Arte y Letras Filosofía

Del pensamiento y sus adjetivos

pensamiento y adjetivos

En artículos anteriores (sobre todo en «Reivindicación del pensamiento único» y «¿Dónde está María?») he hablado de pensamiento múltiple, discreto, circular, insignificante, onírico, enrevesado… Al releerlos, observo que me había dejado en el tintero al menos dos adjetivos (des)calificativos que me parecen relevantes a la hora de analizar las claudicaciones del pensamiento:

Pensamiento cautivo

Cautivado —en ambos sentidos del término— por los grandes relatos totalizadores.

La física actual es sumamente compleja, y conocer tan siquiera los rudimentos de la relatividad y la mecánica cuántica requiere muchas horas de estudio y reflexión, así como el abandono de una serie de prejuicios derivados de una concepción idealista e ingenuamente intuitiva de la naturaleza. Nadie en su sano juicio sigue creyendo que la Tierra es plana1, aunque nuestros sentidos así lo sugieran; pero para una inmensa mayoría de la población, la curvatura del espacio-tiempo o el indeterminismo cuántico no son más que oscuras elucubraciones que en nada afectan a su visión del mundo (en este sentido, es muy significativo que se siga hablando de la «teoría» de la relatividad cien años después de su constatación irrefutable).

Y la política actual no es menos compleja. Con el agravante de que con respecto a la física nadie —o casi nadie— miente, mientras que la información política más abundante, la que nos ofrecen los grandes medios de comunicación, es casi siempre parcial o tendenciosa, cuando no falaz. Y con la particularidad de que, así como a la mayoría de la gente no le importa reconocer su escasa formación científica, nadie admite su ignorancia política; todo el mundo opina sobre todas las cuestiones y acontecimientos de interés general, como en las tertulias televisivas, y todos creen —o pretenden hacernos creer— que sus opiniones se basan en un conocimiento objetivo de la realidad.

Para colmo de males, las escasas personas que tienen una formación política mínimamente sólida tienden a aferrarse a los clásicos con un fervor que, en última instancia, no es sino nostalgia de la religión, de sus profetas y sus tranquilizadoras certezas absolutas. Nadie cuestiona a Galileo y Newton como padres de la ciencia moderna, pero la gente instruida no ignora que sus formulaciones han sido superadas. Sin embargo, no es inusual que los izquierdistas sigan repitiendo como axiomas incuestionables afirmaciones que nunca fueron más que primeras aproximaciones a problemas sumamente complejos; seguir esgrimiendo, a estas alturas, simplificaciones tales como que la economía está en la base de todas las actividades humanas o que los obreros no tiene patria, o apelar a conceptos tan esquemáticos (aunque en su día esclarecedores) como los de infraestructura y superestructura, es tan frecuente como empobrecedor.

Todo ello parece indicar que, en política como en física, no basta con afinar tal o cual concepto o ajustar tal o cual teoría: se impone un cambio de paradigma que renueve en profundidad un pensamiento (entendido ahora como corpus de ideas) que ha quedado obsoleto. Lo cual no significa romper con lo anterior, sino relativizarlo —sin caer en el relativismo— para revitalizarlo, valga el trabalenguas.

La relatividad no acabó con la física newtoniana, como proclamó en su día la prensa sensacionalista, sino que la integró en un sistema más amplio: como dijo acertadamente el afamado escritor de ciencia ficción James Blish, Einstein se tragó vivo a Newton. Y los «antisistema» del siglo XXI tendrán que tragarse vivos a Marx, a Kropotkin, a Rosa Luxemburgo, a Gramsci, a Simone de Beauvoir, a Marcuse, a Chomsky y a muchos y muchas más. Y vaciar de reliquias el desván de la mente.

Pensamiento sumiso

Sometido a los poderes establecidos y a la lógica del mercado.

Desde hace muchos años, mi principal fuente de ingresos son los derechos de autor. Pero cada vez que en mis frecuentes viajes a Latinoamérica descubro una edición «pirata» de alguna de mis obras, lejos de indignarme o acongojarme me llevo una gran alegría, pues es una señal de que lo que escribo interesa a quienes no pueden pagar el excesivo precio que se suele cobrar por los libros. Y estoy radicalmente en contra del canon por el préstamo de libros en las bibliotecas públicas, que supuestamente nos beneficia a los autores y que en realidad no es sino una maniobra de los verdaderos piratas culturales para incrementar aún más sus abusivos beneficios; o sea, un paso más hacia la destrucción de lo público en aras del lucro de unos pocos, un nuevo zarpazo del capitalismo salvaje. 

Quienes fotocopian mis libros, o los leen en las bibliotecas, o se los bajan gratis de internet, no me roban ni me amenazan, sino todo lo contrario: le dan sentido a mi trabajo y me animan a seguir haciéndolo; pues si he llegado al punto de ser «pirateado» es, sencillamente, porque mi obra ya ha alcanzado un grado de difusión y de remuneración superior al que merece. Y no se entienda esto último como un alarde de falsa modestia (y mucho menos de modestia auténtica), sino como el mero reconocimiento de que, en términos comparativos (en comparación con otros trabajos, quiero decir), cualquier autor con presencia en el mercado está recibiendo de la sociedad mucho más de lo que le ha dado. O devuelto, más bien, pues quienes podemos dedicarnos a alguna actividad vocacional y creativa, no hacemos más que restituir una pequeña parte de lo mucho que hemos recibido. Somos doblemente privilegiados: por el mero hecho de poder dedicarnos a algo que nos gratifica y enriquece, y por haber tenido acceso a la formación necesaria para poder desarrollar nuestras capacidades.

