Sociedad Humor

Disruptores de mundos previsibles: Jesucristo, el Mulo y Alvise Pérez

themule
Representación de El Mulo en el mod The Mule del juego Crusader Kings II

En la vasta narrativa de la historia religiosa, la ciencia ficción y la política contemporánea, surgen figuras que desafían las expectativas y los planes preestablecidos, introduciendo una dosis de imprevisibilidad que altera el curso de los acontecimientos. Jesucristo, una figura central en la historia religiosa, El Mulo en la serie de la Fundación de Isaac Asimov, y Alvise Pérez en la política española, representan fuerzas disruptivas que ponen a prueba los sistemas establecidos. Estos personajes demuestran que el poder de un solo individuo puede causar un impacto significativo en el orden predeterminado. Estudios académicos sobre el uso de lenguajes persuasivos, como los de Aristóteles en su Retórica o Kenneth Burke en A Rhetoric of Motives, destacan cómo la capacidad de influir emocional y racionalmente en las masas puede reconfigurar estructuras sociales y políticas. Estos personajes utilizan estrategias retóricas para desafiar y modificar las percepciones y comportamientos colectivos, ejemplificando la teoría de la acción comunicativa de Jürgen Habermas, que subraya la importancia del discurso en la transformación de la sociedad.

Giorgio Nardone, reconocido por su trabajo en la terapia breve estratégica, también ofrece una perspectiva relevante sobre la influencia y la persuasión. En sus estudios, Nardone explora cómo el uso estratégico del lenguaje puede producir cambios significativos en el comportamiento y las percepciones de las personas. Su enfoque se centra en la identificación y modificación de patrones de comunicación disfuncionales, lo que conecta con la forma en que figuras como Jesucristo, El Mulo y Alvise Pérez utilizan sus habilidades persuasivas para desafiar y transformar el statu quo. La investigación de Nardone, especialmente en su obra La intervención estratégica en los trastornos fóbico-obsesivos, revela cómo los mensajes bien construidos y estratégicamente entregados pueden llevar a cambios profundos en las creencias y comportamientos individuales y colectivos. Esto se alinea con las tácticas empleadas por nuestros tres disruptores, quienes, a través de su dominio del lenguaje y la persuasión , lograron reconfigurar el panorama social y político de sus respectivos contextos.

Jesucristo: el disruptor divino

Comencemos con Jesucristo, una figura cuya influencia ha perdurado a lo largo de los siglos y cuya irrupción en la historia humana puede considerarse el disruptor por excelencia. Nacido en una modesta aldea, sin ningún poder político o militar, Jesús logró desafiar al Imperio Romano y alterar el curso de la historia con su mensaje de amor y redención. Jesús no necesitó de poderes mutantes ni de telegram para difundir su mensaje. Su poder radicaba en su capacidad para conectar emocionalmente con las personas y en su habilidad para desafiar las normas sociales y religiosas de su tiempo. A pesar de ser un carpintero de Nazaret, su influencia creció exponencialmente, atrayendo tanto seguidores como detractores, y su crucifixión se convirtió en el catalizador de una de las religiones más grandes del mundo.

La historia de Jesús se desarrolla en un contexto de dominación romana y de estrictas jerarquías religiosas judías. A través de sus parábolas y sermones, Jesús cuestionó las prácticas religiosas hipócritas y abogó por un retorno a la espiritualidad auténtica y al amor al prójimo. Sus milagros y su vida sencilla, dedicada a ayudar a los marginados y a los enfermos, consolidaron su fama y su seguimiento. Este enfoque directo y personal hacia la religión y la ética le permitió conectar con una amplia gama de personas, desde pescadores hasta recaudadores de impuestos y mujeres, quienes se convirtieron en sus discípulos. El impacto de su crucifixión y posterior resurrección, según sus seguidores, no solo consolidó su mensaje, sino que también dio inicio a una nueva era de expansión religiosa que desafiaría al Imperio Romano mismo. Sus enseñanzas fueron recopiladas y difundidas por sus apóstoles y por generaciones sucesivas de cristianos, quienes enfrentaron persecuciones pero también lograron establecer una presencia significativa en el Imperio.

La transformación del cristianismo de una pequeña secta judía a una religión dominante en el Imperio Romano es testimonio del poder disruptivo de Jesús. Con el tiempo, su mensaje de amor, perdón y redención fue institucionalizado, influyendo en la creación de leyes, en la moral pública y en la estructura misma de la civilización occidental. Además de su impacto religioso, las enseñanzas de Jesús también tuvieron profundas implicaciones sociales. Defendió la dignidad humana y la igualdad ante Dios, conceptos radicales en una sociedad estratificada. Esta visión igualitaria desafió las normas sociales de su tiempo y estableció una base moral que ha sido invocada en movimientos de justicia social a lo largo de la historia, desde la abolición de la esclavitud hasta los derechos civiles. El legado de Jesús continúa siendo una fuerza poderosa en la cultura global. Sus enseñanzas han sido interpretadas y re-interpretadas a lo largo de los siglos, adaptándose a diferentes contextos culturales y sociales, pero siempre manteniendo el núcleo de su mensaje de amor y redención. Su influencia se extiende más allá de la religión, impactando en la literatura, el arte, la música y la filosofía.

La psicohistoria y la política tradicional: de Hari Seldon a los partidos españoles

La psicohistoria, como concepto central en la saga de la Fundación, es una ciencia que predice el comportamiento de grandes masas humanas, confiando en que las acciones individuales se diluyen en el conjunto. De manera similar, la política tradicional se basa en estructuras y normas que suponen un grado de previsibilidad y control sobre el comportamiento de los votantes y los actores políticos. En España, los partidos políticos y sus estrategias se desarrollan en función de encuestas, estudios de opinión y tendencias históricas. El sistema espera cierta estabilidad y continuidad en las conductas políticas, confiando en la previsibilidad de los actores tradicionales y los bloques de votantes. Es como si Hari Seldon hubiera dejado un manual de instrucciones a seguir: no te salgas del guion y todo irá bien. Pero, ¿qué ocurre cuando alguien decide reescribir la obra?

Magnífico Gigánticus, conocido como El Mulo, con su capacidad única de manipular las emociones humanas, introduce una variable que desafía los cálculos precisos de la psicohistoria. Su poder radica en su habilidad para alterar el estado emocional de las personas, llevando a decisiones y comportamientos impredecibles que desestabilizan el orden establecido. En un universo donde todo estaba calculado al milímetro, la llegada de un mutante capaz de hacer sentir amor o miedo a su antojo era, por decirlo suavemente, un giro inesperado de los acontecimientos. Descrito como un ser físicamente débil y emocionalmente perturbado, El Mulo no representa la clásica figura de un conquistador. Sin embargo, su genio estratégico y su poder de manipulación emocional lo convierten en una amenaza formidable. Es la viva encarnación de la ironía: un personaje que, a pesar de su apariencia insignificante, logra desafiar y casi destruir el legado de Hari Seldon.

Alvise Pérez: el manipulador de la opinión pública

De manera análoga, Alvise Pérez irrumpió en la escena política española como una figura controvertida y polarizadora. Utilizando plataformas digitales y redes sociales, Pérez ha influido en la opinión pública de formas inesperadas, difundiendo información que a menudo se desvía de los canales oficiales y de los discursos de los partidos tradicionales. Su capacidad para captar la atención y movilizar a sectores específicos de la población introduce una dimensión de imprevisibilidad en el panorama político español. En un contexto donde los partidos políticos y los medios de comunicación creen tener el control de la narrativa, Alvise surge como un factor disruptivo que pone en jaque estas estructuras. Su uso de las redes sociales para difundir mensajes directos y controvertidos lo convierte en una especie de Mulo moderno, capaz de manipular las emociones de sus seguidores y desestabilizar el sistema político tradicional.

Los ataques que recibe Alvise Pérez, frecuentemente intensos y vehementes, por parte de todos los medios «serios» contrastan notablemente con un discurso que, a los ojos de muchos, parece absolutamente sensato y racional. Esta dicotomía entre la agresividad de las críticas y la aparente lógica de sus argumentos no solo refuerza la percepción de que Alvise es una víctima injustamente atacada, sino que también fortalece su credibilidad entre sus seguidores. Según Giorgio Nardone, en su estudio sobre la persuasión y la influencia, este fenómeno es conocido como «efecto bumerán», donde los ataques excesivos y desproporcionados pueden aumentar la simpatía y el apoyo hacia la persona atacada. Al presentarse como una voz de razón rodeada de hostilidad, Alvise atrae a aquellos que valoran la sensatez y la justicia, incrementando su base de seguidores que se identifican con su causa y su visión del mundo.

El desafío al orden establecido: un denominador común

Jesucristo, El Mulo y Alvise Pérez comparten el denominador común de desafiar el orden establecido. En la Fundación, El Mulo pone en jaque el meticuloso plan de Hari Seldon, demostrando que las excepciones y las anomalías pueden alterar el destino de la humanidad. En la política española, Pérez cuestiona la capacidad de los partidos tradicionales para controlar la narrativa y mantener la cohesión entre sus bases de apoyo. Y en la historia religiosa, Jesucristo desafió las estructuras de poder religioso y político de su época, ofreciendo una nueva forma de entender la espiritualidad y la humanidad. Estos tres personajes nos recuerdan que los sistemas más complejos y bien planificados siempre son vulnerables a la irrupción de individuos excepcionales. Las estructuras de poder, ya sean galácticas, políticas o religiosas, deben adaptarse y evolucionar ante la presencia de estas figuras disruptivas, o arriesgarse a ser completamente desestabilizadas.

La presencia de figuras como Jesucristo, El Mulo y Alvise Pérez subraya la importancia de la adaptabilidad y la vigilancia en sistemas que se perciben como estables y previsibles. En la saga de la Fundación, la Segunda Fundación se encarga de monitorear y ajustar el Plan de Seldon para mitigar los efectos de anomalías como El Mulo. En la política moderna, los partidos y los analistas deben reconocer y adaptarse a las nuevas dinámicas introducidas por actores disruptivos como Pérez. En la historia religiosa, las instituciones han tenido que reinterpretar y adaptarse continuamente a los mensajes y enseñanzas de Jesús para mantener su relevancia a lo largo de los siglos. La adaptabilidad se convierte en una herramienta esencial para la supervivencia y el éxito en un mundo donde la incertidumbre y lo imprevisible son constantes. Las estructuras rígidas y estáticas están destinadas a fallar ante la irrupción de individuos que desafían las normas y expectativas establecidas. Al contrario, aquellos sistemas que pueden evolucionar y adaptarse tienen más probabilidades de prosperar y mantener su influencia.

Una reflexión final: la ironía de la predestinación

La historia de Jesucristo, El Mulo y Alvise Pérez es, en última instancia, una reflexión sobre la ironía de la predestinación. En un universo donde se presume que todo está predicho y controlado, la llegada de figuras disruptivas demuestra que siempre hay espacio para lo inesperado y lo incontrolable. La psicohistoria de Hari Seldon, la política tradicional y las enseñanzas religiosas enfrentan sus mayores desafíos no desde dentro, sino desde individuos que operan fuera de sus previsiones.

Estos personajes aquí descritos pueden desestabilizar gobiernos y conquistar territorios sin necesidad de una fuerza militar tradicional. Utilizan su poder para ganar la lealtad de generales, políticos y otros líderes, quienes luego actúan bajo su influencia. Así como Jesucristo alteró para siempre el curso de la historia humana y El Mulo desestabilizó la Fundación, Alvise Pérez ha introducido un nuevo paradigma en la política española de la que solo estamos viendo la punta del iceberg, un icerberg que como el que hundió el Titanic va a dañar seriamente la línea de flotación de la política tradicional por mucho que todos los poderes fácticos se empeñen en evitarlo.

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

5mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

35año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

19 Comentarios

  1. Lo de disruptor es una manera muy elegante de llamar a un fullero de toda la vida. A un propagador de bulos que se ha refugiado en el parlamento europeo para evadir la acción de la justicia. Una tradición entre los maleantes españoles y que debería dar qué pensar a esa institución.
    Sus ideas no tiene nada de disruptivas. Son las mismas que sumieron al continente en un abalo de sangre hace 80 años y aprovechando la desmemoria, la ignorancia y la indolencia de una generación consentida, otra banda de gánsteres con la misma ausencia de escrúpulos, y la misma complicidad e indiferencia de los que mandan, emulan a los que entonces vestían camisas pardas.
    Es curioso que para glosar sus “hazañas” se le compare con dos personajes de ficción (tres si como sospecho el artículo es otra obra de la IA, y si no es así huele raro). O quizá no. Quizá se esté dando a entender que todo él es una patraña. Otro bulo. Otra mentira. Peligrosísima a tenor de cuanto idiota la está comprando. Nos estamos deslizando por una pendiente muy, muy jodida hacia unos años treinta terribles otra vez.

    • Totalmente de acuerdo. No le veo nada de innovador, revolucionario, transformador que es lo disruptivo. Mas bien le veo como el triunfo de la mentira en una sociedad que no sabe cómo atacar al adversario que de esa forma, con la mentira. Lo comparativo con otros personajes ya es…

    • Para bulos tremendos y mentiracas gigantescas las del presidente del Gobierno: no pactaré con Podemos, no habrá indultos, la amnistía es inconstitucional, traeré a Puigdemont para que sea juzgado ante un tribunal… Al lado de este aluvión de trolas y engaños al electorado en temas de tanta trascendencia, lo de Alvise no pasa de mero aficionado. Alvise se la está jugando, es un héroe en la lucha contra la corrupción. Ojalá cien como él y no los Sánchez y Feijoo que nos conducen al abismo.

      • Si, muy disruptor y anti corrupción un tipo siempre en la órbita de millonarios.

        Eres el mismo tipo de idiota que votó a Hitler en el 33.

        • ¿Alvise en la órbita de los millonarios? ¿Qué millonarios? Pero si siempre ha ido por libre. No ha cobrado ni un céntimo de ningún medio de comunicación del sistema. Ni uno. Tiene miles de seguidores y monetiza. Eso es exactamente lo contrario que recibir sueldos de cualquier empresa. No me consta lo de los millonarios. Si tú lo afirmas, pruébalo.
          En cuanto a lo de Hitler… bueno, me temo que aludirle sin venir a cuento te retrata a ti más que a mí. Así que en aplicación de la Ley de Godwin hasta aquí llegué contigo. Que te vaya bien.

  2. En antropología se conoce la figura del profeta, del disruptor, del guía, del loco que en momentos de profunda crisis social surge y son escuchados por las sociedades descontentas y abrumadas. En las sociedades prehistóricas estarían detrás del abandono de las estructuras civilizatorias que la arqueología de los últimos 30 años ha estado descubriendo recientemente. Suelen ser gente mística, poco convencional, algo chiflada en cuanto a que no acata las formas sociales establecidas. Algo hay de éso en las figuras que señalas.

  3. Coincido completamente con el autor en cuanto a que se va a dar, y de qué manera, el efecto boomerang con Alvise. Me pierdo un poco con que el artículo esté categorizado como «humor», supongo que ahí es donde se siente más cómodo escribiendo el Sr. Ledesma. A mi no me parece ni un artículo irónico o gracioso de ninguna manera. Creo acertada la analogía de los tres personajes que menciona.

  4. Segurado

    Mucha guasa es lo que hay.

  5. Lucio Anneo

    Nivel ínfimo el de este Hipólito Ledesma. Ni humor ni análisis ni ná. Otro blanqueador del facherío con mucha desfachatez intelectual

  6. Antonio García

    Por favor, Jesucristo y Alvise comparados. Hay control de calidad en las colaboraciones? Sencillamente ridículo.

    • El papa Punk

      Si pones en la balanza las posibilidades de que Cristo fuese realmente el hijo de dios o solo un pobre loco egomaniaco, con patologías mentales que se creía el elegido, ¿qué creeis qué es más posible?
      Realmente las posibilidades de que el mundo se haya organizado en torno a los delirios de un pobre loco son mucho más altas que las posibilidades de que realmente el tipo fuese hijo de ningun dios.
      A estas alturas de la vida, es más que claro que el hombre hizo a dios y no al reves. Dios es una absurda construcción cultural, de hecho si naces y nadie te habla de Dios, jamás tendrias ninguna pista de que existe. Un ente que nos vigila por la mirilla desde hace 13 mil millones de años… ¿se puede ser más ridiculo?

  7. Hipólito está más cerca del palacio de Oriente que de la Moncloa

  8. Reina Margot embrutecida

    Me parto el ojal con la piara de ofendidos que acuden a los textos del tarao de Ledesma.

    Al principio no entendía que los artículos estuvieran en la sección de humor, luego de leer los comentarios lo entiendo perfectamente.

    Señor Ledesma, me recuerda su escrito a un texto que lei hace poco en esta misma revista. Contaba como Kepler escribió una novela de ciencia ficción para de una forma sutil ir metiendo en la quijotera de sus conciudadanos el heliocentrismo. Los acontecimientos no se desarrollaron como el pensaba y acabaron acusando a su madre bruja. Usted pretende lo mismo, avisarnos de que viene el lobo desde el cachondeo y le pasará como a Kepler, no conseguirá que le hagan caso porque la gente aún no está preparada para ello.

  9. En la película Teorema se habla de eso, por qué cambia todo el mundo una sola persona. Pero eso es parte de nuestra cultura-incultura. No se cambia nada. Por ejemplo, la esclavitud se abolió en primer lugar en Dinamarca, en 1839 D.C.

  10. Amo esta revista por la libertad que se respira,cuando vas a leer un articulo nunca es previsible,nunca sabes a donde te va a llevar.Al contrarío de los periódicos generalistas,que son totalmente previsibles: si son de izquierdas ya sabes que van a decir, si son de derechas lo mismo….

  11. Como en tantas ocasiones y cada vez más frecuentemente, parece que la gente no es capaz de leer y reflexionar sobre un artículo. Si en vez de poner a Alvise hubiera puesto al mulah Omar,Mahoma, Bin Laden, Bukele o cualquier otro disruptor, por omitir a los más obvios, quizá no se meterían a opinar sobre un sujeto concreto.

    Esto se suele denominar un cisne negro, un evento o personaje imprevisible con grandes consecuencias. En el caso de Alvise, es probable que esa sea su pretensión, pero creo que le queda mucho camino por delante y dudo de su poder real de convocatoria. Me reservo mi derecho a opinar sobre su persona. En los demás se comprueba como en la historia o en la ciencia ficción de la buena esto no solo es posible sino que ha sucedido con frecuencia.

    Me parece que este era el asunto del artículo, y no discutir sobre los personajes que propone el autor. Si no les gusta, no lo lean.

  12. Pues nada… se ha quedado buen día y parece que la peña no se ha enterado de nada…
    Es un gran gran artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.