¿Cuál es la mejor película sobre Sherlock Holmes?

Publicado por

Hacía años que no lográbamos ver semejante unanimidad ante la considerada por la crítica estadounidense como peor película del año: «dolorosamente incómoda», «falta de gracia abismal», «perturbadoramente carente de gracia», «devastadoramente falta de gracia», «tan dolorosamente carente de gracia que no estamos seguros de si legalmente puede llamarse comedia»… Se trata de Holmes y Watson y se estrenará en nuestros cines el próximo viernes, para aquellos incautos que se acercan a la cartelera sin ser conscientes de que en estos tiempos es como un campo minado o, incluso, por si algún valiente quisiera comprobar de primera mano que dichas descripciones efectivamente son ajustadas. Avisados quedan. Por otra parte, no es de extrañar por pura estadística que pueda colarse algún bodrio infernal en la inconmensurable lista de adaptaciones a la pantalla con las que ha contado el habitante de 221B Baker Street: más de doscientas a cargo de unos setenta actores (y actrices).

La cosa empezó muy pronto, ya en el año 1900, con este corto de vanguardistas efectos especiales, para luego continuar bien tomando como referencia alguna de las cuatro novelas y cincuenta y seis relatos que componen el canon o entrando en terrenos de mayor audacia como en Sherlock Holmes vs. Frankenstein, Sherlock Holmes y el Hombre Lobo, Sherlock Gnomes y hasta un Holmes & Watson Madrid Days a cargo de Garci que, por decirlo suavemente, no está entre lo mejor que ha rodado. ¿Qué es lo que tiene este personaje para ser tan frecuentado? Para empezar la época y lugar donde se sitúa resultan extraordinariamente fotogénicos y sugerentes. El Londres victoriano —y en menor medida eduardiano—  representa en el imaginario anglosajón del que bebe Hollywood el centro mismo de la civilización y, al mismo tiempo, un entorno urbano extraño y hostil. Entre damas y caballeros de modales refinados, cocheros, deshollinadores, bobbies y prostitutas irrumpe de improviso entre la niebla el crimen más aberrante, con Jack el Destripador como figura icónica. Es entonces cuando llegan nuestro héroe y su ayudante para restablecer el orden en el caos con su método empírico y su lógica inapelable. Acostumbrados a oír las ocurrencias de políticos y tertulianos, de repente nos encontramos con alguien que observa lo que tiene ante sus ojos y es capaz de extraer a partir de ahí conclusiones racionales, cómo no rendirse ante semejante espectáculo.

Sherlock tiene además sus manías y fetiches, una identidad que lo hace único: detectives hay muchos pero solo él fuma en pipa, toca el violín, practica la esgrima, el boxeo y el baritsu, es un maestro del disfraz, toma cocaína y dice «elemental, querido Watson». Solo falta añadir a la fórmula el rostro de algunos de los actores más carismáticos que ha dado el cine y ya lo tenemos, no habrá bodrio actual que logre estropearnos el buen recuerdo de tiempos anteriores. Así que en recordar algunas de esas buenas películas nos centraremos a continuación, voten su favorita o añádanla en los comentarios.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)


Vestida para matar

Imagen de Universal Pictures

Basil Rathbone es el actor que más veces ha interpretado en cine a este personaje, nada menos que en catorce ocasiones. Esta fue la última, en 1946, y a juicio de algunos la mejor. El guion, en torno a unas joyas ocultas en unas cajas de música que son subastadas, combina varias historias de las escritas por Conan Coyle y dado que perdió sus derechos de autor puede verse aquí.


El perro de Baskerville

Imagen de Hammer Productions

Ya hablamos en su día de la productora Hammer, de lo mucho que aportaron al género de terror y fantasía creando todo un estilo: escandaloso en momento, entrañable visto hoy en día y sin duda enormemente influyente en el cine posterior. Los decorados solían ser los mismos una producción tras otra, igual que el equipo técnico y el reparto, en el que destacaron Peter Cushing y Christopher Lee. Esta vez fue el primero el encargado de interpretar al detective, en una cinta que iba a ser la primera de una saga dedicada a él que no fructificó debido al tibio resultado en taquilla.


El collar de la muerte  

Imagen de Criterion Productions

Pero tres años después, otra vez bajo la dirección de Terence Fisher, Lee pudo lograr el papel que más adelante repetiría en producciones televisivas como Sherlock Holmes y la prima donna. Las disputas con los productores afectaron a una película que en ciertas escenas resulta involuntariamente cómica, aunque merece la pena destacar en ella la rivalidad con el archienemigo Moriarty, aquel genio de las matemáticas que lo mismo escribía un tratado sobre el movimiento de los asteroides que organizaba buena parte de los crímenes que tenían lugar en Londres. Esta también ha pasado a ser de dominio público, aquí puede verse.


La vida privada de Sherlock Holmes

Imagen de United Artists

De nuevo se nos cruza por delante Lee aunque esta vez como hermano mayor de Sherlock Holmes. En esta cinta de Billy Wilder tal como insinúa el título—  se profundiza en el aspecto más íntimo del personaje, dando a entender aunque no de forma tan explícita como al director le hubiera gustado su condición homosexual. El resultado final en ese y otros muchos detalles, como el montaje final, no fue como estaba previsto y terminó resultando un fracaso en taquilla. Entre esos contratiempos cabe destacar el hundimiento de la maqueta de Nessie en el lago, donde permaneció oculto hasta 2016, así que todo ese tiempo al menos un monstruo sí que ha habido.


El secreto de la pirámide

Imagen de Amblin Entertainment

En Descifrando Enigma Benedict Cumberbatch hizo del bueno de Alan Turing un Asperger bastante alejado del tipo entrañable y dotado de un gran sentido del humor que era según quienes le trataron. Tal vez porque ya iba lanzado después de haber hecho en televisión varias temporadas del Sherlock más condenadamente huraño y marciano que se haya rodado. En esta película,  que es ya un clásico de los ochenta, el guionista Chris Columbus nos mostró al personaje en su adolescencia en un registro opuesto y el acierto es que no por ello resulta incoherente. Precisamente los errores que le vemos cometer provienen de sus arrebatos emocionales, por lo que intuimos que termina aprendiendo a convertirse en la persona contenida que será en su edad adulta. Aparte de lo mucho que le debe la saga de Harry Potter (de la que el mencionado Columbus es productor y director), merece la pena mencionar que fue la primera cinta que contó con imágenes generadas por ordenador, con ese caballero que sale de una vidriera obra de John Lasseter.


Mr. Holmes

Imagen de See-Saw Films

Aquí lo tenemos esta vez en la tercera edad, cuando un inicio de demencia le hace perder esas facultades mentales tan características del personaje. Quien lo encarna es Ian McKellen y con un papel tan frecuentado no es de extrañar que en sucesivos repartos se acumulen los ex-Sherlocks. Así el citado Cumberbatch fue el Doctor Strange en el universo Marvel, donde a Iron Man lo interpretó quien veremos en la siguiente película de esta lista, Robert Downey, Jr., y por su parte McKellen fue Magneto. Por cierto, si alguien se pregunta quién ganaría en una lucha entre ambos, aquí tiene la respuesta. Otro enfrentamiento que no podemos olvidar fue el del propio McKellen contra Christopher Lee como Gandalf y Saruman respectivamente en El señor de los anillos. Todo queda entre Sherlocks.


Sherlock Holmes

Imagen de Warner Bros

Guy Ritchie no quiso que se mencionase el «elemental, querido Watson» ni aludir a buena parte de los clichés habituales. Buscaba hacer algo original y desde luego el resultado final tiene más que ver con películas de acción y aventuras al estilo de Piratas del Caribe que con cualquiera de las canónicas sobre el personaje. Eso sí, el guion está lleno de guiños a la obra literaria que solo los más aficionados podrán detectar y la trama tiene un ritmo desbordante, al igual que su secuela  Sherlock Holmes: juego de sombras.


Asesinato por decreto

Imagen de CFDC

Como veíamos anteriormente no han faltado crossovers de nuestro protagonista con toda clase de seres imaginarios (eso aceptando que Nessie no sea real) y tampoco con uno de carne y hueso, como fue Jack el Destripador. Curiosamente, pese al interés que mostró en su tiempo Conan Doyle por este caso, al que incluso quiso contribuir ofreciendo posibles explicaciones como que podía ser estadounidense o una mujer, no llegó a incluirlo nunca en ninguna de sus narraciones. Hay incluso quien sostiene que el propio escritor fue el asesino, lo cual explicaría que no quisiera poner a su detective a investigarle, no vaya a ser que lo desenmascarara… En cualquier caso varias películas han puesto a ambos personajes en el mismo universo, como esta en la que vemos a Christopher Plummer interpretar por segunda vez al detective, al que dota de una poco usual calidez humana, que no tiene por qué estar reñida con la inteligencia. También cabe destacar ciertas alusiones oblicuas a cuestiones políticas candentes en la época del rodaje, como el conflicto de Irlanda del Norte.


Elemental, Dr. Freud

Imagen de Universal Pictures

Algo similar ocurría también en este caso. Rodada en 1976, unos años en los que el psicoanálisis tenía un gran predicamento y cuando el pánico moral creado en torno a las drogas ya había tomado forma muy poco antes bajo la administración de Nixon, esta cinta quiso reunir ambos elementos. Así que nos encontramos a un Sherlock desquiciado por su adicción a la cocaína al que llevan mediante engaños a Viena para que sea tratado por el mismo Freud. Claro que una vez allí además de desintoxicarse contribuirá a resolver un crimen. Cabe mencionar también que la película contiene escenas que luego fueron homenajeadas en Trainspotting y que a su vez rinde tributo en un momento muy divertido a aquella mítica escena de Los Hermanos Marx en el Oeste.


El detective y la doctora

Imagen de Universal Pictures

Y hablando de referencias más o menos explícitas, concluimos con una precursora de El silencio de los corderos y El rey pescador, aunque en un tono mucho más benevolente. Joanne Woodward es la doctora Watson, que toma el caso de un George C. Scott encarnando a un chiflado convencido de ser el mismo Sherlock. El título original They Might Be Giants alude claramente al Quijote, del que también hay muchos elementos en esta historia, con ella como una Sancho Panza inicialmente escéptica pero que poco a poco va contagiándose del idealismo de su paciente a medida que lo acompaña por Nueva York desfaciendo entuertos.


ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

10 comentarios

  1. Me quedo con la escena final de ‘un cadáver a los postres’ (murder by death) y su llegada a última hora

  2. Unamico

    Oh, no he visto ninguna.
    Curiosamente la única que he visto sobre Holmes es una de Garci que me pareció infumable.

  3. Las he visto casi todas y me quedo con la magnífica «Asesinato por decreto».Lo tiene todo:excelentes actores(con mención especial a ese maravilloso actor llamado C.Plummer),ambientación,fotografía y
    vestuario perfectos y una muy cuidada dirección de un director que,no no es coña,su más popular película fue «Porkys».Todo un enigma que después de esta fantástica película callera en la más profunda mediocridad artística después.

  4. Viru78

    Falta a mi entender, La pista equivocada, con Michael Caine como Sherlock creado por el doctor Watson, Ben Kingsley verdadera eminencia gris. Y el mejor actor que ha hecho de sherlock, Jeremy Brett en la serie de Granada televisión, aunque algunos capítulos por tiempo podían ser considerados películas. Una maravilla para quien no los haya visto.

  5. josemi

    El «sherlock holmes» de Guy Ritchie fue muy criticado por que eso «no era holmes», es un tio de accion, corre, se pelea. Pero me contó alguien que ha leído los libros de verdad que es algo que sale en los libros, en los libros se mezclan tanto las famosas deducciones intelectuales con temas de acción, lo cual por otra parte es una concesión a un mínimo realismo ya que al fin y al cabo estamos hablando de asesinatos y el mundo del crimen. Sin embargo, el Holmes de las pelis suele ser mas intelectual.

    Yo he llegado a la conclusión de que la gente confunde a Holmes con Poirot, y que espera mas unas peliculas «de tacitas»

    • Kilgore

      Josemi, que no te lo cuente nadie. Lee los libros. No te arrepentirás.

    • Oembuchado

      Josemi: efectivamente, el Holmes de Conan Doyle es, además de un detective súper racional, un hombre de acción, lo que no se refleja mucho en las pelis. Pero la versión de Ritchie tampoco refleja a Holmes por múltiples razones y no creo que le haga justicia.

  6. Irene Adler

    Jeremy Brett En las producciones de Granada. Best Holmes ever.

  7. Oembuchado

    Me quedo con la de Billy Wilder aunque me gustaría saber en qué se basa el autor para afirmar que el director da a entender «aunque no de forma tan explícita como al director le hubiera gustado su condición homosexual [La de Holmes]».

    En realidad ni el Holmes de Conan Doyle tenía nada de homosexual ni tampoco la versión de Wilder, en la que resulta clave para la historia su enamoramiento de la espía. Podrían haberlo hecho homosexual, pero no quisieron, y no hay nada, lo que se dice nada, que apunte que les hubiera gustado que fuera de otra forma. Si algunos lo ven de otra forma, sería bueno que explicaran por qué.

    En realidad, lo que ninguna de esas películas refleja es que Holmes era un hombre joven. Tenía 25 años cuando se va a vivir con Watson, que es algo mayor, al 221B de Baker Street. Y la razón de que compartan piso inicialmente fue que, sencillamente, ninguno podía permitirse independizarse y necesitaban compartir gastos. Cuando finaliza la actividad detectivesca de Holmes era algo mayor: 42 años, pero en ningún caso el hombre maduro que acostumbramos a ver en las pelis.

    Si prescindimos del ambiente victoriano -que es bastante prescindir, lo reconozco-, el producto audiovisual que más justicia le ha hecho es la serie Sherlock protagonizada por Benedict Cumberbatch.

  8. os habéis olvidado de la serie de dibujos animados con un Sherlock perruno! y la de Gene Wilder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.