Mitologías inventadas (I): Moleskine

Publicado por

“Lo tengo apuntado en mi Moleskine” es la típica frase que me repatea, te la suele decir gente que piensa que esos cuadernos tienen un halo de mítica que hace que lo que se apunta en ellos interese más que si lo han hecho en unos ya amarillentos folios del Pryca (ahora Carrefour). ¿Desde cuándo el continente (ahora Carrefour) tiene que ver en la calidad del contenido? ¿Por qué no pueden decir “lo tengo apuntado en mi libreta”?

Moleskine mantiene ese pedigrí repelente de superioridad que también tenía el iPhone antes de pasar de ser el sueño de toda cajera de supermercado a ser un teléfono para cajeras y canis. Lo que no cambia es que tanto aquellos early adopters que ahora babean con su iPad como los canis à la Neymar siguen diciendo “mi iPhone” en lugar de “mi teléfono”.

De todas formas lo mejor de las Moleskines —creo que hay que referirse a ellas en femenino, como con los barcos o los yanquis con los países— es que, como cualquier nacionalista ibérico que paste más arriba de Segovia que se precie se ha inventado su propia historia, ya que la empresa que hace los cuadernos fue fundada en los años noventa del siglo veinte, así que las fotos y frases de Picasso o Hemingway con las que adornan su publicidad son más falsas que la modestia de Guardiola.

Los cuadernos del tipo Moleskine se han usado toda la vida, pero estos tíos —italianos, claro— han conseguido con su genial márquetin —“Legendary Notebooks”, me dice Google cuando escribo Moleskine— posicionar al dueño de una miserable libreta como un connoisseur; alguien que al comprar una de sus libretas entra en un selecto club de gourmets, y esto tiene mucho mérito.

Parece ser que el iniciador de todo fue Chatwin, que usaba unos cuadernos con elástico en sus viajes para cursis, y a partir de ahí de alguna manera se asentó la leyenda. Qué pena que no se les ocurriera la idea con los cuadernos escolares Le Spiralbloc que usó Gutiérrez Solana en París durante la Guerra Civil, en los que el pintor escribió algunas de las páginas más bellas y tremendas que se hayan escrito sobre la capital francesa. Al menos la mítica hubiera sido real.

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

34 comentarios

  1. Fawkes

    jojojo, macho, con lo del continente te has ganao un fan

  2. Virada02

    Buenas. Como usuaria compulsiva de “las” moleskine subscribo totalmente el artículo excepto,obvio, la última frase. Reconozco que, como snob practicante, no compro otras libretas pero ahora ya un poco más a disgusto que antes: ¡las venden hasta en el Vips! y claro…
    Como aún no me he curado he entrado en el mundo de las ediciones especiales y tuve una dedicada los Penauts, vulgarmente Carlitos y Snoopy. La tenía llena de notas de reuniones y la perdí en un taxi en Bogotá…
    Ahora estoy dudando entre la que aparece en la foto, una dedicada a Da Vinci que venden en un museo italiano o una que van a sacar de Star Wars. Creo que me decidiré por esta última como unión simbólica de dos frikadas. Cuando la saque en las reuniones “ostentoreamente” como decía Gil, me acordaré de este post.

  3. Gándalf

    Venía a decir que tengo un iPhone y soy feliz, porque un iPhone no es solamente un teléfono, de hecho el teléfono es lo de menos. También tengo los cuadernos que salen en la foto y soy, de nuevo, muy feliz y en ellas escribo cosas bonitas de unicornios, ardores de estómago y muros de granito. Eso sí, yo los llamo cuadernos, que “libreta” es de modernos, culturetas y guanabís de Mark Twain.

    ¡Ah, que no se me olvide! Llamo clínex a los clínex. Malditos yankis, qué bien se venden también y yo que me dejo.

    La próxima vez estaría bien un artículo que no fuera un plagio del artículo de la wikipedia al que se le han añadido un par de traumas personales.

    • Virada02

      Por alusiones. Como dije libreta en lugar de cuaderno me apunto, si no tiene inconveniente, al grupo de culturetas. Y no es porque me disguste la expresión guanabí, que me gusta y mucho, sino por Twain que me cae mal.
      De paso, yo también llamo clinex a los Kleenex o “pañuelos de papel desechables”. ¿Es grave?

      • Gándalf

        Las alusiones no eran para ti sino para el autor pero ya que estamos, sí, creo que el que te caiga mal Mark Twain es grave, pero como no soy ningún especialista así que no te fíes y pide una segunda opinión.

        • Virada02

          Gracias. Seguiré tu consejo. Yo creo que es por las películas de Tom Sawyer. O mejor por el propio Tom… no se.

  4. Toda la razón, están sobrevalorados y parece que dan clase cuando no lo hacen. De todas formas yo los compro sólo porque me parecen bonitos, intento no fardar demasiado.

  5. Es una marca más, con lo complejo y simple que puede ser su interpretación o sentimiento de pertenencia, tribal, de clase, etc.

    Como usuario de productos Apple, Moleskine, Montblanc, etc. creo que simplificar hacia lo snob algo que va más allá, de garantía de calidad, de estética, usabilidad, etc. es desconocer el diseño de producto como arte aplicada.

    • Punicher

      ¿Eres también usuario de bolsos, aceites corporales y bonos descuento para darkrooming?

      • touché, punicher! JAJA!!
        “…garantía de calidad, estética, usabilidad, etc. Desconocer el diseño de producto como arte aplicada…” ¿dónde están los bolígrafos ‘Bic’? corderitos…

  6. Toda la razón, sobre todo en lo referente al marketing y su frase en inglés todo cool: “Legendary Notebooks”.

    Me recuerda a una revista online que me encanta y suelo visitar habitualmente, cuyo lema pretencioso lema es: “Contemporary culture mag”.

  7. viejo Casale

    joder, vendo moleskines. No me hundan la paraeta…que la cosa está mu mal…para algo que se vende.

  8. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Crónica del FICXixón 49 (I)

  9. Qué bueno joder, que bueno. Es el primer artículo que he leído de JotDown y con él ya me habéis conquistado.

  10. Pues ni lo uno, ni lo otro, la verdad es que el marketing hace su trabajo, el objeto es bonito, hablando estéticamente (partiendo de que es un bloque de páginas encuadernadas), al igual que un macintosh es un portátil, pero tiene una linea de diseño más atractiva que los portátiles que había hasta hace poco (y si no, que el resto hubiera contratado a buenos diseñadores), y sin entrar en pertenencias a mundos imaginarios de clases y unicornios para todos montados por la pseudoélite intelectualoide… me recuerda a la silla wassily, que realmente era una B3 hasta que Gavina vio el pelotazo para que los no-objetivistas tuvieran, por fin, un objeto de culto. Así es el mundo… y a mi la B3 no me da asco, me repatea el oportunismo falso y la manipulación sobre la ignorancia, o el orgullo insustancial de la gente por formar parte de un way-of-life de un producto manufacturado … pobrecito objeto inerte, suficiente tiene con lo suyo…

  11. Creo que la redacción de este artículo deja bastante que desear, más allá de su contenido (subjetivo, y por tanto respetable).

    Por cierto: “connoiseur” se escribe con dos eses.

  12. Fernando

    ¿Alguna vez os habéis parado a pensar en lo difícil que es encontrar una camiseta blanca sólo-blanca? Quiero decir ¿una que no te haga parecer un hombre anuncio? Hay algunas marcas que más parece que te están patrocinando la vida, hasta el punto de hacerme dudar sobre quién debería pagar a quién.
    Y bueno, “camisetas blancas” hay, desde luego (probablemente en el carreflús ese las tengan), pero si además quieres que no pasen de la talla XL a la M a la primera lavada, ese ya es otro tema. Esas hay que buscarlas.

    La Moleskine es eso: una agenda/libreta negra sólo-negra y de buena calidad, que te aguanta todo el año como una campeona por mucho tute que le metas. Buscad alternativas y veréis que no es tan fácil.

    Si hay gente que las tiene manía, a mi plin, oiga.

    • Camisetas blancas y solo blancas, las puedes encontrar en el Primark. Yo tambien siempre las queria sin nada de mensaje y me costaba encontrarlas.

