Breviario del divorciado

Publicado por
Imagen de Kramer vs. Kramer (Columbia Pictures)
Imagen de Kramer vs. Kramer (Columbia Pictures)

Tu abogada te advertirá de que lo peor está por venir. Es incierto: lo peor del desamor ha sido ese rubor fantasmagórico, tan áspero, de tener que rozarse desnudo.

Gracias al Spotify, el reparto de la música ha dejado de suponer un quebranto, así que bendice el progreso general de la humanidad o, cuando menos, no lo maldigas.

No te avergüences si sigues diciendo «mi mujer».

Tampoco si, por un instante (de debilidad), la razón se pone de su parte.

No le añadas el adjetivo «ex» a todo lo que guarda relación con ella. El esfuerzo de balbucear mi exsuegro, mi excuñada o mi excuñado puede abocarte a que tu pasado se convierta en una suerte de exvida donde quepan un exbarrio, una excasa, una exfamilia.

Si aún no te has convencido, pronuncia mi «exsobrina» y detente a escuchar el eco.

No te alarmes si, la noche menos pensada, reparas en que tu lado de la cama no es el izquierdo; si caes en la cuenta de que tú, joven divorciado, no tenías más lado que el que te impusieron.

Contravenir la costumbre de tener la nevera en perfecto estado de revista no es un reflejo emancipador. De quien te estás liberando es de tu ex, no del decoro.

No quemes sus fotos. Si lo hicieras, te percatarías de que el único que arde en esa pira eres tú.

[Soñabais, ay, con comprar una masía en el Empordà para adecuarla como resort. Habría un pajar en el que tú editarías libros que solo rendirían pérdidas. Ella cuidaría de los huéspedes con su habitual ingenio para hacer del mundo un lugar más amable, y una vez al año darías una cena amenizada por un cantautor (el primero sería Caetano Veloso; de hecho, la idea surgió tras ver su escena de Hable con ella)].

Que te llamara «cari» siempre fue una osadía, de acuerdo, pero no se lo hagas pagar a la que venga detrás.

No te fustigues por haber abandonado el reciclaje: es la prueba de que tenías atributos veraces.

Abandonar el reciclaje no supone abandonarse a sí mismo. De vez en cuando, vacía el contenedor de la Nespresso.

No te alarmes si, al visitarla, te tientas el bolsillo en busca de las llaves.

Renueva el cepillo de dientes con la misma asiduidad con que ella solía hacerlo.

Celebra cuantas cenas sean necesarias: son un pretexto fabuloso para comprar utensilios de cocina cuya existencia jamás habrías imaginado.

Utilizar a tus hijas como cebo para cazar jóvenes impresionables es bastante peor que hacer cola en Luz de Gas.

Deja una copia de las llaves en el bar.

No andes gritando por ahí que (ya) no ves la tele.

Arriesga tu vida de vez en cuando. Sobre todo, e indefectiblemente, por amor.

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

15 comentarios

  1. Samuel

    Muy bien, pero puedes seguir reciclando, no te hace menos hombre, sino mejor padre, por intentar dejarle a tus hijas un mundo mejor.

  2. Verdad, todas y cada una.

  3. Pingback: Breviario del divorciado

  4. Artículo genialoide, ingenioso pero no tanto, no se, me he vuelto a sentir en 2012.

  5. Parmenio

    Triste; y gracioso; y lleno de sensibilidad; y áspero como ese roce. Gracias autor. Lo siento.

  6. Jo! ¡Qué de recuerdos!

  7. pacopepea

    De acuerdo en muchas cosas ,pero no creas que es general lo de tener la casa ordenada si para tenr la nevera en perfecto estado de revista ,cocinar o cambiar el cepillo de dientes echas de menos a tu mujer ……………..
    De todas maneras cuesta decir ex las llaves son una obsesión,yo dejo unas en el coche,pero hay que hacer proposito de no hacer el ridiculo por la noche el nivel de patetismo puede ser infinito

  8. Angelo

    Si vuestros antiguos amigos te miran raro, no te sorprendas, ella lleva meses diciéndoles que eres el peor padre, el peor marido y el peor lo-que-sea de la historia de la humanidad.

  9. Que digo yo que...

    … es estupendo no ser divorciado.

  10. Manu C. García

    (…) Escuchar «Tu fantasma», de Silvio Rodríguez

  11. Daniel Gimeno

    que texto mas asquerosamente triste. Lo siento.

  12. Gloria Beatty

    Muchacho, no me extraña…

  13. Pingback: Yemas de huevo bajo cero | Y e m a s d e h u e v o

  14. sargento100x100algodon

    Vuelvo aquí para compartir una alegría. Decir «ex-cuñado» es una maravilla.

  15. No solo da en el clavo, te hace sentir ese momento…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.