Artículos escritos por Fernando Olalquiaga

Un himno para la URSS

Un himno para la URSS

Ya estamos en la primavera de 1943; han pasado los peores momentos del asedio nazi, los días y después las semanas que pasé encerrado en una dacha de las afueras de Moscú, sin apenas dormir, sin apenas comer, esperando que en cualquier momento mis camaradas —ese perro de presa, ese tonto útil, esa alimaña sin escrúpulos; Jruschev, Voroshílov, Molotov— hicieran […]

Decidle a Dolly que aún la quiero

Decidle a Dolly que aún la quiero

A mediados del mes de julio del año de nuestro Señor de 1839 —y nadie pone en duda que ese año y todos los demás de este mundo sean al mismo tiempo propiedad de otros amos menos piadosos (1)— Richard Wagner, quien pocos años después llegaría a ser un famoso compositor y modelo de ególatras de todas las épocas, incluso […]

esc.ape(d)

Aguas menores

Si hay una guerra que hasta hoy ha sido menospreciada por los libros de historia, por las revistas especializadas y los programas académicos diseñados por cualquier cátedra de universidad pública o privada, elitista o mundana, nacional o extranjera, esa es la Guerra del Licor. Una guerra contemporánea y cruel. Una guerra que presenta episodios solo en apariencia pacíficos en toda […]

Morir por incordiar

Morir por incordiar

En el Parlamento británico es ilegal morirse. También es cierto que si aparece una ballena varada en cualquier parte de las costas de Gran Bretaña, ya sea en las tristes playas de Lancashire, Cornualles o cualquiera de los dos Sussex, ya sea en una de las islas Hébridas interiores o exteriores, la cabeza del cetáceo pertenece legalmente al rey y […]

Por un puñado de cenizas

Por un puñado de cenizas

El sábado 2 de septiembre de 1882, los lacayos del Reform Club de Londres, mientras servían el desayuno a un número de socios recién levantados más abundante del habitual —algunos ilustres lores adoleciendo de una resaca que no hace distinción de clase social y otros recién llegados con claros síntomas en su atuendo de no haber disfrutado de un solo […]

Foto: Nicolás Alejandro (CC)

Cuernos patrióticos

¡Enamorados! Hay quien dice que esta vehemencia del amor es producto de la casualidad o de la química. Y hay quien va aún más allá y asegura que el azar y la ciencia de mezclar potingues para producir jabones, pegamentos, toda clase de alimentos precocinados y otras drogas orgánicas e inorgánicas, son la misma cosa. Recuerden si tienen valor toda […]

Luces del norte

Luces del norte

¿Cuál es el mal que mejor caracteriza nuestra época? Las guerras, dirían muchos; algunos desde una poltrona en la sede de la ONU y otros desde una barricada mal pertrechada en los arrabales de Mogadiscio o Yuba. La guerra y sus consecuencias; el hambre, la enfermedad, la alienación. La miseria, que contiene a todas las desgracias anteriores y otras muchas. […]

Grupo de Combate del Ejército Negro de Majnó. (DP)

Banderas negras en la estepa

A mediados de los años treinta del siglo XX, cualquiera que terminara con sus huesos en París, una ciudad que con indiferencia recibía a toda suerte de artistas, marqueses, revolucionarios e incluso algún que otro poeta, una ciudad que los acogía a todos para que abonaran con las miserias de sus últimos días sus calles, plazas y monumentos, podría, si […]

Manzanas podridas

Manzanas podridas

Queremos elegir. La libertad para escoger es un valor, uno de los faros de Occidente, que se potencia desde la más temprana infancia, ya sea tierna o no, ya sea inocente o no. Quieres hacer el favor de no hacer ruido, hijo, que estoy discutiendo con tu madre y la madre de tu madre, que estoy tratando de salvar una […]

ca. 1934-1967 --- Soviet geneticist and agronomist, the President of the Lenin Academy of Agricultural Sciences, Trofim Lysenko measures the growth of wheat in a collective farm field near Odessa in the Ukraine. | Location: Odessa, USSR.  --- Image by © Hulton-Deutsch Collection/CORBIS

Ciencia y el estalinismo: el caso de Trofim D. Lysenko

Hablemos de charlatanes que llegan al poder. No de los habituales politicastros que, bien a base de financiarse por el jurásico método de la comisión consuetudinaria […]