  13. Peter Guillam

    LLego a este artículo de rebote y la falta de rigor en la información es indecente. No se puede decir que los cuadernos existen desde los noventas y que el iniciador de todo es Chatwin, cuando en los noventa ya estaba muerto. Si fuera un artículo decente me molestaría en explicar al señor José Martínez de dónde sale Moleskine. Y lo de viajes para cursis no se si pensar que es una boutade o que el señor Martínez es simplemente un indocumentado. Qui lo sa.

    • eduardo

      Lo que dice el artículo es que Chatwin usaba cuadernos con elástico, no que fueran de la marca Moleskine. También dice que la marca “Moleskine” nace en los 90, cosa que no sé si es cierta o no, y que le agradecería a Vd que nos aclarara.

  14. Tengo un montaje en mi Flickr relacionado con esto. Imaginaos que se le diera el mismo tratamiento a… por ejemplo, Word.

    “Terry Pratchett usa Word y por eso escribe los libros geniales que escribe”.

    Ridículo, ¿eh?

  15. quimera

    Me la pelan los objetos con ese aura de exclusividad pero tengo que reconocer que las Moleskines están muy bien hechas. Todos mis intentos de utilizar otras marcas han acabado mal ¿Alguna alternativa que me garantice una libreta que me pueda durar un año usándola a diario por favor?

  16. Aguilulfo

    Querido, por qué no te sinceras con la persona que por lo visto le tienes un poco de tirria y le convences para que deje de ser un simio con pretensión de fardar? Seguro que hay más cosas de esta que te incitan a crear entradas tan chorra.. A mi me gusta la moleskine porque me la regaló mi madre (la cual adoro). Sin más. Un saludo!

  17. Glenys

    Jajajaja. Qué bueno y acertado!

  18. Yo solo quería pedir perdón porque habitualmente tomo notas en la app Moleskine de mi iPhone…

  19. Moleskine

    Buff parece que habéis descubierto hoy el mundo de las marcas y del marketing o como mucho marqueting pero no marquetin ;) bienvenidos

  20. sawney beane

    Estoy flipando.En serio.

  21. Claudia Carmen

    “Moleskine mantiene ese pedigrí repelente de superioridad que también tenía el iPhone antes de pasar de ser el sueño de toda cajera de supermercado a ser un teléfono para cajeras y canis.” Pésimo comentario.

    Y bueno, en mi opinión la gente ha hecho de estas marcas: “artículos”, no le veo sentido pero es así como estamos ahora. Mi “iphone”, mi “Moleskine”, “mi Subarú”, la lista es grande.

    Yo soy usuaria de Moleskine, no porque le haya tomado cariño, pero tiene la presentación que me gusta, formal, sencilla, sin mucho dibujito, espacios correctos para las fechas, regla, bolsillo interno, me regalaron la primera hace unos años y desde ahí la compro pero siempre me refiero a ella como “mi agenda”; pues, cuando me la regalaron no tenía idea de lo que era “Moleskine”.

  22. Gracias al marketing han conseguido hacer un objeto de culto, que igual uno por sí mismo no se compraría, pero si vas a hacer un regalo, será mejor gastarse dos duros y comprar una agenda “de firma” que no una de un bazar chino.

    Clasismos a parte, coge una pluma caligráfica, escribe en una libreta de 2 euros y luego en una Moleskine; entonces entenderás porqué valen lo que valen.

  23. ignacio

    Muy interesante debate y artículo.
    Debo confesar y recomendar que hasta ahora me he aprovechado (con elegancia) del servicio de calidad de Moleskine. Si los susodichos cuadernetes tienen alguna tara, la marca se compromete a enviarte un cuaderno nuevo. Lo que hago es comprar el que más me gusta, lo rompo con delicadeza, le hago una foto y les escribo una carta amable… Hasta el momento he ido comprando y regalando cuadernos a mis amigos e incitando a que hagan lo mismo.
    Cabe aclarar que la fabricación de las famosas libretas está hecha en China. :P

  24. Pingback: Libretas – Cesc Llaverias

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACEPTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso de cookies