Pablo Mediavilla Costa: Los hilos que mueven

Publicado por

La pasada noche de sábado en el Meatpacking District, antigua zona portuaria del suroeste de Manhattan reconvertida en parque de atracciones adultas y caras, el empresario Adam Hock le partió la mandíbula a Pierre Casiraghi, príncipe de Mónaco. La pelea tuvo lugar de madrugada en la discoteca Double Seven. Casiraghi y sus amigo Stravros Niarchos III, nieto y heredero del armador griego que fabricó los primeros superpetroleros, y Vladimir Roitfeld, hijo de la ex editora de Vogue París, se acercaron a la mejor mesa del lugar donde Hock, un matrimonio amigo y tres modelos rusas echaban el rato. De las muchas y poliédricas versiones de lo sucedido solo puede establecerse que en la mesa había, al menos, una botella de vodka Grey Goose a 500 dólares la pieza, que Casiraghi acabó en el hospital y que Hock fue detenido bajo cuatro cargos de asalto.

Me puse a curiosear.

Adam Hock, a simple vista, un tipo fornido y bien afeitado, fue el dueño del difunto Hawaiian Tropic Zone, un club de Times Square que se hizo famoso por sus camareras en bikini. En 2010, fundó junto a Basit Igtet, ex piloto comercial libio afincado en Suiza, la Fundación de Libia Independiente (ILF en sus siglas en inglés) con «los objetivos iniciales de dar información clara y ajustada a los medios de la situación en marcha en Libia, con la intención de crear las condiciones para una solución pacífica y de larga duración a los problemas del país sobre la base de un gobierno democrático que rinda cuentas y represente los intereses de todos los libios».

En junio de 2011, Igtet y Hock viajaron a Panamá para visitar al presidente Martinelli. Tras la reunión, Panamá reconoció al Consejo Nacional de Transición, los llamados rebeldes, como único y legítimo representante del pueblo libio. En agosto de 2011, Igtet y Hock visitaron al presidente Santos en Bogotá. Colombia siguió los pasos de Panamá. El 5 de octubre de 2011, quince días antes del asesinato de Gaddafi, Igtet y Hock estaban en Trípoli para tratar «necesidades urgentes con diversos oficiales» del Consejo de Transición. Por último, en diciembre de 2011, Adam Hock fue nombrado presidente de la recién creada Cámara de Comercio Estados Unidos-Libia, organismo auspiciado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Y llegados a este punto me pregunto cuál de las dos historias debería haber descubierto en la prensa primero.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

5 Comentarios

  1. La última sentencia podía ser esta opción: Llegados a este punto me pregunto: cuál de las dos historias debería ser más importante para la sociedad.

    Esto es de lo que se deberían encargar los periódicos a la hora de remodelarse, y no solo de cambiar visualmente (y mal) su página web. Los contenidos y la información es lo verdaderamente importante.

    Es muy triste cómo se está fomentando la publicidad de la vida privada en vez de ocuparse de la res pública.

    Un saludo

  2. Sobre la verdad de lo ocurrido en Libia poco vas a encontrar en los medios occidentales. Por otro lado, lo rosa vende más, que es de lo que se trata.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.