¿Qué escena de la historia del cine inspira más bondad y humanidad?

Publicado por

Hay escenas que por sí mismas pueden hacer buena a una película, algunas nos dejarán atónitos por su crueldad, otras por la épica de sus discursos o de sus duelos y habrá quien se quede maravillado por tal o cual beso o estupefacto ante determinada escena de acción. Pero en un día de Navidad como este qué mejor que centrar nuestra atención en aquellas que mejor han sabido conmovernos por su compasión y amor al prójimo. Así que aquí van nuestras favoritas, voten la que prefieran o añadan su predilecta.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)

_______________________________________________________________________

El rey pescador

El cantante Tom Waits tuvo aquí este cameo en el papel de un mendigo que se veía a sí mismo como un semáforo moral, alguien que con su ejemplo hacía más llevadera la vida a los demás. Lo cierto es que no le falta razón, por eso es tan recomendable tener siempre a alguien cerca a quien contarle nuestras desgracias, así logramos un doble objetivo: aliviar la pena propia y hacer que esa persona se sienta mejor consigo misma, pues nos mirará y pensará para sus adentros «qué suerte tengo de no ser tú». Win-win.    

_______________________________________________________________________

El hombre elefante

Joseph Merrick tuvo la desdicha de sufrir una deformidad que lo convirtió en un monstruo de circo, despertando en quien lo mirase tanta estupefacción como aversión. Por ello el médico que lo adoptó quiso curar en la medida de lo posible no solo su cuerpo sino su espíritu, reintegrándolo en la sociedad. Para ello le presentó a una joven y amable viuda, ante la que Merrick lloró desconsoladamente, pues «era la primera mujer que le había sonreído, y la primera que, en toda su vida, le había estrechado la mano». También lo invitó a su casa a tomar el té y conocer a su familia. Su logrado biopic por economía narrativa recreó ambos acontecimientos en una misma escena, que es la que ven sobre estas líneas.

_______________________________________________________________________

La lista de Schindler

Película tras película, Liam Neeson se ha convertido en los últimos años en un vengador implacable que hace flojos a Steven Seagal o Dolph Lundgren, pero su mejor papel seguirá siendo el de esta biografía en la que da vida a alguien diametralmente opuesto. La cinta ganó un montón de Óscar, tuvo un formidable éxito de taquilla y logró asentarse en nuestra memoria prácticamente como la historia oficial del Holocausto. En contraste con el sinfín de horrores que se van exponiendo durante las algo más de tres horas de metraje emerge la figura de alguien atormentado por no poder salvar a aún más personas, tal como vemos en esta vibrante escena final.

_______________________________________________________________________

Espartaco

Un gladiador no es la figura que más falte en un belén, pero si esta es una de las películas inevitables de Semana Santa entonces tampoco puede desentonar mucho en Navidad, especialmente si recordamos esta escena. El héroe, ya derrotado, procede a entregarse y es entonces cuando ofrece a sus seguidores la oportunidad de igualarle, de decir «yo soy Espartaco». Con él han aprendido a ser libres y ahora ya no están dispuestos a dejar de serlo pase lo que pase.

_______________________________________________________________________

Del revés

Esta película juega con unos conceptos tan abstractos sobre la mente y la psicología que probablemente ningún niño llegó a entenderla, pero al tener también mucho colorido y movimiento la tarea de tener que acompañar a adultos al cine se les hizo más llevadera. En uno de esos momentos de acción vemos a Bing Bong ayudando a Alegría a proseguir con su misión, aunque para ello tenga que quedarse atrás en un gesto de generosidad que nos partió el corazón.

_______________________________________________________________________

Despertares

Los libros del neurólogo Oliver Sacks, aparte de resultar muy interesantes, nos dejan entrever que debía de ser un buen tipo, preocupado por sus pacientes hasta más allá de su deber profesional. Despertares fue adaptado al cine con Robin Williams encarnándolo durante aquel experimento de 1969 en que logró rescatar de la abulia a un grupo de pacientes. Por desgracia su recuperación se marchitó casi tan rápido como llegó, lo que lleva a Sacks a cuestionarse si hizo o no lo correcto.

_______________________________________________________________________

Abyss

El personaje interpretado por Mary Elizabeth Mastrantonio debería hablar muy seriamente con sus compañeros de la plataforma submarina, porque si es por ellos ahí se queda. No fueron capaces de dedicarle ni dos minutos de maniobras de reanimación, e incluso el personaje de barba intenta detener a Ed Harris cuando sigue por su cuenta. Afortunadamente es terco y le arrea los meneos que hagan falta para resucitarla.

_______________________________________________________________________

Marcelino pan y vino

Marcelino es un niño huérfano que es muy bueno, vive en un convento rodeado de frailes y se dirige a Jesús en la cruz, a quien le entrega una buena ración de pan y vino para que así rime con su nombre (menos mal que no se llamaba Sorolla). Entonces se produce el milagro y todo el convento y el pueblo quedan admirados, cosa que nunca llegamos a entender porque consiste en que el niño aparece MUERTO. Con milagros como ese mejor que caigan maldiciones. En cualquier caso la película de Ladislao Vajda forma parte de nuestra memoria colectiva y ha encogido los corazones de varias generaciones.

_______________________________________________________________________

Cadena de favores

En respuesta al estímulo de un profesor que anhela inspirar a sus alumnos, el chaval protagonista idea un clásico sistema piramidal pero esta vez —bajo un enfoque radicalmente nuevo— no para apropiarse del dinero ajeno sino para hacer el bien. De esa manera no solo ayudará a los demás, sino que los animará a ayudar a su vez a otros en una reacción en cadena de filantropía.

_______________________________________________________________________

Babe, el cerdito valiente

Este cochinillo comprende la diferencia entre el valor y la arrogancia, probablemente no haya oído hablar de Unamuno pero intuye que no es lo mismo vencer que convencer, y sabe que a menudo se llega más lejos pidiendo las cosas por favor que mediante la amenaza y el terror. Más bueno que recién salido del horno.

_______________________________________________________________________

Pulp Fiction

¿Por qué Butch salva a Marcellus Wallace? Se la tenía jurada, lo había intentado matar y fue tras él hasta que ambos acabaron en manos de este par (o trío, según se mire) de depravados. Pudo haberse desentendido, salir de la tienda con ese problema resuelto sin mirar atrás… pero sintió esa punzada en su interior, una vocecilla diciéndole que el camino recto no es el camino más corto y que pasaba por regresar al sótano. Puede que sintiera algo personal en su contra pero también tenía algo impersonal a su favor, que es lo que se conoce como ética. Wallace estaba a mil jodidas millas de estar bien, pero supo reconocer la nobleza de ese comportamiento y ambos quedaron en paz. Peor destino le aguardaba al policía, no era precisamente el espíritu de la Navidad lo que iban a practicar con su culo, así que quedémonos mejor con el gesto de Butch.

_______________________________________________________________________

Zorba el griego

Si nos reserváramos la alegría solo para cuando la suerte nos sonría entonces no levantaríamos cabeza. La diosa Fortuna es cruel con estos dos protagonistas y hace fracasar su proyecto de una forma estrepitosa, pero no por ello les quita las ganas de bailar el sirtaki.

_______________________________________________________________________

¡Qué bello es vivir!

¿Alguien pensaba que dejaríamos de mencionarla? Por favor… Cada año la Navidad trae a nuestras pantallas tres caras de sobra conocidas que no por ello dejan de ponernos la carne de gallina al verlos: Raphael, el rey y James Stewart. Que la película de Capra careciera de derechos de autor para que las televisiones pudieran convertir su emisión en un rito inexcusable es una casualidad tan feliz que hace pensar en algún Clarence moviendo los hilos. Difícilmente puede reflejarse mejor el espíritu de la Navidad, una historia que nos enseña cómo cada persona importa, cada vida tiene un valor incalculable y si tenemos a nuestro alrededor gente que nos apoye no habrá adversidad que no podamos superar.

_______________________________________________________________________

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

15 Comentarios

  1. Iba dándole a la web para abajo y nada, que no aparecía Que bello es vivir, cuando casi juraría que el sentido primero de este artículo era hablar sobre ella, y que las demás están de adorno. Pero claro, me añade la escena de El hombre elefante y tengo que reconsiderar mi opinión en cuanto la veo, porque si de algo puede enorgullecerse esa película es que rebosa humanidad, y esa escena me hace llorar cada vez que la veo. La mención que hacen a Bing Bong en Del revés es acertada, pero quizás, por aquello de la humanidad, tal vez hubiera sido más acertado el comienzo de Up, ese que resume en un minuto toda la vida en común de una pareja, o Wall-E en toda y cada una de sus escenas.

  2. Os habéis olvidado de la escena en el parque publico de Boston de Good Wil Hunting (1997)donde el psiquiatra desolado (Robin Williams) le da una leccion y se gana el respeto del genio de las matematicas y delincuente juvenil (Matt Damon) que es sencillamente memorable…

  3. El rey pescador, más en el guión y en la psicología de los personajes que en una escena concreta; el baile de Zorba porque me llena de una sensación de triunfo sobre la desolación, y Blade Runner, por supuesto.

  4. Amores Perros, cuando el vagabundo irrumpe en la casa de su hija y le deja grabado un mensaje en el contestador.

  5. ¿Ni una sola propuesta de Chaplin, posiblemente el director más humanista?
    Recuerdo El chico, Candilejas o Luces de ciudad entre otras y no sé cómo pueden faltar esas escenas para la votación.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.