Clara Grima: La importancia de llamarse Grima - Jot Down Cultural Magazine

Clara Grima: La importancia de llamarse Grima

Publicado por

Mati_JotDown_2p
Ilustración de  Raquel Garcia Ulldemollins

No es fácil llamarse Clara Grima y decir que eres matemática, créanme. Con los genios del humor que tenemos en el país, en general, y los graciosos convencidos que tenemos en Sevilla, en particular, hay que sonreír muchas veces (una es de barrio pobre pero muy educada) con los dientes apretados cuando te hacen el chiste. Eso sí, recitando entre dientes alguno de los poemas que aprendí en mi barrio cuando algún yonqui no llegaba a buen puerto en la transacción comercial con aquellos señores con cara de malo a los que conocíamos con el nombre de camellos. Pero de este tema, del chiste de llamarse Clara Grima y ser matemática, ya he hablado mucho y, de hecho, aparece en la biografía que tienen un poco a la derecha, en este mismo blog. Quería reventarles la gracia a algunos graciosillos de Menéame por si llegado el caso alguna de las entradas se paseaba por el portal. Lo siento, no siempre soy tan buena gente.

Si además eres una gafotas desde los cinco años y una empollona que usaba cuatro cartulinas cada vez que pedían un mural en clase de Ciencias o Historia, la cosa se complica… Pero se supera. Más o menos.

Lo malo es que cuando crees que ya hiciste callo y no puede afectarte el chistecito de marras porque eres una persona adulta y tal, descubres con horror que tu querido apellido además puede dificultar tu acceso a un abono de la ópera. Sí, hubo un tiempo en el que mi santo (como diría Elvira) y yo fuimos dinkys (¿se sigue usando ese término?), intentábamos comprar un abono para el Teatro de la Maestranza de Sevilla (no es la plaza de toros, para los alógenos) y nos encontramos con que uno de los procesos de selección para los clientes era un sorteo en función de los apellidos, absolutamente demencial desde el punto de vista de la probabilidad. Pero, por Bayes, ¿cómo podía ser esto? No sé si lo siguen haciendo así, creo que no, pero en cualquier caso ya no solo no somos dinkys sino que somos funcionarios y nuestro poder adquisitivo, también en consumo cultural, se ha visto mermado en los últimos tiempos.

El sorteo consiste en sacar una letra de las 27 del alfabeto y empezar a contar, en la lista de aspirantes, desde el primer apellido posterior (o anterior en otros casos) a la citada letra hasta completar el número de agraciados. No tiene desperdicio, ¿eh?

Cada vez que me acuerdo, cuento la anécdota como algo pasado y antiguo, pero me entero, a través de mi colega y amiga Belén Palop, de que ese tipo de sorteos se siguen haciendo, por ejemplo, para dirimir empates en la puntuación en los procesos de admisión de alumnado en la Junta de Castilla y León. Pero, vamos a ver, en toda la Dirección General de Política Educativa Escolar de la citada Junta, ¿no hay nadie que sepa unos mínimos de probabilidad?

Ese tipo de sorteos es absolutamente injusto, puesto que hay algunos apellidos que juegan con más papeletas que otros. ¿Cómo puede ser alguien beneficiado frente a otro por el simple hecho de llamarse, por ejemplo, Abad? No tengo nada en contra de nadie que se llame Abad de primer apellido, pero, macho, es que juega con muchas papeletas, mientras que los Grima vamos detrás de todos los García, Gómez, González…

Me parece desde cualquier punto de vista muy preocupante que en el acceso a la Educación alguien pueda verse perjudicado por un problema grave de anumerismo. Por si alguien no lo ha oído antes, anumerismo es un término acuñado por John Alles Paulos para designar la falta de conocimientos básicos de matemáticas.

Pero mi sorpresa no se queda ahí porque, intrigada, me puse a navegar un poco para ver si se usaban este tipo de criterios en otro tipo de sorteos. Y, adivinen…

Pues sí, esta era fácil. También se usa este tipo de sorteos en la región de Murcia para, agárrense que es fuerte, el desempate en las convocatorias para la provisión de puestos de trabajo de la Administración Regional por el Sistema de Concurso de Méritos, que se convoquen durante 2013.

¿Les estoy diciendo que en caso de empate en un concurso de méritos para un puesto de trabajo su apellido le puede causar agravio comparativo? ¡Digo! Así es. A no ser que tenga usted un apellido que no pase por estos concursos de méritos y solo necesite un conveniente dedo que lo señale, claro…

Y sí, esto no es cosa de provincias, que en el Ayuntamiento de Madrid, también, miren si no cómo lo hacen para la adjudicación de plazas en Centros Abiertos Especiales y Centros Integrados.

Esas cosas en la Universidad no pasan… Como se dice por aquí, no ni ná, aquí tienen la adjudicación de plazas de la Comisión de Acción Social de la Universidad Complutense de Madrid.

Pero es que, además, se ha usado, por ejemplo en el Ayuntamiento de Brenes para ¡sortear viviendas de protección oficial!

Por si algún desconfiado está dudando de mi palabra y no se cree que estos sorteos sacando una bola con una letra y a partir de ahí, en el orden convenido, se elijan a los aspirantes según su apellido o apellidos son del todo injustos, voy a tratar de explicarlo con un ejemplo.

Como no tengo las listas de los concursos enlazados anteriormente en esta entrada, voy a usar una lista pública en la que además estoy yo, la lista de profesores de mi departamento con docencia en mi mismo centro.

tabla_1

Imaginemos que, por sorteo, vamos a elegir a uno de los profesores de mi departamento para concederle una paga especial de, no sé, 5000 euros. Puestos a imaginar… Sacamos una letra y elegimos al primero, por orden descendente, por el primer apellido.

Pues bien, yo no tengo papeletas en ese sorteo. ¿Por qué? Pues porque si en el mejor de los casos sale la G, se lo llevaría Garijo que es el primer apellido en orden descendente.

Solo juegan aquellos cuyo primer apellido es el primero, alfabéticamente, entre los que empiezan con esa misma letra. Pero, pero, no todos tienen la misma probabilidad. Porque Garijo solo gana en el caso de que salga la G en la bolita, pero vamos a pararnos un poquito y veamos qué pasa en otros casos.

Por ejemplo, mi compañera Fernández Delgado, ganaría con la bola de la E (ningún apellido de esta lista comienza con E) y con la bola de la F. Es decir, tiene, por ejemplo, el doble de probabilidad de salir que Garijo e infinita más que Grima. Jiménez saldría con la bola de la I (ningún apellido de esta lista comienza con I) y con la bola de la J. Lo mismo pasa con López que juega con la bola de la K y de la L. Osuna juega con 3 bolas: la de la N, la de la Ñ y la de la O. Real juega con 2 bolas: Q y R, Valeiras con 3 bolas: T, U y V, y Álvarez con 5 bolas: W, X, Y, Z y A. Toma ya.

Pongo aquí una tabla con las probabilidades de cada uno en el caso de un sorteo de estos de las letritas, con un solo premiado.

1PLAZA

Para calcular la probabilidad de cada candidato, basta con dividir el número de bolas que le dan el premio, 5 en el caso de Álvarez, entre el número total de bolas, 27. Bueno, luego he multiplicado por 100 para escribirlo con porcentajes que parece que gusta más.

probabilidad

¿Me creéis ahora? Si me creéis, seguid.

Si el premio del sorteo son para 2 afortunados, dan 2 premios, algunos de los que antes tenían probabilidad 0 de ganar, ahora tendrán una probabilidad positiva, concretamente los segundos, alfabéticamente, de cada apellido. Pero Grima, .

En cualquier caso, entre los que llevan ahora papeletas siguen existiendo diferencias: Férnandez Delgado juega con la D, con la E y con la F, mientras que Fernández Lebrón solo con la E y la F.

2PLAZAS

¿Y si damos 3 premios? Pues tampoco me toca nada. Pero fíjense además en que entre los compañeros que sí juegan hay alguno que tiene casi un 30% de probabilidades de salir. Manda narices…

3PLAZAS

Resumiendo, yo no tendré papeletas hasta que no haya tantos premios o más que mi número de orden, alfabéticamente, en la letra G. Pero tampoco en ese caso tendría las mismas probabilidades de ganar que Garijo que es la primera, alfabéticamente, de mi letra.

Espero a estas alturas haberos convencido de que este tipo de sorteos es absolutamente injusto y se han usado, y se siguen usando, para adjudicaciones que pueden ser fundamentales en la vida de una persona, no es la ópera, es un colegio, un trabajo, una casa…

Pero qué se puede esperar de un país en el que se le niega una beca de investigación (sin mucho futuro, francamente) al mejor físico joven experimental según la Sociedad Europea de Física, español, por cierto…

¡Viva el vino! Y tal.

64 comentarios

  1. Pingback: La importancia de llamarse Grima

  2. Muy interesante el artículo, y al conocer desde siempre el sistema no me había parado a pensar si era justo. En Euskadi (desconozco si en el resto de España también) se usa para el sorteo de plazas de la Escuela Oficial de Idiomas.

    Un saludo!

  3. Este tipo de sorteo es el que también se realiza para la adjudicación de plazas en la Escuela de Idiomas de mi ciudad. Y no sólo eso: encima cuelgan las fotos del sorteo en facebook!

  4. En la Comunidad de Madrid se usa también para desempate de solicitudes de alumnos para educación infantil y primaria. Cada colegio usa una letra de desempate diferente, con lo que hay años en los que NO entran Garcías en todo un barrio. O sí Garcías pero no González. Es especialmente grave porque “gracias” a que se han eliminado muchos criterios de puntuación casi todas las solicitudes tienen las mismas puntuaciones.

  5. Y pregunto: ¿Existe alguna ley que diga que los sorteos deben ser justos?

    Estaría bien una referencia a alguna ley (si existiera) que permitiera quejarse formalmente cuando se dan este tipo de repartos.

    Por ejemplo en el caso de Clara Grima.
    En un sorteo de una VPO que se haga mediante este método, se escriba una instancia al ayuntamiento de turno y que (con cierto fundamento de derecho) se detalle por qué no debe realizarse el sorteo mediante este método (y es que la probabilidad para algunos participantes es 0%).

  6. Yo pensaba que para este tipo de sorteos ya se había pasado a seleccionar directamente a una persona en el bombo, y a partir de ella en orden alfabético elegir al resto de seleccionados / premiados.

    Si no es así… realmente lamentable.

  7. ¡Gafotas, empollona y matemática todo en una sola mujer! No es coña, cumples los requisitos para ser un icono sexual de muchos hombres.

    No me he encontrado con ese sistema de sorteo tan ridículo nunca pero si me lo encuentro, lo impugno en el minuto cero.

  8. Miguel: cada día seguimos teniendo ejemplos de este tipo de sorteo en todas las administraciones.

    Alguien sabe responder la pregunta de asd (Pablo implícitamente dice que es recurrible)?

  9. Y no te digo nada en caso de apellidos compuestos, que van los últimos de su letra! , alguien con apellido Garcia-Suarez iría detras de Grima

    • Los compuestos van detrás de los de su primera parte del apellido, es decir, García-Suarez iría detrás de todos los García pero antes de Gardel. Yo soy Ruiz-Henestrosa y siempre me lo he encontrado así.

  10. A mi madre le pasó algo un poco parecido. Se apellida Cuenca y quedó fuera de plaza, no me acuerdo si en unas oposiciones que había aprobado o para entrar a listas, pero realmente estaba cabreada.

  11. Clara, uno también se presentaba a los sorteos del Teatro de la Maestranza y por tanto, sé de lo que hablas… el truqui del almendruqui era juntarnos un número considerable de melómanos, apuntarnos y presentar todos la misma lista de espectáculos y esperar la razonable (estadísticamente) varita de la diosa fortuna… luego nos repartíamos el abono al gusto y asunto concluido… respecto a los listados de apellidos en sorteos diversos (desde los que hicimos la mili a los actuales repartos de viviendas VPO, estoy con Milhaud, ya que en todos los casos que conozco, se elije a un aspirante con sus dos apellidos y nombre, lo que elimina la perversión del sistema a la que aludes… (o no es así?)

  12. es increible que cada día nos den en las noticias datos estadísticos, y no haya nadie ni que lo entienda ni que sepa si los estudios están bien hechos. Luego pasa esto, que se juega uno con una bolita el futuro y de antemano se sabe que va a perder. Muy buen Artículo Clara

  13. La “justicia” del sorteo por letras puede ser mayor o menor según el procedimiento que se siga en la localización de los apellidos. En el caso del proceso de admisión en Castilla y León, se obtienen dos letras iniciales para el primer apellido y dos para el segundo. De esta forma, al utilizar dos letras iniciales para cada apellido (por ejemplo AM), se evita que siempre se preferencie a los Abad sobre los Arroyo (para las letras usadas de ejemplo). Además, al utilizar también el segundo apellido, se evita que los apellidos masivos “se coman” el premio, ya que si las letras son, por ejemplo, GM y PF, localizaríamos el apellido más cercano a GM (pongamos que sea Gómez, bastante frecuente) PERO después, de entre todos los Gómez, se comenzaría por el que tuviese el segundo apellido más cercano a PF (por ejemplo, Pinacho). De esta manera, los agraciados comenzarían a partir de Gómez Pinacho. Con lo cual, aunque salga la G, nos saltamos no sólo a los García, sino también a gran parte de los Gómez, que efectivamente podrían resultar beneficiados por la frecuencia de su apellido. Realmente, lo mas “justo” (obsérvense las comillas) sería asignar un número único y aleatorio a cada participante, si bien la asignación de ese número estaría afecta por el momento en que se asignase (ya que no se podría asignar uno ya asignado, lo que depende del momento de generación del número), con lo cual el sorteo no sería realmente aleatorio. Por otra parte, el número se generaría por una tercera persona, lo que sería susceptible de “manipulación” mientras que los apellidos ya se tienen puestos… En fin.
    Ciertamente, la “justicia” del sorteo por letras siempre encierra un sesgo probabilístico, pero el procedimiento seguido en el proceso de admisión de Castilla y León lo minimiza bastante.
    Otra posibilidad sería, con base en el INE, detectar la frecuencia que cada apellido tiene sobre la población (habría que estudiar el universo al que se aplicaría) y asignar un coeficiente corrector a cada uno de los apellidos para que cada uno participase con distintas papeletas en el sorteo (por ejemplo, que la bolita G estuviese una vez, y la Z estuviese cinco veces, puesto que hay cinco (es un ejemplo) veces más apellidos que empiezan por G que apellidos que comienzan por Z.
    Pero de momento, por la complejidad que encierra la posibilidad anterior, el sorteo de dos letras iniciales para cada apellido es lo mejor que hemos encontrado.
    Saludos cordiales

    • Rubén, te voy a contar una manera sencilla de hacer un sorteo aleatorio totalmente justo.

      1.- numeras a los participantes por orden alfabético una vez cerrado el plazo de admisión.

      2.- Miras el ganador de la ONCE (o lotería nacional o lo que quieras) de ese mismo día.

      3.- Divides el número de la ONCE entre el total de participantes y le sumas uno a esta cifra.

      4.- El resultado de la operación es una persona elegida al azar, o por lo menos con tanto azar como tenga el sorteo de la ONCE.

      Si tenéis más dudas de matemática básica que queráis dirimir, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

      • ¿Para qué molestarse en numerar? Todos tenemos ya un número asignado: el DNI. Se escoge uno al azar y el resto por orden numérico ascendente o descendente. La asignación del número del DNI no es aleatoria, pero el proceso de selección por DNI sí lo sería.
        Y sino les basta con eso, programar un algoritmo informático que extraiga (sin reposición) n números de una lista de tamaño m > n es trivial.

  14. Respecto del apoyo jurídico de un posible recurso contra este tipo de sorteos, no hay que irse muy lejos para encontrarlo. En la propia Constitución encontramos ya dos preceptos directamente aplicables. Uno es el art. 14, que prohíbe la discriminación en base a razones de “nacimiento (…) o cualquier otra condición o circunstancia personal y social”.

    El segundo apoyo, aunque sólo vale para cuando el sorteo se da para resolver desempates en el acceso a la Administración pública, está en el art. 103.3: “La ley regulará (…) el acceso a la función pública de acuerdo con los principios de mérito y capacidad”.

    Bien, ¿qué mayor discriminación que establecer un sorteo que te da más o menos probabilidades de ganar (de casi 30% a 0 en el tercer ejemplo) según un dato tan irrelevante como es tu apellido? Y ¿qué mayor desatención al mérito y a la capacidad que un sorteo que resuelve los empates de nota de forma no neutral?

    Los argumentos son esos. Evidentemente si nos ponemos a mirar en normas inferiores y probablemente en las propias órdenes que convocan estos concursos encontraremos estos principios concretados y el apoyo jurídico será más sólido.

  15. Rubén: parece insólito que sepáis que existe un problema y que inventéis un método que no lo corrige en absoluto. Si se sortean dos letras sigue existiendo un sesgo tremendo. Por ejemplo alguien que se llame Abad jugará casi seguro con VP, VQ, VR, VS, VT, VU, VV, VW, VX, VY, VZ, WA…, WZ, XA…XZ, YA…YZ,ZA…ZZ, AA, AB: un total de 94 casos sobre 729 casos posibles: una probabilidad cercana al 13% mientras que GAztelu lleva todos los García, Garrido, Garmendia, etc., delante y puede que tengan un 0% de probabilidades. De verdad crees que vuestro sistema es justo?
    No es necesario en absoluto asignar un número aleatorio a cada uno de los participantes: basta con dar un número por orden de apellido o de entrega de solicitud, etc. y se extrae después un número en el rango de asignaciones, incluso si no se sabe cuántos solicitantes hay, se puede extraer un numero muy grande y dividir después y quedarnos con el resto. Incluso si no se sabe nada, se puede extraer una letra y varios números y ordenar por la letra del nif y los últimos números del nif, incluso se pueden diseñar más métodos, pero el que aplicáis es posiblemente y tal como comenta Vimes, inconstitucional, absurdo e ilógico.

  16. Bueno en Asturias para desempates en acceso al cole también siguen algo similar. Pero lo hacen algo mejor. No sacan una letra sino dos (este año MR) y un sentido alfabético o antialfabético.

  17. Y no solo el método del sorteo es en muchas ocasiones injusto, si no que otras veces a pesar de haber sorteo, acaba siendo elegidos los amigos de quien tiene el poder.

    ¿El sorteo por edad también tiene problemas?

  18. Cada día me gusta más JotDown, ahora hasta tenéis articulistas matemáticos :D .

    Si llegáis a la calle y trascendéis la red seréis mis ídolos.

  19. El procedimiento para matricularse en mi universidad era parecido: sorteaban una letra y a partir de ahí la gente se matriculaba por su apellido. El primer año en el sorteo ganó la X. En el segundo, la S. En en tercero, si mal no recuerdo, la A.

    ¿Resultado? Un compañero apellidado Alonso se matriculó el primer día todos los años, cogiendo los mejores horarios. Yo, Rodríguez, me tuve que conformar con los restos.

  20. ¡Dí que sí, Clara Grima! Un gran granito más en contra del anumerismo. Sólo una pega: ¿por qué no has realizado el sorteo en todo el departamento? Ya, ya, como siempre, la rivalidad entre centros :P

    ¡Enhorabuena!

  21. Juro que casi lloro cuando me han enviado el link a este artículo. Llevo dos años discutiéndolo y mucha gente no es que no se haya dado cuenta sino que no se enteran ni con los ejemplos tipo WXYZ…A. ¿Qué ha pasado? ¡Dios, si salíamos del instituto sabiendo derivar e integrar!
    Ahora me toca pasar el mal trago con el acceso (o no) al colegio de mi hijo (Madrid). En la jornada de puertas abiertas hice público el absurdo en un patético intento de enardecer a las masas y así buscar otro sistema. La reacción fue bastante triste y a pesar de los esfuerzos de la Presidenta del AMPA se ha vuelto a aprobar como sistema de desempate. ¡Lo han aprobado profesores!?! ¿Es buena idea dejar a un niño en manos de gente que no entiende esto o no tiene ganas de cambiarlo?
    Me imagino que asignar un número a cada solicitud es demasiado vanguardista.
    O bien los que permiten esto son lerdos o bien es una forma más de decirnos ‘lo hago porque puedo, ¿a que pica?’ y dejarnos un estado de aleatoriedad e indefensión que parece muy conveniente.
    La realidad creo que es el juego al ‘mientras no me toque a mi…me callo’, lo mismo que estamos viviendo en la universidad, en el trabajo…

  22. Creo que los cálculos para el ejemplo de los dos o tres premios no son correctos: No puede ser, para el caso de los dos premios, que Álvarez tenga la misma probabilidad que Armario o que Garijo la misma que Gómez porque si en la primera bola no sale premiada la letra A o G automáticamente Armario y Gómez pasan a tener un 0% de probabilidad en la segnda bola mientras que Álvarez y Garijo seguirían teniendo sus opciones de ganar.

    Por lo demás, buena apreciación en cuanto a la injusticia del método. ;)

    • dubi: Creo que has entendido mal el método del sorteo: se saca una sola letra y con dicha letra se escogen los dos primeros apellidos que estén a partir de ella. Así, cuando son dos puestos, Armario sale con las siguientes letras: WXYZA (en este caso exactamente igual que Álvarez ya que hay dos apellidos que empiezan por la V), por tanto tiene 5/27 oportunidades de ser elegido que es ese 18,52% que refleja la tabla

  23. La cuestión fundamental es si este sistema discrimina por condición de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

    Al fin y al cabo es un sistema caprichoso que pone en clara ventaja a algunos, pero no por ninguna razón especial. El problema existe cuando se usa este método más de una vez, porque entonces sí que hay un colectivo que sistemáticamente parte con ventaja.

    • Creo que tener un apellido que empieza por Gu (como Gutiérrez) califica como “circunstancia personal”. O debería.

  24. Un buen amigo -matemático por supuesto- me ha avisado de tu existencia.
    Pero…donde te habías metido todo este tiempo?. Mejor dicho…estoy en la higuera.

    Clara: yo me apellido Zugazabeitia. Por tanto, en teoría, sufro las mismas consecuencias ante estupideces de este tipo.
    Sin embargo he gozado de algunas ventajas que los Grima no tienen.

    Siempre he sido el último de la lista.
    Cuando era niño; el Cole nos llevó a visitar la fábrica de Coca-Cola. Al final sorteaban un estupendo balón de futbol (aquellos que decíamos..de reglamento).
    El señor mayor que nos tenía a todos sentaditos en un salón tuvo la originalidad de conceder aquella maravilla de balón al…. último de la lista.
    Bingo¡¡. (por supuesto, solo veía nuestras jetas. No conocía a nadie)
    El sistema se repitió en otro sorteo hecho por el inspector del Ministerio de Educación que nos vino a ver al Instituto.(Equipo completo de pintura).
    Todavía conservo aquel precioso maletín de madera.

    Recordando vagamente la lista de clase, deduzco que un Grima jamás hubiera sido agraciado con nada. Había muchos Gómez, González, etc.
    Pero yo te presto mis pinturas. (Supongo -por probabilidad- que al futbol no juegas)

    Otro día hablamos de los inconvenientes que también trae el azar por ser el último en las listas.

    Saludos.
    Zuga.

  25. Ese es el sistema que se hacía servir en la Facultad de Medicina de Barcelona para sortear las asignaturas optativas. Me quejé varias veces al decano y a la Comisión Académica, pero no jamás entendieron el problema y que mi apellido (Mo…) estuviera en desigualdad cuando tenía Martín, Martínez, Márquez y Menéndez que arrasaban con las mejores asignaturas como si fueran Atila…

  26. Ya se hizo un sorteo cuando la mili daba excedentes de cupo y era injusto por probabilidades dispares entre sorteandos.
    Yo prefiero cualquier procedimiento al sorteo.
    Pero el ejemplo que dices no se debe hacer por una letra sino por un individuo y asî es igualitario estadîsticamente.

  27. Con lo fácil que es numerar y hacer el sorteo a partir de un número

  28. En la Universidad de Stanford, en California (número 2 en los rankings mundiales y tal pasqual maragall) se emplea ese mismo método para asignar residencia en el Campus. De capullos the world is crowded.

  29. Doy fe de estas prácticas en la empresa privada para seleccionar los servicios mínimos durante la huelgas en aquellos departamentos que deben tenerlos. Me tocaba siempre a mi cosa que me extrañaba. Pregunté el procedimiento de sorteo y era el de la letra del alfabeto.
    Y clato en una lista de apellidos como Ramirez, Serrano y Tenías, yo, el señor Ramirez, palmaba siempre. (los apellidos de ejemplo son ficticios).
    Me costó sudor y lágrimas hacer entender a la empresa y sindicatos que el método empleado no era justo.
    Al final lo conseguí …

  30. Antes que nada, siento entrar tan ‘tarde’ a responder los comentarios, he estado un poco desbordada y sin tiempo para sentarme a hacerlo. Pero los he ido leyendo ;)

    Muchas gracias a todos por los comentarios, de verdad. Estoy con la mandíbula desencajada descubriendo la cantidad de sorteos que siguen usando este sistema demencial para cualquiera que sepa contar con los dedos…

    He visto que también se planteaban dudas que han sido perfectamente contestadas por otros en los comentarios. Así da gusto, muchas gracias.

    Solo un par de cosas:

    Me parece increíble que Rubén no se dé cuenta de que el método que proponen de las 2 letras y tal tampoco es justo, pero ya se lo ha tratado de explicar Alberto. El problema del ‘anumerismo’ es más grande de lo que siempre imagino. En fin… ¿Tan difícil es asignar un número por orden de solicitud y elegir un número aleatorio? Os dejo a las administraciones esta página para elegir el número sin intervención ni manipulación http://www.random.org/

    En segundo lugar y LO MÁS IMPORTANTE: quiero pedir perdón por haberme hecho eco de la noticia sensacionalista sobre lo de que “se le niega una beca de investigación al mejor físico joven experimental según la Sociedad Europea de Física”. Sí, debí haberme parado a analizar el contenido de la noticia y no, no lo hice. Me dejé llevar y me equivoqué. No voy a recurrir a Paul Bloom, como Elvira Lindo (a la que cito en este mismo artículo por otra razón más simple y mundana, la de usar ‘mi santo’ para referirme a mi marido), para justificar mi error http://elpais.com/elpais/2013/05/17/opinion/1368798693_490712.html. Entre otras cosas, porque yo no leo The New Yorker.

    Me he equivocado y pido perdón. No es como nos lo han contado en la prensa, y en lugar de explicarlo os dejo un par de enlaces que lo hacen mejor de lo que yo lo podría hacer:

    http://delaialade.blogspot.com.es/2013/05/escrache-la-comision-del-ramon-y-cajal.html

    http://laussy.org/wiki/Blog:Elena/Sobre_%22El_mejor_f%C3%ADsico_europeo_joven_se_queda_sin_beca_en_Espa%C3%B1a%22

    y una reflexión de Luis F. Rull que me ha llegado a través de Facebook:

    “De la lista de contratos RyC del área de Física y Ciencias del Espacio he cogido al primero y al último. Me he ido a la Web of Science y he buscado. El primero de la lista tiene 32 publicaciones (varios Nature y Science) con más de 2000 citas y un índice h de 19. El último tiene 23 publicaciones con más de 300 citas y un índice h de 12. El que ha quedado excluido tiene 22 publicaciones más de 400 citas y un índice h de 9. Hay que hacer notar que el que ha quedado excluido el artículo que concentra casi la mitad de las citas (186) está firmado por más de 600 autores y el resto de la mayoría de sus publicaciones le ocurre lo mismo.”
    Mi conclusión, sin tener delante los papeles que ha utilizado la Comisión, es que muy probablemente han hecho bien en no darle el Contrato RyC.”

    Ya veis, esta vez me he derivado más de la cuenta… Intentaré que no vuelva a ocurrir (vaya, me he recordado yo misma al de los elefantes…)

    De nuevo, muchas gracias a todos por entrar a charlar en este rincón.

  31. Madre mía. Juro que no había sabido de esto hasta que leí este artículo. Me parece que cae muy de cajón que no todos los participantes tienen igualdad de probabilidades, no entiendo qué es lo que llevó a idear este método…y entiendo aún menos que se utilice para aceptar o no a un niño en la escuela.

    En situaciones como esta, hecho de menos el sentido común.

  32. Clara, una vuelta de tuerca… en una ocasión tuve que participar en la organización de un sorteo de vpo y se llegó incluso a asignar un número aleatorio (y previamente publicado) a cada solicitante (de 1 a n, donde n es el número de solicitudes). Con ello se evitaban que al contar desde el número de partida (que era extraído de un bombo) no se llevasen todas las viviendas miembros de la misma familia o pareja (que suelen ir a presentar la solicitud juntos).

    Lo del bombo es porque iba a ser más creíble para la mayoría de los solicitantes que un número generado por ordenador… :-)

  33. Conozco 2 licenciados en ciencias (químicas y farmacia) que insisten en no comprar en la ONCE el número que salió ayer. Esto del azar y la probabilidad parece ser difícil de explicar… Gracias por la entrada, Clara. Seguro que has ayudado a un montón de gente a entenderlo!

  34. Hola.
    No es por justificar, pero en Castilla y León se utilizan dos letras para el primer apellido y otras dos para el segundo.
    (No, no soy el director general de Política Educativa Escolar de la Junta de Castilla y León.)

    Saludos,
    Pablo.

    • Hola Pablo,

      Santa paciencia he tenido pasando los nombres de los compañeros del departamento de Clara a una hojita de Excel y mirando las distancias entre ellos, pero como veo que el tema ya no puede ser explicado con argumentos, vayamos al dato:

      Si en lugar de sortear una letra del 1er apellido, sorteo 2 como sugieres, Álvarez Solano, en lugar de tener un 18% de posibilidades de ganar, pasa al 21%. ¡El 21%!

      Donde me he tronchado, ha sido intentando echar las cuentas para 2 letras del 1o y 2 del 2o. Digamos que salen “Ca”+”Ma”. ¿Significa eso que entra Ca-ñete Ma-rtín antes que Ca-macho Sa-ntana? ¿o es al revés? En fin, que me he imaginado lo que quieren decir y que mi amigo Álvarez Solano alcanza la friolera de… ¡El 21%! (Eso sí, Clara ha pasado a tener 1 posibilidad entre 200 de llevarse el perrito piloto :).

      Un saludo

  35. La insistencia en decir que utilizando dos letras para el primer apellido y dos para el segundo como método más justo indica que queda mucho camino por resolver.
    1) Es injusto, por no ser en absoluto equiprobable, con pequeñas desviaciones a lo ya dicho aquí, me niego a seguir contando las posibilidades, pero digamos que para algunos apellidos como Abad siguen contando con un tanto por cierto muy elevado de posibilidades y otros como Gaztelu pueden tener un 0% dependiendo de cuántas plazas estén en juego.
    2) Es complicado y estúpido porque ya se han señalado varios métodos simples y justos (asignar un número por orden alfabético, lo que es equivalente a extraer un apellido, asignar un número por orden de apuntarse, utilizar las últimas cifras del dni, que tienen una distribución uniforme.

    Así que insisten en que usan un método complicado e injusto me deja muy desesperanzado.

  36. Oiga, ese tal Álvarez Solano es un abusón de mucho cuidado.

    “¿Les estoy diciendo que en caso de empate en un concurso de méritos para un puesto de trabajo su apellido le puede causar agravio comparativo? ¡Digo! Así es”

    Me encanta. La expresión ¡Digo! es tan sevillana…

    Saludos cordiales.

  37. Hola. En algunos post se está proponiendo asignar un número a cada participante en un sorteo. Esto tampoco es justo si la asignación de número está vinculada a una circunstancia no aleatoria, como por ejemplo, orden de entrega de la participación. Si el número aleatorio que se extraiga coincide con alguno de los asignados los días de presentación masiva de solicitudes, será muy improbable que el premio llegue a los números asignados una vez finalizados esos días. Sería como si los Pérez se comiesen el premio de los Zuloaga. O dicho de otra forma, como si hubiese muchos apellidados “Yolapresentépronto” y unos pocos apellidados “Yolapresentétarde”. Ya no digamos si usamos los números de DNI ¿Qué diferencia hay entre una codificación alfabética como es el apellido y una numérica como es el DNI? Un año entrarían todos los de los 12.000.000, otro los de los 15.500.000… Creo que sobre la asignación de número hay mucho más que reflexionar de lo que aquí se hace, sobre todo si la asignación del número no es también aleatoria.
    En cualquier caso es un buen artículo, Clara.
    Por otra parte, no me parece bien que catalogues como “faltos de conocimientos básicos de matemáticas” a todo un departamento de la administración de Castilla y León. Sería como decir que los que no hayan oído la palabra anumerismo son analfabetos, o juzgar tu capacidad por el hecho de que te falte una tilde en tu artículo.
    Ciencia sí, respeto también.
    Gracias.

    • Jo, Alicia, ¿qué más da si el número se da por orden de llegada, alma de cántaro? Lo importante es que el número agraciado salga por sorteo. Y por un sorteo justo, que también hay inútiles para hacer sorteos.

      Me acuerdo una vez en el instituto, para elegir no sé qué hicieron un sorteo entre los alumnos usando nuestro número de expediente. Los números llegaban hasta el mil y pico. Por que fuera del 1 al 1235. Para hacer el sorteo no se les ocurrió otra cosa que sacar los dígitos de uno en uno de un bombo de jugar al bingo.
      Para el primer dígito metieron las bolitas 0 y 1 !!!! Es que tiene guasa la cosa. Yo me quejé, claro, pero quién hace caso a una alumna…

      • Hola Mj. Porqué llamas alma de cántaro a otra persona que expresa su opinión, aunque esté equivocada? Tu pregunta perdería información si terminase antes de ese calificativo? Conoces a esa persona? Sabes si ha hecho más o menos por la sociedad que tú? Creo que habría que moderarse un poquito eh… lo de las bolitas te afectó… posiblemente tu cerebro lo haya olvidado conscientemente y ahora proyectas tu ira sobre alguien a quien no conoces? Era para ser delegada de clase?

  38. ¿Y esto lo sabe Salvador Sostres?
    Me encantaría leer un comentario tuyo sobre lo que escribió este señor hace poco en su blog de El Mundo a propósito del estudio de las matemáticas, Clara.

  39. Hola, Clara. Sólo quería comentar para decirte que acabo de descubrirte gracias a la entrevista que te hicieron en La Buhardilla 2.0 y estoy encantada. Sin duda alguna empezaré a seguir tus artículos, que me parecen interesantísimos y muy amenos.
    Un saludo.

  40. Los que tenemos ya una edad, recordamos ver por televisión el “sorteo de los quintos”. Básicamente consistía en sacar letras y por ellas y tu apellido
    te mandaban al ejército de tierra, al de aire o al de mar, o te librabas por excedente de cupo.

    Era un método arcaico e injusto, pero al menos conocías mundo.

  41. Lo de que Random.org te saque un número aleatorio es un acto de fé también, por mucho ruido atmosférico que use, me gustaría saber todo el proceso hasta que sale un numerito en la pantalla. Hasta que no lo vea no me lo creo.

    El artículo es interesante y revelador. Creo que esta tradición y situación se debe a la deficiente formación matemática del que lo ideó y de la vaguería total de los que lo siguen usando que no se paran a preguntarse si funciona bien, o si lo hacen, son cómplices, porque pasan de meterse en el fregado de cambiar las cosas.

  42. Pingback: Sorteos por letra: Injusticia y anumerismo | La Ciencia para todos

  43. Otro ejemplo mas
    http://elmatenavegante.blogspot.com.es/2009/10/el-caso-del-sorteo-injusto.html

    El resto del blog es muy interesante.

  44. Lástima haber visto tarde esta web, porque hace casi un año que he reclamado por escrito a Consejería de Educación (Madrid) y Defensora del Pueblo este particular, sin resultado. La Defensora del Pueblo cierra la reclamación con un (no es literal) “la Comunidad de Madrid nos ha dicho que apenas hay empates pero va a revisar el sorteo”, y la Comunidad ha pasado de sortear 1 letra a sortear 2 de 1er. apellido y 2 de 2º (pero sin sortear el sentido adelante-atrás), lo que apenas mejora las cosas. Para colmo una de las viceconsejeras es matemática y ha sido profesora de matemáticas, y un servidor se ha encargado personalmente de contarle por escrito los sistemas -equilibrados- de Andalucía y Aragón, uno para sorteos a priori y otro a posteriori, para llevarme esta decepción mayúscula. Luego hablarán de “búsqueda de la excelencia” predicando con este ejemplo. Juzgad vosotros.

  45. Aunque hace unos días ya del comentario, me gustaria conocer los sistemas ¿Equilibrados¿ De andalucia y aragon para procesos de seleccion de sorteos que comenta pepe en el anterior comentario. (sobre el articulo, con apellido que empieza con AL, y segundo con C, me ha jodio bastante este articulo, mas que nada, por que antes podia alegar ignorancia en estos asuntos, ahora mi escueta y limitada integridad me debería hacer expresar mi desacuerdo por estos sistemas). Sobre el que recomendó el sistema de dos letras para el sorteo, me lleno de espanto la sola proposicion, a primera vista y aplicando el sentido común me hacia pensar que eso, lejos de resolverlo iba a multiplicar o incrementar las diferencias, desgraciadamente en matematicas no se deberia aplicar el sentido comun sin calcular, o basarse en reglas simples, no siempre la solución mas evidente es la correcta). Me sorprende pensar en sortear tambien el sentido de selección, una vez visto el ranozamiento de la autora, deduzco, nuevamente sin calcular nada, luego puedo equivocarme, que ese sistema solo equilibraría algo mas los resultados entre las primeras letras del alfabeto y las últimas, quiero decir, que reducirá el 50% las posibilidades de las mejores letras, pero sigue con el mismo problema. Sobre los DNI, me parece que no sirve, por que no son aleatorios y obedecen a un patron. Y el sistema de por orden de solicitud, joer, no se, pero no me fio de quien pone el orden de las solicitudes y de si se meten todos los numeros en el bombo, por que de cifras de una en una, seguro que les pasa como la del comentario del bombo.

    Saludos. (de nuevo digo. Que bendita ignorancia tenía uno)

  46. Por cierto, en un sorte de VPO, metieron los 600 numeros en un bombo, y empezaron a sacar a los 50 afortunados, despues de 15 o 20 numeros empezé a observar un patrón de comportamiento, salían numeros muy bajos y muy altos, mas de 400 y menos de 200 con mucha mayor frecuencia, creo que esto era debido a que el encargado daba siempre el mismo numero de vueltas al bombo, no recuerdo, pero menos de 10, tardaba practicamente lo mismo en salir cada numero, todo ante notario, etc… Yo tenia un numero bajo y estuvo cerca varias veces, pero estoy seguro que la probabilidad no era la correcta, al final resulta que el bingo o bombo, tampoco es un metodo justo, por que es evidente que las bolas estaban insucifientemente mezcladas y salían números de arriba y luego de abajo, logicamente al introducir las bolas en orden oor decenas, las mas bajas habian quedado en la parte de abajo y las mas altas arriba, curiosamente al dar las vueltas, en cada ocasion quedaban arriba principalmente uno de los grupos mas cercanos a la salida del bombo, creo que hubiesen hecho falta palas en el bombo para mezclar laa bolas mientras daban vueltas o introducirlas de una forma aleatoria… Para mi era muy evidente, el primer sorteo un numero alto, el seguiente uno bajo, el siguiente uno alto, el siguiente uno bajo, cuando iban 30 o 40 numeros estaba ya mas nervioso que la ostia, tenia el numero 50 y habian salido cuarentas, etc… Excepto algunos numeros dispersos se veia claro. Si encuentro online el resultado de esa “timba” lo publico… Aunque me extañaria que los hallan publicado según aparición, sino que los habrab ordenado por orden de magnitud, enmascarando algo la cagada. (luego llego la crisis y el reajuste en la valoracion de immuebles, y se ha dado la casustica, de que muchos han renunciado a esas viviendas, al tener un credito disparatado para estos tiempos), en resumen, tambien se puede liar y en gordo con numeros y un bingo, pero esta vez no por matematicas, sino por la fisica!

  47. Hola, he venido rebotada de otro blog por pura curiosidad.
    Me parece increible que haya sorteos en los que no haya igualdad para los candidatos. ¿No sería más sencillo asignar un número a los candidatos empatados y realizar el sorteo por ese número?

  48. En primer lugar, os ruego a todos los escandalizados que reclaméis. Hacerlo en esta web no tiene trascendencia, hacerlo ante las autoridades sí.
    A Uno: discúlpame pero ando en la vorágine de escolarizar a mi hija y hace tiempo que no visito esta página. Te cuento. En Andalucía se hace sorteo a priori y en Aragón a posteriori. El sorteo a posteriori es similar al que apuntaste de VPO: en un bombo el mismo número de bolas que niños empatados, y se saca una, a partir de la cuál se cuentan los alumnos.
    En Andalucía se sortea a priori de esta forma: como no sabemos cuantos van a empatar, sorteamos un número de al menos 3 o 4 dígitos (cuantos más dígitos, más igualadas las probabilidades), por ejemplo sacando una bola entre 0 y 9 cuatro veces (números entre 0 y 9.999). Posteriormente se divide la cantidad de números posibles (10.000 en este caso) entre los niños empatados para que todos tengan las mismas probabilidades (puede haber diferencias despreciables). Un ejemplo sencillo con números redondos: si empatan 10 niños, si el número del sorteo fue entre 0 y 999, el primer niño (por orden alfabético) sería el elegido en primer lugar. Si el sorteo saca entre 1.000 y 1.999, el elegido en primer lugar sería el segundo niño (por orden alfabético), y así hasta el décimo (si el sorteo nos da entre 9.000 y 9.999). De este modo todos tienen las mismas probabilidades de salir elegidos.

  49. He llegado a esta página buscando información acerca de este tema ya que hace una semana abrí una petición en change.org con el objetivo de recabar firmas y pedir que no se hagan más sorteos de este tipo en las Administraciones pública. Ya ví que hubo una petición similar en change.org y cosechó 72 firmas.

    Está claro que es un tema que se desconoce ampliamente y también diría que a la gente le trae bastante al pairo, salvo si es afectada negativamente.

    Pero, como leí en algún comentario anterior, además de sorprendernos y manifestar aquí nuestra queja, debemos protestar ante las administraciones. Si cada uno que dejó un comentario firma la petición y consigue que, digamos 3 o cuatro personas también la firman, iremos haciendo masa y la campaña de change.org puede ir cogiendo fuerza.

    Yo animo también a que se documente dónde se están utilizando este tipo de sorteos para poder ir denunciándolo en la campaña de change.org. Si dejáis aquí comentarios con esos datos (por favor, que esté bien documentado el uso de este tipo de sorteo), los utilizaré en la campaña. Gracias y FIRMA, por favor

    Por favor únete a esta campaña: https://www.change.org/p/gobierno-de-espa%C3%B1a-no-m%C3%A1s-sorteos-por-letra?recruiter=18891058&utm_campaign=mailto_link&utm_medium=email&utm_source=share_petition

    Gracias a todos.

  50. Pingback: Letras y cifras: matemáticas para la hora del vermú - Jot Down Cultural Magazine

  51. Pingback: Biotácoras: Encuentro bloguero en la EEZ | Ciencia | La Ciencia de la Mula Francis

  52. Pingback: La estadística no miente: el sorteo por letras y apellidos es una perversidad injusta - La Duda

  53. Pingback: 8 El problema del matrimonio estable, la inteligencia artificial y más cosas | 3 chanchitos

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies