¿Puede un criminal ser buena persona?

Publicado por
Escena de la adaptación cinematográfica de La entrega. Image Chernin Entertainment / Fox Searchlight Pictures.
Escena de la adaptación cinematográfica de La entrega. Image Chernin Entertainment / Fox Searchlight Pictures.

A propósito de Galveston, de Nic Pizzolatto, y La entrega, de Dennis Lehane

Anik Lapointe es, probablemente, la mejor editora de novela negra que ha pasado por España en los últimos años. Gracias a esta canadiense afincada en Barcelona, la editorial RBA construyó uno de los mejores catálogos del género descubriéndonos a autores como Denis Lehane, Deon Meyer, Jo Nesbo, Robert Wilson, Tana French, Lee Child, Philip Kerr y redescubriéndonos a míticos como la pareja sueca Maj Sjöwall y Per Wahlöö, inspiradores de la novela negra contemporánea —en la que se mezcla el crimen con nuestras pasiones más oscuras cocinadas en una sociedad enferma— allá por los sesenta. También de su mano pudimos recuperar los textos de un grande que ha estado casi olvidado en las dos últimas décadas: Jorge Ibargüengoitia, del que no dejen de leer novelas como Las muertas.

Lapointe tiene, como he dicho, mucho ojo y bastante talento. Sabe lo que un lector quiere, cómo pasárselo bien y no ofrece paja. Los libros que ha editado tienen la consistencia de una muy buena novela, a pesar de que el género negro se haya vilipendiado tanto por su estructura monolítica. Ella es, desde luego, una de las claves para que en los últimos tiempos haya habido un florecimiento de la literatura del crimen en nuestro país.

Ahora acaba de comenzar una nueva etapa en Salamandra creando la colección Salamandra Black, en la que ya ha publicado dos novelas. La primera, Galveston, nos descubre al guionista de la serie True detective, Nic Pizzolatto (Nueva Orleans, 1975). La segunda, La entrega, a partir de su propio guion cinematográfico, es de un viejo conocido, Denis Lehane (Boston, 1965). Y, leídas ambas, no puedo encontrar más divergencias. La primera parece un intento por ofrecer al lector todo eso que he citado anteriormente: una buena historia, escrita con buena pluma y un personaje malo, un matón de los que no duda en descerrajar cuatro tiros al que se pone por delante, pero que en el fondo tiene hasta casi buen corazón y hasta llora y sufre por vivir en una sociedad que le atormenta, que no debería ser como es. Y, sin embargo, la historia, creo, no funciona.

Lehane es otra cosa. El norteamericano de Boston, creador de la famosa pareja Kenzie y Gennaro y de novelones como Cualquier otro día, donde se entremezcla una huelga de obreros en el Boston de 1920 con el béisbol y varios asesinatos —ejemplo máximo de novela negra y social— o Mystic River —que Clint Eastwood llevó al cine— ha vuelto a dar en la diana con La entrega, tanto en el guion como en su adaptación novelística. En ella también hay una sociedad febril, que no bascula bien, llena de desigualdades, y unos personajes malísimos y violentos, que matan sin pudor, pero que sí esconden una humanidad reconocible, alejada de lo cursi. Porque sí, el matón creado por Pizzolatto llega a ser un poco cursi. El de Lehane, no. Si el creador de Galveston se pierde en la ñoñería y en un enamoramiento tontorrón, el de Boston sabe esquivar bien esta fina línea y nos muestra a un hombre también atormentado y solo, pero que sí cree de verdad en hacer el bien por el resto de las personas. Pizzolatto imposta. Lehane, no.

Un análisis de personajes

En estos últimos meses se ha comparado mucho Galveston con las obras de James Ellroy. Pero creo que se yerra. El protagonista es Roy Cody, un tipo con unas pintas como para salir corriendo: grande, con barba y el pelo largo, con un sombrero de ala ancha y botas de cowboy. Ejerce de sicario y no duda en apretar el gatillo. De hecho, en las primeras páginas del libro tenemos una matanza de las buenas en la que Cody se deshace de unos cuantos mediante algunos buenos puñetazos y un par de balas entre ceja y ceja. Y sin remordimientos. Pero ay, también nos hemos enterado de que puede tener cáncer de pulmón y a la vez se ha quedado medio prendado —casi es más una actitud paternalista— de una adolescente con serios problemas (una adolescente a la que por estos lares le pondríamos la etiqueta de «choni» buscavidas sin pestañear).

Gavelston_135X220A medida que transcurre la novela, en la que vemos acrecentarse esta relación, se mezclan episodios sobre una playa —Galveston— a la que Cody se ha retirado años más tarde y donde vive solo con un perro (atención al detalle del perro) y recuerda aquella etapa. Es aquí cuando Pizzolatto se nos pone lírico, poético y conmovedor. Nos imaginamos a Cody, el que antes tanto miedo daba, con su camisa de cuadros y vaqueros y vagando solitario entre el oleaje. Pero algo no cuadra. De repente es como si el thriller violento se hubiera convertido en un telefilme de tres al cuarto de los que ponen los fines de semana en la televisión. O en un videoclip de karaoke de cualquier canción romanticona. Y, la verdad, yo no me creo a ese personaje chusco, malo y matón de las primeras páginas.

Probablemente haya muchos fans de la serie True detective que no hagan este análisis. En la serie, emitida por HBO, también ocurre algo de esto, como pude observar en los primeros episodios (lo siento, no aguanté hasta el final). Y es precisamente por esto por lo que la han llamado el nuevo noir y han elevado a los altares al personaje de Matthew McConaughey. Pero es que este hombre desdichado me producía la misma sensación. El escritor ha querido explicarlo en alguna ocasión como «algo muy personal para mí, a varios niveles, tanto por sus personajes como por los demonios que deben afrontar». ¿Demonios? Sí, vale, todo el mundo los tiene, pero lo que hay ahí también es un ego tamaño supersize. Un yo, yo, yo continuo, y dejadme pudrirme en la mierda de mi soledad. Es lo único que me importa. El resto podéis iros al carajo. Autocompasión pura y dura. Y ñoñería. Y a eso le llaman el nuevo noir y hasta la feminización del género, como si todo lo sentimental ya tuviera que ser femenino. Ay, las etiquetas de género…

Los personajes de Lehane son, sin embargo, otra cosa. En sus novelas hay una pulsión mucho mayor por intentar crear una sociedad mejor. Estamos mal, sí, pero podemos salir adelante ayudándonos los unos a los otros, aunque sea quitándonos de encima a los que intentan destrozarnos cada día.

En La entrega el protagonista es Bob Saginowski, un camarero con dificultades para las relaciones sociales. No es un misántropo, no es un desengañado. Simplemente, no puede. «Bob no se fiaba de sí mismo cuando había que manejar algo frágil. Llevaba años sin fiarse (…) Cabía la posibilidad de llevarse bien con aquella sensación, siempre que uno no intentara ofrecerle resistencia», escribe Lehane sobre este barman después de que un sacerdote lo haya descrito como un hombre «de gran corazón». Pero Bob no tiene la labia de su primo Marv, con quien trabaja en el bar. Y es precisamente esta imposibilidad en el trato con los otros la que se muestra con toda su contundencia cuando encuentra a un perro malherido en un cubo de basura y una vecina le conmina a quedárselo. «Compraron un bebedero para la jaula y un libro de adiestramiento canino (…) Mientras el cajero pasaba los artículos, Bob sintió un temblor por todo el cuerpo, una alteración momentánea al ir a coger la cartera (…) Por un instante, había sido feliz». Se ve incapaz de poder cuidar al perro, pero al mismo tiempo tiene unas inmensas necesidades de compañía y de expresar su amor al animal. Ahí sí hay corazón. Y solidaridad. Nada que ver con la relación que tiene el protagonista de Galveston con su mascota, que no es más que un apósito, atrezo, parte del paisaje del hombre atormentado y solitario.

Por supuesto, en La entrega también hay una trama criminal en la que el camarero Bob se ve envuelto. Nada más y nada menos que con la mafia chechena y con un tipo, el dueño del perro que ha encontrado, que es un verdadero psicópata con cero empatía. A Bob el lector le observará rudo en ocasiones, desligado de la sociedad, pero será verdaderamente el que imparta justicia sin dejarse llevar por pecados capitales como la avaricia y la codicia. Ahí sí hay un corazón, maltrecho sí, pero que aún late lleno de compasión, no de la cacareada autocompasión de los nuevos matones cursilones.

entregaEsto es lo que diferencia a Lehane de otros muchos escritores de novela negra. Lo que le hace estar en el podio de los mejores del género en su versión más contemporánea. Lo que, además, se trasluce en los guiones de las series en las que ha participado como The Wire, junto a su amigo David Simon. Él mismo se ha quejado en varias ocasiones sobre la falta de ética que impera en nuestra sociedad, sobre todo a raíz de la crisis económica y que incluso ahora podríamos extrapolar para explicar desmanes tan espantosos como el caso de las tarjetas black en la entidad Bankia: «La hipocresía está en el corazón de todos los asuntos globales. No hay más que ver lo ocurre en EE. UU. Aquí conocemos quiénes causaron la crisis: los bancos de inversión, las empresas de seguros y las compañías hipotecarias. Y también conocemos los nombres de las personas que estaban detrás. Y sin embargo, en vez de arrestarlos, les estamos permitiendo que obtengan bonos con un valor de cuarenta millones de dólares. Y también les permitimos que culpen de todo ello a los impuestos, los sindicatos y el sector público. Es una verdadera vergüenza», dijo hace ya tres años en una entrevista. Una frase que ahora se nos revuelve como un puñetazo en medio del estómago a todos los contribuyentes que no solemos pisar esos restaurantes de lujo cargados a cuenta de la black (esto sí que es género criminal del bueno y, desde luego, de buenas personas tienen poco).

No dejen, por tanto, de leer a Lehane. Pueden comenzar por Un trago antes de la guerra, para conocer a la pareja Kenzie y Gennaro. Además, al haber sido escritas en los noventa, estas novelas dan una idea de lo que se iba tejiendo en aquella época y que explotó veinte años después. También muestran que no todo el mundo vivía por encima de sus posibilidades. Ni en Estados Unidos, ni en España ni en ningún lado. La clase media siempre sufrió lo suyo (y ya no digamos las que están por debajo en el escalafón social, que clases siempre las hubo). Después pueden continuar por Cualquier otro día o su última novela, Vivir de noche, en la que precisamente se plantea con fuerza la pregunta que está en toda su obra: ¿Puede un hombre ser al mismo tiempo un buen criminal y una buena persona? 

Para responderla hay que sumergirse en ese lodo. Con Lehane uno sabe que no camina solo y que va a encontrar esperanza. La que no vemos en Pizzolatto porque la ha cubierto de una pátina deshonesta, muy poco honrada con el lector. En cualquier caso, es su primera novela y estoy segura de que nos sorprenderá con muy buenas historias. Madera hay.

Aunque a quien hay que estar agradecido, de verdad, es a la editora Anik Lapointe por alumbrarnos con estos autores, que pueden gustar más o menos, pero que siempre tienen algo que decir. Sin ella no conoceríamos a ninguno y nos estaríamos perdiendo buena parte de lo que se cuece en el género criminal. Le auguro un gran trabajo en Salamandra Black y espero que nosotros, como lectores, lo disfrutemos. Por las buenas personas.

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

FOR EVER

120Para siempre
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
PARA SIEMPRE (en un solo pago)
 

21 comentarios

  1. Bastante talento, dice. Lapointe es tan buena que no necesita alabanzas. Ni reseñas como esta.

  2. Central Perk

    Nic Pizzolatto, hasta la fecha, me parece un fraude de los gordos. True Detective tenía su calidad, pero el guión, pedante, pseudoprofundo y prepotente, lo mandaba todo a la mierda. Se engañaba a los espectadores, que creían estar viendo una «nueva visión oscura y desoladora de la sociedad actual», cuando todo lo que había en la serie era palabrería, discursitos vacíos autocomplacientes y pretensiones de grandeza filosófica.

    Vamos, una serie preparada para hacer sentir inteligente al espectador y enmascarar así la simpleza de su trama.

    • Maestro Ciruela

      Mi hermano me prestó «Galveston» hace más de un mes y se lo devolví la semana pasada sin llegar a la página 50. Tenía la impresión de estar leyendo una novela de tres pesetas de los años 50 de Editorial Bruguera, algo escrito por Keith Luger, Alex Simmons, Silver Kane o Curtis Garland. ¿Dónde estaban los estupendos diálogos de «True Detective»? Ni rastro. ¿Seguro que a Pizzolato no le han reescrito el guión? Y en cuanto a Lehane, aburrimiento también, por no hablar del plasta de Ellroy. Claro que, tampoco me gusta Cormac McCarthy. Es que a mi no me gusta casi nadie; bueno, sí… Raymond Chandler, Dashiell Hammett, Jim Thompson, James M. Cain… pero es que estos escriben en otra dimensión.

    • Pablo pablo

      Ahí están los ñoños que pasaron tanto tiempo reflexionando que no pueden disfrutar.
      La literatura es literatura, su estructura no esta determinada, puede doblarse sobre ella misma y hacerse preguntas que la pedantería filosófica entiende como propias, y eso no la convierte en un fraude.
      La estética y la metáfora de True detective son una realidad bella y consumible, sí, en términos de mercado.

      • Central Perk

        ¿Estética? Preciosa, eso no te lo voy a discutir.¿Metáfora? «El mundo es un lugar solitario lleno de gente horrible». Poco más.
        Aun si la metáfora fuera muchísimo más complicada -nada malo hay en una idea simple-, lo que critico de True Detective es su explicitud, su aparente necesidad de dejar claro una y otra vez los mensajes filosóficos (tenga o no tenga relación con la trama policial, de hecho de ésta se olvidan demasiado a menudo), retorciéndolos para hacerlos parecer más complicados, buscando continuamente los momentos de monólogo innecesario… Al final, tantas ganas de convencerme de lo inteligente que es me provoca el efecto contrario.

        • Olga Vilches

          Creo que tu problema es que la soberbia no te deja disfrutar. Tú todo lo haces o lo harías mejor, ¿verdad? Eres un genio.

  3. Anik Lapointe es una crack, y no sólo por las fantásticas novelas negras que edita…Fue la editora de los libros de «Historias de…» escritos por el gran Enric González. ¿Cómo no dedicarle al menos una reseña en un artículo en Jot Down?

    Fantástico artículo, por cierto.

  4. Me fio del articulo o de los comentarios? que hago?

    aun asi buen articulo…saludos!

  5. Pingback: ¿Puede un criminal ser buena persona?

  6. Doctor Azo

    La pregunta es si un criminal puede ser buena persona…?
    Pero hombre, ¡por supuesto que sí! Y no hay que ir muy lejos para encontrar un ejemplo porque aquí estoy yo, yo mismo, para acreditarlo. Habré matado sobre unos quince, más o menos si no cuento a uno que se cayó solo por el barranco al no echarle yo la cuerda para subirlo. Toda esta gentuza se lo merecía, podéis creerme. Yo no miento nunca, jamás traiciono a mis amigos pero al que me la juega le hago la cruz y al poco desaparece.¿Quiere esto decir que soy malvado? ¡No y mil veces no! Soy cariñoso y solícito con mi mujer y mis hijos que tienen en mí a un esposo entregado y a un padrazo que les consiente casi todo. Lo que pasa es que un hombre no puede consentir ciertas cosas, estamos en un mundo hostil y depredador y el pez grande se come al chico en cuanto éste se descuida. «Camarón que se duerme se lo lleva la corriente» que decía Hitler. Doy limosnas de 20 euros a los viejecitos y viejecitas que me piden por la calle y tengo a mi madre de 97 años en un altar como la santa que es. ¿Quién se atreve a decir que soy mala persona?

  7. manuel

    «true detective…que termine de ver….» debes ser el heroe de la pseudotertulia de la mesita de cafe de malasaña

  8. Totalmente de acuerdo. Nic Pizzolatto es la Lena Dunham masculina: un escritor de tercera que se las de profundo y cool a base de copiar a autores infinitamente superiores a él, (teclead en Google ‘Nic Pizzolatto + Thomas Ligotti’ y comprobareis a qué me refiero)…

    • The Woman

      Vaya, vaya. A ver si va a ser por eso que True Detective S1 es una maravilla, la S2 es un aburrimiento y Galveston es una novelita de quiosco…

  9. Pingback: ¿Puede un criminal ser buena persona? (Jot Down) | Libréame

  10. oembuchado

    No he leído la última de Lehane, pero la novela de Pizzolato le da mil vueltas a todo lo que escribió tras finiquitar la serie de Kenzie-Genaro hace 15 años salvo, quizás, Sutter Island.

    Lo bueno de Galveston es que es novela negra actual que no sabe ni a refrito ni a vintage. Yo desde luego la recomiendo y lo de la ñoñería … pues no sé dónde está. A lo mejor mi novela venía con defecto y me perdí el capítulo ñoño. Porque para autor ñoño el propio Lehane y sus malos-buenos con sus historias de encoñamiento; sus machos alfa feministas y multiraciales; vamos, un quiero y no puedo. Dónde va a parar …

    Saludos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.