Iván Castelló: Literatura bélica moderna; página a página, bala a bala (I)

Publicado por

Es un don. Y no hablamos de la mafia. Un don con perspectiva doble. Y no la del beodo. Con retorno, de ida y vuelta. Es el poder natural de escribir y el de leer, el uno que retroalimenta al otro, la caña y el azúcar, el dolor y la lágrima, la risa y la imaginación. Es así como hoy viene la literatura moderna bélica a este ERE de endorfinas, en un primer capítulo, mientras se va imponiendo el auténtico, ese tsunami laboral que a todos barrerá pero sin el talento regenerador de otros exterminios pendientes… Es así, como decíamos ayer, que llega el momento de comentar sobre un género de la literatura de doble dolor humano, el vital (ya de por sí bien puñetero) y el obligadamente mortal a causa de las balas. Página a página, bala a bala, estos son algunos de los mejores libros de guerra que el ser humano cultivado ha escrito. La elección está acotada por acontecimientos contemporáneos del siglo XX y XXI, ya habrá tiempo para echar la vista más atrás y disfrutar rememorando otros clásicos de estas novelas de acción y reacción, de narración y denuncia, obras maestras de la literatura moderna. Empezamos por los enemigos modernos y Vietnam; seguiremos en otra entrega con la Primera y Segunda guerras mundiales.

Los enemigos modernos: derribado el telón de acero por ese agente doble llamado Gorbachov (no confundir con el bar de La Cruz del Rayo en Madrid de nombre gorBARchov), el final del siglo XX y el comienzo del XXI necesitaban de nuevos enemigos del hombre blanco. Pronto llegaron, aunque también hicieron sus méritos para alcanzar el grado de malignidad de aquellos implacables ‘rusios’ de toda la guerra fría y sus perversas maldades. Ahora, el malo es el terrrorista, islámico a mucha honra y fanatismo suicida. De ello, de conflictos modernos, de tropas estadounidenses en lugares tan alejados que no conocen y muchos menos entienden, versan dos espectaculares narraciones de periodistas americanos sobre hechos reales en Somalia y Afganistán. Sólo falta Irak para completar el ‘hat-trick’ puro de las pesadillas post traumáticas del marine en combate.

— Black Hawk Down, de Mark Bowden (1999)

Somalia, allí donde el mundo sigue siendo culo, donde la vida no vale nada, menos que un puñado de tierra yerma soltado al aire, es el escenario de los hechos reales acontecidos en octubre de 1993, cuando Estados Unidos, en misión de paz con autorización de la ONU y colaboración de otros países como Pakistán, trataba de poner orden entre los señores de la guerra locales y el hambre de sus famélicas legiones de gente. En esas, una escuadra de soldados de élite Rangers y Delta Force se ven envueltos en un día y su larga noche entera de pesadilla emboscados y perseguidos en Mogadiscio por milicianos somalíes armados hasta los dientes que les quedan. Black Hawk es el modelo de helicóptero que los transportaba. Tuvo una exitosa versión cinematográfica bajo la dirección del maestro Ridley Scott (Los duelistas, Alien…). Narrado con exhaustivo detalle periodístico por Bowden, 99 soldados de élite americanos (que sufrieron 19 bajas) acabaron en la reyerta tan sólo con unos 1.000 somalíes.

— Soldados a Caballo, de Doug Stanton (2010)

Caliente todavía en muchas librerías físicas y virtuales, que esta industria está cambiando muy deprisa hacia el libro electrónico (y, ahí, a los españoles nos da la fiebre de acumular y acumular libros para luego no leer apenas alguno en realidad, esa patología tan cañí y reconocible). Y de tan caliente hay que leerlo a la de ya para una inmersión en la Afganistán de la invasión americana a partir del trabajo previo a pie de campo de los Boinas Verdes y la CIA. Escrito con esa calidad visual (sí, se visualiza) tan propia del periodismo narrativo americano moderno, aunque sin la brillantez lírica de los escritores de raza anteriores, Soldados a Caballo nos transporta a un país indómito, con montañas de 7.000 metros y valles de flor de amapolas pre heroína, para una guerra distinta, que todavía perdura: la caza del que se esconde, el talibán, pueblo de guerreros ancestrales, pueblo que echó a los ‘rusios’ cuando eran los malos y que tampoco ha claudicado abiertamente ante los americanos, antiguos aliados. Stanton es como si se subiera a uno de los caballos que usan los agentes incrustados en la Alianza del Norte, los contra talibanes, decisivos en la invasión de Afganistán tras los atentados de las Torres Gemelas del 11-S de 2001.

Vietnam: el conflicto bélico por excelencia aún no superado en los Estados Unidos, con toda una generación marcada por una guerra que duró la sangrienta friolera de once años (1964-1975) que nunca comprendió pero que involucró a miles de jóvenes soldados en la época del movimiento hippie, de la V de la paz y no de Vendetta. Un sin sentido contra el comunismo creciente en Vietnam del Norte y que terminó con la única derrota que se recuerda del todopoderoso US Army, que abandonó el país en sin saber cómo acabar con un enemigo que subsistía con bolsas de arroz en madrigueras excavadas casi con sus propias manos. Si cinematográfica y musicalmente, Vietnam fue siempre un filón, en la literatura por supuesto que se encuentran obras maestras a la altura del daño que supuso una experiencia traumática para un gigante en su lucha casi a ciegas contra una hormiga en la selva. Como una fábula.

— Primera sangre, de David Morrell (1972)

Rambo, John Rambo, es un personaje de ficción creado por el novelista David Morrell para reunir en torno a su figura a todos los males que arrastró a su vuelta el veterano de guerra, casi una profesión más en los Estados Unidos de tantos conflictos armados en los que ha participado o ha causado a lo largo del mundo. Morrell firma un impecable relato corto, una novela que abrió un nuevo género, el de acción, y que en la actualidad lidera, por ejemplo, Tom Clancy.  Pero recrea a un personaje que lo que tiene de psicópata no lo tiene de héroe, bien distinto al de la saga Rambo, de las más populares de la historia y protagonizada por Sylvester Stallone, todo un mito. Rambo comenzó con una película casi de serie B pero de impecable factura en 1982, de nombre Acorralado, con el desconocido Ted Kotcheff como director. Las vicisitudes del sádico sheriff de pueblo contra un veterano boina verde de aspecto desgarbado y medio hippie como Rambo ya pertenecen al imaginario popular y a la historia del cine.

— Cuando éramos soldados… y jóvenes, de Harold G. Moore & Joseph L. Galloway (1992)

En noviembre de 1965, unos 500 hombres del primer batallón del Séptimo de Caballería aerotransportado (la evolución del caballo al helicóptero en la guerra moderna), bajo el mando del Teniente Coronel Hal Moore (autor del libro), saltaron desde helicópteros a un claro despejado del valle de Ia Drang. Y fueron rodeados por 2.000 soldados norvietnamitas. Tres días más tarde, seguían resistiendo, en lo que fue una de las batallas más trascendentes de la guerra de Vietnam. Moore, con la colaboración del único periodista que allí estuvo, Joseph Galloway, desgrana y pormenoriza con entrevistas a los supervivientes y al más puro estilo Anthony Beevor lo que sucedió en las interminables horas pasadas en el valle vietnamita. La novela tuvo representación en el cine con el correcto filme de 2002 del mismo nombre. La película es de las mejores del hierático Mel Gibson, de impertérrito rostro al frente del Séptimo de Caballería aéreo, la guerra táctica por aire que casi le da el triunfo en Vietnam al ejército USA. En el film se intercala la tensión de combate con la que viven las esposas de los soldados (Madeleine Stowe al frente) en los campos militares donde viven en Estados Unidos a la espera de que jamás llegue el maldito telegrama de condolencias.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

6 comentarios

  1. Luis A.E.

    No veo muy bien la relación entre Primera Sangre y lo que escribe Clancy.

    Por mi parte recomiendo otra de los primos británicos : Bravo Two Zero.

  2. Manuel

    «Un sin sentido contra el comunismo creciente»… ¿sinsentido no va junto? cámbialo…

  3. susoman

    ¿»Despachos de guerra» en la segunda parte del artículo?

  4. Pepe Petrol
  5. Lord Cirencester

    Recomiendo incluir «Generation Kill» de Evan Wright.

  6. Pingback: Jot Down Cultural Magazine | Iván Castelló: Literatura bélica moderna; página a página, bala a bala (y II)

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.