interpretación ante la mirada atónita de Ringo, que ha madurado veinte años de golpe.

_____________________________________________________________________

Algunos hombres buenos

A menudo los discursos de gran carga dramática de las películas suelen aludir a la esperanza, al sentimiento de grupo y a elevados ideales más fáciles de nombrar que de poner en práctica. Así que de vez en cuando se echa de menos alguno con cierta carga de cinismo y crudeza, uno que en vez de al optimismo de la voluntad se dirija al pesimismo de la inteligencia. Aquí llega entonces el coronel Nathan R. Jessep para que nos dejemos de milongas mientras nos explica cómo funcionan las cosas.

_____________________________________________________________________

El señor de la guerra

Algo similar puede decirse de este otro, en el que Nicolas Cage se muestra sorprendentemente contenido. La música de Antonio Pinto refuerza ese tono de amargo desengaño con el que relata cómo es la realidad de su mundo, que es también el nuestro.

_____________________________________________________________________

Team America

La lección sobre el funcionamiento del mundo no puede concluir sin aprender a distinguir entre capullos, zorras y mariconas, así como las enrevesadas relaciones entre ellos.

_____________________________________________________________________

Blade Runner

Qué manera de despedirse del mundo la de Roy, no importa cuántas veces vea uno la escena. El guion original contenía una descripción más detallada de sus aventuras espaciales, lo que no convencía a Rutger Hauer al contrastar con el tono sobrio y realista de la película. Así que lo abrevió y añadió aquello de «todos esos recuerdos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia», ganado considerablemente con el cambio. Pero de ese monólogo y de la película en general ya hablamos con más detalle en este artículo.

_____________________________________________________________________

El séptimo sello

Formalmente estamos aquí ante un diálogo, pero la Muerte, en su papel de falso confesor, apenas da réplica a las atormentadas reflexiones del protagonista acerca de Dios, el sentido de la vida y la inmortalidad. El film de Bergman tiene otros muchos momentos destacables, como este otro en sintonía con la anterior, que nos habla sobre esos recuerdos que tanto apreciamos en vida pero que inevitablemente se perderán con la muerte, pues por lo visto ese último viaje admite menos equipaje que una aerolínea low-cost.

_____________________________________________________________________

Hanna y sus hermanas

Woody Allen, el mayor admirador del cineasta sueco, también ha sido muy dado a introducir en su obra reflexiones filosóficas sobre el sentido de la vida, como en el fragmento que vemos arriba.

_____________________________________________________________________

Un domingo cualquiera

Uno puede ponerse a ver una película estadounidense sobre cualquiera de sus gestas deportivas y en cierto momento, ante tanto énfasis y grandilocuencia, enarcar una ceja con escepticismo… ¡Alto ahí! No estamos ante una licencia narrativa para darle dramatismo, no, es que realmente los americanos viven el deporte con semejante intensidad, lo cual tiene su encanto. Aquí tienen un ejemplo, aquí otro y por acá este otro. De manera que partiendo de esa realidad ya podemos creernos lo que vemos en Hoosiers o en la apasionada soflama que tenemos sobre estas líneas a cargo de Al Pacino.

_____________________________________________________________________

Enrique V

Escuchando los discursos de nuestros representantes políticos uno llega a pensar que Shakespeare sigue vivo en espíritu y les susurra al oído las palabras. La verdad es que tenía tan buen oído para los monólogos que si incluyéramos todos los suyos que merecen estar dejábamos sin opciones al resto, y no es cuestión. Así que nos quedaremos con este que atribuyó a Enrique V en los momentos previos a la batalla de Agincourt. No puede ser más épico en su apelación a la gloria inmortal, a la hermandad entre compañeros de lucha y al esfuerzo de la voluntad que va más allá de lo posible. Toda arenga posterior parece ya solo un sucedáneo en comparación, aunque merece la pena mencionar las de Braveheart, Master & Commander y la de Aragorn

_____________________________________________________________________

Bienvenido, Mister Marshall

Concluimos con el discurso de otro líder capaz de inspirar a las masas con su elocuencia. Aunque le cuesta arrancar, va sobrado de actitud y no es difícil imaginárselo no ya en el balcón del ayuntamiento de Villar del Río, sino arengando a sus tropas en Stirling, Agincourt o la mismísima Puerta Negra de Mordor.

_____________________________________________________________________

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

116 Comentarios

        • Hay que cuidar esa comprensión lectora. Me refería a la ironía de que el mejor «discurso» (y por tanto, «hablado») fuera expresado por «El Más Grande del Cine Mudo», es decir, Chaplin (cierto es que tanta explicación para el acuario de besugos le hace perder la gracia). Además creo, opino, e insisto, que es uno de los cinco grandes del cine hasta el día de hoy. Lástima que la mudez y el B/N lo alejen tristemente, no sólo de los millenials, sino de gran parte de nuestros contemporáneos.

      • Porque no la ha visto, esa es la razón. Aún se me pone el vello de punta recordando a la gente en pie aplaudiendo al terminar de la película.

    • ¿Es que Julio César de Joseph L. Mankiewicz no la ha visto nadie? Seguro que no, de lo contrario resulta imposible que no se mencione siquiera. Por supuesto el discurso de Marco Antonio (Marlon Brando) es en sí mismo una magistral en su aspecto interpretativo y narrativo.

      • Romanos… ¡Romanos!
        Es que es de Shakespeare y ya ha dicho el autor que si incluyéramos todos los monólogos del inglés, no habría espacio para los demás.

  1. ¿Dónde está Rocky dando una lección a su hijo en Rocky VI? Y sí, que falte el final de El Gran Dictador es un delito

  2. De Woody Allen prefiero el discurso-reflexión final de Delitos y Faltas, narrado por el filósofo optimista (cuya nota antológica nota de suicidio fue «He salido por la ventana»).

  3. Tiene narices que en una lista en la que se supone que hay que elegir el mejor discurso de la historia del cine no aparezca el mejor discurso de la historia de cine: El de Charles Chaplin al final de «El Gran Dictador».

  4. Pues uno de los mejores os lo habéis saltado. El monólogo del final de «Pactar con el diablo» También de Pachino.

  5. Dos graves errores. No incluir el discurso final de El gran dictador y el más morrocotudo, no incluir las versiones originales, en todos y cada uno de los discursos ya que, para que este sea bueno no solo importa lo que se dice, si no como se dice.
    De hecho, casi nunca se doblan las canciones, por algo debe ser.

    • No se doblan las canciones porque cuesta más trabajo. No sólo hay que adaptar el texto traducido para sincronizarlo con los movimientos labiales, sino también debe adaptarse al ritmo de los versos, hacer que rime, y que los dobladores no desafinen.

    • El problema de fondo es cómo valorar una parte del filme que es esencialmente texto. Texto interpretado, pero texto al fin.

  6. Por supuesto, es el discurso de Marco Antonio en el Julio César de Mankiewicz. Supongo que el autor del artículo ha hecho la selección en clave humorística, porque discurso no significa línea de diálogo larga.

    • Me encanta que te encante. Eres un buen tipo, humilde de corazón. Y nos encanta a todos saber que te encanta. Ahora somos más humanos y más humildes. Tu opinión me ha abierto la mente hacia nuevos espacios de las cavernas cerebrales. Eres un guía. Un chamán. Un sherpa. Gracias.

  7. Este de Gladiator tampoco está mal. Cuando el emperador le pide que se descubra y diga su hombre, Maximus responde:

    My name is Maximus Decimus Meridius, commander of the Armies of the North, General of the Felix Legions, loyal servant to the true emperor, Marcus Aurelius. Father to a murdered son, husband to a murdered wife. And I will have my vengeance, in this life or the next.

  8. El de «Esencia de mujer» en el juicio también se echa en falta. O el de «Trainspotting» del principio. O el de «En busca de la felicidad» de Will Smith al hijo. La verdad es que hay muchos y muy buenos. El de Spencer Tracy al final de «Adivina quien viene a cenar esta noche» también es dios. No sé la de veces que lo he visto sabiendo que no es sólo una escena de cine sino una declaración de amor a Katharine Hepburn

    • Esa no la he visto en inglés, pero no me extraña. Eastwood será una fuerza de la naturaleza e interpretará a cabrones sagaces, deslenguados, sarcásticos y expeditivos, pero, con esa voz, da la impresión un poco alarmante de que está siendo poseído por Woody Allen. Es de los pocos que ganan con el doblaje (por lo menos aquí).

  9. Echo de menos el discurso de Marco Antonio (Marlon Brando) en el Foro de Roma tras la muerte de Julio Cesar en la película de Joseph L. Mankiewicz

  10. Iba a decir el gran discurso de Aragón en el retorno del rey, pero sin duda el gran dictador se lleva la palma.

  11. Falta el discurso de Trumbo. La película no pasa de telefilm pero el discurso final que pronuncia Bryan Cranston es impresionante.

  12. En mi opinion no puede faltar el monologo de Ned Beatty en «Network» de 1976. Lo oigo y me parece todavia actual…

  13. He sido poco original: he votado por Bladerunner.
    Desde luego faltan el de El Gran Dictador y el de Julio César (quiero decir, Marlon Brando en la película de Manckiewicz).
    Pero de completa actualidad es el discurso-discusión en La Caída del Imperio Romano (Stephen Boyd, James Mason y los demás). En 1964 decían: ‘hay millones de seres humanos que esperan en nuestras puertas, abridlas antes de que las derriben…’

  14. Además de las ausencias incomprensibles, echo de menos que los videos estén en versión original. Casi me da un pasmo al escuchar a Roy hablando en español :s

  15. Quien haya tenido la suerte de ver «El Gran Dictador» y «Su Excelencia» no puede entender como estos «MEMORABLES» discursos ni se mencionan en el listado ????.

    ¡¡¡¡ IMCOMPRENSIBLE !!!!

  16. You have meddled with the Primal Forces of Nature, Mr. Bilbao, and I won’t have it!

    Una lista de speeches que no mencione Network pero si Team America no merece ser tomada en serio.

  17. Y Braveheart? en serio no está entre los mejores? Sino está el discurso de William Wallace me paso esta lista por cierto sitio.

  18. «Veo en vuestra mirada el miedo que encogería mi corazón. Pudiera llegar el día en que el valor de los hombres decayera, en que olvidáramos a nuestros compañeros y se rompieran los lazos de nuestra comunidad; pero hoy no es ese día. En que una horda de lobos y escudos rotos rubricaran la consumación de la Edad de los Hombres. ¡Pero hoy no es ese día! ¡En este día lucharemos! ¡Por todo aquello que vuestro corazón ama de esta buena tierra, os llamo a luchar! ¡Hombres del Oeste! ¡Por Frodo!»

    Aragorn, El Retorno Del Rey.

  19. (Los soldados escoceses se encuentran preparados en el campo de batalla, asustados por la multitud del ejercito británico)
    -Soldado 1: Son muchos. Yo no lucharé para que esos tengan mas tierras y ser su esclavo.
    -Soldado 2: Yo tampoco. (levantando la voz) Escuchad, no pienso morir por esos bastardos. ¡Vámonos!
    (Empieza la deserción)
    Lochlan: ¡Alto, alto, no huyáis!. Debéis esperar a que negociemos.
    (En ese momento llega William Wallace y los suyos a caballo. Llevan la cara pintada de azul, según la tradición. Otros hombres a pie llevan unos grandes bultos al hombro.)
    -Soldado 1: Es William Wallace.
    -Soldado 2: No puede ser. Es muy bajo.
    (William Wallace y los suyos se acercan donde están los nobles escoceses.)
    -Stephen: El Todopoderoso me dice que será una gran batalla. Ha congregado a los más distinguidos.
    -Lochlan: ¿Y vuestro saludo?
    -William: Por presentaros en el campo de batalla, os doy las gracias.
    -Lochlan: Este es nuestro ejército. Para uniros, rendid pleitesía.
    -William: Yo rindo pleitesía a Escocia. Y si este es vuestro ejército, ¿por qué está huyendo?
    -Soldado 2: No hemos venido aquí para luchar por ellos.
    -Soldado 1: ¡Vámonos! Los ingleses son demasiados.
    -William: Hijos de Escocia, yo soy William Wallace
    -Soldado 1: William Wallace mide más de dos metros.
    -William: Si, eso dicen. Y mata hombres a cientos. Y si estuviese aquí, acabaría con los ingleses echando fuego por los ojos… y también rayos por el culo. ¡Yo soy William Wallace! Y estoy viendo a un ejército de paisanos míos, aquí reunidos contra la tiranía. Habéis venido a luchar como hombres libres. ¡Y hombres libres sois!. ¿Qué haríais sin libertad? ¿Lucharéis?
    -Multitud: No, no.
    -Soldado 2: ¿Contra eso? no. Huiremos y viviremos.
    -William: Luchad y puede que muráis. Huid y viviréis. Un tiempo al menos. Y al morir en vuestro lecho de muerte, dentro de muchos años, ¿no estaréis dispuestos a cambiar todos los días desde hoy hasta entonces, por una oportunidad, solo una oportunidad de volver aquí a matar a nuestros enemigos? Pueden que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán ¡¡la libertad!!.

