Miguel Iríbar: Diez temas que no deberíamos tratar como cómicos (ni aplaudir como público)

Publicado por

La comedia y la cocina manejan variables parecidas. Se necesitan buenos ingredientes, capacidad de innovación y la mano de un laborioso cocinero, además de una buena presentación. Al igual que en las cocinas de un gran número de bares, en comedia encontramos mucha fritanga, mucha casquería, mucha oreja plancha y mucho aceite reutilizado. No se trata de menospreciar un buen plato de callos, sino de no conformarse con que nos den gato por liebre, o con que todos los días nos den patatas con tomate. Hay gustos para todos, sí, pero este blog tampoco nace con vocación de universalidad, así que ahí van los diez temas que me resultan, como cómico y espectador, más indigestos y repetitivos del panorama nacional. A los que vean esto como un insulto, y suelten un “quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra sobre mi gag”, solo decirles que lo siento mucho y que se relajen; todos tenemos material bueno, regular, malo y muy malo… y ser tolerante, correcto y respetuoso con todas las tendencias es mortalmente aburrido.

  1. Novia tonta y fea: Un clásico. Tu novia es tonta o es muy fea. Tienes ocho o diez frases muy graciosas y muy exageradas para demostrar que eres muy listo, además de compasivo, al estar con una idiota. Aunque las comparaciones e hipérboles sean brillantes, el tema está manido, sobado y agotado. Ahórraselo al público de esa noche. Asumiendo que la “guerra de sexos” es y será un tema lleno de posibilidades, la novia tonta es la corteza de cerdo del humor.

  1. Tiendas de ropa: A veces el problema no es que el tema no tenga gracia, sino que ya lo han tratado cien cómicos antes que tú. ¿De verdad cuando vas al Bershka (con tu novia tonta) escuchas música disco, ves a esas dependientas y te apetece pedirte un Ron Cola? ¿En serio te aburre ir de compras con ella? Cállatelo. Déjaselo a los que llevan diez años contándolo con bastante gracia. Puede que ya no esté de moda, pero el tema fue explotado por ellos, y tu obligación es buscar cosas nuevas, o lo próximo será coger un teléfono y hacer como que hablas con el bando enemigo.

  1. Te ha parado la Guardia Civil: Basta ya. Sabemos que es un tema muy gracioso, y que el hecho de que te pare la Benemérita provoca una hilarante identificación con el público. Pero mucho te lo tienes que currar para no quedarte en la enésima versión de los chistes de “Gitanos en burro y Guardia Civil” que te contaba tu abuela de pequeño. Mete el bloque en el baúl pre-franquista que tienes enterrado en el jardín y no lo saques nunca más.

  1. Gritar “PUTA” / Puticlub: Sí, es verdad, esto funciona, todos caemos. Decir “puta” es el comodín perfecto, el que convierte una triste pareja de doses en un trío. Haces un diálogo normal, hay una discusión entre tú y —adivina— tu novia tonta, o una cajera de supermercado, y cierras con el grito de “puta”. El público hace el flaco favor de aplaudirte, crees que tu bloque es muy divertido y sigues haciéndolo, como el niño de ocho años que fuma en las fiestas. La prostitución es, junto a la Guardia Civil y las peleas con tu novia, el mayor topicazo entre los monólogos, el auténtico calamar churretoso que colapsa las arterias de tu texto. Llegas a un pueblo, y preguntas al dueño del local cómo se llama el puticlub. En medio de la actuación lo dejas caer, y después de la carcajada general acusas a primer “pintas” que veas entre el público de haber ido, provocando la risión entre todos sus amigos. Vale, lo hacemos para calentar un poco el ambiente en salas complicadas, pero asumamos que no es ingenioso, y que a la tercera vez de haberlo dicho empieza a resultar triste, el gesto de un viejo payaso que ya no hace reír a los niños.

  1. Paquirrín, Falete, etc: Uno de los grandes triunfos de la telebasura ha sido crear mitos urbanos que todo el mundo conoce. Esta patada en los morros de la atención colectiva, recibida con gusto en el momento en que sintonizamos el cinco en nuestro televisor, provoca que decir “Falete” o “Paquirrín” dé mucha más risa que decir “Bryan Cranston”. No hace falta ser muy elitista ni cultureta para reconocer que si nuestros mejores chistes cierran con menciones a famosetes medio retrasados, tenemos un problema.

