Series recomendables: Orange is the new black

Publicado por
Foto: Netflix
Foto: Netflix

Orange is the new black es una de las series que dio la sorpresa durante el año anterior por su manera relativamente innovadora de tratar la temática carcelaria. Emitida por Netflix e inicialmente considerada una underdog frente a producciones más renombradas de cadenas mayores, ha terminado no solamente haciéndose un hueco sino ganando una buena legión de seguidores y gran cantidad de comentarios positivos. El argumento es la adaptación —supongo que bastante libre— del libro del mismo título, escrito por una mujer de clase media que pasó una temporada en una cárcel estadounidense y decidió contar sus experiencias. En los años más locos de su juventud, arrastrada por un amour fou, cometió un delito relacionado con el tráfico de drogas y juzgada en su momento, no recibe la sentencia hasta diez años después. Así, se ve obligada a abandonar una existencia acomodada para ingresar en prisión. Dado que carece de cualquier tipo de experiencia callejera y su contacto con el mundo del crimen ha sido más bien tangencial, no le resultará fácil adaptarse a esa nueva vida. En la cárcel encontrará mujeres con biografías de lo más dispar y desde luego con un modo de pensar completamente diferente a su propia mentalidad de clase media acomodada.

Tratándose de una serie que transcurre en una prisión para mujeres, podemos olvidarnos de algunos de los estereotipos asociados al género carcelario. Por ejemplo, aunque la violencia y la intimidación aparecen —hasta cierto grado— en el argumento, son mostradas de modo menos brutal y desde luego mucho menos frecuente de lo que sucede en la ficción sobre cárceles masculinas. Lo que priman aquí son las tensiones psicológicas y emocionales de las protagonistas, tanto o más que los juegos de poder o los enfrentamientos entre bandas. Puede afirmarse que Orange is the new black es más un drama de relaciones que un flick carcelario; incluso en ocasiones se transforma en melodrama, aunque por fortuna no se afronta la trama desde una única perspectiva y la serie varía bastante de tono no solamente entre escenas, sino incluso entre un episodio y otro; muchas veces adorna el guión con toques de cinismo y un humor que llega a rayar en lo surrealista (quien haya visto el delirante episodio en el que la protagonista se obsesiona con una gallina sabrá a lo que me estoy refiriendo). Los distintos ingredientes —drama, humor, etc.— están combinados en casi todos los episodios, lo cual hace que Orange is the new black sea muy llevadera incluso para quienes no disfrutamos particularmente con su lado más melodramático.

El verdadero punto fuerte de la serie son las interpretaciones, continuando con la racha —o ya prácticamente una tradición— de certeros castings en muchas series estadounidenses. La reina absoluta de la serie es la actriz Taylor Schilling, que hace un trabajo fantástico, por momentos sencillamente sublime, que le valió una más que merecida nominación a los Globos de Oro. La inevitable transformación de su personaje le permite mostrar nuevos registros conforme avanza la historia, jugando inteligentemente con los estereotipos que inicialmente habíamos asociado a su figura: va evolucionando desde parecer una insulsa pijilla suburbana durante los primeros episodios hasta la mujer que comienza a conocerse a sí misma cuando se ve sometida a un régimen de vida psicológicamente exigente, que acaba extrayendo de ella facetas que ni ella misma conocía. Pese al aspecto dulce y timorato del personaje al principio de la serie, Schilling puede mostrar rabia e incluso estados que bordean la locura con fuerza y un tremendo poder de convicción, protagonizando algunos momentos verdaderamente arrolladore. Ah, y tampoco podemos olvidar su considerable vis cómica, hasta el punto de que en la segunda temporada se ha apropiado ya del show por completo. La evolución de su personaje y de su interpretación es uno de los mayores alicientes de la serie.

Sus compañeros de reparto no se quedan atrás, especialmente los personajes femeninos que lógicamente son la mayoría en oposición a casi todas las demás series del género. Los hombres son aquí los secundarios. Aun así, como siempre sucede con la temática carcelaria, el microcosmos donde transcurre la trama tendría menos interés si las interpretaciones de los personajes principales no resultaran convincentes o al menos carismáticas. Por fortuna, el nivel medio de esas interpretaciones es bastante alto y las mujeres que aparecen van sobradas de carisma.

En resumen, Orange is the new black es una buena alternativa para quien busque una serie muy entretenida en la que no haya necesariamente dragones ni muertos vivientes. El ritmo es ágil, el melodrama como decimos casi siempre debidamente compensado por otros elementos y muy particularmente por brillantes perlas de humor, y la combinación entre el ambiente de la prisión con secuencias de la vida anterior de las presas consigue que resulte difícil aburrirse. La crítica ha recibido esta serie de manera casi unánimemente entusiasta, lo cual no significa que sea una obra maestra, pero sí un producto inteligente y de mucha calidad que puede interesar a un amplio rango de espectadores. Denle una oportunidad, lo merece sobradamente.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

11 comentarios

    • Pingback: Nunca abandonarás Harlan con vida (a propósito de Justified) - Jot Down Cultural Magazine

    Comentar

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.