    Braveheart

  20. “Mi nombre es Máximo Décimo Meridio, comandante de los ejércitos del Norte, general de las legiones medias, fiel servidor del verdadero emperador, Marco Aurelio, padre de un hijo asesinado, marido de una mujer asesinada y alcanzaré mi venganza, en esta vida o en la otra.” Russell Crow, Gladiator

  21. Lebowski, Algunos hombres buenos, Blade Runner… Para mí lo difícil es que hay casi tantos como grandes películas de juicios, de cine negro y de cualquier otro género que contengan uno; si la película es buena, el monólogo suele ser apoteósico. Imposible recordar tantos después de algunos años sin verlos. Uno de los nuestros («éramos como estrellas de cine peligrosas») o el de El indomable Will Hunting, y uno de Paul Newman que casi no recuerdo. Entre los últimos que me gustaron, el de Jeff Daniels en The Newsroom (https://www.youtube.com/watch?v=RyzDRc34l2g). Y hay parrafadas memorables, algunas cómicas (Mi primo Vinny, El abogado más chalado del juzgado). Me habéis entretenido: ¡muchas gracias!

  22. Buen post, pero para mi gusto hay tres indispensables:

    -Charlot en ‘El gran dictador’
    -Pacino en ‘Esencia de mujer’
    -James Stewart en ‘Caballero sin espada’ (Título original Mr. Smith Goes to Washington).

  23. Nada nuevo: Blade Runner el mejor, y el doblaje al español lo peor. Yo entiendo que hace tiempo había mucha gente que no sabía leer, pero en el 2016… Y en Jot Down… Delito imprescriptible y no excarcelable

  24. Habéis perpetrado un atropello con esta encuesta.¿Estamos locos o qué? ¿Ha sido diagnosticada ya con amnesia la persona que confeccionó esta lista o qué demonios pasa aquí? Si hay un discurso motivador en la historia del cine, ése es sin ningún género de dudas el de Frank Slade en «Esencia de mujer». Cuando Al Pacino dice que «el alma del muchacho está intacta», en ese momento no hay posible apelación; el Universo ha sido creado, el Big Bang ha tenido lugar; ya está todo dicho; sólo queda vivir… Rectificad esta lista si queréis seguir respirando. Primer aviso.

  25. Yo añadiría dos. El primero el famoso discurso de Gordon Gecko en Wall Street «La codicia es buena» y el segundo el de Forrest Gump en el Lincoln Memorial xDDD »

    – Y eso es todo lo que puedo decir sobre la guerra de Vietnaammm-.
    – Tío, has estado cojonudo…

  26. Parabéns pola escolma que facedes. Se me permitides, eu incluiría o extraordinario diálogo na azotea entre Antonio Dechent e Eduard Fernández en Smoking room. E tamén o de Dennis Hopper e Christopher Walken en Amor a quemarropa. Unha aperta

  27. ¿Habrá por aquí algún buen samaritano que confeccione una lista de comedias-comedias (quiero decir, que no se las cuele en el género por pura generosidad) para un maratón de fin de semana? ¿Haylo?

  28. Will MacAvoy en los primeros 10 minutos Temporada 1 Capítulo 1 (titulado Decidimos hacerlo) de The news room es sencillamente brutal; deja de mirarse el ombligo y nos muestra que el sueño, ya no es tal…teneis que verlo, se que no es un film, es una serie de televisión, pero sencillamente creo que fué en mi opinion cine para televisión.

    • También me parece espectacular, y todo el desarrollo que lleva al discurso es realmente cinematográfico, calculado, intrigante, bien filmado… y uno va y pica porque no puede evitarlo.
      No veo por aquí muchos comentarios entre los comentaristas, así que espero no estar faltando a la etiqueta. Un saludo.

  29. «Los Profesionales» de Richard Brooks

    Jesús Raza: La Revolución is like a great love affair. In the beginning, she is a goddess. A holy cause. But… every love affair has a terrible enemy: time. We see her as she is. La Revolución is not a goddess but a whore. She was never pure, never saintly, never perfect. And we run away, find another lover, another cause. Quick, sordid affairs. Lust, but no love. Passion, but no compassion. Without love, without a cause, we are… nothing! We stay because we believe. We leave because we are disillusioned. We come back because we are lost. We die because we are committed

  30. El discurso final de Octavio Augusto, en la Cleopatra de Mankiewicz.Cada vez que veo esa obra maestra, quedo prendado de la oratoria de Rudy McDowall…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.