A lo largo de mi vida, he tenido la suerte de conocer personalmente a un buen número de grandes artistas e intelectuales. Y cuanto mayor era su talento, más afortunados se sentían y más agradecidos se mostraban, aunque su actividad no siempre fuera acompañada de unos ingresos sustanciosos. Solo los mediocres se quejan; y cuando, por una u otra vía, consiguen encumbrarse, se aferran a sus inmerecidos privilegios como los politicastros a sus escaños y los ejecutivillos a sus maletines. Solo los mediocres que han conseguido el premio de consolación del «éxito» tienen miedo de las nuevas tecnologías, es decir, de las nuevas relaciones de intercambio que inevitablemente generan. Y con razón, porque tienen mucho que perder. Las nuevas formas de reproducción y difusión de textos, imágenes y sonidos amenazan tanto el monopolio de los grandes medios de comunicación como la hegemonía de los mediocres, anuncian el final de ambas mediocracias.

Los verdaderos depredadores, los verdaderos enemigos de la cultura, que no son otros que quienes quieren convertirla en un coto y un mercado, y quienes en vano intentan compensar su falta de talento con una mezcla de oficiosidad, oportunismo y sumisión a los poderes establecidos, tiemblan ante internet de la misma manera —y por los mismos motivos— que el clero y la nobleza del Medioevo temblaron ante la imprenta. Pues si la imprenta hizo posible la revolución humanista del Renacimiento y el telégrafo hizo posible la revolución rusa, internet, heredera forzosa de la imprenta y de la telegrafía, está propiciando una revolución sociocultural cuyas consecuencias solo podemos vislumbrar. Y, como en todas las revoluciones, caerán las cabezas de algunos privilegiados (esperemos que solo de forma metafórica). Y como todas las revoluciones, corre el riesgo de dar paso a nuevas tiranías: impedirlo es la batalla, una batalla de la que nadie puede quedar al margen.


Notas

(1) El hecho de que los terraplanistas se cuenten por millones no refuta esta afirmación: solo da idea de la alarmante incidencia de la enajenación mental en nuestra desquiciada sociedad.

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

53 Comentarios

  1. Molt interessant, m’ha encantat.

  2. Bienvenido. Ya era hora. Hacía tiempo de tu último artículo y ya comenzaba a pensar que te hubieran defenestrado.
    El mayor problema que tiene la primera parte de este artículo lo apuntó Gadamer en la introducción de «Verdad y Método». ¿Por qué las ciencias sociales deben seguir el curso de las ciencias naturales? ¿Dónde está la evidencia? Porque en lo relativo a la materia (física y biológica) hay lo que hay, pero la «res» social es otra cosa. La «realidad social» es más sutil y sus interacciones, mucho más obscuras. ¿Quién podía anticipar que el colapso de la URSS significaría el principio del fin para la buena vida de la clase media? Porque, sin alternativa, el capitalismo ha mostrado sus dientes y el fascismo avanza de manera desmedida en la vieja Europa. ¿Quién podía prever la actual circunstancia de que los obreros pseudocatólicos, en lugar de votar a sus representantes de clase optan el día de los comicios por aferrarse a los valores de su patrón? Suerte si llegan a percibirse como obreros…

    • Frabetti

      Sí, el pobre de derechas es uno de los grandes logros del capitalismo salvaje, junto con la feminista con tacones. La batalla de las ideas (por no hablar de la otra) es cada vez más difícil; pero también tenemos nuevas armas. Me halaga que me echaras de menos, pero no hacía tanto tiempo de mi último artículo (o será que a mi edad el tiempo pasa muy deprisa). Gracias por tu participación.

    • Para entender esas cosas hay que ir a otras disciplinas: hasta Bertrand Russell hablaba de que sólo acudiendo al psicoanálisis entenderemos por qué muchos obreros se alían con sus sepultureros, o por qué acuden gozosos a una guerra contra otros obreros, pero que tengan bandera con distintos colores, y así, etc. etc…

      • Hannah Arendt explicaba que “el sujeto ideal para un gobierno totalitario” es “el individuo para quien la distinción entre hechos y ficción (es decir, la realidad de la experiencia) y la distinción entre lo verdadero y lo falso (es decir, los estándares del pensamiento) han dejado de existir”

  3. Diddorol iawn. Roeddwn i wrth fy modd.

    • Frabetti

      ¿Es un mensaje cifrado?

    • Si cuesta tanto entenderlo y lo hemos de traducir al galés es que no estamos en máximos si no en mínimos…Y no es humor británico, es tristeza espiritual… que no fe…

      • Frabetti

        No creo que haya que darle importancia a la broma de Máximo, ni que pueda considerarse «troleo» propiamente dicho. De ahí mi pregunta irónica sobre el posible mensaje oculto de su comentario. Por otra parte, y aunque este es un foro abierto, no todos los mensajes tienen por qué ir dirigidos a todo el mundo: al igual que en una conversación en grupo (con mascarilla, porf), no hay por qué no admitir los guiños personales o las bromas privadas, sean en castellano, catalán, galés o klingon.

  4. Que grande es el pensamiento cautivo! La máxima aspiración… de un gran número de trolles. Y ahora viene eso de la educación y otras mandangas… que pereza!

  5. Tengo mala opinión de la piratería. Es cierto que los grandes piratas son los editores, que no crean la cultura pero la administran a su modo. Con la globalización extendieron más sus malas artes. Ahora te hacen un contrato, pero no recibes un céntimo, porque no hay ventas en tu país. El libro es deslocalizado. Se puede publicar, por ejemplo, en otra parte, bajo otro nombre y con otro título. La propiedad intelectual es de esas cosas difíciles de reclamar y, mucho más, en países en donde la legislación sea laxa. Además, lo que certifiquen las autoridades de tu nación no va a ser sin más aceptado por los burócratas de otro lado. Lleva tiempo y un montón de gastos emprender esa aventura y la mayoría de los autores claudican antes de empezar.
    Pero tampoco tengo buena opinión de los pequeños piratas. Todos conocemos a alguien que se ha descargado bibliotecas, pero el abono de temporada del Real Madrid no falta en su casa. Y no es barato. O los licores, que tampoco son baratos. El ser humano es así: si puede ahorrarse unas monedas, lo hace, aunque gaste una fortuna en lotería.
    Ocurre que los productores de cultura están acostumbrados a ser tratados a gorrazos y padecen indefensión aprendida. Que a un merluzo como Michael Jordan se le pagara un total de 1.500 millones de dólares durante su carrera deportiva no escandaliza a nadie. Se siguen cantando loas a semejante tarugo. Sin embargo, se escatiman los céntimos con alguien que haya publicado un buen libro. El mismo Estado que esquilma los recursos destinados a educación, sanidad e ingeniería, convoca unas becas deportivas de una cuantía estimable. Las mismas personas que se quejan de lo caros que son los libros, a renglón seguido compran las camisetas oficiales de la selección cuyo valor anda por encima de los 100€. No es de ahora. Los griegos de la Atenas Clásica daban una pensión de por vida a los atletas, mientras que a Sócrates se le invitaba a cicuta. Aceptar semejante situación no creo que sea muy sano.
    Cuando Perelman demostró la conjetura de Poincaré se le quiso premiar con 1 millón de dólares. Mucho no se estiraron, me parece a mí. Rechazó el premio, porque consideraba que otro matemático, Richard Hamilton, también lo merecía.
    Los intelectuales deberían estimar mucho más su trabajo. Terminan padeciendo el complejo de inferioridad al que le condenan las sociedades en las que viven.

    • Frabetti

      Estoy muy de acuerdo con tus reflexiones generales. Pero habría que matizar algunas cosas. No todos los pequeños piratas son iguales (los grandes sí), como no lo son todos los pequeños delincuentes: hay rateros sin escrúpulos y otros que solo roban a los ricos o en los grandes almacenes, por ejemplo. En cuanto a los «intelectuales» (un término que creo que conviene coger con las pinzas simbólicas de unas comillas), los honrados suelen verse condenados a la precariedad, es cierto, pero a los que se arriman al poder no les va mal; algunos hasta se hacen ricos y famosos. Gracias por tu sustancioso comentario.

  6. Internet nos ha ayudado a liberarnos del monopolio manipulador de los medios convencionales, es cierto, pero ya vemos también cómo se utiliza por parte de la misma derecha más extrema. Por otro lado, un aspecto cuestionable en la izquierda, para mí, siempre ha sido que ha basado todo el progreso en lo material, y eso ha sido un error. En una entrevista de principios de los 80, decía Bahro (un ecosocialista de la RDA, que luego marchó a la RFA) que «el libre desarrollo de las fuerzas productivas» (ese fetiche marxiano), cien años después ha conducido a que el ser humano esté delante de una tele con una cerveza en la mano, pero no lo ha acercado ni un paso a su emancipación. En la izquierda hay que pensar mucho acerca de todo esto, en qué es la felicidad y cómo se logra, en cuánta felicidad puede alcanzar un ser humano y si esa felicidad se logra mediante «el libre desarrollo de las fuerzas productivas».

    • Frabetti

      Creo que la clave (o un de las claves) está en el adjetivo «libre». Si las fuerzas productivas están en manos del gran capital, su desarrollo no es en absoluto libre ni busca la felicidad de los seres humanos. En cuanto a internet, qué duda cabe, abre grandes oportunidades pero encierra peligros no menos grandes; de ahí la importancia de su uso responsable y combativo.

      • Cierto. Pero debo confesar que un aspecto que a mí nunca me ha agradado de la cultura tradicional comunista y sindicalista ha sido el excesivo culto que ambos mundos han profesado al progreso económico, al desarrollo material y al trabajo como los elementos más esenciales del ser humano… y de su «felicidad».

        Reproduzco aquí unas palabras del coreano Byung-Chul Han que me gustan mucho (perdón por la parrafada):

        «Frente a la pretensión de Marx, la dialéctica de las fuerzas y las relaciones productivas no conduce a la libertad. Por el contrario, nos involucra en una nueva relación de explotación. Así, tendríamos que ir con Marx más allá de Marx para poder apropiarnos realmente de la libertad, e incluso del tiempo libre. Esta libertad sólo se podría esperar de lo otro del trabajo, de una fuerza totalmente diferente que dejara de ser fuerza productiva y no se dejara transformar en fuerza de trabajo, esto es, de una forma de vida que no es una forma de producción, sino algo totalmente improductivo. Nuestro futuro dependerá de que seamos capaces de servirnos de lo inservible más allá de la producción. (…) La verdadera felicidad se debe a lo que se espacia, a lo dejado, a lo abundante, a lo vaciado de sentido ,a lo excedente, a lo superfluo, vale decir, a hacer lujos respecto de la necesidad, del trabajo y del rendimiento, de la finalidad. (…) Tanto el pensamiento de Hegel como el de Marx están dominados por el principio del trabajo.»

        • Frabetti

          Hay que tener en cuenta que tanto Hegel como Marx hablan desde lo que los economistas llamaron «el reino de la necesidad». Ahora se puede articular otro discurso porque por primera vez, y desde hace apenas unas décadas, hemos salido, potencialmente, de ese reino, en el sentido de que hay medios y recursos suficientes para que todos vivamos con las necesidades básicas cubiertas de forma satisfactoria. Y eso lo ha hecho posible el desarrollo material asistido por los avances científicos y tecnológicos.

          • Serge Latouche contaba cómo a mediados de los 90, cuando alguien en el BCE (alguien que aún tenía cerebro) dijo que había que replantearse todo el sistema basado en el crecimiento económico, entonces salió el Partido Comunista Francés a criticar furibundamente a ese señor y a llamar a la ideología del decrecimiento «ideología monstruosa con la que nos quieren llevar a todos a la miseria». En fin… sigo pensando que en la izquierda hace falta una reflexión a fondo sobre el sentido de la vida, la felicidad, el «bienestar». Siempre he echado mucho de menos en la comunismo y el sindicalismo más visibiles pensamientos como los de Marcuse, Gorz, Bahro, Debord… Una izquierda más poética y menos fetichizada por el «progreso».

            • Frabetti

              La clave está en qué se entiende por «crecimiento». El problema es que en la mal llamada sociedad de consumo (todas las sociedades se articulan alrededor de la producción y el consumo: la nuestra es la sociedad del despilfarro) el principal objetivo de la producción no es satisfacer las necesidades básicas, sino aumentar los beneficios de quienes poseen los medios de producción.

              • Estando de acuerdo en que no es lo mismo consumo que despilfarro, aún así ésta es una discusión que está muy presente hoy día entre la izquierda pro-crecimiento y la izquierda decrecentista. Desde luego, un «crecimiento», aunque sea todo lo socialista que podamos imaginar, no es posible hasta el infinito en un planeta que no crece nada, que se mantiene constante.

                Aparte de esto, está también la discusión sobre qué es necesidad «básica». Me acuerdo de que Bertrand Russell decía una vez que estaba seguro de que el más pobre de los chinos que había conocido en sus viajes a China, era más feliz que el más rico de los ingleses. No sé si exageraba… pero viniendo de él, no creo que exagerara mucho. Por eso me parece tan importante el concepto «felicidad», algo que en la izquierda se asocia inmediatamente con lo material, y es eso lo que creo que es un error. Perdona por replicarte tantas veces.

                • Frabetti

                  No te disculpes, Óscar, todo lo contario, te agradezco tu asiduidad y tu voluntad de llegar hasta el fondo de las cuestiones, pues de eso se trata. Tú lo has dicho: la clave está en lo que entendemos por «básico». Hay cuestiones determinadas por la biología, como la necesidad de ingerir unas 2.000 calorías y unos 50 g de proteínas diarias, o la de mantener el cuerpo a unos 36.5º. A lo que hay que añadir el derecho a la educación, la sanidad y la vivienda; casi todo lo demás es superfluo, y el crecimiento hipertrofiado responde a -y crea- necesidades artificiales. Lo material es como el agua: sin no tienes suficiente, te mueres, si tienes poca se resiente la higiene, y su exceso te puede ahogar.

  7. Le haré un ‘’ si… pero.’’. Si.. pero, que siempre es una buena herramienta de comunicación.
    ‘’Y los «antisistema» del siglo XXI tendrán que tragarse vivos a Marx, a Kropotkin, a Rosa Luxemburgo, a Gramsci, a Simone de Beauvoir, a Marcuse, a Chomsky y a muchos y muchas más’’
    Si. Perfecto, diría. Las buenas teorías explicativas actuales, tal como cualquier otro producto(los smartphones, p.ej.) siempre integran buena parte de los elementos de las buenas teorías/productos anteriores.
    ‘’simplificaciones tales como que la economía está en la base de todas las actividades humanas’’ ‘’infraestructura y superestructura’’
    El Pero. Se lo diré de un modo sencillo, pero no simple, para que se entienda. ¿Puede explicar de un modo convincente de que modo una actividad, la económica, a la que dedicamos un mínimo de 8 horas al día (pueden ser 9,10, 11,12…horas) no va a ser la base determinante del resto de actividades: culturales, religiosas, políticas, etc.., actividades a las cuales apenas le dedicamos tiempo al cabo del día, semana o año?. Que yo sepa no puede hacerlo. Ni usted ni nadie. Cuando nos dediquemos a trabajar las 3 horas al día que predijo Keynes en su día puede, aunque sea dudoso, que la estructura económica sea poco relevante. Pero esa situación idílica no sucede hoy ni existe previsión alguna de que vaya a suceder en mucho tiempo.
    Dudo que lo haga, pero si fuese a recurrir como explicación al indeterminismo cuántico que menciona, el cual por cierto esta muy falto de validación empírica hasta ahora, seguro que ya sabe que la mecánica cuántica no niega el determinismo macrofisico (siguiendo los postulados del determinista Einstein que se trago al determinista Newton) y solo habla de posible indeterminación a nivel cuántico.
    Y no, yo apenas he leído, directamente, a K. Marx. Solo unos capítulos escasos del Manifiesto Comunista. E insisto en que tiene razón en que a Marx, y a muchos, hay que tragarlo, integrarlo y superarlo. Un saludo,

    • A Antonio: Si estamos lejos de poder trabajar tres horas diarias no es porque no sea posible, sino porque bajo condiciones capitalistas no es posible. El capitalismo necesita crecer y crecer, y por lo tanto, producir y producir sin sentido, y por lo tanto, obligar a trabajar y trabajar sin sentido. Y esto es lo que no vio Keynes. En cambio, en un socialismo no productivista, sí sería posible reducir mucho la jornada laboral, hasta tres horas diarias posiblemente.

      • Sergio Acevedo Uribe

        O no producir nada como en muchos países del mundo. Cuénteme usted desde donde y hacia donde van las masas migratorias en el planeta. La ciencia ficción nunca supera la realidad. En fin…..

        • Las masas migratorias van hacia los países que vienen robando la riqueza de sus propios territorios con la ayuda de los desalmados de su tierra. Desde que el sudeste asiático explota su propia riqueza parece que los flujos migratorios en occidente no son mayoritarios de proletarios desfavorecidos sino minoritarios de comerciantes prósperos (como los bazares y comercios chinos). Qué casualidad que en estos días las fuerzas de ocupación norteamericanas que aún quedan en Siria estén desplegadas en torno a los campos de pozos petrolíferos y las minas. Debe ser por su amor a la mineralogía, porque ya sabemos todos que ningún marine estadonidense falta a las clases de cristalografía.

        • Sí, pero las masas van de sus países, empobrecidos por el capitalismo que les arrasa sus recursos naturales, a países capitalistas que les arrasan su riqueza. EEUU arrasa con la soja en Etiopía. El ganado de países capitalistas europeos es alimentado con pienso de pescado de Perú y con soja de Brasil, mientras los campesinos peruanos y brasileños tienen desnutrición, y en Europa hay excedentes lácteos.

          Lo que sí es cierto es que hay parte de esas masas que salen de Cuba, o de otros países, no huyendo de la pobreza exactamente, sino en busca de toda esa opulencia absurda que nos meten en la cabeza desde pequeños: coches, teles de plasma, ropa de usar y tirar, etc… Por eso el comunismo y el sindicalismo debe replantearse cuál es el objetivo de la vida.

          • Sergio Acevedo Uribe

            Jejejeje. Madre mía, conceptos eurocentristas del absurdo. Vengan al tercer mundo para que sepan lo que es luchar cada día por sobrevivir. Acá en Latinoamérica, aún no ha llegado el capitalismo, es pura economía de supervivencia. Por eso el 70% de la población joven de Argentina, por ejemplo, se quiere ir del país. No para viajar y conocer otros personajes como ustedes en esos países, sinó para buscar un futuro mejor. Saludos…voy a la calle unas horas a vender aguacates para poder llevar algo de comida a la casa, eso sí la policía no se lleva mi carrito ya que vendo en espacio público. Problemas del tercer mundo que ustedes ni los viven ni comprenden, allá desde su perspectiva eurocentrista.

          • Sergio Acevedo Uribe

            Jejejeje. Madre mía, conceptos eurocentristas del absurdo. Vengan al tercer mundo para que sepan lo que es luchar cada día por sobrevivir. Acá en Latinoamérica, aún no ha llegado el capitalismo, es pura economía de subsistencia. Por eso el 70% de la población joven de Argentina, por ejemplo, se quiere ir del país. No para viajar y conocer otros personajes como ustedes en esos países, sinó para buscar un futuro mejor que puede que lo encuentren o no. Saludos…voy a la calle unas horas a vender aguacates para poder llevar algo de comida a la casa, eso sí la policía no se lleva mi carrito ya que vendo en espacio público. Y van de Cuba a US para tener un celular o computador como el de ustedes para escribir en este espacio burgues que es Jotdown. Joda a ver si tengo buen día con los aguacates y la policía.

            • A Sergio: te he dado la razón, si has leído bien. Sólo he añadido que hay una parte de la migración que no se debe sólo a que hay pobreza en países de América Latina o de otros lugares, sino que hay también un afán de tener las cosas que les muestran en la tele: mucha gente joven no emigra sólo porque pase hambre en sus países, emigra porque cree que todo el mundo en España, o Francia, o Alemania tiene coche todoterreno, fama, dinero como los futbolistas, etc… y ellos quieren también eso, y luego ven la realidad. La publicidad capitalista está destruyendo al ser humano y lo está convirtiendo en esclavo del «quiero más». He conocido inmigrantes de América Latina que dicen que se sorprendieron muchísimo al ver gente viviendo y durmiendo en las calles de las ciudades españolas.

            • El capitalismo y el neocolonialismo llego de la mano del FMI amigo, hay que leer mejor las realidades de cada pais.

            • ¿Qué no llegó el capitalismo a latinoamérica? Pues resulta que el capitalismo moderno se inició allí, en las plantaciones de azucar, cacao, tabaco y algodón de los europeos trabajadas por esclavos. Que lo disfrutasen otros, como pasa ahora, no significa que no haya llegado el capitalismo, sino que ha tocado la parte de miseria y explotación que lo hacen realidad. Ahora ha mutado, el capitalismo es revolucionario, pero el cuento es el mismo.

    • Frabetti

      La estructura económica no es ni será nunca poco relevante; pero eso no significa que todo se pueda explicar en términos económicos y «supraestructurales», del mismo modo que no todo puede explicarse en términos libidinales. Trabajamos muchas horas diarias y somos seres sexuados todo el tiempo; pero no todo lo que hacemos viene determinado por la economía o el sexo. Informado sí, pero no necesariamente determinado. Lo económico y lo sexual siempre están presentes e influyen en todas las actividades humanas, pero no siempre son determinantes. Todas las relaciones interpersonales son sexuadas, pero no siempre son sexuales; y también son transacciones, pero no siempre económicas.
      En cuanto a la mecánica cuántica, no niega el determinismo macrofísico en el mundo inanimado, pero abre la puerta al indeterminismo en el mundo vivo, sobre todo en lo relativo a la consciencia.

      •  ‘’Trabajamos muchas horas diarias y somos seres sexuados todo el tiempo; pero no todo lo que hacemos viene determinado por la economía o el sexo’’
        Este tema es demasiado amplio y no debo, por razón de tiempo, extenderme en el. Solo dos cosas breves. El comparar economía y sexo y dado que no estamos determinados por el sexo tampoco lo estaríamos por la economía es poco afortunado. Solo decir que al sexo real (el corporal no el imaginado ) le dedicamos un tiempo mínimo. 2, 3 horas por semana, con suerte. Esta muy sobrevalorado su efecto placentero fuera de su función principal reproductiva y en la comparativa horaria con el trabajo se vuelve irrelevante.
        Un ultimo ejemplo práctico, existen muchos, acerca del determinismo del trabajo/estructura económica. Piense en su presupuesto de ingresos y gastos mensuales. ¿Cuántas actividades, cuantas acciones de todo tipo-alimentación, vivienda, ropa, viajes relaciones personales, culturales, artísticas, ideológicas, etc..-puede realizar ‘’ POR ENCIMA de su presupuesto mensual’’. Ninguna, ¿verdad?. Lo mismo le sucede a las empresas y a los países. Si eso no es un determinismo económico…. Una idea a favor de los determinismos en general : al contrario del conocimiento común no son en absoluto perjudiciales sino que son benefactores. El determinismo solo es perjudicial cuando no se lo conoce. Es decir, sucederá el hecho que nos perjudica y no sabremos su causa. Causa que creeremos que es el azar o cualquier falsa causa. Sin embargo, es cuando se conoce, y de un modo científico desde luego, el determinismo (la causa y el efecto que produce) es cuando aplicamos las medidas (técnica y ciencia, a día de hoy) para corregirlos y dominarlos a nuestro favor. Esto lo hacemos todo el día y continuamente con todo tipo de determinismos (corporales, físicos, etc..). Con el determinismo económico sucede exactamente lo mismo: es cuando lo conocemos cuando lo dominamos.
        ‘’abre la puerta al indeterminismo en el mundo vivo, sobre todo en lo relativo a la consciencia’’.
        Sobre el indeterminismo de la consciencia, termino que yo sustituyo por conceptos mas fisiológicos, directos y claros tales como conocimiento, pensamiento y, aún más concreto y mejor, como Dialogo propio (el pensamiento es un simple y mecánico Dialogo que hacemos con el mundo utilizando especialmente los canales de comunicación visual y verbal)le sugiero la lectura, si no lo hizo ya, de la obra del nobel Daniel Khaneman (economista y psicólogo) ‘’ Pensamiento rápido, pensamiento lento’’. Si no llega a la conclusión, tal como yo hice, de que el modo 1(el rápido) y el modo 2 (el lento) del pensamiento descritos por este científico son simples pero fortísimos determinismos mecánicos cerebrales que se producen de modo sistemático, recurrente y predicible, lejos de cualquier indeterminismo, es que no habremos leído la misma obra. Utilizar un poco los estudios de la PNL (programación neurológica) sobre el Dialogo propio le acabará por erradicar cualquier indeterminismo de la consciencia.

        • Frabetti

          Gracias, Antonio, por tus sustanciosas reflexiones, a las que tardaría horas (y cientos de líneas) en contestar adecuadamente. Creo que identificas de manera excesiva la importancia de una cuestión con el tiempo que se dedica a su práctica concreta o ejecución material; según eso, la respiración consciente (pranayama) sería la base de todo, como afirman algunos yoguis, y para muchos padres y madres sus hijos serían poco importantes porque les dedican poco tiempo diario. En cuanto al argumento de que no podemos hacer nada por encima de nuestro presupuesto: obviamente, para quien no tiene cubiertas las necesidades más básicas y urgentes no hay nata tan importante -y determinante- como la necesidad de comer o protegerse del frío (primero el pan y luego la moral, como dice Brecht); pero te aseguro que a mí me determina muy poco no poder comprarme un yate.
          Con respecto a la consciencia, no he leído el libro de Kahneman (lo haré), pero conozco sus teoría reduccionistas. Te sugiero, a mi vez, que leas a Penrose; por ejemplo, «Las sombras de la mente».

      • MacNaughton

        Marx nunca argumentaba una relación tan estricta y mecánica entre economía y superestructura como muchos de sus seguidores han hecho creer. Juan Goytisolo tiene algún ensayo sobre esta cuestión por cierto. Como tantas otras veces, el problema es menos de Marx y mas de sus discípulos…

        Lo que Marx pasa por alto del todo, lo que nunca toma en serio, es la nación. La idea del Estado Nación como gran protagonista del la Historia le hubiese parecido absurdo y apenas dedica una palabra al tema.

        Para Marx, el gran conflicto / motor de la historia es la lucha de clases, pero se equivoca del todo, lo que ha marcado nuestra época es la lucha entre Estados Naciones, mucho mas que de clases… y el discurso que une a la mayoría de la gente es el discurso de la nación, no el de la clase social, guste eso o no…

        Claro, Marx, un judío cosmopolita, es exiliado a Londres en 1849, tras vivir el año de las revoluciones de 1848, momento álgido en la conciencia pan europeo de oprimidos y opresores, toda Europa esta en vilo, la revolución se extiende como el aceite…

        Marx ve en ese año el futuro, pero se equivoca y solo 60 años después, los obreros de casi toda Europa se entregan a la matanza mas espantosa y absurda en nombre de la Nación, es decir, la Gran Guerra de 1914-18…

        Como controlar el fervor y sinrazón que despierta la nación es uno de los grandes retos de nuestro tiempo….

        La UE no es que guste, pero la alternativa de 27 países europeos sin el arnés de la UE liderados por Orban o Johnson o Abascal o Eric Zemmour es demasiado terrorífico para contemplar…

        A la larga, difícil es ser optimista…habría que hacer muchísimo mas para fomentar una conciencia europea, pero Bruselas no hace apenas nada en ese sentido tampoco…

        • Frabetti

          El concepto de lucha de clases ya estaba en Platón: «En todas las ciudades, grandes y pequeñas, hay dos bandos en guerra permanente: los ricos y los pobres». No hay que confundir las manifestaciones más visibles de los conflictos con sus causas profundas. «Ni guerra entre los pueblos ni paz entre las clases» es la gran consigna olvidada.
          Es muy cierto, como señalas, que el discurso nacionalista/religioso moviliza -o paraliza- a mucha gente; en el caso concreto del Estado español, el nacionalcatolicismo es, desde hace mucho tiempo (desde Franco o desde los Reyes Católicos, según se mire), el gran enemigo a derrotar; y no será fácil.

          • MacNaughton

            Gracias, Carlo.

            Más me preocupa a mi el imperio Anglo-Americano y sus guerras sin fín, sobre todo contra el mundo musulmán. El Brexit, hay que leerlo en ese clave. Detrás del peligroso payaso de Johnson – una persona que no cree en nada que no sea si mismo – hay los ideologos duros del Brexit.

            Escribieron juntos un libro que se llama «Britannia Unchained» (Britania Desencadenada) donde ponen de manifiesto sus ideas de la extrema derecha y su creencia en la superioridad de la cultura anglosajona. Se llevan de maravilla con los americanos que creen en el «destino manifiesto». Es decir, que Dios ha elegido a EEUU para realizar su plan divino en la Tierra, lo cual otorga el derecho a intervenir militramente donde quieran.

            Ya tienen el programa de inteligencia militar compartida – Five Eyes se llama – entre EEUU, Reino Unido, Canadá, Australia y creo que Nueva Zelanda: los paises anglo parlantes como ojos del mundo, y dueños del mundo también. Los Franceses ya han pagado el precio al cancelar Australia sus submarinos nucleares para que los hagan los británicos.

            Brexit era necesario para llevar el plan más lejos, sin las ataduras de los Tratados Europeos y la Comisión que son una molestia…

            La idea imperante aqui es: cualquier pais que no se somete a la hegemonia anglosajona es un objetivo legítimo apriori: China, Rusia, Irán… si estás fueras del sistema, te lo juegas…

            Los europeos aqui, somos comparsa… unos idiotas que compramos Apple, Microsoft, Facebook, el cine de Hollywood y cenamos en MacDonalds… unos consumidores bovinos que no pintamos nada… podemos protestar un poco como Zapatero, si, o bien, hacerles la pelota como Aznar, pero no tiene mucha importancia en el fondo…

            En cuanto a Escocia, con todos aquellos lagos profundos prehistoricos, pues es el sitio perfecto para guardar el arsenal nuclear y los submarinos nucleares Trident… lo del monstruo de Lago Ness de verdad son 120 cabezas nucleares, cada uno que vale por 100 Hiroshimas o algo asi… eso, a media hora de Glasgow, la ciudad más grande del país…

            En fin, «el mundo es como es…», como repetía una y otra vez aquel personaje de V.S Naipaul in «Bend In The River» ante cada desgracia que sucede, y que a mi me sigue rondando la cabeza desde hace tiempo…

            • Frabetti

              Gracias a ti. Efectivamente, el imperialismo, fase superior del capitalismo, es el verdadero monstruo. El mundo es como es: «Men who are nothing, who allow themselves to become nothing, have no place in it». Pero podemos y debemos cambiarlo. Si cayó la todopoderosa Roma… Gran novela, por cierto, la de Naipaul, compleja y ambigua; merecería un artículo (tal vez me atreva a dedicárselo, gracias por la sugerencia).

              • MacNaughton

                V.S Naipaul era bastante racista y imperialista y sin embargo, estoy de acuerdo que nos ha dejado un par de novelas excelentes, novelas un poco raras y dificiles de asir del todo, como «Bend In The River»… frases y personajes que quedan en la memoria, que siempre es una buena señal… era buen escritor sin duda alguna, aunque como persona no cae bien…

                En cuanto a una resistencia, pues allí está Julian Assange, pudriendo en la carcel por contar la verdad sobre los crimenes de guerra de los americanos en Afganistán, nada más que eso. A Assange en los 80 o 70 0 80 o 90 le hubiesen dado el Pulitzer por su trabajo, ahora le quieren meter en la carcel de por vida…

                Es una barbaridad y el más grave ataque a la libertad de expresión en mucho tiempo…En fin…Saludos, Carlo.

                • Se ha acusado a Naipaul de neocolonialista, pero no lo tengo claro; no siempre lo que uno dice en una novela es lo que piensa; a veces se busca un efecto revulsivo. Me temo que tendré que releerlo con atención y escribir ese artículo.
                  En cuanto a Assange, quiero pensar que su sacrifico no es en vano y que su persecución le saldrá muy cara al Imperio. Roma crucificó a Espartaco, pero acabó cayendo.

                  • No cayó. Eso es un mito. Los grandes de la época escogieron imperar sobre las extensiones de terreno que ya eran propiedad suya bajo el Imperio y abolir las leyes que protegían a ciudadanos menos favorecidos (de los siervos y esclavos ya ni hablemos). Es como el Imperio de Alejandro, que tampoco cayó. Sus generales eran quienes gobernaban sobre vastos territorios mientras que Alejandro corría en pos de nuevas aventuras a la manera de Aquiles hasta que el veneno o la malaria lo abatió. Y Espartaco fue un libertador de compromiso. Pertenecía a la nobleza de su pueblo, pero desertó del ejército romano y al no pertenecer a una provincia con derechos, ni a Roma, le tocó servir de gladiador (cosa a la que estaba acostumbrado por su origen). Según se iba acercando a Roma si ejército aumentaba, así como su aprovisionamiento debido a que los siervos y esclavos (la mayoría) le apoyaba. Probablemente no le gustara su papel, porque abandonó la acción más lógica, entrar en Roma, y se dirigió al Sur. Probablemente pretendió llegar a un entendimiento con otros patricios. Las ocas de otros tiempo también tenían pico.
                    Pobre Assange. Creyó en la justicia internacional. En el mejor de los casos está jodido de por vida. Lleva una década secuestrado, como un animal neurótico en la jaula de un zoo.

                    • Una cosa es la caída de un imperio como tal y otra la desaparición de las clases dominantes consolidadas en su seno. Con argumentos similares, podríamos decir que el franquismo no terminó con la muerte de Franco y la supuesta «transición» (y en cierto modo es verdad).

        • ‘’A la larga, difícil es ser optimista’’…
          Su comentario es muy interesante en general y, si tuviese mas tiempo, quizás en otra ocasión, le respondería a su objeción de que la luchas de clases es inferior a la lucha de naciones y de que los obreros siguen más a la Nación que a las clases , análisis del que discrepo. Resumiendo, es la lucha de clases, históricamente, la que construye y amplia los Estados y los obreros ya se han saltado muchas veces a sus Estados-Nación. En la revoluciones, en concreto. Al hilo de esa falta de optimismo que indica solo le hablaré de un determinismo económico, de tipo macro-social, que hace que cuando se lo conoce hace que los individuos suban algo, o bastante, su optimismo social y personal. A mi ha sucedido, por lo menos y espero que a los demás. El macro-determinismo económico del que le hablo es que los modos de producción (los modelos económicos),todos ellos, se construyen con ciclos temporales. Ciclos temporales bastante sistemáticos, regulares y predicibles.Son ciclos con mucho estudio académico de tipo científico (no espere verlos en los medios de comunicación mainstream sino que tendrá que buscarlos por su cuenta) y son ciclos que tienen origen en las revoluciones políticas. Pues bien, según esta teoría, al modo de producción socialista, al que muchos aspiramos , y lo aspiramos en su forma terminada de socialismo democrático radical, solo le falta una revolución para convertirse en dominante en todo el Sistema-Mundo. El socialismo lleva ya dos revoluciones principales conocidas (URSS y China) y alrededor del año 2,050 años estaremos al borde una definitiva revolucion. Revolución que se ira evidenciando (además de en multiples indicadores economicos) y construyendo en el incremento de la protesta social. Protesta que ya lleva años en aumento, lento y sostenido. Si, lo se, le suena todo a ciencia ficción, incluso le suena Asimov y su pisco-historia, pero le repito que esta teoría tiene mucha ciencia detrás, y, yo ni se ni puedo hacer mas por explicarla. Además, se necesita conocer algo de economia para empezar a sospecharla. Es ciencia económica dura, al que le falta madurar algo mas, pero que en no mucho tiempo, quizás 10-20 años, será de dominio publico. Como le decía, conocer este determinismo, dominarlo, lo cual no implica que los individuos y las clases obreras sean pasivas sino, todo lo contrario, significa que deben actúar socialmente en consecuencia, hace que se pueda soportar bastante mejor el actual Capitalismo neoliberal. Capitalismo que en realidad, esta, si o si, en su ultima fase de existencia.
          Y si , cierto, tienen razón en que Marc ni Engels nunca hablaron de un determinismo económico fuerte y se quedaban en el terreno de la probabilidad (determinismo débil o condicionado) y si sostenían que existía un feedback-retroalimentacion procedente de las otras estructuras (cultura, política, etc. ). Pero eso no significa una refutación alguna de la tesis del determinismo fuerte ¿verdad?. Ni lo refuta ni lo valida, es cierto, pero yo estoy seguro de que el determinismo fuerte tiene la suficiente ciencia encima (pendiente de ampliación) como para que pueda ‘’tragarse vivo, integrar y superar ‘’ a Marx, tal como,en excelente metáfora recordada por Carlo Frabetti, es necesario que la ciencia actual (izquierda política incluida) debe tener. Esta teoría actual del ciclo de los modos de producción que le he sintetizado al máximo lo hace, en mi punto de vista.

          • Frabetti

            Son cuestiones sobre las que en su día discutí a fondo con André Gunder Frank, cuyos trabajos sobre el desarrollo, las crisis y los ciclos económicos seguramente conocerás. En mi opinión, hay demasiadas variables en juego como para poder hacer un pronóstico seguro. En cuanto al binomio determinismo-indeterminismo, todavía sabemos muy poco, y algunos pensamos que necesitamos una teoría cuántica ampliada para poder explicar algunos fenómenos. Parafraseando lo que dices en el último párrafo, la indeterminación cuántica no refuta el determinismo a nivel macro, es cierto, pero abre la puerta a otras posibilidades en el terreno de la vida (por ejemplo, permite pensar que el libre albedrío no es una ilusión).

          • No sé… esa fe en que estamos en una fase final del capitalismo que está preparando la gran revolución… Ufff, no sé, nunca he estado muy convencido de esas teorías mecanicistas. Hace tiempo leí estas palabras de Castoriadis que me gustaría que no fueran ciertas, pero por desgracia puede que lo sean: «Contrariamente al lugar común marxista, la historia de las sociedades no es la de la lucha de clases. La mayor parte del tiempo , los esclavos, los oprimidos, se quedaron en su sitio aceptando la explotación y la opresión mientras bendecían a los zares».

            Quizá es mejor mirar la realidad con los dos ojos y ver qué podemos hacer sin esperar a que se cumplan por sí solas las leyes de la historia hegelianas o marxianas.

            • Frabetti

              Muy de acuerdo con la última frase. Pero la lucha de clases no hay que entenderla como una permanente guerra abierta: en gran medida es una «guerra fría» con muchos frentes y ambigüedades, con colaboracionistas y traidores; pero la tensión social es permanente, y es uno de los grandes motores de la historia, diga lo que diga Castoriadis, psicoanalista y trotskista reciclado (y conste que en muchos aspectos me parece admirable y de obligada lectura).

              • La lucha de clases aparece en Platón. Unos producen, los artesanos y trabajadores, y otros deciden qué hacer con la producción, los guerreros, porque tienen las armas. O sea, el poder. Ya me contarás en esa pelea quién lleva siempre las de ganar. Lo que entonces no se veía era la automatización de la producción, cosa que la electricidad, las máquinas e internet han logrado. El día en que se extienda un poco más volverán los campos de exterminio. Los problemas sociales dejarán de ser problemas en cuanto exterminen la población. Mientras el amo necesita del siervo para haga lo que precisa, el siervo tiene un papel. Cuando haya suficientes bots y drones, el siervo perderá su función. Basta con leer a Asimov. Assange es sólo un síntoma.

      • Soy de la opinión de que cualquier explicación de todo monista y reduccionista está condenada a no explicar nada y a mistificar. De todas formas ya Marx y Engels decían que no había que tomar su materialismo de forma determinista, cerrada y rígida, y que era un error que ya entonces apreciaban en los que la compartían. Tenemos al fin y al cabo la capacidad de reflexión y de crítica. La realidad es siempre más compleja de lo que podemos abstraer aunque eso no equivale a que podamos acertar en los análisis.

  8. Hoy he conocido que AMLO ofrece asilo a Assange y que pide a los EEUU una actitud humanitaria. El único presidente, después de Correa, que tiene la dignidad y humanidad de ofrecer cobijo a una persona secuestrada desde hace una década por el policía mundial. Hoy quisiera ser mexicano. Gracias a Obrador por un gesto tan honorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.