Estacas, balas de plata, agua bendita… ¿Conoces las reglas para acabar con estos monstruos de Halloween?

Publicado por

Celebra Halloween con nosotros y pon a prueba tus conocimientos respondiendo a estas diez preguntas.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

8 Comentarios

  1. Cuatro sobre diez. En caída libre. Es ofensivo porque no a todos gustan las historias de terror.
    ¿Qué es necesario hacer para liberarse de este nefasto grupo de monjes en clausura y sus intríngulis?
    a)Introducir subrepticiamente muchachas alegres y desinhibidas en mínimos hábitos dentro del perímetro del convento.
    b)Interrumpir el suministro de hierbas alucinógenas y sus sucedáneas.
    c)Interrumpir el suministro de alimentos a base de vegetales y legumbres para obligarlos a comer carnes rojas y derivados (asado, morcilla, chorizos, chinchulines, tripa gorda etc.etc.) con alto porcentaje energético.
    d)A través de un túnel llegar hasta la biblioteca, cargarse sus libros y en el mundo de la gente normal encender una grande fogata.

    • Vaya, ha hecho un test sobre criaturas de terror y no le ha salido bien porque no le gustan las historias de terror. Y se ofende. Bravo.

    • Mire Eduardo. Que me alegro de leer todas esas cosas que nos va contando sobre el amor y el sexo. Aunque a veces no esté yo muy de acuerdo con alguna de ellas. Pero detrás de esa divergencia es donde reside la gracia. Y ahora le digo que habiendo yo acertado, esa es la palabra más precisa, tan solo dos más que usted me han bendecido con un on fire. Creo que no merezco ese trato para tan poca diferencia.
      También le digo lo mucho que me sorprende que haya gente que no sea capaz de entender de qué forma somos capaces de someternos a la experiencia del cuestionario aún sin saber, ni interesarnos, nada de la materia de que se ocupa. Yo como este, he hecho ya varios. Simplemente para darme cuenta de cómo poseemos un conocimiento, inoculado por eso que llamamos entorno y sus múltiples variantes, aún de aquello que, tras un examen honesto, no nos interesa una m.
      Hagan la prueba, señores de Jot Down, de someternos a un cuestionario de personajes casposos de la fauna ibérica y ya verán como no me resisto (nótese aquí como me las doy de cultureta para señalar de forma indirecta que yo el canal de Tele5 lo he borrado de mi parrilla audiovisual).
      Y ahora sin más, me limito a decirle que yo me quedo con la respuesta a) a su pregunta de los monjes en clausura. Quizá porque he visto la imagen de esos monjes corriendo con sus hábitos a cuestas tras esas muchachas y me ha parecido más plausible que las que se me sugerían con el resto de las respuestas. Y porque quemar libros pues está mal. Aunque sean de monjes.
      Y dígame entonces si he acertado y cuál el calificativo que me merezco aunque esto sea un todo o nada.
      Le mando un afectuoso saludo.

  2. Es solo literatura, estimado cud:sdhu, en este caso mínima literatura, hasta en lo aparentemente ofensivo. No me pierdo un sola fatiga de estao, o estaos muchachaos que me divierten asaz con sus ocurrentes consideraciones finales y los consejos que dan y que, desde la primera vez que los leí, continúo a preguntarme por el tiempo que perderan para descubrir esas palabras que seguramente también ellaos desconocen y por las cuales les agradezco.

  3. Qué tendrá que ver una mínima parodia de la literatura con el placebo del amor, en este caso, supongo, del sexo. Por estadísticas fidedignas sabemos que el noventa y nueve por ciento de la población mundial tuvo, tiene y tendrá une novie o figuras parecidas, ergo, les autores de los comentarios anteriores, incluso el de quien escribe entran en esa categoría, pero la mía, con la cual mantengo un epistolario platónico, proficuo y luminoso se desombliga de la risa. Gracias por los mismos. Esto también es un mínimo fato literario, único reflejo más o menos duradero de nuestro paso por este buen e ingenuo planeta y los venideros que colonizaremos, esperando que les humanes que vendrán lo lleven a cabo siendo menos animales, o sea, prescindiendo del sexo, no del amor.

  4. Estimado blun… por la claridad de su exposición y el humor que trasuda, merece usted admiración. La respuesta correcta se encuentra dentro del posterior intento de poesía. Por supuesto que tampoco yo quemaría libros, aunque fueran de monjes. La “a” y la “b” tendrían que ser incompatibles con la vida dedicada al trabajo, a la meditación, a la contemplación y a la pureza del cuerpo, pues es muy probable que haya trasgresiones que, por cierto, se diluirán en la fría y húmeda oscuridad del convento y en los votos de silencio. Un abrazo.
    Es que me los imagino tan macilentos,
    encavados los ojos, gravosa la joroba,
    pálidos, sin mecanismos de la vanidad
    que les marque las horas fugaces. Único
    lujo mundano el devenir de la arena en
    antiguas ampollas, obsequiosos de frente
    al atril con sus libros que de a poco los van
    dejando sin sangre, sin alma, sin fuerzas
    pero que gozan en secreto y de manera
    perversa con la ignorancia de los demás.

  5. Gracias por los versos. Le ruego siga conservando las ganas de continuar en la creación poética. Ya le digo que con esta poesía me siento debidamente recompensado en mi osadía de presentar una respuesta a su dilema. Dios le guarde a usted muchos años. Con o sin monjes, como usted quiera.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.