¿Cuál es el mejor musical de la historia del cine?

Publicado por

2021 se ha convertido sin quererlo en el año de los musicales. Desde la llegada del sonido a finales de los años veinte, este género se ha convertido en una pieza clave para entender la evolución del séptimo arte. Aunque haya visto mermada su presencia en las salas cinematográficas con el paso del tiempo, ha sido un filón para constituir la industria cinematográfica actual. Hasta ocho largometrajes de este estilo llegarán a las salas antes de final de año, contando con adaptaciones de Broadway, cintas animadas o directores de culto que por primera vez probarán suerte con esta peculiar vertiente. 

Con motivo del reciente lanzamiento del primer avance del West Side Story de Steven Spielberg, hemos intentado confeccionar una lista con lo mejor de ayer y hoy. Vota por tu musical favorito y, si no aparece en la lista, no dudes añadir en los comentarios las ausencias que creas reseñables. ¡Que empiece el espectáculo!

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)


Cantando bajo la lluvia (1952)

Aparece sistemáticamente en todas las encuestas cinéfilas, no solo dentro del género: está considerada como una de las mejores películas de la historia. Cine dentro del cine, mezclando drama, comedia y romance para ejemplificar la llegada del sonido a la industria del entretenimiento audiovisual. El filme contiene una de las escenas más míticas de la historia cinematográfica. La escena de baile bajo la lluvia fue ensayada por Gene Kelly y el director Stanley Donnen durante semanas. Finalmente esta secuencia se hizo en una sola toma, con el actor resfriado y con cuarenta grados de fiebre. Estuvo a punto de no rodarse para preservar la seguridad del actor, pero el propio Kelly se negó. 

Las catástrofes del rodaje no pararon ahí. Gene Kelly se hizo en gran medida con las riendas del proceso, llegando a rodar cada escena hasta en ocho tomas en su búsqueda por encontrar la perfección. La actriz Debbie Reynols fue obligada a repetir sus escenas tan reiteradamente que llegó a sangrar por ambos pies en la toma final. 


West Side Story (1961)

Gran parte del público se muestra reticente a las nuevas versiones de clásicos laureados,. Toda la comunidad cinéfila está inquieta por ver qué ha podido aportar Steven Spielberg en su visión de esta obra. No hay que olvidar que el libreto en el que se basa esta cinta adapta una versión moderna de Romeo y Julieta, por lo que cabe mencionar que el arte no deja de ser algo cíclico y lo difícil que es entenderlo como algo cien por cien original.    

West Side Story adapta el musical estrenado en Broadway en 1957. Un relato que en un principio estaba pensado para tratar el conflicto de dos bandas enfrentadas por el antisemistimo. Sin embargo, finalmente la bandas rivales fueron de americanos WASP y puertorriqueños. Con una banda sonora que iba del jazz al clásico, o los ritmos latinos, la película se alzó con diez premios Óscar, incluyendo mejor película y mejor dirección.


 Los paraguas de Cherburgo (1964)

Incluimos en la lista al que quizás fue el cineasta europeo más representativo del género. Jacques Demy dio su versión particular de la Nouvelle Vague. Un cineasta que quedó traumatizado con apenas doce años, tras presenciar los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial en Nantes. La experiencia le invitó a pensar que las cosas podían desaparecer de manera instantánea, por ello en sus largometrajes dejaba patente elementos como el destino como piedra angular de la trama, la importancia de la música, o la ambientación en la costa francesa en la que pasó su juventud. 

Inspirado por el cine musical americano y los cuentos de hadas, en Los paraguas de Cherburgo crea un relato que prescinde de diálogos para incidir en la música y canciones de Michel Legrand. Convierte una historia cotidiana en un pasatiempo desgarrador sobre la relación de amor y desamor de sus protagonistas. Su uso del color, donde destacan los tonos pastel, ha influenciado a cientos de directores en sus trabajos posteriores. Fue galardonada con la Palma de Oro en el Festival de Cannes, y es una de las pocas películas que ha conseguido estar nominada a los premios Óscar en dos años diferentes. 


Sonrisas y lágrimas (1965)

Si buscamos a una diva clásica a la que destacar, miraríamos en la variopinta carrera de titanas como Judy Garland, Liza Mineli, o Barbra Streisand. No obstante, vamos a quedarnos con la figura de Julie Andrews. Lo suyo fue llegar y besar al santo. Mary Poppins (1964) fue su primera interpretación en el cine, ganando el Óscar a la mejor actriz e iniciando una carrera prolífica. Trabajó con Alfred Hitchock, Blake Edwards, Arthur Miller y fue cabeza de cartel de uno de los musicales más queridos por la comunidad LGTBIQ+, Victor o Victoria (1982). 

Pero su mayor éxito fue Sonrisas y lágrimas. Basada en la historial real fräulein María, quien se hizo cargo de la numerosa prole del general Ludwing von Trapp en la Austria de la época nazi. Andrews mencionó que tenía miedo de que la película fuera demasiado sentimental: niños, montañas, canciones, monjas… pero piensa que tal vez el secreto de la longevidad de la obra se deba al retrato que realiza sobre la construcción de los lazos familiares. Fue emitida de manera ininterrumpida durante dos años en cines, y premiada con cinco Óscar.


The Rocky Horror Picture Show (1975)

Los setenta y ochenta propiciaron la creación de productos que festejaban la revolución social. Como el movimiento hippie protagonista en Hair (1979) de Milos Forman, o la irreverencia consecuente de la cultura trash que años después alcanzaría su culmen en el ámbito musical con Hairspray (1988) de John Waters. Sin embargo, años antes The Rocky Horror Picture Show rompió todos los moldes con una cinta protagonizada por un protagonista travesti, que promulgaba la libertad sexual de la forma más hilarante y provocativa.  

Aunque fue vapuleada por la crítica, y obtuvo un sonoro fracaso de taquilla, la cinta no tardó en convertirse en una obra de culto, aprovechando el potencial de las sesiones golfas. Caracterizada por ser el estreno más largo de la historia del cine, gracias a sus reposiciones periódicas (en especial en su reconversión como clásico de la noche de Halloween), sus exhibiciones se convirtieron en una experiencia interactiva, donde se entregan bolsas de regalo especiales para imitar distintos momentos de la película.


Moulin Rouge (2001)

El mes pasado se conmemoraba el veinte aniversario de esta película, que inauguró el Festival de Cannes el 9 de mayo de 2001. Nueve días después llegó a los cines americanos, sin causar demasiada expectación. Sin embargo, en la actualidad está considerada como un filme de culto, y significó la consagración del cineasta australiano Baz Luhrmann, con dos de los intérpretes más cotizados de comienzos de siglo: Nicole Kidman y Ewan McGregor. 

«What wonderful life is, now you are in the world». Versionar éxitos de la música moderna, uniendo a The Police, Queen, Elton John y Madonna, para recuperar un largometraje que homenajea la atmósfera del París bohemio del siglo XIX. La cinta es un remake de un filme de 1952, de mismo título, dirigido por John Huston. El Moulin Rouge sigue siendo un emblema para la ciudad de París en la actualidad, un lugar de referencia por sus icónicas bailarinas de cancán y por sus influencias artísticas para la Belle Époque


Chicago (2002)

Bob Fosse fue un bailarín americano multidisciplinar con un estilo característico. En sus coreografías destacan los micromovimientos, los guantes blancos y los sombreros bombín, como homenaje a su amado Fred Astaire. En su incursión cinematográfica destacan títulos como Cabaret (1972) o Empieza el espectáculo (1979).

En este repaso incidimos en Chicago, cinta que no dirigió Fosse, pero de la que fue el creador original para su estreno en Broadway. Hubo que esperar al cambio de siglo para disfrutar de la encarnación de sus personajes en la pantalla grande, a través del icónico dúo de Catherine Zeta Jones y Renée Zellweger. Esta historia de mujeres carcelarias en busca de la fama en los años 20 ganó el Óscar a la mejor pelícua, por encima de títulos como Las horas de Robert Fox, o El pianista de Roman Polanski.  


MAMMA MÍA! (2008)

Las canciones del grupo ABBA hechas historia. Este musical ha sido una de las adaptaciones más exitosas del cine: más de seiscientos millones de dólares recaudados a partir de un presupuesto original de cincuenta. La dirección corrió a cargo de Philyda Lloyd, quien también dirigió el musical original de Londres en 1999, el séptimo más longevo de la historia de West End.  

Con Donna, Meryl Streep forjó uno de los personajes míticos de su carrera, gracias a su inconfundible peto vaquero y un impresionante trabajo físico lleno de piruetas, donde volvió a demostrar su impresionante valía a sus sesenta años. También los hubo más perdidos, como es el caso de Pierce Brosman, que firmó para realizar la película al ver el nombre de Streep como protagonista, sin saber ni lo que tenía que hacer… Terminó afrimando que cada día llegaba aterrorizado al rodaje. Una producción británica, que tiene lugar en Grecia bajo un título italiano con canciones suecas. 


La La Land (2016)

Más allá de la pifia histórica de los Óscar (a pesar de ganar seis galardones), la obra de Damien Chazelle se ha convertido en un clásico moderno, precisamente por condensar en una película la evolución del propio género musical en el cine. Llena de melodías, colores y coreografías apoteósicas para relatar una historia de amor en tiempos modernos, donde lo importante es seguir tus sueños. 

