Helena Miquel: “Es difícil que funcione en España un grupo que canta en catalán”

Publicado por

Helena Miquel es periodista, cantante y actriz. Comenzó tocando el bajo por los locales de Barcelona antes de formar el grupo Élena con el que apareció en el panorama indie de Cataluña cantando en inglés. Más tarde decidió compaginar este proyecto con el que ya tenían Facto y Delafé donde, bautizada como las Flores Azules,  aportó una enorme riqueza melódica a unos temas a medio camino entre el pop y el hip-hop cargados de mensajes originales y positivos. Tras su debut cinematográfico con El idioma imposible, ha protagonizado No habrá paz para los malvados, un thriller policiaco en compañia de José Coronado, por la que ha recibido excelentes críticas. Helena, esa chica de voz suave y aspecto delicado, nos cautiva mientras la entrevistamos, en la calma del mar, con el poder del mar.

¿Te consideras “famosa”?

No, no me siento famosa. Es curioso que la gente me pare por la calle; habitualmente llevo gafas y voy camuflada pensando que nadie sabe quien soy, pero al final me reconocen.

¿Cuándo firmaste tu primer autógrafo?

No lo sé, aunque imagino que sería en algún concierto. Lo que sí recuerdo es un directo que hicimos en Madrid Facto Delafé y las Flores azules, en el que la gente empezó a cantar con nosotros las canciones. Fue un momento muy especial ver que todo el mundo tarareaba nuestra música.

Con esa cantidad de bolos que has tenido con los dos grupos y con el estreno de No habrá paz para los malvados, cuando tengas vacaciones, ¿qué harás?

Descansar, desconectar el ordenador y el móvil. Con el iPhone en seguida sabes lo que ocurre a tu alrededor y estás todo el día pendiente del teléfono por si te envían un mail. Antes trabaja como periodista en Catalunya Radio y muchos compañeros tienen mi número de móvil, con lo que mucha gente contacta conmigo directamente y a veces me agoto.

Cantante, actriz y guapa, como la primera dama de Francia. ¿Te casarías con Rajoy o con Rubalcaba?

Uf, ¡Dios mío! (risas), con ninguno de los dos. Intuyo que estamos hablando de política. En mi opinión es una lástima que en este país haya un bipartidismo tan marcado, porque muchas veces no me siento identificada con ninguno de los dos partidos. Me considero de izquierdas pero me falta un referente, un líder político, que lo sienta como una vocación. Me da la sensación de que en política todo el mundo está metido por interés y siento que realmente no trabajan para los ciudadanos. Me falta creer en la política.

Tras tu papel protagonista en el film de Urbizu “No habrá paz para malvados”, ¿te han ofrecido alguna portada de una revista masculina?

No, y no sé si lo aceptaría.

¿Te atreverías a posar para alguna de estas revistas con el vestuario que llevas en el videoclip ‘Hoy’?

Será con el no vestuario (risas); aunque no se vea, en el vídeo llevo pantalones vaqueros. Creo que no, soy una persona muy introvertida para esas cosas y para muchas otras. No suelo mostrarme mucho. Me guardo las cosas para mí.

¿Qué haces cuando viajas con el grupo? ¿Eres de las que si tiene un rato se encierra en el hotel para dormir? ¿Aprovechas para pasear?

Depende del tiempo que tengamos, que normalmente es poco. Solemos llegar con el tiempo justo para hacer las pruebas de sonido e inmediatamente después empieza el concierto. En las pocas ocasiones que tenemos algo de tiempo libre sí me apetece pasear, aunque también depende de lo cansada que esté. En todo caso soy más de salir a tomarme un café por la ciudad en la que actuamos que de tumbarme en el hotel, porque en es ese caso me cuesta después arrancarme para el concierto.

¿Algún ritual?

Sí, la verdad es que caliento la voz antes del concierto, necesito mis diez minutos para hacerlo porque si no me estreso un montón. Con Delafé cantamos una canción antes de salir al escenario, Senza Fine de Gino Paoli. Con Élena nos abrazamos, hacemos un corro y Raúl nos da un discurso como si fuese Pep Guardiola, en plan entrenador de equipo, y nos dice “A por todas chicos, vamos al escenario”.

¿Cuál es el origen de Las flores azules?

Como me incorporé a la banda cuando ellos todavía eran Facto y Delafé, pensaron que como usaban pseudónimos yo también necesitaba uno. Se les ocurrió a Oscar y a Marc y surgió a raíz de una canción que se titula Blue Flowers, de Dr. Octagon, que les encantaba. Las flores encajaban muy bien porque yo aportaba una parte pop que a ellos les faltaba. Y azul porque en inglés blue tiene connotaciones melancólicas y de tristeza que se asocian a esa manera de cantar lánguida característica de algunas canciones del grupo.

 ¿Qué significa para ti Mar, el poder del mar?

Muchas cosas, porque es la primera canción que canté con el grupo y primera que canté en castellano. Con ella ganamos un montón de premios, conseguimos sello discográfico y fue protagonista de la campaña de El Corte Inglés que nos dio a conocer al público en general. Nos ha dado muchas alegrías. Además es una canción preciosa de amor, en la escena estamos acostumbrados a escuchar canciones de desamor, y Mar, el poder del mar es una canción de amor en toda regla, una auténtica declaración de principios que no hemos dejado de tocar nunca en los conciertos.

Hacer la canción de una campaña de El Corte Inglés con Mar, el poder del mar os hizo dar el salto al gran público. Ahora otro anuncio, esta vez de San Miguel,  con un video musical llamado Ciudadanos de un lugar del mundo, relanza vuestras buenas relaciones con el mundo de la publicidad. ¿Sois un grupo pragmático y versátil?

Sí, aunque sobre todo hacemos lo que nos apetece y lo que encaja con nuestra manera de ver las cosas. Hemos tenido otras propuestas y no las hemos puesto en marcha porque no nos han encajado en nuestra forma de hacer las cosas. Con respecto al anuncio de El Corte Inglés, la agencia de publicidad pensó que nuestra canción encajaba perfectamente en su campaña y nosotros nos interesamos por saber qué querían trasmitir. Con San Miguel fue al revés, nos vinieron a buscar para que hiciésemos nosotros una canción para la campaña. Estudiamos el proyecto y nos dimos cuenta de que era como un videoclip. Somos una banda que puede llamar la atención a las agencias de publicidad porque las letras son muy descriptivas y, quieras que no, la publicidad en poco tiempo tiene que decir muchas cosas.

Tus canciones en Élena parece que huyen mucho de lo cotidiano, se refugian en imágenes oníricas y en ocasiones parece algo escapista. ¿Tienes algún refugio, espiritual o físico, al que te gusta huir? ¿Qué haces para desconectar?

He hecho yoga durante un año y medio pero ahora lo he dejado porque me estoy trasladando, lo echo mucho de menos. Era mi momento de no hablo con nadie, sé que aquí nadie me va a molestar y tienes esa posibilidad de reflexionar y de relajarte. Sí que es verdad que en Élena como escribo yo las letras —en Delafé las escribe Oscar— soy más introspectiva y hablo más de las emociones, incluso a veces de una forma abstracta para que cada uno las interiorice a su manera. En el último he intentado explicar mis historias en vez de centrarme en las emociones, que era algo que los del grupo me habían motivado para hacer. Estoy muy contenta con las letras aunque reconozco que es un ejercicio muy complicado contar una historia en una canción en  de dos minutos y con tres estrofas.

Quinto disco de Élena —el segundo en catalán— que lleva por título D'herois i desastres (De héroes y desastres).

En las letras de las canciones que escribes para Élena el amor y el paso del tiempo parecen marcar vuestro leitmotiv. ¿Por qué es para ti tan importante el amor?

Para mi es importante el amor porque creo que es fundamental para vivir y para sentirnos vivos. El amor en todo; el amor de pareja, de familia de amigos. Incluso la primera canción del disco la dedicamos a la amistad. La vida no tiene sentido sin amor, sin dar y sin recibir.

También con Delafé y las flores azules cantas de amores y desamores, pero las letras son de Oscar. ¿Sientes diferencias entre vivir una canción que has gestado tú e interpretar una canción que han escrito otros?

Claro, es distinto y además a veces no estoy de acuerdo con alguna palabra que ha puesto Oscar y le he dicho que no lo quiero cantar, pero él es muy tozudo y me cuesta hacerle cambiar de opinión. Al final te sientes identificado con esa canción y le das tu interpretación, pero tienes que meterte en su mundo y saber qué es lo que quería transmitir.

Tanto  las canciones de Élena como las de Delafé, aunque en estilos muy diferentes, son vitales y positivas. ¿Esa conexión con lo bonito es un rasgo personal  de Helena Miquel?

Es curioso porque yo me considero desde pequeñita una persona muy melancólica, pero en cambio mi arma para estar bien ha sido la sonrisa: “ante todo buena cara” (risas). Las canciones de Delafé y las Flores azules son como una autoterapia para nosotros. Es muy bonito poder compartir mensajes como los que defendemos en nuestras canciones, transmitirlo en directo y además estar actuando en un escenario y ver la sonrisa de la gente es maravilloso. Sin quererlo nos salen canciones alegres para luchar por ese día a día que no es tan bonito como lo pintan o como podría parecer. Ese mensaje positivo nos ayuda a estar bien.

Por otro lado, a medida que han evolucionado los dos grupos a los que perteneces han ido quedándose en el camino algunos miembros importantes en ambas bandas, Facto en un lado y Raúl Fernández  en el otro. ¿Quizá Helena no es tan cándida como aparenta?

No ha sido por mi culpa (risas), aunque algo tendré que ver. En el caso de Élena, Refree se desvinculó para seguir su proyecto en solitario. En el caso de Marc, sí que nos dimos cuenta en el tercer disco que había un conflicto de intereses a nivel creativo y de composición entre las ideas de Marc y las que queríamos plasmar Oscar y yo.

VS. LAS TROMPETAS DE LA MUERTE, con este disco empieza una nueva etapa del grupo formado por Oscar D’Aniello y Helena Miquel, junto al músico Dani Acedo.

Desde tu primer disco con Facto y Delafé hasta éste último “Vs Las Trompetas de la muerte” has ido ganando protagonismo en el grupo con canciones como la de “Hoy”, en la que sólo cantas tú. En el próximo disco con Oscar, ¿te atreverás a componer alguna?

De momento ya tenemos gran parte del nuevo disco hecho, vamos a grabarlo a principios del año que viene. De las ocho canciones que tenemos preparadas no he intervenido en las letras ni en la composición. El trabajo en el grupo está muy definido, Oscar escribe las letras y Dani Acedo la música. Hay alguna canción en la que he hecho la melodía de la voz desde cero, pero otras veces las hace Oscar, es muy creativo y tiene muy buenas ideas. Confío en su manera de componer. No sé si más adelante tendré la ocasión de aportar un poquito más, de momento las cosas están más o menos como en el trabajo anterior. Este disco es más oscuro. Es un riesgo porque nunca sabes si lo que estás sintiendo o estás haciendo va a conectar con la gente, pero tienes que ser fiel contigo mismo y hacer lo que te sale de dentro. El público al final tiene la última palabra.

Si tu carrera profesional sigue adelante y el cine no consigue apartarte de la música, ¿qué hará Helena Miquel cuando una gran productora le ofrezca un disco en solitario y en exclusiva?

No creo que ocurra algo así porque ese tipo de ofertas no existen (risas), quizás hace quince o veinte años cuando la industria discográfica iba muy bien habría surgido una oportunidad así. En estos tiempos,  sin embargo, pienso que tiene que salir de mí misma. Desde luego me encantaría, pero lo veo como algo muy lejano.

Helena Miquel interpreta a Victoria en "El Idioma Imposible".

Si no me equivoco Rodrigo Rodero te “descubrió” en el videoclip Mar, el poder del mar y fue por eso por lo que te ofreció un papel en ‘El idioma imposible’. ¿Qué emociones despertó en Helena la propuesta?

Mucha excitación y mucha alegría. Es algo que me rondaba en la cabeza desde siempre, pero por lo que nunca había luchado ni tan siquiera buscado. Estudié un año de teatro cuando tenía catorce años, no pude seguir porque no había ningún alumno más. También estuve muchos años haciendo de extra y de figurante en programas de televisión, desde luego era un mundo que me atraía pero se quedó en la adolescencia. Es increíble que la vida te vuelve a situar donde realmente quería estar. He tenido muchísima suerte de que Rodrigo Rodero se fijara en mí.

Todo el mundo habla del “buenrollismo” que se desprende en tu grupo DFA. Sin embargo, en No habrá paz para los malvados sorprendes sacando carácter. ¿Cómo es Helena Miquel cuando se enfada? ¿Qué te hace enfadar?

(Con voz seria) Cuando me enfado, me enfado; me ponga muy roja y muy nerviosa porque me altero. Sobre todo me hace enfadar la injusticia, que me hagan daño sin motivo, cuando te atacan sin conocerte.

Eres periodista de profesión y en tu sector hay muchas quejas de intrusismo profesional, por otro lado has recibido muy buenas críticas por tu papel en el film de Urbizu. ¿Hasta qué punto consideras importante la formación ortodoxa para triunfar como periodista o como actor?

Siempre quise tener una formación para progresar en la vida, ambición por salir del mundo que conocía. De pequeñita sentía que tenía que hacer algo más que estar en la tienda de mis padres y pensaba que eso lo conseguiría yendo a la universidad. Acabé haciendo periodismo porque era el mundo audiovisual el que me atraía, aunque entonces aún no sabía por qué y todo lo demás me parecía horrible: filosofía, política… Si volviera hacia atrás hubiese estudiado otra cosa, quizá Bellas Artes. Creo que sobre todo uno tiene que descubrir su vocación y si la encuentra no tener estudios no tiene porqué ser una desventaja.

¿Estás recibiendo propuestas para participar en algún otro largometraje? ¿Cómo crees que puede influir en tu carrera musical?

Afortunadamente puedo compaginar las dos cosas, porque un rodaje no ocupa mucho tiempo y normalmente estoy de gira los fines de semana. En breve rodaremos La Fábula del dibujante un cortometraje dirigido por Paloma Zapata, una directora con la que he hecho dos videoclips, y a finales de diciembre protagonizaré El crimen desorganizado cuyo realizador es el austriaco Stephan Hofmann. Tengo también sobre la mesa una propuesta que me hicieron en julio pero aún no está decidido. Me apetece muchísimo hacer otra película. Mientras trabajaba en el film de Urbizu, al pensar sobre el personaje y estudiarme el guión,  me he dado cuenta de que me atrae mucho esta profesión.  Durante el rodaje de No habrá paz para malvados no tuve en ningún momento sensación de estrés o de tensión y disfrute muchísimo todo el tiempo.

¿Cómo te fue darle la réplica a José Coronado?

Muy bien, me sabía muy bien el texto —bueno, él también— y eso me dio mucha tranquilidad. No era un texto fácil el mío, me paso la película interrogando a gente y esa secuencia la hicimos del tirón todas las veces que la rodamos; hicimos cuatro planos distintos. Coronado es un tipo muy tranquilo y seguro de sí mismo que te ayuda y te apoya.

 

¿Por qué decidisteis en Élena pasar de cantar en inglés a cantar en catalán?

Sobre todo por una cuestión de madurez. Habían pasado muchos años desde el último disco en inglés, creo que seis, y la circunstancia del momento era muy distinta a la que estábamos cuando empezamos con el grupo en el año 99. En esa época no queríamos que nos etiquetasen o nos metiesen en el saco de rock Catalá. Nuestras influencias eran anglosajonas y creo que no entendíamos el pop que no fuese cantado en inglés. A la larga afortunadamente hemos abandonado esos prejuicios. Tampoco teníamos muchos referentes en Cataluña. Luego pasaron los años y todo eso quedó apartado; te das cuentas de que es absurdo intentar expresarte en una lengua que no dominas. Ahora pensamos que la mejor forma de hacer música es cantando en la lengua materna.

Sin embargo con  Delafé y las flores azules cantas en castellano. ¿Con cuál de los dos idiomas te sientes más cómoda?

Aunque fonéticamente cada lengua tiene sus rasgos específicos, me siento a gusto con las dos. El catalán es mi lengua materna y me siento comodísima, sobre todo a la hora de escribir. El castellano también forma parte de mi vida porque mi abuelo era gallego y la mujer que nos cuidaba de pequeñitos era andaluza.

¿Crees que la polémica con el idioma en Cataluña es artificial?

No, que va, los catalanes no tenemos ningún problema, no sé porqué esto se politiza tanto; los únicos que tienen problemas con los idiomas son los políticos. Nosotros somos bilingües, dominamos las dos lenguas a la perfección y pienso que este bilingüismo es enriquecedor y facilita el aprendizaje de otras lenguas.

¿Hay subvenciones autonómicas para que grupos como Élena sigan cantando en catalán?

Sí, hay subvenciones, no sé exactamente cuánto porque lo gestionan desde la oficina, pero cada vez está peor. También existen cuotas en las radios, sobre todo en las públicas, y me doy cuenta de cosas tan absurdas como que a Delafé y las Flores Azules no nos pinchan en emisoras catalanas. ¿Por qué? Somos catalanes. No tiene mucho sentido.

Hay mucha gente que opina que el pop de Élena es suficientemente bueno como para pasar al circuito nacional. ¿No hay ninguna productora que se atreva con un proyecto así?

Es difícil que funcione en España un grupo que canta en catalán o en cualquier otra lengua cooficial que no sea el castellano. Nunca he escuchado en la radio música cantada en Euskera. Es una pena, pero sigue siendo difícil. Aunque puntualmente Manel ha sido toda una revolución y  llena conciertos en Madrid. Además, las distribuidoras no se arriesgan a promocionar los discos fuera de Cataluña.

El anuncio de Coca-Light en el que los protagonistas renuncian a su “aburrida” vida para embarcarse en sus sueños nos ha hecho pensar, sin embargo pocos seguimos el ejemplo. Tú tenías un trabajo fijo como productora en la radio, ¿cómo tomaste la decisión de “dejarlo todo” y ponerte a cantar?

Bueno, empecé a cantar con Élena, pero desde antes compaginaba el trabajo de periodista con la música tocando el bajo con diferentes bandas en Barcelona. Decidí dejar el trabajo y dedicarme exclusivamente a la música cuando estaba a punto de salir el disco La luz de la mañana, un mes de septiembre, y el manager nos dijo que querían contratarnos en muchos sitios para dar conciertos. Había que tomar una decisión porque todos trabajábamos. En eso momento decidimos embarcarnos en esta aventura y tuvimos suerte.

Algo que gusta mucho de Helena es el estilo que tiene vistiendo. ¿Con quién vas de compras?

Sola (risas). No me gusta nada ir de compras con alguien, no puedo, me pongo muy nerviosa. Voy muy rápido, sé donde tengo que ir y lo que quiero, no me gusta entretenerme en las tiendas.

¿Cuál es tu marca favorita?

Voy cambiando, no tengo una tienda favorita. Suelo ir a H&M, Zara, Comptoir des Cotonniers, Hoss Intropia, Bimba y Lola y Cotélac.

¿Alguien te ha seducido alguna vez regalándote ropa?

No, creo que no.

¿Qué disco o casete recuerdas haber comprado por primera vez?

La dama se esconde.

¿Te queda tiempo para leer? ¿Cuáles son tus autores preferidos?

Este año he leído bastante porque va a temporadas. Recuerdo La delicadeza del escritor francés David Foenkinos, que me gustó especialmente por ser una novela muy cinematográfica, El camino del tabaco de Caldwell, Cosas que los nietos deberían saber que es la biografía del cantante de Eels que me encantó, porque aunque la vida de este hombre es un rosario de desgracias se acaba la lectura con una extraña sensación de bienestar. Ahora estoy leyendo Ahora es el momento de Tom Spanbauer. De este autor quedé fascinada en mi adolescencia con El hombre que se enamoró de la luna, un western atípico donde los protagonistas se relacionan con una agresividad carnal. También quedé impresionada con el último de Rosa Montero, Lágrimas en la lluvia, que es una novela de ciencia ficción, aunque no tenía ni idea cuando lo empecé. Está ambientado en Madrid 2109. Habla mucho de la individualidad, de estar solo, y está inspirado en Blade Runner.

Fotografía: Jorge Quiñoa

 

Si te ha gustado este artículo ¡Haz un donativo online!

Donar una cantidad personalizada

Información personal

Credit Card Info
Detalles de facturación

Total de la donación: 5,00€ One Time

19 comentarios

  1. “. El castellano también forma parte de mi vida porque mi abuelo era gallego y la mujer que nos cuidaba de pequeñitos era andaluza”.

    Esta mujer parece salida de una Galaxia muy muy lejana… Pijerío máximo.

    • ¿El pijerío sería porque el abuelo es gallego o porque tenía una canguro andaluza?

    • Germán

      Me temo que sí, una más apuntada al carro.

      Sobre la cita que encabeza el artículo: “Es difícil que funcione en España un grupo que canta en catalán”

      ¡Qué pena, para ella y otros victimistas de oficio, que la realidad les contradiga!

  2. Manudo

    “Es difícil que funcione en España un grupo que canta en catalán”

    ¿Y? ¿Donde está el problema?

    • Obvio

      En tu prejuicio, que no aplicas a canciones en otros idiomas que tampoco comprendes.

      • Manudo

        Olé tú, que sabes los idiomas que comprendo y la música que escucho.

        Has ido a dar en la diana.

      • JimboJones

        Prejuicio es considerar que todo aquel que no escuche musica en catalan tiene prejuicios, yo algo de rock en euskera he oido, y algo de pop en catalan he oido (mi hermana adora Manel, y con razon) pero permitidme decirme queridos amigos oprimidos, que en el universo ene el que vivimos, cuanta mas gente te entienda mejor, asi que lo siento pero es natural que aquel que cante en castellano, tenga mas posibilidades que aquel que hable en catalan, igual que, cantar en ingles te da ciertas ventajas, que el Hungaro, no te confiere)

  3. “Nunca he escuchado en la radio música cantada en Euskera”
    Partiendo del hecho de que en las radiofórmulas aparecen los grupos que pagan por ello, y siguiendo por el hecho de que hay bastantes pocos grupos que canten en Euskera, y todavía menos que sean mínimamente interesantes, no es normal, Helena, que no hayas escuchado nunca algo así.

  4. Las babas del tal Samuel Sacristán han empañado mi teclado. Chico, ya sabemos que es guapa, sensible y con talento, pero córtate un poco, que no todos los periodistas tienen tanta suerte como el marido de Nuria Roca.

  5. Lamentable

    Lamentable entrevista. La pija intensa, por pija intensa. Y el ¿periodista?… no sé ni por dónde empezar: ¿superficial, subyugado sólo porque está ante una mujer guapa (pero pija e intensa), carente de bagaje musical (es evidente)? Dios mío, ¿hasta en JotDown hay que leer gilipolleces propias del “Hola” indie?

  6. eltiodelacabra

    Joder, con los talibanes gafapastosos, idos a ver películas iraníes.

    • P. Raven

      La entrevista se acaba donde empiezan los comentarios. Si tu espíritu crítico es el de tu sobrina, vete a Irán y graba una película.

  7. Guido Lotter

    – ¿Por qué decidisteis cantar en catalán?

    – Sobre todo por una cuestión de madurez.

    …..unas lineas más abajo……

    – ¿Hay subvenciones autonómicas para que grupos como Élena sigan cantando en catalán?

    – Sí, hay subvenciones, no sé exactamente cuánto porque lo gestionan desde la oficina, pero cada vez es peor

    …ahí te han pillao, guapa. Cantas en catalán por que te lo subvencionan si no, tendríais que trabajar para vivir.

    Y encima no te quejes de que “cada vez está peor”. Si te parece cerramos un hospital para que tú sigas viviendo del cuento.

    ….Pero de dónde sale esta gente?

    Y encima dice que en Cataluña no hay problema lingüístico…. que la culpa es de los políticos….

    De los políticos no, monina, del nacionalismo catalán, que cuando un chaval quiere estudiar en español (no castellano) se le segrega y se le pone a parte para hacerle la vida imposible.

    Sobre la segregación os recomiendo este documental
    http://www.youtube.com/watch?v=yaimGghfcpM

  8. Dionís

    Joder, sale el tema del catalán y todo el mundo salta a la yugular. Que es una entrevista a una cantante, no a una política. Relajaos, anda

  9. Olga Vilches

    Todo es política. Ciertas decisiones políticas guardan directa relación con el hecho de que acuda a urgencias y no me traten bien, por poner un ejemplo entre miles. Esta tía hará lo que le gusta, pero diciendo algunas cosas de las que dice en esta entrevista alimenta las peores tesis nacionalistas, es decir, muy cercanas a la vieja práctica de tirar la piedra y esconder la mano.

  10. Olga Vilches

    Hace lo que le gusta y por lo que leo vive o ha vivido gracias a mi dinero. Así que tengo derecho a opinar.

    Menos, “Joder” y menos “yugulares”, Dionís, que se te ve el plumero.

  11. Maestro Ciruela

    No acabo de entender muy bien la insistencia en la excelencia como actriz de esta señorita; En el film de Urbizu, arrasa Coronado y está MUY BIEN Juan José Artero, del que nadie parece acordarse. Pero esta joven creo que pasa sin dejar huella.

    • “No acabo de entender muy bien la insistencia en la excelencia como actriz de esta señorita… Pero esta joven creo que pasa sin dejar huella”
      Chato recibio multiples elogios y creo que estuvo nominada a los Goya, pero bueno se ta cruzao…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACEPTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aviso de cookies