  1. La Madre y su zapatilla: Las madres son el sustitutivo ideal de la “novia tonta y fea”. Volvemos al asunto de siempre: Hay cómicos —modernos— como Raúl Cimas, Álex Clavero o Nacho García que han sabido hablar de sus madres de forma brillante. Hoy en día, hablar de que tu madre te pegaba de pequeño, o de que has llegado borracho a casa, solo rememora los mejores momentos de los monólogos grabados por ellos. Busca tu propio familiar conflictivo, habla de tu cuñado, o de la prima de tu abuela, y deja a tu santa madre en paz.

  1. La Droga: Has usado tus comodines “puta” tres veces en la noche y no sabes qué hacer. Tranquilo, aún te quedan algunos cartuchos más. ¿No quieres hablar de que fuiste de fiesta y había mucha farlopa? ¿Quieres contar que has dejado la droga, pero no sabes dónde? Por desgracia, los chistes sobre drogas no son tan divertidos como las drogas mismas. Si tienes uno muy bueno, no te lo guardes, solo evita el regusto a chiste fácil. Evitemos también parecer un pringado que quiere hacerse el “drogata”. Solo conseguirás caer mal a los fiesteros del lugar, esa gente que deberías tener a tu favor durante la actuación.

  1. Chistes populares disfrazados: Estás atascado en un bloque. No sabes bien cómo cerrarlo. Has contado algo, tal vez sobre cualquiera de los temas antes mencionados, y te acuerdas de aquel chiste tan gracioso que te contaron en las fiestas de Fregenal de la Sierra, o de ese grupo de Facebook que tenía ciento cincuenta mil “me gusta”. Es lícito hacerlo, pero no es Stand Up y, sobre todo, no es nada original. Sin menosprecio a la gente que tiene la virtud de contar chistes muy bien, el cómico del que hablamos no es un “cuenta-chistes”, es otra cosa. Hay bares que buscan un tipo de humorista y bares que buscan el contrario; existen el Peggy Sue, La Gran Muralla y la Tasca Pepe. Cuanto antes se definan locales y cómicos, antes se definirá el público que asiste a cada espectáculo.

  1. La sorpresa barata: Casi peor que el “chiste popular disfrazado” es la sorpresa barata. Cuentas que discutiste con una mujer en términos de pareja, y acabas con un “me cobró y me fui”, o un “pero no me rayes, mamá”. Solo faltan unos platillos que hagan “tachán”. Usarlo de vez en cuando está gracioso. El hecho concreto de que sea tu madre o una prostituta lo convierte en una albóndiga que lleva dos semanas en la nevera: se puede calentar y comer, pero nadie debería pagar un duro por ella.

  1. Panchitos y rumanos: La comedia de club, siempre atenta a los cambios sociales, no ignora las nuevas realidades que llegan a nuestros pueblos y ciudades. Un buen chiste sobre rumanos que entran en tu casa, porteros de discoteca búlgaros y “panchitos” de medio metro de estatura puede hacer las delicias de niños y mayores, pero, salvo excepciones, se queda en el insulto gratuito a una comunidad que no merecía ser castigada por tus pocas ganas de escribir algo decente.

Debo aclarar que muchas veces me río más con cómicos que abusan del tópico que con otros más originales, depende de su presencia, del material, del enfoque… Todos abusamos de ciertos temas para caer mejor, para solucionar una mala noche o para que el dueño de una sala piense que somos más graciosos. No está mal, pero ya que el público suele respetar al tipo que se sube a un escenario, deberíamos hacer lo propio, cambiar el aceite de la freidora, ir al mercado, elegir buenas materias primas. De lo contrario, a la larga, la gente se dará cuenta y el bar se quedará vacío.

 

 

 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

26 comentarios

  1. Es una madre judía en Rusia despidiendo a su hijo al que habían llamado para servir al Zar en la guerra contra Turquía. “No te esfuerces demasiado” le imploraba, “mata a un turco y descansa. Mata a otro turco y descansa de nuevo…”

    “Pero madre,” le interrumpió el hijo, “¿y si el turco me mata a mi?”

    “¿A ti?” exclama la madre, “¿pero por qué? ¿Que le has hecho tú a él?”

    ———————-
    Es un chiste judío que leí por alguna parte y me apetecía ponerlo en otra parte.

    No es por ser tocapelotas, ni me caes mal ni quiero ser un troll, pero he puesto tu nombre en google y el primer chiste tuyo que veo es uno sobre los restaurantes japoneses (que la gente no sabe distinguir a los japoneses de los chinos, que los chinos son los de selvesa selvesa y luego hablas de los palillos…). Luego hablas del tofu, el tópico de la gente que vive por encima de sus posibilidades (ni en el congreso oiga).

  2. Miguel

    jaja, sí, Diego, ya digo que esto va por todos, por mí el primero. La cosa es intentar hacerlo cada vez mejor…

  3. En eso estoy de acuerdo. De todas formas el monólogo corto hace que se tengan que tirar de «gags» constantemente. Yo no lo veo mal eh, es el formato y también el público al que va dirigido. A mi me va casi todo tipo de humor, también hay sitio y momento para el humor simplón. Aunque es verdad que hay que intentar salir de los lugares comunes y las fórmulas.

    ¡Un abrazo!

    • Marcos Félix

      Estoy con Diego.
      El humor es lo que te hace reír. Si no te hace reír, creo que no es humor, sea del tipo que sea.
      Fontecha twiteó algo así una vez:»Humor inteligente es el que te hace reír.»
      Y da igual los temas tratados. Si sobre un tema trillado aportas un punto de vista original, si sobre un tema trillado me haces ver algo nuevo, algo que estaba ahí pero a todos nos había pasado desapercibido, estás triunfando, estás haciendo humor del bueno, humor que hace reír, por mucho que hables de novias feas y demás.
      La prueba está, por ejemplo, en los chistes sobre esposas que hacía Bob Hope y los que hace Chris Rock. El tema es el de siempre, pero por mucho que se lo hayas escuchado a Bob Hope y compañía, cuando se lo escuchas a CR, te partes.

      Tan importante es el qué como el cómo. Buscando la originalidad en alguno de esos dos componentes, harás reír. Y si lo consigues en los dos, también, por supuesto.

      Miguel, muy bueno lo de: «Hay bares que buscan un tipo de humorista y bares que buscan el contrario; existen el Peggy Sue, La Gran Muralla y la Tasca Pepe. Cuanto antes se definan locales y cómicos, antes se definirá el público que asiste a cada espectáculo.»

  4. Me vas a comparar una buena corteza de cerdo con el topicazo de la novia tonta…

  5. Para mi el problema no es el tema, sino el chiste. Yo también estoy cansado del tema «mi novia es fea». Pero el bloque de Hovik sobre el tema, que mira que es de formula («mi novia es TAN fea que fuimos a cenar, pidio solomillo y de guarnición le trajeron un biombo») es brillante.

  6. Miguel

    Totalmente de acuerdo, Uno, y más si hablamos de Hovik, que aparte de un crack como cómico, es un buen amigo. La idea es que todos hagamos un poco de autocrítica, pero cuando un chiste es brillante no se debe guardar… Y Laura, es verdad, el ejemplo de la corteza es injusto para la corteza…

  7. alvaro

    Oh! Las fiestas de Fregenal de la Sierra. En ese pueblo saben pasárselo bien.
    Muy buen artículo, sí señor.

  8. Arguiñano

    Con todo mi respeto, de humor sabrás un montón pero de cocina no tienes ni prostituta idea.

  9. Cierto, es curioso porque el peor monólogo que he visto nunca era de uno que, aparte de tener muy poca gracia y estar muy nervioso sobre el escenario, hacía chistes todo el rato sobre lo tonta que era su novia. No sé yo si alguna vez habría tenido una.

    Así que coincido en ello. Pero por otra parte a mí también me cansa su equivalente opuesto. Lo de qué tontos y simples que somos los hombres. Eso lo hace mucho por ejemplo Nancho Novo, que explota ese aspecto de tarugo que tiene. Pero me suena un poco pagafantero y es una manera fácil de ganarse a las chicas, seres de luz y con mente complejísima al parecer, por ello la revista femenina más leída es el Qué me dices.

    No sé, en general supongo que algo gracioso es algo original. Porque un chiste, a menos que sea buenísimo, al de oírlo varias veces deja de hacerte gracia.

    Personalmente me gusta mucho Dani Rovira, que tiene unos puntazos a veces totalmente surrealistas e imprevisibles.

  10. La verdad es que los topicazos pueden llegar a ser buenos si se utilizan con la ironía y sutileza correcta. El mejor ejemplo es Javier Cansado, que siempre que comenta algo tópico, lo hace de una forma tan propia y única que hace muchísima gracia.

  11. Humberto

    Aupa Miguel, her encarado tu artículo con auténtico miedo, póquer coincidimos hacer poco en Nanclares.Yo actuaba después de ti y lo hice con bastante pudor sabiendo tu trayectoria tanto escribiendo, como actuando.Pensaba que en este post iba a encontrar todas las miserias del monólogo que represento, pero tampoco me has ido tan mal, después der leído.Sólo decirte que me ha encantado leer deseas reflexiones, que son un verdadero lujo para los que intentamos dedicarnos a esto.Si no somos críticos con lo que hacemos…jodidos vamos.Enhorabuena, me ha encantado leerte.Un saludo.

    • miguel

      Jaja, qué exagerado, Humberto! Creo que la única moraleja que debe salir del artículo es que todos tenemos que currar mucho más… Un placer haber coincidido. Un abrazo. Agur!

  12. Ciruelo

    No me digas mas, miguel. Das el perfecto perfil para escribir los monólogos a los famosos actores que quereis que reciten un monólogo en el club de la comedia, y los q yo aprovecho para ir a mear o cocinar porque me parecen tan absurdos e insustanciales q no se merecen ni un segundo de mi atención. La vida ya es bastante complicada para primero pensar y despues reirte. Quiero decirte q un día te vi en directo y tu monólogo me vino de perlas para ir a pedir unos refrescos y charlar con los amigos. Esa misma noche actuastes
    Con otro cómico que recitó paso por paso todos los puntos que citas anteriormente y puso la sala de pié. Así de facil es el humor. Pero vamos…. Q tuvistes algun puntillo q ahora no me acuerdo que estuvo bien.

  13. massana

    Genial articulo Miguel! Por cierto, yo soy el de las Putas!!! Un abrazo y enhorabuena de nuevo.

  14. Madruga

    Uff. Me ha gustado el articulo.
    Supongo que a esto llegas tras una madurez cómica.
    No todos somos unos genios del humor blanco como Luis piedrahita, aunque yo le reconozco un meritazo.
    Se usan chistes de siempre, porque siempre funcionan. Y en definitiva la gente quiere que seas bestia y exagerado.
    Los temas sexo, mierda, muertos tambien suelen tener impacto.
    Comparto tu opinión de que debemos exigirnos mas, pero tambien comprendo a quien lo hace ( yo el primero)
    Porque nos debemos a nuestro publico, y tenemos que gustar para sueños den trabajo.

    Creo que un
    Camino adecuado es tener bloques mezclados de topicos con material original.
    Eso te abre las puertas de seguir consiguiendo bolos y no caer en la miseria de los topicazos.
    Si alcanzas el éxito y llegas a teatros (en lugar de bares)
    Ahí ya podrás hacer un luis piedrahita en condiciones.

    Como empiezas asi tu carrera, o te comes una mierda, o te es un esfuerzo infinito.

    Es mi opinion

    Comparto tu opinión de que como comicos tenemos que exigirnos mas

    • Los dos primeros puntos me dan de lleno.

      No obstante, estoy de acuerdo contigo en muchísimas cosas, y lo sabes.

      Admiro tu valor para opinar sobre esto, sabiendo que mucha gente va a señalar tu material y va a decir «Y tú qué?». Pero es que todavía sorprende que haya gente que se auto critique en público. Yo te lo agradezco.

      Nos vemos en los bares, compañero!

  15. Miguel

    Jaja, gracias, hombre. Sabes que tu material me parece cojonudo, y sobre todo, tu bloque de tiendas es en todo caso una referencia, no una copia. Y el chiste del ajedrez y la novia me hace mucha gracia : ) Nos vemos en los bares, of course!

  16. Miguel no es el mejor cómico stand-up, pero tiene buen texto. O mejor aún, mucho texto; que al salir de la sala no se te quede la sensación de que el cómico ha estado veinte minutos para disfrazar tres míseros chistes.

  17. ana isabel

    yo tengo el canal paramount, y ultimamente me aburre bastantes los monólogos, algunos con el último de chema ruiz empieza con el chiste del perro que le ponen de nombre tetas… sin comentarios… por lo que, eres de los que dirigen y deciden quien graban, ¿me puedes explicar esto? topicazos o no queramos o no nos guste o no de los que mas conocidos, por no decir el que mas, en paramount es del de tony rodriguez chistes metidos, que si es feo… pregúntale al público con quien se rie mas, con tony o el 98% de los otro cómicos de paramount… echo de menos el humor andaluz.
    por otro lado que tema no está ya tocado? en el cine mas visto que una peli de piratas no creo que haya casi y mira el exitazo de piratas del caribe, creo incluso que lo dificil es tocar un tema tópico y ser original en ese tema que tanto se ha tocado…
    como se suele decir para gustos los colores.
    un abrazo.

  18. roberto

    esto es tan simple como que es una opinión personal de miguel, el dice que el público no debe aplaudir… ¿desde cuando el público se le debe decir lo que quiere? es como si salimos y decimos deberiamos de ser todos del barça, que es el que juega bien… hay muchos tipos y maneras de meter gol y ganar partidos, algunos gustan mas y otros menos pero todos son válidos… entiendaseme esta comparativa… yo como ana isabel tengo paramount y también estoy de acuerdo con ella, algunos parecen que graban por nombre y compadreo, parece que el humor andaluz no existe en españa según este canal, me refiero a ultimamente. no se si me podrías dar una explicación a esto, he ido a ver cómicos en prueba tanto a irish y joy y hay algunos que habiéndola liado no veo que graben y otro todo lo contrario, sinceramente huele raro este tema, incluso lo he comentado con algunos y están de acuerdo con esto último. también parece algo raro que de repente graben muchos cómicos de murcia… antes de valladolid… va por zonas esto o que? una vez hablé con un cómico en pruebas y estaba molesto porque por lo visto le quitaban textos que sin embargo a otros les dejaba, curiosamente era andaluz…
    como he dicho antes lo veo como una opinión personal, espero que los monólogos mejores porque para mi opinión y la de varios que hablo tanto amistades y twitter los monólogos no hacen reir mucho.

  19. yo mismo

    Cualquier tema de los arriba mencionados, es válido para hacer reir, siempre que se haga con originalidad…los monólogos frikis que hablan de cosas átipicas que no sea de los arriba mencionado,lo cotidiano, se quedaran en originales, pero ese cómico se comera 3 cubos de mierda en cualquier sala.
    el 80% de los monologuista que graban en paramount no tienen gracia. Y es cierto, hay mucho compadreo, soy amigo de tal…este me cae bien, este no…y cosas parecidas.
    Miguel Iriban, para no es comico, hace reflexiones simpaticas con algún punto gracioso.

  20. Carlos

    Llego como 3 años tarde, pero vaya. Por expresar mi breve opinión que no quede: Álex Clavero y ‘brillante’ en una misma oración… ¿En serio, Miguel? Supongo que tenéis bastante colegueo entre cómicos, pero estas cosas casi ofenden.

    Por lo demás te admiro, Miguel. Para mí, eres uno de los cómicos top del panorama nacional.

  21. Vaya, yo también llego 3 años tarde -lo acaban de reflotar vía twitter-, pero coincido con el autor en prácticamente todo.
    A la hora de escribir un buen texto, puede considerarse como una especie de test titulado «cómo de original son tus ideas, resta desde 10 cada uso de uno de estos puntos».
    Y, por supuesto, esto no hace que el monólogo sea bueno o mano, el texto es la parte más importante pero no la única, y los factores restantes multiplican. Ya lo han comentado, Hovik hablando del primer punto borda un monólogo genial.

  22. Yo echo de menos que se use el humor de forma valiente e inteligente. Estoy harto del monólogo costumbrista y amable de novios y novias. Más concretamente, necesito humor contra las creencias religiosas (que tanto daño hacen a la sociedad). Hay temas muy tabú entre los monologuistas, y puedo entender que no se quieren buscar problemas. Pero yo aplaudirémás a quien se ríe de las supersticiones, de la absurdez de la monarquía y de los propios adalides de lo poilíticamente correcto.

  23. Yo llego cuatro años más tarde, pero es que soy del tercer mundo. En Argentina el stand up se está desarrollando de un modo espantoso: una comunidad de cómplices que se convencen entre sí de su genialidad sin advertir que al público no le mueven ni un músculo de la cara. Por eso los tópicos están al día pero para peor sin un mínimo esfuerzo ni originalidad. Primera cita, maridos estúpidos, menstruación, sexo sin el menor vuelo, drogas, alusiones personales a la gordura, la altura o el nombre se suceden y multiplican de a cientos.
    Muy bueno el post, al leerlo pensaba en Dani Rovira, que es capaz de introducir chistes populares, juegos de palabras o tópicos que, resguardados por su oficio y persona escénica, terminan componiendo un monólogo sólido.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.