Jot Down Cultural Magazine – ¿Son los dispositivos móviles seguros?

¿Son los dispositivos móviles seguros?

Publicado por

Nuestra relación con los dispositivos móviles evoluciona muy rápidamente y, hoy por hoy, se está reduciendo el uso del televisor o el ordenador convencional en beneficio de los tablet, los e-book o los smartphone. Como es lógico, solo se cambia de dispositivo. Las actividades electrónicas de ocio y trabajo que realizábamos antes son ahora prácticamente las mismas. Las personas o grupos que pretenden sacar beneficio mediante la sustracción de información también se han adaptado a este nuevo entorno y el problema ahora es mayor ya que, por ejemplo, en el caso de los teléfonos móviles la cantidad de información privada en juego es mucho mayor que en el resto de dispositivos (password de acceso, datos bancarios, sms, correos, contactos, agenda, posicionamiento, imágenes, vídeos, documentos personales, redes sociales…)

La vulnerabilidad llega a los dispositivos móviles cuando estos se abren al mundo a través de la conexión a internet. Hoy en día la nube está integrada de pleno en el software y la utilidad de estos gadgets, si no están conectados, se pierde prácticamente por completo. Casi es imposible desligar lo uno de lo otro, por lo que nuestros datos están expuestos. Esta exposición es mayor cuanto más abierto sea el sistema y más difundido esté. Por un lado, el iOS de Apple es un entorno propietario muy cerrado a modificaciones externas; esto limita las acciones del usuario pero también lo protege, aunque no por completo. En cambio, Android de Google es de código abierto y da plena libertad a los usuarios, con todas sus consecuencias. Existen otros sistemas como Symbian o Windows Phone que por su bajo uso no son atractivos para los hackers o para los desarrolladores de virus.

Podemos tener problemas de virus, malware o robo directo de datos de las siguientes maneras:

A) Mediante la instalación de aplicaciones. Si usamos iPhone  app Store o el Android Market, el riesgo disminuye un 99% ya que Apple y Google se encargan de incluir en ellos solo aplicaciones seguras. Si la aplicación es descargada de la red, aumenta un 99% puesto que es un perfecto caballo de Troya para ejecutar programas malignos con nuestra autorización.

Solución:
1- Fijarse en los permisos que solicita la aplicación al ser instalada (aplicar la lógica)
2- Instalar un antivirus. Hay varios gratuitos. Por ejemplo, este para Android. Gasta muy poca batería, muy pocos recursos y se actualiza solo. Solo escanea aplicaciones, no navegación. Y este otro para iPhone, que monitoriza la navegación.

B) Mediante la conexión a redes no seguras. Todo el mundo sabe que las redes wifi de acceso público son un peligro para la seguridad de cualquier dispositivo que se conecte a ellas. Si no hay más remedio, conectaros bajo vuestra responsabilidad.

C) Otros modos. Accediendo a páginas, abriendo correos o realizando cualquier otra acción que aproveche agujeros de seguridad recientes del sistema y que aún no se hayan corregido. Solución: actualizar el sistema lo más posible. Esto a veces no es fácil y es el mayor problema del que se puede acusar directamente a Android (Google), fabricantes y operadoras. Se supone que en versiones futuras de este sistema operativo se podrán hacer actualizaciones del mismo usando el Market. Ahora el método de actualización, en la mayoría de los casos, formatea el sistema. En el caso del iPhone, estas actualizaciones se realizan de forma transparente al usuario, como debería ser.

Tras toda esta argumentación y consejos sobre la seguridad me gustaría concluir con una opinión personal. Lo mejor es no obsesionarse con la seguridad; es necesaria cierta precaución, conocer los peligros, cómo se producen y cómo evitarlos, pero realmente el usuario final no debe preocuparse. Son las empresas de software y hardware las que deben asumir ese papel de control para que nos sintamos seguros a la hora de comprar y utilizar estos dispositivos.

 

3 comentarios

  1. A quien interese: ayer o anteayer se dio a conocer que Whatsapp utiliza únicamente el cifrado de la red subyacente, es decir, que si estás conectado a una red por Wi-Fi y lo utilizas podría darse el caso de que otro usuario malintencionado, con rabo y cuernos, de esa red pudiera leer tu conversación. El cifrado de las redes 3G es suficiente a día de hoy si no es del gobierno de quien estás huyendo y pretendes informar a tus compinches de qué dónde te vas a tomar esa noche las copas.

  2. Sobre lo que afirmas en el punto A) (que las aplicaciones bajadas del Market son seguras), los chicos de Security By Default hicieron un sencillo experimento el año pasado donde se veía lo fácil que era colar malware en el Market:

    http://www.securitybydefault.com/2011/06/la-cruda-realidad-del-market-de-android.html

  3. Hoy en día los dispositivos móviles han adquirido gran importancia en el uso de nuestra vida cotidiana y en algunos de los casos indispensables. Si bien la tecnología nos facilita y hace más simple nuestras tareas diarias. Desafortunadamente así como la tecnología evoluciona, al mismo tiempo crece el número vulnerabilidades que rodean a nuestros dispositivos móviles.

    En la actualidad no existe ningún sistema 100% seguro, pero lo que sí es cierto es que las grandes empresas trabajan día a día para corregir y evitar este tipo de tecnologías dañinas.
    Existen gran variedad de opciones para la protección de nuestros dispositivos, como desde una simple contraseña, Apps de geolocalización, bloque o borrado remoto, antivirus, cifrado de archivos, pero nada de esto nos serviría si no creamos antes conciencia y cultura sobre el uso de nuestros dispositivos!!!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies