Jot Down Cultural Magazine – La paradoja de que Zuckerberg done millones y nosotros lo juzguemos duramente

La paradoja de que Zuckerberg done millones y nosotros lo juzguemos duramente

Publicado por
Mark Zuckerberg. Foto: Brian Solis (CC)

Mark Zuckerberg. Foto: Brian Solis (CC)

Mark Zuckerberg, el chico-millonario-gracias-a-Facebook, está en Barcelona hablando de internet y un poco también de hacer mejor el mundo. Sus propósitos este año han sido conectar a los pobres de la India, Zambia y Kenia y montar un club de lectura para que sus miles de amigos defiendan las vacunas. Sin embargo, nada de esto le granjea simpatías y a mí un poco me sorprende.

Permítanme poner un ejemplo mejor. Durante el invierno, cuando la crisis del ébola estaba en su apogeo sanitario y mediático, supimos que Zuckerberg donó veinticinco millones de dólares para combatir el vírus en África. Era una donación mayor que la de muchos países, pero Zuckerberg tampoco despertó simpatías.

Todo lo contrario, al escuchar la noticia mucha gente reaccionaba con desdén o escepticismo. En esos días se me llenó Facebook de amigos entregados a criticar al millonario por cínico, megalómano o por agarrado. Era una reacción que hemos visto muchas veces, por ejemplo frente al activismo filantrópico de Bill y Melinda Gates. El matrimonio más rico del mundo dedica parte de su fortuna a combatir la malnutrición, la malaria o el ébola, pero no han dejado nunca de levantar suspicacias.

Pero no teman, no vengo a decirles que Bill Gates y Mark Zuckerberg son grandísimas personas. Vengo a decirles que eso da igual. Que no importa en absoluto. No importa porque esto no es un concurso para escoger al mejor tipo sobre la tierra. ¿A quién le importa si Mark Zuckerberg es mejor persona que Bill Gates o que un señor muy serio que vive en Benidorm? El objetivo es lograr donaciones, sean cínicas o virtuosas, porque todas sirven igual para dar cobijo a un refugiado, repartir comida o erradicar la malaria.

Lo que importa de una donación

¿Por qué, entonces, desdeñamos las donaciones de los muy millonarios? Creo que actuamos así por confusión. Creo que mezclamos dos cosas que guardan una relación pero que no son en absoluto lo mismo. Confundimos la utilidad de un donativo y el mérito de un donativo. Y esa confusión explica por qué tanta gente despreció los veinticinco millones del dueño de Facebook.

Recuerdo que muchas personas relativizaban el donativo de Zuckerberg señalando que sus veinticinco millones no son tanto dinero porque él tiene muchísimo dinero. Y tienen razón, si quisiéramos medir el mérito de esa donación lo haríamos en términos relativos. Diríamos que Zuckerberg donó el 3% de su fortuna el año pasado. Hacer este cálculo tiene sentido si uno quisiese medirle el altruismo al billonario, pero no debe hacernos olvidar lo esencial: que sus veinticinco millones de dólares siguen siendo veinticinco millones de dólares y que a los enfermos de ébola les importa muy poco si representan el 30% o el 0,03% de la fortuna de un señor que vive en California.

La otra gran crítica consistía en decir que Zuckerberg y compañía no hacen donaciones porque sean buenas personas, sino porque quieren parecerlo. La gente millonaria quiere caer mejor a sus vecinos, limpiarse la conciencia, ligar todas las noches o ser el rey de las fiestas. Quieren sentirse apreciados y reconocidos. Y es posible que sea así… ¿Pero cómo saberlo? ¿Quién conoce los motivos que rigen nuestras acciones? Yo no sé por qué hago la mitad de lo que hago y asumo que mis motivos serán menos nobles de lo que me digo. ¿Pero a quién le importa? Con la bondad quizás ocurra lo mismo que con ser valiente, que apenas hay diferencias entre serlo y parecerlo. Si alguien se comporta con rectitud —ayuda a un accidentado, devuelve un objeto perdido o reparte un poco su riqueza—, sus motivos y lo que se agite dentro de su cabeza me parece asunto solo suyo.

Esa misma confusión, por cierto, la reproducimos al juzgar empresas. Con frecuencia escuchamos que las empresas no hacen donaciones por verdadero altruismo, sino porque buscan publicidad. Quieren caernos bien para que compremos sus productos. «Esta empresa hace donativos pero no es realmente una buena persona», parece que queremos decir. Pero eso es evidente: las empresas no son personas sino artefactos, como una Thermomix o un cortacésped. No podemos esperar que tengan virtudes que la ley no les exige ni sus clientes le demandan. Una empresa apoyará buenas causas si los consumidores la premian por ello y dejará de hacerlo si en lugar de premiarla corren a la competencia más barata.

Se buscan donantes, no héroes

En definitiva, lo que queremos es incentivar las donaciones y no montar un concurso para encontrar a la persona del año. La lógica es similar a la que aplicamos a los impuestos: aunque sabemos que los ciudadanos ejemplares pagarán su cuota por propia voluntad, no por eso dejamos de hacer inspecciones ni perseguir el delito fiscal. Lo hacemos así porque nuestro objetivo no es hacer un censo de buenos ciudadanos, sino recaudar impuestos. La misma lógica vale para los donativos: si el objetivo es multiplicar las donaciones, todos los incentivos deberían ser bienvenidos.

Bienvenido sean, pues, los incentivos.

¿Resulta que un estímulo para donar dinero es poder alardear después? Pues repartamos pegatinas y medallas y nombremos al mecenas del mes. Lo saben de sobra la mayoría de las ONG y por eso envían revistas y pulseras a sus socios para que estos puedan hacer visible su compromiso.

Y se acabó eso de pretender que las donaciones deberían ser anónimas: hagámoslas públicas y notorias. Es verdad que una donación a bombo y platillo tendrá su motivación en entredicho, pero eso no importa porque lo que queremos son más donaciones. No buscamos al rey de los virtuosos —¡el único ser en la tierra que donó pese a que eliminamos todos los incentivos para hacerlo!—, sino conseguir el dinero de los no tan virtuosos, que somos la mayoría. Haciendo donaciones con megáfono conseguiremos también visibilizar las causas y remover las conciencias. Porque cuando las donaciones son visibles se activa un círculo virtuoso de raíces innobles pero muy humanas: las donaciones de los demás nos empujan a nosotros a donar.

Así las cosas, pienso que en lugar de discutir si Zuckerberg es un tipo estupendo o un cínico vulgar y corriente, deberíamos simplemente celebrar que alguien haga lo correcto: compartir su riqueza. Porque si los celebramos, sin estridencias ni grandes cuestionamientos, estaremos contribuyendo a que proliferen esos actos de equidad y de justicia.

129 comentarios

  1. Falta mi motivo (y me consta que el de otra mucha gente): de dónde sale el dinero que gana Zuckerberg. ¿Hay qué alabar que una persona done X millones que han sido conseguidos a costa de generar sufrimiento en miles de personas? En el caso del creador de Facebook es más difícil de ver, pero por ejemplo cuando fue Amancio Ortega el que donó 20 millones a Cáritas era mucho más claro: donas a una ONG pero para ganar ese dinero estás explotando a gente en Asia.

    • ¿generar sufrimiento en miles de personas? lo que ha hecho es generar miles de puestos de trabajo, que es más de lo que tú has hecho. Sin esos trabajos, esos empleados estarían indudablemente peor, pero eso a ti no te importa, claro.

      • Los puestos de trabajo los crea la necesidad, no el riesgo. Si vives en una ciudad de vegetarianos escusas montar un asador de carne, buscaras que es lo que hace falta en el pueblo.
        Quien se arriesga a subir a una montaña para coger una piedra que nadie le va a cambiar.. Empezamos en el trueque una necesidad por otra, nadie arriesgaba nada. Lo que pasa es ke teneis la cabeza un tanto comida por el liberalismo y toda esa bazofia que es una utopía aun mas grande que el comunismo

      • A los anticapitalistas no les importan las condiciones de trabajo del tercer mundo, simplemente les parece inmoral el beneficio, si no se darian cuenta que en muchos paises la alternativa a Zuckerberg y Ortega es el arrozal, y ellos prefieren la fabrica al arrozal

  2. Yo no quiero, como fin último, incentivar las donaciones; quiero una sociedad justa. El problema son esos que con una mano reparten migajas y con otra crean una sociedad más desigual.

    • Acertado. Recordemos las palabras de Feuerbach: la razón por la que existen reyes es porque todavía hay esclavos. Las “donaciones altruistas” de estos ti´pejos no hacen más que ahondar en la brecha y “enseñar” quien es el que manda y quien necesita auxilio. Sesgada la nota. Impertinente para la revista

  3. Me parece un artículo indigno de la revista por varios motivos, entre ellos los más importantes sería su parcialidad, y lo sesgado q esta, ya que no nos olvidemos que el neoliberalismo es uno de los sistemas económico-políticos posible, no el único, partiendo de esta premisa, nos puede parecer q lo q hace bill gates o este hombre es injusto justamente porque todos sabemos que está gente se acuesta entre dinero (y eso no es necesario), manteniendo este estado asesino, pero luego son los primeros q hacen donaciones, parece q esta gente cree más en la caridad que en la justicia, y no nos olvidemos que si hay pobres es porque hay ricos, así que eso de potenciar un mundo desigual y luego dar propina a los de abajo no creo q le tenga q parecer ético a nadie.

    • Es un artículo de opinión, en concreto la mía, y en ese sentido es parcial, sí.

      • “no nos olvidemos que si hay pobres es porque hay ricos”

        No, la riqueza no es un pastel que permanezca siempre igual y que una mayor porción para uno implique menos para otra. Si no tenéis nociones básicas de economía no deberíais opinar con tanto desparpajo.

        • Mi respuesta era para el tal Maki el navaja, he debido pinchar donde no era.

        • C. no sé de qué andas presumiendo conocimientos de economía cuando estás afirmando un planteamiento de una teoría económica como la única. Te recuerdo que además de la ortodoxia clásica en la economía existe una diversidad de la heterodoxia de la teoría económica. Además es justo ahora cuando nos estamos dando cuenta de que el sistema económico en el que vivimos debe ser cambiado de alguna forma porque hunde en la misera sistemáticamente a un gran número de personas cuando otras, como Zuckerberg, engrandecen sus cuentas a unos números altísimos. Zuckerberg, es de los primeros multimillonarios hechos gracias a los nuevos valores que permite generar la tecnología. Además, dentro de sus mejores intenciones dona un dinero a problemas generados por nuestro propio sistema que ha sido exportado anteriormente por nosotros a través de la colonización y la neoconolización.
          El artículo peca de bienintencionado pero sin que exista una verdadera comprensión del problema de fondo. Dentro de su complejidad, el problema no permite simplificaciones extremas donde la cuestión es si el tío Marc es bueno o no, o mejor aun, simplemente lo es su donación a la ONG de turno.
          Pensemos un poquito.

      • Mira, yo me conformo con que paguen sus impuestos en cada país… que no lo hacen. cómo no vamos a juzgarlos si hacen una ingeniería financiera para pagar lo mínimo? y luego donan? mientras sigan escaqueándose de pagar impuestos sus donativos nos parecerán vacíos… y debemos hacer lo contrario a lo que usted dice, hay que juzgar a las empresas, de qué sirve que Amancio Ortega (por ejemplo) tenga una fundación y done millones mientras subcontrata a personas en régimen de esclavitud para coser sus bonitas faldas? estamos hartos de hipocresía… y alguien que no paga todo lo que debe a sus conciudadanos que no intente lavar su imagen con donativos… lo que tenemos que perseguir es que, al igual que los de a pie debemos pagar todo y no tenemos opción a ingenierías (yo la tuve ý me negué por sentido ético…) que no haya opciones a que esto sea legal….

    • Siempre me hace mucha gracia cuando alguien dice que tal o cual artículo es “indigno” de Jot Down por expresar tal o cual opinión. ¿Estamoslocosoqué? :-)

  4. A mí todo esto me parece muy bien. Y alabo el gesto de este y de todos los millonarios, así como de los voluntarios que prestan sus servicios en países empobrecidos o asolados por guerras o catástrofes. El problema, sin embargo, es otro. Las religiones llevan milenios predicando la caridad y está más que demostrado que no es la solución ni para la pobreza ni para las injusticias sociales. Más aún, muchos de esos millonarios que donan grandes cantidades son los que diariamente perpetúan las injusticias en en sus comportamientos empresariales. Legales, no digo yo que no, pero poco o nada éticos. Por supuesto, que es de valorar que estas donaciones salvan vidas concretas. Pero quizá ese niño que no muere hoy de hambre tenga que ver como, en el futuro, su hijo morirá de hombre o de una enfermedad erradicada en occidente, ya que no llegaron a tiempo las donaciones. Las donaciones deben ir siempre acompañadas de alternativas políticas y económicas que propicien un cambio duradero.

    • Los programas en concreto de Bill Gates suelen ir aparejados de estudios y financiación de proyectos, no creo que suelten la pasta sin más. En este aspecto puedes por ejemplo leer los estudios de pobreza de Esther Duflo. A veces hay medidas tan básicas como tener un buen sistema de alcantarillado.

  5. Facebook compró Jotdown? Avisen….

  6. Le acepto el razonamiento en cuanto a los casos expuestos en el artículo. Pero cuál sería su opinión cuando esos donativos se realizan en los paises “consumidores” se utilizan para tapar malas praxis en los paises “productores”. Se me viene a la cabeza los donativos a Cáritas de Amancio Ortega al poco tiempo del derrumbe de una fábrica de textil en Bangladesh con unos pocos muertos entre los q se contaban algunos cuantos menores. Cierto es que bienvenidos sea cualquier reparto riqueza, pero ¿no es una cierta manera de te quito 10 y te devuelvo 1 adornada de forma que sigas dispuesto a que te quite otros 10?. A veces algunos deseariamos que se quitaran esas máscaras de mecenas ya que igual de ese modo igual más gente seria consciente de que el hecho de que una persona pueda amasar una fortuna que le permita desestabilizar paises enteros es como mínimo peligroso.

  7. Pingback: Zuckerberg y las donaciones

  8. Bastante superficial el artículo, la verdad.

    Obvia algo importante, y es que mientras con una mano donaba 25 mill con la otra se compraba una isla por 100 mill:
    http://diariocorreo.pe/mundo/mark-zuckerberg-compra-isla-de-hawai-por-100-241787/

    El tema de fondo es que esta gente usa la ‘caridad’ como forma de comprar su propia conciencia, como forma de compensar éticamente las obscenas cantidades de dinero que obtienen gracias a un sistema económico que –precisamente– asienta sus cimientos en base a esas injusticias y desigualdades que tratan de paliar mediante ‘donaciones’.

    Ya lo explicaba Zizek en este interesante vídeo:
    https://www.youtube.com/watch?v=hpAMbpQ8J7g

    Lo grave es que la caridad, la solidaridad, el sentimiento de culpa por las desigualdades, lo han convertido en una mercadería mas, algo que se puede comprar y vender.
    No te importa pagar un poco más en tu café Starbucks porque “el 0,2% se destina a los niños pobres” y te lo tomas satisfecho mientras ves en la tv cómo mueren en África porque la patente comercial de medicamento los ha condenado.

    Por otro lado, el estereotipo del empresario de éxito ya no es el broker de los noventa, el tiburón sin escrúpulos que nos vendían, el triunfador de hoy –joven, con t-shirt y obscenamente forrado– alberga un corazoncito filantrópico que en su foro interno y de cara a la galería cree que lo libra de culpa, cuando en realidad está consagrando un sistema injusto, violento y extractivo con los países no desarrollados.

    Echen un vistazo a alguna obra de Zizek que lo van a disfrutar.

      • Muy fan de responder con juicios de intenciones a un artículo que propone evitar los juicios de intenciones.

      • Muy de acuerdo contigo. Hay que luchar y defender los derechos de las personas y los pueblos, no la caridad del potentado que perpetúa la explotación, la pobreza y la desigualdad.

    • Teniendo a un charlatán como Zizek de referente ideológico no me extraña que defiendas lo que defiendas.

      Lo demás es el discurso de siempre. Aquel que no me gusta si hace algo bueno es por aparentar, por engaño, solo yo tengo buenos sentimientos de verdad.

    • Cuántas veces has donado tú el 25% del coste de una casa?

    • Entonces si yo me hago millonario gracias a internet, que hago? dono todo mi dinero? Me meto a política para intentar cambiar un sistema defectuoso por uno que a mí me parezca? Y digo más, vosotros que hacéis? Es muy fácil señalar aquello que está mal pero no es tan sencillo mejorarlo y las donaciones consiguen el objetivo del reparto del dinero, estoy de acuerdo con el artículo en que, en cualquier caso, faltan donaciones, no sobran. Y añado que si queréis protestar, no lo hagáis cuando se produzca una donación porque aunque insuficientes, siempre será algo a incentivar. Protestar por un cambio me parece genial, pero no lo hagáis a costa de buenos gestos si ni tan siquiera tenéis una alternativa seria.

  9. Ay!! si todo el mundo donara el 3% de su fortuna…
    Creo que subyace también una gran parte envidia, que una persona sea capaz de repartir su dinero altruistamente mientra tu estas en tu sofá sentado sin hacer (ni querer hacer) nada escuece mucho, y mas si son 25M€

    • Muchísima gente ya «dona» más del 3% de lo que tienen, aunque no sea por voluntad propia. Se llaman «impuestos» y sirven, si son bien usados, para financiar servicios sociales que palian la pobreza de manera mucho más eficiente que cualquier intento de caridad.

      • Como bien dice la palabra hacer una donación es un acto “voluntario”. Cuando no es “voluntario” es “impuesto”. Y muchos de esos impuestos se van a pagar un ático al Sr. Rouco Varela…

        Así que no. Tu argumento no me vale. Hay una gran diferencia entre donar “tu eliges hacerlo” y pagar impuestos “te obligan”.

        • Probablemente, si hubiera pagado TODOS los impuestos no hubiera amasado tanto dinero (creo que existe un termino conocido como refugio fiscal, aquí llamado paraiso fiscal)

    • exacto, que se dejen de caridad y paguen sus impuestos en la misma proporción que tú (que seguro que vives de una nómina, en el mejor de los casos…) o yo

  10. Que done lo que quiera el Sr.Facebook, pero parece ser que la gente tiene muy asimilado que la unica forma de enfrentarse a la pobreza y la extrema desigualdad es mediante la caridad y limosna…Y bueno, eso no es bueno.

    • No, aparte de limosna también ha creado una empresa que da trabajo a miles de personas y con sus impuestos contribuye a sostener ese Estado que los izquierdistas tanto reclaman aunque luego se les olvide que debe haber empresas y trabajadores que lo sustenten con sus impuestos.

    • Esa no esa, claro, mi opinión: la caridad no es la solución para una mejor distribución de la renta y la riqueza; y por mi parte vivan los impuestos. Pero mientras esto sea insuficiente, por falta de consenso o por la razón que sea, bienvenidos sean las donaciones. En esencia, si nos parece bien que el nuestro estado ayude a otros estados —y a mi me lo parece—, lo mismo vale para los muy ricos y los no tan ricos que pueden contribuir (que seguramente somos muchos por aquí).

  11. Yo a esto lo llamo caridad pop. Hay una campaña mediática que intenta transformar el lenguaje, lo que era limosna o beneficencia ahora es filantropía. No es extraño en un mundo hipócrita, donde el liberalismo extremo es una religión.

    Se pretende que veamos como moderno y progresista lo que son ejemplos de monopolización de los medios y concentración de la riqueza, lo que equivale a lo que antes eran los señores feudales con la tierra. Si se quiere suavizar se puede decir que se puede decir que son los actuales medici, borgia, sforza,… globales. El dinero y el poder no son nada si no se demuestran, el su reputación, la supuesta filantropía no es más que parte de esos juegos de poder en busca de aprobación y mejora de su reputación, una competición para estar una posición más arriba que el otro en el estatus. Por eso cada cosa que hacen tiene que tener publicidad, si fuesen filantrópicos no anunciarían cada donación que hacen, no le darían tanta propaganda.

    En medio de este liberalismo extremo, se supone que las ongs, que tienen más de gran negocio en alza o de industria que de otra cosa, hacen el servicio fundamental de aliviar las conciencias para que nada cambie, son el mayor ejemplo de la hipocresía occidental. ¿Justicia social? Bah, explotamos a todo el tercer mundo, gran parte de estas multinacionales se llevan toda la riqueza de estos países, esclavizan a millones de personas,… pero como está lejos y hay ongs todo es genial. Pero en el congo hay niños metiéndose en agujeros de medio metro para sacar coltan, muriendo en las minas, muriendo en guerras promocionadas por occidente para sacar gratis todas esas riquezas y de paso vender armas, qué se puede decir de Bangladesh, Camboya,… y demás países que nutren el sistema con la esclavitud mercantilista.

    Y todos los que hacen esto, dueños de multinacionales que evaden el 99%, primero te quitan el dinero y de lo que te quitan reparten una limosna en filantropía. Ahora por nuestra hipocresía, todo eso que consentimos es lo que está por llegarnos a nosotros, cuando nuestros niños vuelvan a dejar el colegio para trabajar, entonces nos acordaremos de nuestra hipocresía, de las ongs y lo genial que es la caridad pop.

    • Y yo añadiría un punto más, Raúl: el dinero que ganan la mayoría de los mega ricos es excesivo, injusto, absurdo y desproporcionado. ¿Legal? Sin duda. ¿Inmoral? Posiblemente: ninguna de las ideas o cosas que hacen los milmilonarios parece en verdad crucial o relevante para la humanidad. Sí para triunfar en el mercado, ese pozo sin fondo que en su esencia consiste en venderle a la gente lo que ofreces, al margen de la utilidad racional de lo que vendes.

  12. Y yo me pregunto, ¿qué es más cínico, hacer donaciones millonarias mientras ganas esos millones de forma cuestionable, o criticar a esos que hacen las donaciones mientras que nosotros mismos (entre todos) les damos esos millones adquiriendo sus productos?

    Y lo digo sin ánimo de defender a Zuckerberg, Gates, Ortega y cía. Simplemente, todos en mayor o menor medida pecamos de cinismo. Y en estos casos, sin entrar en debates más profundos sobre que tipo de sociedad deseamos, si esta gente quiere compartir parte de su riqueza en fines benéficos, pues bienvenido sea.

    Me parece muy cínico criticar a estos señores por donar el 3% de su riqueza mientras que la inmensa mayoría de gente no dona ni un céntimo de sus ingresos, los cuales se gasta precisamente en los productos que venden los susodichos.

    Critiquemos sus malas prácticas, eso sí. Pero si ganan dinero de forma cuestionable es porque se lo permitimos (y no solo los estados, sino la sociedad en general). Todos tenemos poder para cambiar esto. Pero, ¿quien está dispuesto a dejar de comprar en Zara como “protesta”? Creo que realmente muy, muy poca gente…

    • Yo no necesito “dejar de comprar en Zara” porque nunca lo he hecho y nunca lo haré. La ropa es una puta mierda y los tejanos están rotos.

  13. Yo creo que el comportamiento del personaje queda muy bien definido en las declaraciones realizadas durante el Congreso de Barcelona. Mark Zuckerberg hace tiempo que se ha declarado vegetariano. Curiosamente cuando se le preguntó por las razones que le llevarían a volver a Barcelona contestó: ” por su jamón”.

    • Lo más probable es que sea realmente vegetariano. Lo de aludir al jamón es, sin duda, producto de sus asesores. Ya se sabe, hay que decir algo amable y halagador para la chusma y que al mismo tiempo no comprometa en exceso.

      • Imagino pues que las donaciones también son producto de sus asesores, Ya se sabe, hay que hacer algo amable y halagador para la chusma y que al mismo tiempo no comprometa en en exceso (que son 25 millones para este señor)

        • Más abajo hay un comentario de un tal Joao Mottini que es perfecto para desvalorizar el “gesto” de este mecenas. Parece ser, según la red, que la fortuna de Zuckerberg se cifra en 15.000 millones de euros, de los que 25 millones suponen un 0,1666%. Mottini, con apenas 30.000 euros, regaló a una indigente, 50 euros, lo que, asombrosamente, es el 0,1666% de esa cantidad. Creo que Mottini es muy generoso o bien Zuckenberg es un agarrado teniendo en cuenta la diferencia abismal entre ambos patrimonios. Así, que… sí, 25 millones no son nada para este señor, estimada María.

          • Llegados a este punto, quizás sea bueno volver a revisar la película la red social. Aunque, por supuesto, solo es una película.

          • Por otro lado, apuntaba la cantidad entre parentesis, pues las campañas de marqueting suelen ir entrecomilladas. Cualquier donacion es buena, especialmente si es para una buena causa, pero el buen samaritano, no suele hacer ruido.

    • Venga mujer… Eso es pedantería sin sentido. Que tiene que ver que no lea ningún clásico con todo esto. ¿Ya volvemos a que todo lo pasado fue mejor y que yo soy mejor o más listo que tú por que leo clásicos? Pues no hay ensayos ni libros que merecen mucho la pena leer y que no son considerados “clásicos” por los críticos literarios.

      Pero vamos, que para mí eso no tiene nada que ver con el sentido del artículo.

      • Quizás si, no se lo niego. Pero es posible que en los clásicos, -fuera de ellos también- hubiera encontrado algo acerca de la caridad.

  14. Y con estos estos comentarios queda demostrada la paradoja a la que hace referencia el artículo.

  15. El hecho de donar no esta mal en si mismo, lo que la gente cuestiona es ya el aparato publicitario, ese afán de posicionamiento, esa impostación de perdona vidas que nos hacen llegar via tecnicolor. Si presumen de personas correctas pues esta bien, todos lo hacemos. En estos tiempos en que se cuestiona todo, no está mal un poco de desconfianza ante los poderes fácticos; sino estaremos escribiendo hagiografías al mismísimo señor Don Dinero.

  16. Por favor, señores comentaristas, ¿podrían detallarme las injusticias cometidas por el dueño de Facebook? También qué desigualdades favorece. Muchas gracias.

    • A mi me parece que el articulista escogió para abrir el debate sobre el tema a un millonario de los que dan una sensación de no haber roto un plato, no tiene fábricas en bangladesh, no “produce” nada contaminante, se dice vegetariano, de gustos sencillos, casi todos tenemos nuestro caralibro y ademas gratis,…
      Me parece que lo hizo muy hábilmente y gracias a ello se creó este interesante debate. Ya que la inmensa mayoría estariamos de acuerdo en condenarlo si el ejemplo fuera por ejemplo fueran los millones que donó el dictador Obyang de su fortuna “personal” a una escuela de samba de Rio para el carnaval…
      Lo que se le podría reprochar a Zuckerberg son cosas como el manejo de los impuestos lo cual a la mayoría de la población, a la vista de los resultados electorales , solo nos parece como un poco reprochable
      http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2012/12/27/facebook-tributa-un-ridiculo-03-de-todo-lo-que-gana-fuera-de-eeuu-3879

  17. Caridad no, gracias.

  18. (Odio al rico, esa envidia tan española que, como dijo Camba, no es tener mejor coche que el vecino, sino que el vecino se quede sin el suyo) + (se cree el ladrón que todos son de su condición) = Explicación a la paradoja del artículo.

  19. Sobre la utilidad de la donación, un par de apuntes:

    “Dr David Nabarro, UN Coordinator for the Ebola Response, said the United Nations system is working together on 12 detailed steps for the global response, which he estimated will cost at least US $600 million […]”

    Fuente:
    http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2014/ebola-response-needs/en/

    La donación de Z. ascendería a un 4% aproximadamente, aunque probablemente sea menor.

    Y respecto al impacto de la donación en el contexto de la lucha contra las enfermedades que más lastran a los africanos, lo siguiente:
    http://theconversation.com/is-ebola-diverting-resources-from-other-neglected-diseases-34475

    En suma, es innegable que la donación es útil, independientemente de la motivación para donar (estatus personal, proyección de una determinada imagen pública de su empresa, etc.), pero la utilidad real también debe verse en perspectiva.

  20. Buen artículo, aunque por lo visto por encima del nivel de inteligencia de la mayoría de los comentaristas.

    Como decía Adam Smith en La riqueza de las naciones, “no es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés”.

    Si vivimos actualmente en la sociedad más próspera y avanzada de la historia en cualquier variable que sea digna de estudio es precisamente gracias a haber desarrollado un sistema, el capitalismo, que se basa en reconocer las motivaciones inherentes a la naturaleza humana para luego poder sublimarlas en actividades beneficiosas para el conjunto de la sociedad.

    Satisfaciendo al individuo, satisfacemos al colectivo.

    Lástima que no todo el mundo tenga las luces suficientes como para desentrañar el mecanismo. Así pintan las encuestas.

    • Citar la típica cita de Smith sin tener en cuenta su contexto histórico (pequeños negociantes escoceses estrechamente ligados entre sí y con sus clientes) es desde luego una gran demostración de inteligencia.

      • Sin embargo, usted ha entendido perfectamente porqué cito esa frase de Adam Smith en concreto y en referencia al tema del que habla Kiko Llaneras. Luis, el lince ibérico.

        • ¿No es precisamente acercar a los clientes y comerciantes lo que han conseguidon Zuckerberg y demás creadores de las redes sociales?

        • No, no he entendido la razón de presentar la cita típica de Smith. Y con pseudo-ocurrencias graciosonas no vas a conseguir mucho respeto.

          Hace poco se publicó este articulillo sobre filantrocapitalismo (alrededor de George Soros, en este caso) que viene al pelo:

          https://www.jacobinmag.com/2015/03/george-soros-philanthrocapitalism-millennium-villages/

          No, el filantrocapitalismo no va muy bien, entre otras cosas porque es voluntario y no obligatorio como esos impuestos que los ricos tanto se afanan por no pagar. De hecho, se estima que hay unos 7,6 billones de dólares en paraísos fiscales, de los cuales el 80% no han sido declarados a las autoridades.

  21. Pues a falta de 25 millones, he donado 0,25 € el artículo con Dropcoin… ¿Soy un odioso despilfarrador ya? ;)

  22. También los tiranos hacen donaciones… ¿son válidas?
    ¿No importa de donde vengan los dineros?

    Soy de México Acá lo capos de la droga hacen donativos, crean escuelas y construyen plazas. Al detenerlos los pobladores los defienden.

    ¿Válido el donativo sin importar su procedencia?

  23. Neoliberales de mierda que no entienden que la riqueza es del pueblo y no deben tenerla.

  24. Yo más bien diría que así pinta la realidad. Con la que está cayendo y la sombra de Ayn Rand sigue siendo alargada. De momento me basta con que paguen los impuestos que les corresponden. Millones de personas han facilitado gratuitamente sus datos y su vida personal para que este señor pueda hacerse millonario con el tráfico y la venta de dicha información. Luces las de Zuckerberg, que tenía en mente cómo se iba a comportar el “rebaño desconcertado” y acertó. Sus donativos deberían ir patrocinados con el nombre de cada usuario de Facebook.

    • “Millones de personas han facilitado gratuitamente sus datos y su vida personal, bla, bla, bla.”

      Bueno, eso de gratuitamente lo dice usted en su ignorancia. Pero los usuarios de Facebook no han cedido sus datos al Sr. Zuckerberg a cambio de nada. Lo han hecho: 1º libremente y 2º a cambio de un servicio (espacio digital, comunidad de usuarios, organización de contenidos, etc.) que valoran al menos tanto como para pagar por ello la cesión de sus datos.

      Se llama economía de mercado, y le sugiero que se acostumbre porque está aquí para quedarse.

      Recuerde: satisfacer al individuo para satisfacer al colectivo. No a la inversa.

      Bienvenida al s. XXI.

      • No he criticado la cesión de datos a dicha empresa sino el tráfico y la venta de dichos datos por parte de la empresa. En los argumentos ad hominem prefiero no entrar, más aún cuando desconozco completamente a la persona con la que estoy hablando.

        • 1º No veo ningún argumento ad hominem en mi comentario.
          2º ¿A qué se refiere cuando habla usted de “el tráfico y la venta” de los datos de los usuarios? Ponga ejemplos claros y concretos.
          Y en el caso de que sepa usted de lo que está hablando, dígame, ¿es que no conocen los usuarios de Facebook las políticas de privacidad y protección de datos de dicha página web? ¿no están al tanto del concepto de trazabilidad de la información en Internet? ¿Alguien les obliga a permanecer dados de alta en el servicio contra su voluntad y proporcionar sus datos íntimos y personales para que el maligno Zuckerberg comercie con ellos cual vil camello en la esquina del mercado de hachís con pérfidos financieros y plutócratas de monóculo dorado?
          Y sobre todo, ¿no es posible que al usuario medio de la red social le importe una higa que unas pocas empresas comerciales conozcan sus gustos y preferencias, datos personales superficiales y demás, o que incluso le parezca ventajoso para que aquellas puedan personalizar su publicidad, cuando esto se ofrece a cambio de un espacio digital personal fiable, estético y estable, que se puede utilizar como punto de contacto con su comunidad o como mero canal de esparcimiento y ocio?

          • ¿”Lo dice usted en su ignorancia”? En ningún momento he dicho que facilitaran sus datos y su vida privada a cambio de nada, pero hay un matiz bastante importante entre la trazabilidad de la información en Internet y el tráfico con dicha información.

  25. Saulo,

    ‘vivimos actualmente en la sociedad más próspera y avanzada de la historia en cualquier variable que sea digna de estudio’

    Eso es FALSO. A partir de ahí ya no se te puede tomar en serio.

    • Estoy dispuesto a leer atentamente sus argumentos. Si es que tiene alguno, claro.

      Pongamos por ejemplo las siguientes variables de estudio: mortalidad infantil, esperanza de vida, acceso al agua potable, progreso tecnológico, nivel de cociente intelectual medio de la población, analfabetismo, investigación científica, medios de transporte, acceso a las comunicaciones, producción energética, abastecimiento de alimentos y bienes de necesidad, cultura general de la población, etc.

      Vamos, corríjame. Haga que me trague mis palabras: vivimos actualmente en la sociedad más próspera y avanzada de la historia en cualquier variable que sea digna de estudio.

      Y todo ello gracias al capitalismo y el sistema de libre mercado. El comprender y aceptar la verdadera naturaleza e importancia de los incentivos (motivaciones), es la base de ese sistema.

      No se preocupe si no es capaz de verlo ahora. Es como cuando de pequeño su mamá le decía: lo entenderás cuando seas mayor.

      • Usted habla de los países ricos, que lo son a costa de la miseria, explotación y guerras del resto del mundo donde sus parámetros no funcionan. ¿De qué mundo habla?

        • Del mundo real: la tasa de pobreza mundial se ha reducido a la mitad en las últimas dos décadas. http://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/22/economia/1363979003.html
          ¿Y usted, de qué mundo habla? ¿del de la pirueta de caramelo chavista y la tarta de fresa soviética?

          • La reciente disminución de la pobreza/desigualdad en el mundo es básicamente mérito de China, cuyo gobierno no es precisamente neoliberal sino muy intervencionista, como antes lo fue Corea del Sur, otro supuesto éxito del “libre mercado” (un oxímoron, por cierto: los mercados siempre han estado regulados).

            Para un gran éxito capitalista, el hecho de que en Estados Unidos los salarios hayan aumentado por debajo de la productividad desde aproximadamente 1973:

            http://www.stateofworkingamerica.org/chart/swa-wages-figure-4u-change-total-economy/

            A mí me dan mucha gracia los pobres de derechas (los hayekianos y randianos los que más). No hay nada más ridículo. Bueno, quizá ser panglossiano.