Al igual que es personaje de Mia, la actriz Emma Stone abandonó sus estudios y se mudó a Los Ángeles para estudiar interpretación. Tanto ella como su compañero de reparto, Ryan Gosling, son ejemplos de las dificultades para prosperar en su trabajo, de hecho una de las escenas de casting de la película está basada en una experiencia real que vivió el propio actor. La pareja realizó un arduo trabajo, con clases de baile durante más de tres meses, donde aprendieron tap, jazz y bailes de salón, con el fin de poder realizar largos planos secuencia. 


Trilogía High School Musical (2006 – 2008)

Si te preguntas por qué Grease (1978) no forma parte de nuestra lista es porque nos hemos decantado por su versión juvenil dosmilera. De hecho, originalmente esta película iba a basarse en guion escrito para Grease 3, en la que contarían la historia de los hijos de Danny y Sandy. Puede que estas películas de Disney Channel terminaran siendo un cliché con patas, pero abrazaron la nostalgia de una audiencia amante de los musicales para abrirse paso entre las nuevas generaciones. También ayudó el posterior fenómeno de la serie Glee (2009 – 2015).

Se convirtió en un fenómeno de masas, y trasladó su éxito a teatros, giras de conciertos, más una última entrega de la franquicia que daría el salto de la televisión a la gran pantalla. Quizás no sea el mejor musical de la historia (o puede que sí, tú decides), pero seguro que entre las personas que leen este artículo hay más de un wildcast escondido. Hazte oír y reivindica el potencial de esta saga en la votación.  


MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

42 Comentarios

    • Totalmente de acuerdo. No está ni Grease ni 7 novias para 7 hermanos ni El violinista en el tejado ni Melodías de Broadway ni My fair lady ni Blues Brothers ni…

    • Que salga Chicago y ninguna de Bob Fosse tiene delito.

      Me quedo con All That Jazz, entre otras cosas porque no parece un musical, género que en su formato habitual me suele dar bastante repelús.

  1. Buff la mitad de las películas propuestas en el artículo son claramente peores que Mary Poppins o Grease por muy populares que estás sean.
    Podría discutirse también la posibilidad de que entrase los miserables o incluso amadeus de niños forman.

    • Siete novias para siete hermanos o Annie también sería una buena opción.
      De las propuestas en mi opinión sin duda la mejor es cantando bajo la lluvia y la más sobrevalorada wed side story.

    • Esa es mi opción dentro de otros.
      Hedwig and the angry inch, y la banda sonora con Neil Patrick Harris es un pasote

  2. Me faltan un montón de opciones muy queridas, por encima para mí de varias de las propuestas. Entre las que nadie ha mencionado, creo, “Hair” y “Amanece en Edimburgo”.

  3. He votado Chicago porque me gustó mucho pero más porque así homenajeo a Bob Fosse. Su All that jazz es una de mis películas favoritas y la que me reconcilió con los musicales, al incluir las canciones como parte estricta de la trama.

  4. Que no esté Top Hat ( qué quizá tenga el mejor número musical de la historia)o Brigadoon o Levando Anclas, o Cabaret, o All that Jazz, en una lista donde habéis tenido el cuajo de meter High School Musical, o un truño como Mamma Mia, es para que os lo hagáis mirar.
    Alguien que hace un lista como esta y no mete ninguna película de Fred Astaire no tiene ni puta idea.

    • De acuerdo contigo. Para mí Brigadoon es un excelente musical, con méritos sobrados para estar en la lista, desde luego muchos más que High School o Mamma mía.

  5. Que se han fumado para poner High School musical o Mamma mía antes que Grease, Mary Poppins o Mago de Oz.

    Es más parece que el artículo busca la confrontación y la polémica omitiendo títulos archiconocidos para ganar clickbait y relevancia

  6. Mi top 5:
    “Dinero caído del cielo” (Herbert Ross, 1982), obra maestra infravalorada
    All that jazz
    Chicago
    Cantando bajo la lluvia
    Los paraguas de Cherburgo

  7. Hagan como yo, que cuando veo que “no hay nivel”, no intervengo aunque domine bastante el tema. La mayoría de las veces,no intervengo porque soy yo el que no alcanza el nivel, Desde aquí, una recomendación para Jorge, el de “amadeus de niños forman”, trate de recuperar ese sueño perdido haciendo alguna siesta, a ver si así, cambia de opinión sobre la sobrevaloradísima “wed side story”.

    • El autocorrector tiene estas cosas que milos forman lo transforma en niños forman, es lo que tiene escribir rápido y con el móvil.

      De verdad le parece a usted que wed side story es merecedora de 11 oscars?
      Yo me llevé una enorme decepción cuando la vi pensando que me iba a encontrar con poco menso que un ciudadano Kane…

      Justo lo contrario me pasó con bajo la lluvia,un obra maestra absoluta llena de vitalidad contagiosa, fabulosas coreografías y un gran guión.

      • West side story es un excelente musical, con coreografías fabulosas y una música de gran calidad ( pruebe, como hice yo, a escucharla sin las imágenes: no es no pierda, es que incluso gana. La música se puede oir al margen de la película, igual que se escucha una ópera sin seguir el argumento ), no en vano su autor es L. Bernstein.
        Lo de los Oscars es otra cuestión: son premios que concede la industria norteamericana, que no suele coincidir, ni de lejos, con mis gustos cinéfilos; en otras palabras, yo casi nunca estoy de acuerdo con los premiados; en otras, para mí el que una pelicula tenga un Oscar no es una recomendación, a veces es incluso lo contrario.
        Si coincido en la valoración de Cantando bajo la lluvia, una obra maestra absoluta sin ninguna duda.
        Ah, y pido disculpas al Maestro Ciruela por haberme metido en medio.

        • No digo que sea una mala película en absoluto, simplemente que es una película sobrevalorada en primer lugar por el exagerado número de Óscar que llevó en su día (siendo record histórico), y en segundo lugar, porque en la mayoría de listas sobre grandes musicales de la historieta suele ponerse en primera o segunda posición.

          No es mi género favorito ni soy un especialista en musicales ( aunque humildemente si creo saber lo suficientemente de cine para comentar este artículo) y hay,en mi opinión, bastante musicales mejores y,desde luego decenas de películas mejores que wide side story. De ahí mi afirmación de que es una película sobrevalorada.No porque sea mala, sino porque está considerada una de las mejores películas de la historia.

          Para mí la diferencia entre cantando bajo la lluvia y side story es muy grande.

          En todo caso, probaré a darle otra oportunidad ya que es una película que vi muy joven.

  8. Faltan más que hay: Cabaret, My fair lady, Top hat, La calle 42, La leyenda de la ciudad sin nombre, El violinista en el tejado, Un americano en París… hasta Grease, Jesuschrist superstar, Tommy y Hair si me apuran…

  9. ¿Qué criterio usar para hacer una lista en la que se debe votar por “el mejor”? He ahí el detalle…Esta lista parece haber sido hecha por alguién que no sabe de musicales, o quiere abarcar superficialmente todas las épocas…Pero bueno, lo que no se puede perdonar es que al intentar hacer una de esas listas, se incluyan Mamma Mía, High School Musical, Chicago, Moulin Rouge…¿es la la land un homenaje o un plagio descarado a Los Paraguas de Cherburgo?

    A mi me cuesta mucho trabajo decidir si Calle 42 es mejor que Cantando Bajo Lluvia, Hair o All that Jazz…Siempre termino en tablas, todas son número uno, por qué decidir una sobre otra? Cualquier lista, ahí está el detalle…Recientemente vi otra vez Cabaret, no se cuántas veces la he visto. Aún me emociona, aún la disfruto, aún veo My Fair Lady y la sigo hallando deliciosa. No están en la lista. Hair, ese monstruo de All That Jazz, Hedwig and the angry inch, Top Hat, etc…ausentes.

    • Ese es el problema. Que esta lista la hace alguien que no tiene ni idea de lo que escribe. Y que lo hace en la misma revista donde E.J. Rodriguez (creo que fue él) escribió una maravilla llamada Si tiene un mal día vea Top Hat, explicando un género que nació precisamente para evadir y alegrar la vida de la gente. Una lista con unas carencias inexplicables (alguien ha mencionado antes Un americano en París) y rellenada con cuatro cosas modernas, quien sabe si para cubrir que no se sabe nada del tema.
      Lo dicho. Incluso en algo tan banal como estas listas, una entrada indigna de la revista.

    • A mi tambien me parece increible que este Mamma mia y no este Hair, Quadrophenia, Tommy, pero bueno, los gustos personales tambien cuentan, y para gustos, las peliculas.

  10. Una vez soñe, que entraba en el teatro donde se representaba Mamma Mia! el jo-dido musical de ABBA y yo era una especie de Rambo y tenia una M-60 con la correa de balas colgando y los ametrallaba a todos publico y espectadores, con gran deleite. Al salir las autoridades me condecoraban…

  11. Coincido con otros comentarios, una lista de musicales sin ningún título de Fred Astaire es para ir al ignore directamente. Es una lista para milenials

  12. En general no me gustan los musicales, aunque sí que me gustan algunas de la lista. Dos de mis favoritas son demasiado modernas para el clasicismo que leo por aquí: “Bailando en la oscuridad” y “Once”.

  13. Últimamente los artículos han bajado mucho de nivel… se ve que los autores no están al tanto de lo que escriben o simplemente lo hacen a propósito para ganar comentarios…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.