¿A qué club el fútbol le debe una Champions?

Publicado por

En tiempos pretéritos, a quien consideraba que la vida le debía algo se entendía que tenía un defecto grave. En la práctica balompédica, sin embargo, es el pan de cada día. Parece que no se ha comprendido que existen una serie de normas claras y públicas para determinar quién es campeón de Europa. Es más, tras el desarrollo del partido final de la competición, en el que de acuerdo al reglamento acaba siempre con un ganador inequívoco a través de un método conocido como diferencia de goles, se entrega una copa plateada de tamaño entre un botijo grande y una tinaja portuguesa al capitán de la escuadra vencedora. De esta manera, el aficionado, si se le escapare la complejidad de la normativa futbolística, puede distinguir sin lugar a dudas en su aparato televisivo quién ha ganado. Pero no. Todavía hay gente que considera que el fútbol le debe triunfos a equipos que no han cumplido todos los preceptos legales aludidos para ser galardonado con una copa de Europa. No obstante, lejos de aspirar al elitismo, claudiquemos, hagámonos uno con las masas y busquemos qué club merece más una Champions imaginaria. Una Champions al tío simpático. Elijan o añadan en los comentarios a su favorito.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)


Albacete Balompié

Victoria del Albacete Balompié en el trofeo de la ciudad en 1994. Imagen: Plofffni (CC)

Tuvo con don Benito Floro un técnico del siglo XXI en un fútbol que todavía acusaba tics de los años setenta. El Queso Mecánico se quedó a un punto de entrar en Europa. Si ahora Messi mete faltas desde su casa con el balón colocado en fraude de ley, Zalazar lo hacía desde la misma distancia y con el esférico en juego. Aunque a él solo le sirvió para aparecer en el vídeo-resumen de la liga del semanario erótico Interviu. «No pasa nada, tenemos a Conejo» es lo que repite en su cabeza cualquier persona de bien cuando afronta las adversidades de esta vida, tales como ver qué hacer en la declaración de la renta con una propiedad proindiviso de la que otro tiene el usufructo. El fútbol le debe cuatro champions seguidas al club manchego.


Società Sportiva Calcio Napoli

Michel Platini (Juve) y Diego Armando Maradona (Napoli) 1986/1987. Foto: Cordon.

No puede decirse que no se merezca una Champions el Nápoles, club en la que jugaba Diego Armando Maradona Franco, también conocido por el apelativo de «Dios». En las filas del equipo italiano, el astro argentino fue tan sobrado que no solo ganó dos ligas, sino que dicen las malas lenguas y los crueles rumores que sus compinches vendieron otra. Dio igual, porque cuando tuvo que enfrentarse a la máxima competición a nivel de clubes, fue secado por Miguel Porlán «Chendo», que hasta le tiró un caño. Un gesto imperdonable, pues Chendo debía haberle dejado pasar en cada lance para no manchar el nombre del buen juego. Por ello, el fútbol le debe al Nápoles siete champions.


Valencia Club de Fútbol

Santiago Cañizares tras el final del Bayern Munich – Valencia en la Champions League 2000-01. Foto: Cordon.

Grande de España, club con entidad para disputarle la liga al bipartidismo de Madrid y Barcelona a poco que haga bien las cosas, resulta que tras ser ajusticiado con contundencia por Raúl González Blanco y sus amigos en la final de Champions de París, cayó en la siguiente que jugó en la dolorosa muerte lenta y agónica de los penaltis. Un desenlace que haría arrancarse los ojos con tenedores a los telespectadores que están llorando y pataleando por lo que quiera que sea que haya ocurrido al final de Juego de tronos. Es por ello que el fútbol le debe cuarenta y cuatro Champions al Valencia.


Spartak de Moscú

Alexander Mostovoi, 1991. Foto: Cordon.

Equipo de colegas de barrio venido a más, el gran drama del Spartak es que la figura más importante de su club, Nikolai Starostin, fue enviada el gulag por Beria y Stalin por un quítame allá esas pajas. Siempre con jugadores caracterizados por su fuerte carácter, lograron a principios de los noventa con Karpin, Mostovoi y Radchenko repasase al Nápoles de Maradona y al Real Madrid de Butragueño entrenado por Di Stefano. ¿Acaso no les cayó una Champions del cielo por tamaña proeza? Pues no. Les echó en siguiente ronda el Olympique de Marsella. Un club francés. Esto en el fluctuante mercado activos financieros de Champions hipotéticas cotiza bastante. El Spartak tiene un pagaré de Champions firmado con tinta dorada por el excelentísimo señor don José María Ruiz Mateos.


Sevilla Fútbol Club

Sevilla FC y FC Bayern Munchen en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Foto: Daniel González Acuña / Cordon.

Dime de cuántas Europa Leagues presumes y te diré de cuántas Champions careces. Difícilmente habrá en la historia del fútbol una epopeya como la que protagonizó el Sevilla que salió del pozo de segunda división con los jugadores más baratos que se podían conseguir en el mercado para en pocos años empezar a devorar todos los títulos, menos dos. La liga y la Champions. Un techo de cristal. Una brecha de género. Por el Sevilla han pasado muchos de los mejores jugadores que han integrado después el Real Madrid y el Barcelona, pero un obstáculo invisible ha aparecido siempre que el club se ha aproximado a los copones más codiciados. El fútbol les debe una lluvia de Champions.


París Saint Germain

Neymar celebra un gol durante la Champions League, 2018. Foto: Matt Mcnulty / Cordon.

Su último título internacional fue una Copa Intertoto compartida con el Aston Villa y el Espérance Sportive Troyes Aube Champagne, más conocido como Troyes en la segunda división francesa. El anterior, la Recopa del 96, es el único que tienen presentable. Este agujero negro en las vitrinas del club de la capital más emblemática del mundo se ha tratado de resolver por el camino más corto, una lluvia de millones. Una inversión con la que se ha logrado uno de los proyectos balompédicos europeos más interesantes de los últimos años por las risas más que nada. La Champions que le debe el fútbol se calcula que mediría trescientos metros de altura para colocarla en lugar de la Torre Eiffel.


Real Club Deportivo de la Coruña

Miroslav Djukic levanta el trofeo de campeón de la Supercopa 1995-96 en el Santiago Bernabéu.

Actualmente en mitad de la tabla de segunda división, esta temporada se han cumplido veinticinco años del penalti que de no haberlo fallado Miroslav Djukic les habría dado el título de liga por primera vez en su historia. De esta manera, se hubiesen clasificado para la primera edición de la Champions que estrenaba las queridas y entrañables liguillas de primera fase. Sin duda, ahí el Dépor hubiese arrasado y en la final, al Ajax de Litmanen y Seedorf le hubiesen metido entre ocho y doce goles a cero. Pero nada de esto sucedió por culpa del penalti. El fútbol les debe esa Champions y cuatro mil doscientos millones de dólares por daños y perjuicios.


Arsenal Football Club

Arsène Wenger, 2011. Foto: Cordon.

Con similar filosofía a la del «radiante porvenir» en el socialismo real, el Arsenal de Arsène Wenger ha sido durante dos décadas de nada el equipo más sibarita en el trato con el balón de las islas. Candidato a todo cada año, esencialmente por su cara bonita, cuando por fin accedió a una final de la Champions y una legión de periodistas amantes del buen juego tenían preparados sus sonetos, resulta que se cruzaron con el FC Barcelona de Frank Rijkaard de Ronaldinho, Eto’o y Deco, una trituradora que solo fue ensombrecida por el mismo Barça cinco años después. Es el fenómeno que se conoce como conducir a doscientos kilómetros por hora y estrellarse contra un muro de granito. El fútbol les debe que la Champions pase a denominarse en lo sucesivo Trofeo Arsenal de Wenger.


Atlético de Madrid

Juanfran y Sergio Ramos en la final de la Champions League 2016. Foto: Vid Ponikvar / Cordon.

Cuenta el tópico que el club rojiblanco forja a sus aficionados en el más cruel de los sufrimientos, en el más refinado de los suplicios. La vida del hincha colchonero recuerda a la primera parte de La chaqueta metálica con la particularidad de que, cuando se acaba, vuelve a empezar. Así sucedió con la Copa de Europa contra el Bayern que se fue por un gol de disparo ejecutado sin fe, desde larga distancia; un gol amorfo y feo que privó al Luis Aragonés jugador del galardón europeo. Esa tortura solo podía superarse con otra final perdida con un gol en el último minuto, pero contra el máximo rival. Así se hizo. Y, al conjunto de todo lo anterior, no había forma de hacerlo más doloroso, de echar sal en las heridas sangrantes, que volviendo a perder contra el máximo rival de forma más abyecta, por penaltis. Así se hizo. Por esa tenacidad inquebrantable en hacerse daño, el fútbol le debe al Atlético el resto de trofeos Arsenal de Wenger que se disputen hasta la noche de los tiempos.


ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA

75año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + REVISTA IMPRESA + FILMIN

100año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
4 Números impresos Jot Down
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

14 comentarios

  1. Victor

    Al Patético de Madrid? Por favor… Primera final, el Madrid les marca en el último suspiro, en la prórroga están fundidos, el Madrid lo ve y se tira a matar. Segunda final, justo al revés, el Madrid llega a la prórroga muerto, y el Atlético… pone el autobús, no tiene huevos de ir a matar y luego la pierde en los penaltis. No se merecen ganar ninguna jugando así de miserias.

  2. Albóndiga

    La Real Bitácora Balompédica Española vive, la lucha sigue

  3. Agustín Serrano Serrano

    …»cuatro mil doscientos millones de dólares por daños y perjuicios…»

    Qué fino.

    Mi voto, para el Atlético.

  4. resker

    ¿Deber? ¿Te refieres a merecer? Supongo que estarás de broma porque en el fútbol no se merecen los triunfos; en el fútbol las ocasiones no cuentan, o cuentan solo para los berodestas de los diarios deportivos. Los goles a la red, decíamos cuando éramos pequeños y ganábamos un partido, o no los decían a nosotros cuando perdíamos. Respecto de la Champions… solo cabe pensar que la ganan los valientes porque, excepto (sic) honrosas excepciones como las del Inter de Milán en el feudo de los cotolanes, en la final hay que lanzarse a por la más guapa con todas las armas y sin mirar atrás. Sin mirar atrás…

  5. Rolando

    El club de mi avatar lo meecen mas. Pero, ya que no aparece, elijo al Napoli.

    Y del resto, de mayor a menor orden de mérito: Spartak > Albacete > Depor > Arsenal >> Sevilla > Valencia > >>Atletico Madrid >>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>> P$G (éste último espero que jamás la gane, al menos hasta que se le acabe el doping financiero).

  6. Tremolante

    Dejándonos de tonterías al Valencia se le debe una champions simplemente porque la mano de Carboni que supuso el penalty del empate del Bayern fue por un empujón de un atacante alemán. Si no llega a ser por eso no hubiera habido penaltys.

    • El Valencia de Cùper, y el de Ranieri, y el de Benîtez eran un tostôn, y lo que he dicho antes sobre el Atleti, lo aplico al Valencia. Las dos finales que perdieron las jugaron como equipo chico.

  7. Radimov

    Al Real Zaragoza. Único equipo que habiéndose clasificado para jugar la máxima competición continental ha sido apartado por su Federación para favorecer a otro que no cumplió los requisitos inicialmente exigidos. Cuando una Federación seria como la inglesa tuvo el mismo problema supo negociar con la UEFA para que el Everton disfrutara de su clasificación. Aquí no pudieron hablar con nadie ya que tenían la lengua bien metida en el esfinter del Real Madrid.

  8. Petete

    Os habéis dejado en el tintero al Villarreal CF

  9. mágala

    nunca se sabe qué habría hecho el málaga en semis si no hubiera perdido de aquella forma tan extraña y dolorosa en dortmund.

  10. Falta una opcion, «el equipo que entrene Guardiola» (el que sea).
    A ese hay que darles todos los trofeos «Arsenal de Wegner» antes de empezar siquiera la competicion. Arrodillaos!!

  11. pedromurga

    Al Athletic Club de Bilbao, obviamente. Y el que no entienda por qué es que no ha entendido nada…

  12. El Atletic Club De Bilbao, desde luego. Por tenerlos cuadrados.
    ¿El Atletico De Madrid? El de Aragones, lo comparto. El del Cholo, no. Modo de juego basada en llorar de forma continua. Incluso la famosa liga que ganaron, ni se la merecieron. ¿Messi en fuera de juego? Gabi aun debe de santiguarse cuando ve la repeticion del partido. A lo sumo, y contradiciendome, el gol de Ramos en la primera final de la epoca Simeone, es un fuera de juego grandisimo.
    El Villareal la ha merecido. Uno de los sitios mas pequeños por donde han pasado clubes como el United, por ejemplo. La cara del Sir al llegar, era todo un poema.
    El Arsenal ha sido un quiero y no puedo. Ojala algun dia la ganen. Mitica imagen de Arsenio sentado en el banquillo, impotente ante los ultimos en los que los cules remontaron el partido.
    Por mi, que ni PSG ni City la ganen jamas.

  13. Me resulta difîcil saber si este artîculo es serio o una broma. Si es serio , cuesta por donde empezar a criticarlo, desde el PSG que segùn todos los indicios se salta a la torera las normas del «juego limpio» financiero, pasando por el Spartak que nunca ha pintado nada en champions, o el Sevilla, cuyo mâximo logro en champions es haber llegado dos veces a los cuartos de final. Lo del Atleti resulta cansino. Tienen que estarle muy agradecidos los colchoneros a Simeone por lo que han conseguido, pero en los momentos decisivos su estilo cobarde les ha pasado factura. La champions no les debe nada, las cuentas a Simeone.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.