  26. Yo creo que ninguno de los comentarios críticos ha dado con el punto más importante de todo este asunto. No conozco bien el mecanismo por el cual el dueño de Facebook ha realizado esta donación, así que no le puedo juzgar, pero sí conozco otras campañas de caridad que han realizado algunas empresas y gobiernos, incluso muchas ONG. Y no, no me gustan.

    Ejemplo hipotético. Una empresa gasta x cantidad de dinero en un proyecto para una aldea infantil en África. Para eso, gasta otra cantidad de dinero aún mayor (ponga usted aquí la cantidad que quiera) en promocionarlo.

    Gracias a esta campaña de Responsabilidad Social Corporativa, la empresa consigue una imagen y un posicionamiento ante la opinión pública inmejorable. Objetivos que habrían resultado mucho más caros y difíciles de obtener a través de una campaña tradicional de publicidad. Eso, claro está, se traduce en más ventas y en más billetes para dicha compañía.

    Es decir. La empresa se está gastando mucha más cantidad de pasta en promocionar su acto caritativo que en la misma donación en sí. Eso, a mí (que soy gruñón por naturaleza) ya me hace fruncir el ceño. Pero aquí Llaneras seguiría teniendo razón. Lo importante es que el dinero que ha donado la sociedad sirve para su función, y a los niños de la aldea africana poco les importa si con sus vacunas una empresa está generando negocio.

    El ceño se me frunce más cuando esta empresa hace la donación a través de una fundación con la que paga menos impuestos (impuestos que, si el estado los gestionara de forma correcta, podrían hacer mucho bien a personas necesitadas: sanidad, educación… esas cosillas). Aún así, aquí Llaneras podría seguir teniendo razón porque, de no darse este tipo de desgravaciones fiscales, puede que la fundación nunca se hubiera montado y entonces, ¿quién ayudaría a la aldea africana?, ¿eh, ¿eh? Además, el dinero que se desgravan tampoco es tanto.

    Después, cuando veo los sueldos de muchos jefecillos de estas fundaciones, viejas glorias de la empresa puestos a dedo por la dirección con vistas a una prejubilación de oro y como recompensa a viejos servicios prestados, así como las chapucillas, chanchullos y tejemanejes que se traen a la hora de contratar proyectos para dicha aldea africana (que si contrato a la empresa de mi cuñado por acá, que si consigo una subvención por allá, que si aprovecho para pagarme un viajecillo exótico con la querida por maracuyá …) mi nivel de cabreo empieza a ser de nivel, Maribel.

    Pero bueno, de todos modos, aceptamos barco. Tal vez la empresa del cuñado de turno sea muy cara y poco eficiente, pero aún así, la ayuda a la aldea africana sigue llegando, y el cuñado da de comer a su familia.

    Lo que ya me toca las narices es cuando esta misma fundación emite facturas falsas, se subvenciona ilegalmente y blanquea dinero a manos llenas, dinero obtenido por mecanismos no muy limpios, que digamos. Y como ni dios les controla, por que son guays y hacen mucho bien a la sociedad, pues se van de rositas.

    Entonces pongo en la balanza el beneficio que ha recibido la aldea africana y el perjuicio que se ha hecho a la sociedad en su conjunto y ya, ahí sí, las cuentas no me salen.

    El ejemplo no es hipotético. Lo he visto (y sufrido) desde dentro, y en varias campañas de solidaridad llevadas a cabo tanto por organismos públicos como privados, así como en ONG´s varias. Eso no quiere decir que Mark Zuckerberg o Amancio Ortega (por poner otro ejemplo célebre) hayan hecho lo mismo, claro.

    Es más, lo más probable es que, si sucede, todo esto se haga sin dolo. Vamos, que no haya afán de lucro y que los dueños de dichas empresas tengan siempre muy buenas intenciones. Hasta los gestores y jefecillos que realizan estas corruptelas de tres al cuarto no suelen tener mucha conciencia de sus actos.

    Yo mismo vi como la presidenta de una fundación dedicada a la ayuda de mujeres maltratadas en África vivía en un piso de p.m (pagado a tocateja por la propia fundación) en pleno barrio de Salamanca. Aparte, tenía un sueldo morrocotudo que ella misma se otorgaba (¡sorpresa!). Of course, para ella ese ritmo de vida estaba más que justificado. En algún sitio tenía que vivir, y el sueldo la permitía dedicarse a tiempo completo a una tarea tan chachi y solidaria como salvar vidas en África. Aunque yo, con los 100.000 euros que se soplaba al año como salario, me da para vivir diez vidas, mira tú, y a los niñitos de la aldea africana, ni te cuento.

    Pero no, lo que pasa es que soy muy mal pensado. Seguro que las empresas que siguen este ejemplo son solo unas pocas y la mayoría actúa de forma correcta e intachable. Son solo excepciones. El mundo es un lugar maravilloso y el altruismo existe. El ser humano es bueno por naturaleza, etc, etc.

    Claro que sí.

    • Pero oiga, vamos a ver si me aclaro: el sr. Zuckerberg ha donado una cantidad X a The CDC Foundation para financiar la lucha contra el ébola.
      ¿Tiene usted alguna prueba de que dicha Fundación haya desviado esta cantidad para fines distintos a los que iba destinada? ¿sí o no?
      Y en el caso de que así fuera, ¿porqué sería responsabilidad del sr. Zuckerberg el mal uso que la Fundación hubiera hecho de la cantidad por él donada?

      • Pruebas no tengo ninguna. Ya lo he dicho al principio de mi comentario. Lo mismo Zuckerberg ha actuado honradamente, no tengo ninguna prueba de lo contrario.

        Mi opinión se basa solo en mis experiencias previas y, por lo tanto, es prejuiciosa. Sencillamente no puedo evitar pensar que en todas estas actuaciones hay truco y algo de sobreactuación. Pero claro, podría estar equivocado, por supuesto.

        Yo, sin embargo, preferiría que empresas como Facebook (o Starbucks, vean el boicot que hubo en Reino Unido contra esta cadena por un asunto así) pagaran todos sus impuestos y no se aprovecharan de todos esos beneficios fiscales que, por muy legales que sean, a mí me parecen injustos, porque provoca que el resto de empresas que compiten contra ellas jueguen en desventaja.

        Y otra cosa. Cuando una persona hace una donación y esta implica una ganancia (por ejemplo, en términos de imagen), para mi eso no es un acto solidario. Es un negocio. No tengo nada en contra los negocios y de que la gente gane dinero. Es más, creo que es una actitud sana que debería promoverse. Sobre todo en España. Pero para mí eso no es un acto de solidaridad.

        Para mí (recalco, como Llaneras, que esto es solo mi opinión, y que no trato de prohibir ni de promover nada), ejercer un acto solidario o altruista implica una renuncia, un sacrificio. Significa dar algo que es tuyo a otra persona sin esperar nada a cambio. Puede ser dinero, tiempo o conocimientos. Da igual. El asunto es que se da sin recibir. Es por eso que nos resulta admirable.

        Pero ese no es el caso de muchos empresarios. Si ejercen una de estas campañas y se promocionan, por mí genial, pero que no esperen mi admiración por eso. Tampoco voy a tener una mejor imagen de su empresa. Yo a una empresa la juzgo por el servicio que me presta. Punto. Luego, si me entero de que uno de estos grandes magnates dona su dinero, de forma anónima y sin publicidad de por medio, pues seguramente me caiga simpático. Pero en el fondo me seguiría dando igual, no le conozco personalmente, y mi juicio sobre su persona siempre estará equivocado porque la imagen que tengo ha sido filtrada previamente por gabinetes de comunicación y marketing, prensa e informaciones sesgadas.

        Yo juzgo a las empresarios comprando o adquiriendo sus productos (o no haciéndolo). Luego, lo que cada cual haga con su dinero, pues, la verdad, como que me la rechanchufla.

        Un saludo.

    • Jaja! El mejor comentario de todo el hilo. Mírate el video de Zizek que han puesto más arriba porque explica desde su óptica lo mismo que has dicho tú pero con palabras rimbombantes de filósofo pop:

      https://www.youtube.com/watch?v=hpAMbpQ8J7g

  27. La cuestión no es solo que done o no, si no que la brecha entre ricos y pobres se acrecienta y que tenemos que esperar en este mundo cada vez con un mayor mercado libre al altruismo de los que mas tengan y por tanto no es un bonito gesto si no una cuestión de desigualdad dada por este sistema que protege y beneficia a unos pocos. Este señor es millonario por una idea la cual consiste en camuflar una red social como acaparador de datos para luego venderlos y que hagan estudios de mercado por tanto; ¿dónde está la virtud de tal señor? Yo no veo dónde tengo que alabar a semejante ser.

    Un saludo

  28. El problema no es que done 25 millones de euros para fardar o por nobleza de espíritu. El problema es que el 3% de la riqueza de una persona pueda equivaler a la de cientos de miles de personas que viven en la más extrema pobreza. Hay que retribuir el mérito, pero eso en ningún caso puede justificar que mientras unos viven como dioses, millones mueren de inanición por el simple hecho de nacer en el continente «equivocado».

    • “Equiliqua” .Esa es clave del asunto. Que haya millonarios no deberia estar mal, sino fuese que ni una sola persona en el mundo pasase hambre, Si, ya se, utopico, pero me da la impresión que realizable. Que somos demasiados en el mundo ? muy probablemente, y ademas una mayoria viviendo hacinados en ciudades(grave error) Es escandaloso que haya personas que ganen millonadas (actores, deportistas, cantantes) mientras millones (no cientos ni miles) se mueran de hambre, sed, no tengan donde dormir, suifran y sufran. La solución ? Dificil , pero al menos una mas justa distribución de la riqueza para que, al menos, nadie, nadie, pase hambre…eso es escandoloso.

  29. Saulo, desde el móvil no sé cómo contestar directamente a tu mensaje.

    «vivimos actualmente en la sociedad más próspera y avanzada de la historia en cualquier variable que sea digna de estudio.»

    El la lista que has puesto arriba no veo ninguna variable que hable de medio ambiente, recursos y sostenibilidad a medio plazo. Quizá no te parecen dignas de estudio. O quizá no te parece que hablen de cuán ‘próspera y avanzada’ es nuestra sociedad. No soy un experto pero diría que este tipo de indicadores no está en su mejor momento.

    ¿Ves, Kiko, como al final la gente cierra debates con esto?

    • Sí me parecen variables dignas de estudio, a pesar de que suelen utilizarse precisamente para lo contrario: para posicionarse ideológicamente a ciegas y sin haberse dignado a estudiar e informarse mínimamente a su respecto.
      Yo niego la mayor: ni hay un problema grave y generalizado con respecto al medio ambiente ni con respecto a la sostenibilidad a medio plazo ni mucho menos lo habrá en un futuro, a medida que vayamos perfeccionando la tecnología y seamos capaces de desarrollar ingenios más eficientes en el aprovechamiento de los recursos.

      • “ni hay un problema grave y generalizado con respecto al medio ambiente ni con respecto a la sostenibilidad a medio plazo ni mucho menos lo habrá en un futuro”

        ¿Esto sabes argumentarlo con la misma profundidad y respaldo científico con la que estoy seguro argumentarás las “otras variables dignas de estudio”?

  30. Zuckerberg es tan falso como el finado Jobs… la doble moral del cristiano y del occidental.

  31. Que haya gente que considere una opinión fundada “un artículo”. Que esa gente considere que ese ‘artículo’ deba ser eliminado de una publicación o, en todo caso que se evite su publicación, o en el peor que se censure y retire sencillamente porque no le gusta.

    Esa gente que sólo cree que su opinión es la válida.

    Y que se atreva a decir cosas de esas para zanjar una discusión enriquecedora.

    Por no hablar de esa gente que considera que ayudar al pobre debe erradicarse por ser un acto egoísta. Esa gente que detesta la caridad porque prefiere la ‘Justicia Social’ (cuando los actos caritativos son individuales para compensar precisamente a lo que la Sociedad no llega por su naturaleza). Lo que me queda es preguntar qué se debe hacer entonces mientras su Justicia Social soñada no llega en la realidad, que es casualmente lo que ha ocurrido en toda la Historia de la Humanidad, porque por algo será que siempre se haya soñado y por muchas propuestas que se han hecho jamás se ha conseguido. Quizás tiene que ver en que esa Justicia Social puede llegar a ser terriblemente injusta con el individuo.

    Esa gente que’ confunde ayudar al prójimo con “lo que no debe ser”, porque no debería tener que ayudarse a nadie sino conseguir un sistema ‘justo’, y una opinión con un artículo que “no se debe escribir porque no me gusta”.

    No sé de que tipo de sistema justo están hablando si ya directamente anteponen su opinión censurando la de los demás. Y si tienen intelecto para entender que su postura impide de salida ese sistema justo que pregonan.

    Esa gente…

  32. Por favor, cambie el titular del artículo, produce dolor de cabeza: “Done millones y nosotros lo juzgaremos duramente” o “si donas millones te juzgaremos duramente”. Es una afirmación, no necesita subjuntivo.

  33. La diferencia entre filantropía o interés está en el ruido que genere la donación.
    Así de simple y por eso las críticas

  34. ¿Que legitimidad moral tenemos para criticar una acción que a buen seguro tendrá consecuencias positivas? ¿Cuántos de nosotros contribuimos económicamente o con otras acciones para mejorar la sociedad en que vivimos? Y por último, ¿por qué no puede crearse un debate basado en la argumentación y no en la descalificación y en la desvalorización del semejante?

  35. Vaya por delante que el autor ha dado en el clavo con el tema de las donaciones, propongo ir más allá. Donar significa dar lo que te sobra a alguien que le falta. En su mayoría, los proyectos de Gates fomentan el asistencialismo, es decir, continuar con el sistema en el cual los Gates, Zuckerberg o el señor de Benidorm se quedan con una buena parte del dinero que a otros les falta. Eso lleva a otra de tus certeras conclusiones: el reparto de riqueza. ¿No crees que este debería darse fruto del propio sistema y no que no fueran los ricos lo que tengan que llevarlo a cabo? Las donaciones, o en su peor manifestación: la caridad, perpetúan un sistema que es desigual. Y sea quién sea el que las racionaliza crea que continúe siendo así. Deberíamos girar a otro sistema. Decías en tu último comentario, que hasta que este llegue bienvenidas sean las donaciones.

    Finalmente, el hasta cuándo es lo que hecho en falta de su artículo.

    Saludo, qué fructífero diálogo.

  36. Es alucinante todos los moralistas que hay aquí y que critican las donaciones de Zuckerberg. Que si con la otra mano se compró una isla, que si el sufrimiento… ¡Cómo si quiere comprarse un continente! Lo importante es el hecho, la donación, y ahí está, el 3%, como si es el 20, 70, o 0,1.
    Preguntaos qué porcentaje de vuestro capital habéis dado a ONGs, personas que lo necesitaban, etc… ¿Llegáis al 0,1%?
    Ahora, seguid dando consejos morales, que vosotros arreglabais el mundo en e días, o, seguramente lo hagáis en menos mientras tomáis una caña por 4€ para ser más chics. Cuánta hipocresía.

    • Lo cierto es que estadísticamente hay más donantes de clase media y clase baja que donantes de clase alta. El motivo es muy sencillo, hay más pobres que ricos, y, aunque parezca extraño, las personas de clase humilde empatizan mucho más con las clases desfavorecidas. Lo sé porque he trabajado en ONG’s y lo he visto con mis propios ojos.

      Yo no creo que se tenga que juzgar el gesto voluntario de Mark Zuckerberg. Pero no nos engañemos, estamos hablando de un caso aislado. La mayoría de millonarios desvían sus fortunas a paraísos fiscales para no tener que pagar impuestos en su país de origen. De nada sirve que Mark Zuckerberg destine parte de sus fondos a causas benéficas si no se persigue el fraude fiscal de las grandes fortunas para luchar contra las desigualdades sociales.

      Creo que es de sentido común.

    • Yo no tengo ahorrados ni 30.000 euros. El otro día yendo por la calle, una viejecita que casi no se tenía en pie me dijo si tenía algo. Como yo acababa de salir del banco de cobrar un cheque de 498 euros, le solté, a punto de llorar, 50 euracos y le dije que se fuera a casa que hacía mucho frío para estar pidiendo. ¡Eso me da derecho a envíar a ese avaricioso y a ti también si hace falta, a la mierda!

      • Ahí demuestras 2 cosas:
        – Que eres, además de un faltón, un incoherente, ya que 50€ de 30.000 no llegan al 1% de tus ahorros, con lo cual, lo que venía diciendo, consejos vendo, y para mí no tengo.
        – Que, además de faltón e incoherente, eres un envidioso, porque criticas, pero no cumples una mínima parte de lo que predicas.
        Suerte con lo tuyo.

        • Edlom,

          Cada uno aporta lo que buenamente puede, y en ese sentido un millonario tiene muchísima más capadidad para donar un 3% de su fortuna que un simple mileurista que apenas puede llegar a fin de mes.

          A pesar de todo, estadísticamente hay más donantes entre las clases medias y bajas. Precisamente porque el 99% de la población mundial pertenece a las clases medias y bajas.

          También está estadísticamente comprobado que las clases altas y los supermillonarios son los que más recurren a la evasión de impuestos a través de paraísos fiscales.

          Desde luego es para reflexionar.

  37. Edlom, por qué miras el porcentaje sobre la riqueza total? Te parece un buen indicador para medir la solidaridad?

  38. Vamos lo que hay que escuchar, empiezo por el artículo muy buena tu opinión y como cualquier otra opinión es válida, pero vamos ha ser sinceros, ay tantos comentarios absurdos cuando ninguno de vosotros es capaz de donar el 3% de vuestro sueldo, así que mejor callarse y dejen de juzgar a los que lo hacen por el motivo que sea, tanto para blanquear como si no, ninguno de vosotros lo haría si fuese rico y muchos no lo hacen y señores si evaden impuestos no es su culpa simplemente son gente que tiene un pedazo de equipo de abogados que les indica como usar esos vacíos en las leyes de cada país para hacerlo, así que la culpa no es de ellos, sino de quien hizo las leyes que por lo visto son algo más inútiles que otros, banda de buitres cegados por la envidia que asco me dais

    • Hombre, Isaac,

      Está usted justificando la evasión de impuestos y luego encima se permite insultar a los que denuncian las desigualdades del actual sistema capitalista.

      Doy por hecho de que usted pertenece a ese grupo de “intelectuales” que piensa que “todos somos clase media”, que todos partimos con las mismas oportunidades, y si alguien no asciende en la escala social es porque es un vago y un maleante. ¿Verdad, Isaac?

      Si por usted fuese se privatizaban escuelas y hospitales. Total, esas ratas envidiosas de la clase trabajadora no merecen ni un céntimo de impuestos de sus benefactores de clase alta. ¿Verdad, Isaac?

      El problema, Isaac, es que todo ese argumentario neoliberal ha sido refutado en el reciente libro de Thomas Piketty, ‘El capital en el siglo XXI’.

      La desigualdad social es una consecuencia de la acumulación de capital. Y lejos de la creencia popular, esa acumulación de capital no es resultado directo del trabajo. Al contrario, las principales fortunas del mundo son heredadas de una generación a otra. Es decir, estamos hablando de privilegios de clase.

      Lea, Isaac, lea…

      http://economia.elpais.com/economia/2014/05/02/actualidad/1399033161_860036.html

      Y aprenda a debatir con argumentos y sin insultar.

  39. No puedes comprar el respeto de la gente, por mi experiencia, eso, te lo ganas con muchísimo esfuerzo, y lo pierdes con muy, muy, poquito.

    Puedes, si quieres, tratar de ayudarla, si en tu vida has tenido la capacidad y la suerte de ascender en la “escala social”, pero, personalmente; creo que tiene mucho más valor cuando se hace sin que nadie lo sepa, especialmente si te critican duramente por otro lado, probablemente, incluso aquellas personas a las que quieres ayudar.

    Hay cosas de este mundo que no comprendo, y que creo que me costará comprender siempre, por eso, trato de limitar mis juicios sobre las personas al máximo, ya que nunca sabes realmente porqué hacen aquello que hacen, o si al hacerlo, ayudan al conjunto.

  40. independientemente de que lo haya hecho con buena fe o no, esos 25 millones ha salvado a miles de vidas. cuantas personas en esta sociedad puede decir eso?
    repondiendo a la pregunta de explotacion laboral, acaso en los paises desarrollados no se explotan? licenciados sin trabajo, practicas no remuneras o de (200-600€) a cambio de mas de 10 horas de trabajo? ah! se me olvidaba a eso se le llaman “experiencia”. Muchas gente solo saben criticar y no pensar realmente en lo que esta suponiendo los hechos

  41. “En definitiva, lo que queremos es incentivar las donaciones …” No hables por todos. Yo lo que quiero es que las donaciones dejen de tener sentido. Si hay donaciones es porque, por una parte, hay cierta clase de gente que se ha enriquecido a costa de la explotación y la miseria de miles o millones de personas, haciendo de éste un mundo más desigual e injusto, y, por otra parte, los Estados tienen gobiernos que no hacen lo que deben.
    El párrafo final, celebrando que “los ricos compartan su riqueza “, te quedó un poco soso. Tendrías que haber buscado inspiración en alguna comparecencia de Rajoy y añadir alguna alusión a unicornios, hadas, duendes, el pote lleno de oro que hay detrás del arco iris y cosas así.

  42. Creo que tras una de esas donaciones, de super ricos a quienes poco importan 25 millones, hay varias motivaciones. Uno se limpia un poco la conciencia cuando consume en exceso, quizá una motivación verdaderamente solidaria y filantrópica, y si a la vez supone una inversión en marketing personal que al final redunda en la marca a la que el nombre del mega-famoso va asociado, pues asunto perfecto.

  43. No hago ascos a los donativos pero sin dejar de lado la verdadera justicia.
    La paradoja sobre el comportamiento de este señor viene al dedillo con la actual situación económica en España.
    ¿Alguien que ha cotizado más de 20 años merece tener que depender de Cáritas para su subsistencia? ¿No sería mejor que el Sr. Zuckerberg pagase sus impuestos en moneda de curso legal en vez de poner a disposición de los servicios de inteligencia su big data?

  44. Imagino que hay lectores que aún no han pillado eso de que JotDown publica mucho artículo de opinión. Concretamente, la de sus autores, claro.
    Así que debajo, pongo la mía.

    Me parece genial y perfecto de l@s más afortunad@s del mundo – a l@s que a veces se pagan sobrecostes vergonzosos sólo por el hecho de ser famosos – donen una parte considerable de sus dinero. Ya que es la mejor manera de devolverle a esa descerebrada una pequeña parte de lo que les da gracias a leyes desiguales, estúpidas o incluso a la falta de regulación que cómodamente suele señalarles.

    Pero aunque done no un 3, sino un 30 o incluso un 50% de su fortuna, eso a mí personalmente no me obliga a admirarle, ni a cacarear las bonanzas de sus empresas que muchas veces aplican practicas muy poco éticas para aumentar beneficios y subir en un supuesto escalafón que ni sé, ni me importa dónde acaba.

    Lo importante siempre son las personas que sí se salvan y no kién o incluso cómo las salva. ¡Pero creer en el flower power cuando la proporción de salvados, realmente no ha aumentado en las últimas décadas de bonanza y avances científicos y médicos o que la proporción de la Ley de Pareto pronto pase a ser un suceso anacrónico a estudiar sólo en la carrera de estadística … es de idiotas!

    Lo mismo que afirmar impunemente que los Gates es que luchan contra el ébola. ¡Por favor, que hay internet desde hace tiempo ya! Con mirar noticias sobre patentes de cadenas de algunas variantes del ébola, llegas a unos laboratorios majísimos y occidentalisimos, en suelo africano donde los Gates (o Buffet) no sólo son accionistas mayoritarios, sino que ha acabado una parte considerable de su “inversión para luchar contra el ébola”!

    Lo que quiero decir, por un lado es que más que de opinión, suena ligeramente a artículo de adoctrinamiento subliminal.

    Y por otro, que lo que hace falta son 2 ó 3 serios cambios de paradigma. 1º, para que nadie tenga que depender de la caridad y la baja autoestima de un multimillonario en días bajos. Todos los estados deberían tener la obligación, la meta y los medios de ocuparse de quienes más lo necesiten. Y la finalidad única y última de las empresas, aparte de vender, vender y vender, no debería ser amasar, amasar y amasar.

    Ahora, mientras eso siga así, si en algún momento represento a cualquier ONG, incluso a las de defensa animal, besaría las mejillas y estrecharía las manos que toque, aunque no garantizo ni que no lleve un papiloma o un herpes zoster bajo el maquillaje. Ni tampoco que al acabar el evento de turno, le deba lealtad a nada ni a nadie.

  45. Dejaros de chorradas,si dona porque dona si no dona porque no dona,creo con absoluta convicción que dona porque sabe que A)Es necesario B)Porque es ejemplar y eso promociona y jode y C)Porque a diferencia de otros multimillonarios M . Zuckerberg es extravagante…-

  46. oye, pues muy bien. Como charla de bar me parece perfecto, una opinión como cualquier otra. Quizá de un artículo de JotDown espero algo más

  47. Yo no voy a criticar a nadie que haga un “donativo caritativo” por el hecho de hacerlo. Otra cosa es que esa persona me parezca consecuente, irreprochable, justa… por otros muchos motivos. Soy de los que piensan que el hecho de tener mucho dinero es en sí mismo un acto de villanía, siendo que vivimos en un mundo tremendamente desigual (y todas las estadísticas que reflejan las diferencias entre ricos y pobres así lo demuestrán). Y si, además, la manera de enriquecerse del susodicho ha ayudado a generar esa situación, pues peor que peor. Se da el caso de que, hasta donde yo sé, facebook no genera miseria (no explotan a nadie, no contaminan, no acaban con puestos de trabajo…) como sí otras muchas empresas, (ahí zuckerxx se “medio salva” y solo cumpliría mi primera afirmación: es villano “solo” por el hecho de ser rico). Dicho esto, el que no critique a nadie por donar (dinero, o lo que sea) no significa que me parezca “bien”. Mal no me parece, pero tampoco creo que arregle nada. El problema es estructural (del sistema o de como se quiera llamar), la caridad no va a acabar jamás con ese problema. Poco lo va a paliar además. Como se ha dicho, igual con una ayuda caritativa puedes evitar que un niño muera de hambre, pero ese niño seguirá viviendo en un entorno desigual y más pronto que tarde volverá a sufrir las consecuencias (él o sus hijos, familiares…).

    Yo no voy a criticar a nadie que haga un “donativo caritativo” por el hecho de hacerlo. Otra cosa es que esa persona me parezca consecuente, irreprochable, justa… por otros muchos motivos. Soy de los que piensan que el hecho de tener mucho dinero es en sí mismo un acto de villanía, siendo que vivimos en un mundo tremendamente desigual (y todas las estadísticas que reflejan las diferencias entre ricos y pobres así lo demuestran). Y si, además, la manera de enriquecerse del susodicho ha ayudado a generar esa situación, pues peor que peor. Se da el caso de que, hasta donde yo sé, facebook no genera miseria (no explotan a nadie, no contaminan, no acaban con puestos de trabajo…) como sí otras muchas empresas, (ahí zuckerxx se “medio salva” y solo cumpliría mi primera afirmación: es villano “sólo” por el hecho de ser rico). Dicho esto, el que no critique a nadie por donar (dinero, o lo que sea) no significa que me parezca “bien”. Mal no me parece, pero tampoco creo que arregle nada. El problema es estructural (del sistema o de como se quiera llamar), la caridad no va a acabar jamás con ese problema. Poco lo va a paliar además. Como se ha dicho, igual con una ayuda caritativa puedes evitar que un niño muera de hambre, pero ese niño seguirá viviendo en un entorno desigual y más pronto que tarde volverá a sufrir las consecuencias (él o sus hijos, familiares…).

    Y, por favor, a todos aquellos que, muy cínicamente, acusan de cínicos a los que critican a zuckerxxx por donar el 3% (o el porcentaje que sea) de su riqueza por no hacer lo mismo con su correspondiente 3%, les diría que no es lo mismo donar ese 3% cuando “te sobra” (es decir, no lo necesitas para cubrir tus necesidades) que cuando no te sobra. En mi caso, que no llego (ni me acerco, vamos) a mileurista, ese 3% me supone bastante sacrificio. Y que conste que sí lo dono igualmente, ya que pertenezco a alguna ONG (con lo que supongo que acabo de contradecirme completamente, pero de contradicciones estamos hechos, claro).

  48. Yo no voy a criticar a nadie que haga un “donativo caritativo” por el hecho de hacerlo. Otra cosa es que esa persona me parezca consecuente, irreprochable, justa… por otros muchos motivos. Soy de los que piensan que el hecho de tener mucho dinero es en sí mismo un acto de villanía, siendo que vivimos en un mundo tremendamente desigual (y todas las estadísticas que reflejan las diferencias entre ricos y pobres así lo demuestran). Y si, además, la manera de enriquecerse del susodicho ha ayudado a generar esa situación, pues peor que peor. Se da el caso de que, hasta donde yo sé, facebook no genera miseria (no explotan a nadie, no contaminan, no acaban con puestos de trabajo…) como sí otras muchas empresas, (ahí zuckerxx se “medio salva” y solo cumpliría mi primera afirmación: es villano “sólo” por el hecho de ser rico). Dicho esto, el que no critique a nadie por donar (dinero, o lo que sea) no significa que me parezca “bien”. Mal no me parece, pero tampoco creo que arregle nada. El problema es estructural (del sistema o de como se quiera llamar), la caridad no va a acabar jamás con ese problema. Poco lo va a paliar además. Como se ha dicho, igual con una ayuda caritativa puedes evitar que un niño muera de hambre, pero ese niño seguirá viviendo en un entorno desigual y más pronto que tarde volverá a sufrir las consecuencias (él o sus hijos, familiares…).

    Y, por favor, a todos aquellos que, muy cínicamente, acusan de cínicos a los que critican a zuckerxxx por donar el 3% (o el porcentaje que sea) de su riqueza por no hacer lo mismo con su correspondiente 3%, les diría que no es lo mismo donar ese 3% cuando “te sobra” (es decir, no lo necesitas para cubrir tus necesidades) que cuando no te sobra. En mi caso, que no llego (ni me acerco, vamos) a mileurista, ese 3% me supone bastante sacrificio. Y que conste que sí lo dono igualmente, ya que pertenezco a alguna ONG (con lo que supongo que acabo de contradecirme completamente, pero de contradicciones estamos hechos, claro).

    • Macho, que ya se te entendió en el primer comentario, ¿vale?

      • Escribo un comentario y una hora después éste no está, pues lo vuelvo a poner. Al día siguiente están los 2 (y uno de ellos por partida doble). Pues muy bien.

        • ¡Ja, ja, ja, ja! ¡Te creo, Klamm! ¡Estos de Jot Down que no saben ya cómo tocar los huevos!

  49. Pingback: Causas y azares 56 - TecNoticiero

  50. Pingback: Lecturas de Domingo (65) | Ciencias y cosas

  51. Al liberal que defiende a Mark Zuckerberg diciendo que nadie me ha puesto una escopeta para adherirme al facebook le doy la razón, ahora, tampoco he firmado nada para que alguien se haga millonario a mi costa traficando con mis datos personales y mis gustos, las cosas como son.

    ¡Salud!

  52. Pingback: Los 25 millones de Zuckerberg (post-446) |

  53. Así es, en este planeta no solo hay recursos para todos, sino que todos los años se produce, y destruye, 3 veces los alimentos necesarios para que nadie pase hambre. Se destruye para que haya escasez. Porque si no hay necesitados no hay gente que, tras acumular lo de otros, ahora aprovecha esa situacion de poder y se lo vende.

  54. Para donar 25 millones de dólares, lo primero que hay que hacer es tenerlos, jipis.

  55. No tocas el problema de fondo. Molesta porque es inmoral que una persona pueda tener esa cantidad de recursos mientras otros se mueren de hambre. No es lícito que alguien tenga tantos miles de litros de agua, kilos de pollo o chaquetas de piel y que done parte de una fortuna que ha sido ilícitamente conseguida. Ilícitamente, sí, porque aunque no haya quebrantado ninguna ley el ilícito este enriquecimiento (o inmoral si desistimos ya en crear un mundo con leyes morales).
    En un mundo al borde del colapso como en el que estamos, cosa que sabemos desde la publicación del modelo Worl3, con conclusiones que el autor conoce pero que no comparte, permitir estas acumulaciones es simplemente suicida. Y la gente, aunque no lo sabe lo intuye. El sistema es criminal, la buena noticia es que caerá (la mala que con nosotros dentro…)

  56. Leyendo el artículo y repasando los comentarios tres de reflexiones.

    Una. Aquellos que tildan el artículo de “indigno” o “impropio” de esta revista. Déjense de sectarismos que ya somos mayorcitos para poder encajar una opinión diferente de la nuestra. Es un poco cobarde ese argumento, como si los artículos de esta revista tuvieran que tener un determinado “sello” moral o algo por el estilo.

    Dos. Me gustaría saber cuántos de aquellos que critican a esos supericos en base al argumento de que lo que hay que conseguir es un mundo justo donde las desigualdades queden desterradas se dedican precisamente a perseguirlo. Cuántos de nosotros “trabajamos” por ese mundo más gusto y le dedicamos tiempo/recursos/dinero propio para alcanzarlo. ¿Cuál es nuestro mérito? O es que pretendemos que nos lo den todo dado, ¿quiénes? ¿precisamente a esos supericos que criticamos?

    Tres. Un apunte, ya señalado, la mayoría de los que hemos escrito aquí vivimos rodeados de unas comodidades que si establecemos una comparación relativa, nuestro modo de vida con respecto a un infectado de ébola africano de una aldea perdida en las montañas es semejante a la nuestra con respecto a la de un superrico. Cuantos de nosotros empleamos el 3% de nuestra fortuna al año en donaciones -que consistiría en privarnos de algunos estratosféricos lujos si lo consideramos en la perspectiva de los receptores, como comprarnos ese otro reloj, cambiar de mobil, o comprarnos otro pantalón más-

    Claro que hay que abogar por un mundo más justo y menos desigual. Lo que yo entiendo que dice el artículo consiste en que en vez de criticar a los que donan, animémoslos para que donen más y a la par ese “efecto donante” se extienda a otros y por favor apartemos a aquellos que critican a los donantes como justificativo moral de su propia mezquindad; sin olvidar nunca que las “donaciones” no son la solución al problema, sino en todo caso, una entre muchas y quizás no de las más urgentes o importantes, de las herramientas que debemos implementar.

    Un saludo.

  57. Pingback: Suelo estarlo, pero en este punto no estoy de acuerdo contigo | itzitadas

  58. Buenas tardes! agradeceros a todos la retahila de comentarios, vaya debate! he leido con mas atencion, y me ha aportafo mas vuestro debate que el articulo propiamente dicho.
    Asi que, en base a eso, felicito al autor por el debate generado; agitar conciencias ya sea en un sentido u otro es siempre acertado!
    Para mi esto es un poco, realidad vs idealismo. Lo ideal, q no fueran necesarias las donaciones, q el sistema, la sociedad tuviera algun mecanismo automatico para paliar problemas y que la caridad no fuera una moneda de cambio o una manera de hacerse publicidad, lavarse la conciencia. La realidad no es esa, y con “estas cartas hay que jugar”, asi q si dona 25 pues q los done, y si mas donaran mejor, sobre todo en cantidad.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies