Código fuente

Publicado por
Código fuente
Código fuente, (2011). Imagen: Aurum Producciones

Duncan Jones era conocido por ser hijo de Bowie (1) hasta que rodó Moon mezclando ciencia ficción con cine de autor y cultivando una envidiable legión de fans que lo ensalzaron como creador de culto. Código Fuente es su incursión en la industria generalista.

Y empieza de manera excepcional, con Jones situándonos al mismo nivel de conocimiento del entorno que al descolocado Coltern Stevens (Jake Gyllenhaal): de golpe, a saco, sentado en un tren, frente a una desconocida y sin recordar nada sobre quién es, dónde se dirige o por qué está ahí en ese preciso momento. La atención a pequeños detalles iniciales (el café que se le derrama a una pasajera, una llamada de teléfono, el revisor solicitando el billete) nos da la pista: hay algo más.
De repente, una explosión y todo el pasaje se va a tomar por el saco.
Hábilmente se desenvuelven las reglas. Es una carrera contrarreloj: en el tren hay una bomba, Coltern tiene continues infinitos y revive una y otra vez en el mismo sitio los ocho minutos anteriores al momento en que el artefacto se detona. Todo se repite y su misión es localizar al responsable del atentado.

Con este ingenioso punto de partida Jones factura un thriller notable y utiliza de forma inteligente sus cartas para crear una versión seria de Atrapado en el Tiempo en formato carrera contra la bomba y compartiendo propuesta con la televisiva serie A Través del Tiempo (hasta el punto de rendirle un cameo de voz y, por lo tanto, sólo reconocible en la versión original).

El entretenimiento está repleto de aciertos reseñables, desde colocar en el escenario a una serie de secundarios cuya función no es servir de atrezzo sino de piezas más o menos útiles en el juego, hasta diseminar el ritmo con mucho ojo durante el metraje involucrando perfectamente al espectador y haciéndole testigo de un Gyllenhaal cada vez más puteado con eso de explosionar en el Cercanías pasados los ocho minutos.

Sus puntos más flojos vienen en la manera en que se desarrolla la relación del protagonista con los personajes interpretados por Vera Farmiga y Jeffrey Wright, ambos ajenos al escenario del vagón. Pese a que se cuidan muy bien los detalles de la narración (como remarcar la omnipresente cam sobre el monitor de Vera Farming pero evitar mostrar lo que ella ve en la pantalla), ambos roles están subordinados a ejercer de tutorial de las normas, y los pequeños detalles de los mismos (la muleta de Wright, por ejemplo) sólo son elementos innecesarios que despistan de lo más importante: que Coltren tiene la marcha puesta en modo Speed para descubrir al terrorista, salvar al pasaje o hacerlo todo a la vez.

La otra queja posible llega con el epílogo. Tras cascarse una licencia visual muy oportuna y acertada, Jones cierra la historia de forma condescendiente cometiendo un error. Si juegas con la sci-fi puedes cagarla tratando de explicar lo imposible, como ocurría en Déja Vu; película con trama muy similar a la presente donde al explayarse demasiado en el funcionamiento de la parte fantástica se acababa dinamitando toda credibilidad. O puedes hacerlo de manera elegante, con el siempre útil Porque sí, como en cierto capítulo de Doctor en Alaska(2), donde el detonante para que el casting se desplazase a una realidad paralela es que uno de sus miembros bebe un zumo de naranja condimentado. Código Fuente decide sentarse en un puesto intermedio y aún así resuelve la parte más increíble con suficiente arte. Pero su verdadero error ocurre durante los últimos 10 minutos, cuando la película se salta las reglas que previamente ha explicado y fijado para echar el cierre de manera más benevolente.

Y es una pena porque, pese a que Jones asegura que el guión siempre ha estado escrito así, la cinta (ya de por sí bastante reseñable) hubiera sido mucho más redonda cortando esos diez minutos y dejando la epopeya de Coltren en un perpetuo stand-by.

(1) Aunque también fue conocido durante un tiempo por responder al risible nombre de Zowie Bowie. Culpa de su padre, por supuesto.
(2) El primero de la sexta temporada, titulado “Cena a las 7:30”.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies