Erika Lust: "Veo el porno como una herramienta de educación" - Jot Down Cultural Magazine

Erika Lust: “Veo el porno como una herramienta de educación”

Publicado por y

Erika Lust (1977, Estocolmo), la pionera directora de porno para mujeres afincada en Barcelona desde hace ya unos años, nos recibe en una soleada y demasiado cálida mañana de noviembre. La localización de sus cuarteles también resulta sorprendente, justo en el medio de una conocida zona de funerarias de la ciudad. Quizá esta aguerrida sueca es un poco todo eso, en su esfuerzo de unir el género del que casi ya no se produce nada, el erótico, al género del que más se produce, el porno. Clara y visionaria, se le iluminan los ojos cuando nos habla de su paradigma artístico y en ocasiones lucha contra su acento para vocalizar y subrayar las palabras clave de su discurso. Usa frecuentemente la palabra “sensación” o nos habla de “sensaciones” tanto o más que de penes, culos y tetas. Resulta fresca, espontánea y fuerte. Pero también incierta, divertida y humana. Íntima. Sincera. Y repleta de detalles, de los que, intentando de ser un poco como ella, tratamos de no prescindir.

¿Cómo explicarías lo que es el porno femenino y en qué lo diferencias del porno tradicional?

Entramos entonces en un mundo de muchos términos porque tenemos porno para mujeres, porno femenino y porno feminista. Y todo esto es un lío para mucha gente. Además, hay mucha gente que su primera idea o sensación es que estoy hablando de porno lésbico cuando empiezo a hablar sobre mujeres. ¿Y por qué reaccionan de esta manera? Porque el porno en sí es un género muy masculino. Es un género que si lo analizas, lo deconstruyes un poco y observas sus estructuras empiezas a ver claramente que el hombre es el principal protagonista y trata de su placer. La mujer tiene el papel de ayudarlo. Ella es el bello objeto, la mujer de su fantasía, pero no es más que la herramienta para el placer del hombre. Y yo creo que esto es justo la clave, lo que hace que para muchas mujeres sea difícil ver porno porque se sienten excluidas. Porque ¿dónde está el placer femenino? ¿Dónde está mi orgasmo? ¿Por qué no trata sobre la sexualidad de mi vida? Es la reacción que las mujeres, en general, sienten cuando ven porno. Y esa es una de las cosas que estamos intentando cambiar muchas directoras que ahora nos dedicamos a este género. Intentamos situar a la mujer en el papel central y mostrar su placer. Pero esto no es un tema simplemente de la pornografía. Vemos exactamente lo mismo en las películas de Hollywood, en el cine mainstream, y en las series de televisión, donde una gran mayoría trata de un mundo masculino. Son policías, mafiosos, criminales, militares y papeles muy masculinos. Hay que hacer un cambio general: lo que necesitamos son más mujeres que entremos en el audiovisual como género —porno, comedia, terror o lo que sea— y empecemos a contar nuestras historias desde nuestra perspectiva. Porque los gustos son muy individuales y ahora mismo vivimos en una sociedad donde se permite vivir tu papel de mujer o de hombre de muchas maneras distintas, mientras que anteriormente estaba más limitado. Había un papel clásico del hombre y un papel clásico de la mujer. Quizá dos o tres, pero no había mucha variedad. Es muy importante que gente de diferentes territorios, de diferentes backgrounds, de diferentes contextos socioeconómicos, culturales e intelectuales vengan a este género sobre el que estamos hablando, que es la pornografía, el cine erótico, el cine adulto o como queramos llamarlo, y empiecen a contar otras historias. Porque hay muchas historias distintas ahí fuera, que no necesariamente son las mismas que las historias de Nacho Vidal.

¿Ves el porno como un medio, como algo más que porno, como un discurso para trasladar lo que debería cambiar en la vida?

Definitivamente, sí. Veo el porno como algo más que una pura herramienta de placer o excitación. Veo el porno como una herramienta de educación, de influencia, de política… porque al fin y al cabo es eso. El porno es un discurso. Un discurso que habla sobre sexualidad, que habla sobre femenino y masculino. Porque si tenemos un hombre y una mujer interactuando en una escena sexual, lo que hay es eso. Es una estructura, es una idea de cómo funciona el sexo. Y, sobre todo, cuando los jóvenes intentan entender cómo funciona el sexo… porque todos sabemos que los jóvenes usan el ordenador y la pornografía para aprender sobre sexo, porque es la única manera —bueno, las revistas también, pero hoy en día no hay tantas, más bien son imágenes en Internet—. Entonces son imágenes, fotos o vídeos en la red que muestran gráficamente cómo funciona esto del sexo. Porque en el cole te lo explican, pero ¿de qué manera?

Un gran porcentaje de educación sexual se obtiene mediante el porno.

Y ahí es donde es tan importante para mí poder influenciar a este género y dar una alternativa a la pornografía tradicional a la que tenemos acceso. Porque muchas películas tienen valores negativos. Tienen valores donde la mujer está en un papel relativamente triste , tratada como objeto o herramienta y donde no es la persona principal, y muchas veces hay valores bastante agresivos y violentos. Es como “smack up the bitch!”. Pero no es solo el porno, también sucede en los videoclips musicales, por ejemplo. Y para mí es extremadamente importante que otras personas podamos explicar a una generación joven cómo funciona el sexo. Y no solo Rocco Siffredi, Nacho Vidal y los otros pornstars que van todo el tiempo con esta sensación del supermacho demasiado musculoso que coge a la mujer barbie doll plástica y hace lo que quiere con ella. Quiero ver sexo que tenga mucho más que ver con lo que hago yo en mi vida personal. Un sexo más natural, más pasional, pero no pasional al estilo “I’m gonna fucking kill you! Suck it bitch!” ¿Sabes lo que quiero de decir?

Con cierto sentimiento, que no necesariamente sentimental.

Sí, claro. De intimidad, quiero una sensación de realidad y de piel. El cine es una herramienta muy poderosa para transmitir valores, sensaciones y emociones, y creo que justamente en el género de porno está muy mal usado. Hoy en día ni siquiera se hacen películas, son vídeos hechos de cualquier manera. Y este es otro de los puntos donde yo diferencio mi cine del porno tradicional. A mí me gusta mucho el cine, quiero que tenga sentido y belleza, que sea estético y bonito, que esté bien iluminado, que haya una historia, que haya un desarrollo de personajes y que puedas entender quiénes son… ¡porque están ahí! Creo que esto es algo que comparto con muchas mujeres y también con algunos hombres, queremos un porno donde no es suficiente ver el sexo, queremos un poquito más de ayuda a nivel de storytelling.

Esta visión la compartís quizá los que hacéis porno de autor, el director con nombre y apellidos.

Sí.

Pero en estos últimos años en Estados Unidos se están dando un arranque de las películas argumentales, que parece que vuelven. Películas a las que llaman “romance” o porno romántico, que hacen como una comedia romántica llevada al porno. Y también embellecen la película y cuidan la estética. ¿Qué te parece esto? ¿Están entrando estos conceptos un poquito en el porno mainstream?

Yo creo que sí. Creo que en el valle de San Fernando han tenido una llamada de alarma viendo que en el negocio llevan años no sabiendo muy bien hacia dónde van. Porque ha habido cambios enormes en la industria del porno. Porque había gigantes, había empresas muy grandes que estaban produciendo películas como una fábrica de chorizos. Y después vino Internet que permite, a partir de 2004 y 2005, poder ver realmente películas. Porque antes eran fotos y pequeñas cosas. Pero de repente… ¡lo puedes ver todo! Y ahí se perdieron porque muchos de ellos veían la Red como enemigo, como algo muy peligroso que le estaba quitando el negocio en lugar de adaptarse e intentar encontrar su manera. Pero por otro lado también daba la posibilidad a los pequeños productores, directores y actores de hacer su propio negocio a través de Internet, de crecer. Y, de repente, el porno se ha diversificado y vemos cómo algunas de las grandes empresas casi han muerto, y que otros han entendido que tienen que cambiar.

Adaptarse.

Sí, adaptarse. Y mirarse un poco a sí mismos y sus valores. Porque hemos hablado sobre el papel del hombre y el papel de la mujer y el placer femenino, y hemos hablado sobre estética; pero también hay otro tema que yo creo que es muy importante para muchas mujeres: el proceso de producción. Parece que no creemos que las condiciones de producción sean un negocio limpio, y eso nos molesta a muchas mujeres. Queremos que sea ético. Queremos que se gestione bien. Para nosotras es muy importante que no se coja unas chicas pobres a las que se les muestra todo este mundo de dinero y se les diga: “Ven aquí, follas un poco y vas a ganar mucho dinero”. No es lo que queremos. Como mujer y como productora y directora veo que tengo muchísima responsabilidad cuando decido rodar una película. Es mi responsabilidad que todo funcione, que todo sea ético y que los actores que estén en mi rodaje realmente quieran estar y estén contentos haciendo lo que hacen. Y creo que de alguna manera las mujeres se fían más de que quien haga esto, bien sea yo o Nacho. Perdón si menciono mucho a Nacho Vidal, es simplemente porque es el más famoso y popular y es más fácil entender lo que digo.

La sensación que tienen algunas mujeres es que en el porno la mujer está explotada, como esa imagen típica en los setenta y en los ochenta de mujeres drogadas o adictas que eran utilizadas.

Exactamente. Y también por muchas actrices que han salido a los medios y han contado su versión. También tengo que decir que, como he estado en contacto con actores desde que creé esta empresa, hay muchas chicas que me han contado historias sobre cómo funciona el negocio y cosas que les incomodan mucho. Como ir a un rodaje y que el director lleve a sus amigos y le diga a la chica “Ahora te toca ir a hablar con ellos”. Y estos amigos están ahí mirando las escenas. Cuando ruedo siempre intento que todos los que no tengan que estar, no estén. No invito a mis amigos… aunque hay muchos a los que les encantaría estar, evidentemente [risas]. Una de las cosas que tienes que hacer es proteger a tus actores, hacerles sentir muy cómodos, tratarlos muy bien. Muchas de estas mujeres nunca lo dirían en público porque viven de hacer porno y de trabajar con muchos de estos personajes, y si lo explicaran nunca más trabajarían.

A raíz de esto que dices, al menos en Estados Unidos, con esta hornada de nuevas actrices que manifiestan gran personalidad en su trabajo y fuera de él, al estilo de Sasha Grey o Stoya, da la sensación de que ellas sí están bastante protegidas y saben lo que hacen. Hay muchas mujeres que las respetan y las admiran.

Esto es una parte de lo que he visto, pero también hay otra parte, evidentemente. Mucha gente tiene la sensación que los actores son personajes bastante promiscuos y oscuros. Y esto lo he visto muy poco. La gran mayoría son gente muy simpática que se cuida mucho, que van al gimnasio, que no beben, que no fuman, que no toman drogas… que ni siquiera follan mucho.

Fuera del rodaje.

Sí, claro. Pero quiero decir que no es gente que vaya a un club y ligue un montón.

Esa es la imagen que se ha formado del actor o actriz porno.

Y normalmente no es así. Son gente que sabe mucho, se hacen sus tests y análisis médicos cada mes, que nunca mantendrían relaciones con alguien que no conocen sin condón… lo que hace mucha gente “normal” ¿no? Y están bastante seguros de quiénes son, lo que hacen y lo que quieren. Y les gusta mucho el sexo. Y claro, eso es lo que realmente buscas en un actor. Buscas a alguien a quien le ponga estar en un rodaje, a quien le ponga el sexo delante de la cámara, que le parezca divertido y apetecible. No quieres a alguien que venga en condiciones malas y tristes.

Y eso además ayuda a que sea natural, que es lo que tú esencialmente buscas.

Por supuesto. Y además lo que busco mucho y considero muy importante es que haya química. Y eso se consigue mejor conociéndose antes, si son pareja en la vida normal o son buenos amigos. Yo lo que hago es preguntarles a ellos. Si hiciera un casting, por ejemplo, contigo te preguntaría “¿Quién te gusta?”. Es que no me podría nunca imaginar manteniendo relaciones sexuales con alguien que no me gusta. Eso es algo que no quiero de ninguna manera, es muy importante encontrar esta química.

Y rodar cosas que te gusten.

Sí, claro; y la manera de rodar, evidentemente. Yo lo que tengo que hacer siempre es “sacar el porno de ellos”. Porque yo trabajo con actores que han rodado porno y con actores que no han rodado porno. Son dos procesos bastante diferentes. Con los que ya han rodado, tengo que asegurarme que no me van a hacer una performance.

¿Qué quieres decir?

Que no haya poses. Ya sabes, mostrando los labios, el pecho, el culo… pam, pam, pam… que si las poses con las piernas separadas, ahora así… [Erika hace gestos parodiando los ejercicios gimnásticos más habituales en el porno tradicional] Quiero decir, si tu vas a casa esta noche no vas a follar como en una película porno. Tú sabes cómo hacerlo. Todos sabemos. Eso es lo que tengo que quitar, les tengo que decir “No lo hagas como en el porno, sino como lo haces en tu casa”. Y ahí tenemos esos códigos que todos sabemos qué significan.

Ahora me estoy acordando de un corto en el que se hacía casi una parodia de esto que dices: están follando y la chica le dice al chico: “Ahora córrete en mi cara, como en las películas porno”. Y lo hacían.

Sí, sí, esa es mía.

Me gustó mucho esa escena porque luego se reían, le limpiaba la cara con un kleenex… había mucha naturalidad; y es como lo que haces cuando estás en casa follando con alguien.

La tienes justo detrás. [Nos giramos y, efectivamente, a nuestras espaldas hay un cartel enorme del corto The good girl, el primer trabajo de Erika, contenido en la película Cinco historias para ella] Yo creo que esos pequeños detalles lo cambian todo.

Aparte de la actuación y el argumento, hablando de las cuestiones técnicas haces cosas diferentes. No usas el típico plano casi ginecológico del que abusa el porno convencional.

No, yo trabajo alrededor de los actores y eso significa que no quiero que ellos me intenten plantear los planos, porque ellos lo hacen para que tú veas absolutamente todo. Porque ellos saben qué se busca en el porno. Pero como yo no busco eso, es mi trabajo el encontrar algo. Pero no me interesan particularmente los planos ginecológicos. No es algo que intente evitar, pero tampoco lo busco. Lo veo más como algo natural. Si muestras el sexo, pues es explícito ¿no? Se ven cosas, pero no lo ves todo.

¿Tiene algo que ver con la perspectiva femenina de hacer porno? Por ejemplo, en el porno mayoritariamente masculino, todo es muy explícito y directo. Prácticamente es un chico y una chica, directos a la acción. Sin embargo hay directoras como Candida Royalle que van buscando un poco más el softcore, empezando por los prolegómenos y dedicándoles mucho tiempo. Y en estos casos el sexo explícito son dos o tres minutos. ¿Puede tener algún tipo de relación?

Sí, seguramente. Y luego también hay otra cosa que nos gusta a las mujeres, que es que buscamos al hombre. Que se vea el hombre, que se vean sus expresiones, que se vea su cara, que se vean sus brazos, que se vea su culo… Que se vea el cuerpo del hombre como persona y no solo como polla. Porque el porno masculino tiende mucho a que solo veas a la mujer, porque es ella la que te seduce. Y del hombre solo ves su polla. Hay muchas películas en las que casi ni los ves. Yo tengo actores que me envían escenas en las que han estado para que yo pueda ver algo que han hecho y les digo “¡Pero es que no veo tu cara!”.

No sé si eres tú.

¡Exactamente! “No sé si estás en esa escena”, les digo. Es curioso. Y ahí yo creo que cambia mucho la perspectiva. Pero eso no significa que yo intente poner el hombre como un objeto en mis películas, porque a mí no me interesa convertir en objetos a los personajes. Intento verlo más como una cosa puesta en común…

Quizá como en el primer porno, en el que se buscaba más rodar el sexo completo, a la pareja haciéndolo.

Sí, es más como “el baile del sexo”, cómo se mueven… Es una combinación de todo, pero yo creo que por eso mis películas también gustan a los hombres. Porque esa idea de a que a las mujeres les gustan unas cosas y a los hombres otras no es cierta de ninguna manera. Hay mujeres en el Camp Nou viendo fútbol y hay hombres leyendo la revista Vogue. Vivimos en un mundo donde puedes hacer muchas cosas, aunque sean consideradas “masculinas” o “femeninas”. Y lo del porno para mujeres… por volver ahí, titular mi libro Porno para mujeres era una manera de llamar la atención sobre el hecho de que todos pensamos que el porno es para todo el mundo, que es algo general… y en realidad no lo es.

Me llama la atención algo que has dicho antes sobre que en el porno industrial, comercial, típico y masculino la violencia está presente. Pero sin embargo tú tampoco la rechazas, aunque le das otro punto de vista. Porque en algunos de tus cortos tocas el BDSM, tocas el juego, tocas la dominación. No lo rechazas de por sí.

Porque así no lo veo como violencia. Yo lo veo como un juego de pareja y un juego de poder. Y el sexo en sí es un juego de poder. El BDSM y el fetish es algo que le gusta a mucha gente y a muchas mujeres. Y gusta sobre todo poder jugar durante un ratito a ser alguien que no eres tú. Un juego de BDSM es algo que siempre es acordado anteriormente por los dos que participan en ese juego. No es de ninguna manera un acto de violencia.

Es como estar en un momento aparte, en un estado de conciencia distinto en el que no deja de ser un juego, una actuación; y cuando acaba, es otra cosa. Como en Casados con hijos, también en tu primera película de cortos, Cinco historias para ella.

Además es importante que muchas mujeres lo entiendan, porque yo recibo bastantes e-mails de mujeres jóvenes y feministas que me cuentan que tienen la idea de que en la cama les tiene que gustar ser la mujer poderosa, y me dicen “Yo soy feminista y pienso que esto es lo correcto. Entonces, ¿por qué me apetece de vez en cuando ser la sumisa?”. Y les parece un poco raro. Yo les intento explicar que lo que haces en tu cama no tiene nada que ver con tus ideas políticas. Tú puedes creer que las mujeres han de tener tener las mismas posibilidades en el mundo y los mismos derechos que los hombres y querer que alguien “te tome” en la cama. No pasa nada.

Lo importante es que la decisión la has tomado tú.

Claro. Lo que no puedes hacer es estar en una situación incómoda, donde no te sientes bien en el papel que estás jugando. Pero si te sientes bien, pues genial ¿no?

Y ahora, ya que estamos, una pregunta personal: ¿A ti cuál te gusta de los dos roles? ¿Tener posición de poder o posición de someterse al poder?

Soy una persona difícil… yo diría que soy una “sumisa luchadora”.

Ha quedado muy claro [risas]. Es difícil ejercer el poder sobre ti.

Necesitaría un master muy fuerte, porque… ¡soy vikinga! Ese es mi papel.

Es una buena definición. Volviendo al tema de los actores, también trabajas con algunos que no son profesionales o que están empezando. ¿Los prefieres a los actores profesionales o es algo distinto?

No, no prefiero una categoría sobre la otra. Para mí lo más importante, cuando tengo que hacer el casting de una película, es intentar encontrar gente que de alguna manera atraigan, que me parezcan atractivos; porque si no a mí me resulta muy difícil ponerlos en una película donde tienen que seducir, porque al fin y al cabo es lo que van a hacer. Y después tengo que sentir que realmente tienen una actitud positiva. El problema de rodar sexo explícito es que muchos de los actores porno actuando e interpretando son relativamente malos, porque es algo que no tienen de manera natural, o porque carecen de formación. Han estado mucho delante de la cámara, se sienten muy cómodos en su desnudez, se sienten muy cómodos con el sexo, fallan muy poco y una escena, con ellos, se rueda relativamente rápido; pero después, como en mis películas también está la parte de interpretar un personaje, allí nos cuesta mucho más construir algo. Cuando trabajo con actores no pornográficos pasa exactamente lo contrario: que la interpretación y la actuación del personaje la hacen bastante rápido y bien y sin muchos problemas; y después la parte del sexo es lo que cuesta muchísimo más. Sobre todo para los hombres, que si no han estado delante de una cámara y con todo un equipo alrededor tienen problemas para mantener una erección. Y no es nada de lo que avergonzarse. Simplemente es así y punto. Y da igual que tú seas un superstar en la vida, que vayas con un montón de chicas y folles muy bien, porque cuando estamos mi equipo y yo con las luces y las cámaras…

Impone ¿no?

¡Impone muchísimo! Y claro, eso es algo que si lo has hecho varias veces te vas acostumbrando y vas manejando tus nervios. Pero lo que ocurre cuando trabajo con actores que no han hecho nada antes es que la filmación del sexo puede tardar mucho más. Puede tardar todo un día. Y eso no significa que el rodaje tenga sexo explícito durante todo ese día. Quizá lo tiene en dos o tres ocasiones y rodamos un poquito cada vez. Pero hay esas típicas interrupciones: un café, un cigarrillo, un rato para ti mismo… Es más laborioso. Los hombres me dicen “yo puedo”, pero no es algo que esté hecho para todos.

Entonces, ¿es sobre todo con los hombres? ¿Las actrices se encuentran más cómodas ante la cámara?

Con la mujer es más fácil, físicamente. Porque una mujer, con lubricante, si tiene más o menos ganas, puede tener sexo; no tiene que mantenerse erecta.

Además da la sensación de que con esa manera de trabajar no utilizáis trucos. Porque siempre está la idea de que la industria del porno los utiliza.

¡Las “fluffers”! [risas]

Las chicas que ayudan, o incluso el uso de medicamentos o drogas. Y por lo que cuentas parece que en vuestro caso no.

En principio, creo que no. Pero esto es algo por lo que no puedo poner la mano en el fuego, porque lo que cada uno hace en privado, yo no lo sé. Ha habido algún actor del que alguna vez he sospechado que había tomado Viagra o algo así, porque si un hombre la toma puedes ver que se vuelve particularmente rojo. Y que está erecto aunque no esté cien por cien cachondo.

Se nota que está forzado.

Un poquito. Son cosas que notas de vez en cuando. Pero creo que como el casting lo hacemos tan cuidadosamente, la gran mayoría no lo hace. La gran mayoría está ahí porque lo quieren hacer, porque les gusta todo mi proyecto y porque se sienten contentos de formar parte de él. Muchos me dicen, por ejemplo, que han enviado a sus madres la película [risas]. Saben lo que hacen y claro, no es cualquier película. Y respecto a las mías están orgullosos de haber estado en ellas y que todo se vea “bonito”.

¿Qué tipo de hombre buscas para las películas?

Es difícil decirlo, pero me gustaría encontrar a hombres un poquito más normales. “Normal” es una palabra muy difícil de usar, pero creo que entendéis más o menos lo que quiero decir. Porque hay un problema, y es que los que están en la industria son hombres muy musculados. Y claro, a mí por ejemplo me encanta el tipo de cuerpo que tiene este chico [Erika señala al chico del cartel de The Good Girl, pero en el camino se encuentra nuestro fotógrafo, que está delante del mismo y, al verse señalado por ella, se sonroja] ¿Pero entendéis lo que quiero decir? Me gusta un hombre que me dé la sensación de ser un hombre real, que no esté ocho horas en el gimnasio.

El actor James Deen, que encaja en esa descripción, está teniendo mucho éxito entre las chicas.

Sí, mucho. Estamos hablando con él y quiere estar en mi próxima película; y vamos a ver qué pasa.

Hablando de los “hombres normales”: en el porno convencional es muy típico que todas las mujeres estén muy buenas, pero hay algunos actores, y no vamos a decir nombres, tanto españoles como extranjeros, que son desagradables físicamente, que en un porno para mujeres supongo que evitas.

A ver, yo no estoy en el género del “porno feo”. Digamos que mis películas son estéticas.

No me refiero a porno freak, sino a tíos que son muy feos.

Sí, porque son los dos tipos de hombres que se ven en el porno. Porque hay solo dos tipos, no hay más. Es el hombre supermusculoso o el hombre con mucho dinero. Y en el lado del hombre de dinero se permite de vez en cuando que sea feo. Porque como tiene tanto dinero, puede ser feo, no pasa nada.

Es un cliché contra el que también querrás luchar, supongo.

A mí me encantaría que hubiera un montón de hombres con un look más alternativo y de cine independiente pero ¿dónde están? ¿Cómo los encuentro? Es muy difícil porque ahí entramos otra vez en ese juego del papel de los hombres: es mucho más fácil trabajar con actores porno que trabajar con otros actores para conseguir que la escena tenga un sexo poderoso. Si me permito quizá que el sexo sea un poco menos explícito y un poco más erótico, quizá puedo coger más actores independientes que pornstars. Pero esto es el juego: también quiero ver porno. Es que yo no hago películas donde una pareja hace el amor delante de la chimenea y todo es muy romántico y bonito, sino que yo quiero historias contemporáneas, modernas, de gente follando, porque me gusta ver a gente haciéndolo. Sin todos los valores malos del porno, pero me gusta verlos manteniendo relaciones sexuales. Es difícil.

Relacionado con esto, la frontera entre el erotismo y el porno: ¿realmente la hay o se puede conseguir una escena que sea pornográfica y erótica a la vez?

Se pueden mezclar porque para mí lo único que significa “porno” es que sea explícito. Y erótico, para mí, es lo que quiere seducirte más allá de simplemente tu cuerpo. Quiere seducir, inspirar tu imaginación, tu fantasía, despertar emociones. Eso es lo erótico. Y yo creo que sí, que en mis películas consigo bastante bien combinar estos dos aspectos.

Meter la pornografía dentro del erotismo, digamos. Un envoltorio erótico…

Bueno, de una manera o de la otra. ¡No sé cuál se mete en cuál! Pero se mezclan definitivamente. Ese es el objetivo y por eso también de vez en cuando me cuesta, porque cuando digo “quiero porno” lo que quiero en realidad es sexo. Porque muchas veces cuando uso la palabra “porno” siento que es una palabra muy difícil de usar porque tiene todas esas connotaciones malas y agresivas. Muchas veces digo que me gustaría coger la palabra “porno”, ponerla en la lavadora en el programa de 90º, colgarla al sol y decir “oooh, ya tenemos un porno limpio y que huele bien”.

Y entonces por eso la usas, en realidad, para normalizarla. En lugar de rehuir la palabra “porno” y decir “no, yo hago cine erótico”.

Depende del contexto en el que esté. Lo peor de todo es que no soy tan buena y yo misma estoy insegura de qué hago, porque por un lado siento que lo único que mis películas tienen en común con el porno es que los dos mostramos sexo, igual que McDonald’s lo único que tiene en común con un restaurante de mucha categoría es que los dos sirven comida. Y ahí también es donde siento que, a la vez, llamar a mis películas porno es reducirles el valor artístico que tienen, porque de alguna manera todos pensamos del porno que no es arte y que no tiene nada más. Y pienso “oh, no, qué triste llamarlo porno”, porque yo he puesto todo mi corazón en eso.

De hecho, si a mí me hicieran decir qué convierte una película en porno diría que es que se vea una erección o que se vean unos labios vaginales; si no sería erótica. Entonces, si una película es erótica y está bien hecha, simplemente porque se vea una erección no se reduce la categoría de la película. Y ya es porno.

Pero es muy difícil, porque entonces ¿qué es Nine songs de Michael Winterbottom? ¿O qué es Shortbus? ¡Porque en esas películas hay erecciones! Si decimos que si hay una erección y una penetración es porno, entonces esas películas también son porno.

Sí, hay una línea que se está cruzando ahí que lo hace complicado. Podríamos asignarlo por la cantidad de erecciones que se ven.

No sé, pero yo creo que tenemos que romper un poco con eso y con la idea de que el sexo es algo tan malo. Ahora en España justamente hay esa noticia de que Cameo está distribuyendo Cabaret Desire, y de alguna manera eso es un paso adelante. Pero a la vez es una versión cortada porque no se puede vender porno en el FNAC, El Corte Inglés, Carrefour, etc. Pero sí que puedes vender una película +18. Hemos quitado los órganos erectos y las penetraciones. Y la película es la misma, pero en el DVD viene un código para poder ver la versión explícita online. Que es un truco que de alguna manera es un poco feo, pero también es un poco bueno.

Y entramos en el asunto de los tabúes.

Sí, porque es como se trata al sexo, pero ¿cómo se trata la violencia? No tiene ningún problema. Hay un montón de películas con violencia. Seguimos en ese mundo donde parece que la violencia se acepta mientras el sexo, aunque sea un sexo limpio y bonito y sin valores negativos, es algo arriesgado.

Te metes en Youtube y puedes ver accidentes de coche y decapitaciones, pero no se puede ver el pezón de una mujer.

En el caso de mis películas, cada clip que subo se censura. Cada vez. Y ya no puedes quejarte diciendo “oye, pero hay cosas mucho peores”. No aceptan esa queja oficial. Y por otra parte, en los “pornotubes” no se permiten mis películas porque tienen demasiado poco sexo. [risas] Y me dicen “oye, pero aquí hay minutos y minutos en los que no se ve nada” o “¿Esto qué es? No queremos películas que no tengan sexo aquí”. Ahí no y en Youtube tampoco porque “¡uy, uy, uy, hay un pezón!”.

Has de hacer un ErikaTube.

¡Es lo que he hecho! He hecho lustcinema.com. Es mi cine online. Es mi club de cine donde yo pongo todo el cine que me gusta. Y está yendo muy bien porque la gente quiere alternativas.

Volviendo a lo que comentábamos ahora del tabú que hay sobre el sexo pero no sobre la violencia, en Suecia, donde tú naciste ¿se da en la misma medida?

No sé, en realidad no sé si es muy diferente. Hay una cosa que sí que es diferente y es que cuando yo era joven —yo tengo 35 ahora, que todavía soy joven—, cuando iba al cole, teníamos una muy buena educación sexual. Y eso creo que ha ayudado mucho a hacerme la persona que soy ahora. Teníamos sexólogas que venían a nuestros colegios, que hablaban con nosotras en grupos pequeños con las chicas en una habitación y los chicos en otra. Y lo más importante quizá es que hablaban no solo sobre estas cosas de “ten cuidado de no quedarte embarazada o coger alguna enfermedad”, sino que también hablábamos de lo bueno del sexo, sobre las sensaciones y las emociones. Y yo creo que eso fue muy importante porque en lugar de tener toda esta sensación que muchas veces pasa con la educación escolar que te da como miedo del sexo —y evidentemente ese no es el objetivo— con todas esas ideas de “uy, que me puedo enfermar y qué voy a hacer si esto pasa”… Y te vuelves insegura, en lugar de querer experimentar. Creo que eso fue muy importante. Pero Suecia también es una sociedad de doble cara. Por ejemplo, me he encontrado que aquí ha sido más fácil que la gente tome en serio el tema del porno. En Suecia todavía son muy suspicaces, por ejemplo, cuando hablo con periodistas. Y aquí es más como que vienen y casi que me admiran un poco.

¿En España sientes que te admiramos, entonces?

Casi es como que vienen y tienen una impresión de que lo que yo hago y lo que digo es importante y me quieren ayudar a transmitirlo. Tengo siempre una sensación de bastante buen rollo. Aquí he conocido a muy poca gente que venga y me diga “¿y esto qué es? ¿y por qué haces esto? “. Y los periodistas de Suecia casi siempre me hacen preguntas incómodas del tipo de “¿y en qué se diferencia esto de la prostitución? ¿y cómo te sientes cuando pagas a los actores? ¿y tú ganas dinero con lo que haces? ¿y cómo te hace sentir eso?” Y tienes una sensación muy de “sex negativity”. No es que no pueda responder a eso, porque puedo responderlo perfectamente. Soy bastante buena respondiendo, y en sueco… todavía más. No pasa nada. Pero en la actitud son diferentes. Veo que en Suecia hay una actitud muy negativa hacia el porno. En Suecia no quiero llamar “porno” a lo que hago porque me miran mal.

Hay como una cierta moral calvinista.

¡Un poquito! Yo creo que sí. Y eso que es una sociedad bastante abierta al sexo. Pero cerrada al porno. Es como que “Sexo, sí. Porno, no”.

Te tengo que hacer una pregunta, ahora que lo has dicho. La prostitución y su relación con el sexo, ¿tú como lo ves?

No, el tema de la prostitución lo hay en todas las esferas de la sociedad. Prostitución hay en el mundo de las modelos, en el mundo del cine mainstream… Yo creo que el mundo del porno está bastante cuidado en cuanto a prostitución. Tienen tanto, tanto miedo de que el límite sea difícil de entender que creo que se cuidan mucho. La prostitución es un acto de algo privado, que pasa entre dos personas: una que compra y otro que vende, fuera del público. Mientras que el porno es algo que se rueda completamente en abierto. No es la misma situación de riesgo a violencia, a agresividad…

Y hay unos contratos de por medio, una legalidad.

Por supuesto, hay contratos, hay sanidad, hay tests, hay testigos, todo está grabado con una cámara, hay evidencias… Hay una relación entre los individuos que participan que es muy clara.

Y ya que existe el contrato en la pornografía para las relaciones sexuales, como mujer y como feminista, ¿qué opinas de la legalización de la prostitución?

Suecia, por ejemplo, en es uno de los países que lo legisla al revés que muchos otros. En Suecia es ilegal comprar sexo, pero es legal venderlo. Porque se dice que venderlo es tu propia decisión. Es tu cuerpo, tú decides y ellos, el Estado, no pueden ilegalizar tu voluntad de hacer lo que quieras con tu cuerpo. Mientras que si quieres comprarlo es ilegal, porque no tienes derecho a comprar el cuerpo de otra persona. Y yo creo que filosóficamente es un pensamiento bastante interesante.

¿Pero realmente estás comprando a una persona o estás comprando su tiempo?

Yo creo que es un tema muy difícil, porque la idea de la prostituta feliz es bastante dudosa ¿no? Porque si tú hablas con mujeres que se dedican a la prostitución la gran mayoría son mujeres que vienen de circunstancias muy tristes y que no es algo que hacen porque les parece que “¡guau, que chulo que es esto!”, sino por una necesidad que tienen en ese momento de ganarse la vida. No es algo que me parezca bien. Sin embargo es algo que está ahí, por supuesto.

Ya que estamos hablando de Suecia vamos a aprovechar… ¿qué tiene Escandinavia para producir grupos de rock como los Hellacopters, Backyard Babies y demás? Tan lejos de Estados Unidos y que se haga un rock americano mejor que el americano actual.

A ver, Suecia es un país curioso porque está bastante influenciado por Estados Unidos. Tuve una experiencia hace poco… soy de Estocolmo, y entonces no he visto tanto de Suecia-Suecia, de lo profundo. Pero mis primos se casaban e íbamos todos a Dalarna, que es una provincia al norte de Estocolmo, a cuatro horas. Y me resultó curiosísimo porque llegamos allí y era como estar en Texas. Pero completamente. La gente hasta se vestía con sombreros de cowboy. Tenía los coches, los menús de los restaurantes tenían buffalo wings y todo el mundo escucha rock… era como estar en el Sur. Pienso que hay una parte de Suecia que está muy influenciada por la América profunda. Estocolmo es como cualquier ambiente cosmopolita. Estar en Estocolmo es lo mismo que estar en Barcelona, que estar en Buenos Aires, que estar en Nueva York… todo es más o menos igual. Pero dentro del país me encontré con la América profunda.

Volviendo a lo que hablábamos antes de la mujer, el sexo y el tabú, en estos últimos años parece que hay una cierto cambio de mentalidad con respecto al sexo. Se están abriendo tiendas eróticas especializadas solo para mujeres.

Sí, sí, sí.

Está muy estudiado, quiero decir; hay juguetes sexuales para mujeres y hay una literatura erótica destinada a la mujer como 50 sombras de Grey.

[Erika tiene una copia en inglés de la secuela del libro encima del escritorio] Esta es la segunda.

Y ahora también hay un cine para ellas. ¿Estamos ante la desaparición ya definitiva de un terrible cliché decimonónico, que a la mujer no le gusta el sexo, no debe gustarle o si le gusta se tiene que callar?

Sí. Porque nunca ha sido cierto. A la mujer le gusta el sexo, claro que sí. De hecho, fíjate que cuando los hombres ingleses victorianos descubrieron Pompeya se quedaron asustadísimos al darse cuenta de que en otra sociedad el sexo estaba en el suelo, en las paredes y ¡por todos los lados! Y lo primero que pensaron fue “esto no lo pueden ver las mujeres, porque imagínate qué puede llegar a pasar”. Ni las mujeres, ni los pobres, ni los niños ni todos los que no fuesen hombres blancos ricos. Lo instalaron todo en un museo secreto en Londres y solo ellos fueron a ver las cosas pornográficas, porque solo ellos tenían derecho a controlar su placer. Y esto es una anécdota, pero cuenta muy bien la situación en la sociedad, porque el hombre siempre ha tenido ese derecho de disfrutar de su propia sexualidad. Se ha visto como algo muy natural que al hombre le guste el sexo. Vale, pues que lo goce y ya está. Cuando las mujeres con las que estaban casados no podían ofrecerles algo estaba perfectamente permitido que lo buscasen en otro lugar. O el hecho de mirar películas ahora. Ninguna persona se sorprendería si viera a un hombre viendo porno. Todos los hombres miran porno ¿y qué? Pero para la mujer ha sido muy diferente, porque la sexualidad femenina ha sido como dividida en dos categorías: la puta y la madonna. Y son dos papeles muy difíciles porque ninguna de nosotras es solo una. A veces has estado aquí y a veces has estado allá y un poco por todo el medio. Tienes la sensación de que como mujer no puedes disfrutar de demasiados novios o demasiado sexo, porque entonces eres puta. Pero tampoco puedes estar poco interesada en el sexo porque entonces eres una frígida idiota, que nadie te folla y que pareces muy aburrida. Creo que las mujeres tenemos esta dificultad de ver qué es lo que podemos hacer. Es más difícil para nosotras solo disfrutar y tomarlo como algo natural. Y además la sexualidad femenina siempre ha estado conectada con la reproducción, evidentemente, o con dar placer al hombre. Parece que simplemente disfrutar tú misma no está bien. Y ahí creo que está ahora mismo la mujer moderna, luchando mucho. Estamos luchando para encontrar este espacio para nosotras. Un espacio donde por comprar un vibrador y usarlo no haya ningún problema. No sé, yo tengo una amiga que me contó el otro día que ella había usado su vibrador y después se lo había olvidado en la cama. Y su pareja vino por la noche y dijo “oye ¿y esto qué es? ¿qué has hecho?”. Como poniéndola en evidencia por hacer algo muy natural. Además, el hombre tiene mucho miedo cuando la mujer empieza a tener sexo por su propia voluntad y controla su propio placer, porque él no está involucrado. Y de repente dice “oye ¿y yo qué función tengo ahora?”

Porque los juguetes sexuales también se pueden compartir.

¡Por supuesto! Pero creo que estamos justo ahora en esa fase donde la mujer se ha independizado bastante, que ha empezado a ganar su propio dinero y se está incorporando definitivamente como consumidora de sexo. Porque ella quiere satisfacción y quiere inspiración. Y este libro [50 sombras de Grey] que sigue en la lista de más vendidos desde hace medio año, que ha vendido más que El código Da Vinci y más que Harry Potter… La gente está en shock y dice “¿pero cómo puede ser?”. Al principio lo llamaban “porno para mamas”, lo que es una tontería como tal. Lo único que muestra es que las mujeres tenemos hambre de erotismo.

Un hambre que ha estado ahí siempre.

Claro. Y queremos cosas. No sé si me habéis leído en Internet, donde he criticado el libro un poquito, pero también estoy muy contenta con él.

De hecho veníamos criticándolo por el camino. Investigando un poquito por la red descubrimos que el origen de 50 sombras de Grey era un “fanfiction” de Crepúsculo.

Sí, es eso. La escritora lo reconoce sin ningún problema, ella siempre había querido escribir un libro. Empezó como fanfiction, los personajes se llamaban Bella y Edward… y después, cuando tenía prácticamente un libro y a la gente le empezó a gustar, cambió los nombres. De repente tenía un libro y empezó a tener éxito. Ella lo que ha hecho es un libro desde la perspectiva de una mujer que cuenta su viaje emocional y erótico. Y eso es lo que le ha gustado a las mujeres: poder ser las protagonistas de una historia. Después sí, la mujer es joven, el hombre es rico, guapo y poderoso…

Mucho Disney.

Sí. Muy Disney, ¿sabes? No sé, es una historia fácil. Pero abre mundos. A mí hay mucha gente que me llama y me dice “oye, yo he leído este libro y ahora me han dicho que tus películas…”

Volviendo ahora a tu cine y a la cuestión de los juguetes sexuales. Nos llamó la atención este concepto tuyo de hacer “anuncios porno”. Has iniciado un género que muy poca gente había tocado, que es vender juguetes sexuales. Para eso haces vídeos que a la vez son educativos, porque enseñas cómo funcionan, incluyes el tema explícito y creas un anuncio bonito.

Sí, me parecía muy lógico porque tengo la tienda online y me han llegado muchos e-mails de gente que los había comprado y los tenía en sus manos y decía “a ver, aquí hay unas instrucciones, pero esto… por qué lado… cómo funciona…”, como el We Vibe, que es muy chulo pero que a la gente le cuesta entenderlo. Así que hicimos unos vídeos. Y la verdad es que han funcionado muy bien. Y además, ayudan a vender los productos. Porque cuando compras online tiene que dar la sensación de que puedes casi tocar el producto para ver qué es.

Me hizo mucha gracia el anillo Tor [un anillo para el miembro masculino, con una base como la maza de un martillo, que hace que el pene vibre], sobre todo por el nombre. Y si lo hubierais bautizado “Mjolnir”… El caso es que hacer que el hombre participe en ello ¿es una forma de que pierda el miedo y la noción de atentado a su masculinidad de la que hablabas antes?

Por supuesto, porque además cualquier hombre puede ser un superhéroe con una enorme polla vibradora, ¿no? Es bastante chulo.

Pero todo esto se sostiene por tu productora cinematográfica. ¿Cómo empezaste y decidiste dedicarte a esto?

Todavía me sorprende de vez en cuando, cuando vuelvo a pensar cómo acabe aquí, porque la verdad es que nunca fue mi intención. Circunstancias de la vida. Yo estudiaba Ciencias Políticas en la universidad de Lund, en Suecia. Y como Suecia es un país muy pequeño, para poder salir de ahí, necesitas idiomas. Por eso siempre he estudiado muchos idiomas, he intentado aprender, viajar, mudarme, etc. Viví una temporada en Francia, otra en Inglaterra, también en Estados Unidos… Y sentí que quería aprender castellano. Y en el verano de 1997 me dieron una beca para ir a Alicante, un cursillo de estos de verano. Cogí un autobús desde Copenhague, porque era estudiante y no tenía mucha pasta e hice toda la ruta en autobús por Europa hasta Barcelona. Y aquí iba a cambiar de autobús para ir a Alicante. Pero llegué a Barcelona y dije “yo no quiero seguir” [risas] ¿Sabes esta sensación de enamoramiento hacia la ciudad y sus vistas? Y yo quería quedarme aquí, pero cogí el autobús, fui a Alicante y lo pasé muy bien. Pero el sueño de Barcelona ya había nacido en mí. Entonces el verano del año siguiente, en 1998, llegué aquí. En 1999 repetí. En 2000 repetí. En 2001 me fui a Madrid con una beca Erasmus en la Complutense. Y ese mismo año dije “No, ya está, me voy a Barcelona”. Una vez instalada aquí tuve un poco de suerte, porque se iba a organizar un evento, el Forum 2004, y me dieron un trabajo. Estuve trabajando con ellos una temporada pero al final el evento tampoco era gran cosa y pagaban bastante poco, y yo buscaba otros trabajos y tenía amigos que trabajaban en el sector audiovisual. Y pronto era “production manager” y “location manager” y hacía rodajes de Sony Pictures con explosiones y carreras de coches… Rodajes de cien personas y catorce camiones y ese estilo. Películas grandes. No eran películas para cine, eran películas para vídeo, pero eran rodajes bastante grandes. El cine siempre me había apasionado mucho, y con estos rodajes aprendí cómo se hacía una película.

La técnica.

No tanto en cuanto a lo técnico de rodar y cómo usar las cámaras, si no a la producción. Y claro, para hacer algo es casi lo más básico que necesitas. Y evidentemente, si tu eres una persona inquieta, con ideas, hay un momento cuando trabajas en cine que dices “yo quiero hacer pelis”. Y ahí nació la idea de The good girl. Pensaba bastante y volví a las ideas que había tenido en la universidad, muchos años antes, de la pornografía. Allí tuve el típico novio que vino con el DVD de porno y dijo “lo vamos a mirar y lo vamos a hacer igual”. Lo hacíamos pero sentí que algo no funcionaba. Que era como que me ponía, pero no me gustaba lo que veía. Y ahí nació esa pequeña duda de por qué no podía hacer algo que me gustara. Por qué no me podía gustar emocional e intelectualmente. En ese momento tenía una amiga que trabajaba como editora en Private y hablábamos sobre porno. Incluso tenía algunos contactos con algunos actores. Nació como una idea loca de una noche con demasiado alcohol.

De donde salen siempre las buenas ideas.

Pero fue así, fue así. “¡Voy a hacer una película porno! ¡Pero diferente! ¡Y va a ser superchula!” Y de repente estaba ahí, haciéndola. Y era raro, sí, y me encontré con algunas situaciones absurdas. Era muy raro. Pero lo hice. Y vale, a nivel técnico y cinematográfico, si lo miras, falla bastante. Pero claro, era mi primera película, yo nunca había hecho nada antes. Pero el alma que tiene ya la ves.

Sí, sí, está ahí.

Y yo creo que es eso lo que sedujo a la gente.

Este corto está dentro de Cinco historias para ella, que además tiene cosas innovadoras. Tiene dos escenas con una relación homosexual. En el porno convencional es normal que haya alguna escena lésbica, como la primera. Pero termina la película como empieza, con una escena homosexual, en este caso masculina. Esto normalmente no se ve en el porno mainstream, fuera del circuito gay.

Y esto ha gustado y no ha gustado a la gente. Digamos que hubo bastante polémica. Y la verdad es que desde entonces no he vuelto a rodar ninguna escena entre hombres, en parte porque también he ido conociendo más y más a mi público. En general tengo un público muy heterosexual a quienes lo que más les gusta son las escenas entre hombre y mujer.

Había una voluntad de mostrar todos los tipos de relaciones diferentes que puede haber.

Por supuesto. Esa era un poco la idea. Pero también porque yo sigo pensando que hay muchas mujeres a las que sí les gusta ver a otros hombres. También tengo que decir de esa escena que fue una de las escenas que me resultó más difícil de rodar, porque es un sexo que no conozco personalmente. No sé, me resultaba complicado de rodar de alguna forma…

¿Que transmitiera?

Sí, que transmitiera todo lo que yo quería, cómo se elabora, cómo funciona…

Que fuera natural.

Exacto.

Lo que haces en Barcelona Sex Project es coger a seis actores y lponerlos a hablar delante de la cámara sobre sus experiencias. Y después de cada entrevista, hay una escena de masturbación. Es una película muy experimental, como un documental ¿Qué es lo que buscabas?

Pues primero lo que pasaba es que quería hacer una película y no tenía casi nada de dinero. Así tenía que pensar en una fórmula, porque mi cine está siempre bastante condicionado por el presupuesto. Siempre hay que pensar, según el presupuesto que tienes, qué puedes permitirte hacer. Y ese es un condicionante. Pero otro era que yo veía que había gente que tenía curiosidad por los actores y quiénes eran. Y quería ver un poco más quiénes eran; no sexualmente, sino en la vida. Tenía esa sensación de que era muy importante dar el contexto de un personaje. Era un poco como espiar a un vecino, que si lo conoces primero con una entrevista te da más morbo.

¿Un “next door neighbour”?

¡Sí! Esa era sensación principal. Y después lo de la masturbación me resultó interesante porque es algo que casi es más tabú que el sexo. El sexo de uno es más tabú que el sexo de dos, de alguna manera.

Es mejor contar que follas que contar que te haces pajas.

Sí. Y también esto de ver a hombres. Porque respecto a la masturbación masculina normalmente hay muy pocos hombres que te dejen verlo cuando lo hacen. Es algo que hacen en privado. Yo tenía curiosidad por ver a un par o tres [carcajadas].

Usaste el cine de excusa.

Bueno, y también quería mostrar los orgasmos femeninos. Siempre hacen la pregunta de si son verdad o no. Y yo siempre tiendo a decir que nunca se sabe. En la vida real hay momentos que parece que sí pero después te enteras de que no… o que parece que no y luego era que sí. No sé, es algo que es muy difícil. Y además son muy distintos en su expresión. Hay chicas a las que casi no se les nota nada, son muy silenciosas. Y hay otras que son muy explosivas. Y me parecía interesante hacerlo de esa manera. Es una película que a mis fans les gusta mucho, pero también hay mucha gente que tiene problemas para entenderla.

Después de Barcelona Sex Project haces Life, love, lust, el avance estético al siguiente nivel. Es muy bonita.

Sí, lo es.

Es mi favorita de las cuatro que tienes. Una película casi sin palabras, todo muy narrativo, con buena música, refleja muy bien la intimidad. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Cómo fue hacer esa película?

Muy bien. Hay algo muy curioso, y es que mis películas las he hecho embarazada o con niños pequeños en mi vida. Tengo dos niñas: una que tiene cinco años y una que tiene dos. En Cinco historias para ella me quedé embarazada dos semanas antes de empezar a rodar. Y con Life, love, lust pasó otra vez, dos semanas antes me di cuenta de que estaba embarazada. Y entonces hay cosas un poco personales, porque está mi test de embarazo en esa película, por ejemplo. Fue un rodaje muy bueno, muy tranquilo… muy bien.

Mi favorita es Cinco historias para ella, que es más simple y menos estética…

Es un poco más quinqui [risas]. Yo ya veo cómo es la gente cuando te dicen cuál es su película favorita. Veo cuál es la tendencia [carcajadas].

Nos queda la última, que es Cabaret Desire. Otra vez usando el corto, pero ahora encuentras un nexo común que organiza todas las historias.

Sí, que es lo que quise hacer desde el principio. Porque también voy experimentando con las maneras de hacerlo. Por ejemplo en Cinco historias para ella intenté usar diálogo en directo, los actores actuaban; después Life, love, lust fue casi muda. Voy intentando encontrar mi estilo y ahí me di cuenta de que quizá lo que mejor me funcionaba eran las voces en off. Al principio era un proyecto que se llamaba Seis voces femeninas. Y la primera idea era que iban a ser “seis voces” que iban a contar seis historias. Pero después me tropecé con un grupo de poetas en Nueva York que se llama The Poetry Brothel y me enamoré de su proyecto, de la manera de leer poesía en una situación íntima. Me parecía muy bonito. Me gustó tanto eso de que estás tan cerca y la atmósfera que decidí que iba a ser el hilo de la película. Y los poetas son poetas de verdad. Que hasta me llevaron a Nueva York para participar.

Lo que nos queda para terminar: lo próximo que viene. ¿Qué es? ¿Vas a hacer un largometraje?

Lo próximo que viene es una novela mía que estoy acabando ahora, me falta un capítulo. El más difícil.

Lo más difícil: el primero y el último.

Sí, tengo fecha de entrega a finales de noviembre, a ver si llego. Es una novela que se va a llamar La canción de Nora y que sale con Espasa en España. Evidentemente es una novela erótica. Y después he empezado a trabajar en la próxima película, pero todavía no ha tomado toda la forma porque quiero que sea un proyecto un poquito más “transmedia”, lo cual lo complica un poquito. Estoy intentando dar con el concepto de la película pero… no sé… no sé qué contar y qué no… Está en una fase que todavía puede cambiar absolutamente todo. Hay una idea, pero todavía no sé… Cada vez que he empezado a trabajar en una película ha sido una cosa cuando empezaba y el resultado normalmente ha sido no completamente distinto, pero…

Porque luego hay un embarazo y cambia todo.

¡Exactamente! Pero ahora ya no, ¿eh? Ya tengo dos.

Con dos es suficiente.

Y eso también me hace mucha ilusión. Porque cuando rodaba Cabaret Desire tenía una niña de siete meses en mi casa que no dormía. Y eso significaba que durante el día yo rodaba y por la noche estábamos en casa con la niña despierta. Estaba muy cansada. Me hace mucha ilusión hacer una película con toda la energía que tengo. Porque tengo la sensación de que puedo dar muchísimo más de lo que he podido dar hasta ahora.

Esta nueva película que está en fase embrionaria ¿es en la que has comentado que igual es con James Deen?

Sí. Estamos mirando si traer aquí algunos actores americanos.

¿Se filmaría aquí?

Seguramente se filmaría en Barcelona. Es lo más fácil. Los rodajes significan marrones. Y los marrones son mucho más fáciles de solucionar en un sitio que conoces que en un sitio que no.

Terminamos con lo típico que se dice al acabar: ¿te ha gustado?

Mucho ¿Y a vosotros os ha gustado?

Fotografía: Alberto Gamazo

53 comentarios

  1. Comienzan con un ‘Ahora córrete en mi cara, como en las películas porno’ y al final ya nadie sabe follar de forma natural sin imitar la coreografía de las pelis porno.

    ¿Una herramienta de educación el machismo de las pelis porno? ¡anda ya!

    • ¿Tú has entendido algo de todo lo que has leído? Precisamente habla de cambiar el porno machista por algo más natural, porque al final la educación sexual viene en gran medida marcada por el porno.

      • Sí, tan natural que no quiere tíos feos en sus películas. Ella hace porno para mujeres. Porno estético. Y claro, que se mueran los feos. Y aún más los feos ricos. Seguro que está suspirando por hacer la versión de “50 sombras de Grey”, con un hombre guapo follando a tope.

        Pero poner tías buenas en las pelis porno para hombres es machista, claro. Cuéntame más, que no me he reído lo suficiente.

  2. Lo empalmados que habrán terminado los entrevistadores…

  3. Melafo salvajemente!! U_U

  4. Algunas de las entrevistas de Jot Down tienen vídeos y otras no :-(

  5. ¡Cuánto gañán!

  6. Demasiada vuelta se le da a material para hacerte una pajuela no?

  7. Me he puesto a ver la peli de “5 historias para ellas” y la verdad, no me parece gran cosa. Llevo como 30 minutos y me gustaría haber visto más naturalidad, quitar escenas con musiquilla que desconcentra, ver como las chicas se enamoran de verdad, disfrutar de los momentos de tensión sexual.

    Lo que me he encontrado es un pequeño cambio de lente, pero poco más.

  8. lo que hace esa señora está bien. A mi me gusta. Pero no es porno. Es sexo grabado. Bonito. A mi me gusta el porno, y eso implica rabos de 23 cm abriendo en canal el ano de una yegua espectacular como si fuera mantequilla, una pierna sobre una roca, otra pierna en otra, y música ridícula de fondo sonando (ojo que a mi me va el porno de los 80, y como mi Vanessa del Rio no ha habido nada). Lo que graba esta señora ya lo tengo en casa. Y ya en la noche de boda me lo dijo: por detrás…..ni el bigote de una gamba.

    • JAJAJAJAJAJAAJJ la entrevista muy bien xo este comentario es de matricula

    • A ti si que te tenían que entrevistar, en 4 líneas has dicho más que la directora en una página! Buenísimo! Seré muy raro pero yo no he aprendido (mucho o poco) a follar con películas …

    • Dios, es el mejor comentario que he leído en siglos xD

  9. Si quereis ver un video de la chica, que se os ve muy necesitados, esta aqui: http://vimeo.com/22480967

  10. Desde hace décadas hay películas que incluyen escenas heterosexuales, con transexuales y homosexuales de cualquier tipo. Tampoco es cierto que las estrellas del porno masculinas respondan al prototipo “musculoca ciclada” ni ellas a una belleza impresionante. También desde hace décadas hay de todo en ese aspecto, y a la estrellas masculinas de cuerpos y caras no muy agradables de ver le siguen otras femeninas de belleza “distinta”. De la misma manera, y sobre todo en el porno de los 70, se utilizan planos de cinematografía clásica y argumentos bastante elaborados para el género (recomiendo la productora Alpha France o las películas alemanas con Patricia Rhomberg de protagonista).

    Desde hace mucho está todo inventado en este género. La aportación que ha realizado internet es el acceso a todo tipo de variedades, subvariedades y recontravariedades. Todas ellas ya se daban en la oscuridad del cuarto aparte del videoclub ochentero y, mucho más allá, en los domicilios de aquellos que podían permitirse acceder a las primeras películas pobladas de señores, precisamente, con bigote prusiano.

    He visto pocas películas de la entrevistada, pero me parecieron un intento de aportar guiones más elaborados, sólo que con actores incapaces de interpretarlos (de nuevo recomiendo Alpha France o las del director Salieri, que tuvo artículo en Jotdown).

    Por eso creo que Erika Lust intenta todo el rato vender su producto, algo que desde luego hace bien y a lo que tiene todo el derecho. Pero se mueve todo el rato en el tópico que a su vez se suele aceptar no sé muy bien por qué, porque a cuatro clicks se desmontan todos esos lugares comunes.

    Recomiendo, ya que nos tomamos esto en plan intelectual, el ensayo “La ceremonia del porno”. Está escrito con un lenguaje pelín afectado pero vale mucho la pena.

  11. Una peli con pretensiones es lo peor que hay. Una peli porno con pretensiones…jajaja

  12. Es una entrevista fantástica. Erika Lust es una grandísima directora de cine porno que, además, ha sabido hacer un análisis profundo de su historia y sus limitaciones para mejorarlo y aprovecharlo. Para dar una cara nueva de éste, que para tantas personas es referencia.

    ¡Entrevista orgásmica…!

  13. una ínfima parte de su producción dá para el manoseo y el resto es un intento pedante de ganarse esta entrevista… sin embargo, la cordial inteligencia de Erika en Jotdown se impone a su inane cinematografía y justifica su aparición por aquí

  14. Hasta donde sé el uso generalizado del porno es hacerse pajas. Ta-chánnnnnnnnn : acabo de descubrir el mediterráneo. Complementariamente puede incorporarse mientras se mantienen relaciones sexuales, como ruido de fondo o previo. Ta-chánnnnnnnnn….acabo de descubrir el río Ebro….Admito que habrá otros usos marginales que se me escapan. Tiene el valor que tiene.

    No hay que infravalorarlo pero tampoco cargar su envoltorio con reflexiones intelectuales. Es como cuando para venderte la nocilla salen 34 nutricionistas con sesudos informes justificando su consumo y lo premio nobel que saldrán los niños si sus neuronas se forlatelen con la sabrosa crema.

    Hay que ver este artículo con mucho desparpajo.

  15. El porno genera cantidad de estereotipos que poco tienen que ver con el sexo real. Educa, si, de la misma forma que educa la telebasura.

  16. ¿En España sientes que te admiramos, entonces?

    Casi es como que vienen y tienen una impresión de que lo que yo hago y lo que digo es importante y me quieren ayudar a transmitirlo.

    Estoy casi seguro que algo así no le habría pasado si fuera española. No creo que sea cuestión del país, creo que nadie es profeta en su tierra y a los de fuera se les respeta más.

  17. Espero que lo de los sombreros texanos en Dalarna sea una broma que no pillo, porque yo anduve un año viviendo allí y no sé de qué Suecia está hablando.

    • También podría ser que lo de que estuviste un año por allí, sea un farol para tocar un poco los cojones. A ver si va a resultar que conoces tú, Suecia, mejor que una sueca auténtica. ¿No sería Alcorcón donde anduviste…?

  18. Veo que el nivel de jotdown ha caído peligrosamente hasta el punto que todo vale para el enriquecimiento espúreo.
    Ahora ya no se trata de arrojar luz, sino de entrevistar a una mujer de dudosa moralidad, que utiliza conceptos como orgasmo femenino, eyaculación femenina, placer femenino…
    En fin, espero las demostraciones empíricas a todas estas falacias, mientras tanto he enviado una queja formal a la redacción para evitar que algunas señoritas, de las que aún puedan quedar, lean esta entrevista.
    Por mi parte han perdido un lector. Un saludo.

    • Debo de decirte que han hecho caso a tu recomendación. Yo pese a no ser una señorita, si soy un caballero respetable, casto y de buena familia, y he recibido la advertencia de que esta entrevista, contenía palabras soeces e ideas contrarias a la buena moral, desaconsejándome su lectura. Pese a las adevertencias, en un acto de rebeldía, he decidido pegarle un vistazo, lo cual ha sido un enorme error. Un texto lleno de falacias que lo único que pretende es promover la idea de que las mujeres puedan disfrutar del sexo, cuando el sexo no es un disfrute, sino un medio para crear vida. Lamentable. Yo seguiré leyendo Jot Down, pero solo para denunciar casos tan sucios como este, cogiendo tu testigo, dado que tú no vas a continuar leyendo. Alguien lo tiene que hacer, y si debo de ser yo, tomaré esa responsabilidad.

  19. Vaya, una entrevista muy interesante. El tema del porno para las mujeres me parece un tema apasionante porque estoy convencido de que tiene potencial para transformar la sociedad.

  20. Esta tía tiene un discurso caduco y muy poco militante para con la causa feminista. En primer lugar, no todas las mujeres se sienten ‘excluidas’ del porno heteronorma. Y en segundo lugar, mientras sigamos etiquetando todo producto cultural explícitamente ‘para mujeres’ seguiremos en el marketing heteronorma. Sería de agradecer que esta mujer fuera más allá de un sistema de género binario para pensar el porno no desde el antagonismo hombre-mujer sino desde una variedad más real. ¿Qué tal pensar el género a la manera de J. Butler como una categoría no ligada al sexo biológico sino sobre la que podemos operar y transitar mediante nuestras prácticas sexuales? ¿Qué tal echar mano de la apropiación del espacio público para denunciar el ostracismo de minorías sexuadas como hace Diana J. Torres? ¿Qué tal evocar la prostitución elegida como poder para transgredir el orden simbólico (V. Despentes)? Mucho citar a actores falocéntricos, mucha autopromoción y cero subversión. Normal que triunfe con el producto anodino que hace.

    • “apropiación del espacio público para denunciar el ostracismo de minorías sexuadas”

      Qué asco de jerga pseudointelectual. No va contra ti, galafox, porque entiendo que sencillamente reflejas lo que otro ha escrito.

      El porno es lo que es. Una forma rápida de facilitar el onanismo. Cualquier debate sobra. Si ya los “críticos” de cine son pedantes hasta extremos incalculables (otorgando a bodrios como Citizen Kane la categoría de obras maestras, y encima mirándote mal si objetas algo), que encima se atrevan a pontificar sobre sexo grabado ya roza lo delirante.

  21. Pero a ver, caballeros (porque casi todos los charlatanes y comentaristas aqui sois tios), cuantos de vosotros habeis visto una escena o un corto de Erika Lust? O hablais solo desde ese sitio desde el que hablan muchos hombres que se llama misoginia…

  22. Pastora, la cuestión es que Erika Lust enarbola la causa “feminista” como forma de hacer publicidad, algo que yo también haría en caso de tener que vender mis productos y que me parece igual de bien que un lema chulo de Nike. Todos entendemos eso. Si en el saturado mercado del porno te va bien creando esa imagen me parece perfecto, igual que hay productoras que llevan a gala su crudeza y ausencia de argumentos en plan gonzo u otras que se han especializado en crear ambientes de diseño, todo blanquito y puro, donde juntan a un efebo algo ambiguo y a una chica muy bonita, nada siliconada y con apariencia inocente para hacer cosas lentamente, como si fuesen novios.

    Con respecto a estas últimas, por seguir con el ejemplo, nadie diría que por recibir críticas se está en contra del hamor berdadero entre onvres y muggeres…

    Al margen de eso, y quitando los comentarios surrealistas y otros poco afortunados, sí creo que hay críticas nada misóginas aquí, aunque cortitas, eso sí.

  23. Esta entrevista y la cola de comentarios es el acto más ridículo en el que he participado en toda mi vida.

    Un suicidio colectivo de la inteligencia.

    (Y ahora rápido al pornotube a que se me pase el disgustazo).

  24. ¿En las películas que hace esta chica, al final se casan?

  25. ¡Gracias JotDown!

    Una entrevista muy interesante que, a pesar de manejar estereotipos de sexo y género muy marcados, algunas reflexiones acerca del género cinematográfico y de la responsabilidad social del porno me resultan muy interesantes. He visto alguna de sus películas y, por ejemplo, el gran acierto de Barcelona Sex Projects en mi opinión, es humanizar el sexo (la masturbación en este caso) y naturalizarlo.

    Debe ser que los intelectuales que pululamos por aquí no comentamos en temas pornográficos y les dejamos espacio nada más que a los farrulleros. Porque es casi increíble cómo ha bajado el nivel de comentarios en esta entrevista comparado con cualquier otra.

  26. “Debe ser que los intelectuales que pululamos por aquí no comentamos en temas pornográficos y les dejamos espacio nada más que a los farrulleros”

    Señor Poeta Miescroto Caido, creo que debería dejar a un lado sus aires de superioridad intelectual y simplemente comentar y dejar comentar.

  27. Lo que faltaba, el esnobismo aplicado a la pornografía…
    Bueno, en realidad la idea del gonzo es hacer algo “natural”, por influencia de -agárrense- Lars Von Trier y todo aquello del Dogma. Pero como eso no hay por donde cogerlo, porque no se trata de ver a gente follando como en la vida “real” -porque para eso simplemente follas-, al final todo ha vuelto por su cauce, que es el territorio de la imaginación, y la fantasía más o menos erótica. Entonces a mí lo que dice esta señorita me parece que no tiene ni pies ni cabeza. Porque yo prefiero una de las locuras de Mario Salieri, que es un perverso y un retorcido (y de eso se trata), a que me pongan delante una cosa “realista”, que es el colmo del pajillero. De la misma forma que el valor de Sade es que era todo una invención increíble.
    Por otro lado, y esto es otra cuestión, cuando uno ve el horrible porno americano, ahí lo que se ve reflejado es que los yanquis son unos horteras. Es un reflejo de esa sociedad -de nuestra sociedad-, en la que los valores estéticos son la tía neumática operada hasta los dedos de los pies, y el cachas de gimnasio.
    A mí me parece que la pornografía, si aspirase a ser interesante, y no un simple estímulo incondicionado, tendría que ser otra cosa -que ya la fue, aquí nadie inventa nada-, pero no el coñazo seudo-intelectual de que habla erika lust

  28. Dos citas;
    De no sé cual escritor latinoamericano:
    “Erotismo es lo que ves en la calle, pornografia es lo que hacemos en casa”
    De Jesús Franco (más o menos textual):
    “La pornografia se diferencia del erotismo en una cuestión de planos. La primera es plano detalle, el segundo es plano general”

  29. El porno me suele aburrir. A mi la que me pone es la directora sueca esta.

  30. A mí el porno también me aburre, las chicas listas no siempre.
    He cogido un cacho de entrevista para mi blog en:
    http://unbosqueinterior.blogspot.com/2012/12/estructura.html

  31. Hola! La entrevista me parece muy interesante, aunque muy extensa, suerte que estamos en una plataforma digital. Yo y una compañera estamos estudiando periodismo en la UPF y hicimos un reportaje para Vilaweben el que reflexionamos sobre el rol del hombre y la mujer en las relaciones de pareja y por el cual también entrevistamos a Erika Lust. Una gran persona! Aquí os lo dejo. Gracias! http://www.vilaweb.cat/noticia/4055009/20121113/dos-generes-dues-experiencies.html

    • Si estáis estudiando periodismo, acuérdate de que “y hicimos” es más bien “e hicimos”, y “yo y una compañera” queda un poco basto. Que por poder se puede escribir todo, ¿eh?, faltaría más, pero es una pena dar la impresión de que no se cuidan los fundamentos del oficio.

  32. Eso sin mencionar, se me olvidaba, que este símbolo no es cancerígeno: ¡

  33. Aquí una mujer a la que le pone el porno. A mí ponme a James Deen dando azotes en las nalgas y déjate de endulzar polvos que me quiero tocar y no me da tiempo a esperar a que lo de Lust follen.

  34. Pingback: Lecturas recomendadas: elección de pareja, experimentos fuera de control y porno. | Psicoloquio

  35. Pingback: Lecturas recomendadas: elección de pareja, experimentos fuera de control y porno. — forosexy.com

  36. Cualquiera que vea porno de manera regular sabe que no sólo existen el “porno para hombres” y el “porno para mujeres”, al igual que no todo el llamado porno para hombres denigra a la mujer ni nos resulta aburrido. A mí, mujer, me gusta el porno, y veo desde tiernas escenas lésbicas hasta porno duro y bdsm, según el día y el ánimo. Para gustos, colores.
    Sin embargo, sí es cierto que prefiero un vídeo que contenga un mínimo de estética (cuidado, que no quiero decir que no me gusten las escenas sucias, sino que hay formas y formas de enseñarlo todo) y una historia a uno que muestre directamente a un tío musculoso follándose a una barbie de plástico. Ese tipo de vídeos sólo me parecen excitantes si es evidente que la mujer está disfrutando, cosa que no pasa tan a menudo como se suele creer. De hecho, a la mierda con la estética; si se lo están pasando realmente bien, a mí me pone igual, aunque el vídeo no esté bien enfocado y la cama tenga la peor colcha floral de la historia (que se lo cuenten a cualquiera que haya podido disfrutar de los vídeos de Pierre Woodman). Para mí, el porno puede ser un vistazo a la intimidad de otros, o bien una fantasía. En el primer caso, sólo exijo veracidad, que sea natural y que se note que están disfrutando. Si se trata de una fantasía, la estética y la historia desempeñan un mayor papel (no necesariamente en el sentido de que todo tenga que ser bonito, sino en el de que la estética se corresponda con lo que yo espero de esa fantasía).
    También tiene razón Erika cuando dice que el porno educa. Desde que perdí la virginidad, en 1999, he podido comprobar cómo las modas en el porno después se han ido reflejando en la vida real. Coños perfectamente depilados como el de una prepúber (con la excusa ridícula de que es “por higiene”), incómodas uñas largas, tetas como ubres y pasión por el sexo anal para ellas. Por supuesto, los hombres tienen también su parte del pastel: machotes súper musculados que te follan con la potencia de una máquina (durante horas), que tienen el vello justo y una tranca de aúpa. ¡Realismo puro para todos! ¿Que el porno no es realista, sino solamente para masturbarse? Mucha gente aprende viendo porno, sobre todo los más jóvenes. Es importantísimo que les quede claro que lo que ven en esas películas no es lo que se espera de ellos en la cama ni lo que deben esperar de otros. Al igual que las personas de a pie no son como los modelos, retocados y maquillados, el sexo no es como el porno. Y si debe serlo, habrá que cambiar el porno para que refleje la realidad, que es lo que trata de hacer Erika Lust. Es la primera vez que leo sobre “sexo para mujeres” y me entran ganas de verlo.

  37. Fe de erratas: “porno para mujeres”, que no sexo. Perdón por el desliz.

  38. Pingback: El porno de los otros – XConfessions

  39. Pingback: Amarna Miller: «Me parece hipócrita que se omita el sexo en todas las obras supuestamente artísticas»

  40. Pingback: Jot Down Cultural Magazine – Llamadme Martillo Negro

  41. Pingback: Nómada .::. ¡Porno para todos y todas!

  42. Pingback: Clip (Klip) | Crítica | Película

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR