Librerías con encanto: Venir a Cuento (Madrid) - Jot Down Cultural Magazine

Librerías con encanto: Venir a Cuento (Madrid)

Publicado por

“No sé si lo sabes  ―nos dice Enrique―, pero este es el Barrio de las Letras Nuevo; han abierto algo así como diez o doce librerías, alguna general, otras más especializadas; una oriental, por ejemplo, otra como Malatesta, que lleva ya más tiempo, otra troskista (sic), otra de novela negra…” Estamos en realidad hablando del Barrio de La Latina en el número 29 de la calle Embajadores de Madrid, donde hace algo menos de un mes abre por fin al público Venir a Cuento, “Tienes abiertas las puertas desde las diez. Las historias de locos venden mucho”.

“El local lo vi hace, exactamente, tres meses: los que hace que decidí que iba a montar una librería. En esos tres meses he hecho toda la obra, que son dos plantas el local, la muralista, la diseñadora, mirarse los 250 libros del catálogo de una editorial, seleccionar cada uno de los libros; creí que no abría nunca (…). Toda esta zona estaba llena de tiendas de mayoristas, y el negocio de la ropa prácticamente se ha hundido, están cerrando muchas tiendas. Ahora estamos abriendo gente como yo; está el chico de las bicis, mensajería que comparten con el taller, otra chica que ha abierto un bar de comida ecológica… Vamos a ver si se recupera así un poquito el barrio”.

Venir a Cuento es una librería dedicada no exclusivamente al libro ilustrado. Iba en principio a ser una librería infantil. Luego fue perfilándose como un espacio especializado en el álbum también para adultos. “Me decía el distribuidor que somos la única librería en España con todo el fondo editorial de Media Vaca. Hacen tres o cuatro libros al año nada más, y todos los que hacen son como estos; Érase veintiuna veces caperucita roja: ilustradoras japonesas dibujando cada una su versión de caperucita”. “Se pidió a los participantes ―leemos en la página de la editorial―, cuyos trabajos se reproducen íntegramente en el libro, que no se limitaran a poner sus dibujos junto a las palabras de Perrault, sino que se sintieran libres para hacer todos los cambios que desearan en función de sus propios intereses. El resultado es tan variado como sorprendente: hay historias de miedo, de risa y de aventuras, y los hay también de fantasmas, de amor y gastronomía.” Son este tipo de obras las que despiertan el entusiasmo de Enrique y, por descontado, el de cualquiera que le escuche; darse un paseo por los estantes de esta librería tan nueva y tan especial supone encontrarse con álbumes sorprendentes, llenos de encanto, escogidos uno a uno con sumo cuidado por su librero, con toda la intención, “vas quedándote con muchas cosas porque te gustan a ti:  Este libro de Bruno Munari cuya primera edición es de 1956 lo han reeditado ahora, creo que para la feria del libro, también en español, y es que es alucinante: En la noche oscura” (Qué ilusión le pone este hombre a la cosa). De la misma editorial es la Alicia de Suzy Lee, sin una sola palabra, la historia se cuenta sólo con dibujos. “Otra maravilla”.

También tienen su espacio, decíamos, libros ilustrados para adultos, novelas como Un hombre que duerme, del genial George Perec ―uno de los autores de cabecera de quien esto escribe, por lo que nos vamos a detener un poco aquí: de esas novelas que te cambian la vida, leemos que dijo D. Enrique Vila-Matas, hombre de letras de enorme prestigio, luego hacedle caso, id a por ella, leed―, o los libros de Nórdica, o los de una de nuestras editoriales más queridas,  los Jekyll&Jill ―ahora en plena promoción de su Menos Joven―,  de los que Enrique tiene la magnífica Del Enebro,  ilustrada por Alejandra Acosta (acordáos cómo también la recomendamos después de que nos la enseñaran los Tipos Infames; por algo será)

Fuimos a Venir a cuento para conocer al librero al que se le ocurre abrir una librería en estos tiempos, que lo hace además de con humor, con convicción. Salimos de allí con una sonrisa de oreja a oreja: vimos cómo pasaba gente a comprar libros, el interés que ya despierta el fondo, cómo ha merecido la pena el haberle dedicado tanto tiempo a escoger cada uno de los ejemplares. Charlamos con una abuela que nos contó que los libros para niños tienen sentido cuando son los padres quienes se los leen a los críos, la importancia de tomarse ese tiempo para leer los cuentos y ver los dibujos. “Yo se los leía cada noche a mis hijos”. Algunas abuelas saben un montón. Le pedimos a los Reyes Magos el haber tenido todos una como esta, con cuánta más gente buena podríamos encontrarnos por la calle. “Vienen también mucho las tías para comprarles libros a sus sobrinos. Y los novios de las tías, que se compran los libros para ellos.”

Pues muy buena suerte, Enrique; aun cuando sabemos que no la necesitas, que lo estás haciendo como se tiene que hacer.

Fotografía: Manu Granadero @manujhy

5 comentarios

  1. ¡Qué ganas de ir a verla!

  2. Pingback: Pronto estará disponible nuestra web y nuestra tienda online | LIBRERÍA Venir a cuento

  3. Pingback: LIBRERÍA Venir a cuento

  4. Muy bonita esta serie sobre librerías, pero no digas que la calle Embajadores pertenece a La Latina, que se van a enfadar los dueños de todas las librerías del nuevo Barrio de las letras: Lavapiés.
    Hasta luego.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies