Sociedad

Los empleos más arriesgados para tu salud: ¿tienes alguno de ellos?

empleos arriesgados salud

Cuánto peligro corres un lunes. Puede que vayas a morirte de aburrimiento en la oficina, o que te estrese desde primera hora ese penetrante olor a colonia de cierto colega. O que la lista de éxitos se atasque mientras conduces y repita una y otra vez «I Got You, Babe». Como le ocurría a Bill Murray en Atrapado en el tiempo. Ya sabes, el Día de la Marmota. Pero qué pasa si tienes uno de esos empleos donde tienes que mantener tu atención bien despierta para regresar a casa sin percances.

Imagínate ser extractor de veneno de serpientes, instalador de líneas de alta tensión en China a cien metros del suelo, el actor al que le toca recibir las patadas de Jean-Claude Van Damme, un jugador de fútbol americano, o técnico especialista en hidrógeno líquido en una clínica de criogenización. Seguro que te parecen empleos demasiado exóticos como para haber respondido, de pequeño, a la pregunta qué quieres ser de mayor. Pero si recorremos el mundo podemos encontrar a personas que se ganan la vida en las ocupaciones más variopintas. Y un buen puñado de ellas requieren, además de preparación, formación y habilidades, tener un buen seguro de vida, que según qué casos podría cubrir alguno de estos supuestos.

Cuando eres Homer Simpson todos los días

Quién se atrevería a bromear con una central nuclear si no es un descerebrado muñeco amarillo. La gracia del empleo de Homer es precisamente esa, que ningún técnico nuclear se comporte de forma tan loca. Precisamente por ser el empleo más peligroso del mundo, para ti mismo, la población que rodea a la central, y en realidad casi el mundo entero, es también uno de los más seguros. El índice de accidentes es mínimo y la mortalidad, cuando se produce, de uno por cada tres mil. Aunque desde luego esos accidentes acaban siendo los más famosos de todas las profesiones, con diferencia.

Si heredas un viñedo francés o italiano, a lo Russell Crowe

El peligro común de la Toscana italiana y de la Provenza francesa es producir continuas tramas románticas en forma de libro o película. Pocos oficios de la Tierra habrán sido rodeados de tanto romanticismo como la viticultura. Pero poca broma con ella, pues como el resto de oficios agrícolas el manejo de tractores, cosechadoras y otras maquinarias es de los más peligrosos del mundo. Lo que llega a nuestra mesa suele tener tras de sí un largo reguero de accidentes, a veces fatales.

¿No había deportes donde elegir, Tom?

Es raro no haber oído hablar en los últimos tiempos de Tom Brady, un deportista bien conocido por haber prolongado su carrera más allá de los cuarenta compitiendo al máximo nivel. Por retirarse recientemente y anunciar que volvía tras unas semanas en casa. Justificó su retiro explicando que quería estar más tiempo con su familia, y quizá la experiencia no fue completamente satisfactoria. Pero nada de esto es insólito. Lo realmente raro es que lleve veintidós años jugando al fútbol americano y no haya sufrido ninguna lesión de importancia. El fútbol americano ocupa el puesto seis de diez entre las profesiones más peligrosas del mundo.

Trabajar junto a un pez espada sin estar en un acuario

Y por qué esto debería ser un trabajo. Los especialistas en submarinismo a gran profundidad están muy demandados, y muy bien pagados. Para una enorme variedad de ocupaciones, desde mantenimiento de equipos de comunicación o científicos en el fondo marino, a experimentos de la NASA en las profundidades oceánicas, o arqueología marina. El mayor peligro ahí abajo son los peces espada, un animal bastante nervioso y capaz de desarrollar una velocidad explosiva, de cero a cien en menos de un segundo, para empalarte con su apéndice nasal. Lo hacen muy a menudo con los buzos, y hasta con embarcaciones donde quedan clavados sin poder separarse. Felizmente los fallecimientos por esta causa suelen ser raros, aunque las lesiones graves no tanto.

Imaginar a gente que se levanta a diario para hacer todo esto nos llevará a pensar en la muerte. Pero ese no es el único peligro de estos empleos. Superando al fallecimiento en gran medida están las coberturas seguro de vida: incapacidad, enfermedad grave, invalidez, etc. No es lo mismo trabajar en una cosa que en otra, así que si hay algo con lo que salen todos estos empleados de casa es con una póliza. 

Pero quizá la mayor paradoja de todas sea la propia estadística laboral de un día cualquiera. Los accidentes con incapacidad permanente, muerte, o enfermedad de por vida se producen hasta en los oficios menos peligrosos del mundo. En personas que eligieron un modo sostenible de desplazarse al trabajo: la bicicleta. Por una salud cardiovascular que no avisa, pero que si ocurre en el lugar de trabajo computa como accidente laboral. Infarto con el último clic. Como los accidentes domésticos, lo insólito ocurre también, aunque prefiramos no pensarlo.

SUSCRIPCIÓN MENSUAL

3mes
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL

30año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 
 

SUSCRIPCIÓN ANUAL + FILMIN

85año
Ayudas a mantener Jot Down independiente
1 AÑO DE FILMIN
Acceso gratuito a libros y revistas en PDF
Descarga los artículos en PDF
Guarda tus artículos favoritos
Navegación rápida y sin publicidad
 

4 Comentarios

  1. Supongo que lo de cero a cien en menos de un segundo no debe tomarse en sentido literal, esa aceleración no la consigue ni siquiera un coche de fórmula uno.

    • Martín Sacristán

      Se me ha ido la mano con la hipérbole. De hecho ni siquiera está muy claro que alcancen los cien kilómetros hora, posiblemente una exageración propia de tipos como Hemingway por su afición a pescarlos con caña, de ahí salió El viejo y el mar. Lo que sí está muy documentado es el arranque explosivo de estas especies, que a menudo sufren buzos y barcos, quedando ensartados. Hay un paper bastante bueno, y en abierto, intentando determinar si su velocidad es o no un mito, analizando la capacidad muscular https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5087677/ donde concluye que es menor, pero que sí que pasan de cero a mucho en un tiempo muy, muy breve.

  2. Los repartidores que van en bici me parece de lo más peligroso. Se juegan la vida y encima está muy mal pagado.

    • Allianz sube las primas a tres tipos de trabajadores: primero, los motorizados (que incluyen motos, quads y patinetes eléctricos). Misma exposición que el repartidor que va en bici con el añadido de estamparse con mayor facilidad. Después, los policías, militares y bomberos. Finalmente está el grupo de los deportistas entre los que se encuentran los escaladores, que incluyen a los albañiles. En éste añadiría al emparejamento, «deporte» siempre de alto riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.