Óscar Ruggeri, a la camiseta servir hasta morir - Jot Down Cultural Magazine

Óscar Ruggeri, a la camiseta servir hasta morir

Publicado por
Rudi Völler y Óscar Ruggieri. Foto: Corbis.

Rudi Völler y Óscar Ruggeri. Foto: Corbis.

La lógica de los niños es aplastante. Verano de 1990. Cromos de Panini. Selección de la República Argentina, vigente campeona del mundo. En la página par de las dos que tenían —no como los equipos del tercer mundo, que venían dos tíos en cada cromo estaba nuestro protagonista, a la izquierda del albiceleste Néstor Ariel Fabbri. Era el de Néstor un cromo muy popular porque el defensa salía con la boca abierta de par en par al igual que el portero belga Preud´Homme parecía que estaban dándole al juego de la rana y alguien les iba a lanzar una moneda en el llamado síndrome del himno, que te inmortalizasen para los cromos mientras lo cantas, un problema que nunca hemos tenido en España porque con muy buen criterio hemos decido que nuestro himnos se cante con el silencio de la vergüenza o el de la discreción, dos sentimientos muy nobles y bellos.

Era donde tenía que estar un jugador del Real Madrid, según la aludida lógica de un niño. En el mismo grupo de Maradona, autor en activo del gol más gol de todos los tiempos y no solo eso, también bestia negra del Milan esa misma temporada en la liga italiana, el club que una año atrás había dado al Madrid la bienvenida al fútbol moderno con un destrozo equiparable a que te saquen un ojo con un tenedor que no pincha bien o cualquier otra bucólica escena de ese cariz. La que ustedes quieran.

Era sencillo. Al Milan, el mal, le había dado para el pelo Maradona, el bien. Y Maradona tenía un amigo, Ruggeri, que jugaba en el Madrid, la luz de Trento. Todo encajaba, excepto una cosa. Durante aquel verano no se paraba de especular con la salida de Ruggeri del Madrid. Era la época de los tres extranjeros, cuando fichar era un verdadero arte, como bien saben los que jugaron al PC Fútbol hasta la versión 4.0.

Al final el argentino se fue del equipo. Una salida que muy bien podría haber pasado desapercibida de no ser porque fue sustituido por una excelente persona, Predrag Spasic, pero de infausto recuerdo por diversos motivos que ya comentamos. Además, en ausencia de Ruggeri las noticias que fueron llegando a España mientras el Madrid de la Quinta tocaba fondo submarino eran que él seguía ganando títulos como un señor. Copas América, Confederaciones… hasta estrellarse con todo su equipo en el Mundial del 94 por el positivo de Maradona. Una cortina de humo fastuosa para no reconocer los méritos de la Bulgaria de Stoichkov y la Rumanía de Hagi, que parece como que eran el Talavera y el Cacereño B metidos en la Champions por un malentendido burocrático.

Mucho hemos fantaseado con Ruggeri desde entonces los madridistas de mal. Ay, Fernando Hierro y él en un mismo equipo, cuando al fútbol se jugaba con pocas cámaras y cierta predisposición entre los españoles para apreciar el balompié cubista por la exitosa emisión de Pressing Catch aquellos años en la cadena amiga. En fin, cuántos sueños rotos.

Por eso muchos nos preguntamos por qué se fue, qué pasó. Y buscar la respuesta, fácilmente localizable, tenía premio. Sí, porque resulta que Óscar Ruggeri se ha convertido en uno de los exfutbolistas con un repertorio de anécdotas y vivencias más descojonantes de todo el orbe. Y no solo eso, sino que las comparte con los medios argentinos parece que noche sí noche también. Youtube está lleno de cortes del «Cabezón« contando barbaridades ante una concurrencia que se parte la caja.

Y sí, se fue porque querían «consolidar la defensa«. Eso contó Radomir Antic en su día. Ruggeri habría tenido que operarse del pubis al volver del Mundial y hubiera estado tres meses de baja. Pero la versión que ha dado el argentino en el siglo XXI es, digamos, más colorida, rica en matices. Ha dicho que José María García tenía enfilado a Valdano y que, por tanto, a los que venían detrás de Jorge Alberto Francisco les metió caña como solo él era capaz. «La ligábamos de rebote», declaró a El Gráfico. Pero también añadió cierta anecdotilla:

Un día nos dio mal un muchacho, lo encaré en el aeropuerto y le pegué con un bolso. Mendoza, el presidente, me la facturó. Después me arrepentí.

Un detallito que no es moco de pavo y que en aquellos tiempos en el que las gentes no depositaban sus cinco sentidos en el móvil y pasaban de vivir a través del aparato, pues no pudo quedar registrada como hubiese pasado ahora.

Pero ahora, en televisión, le ha echado toda la culpa a Toshack. El galés parece que no contaba con él. Tenía celos profesionales porque Ruggeri fue originalmente una petición de Leo Beenhakker. Cuando le dijo que tenía que irse, el argentino contestó que vale, con todo su pesar, pero que quería que le abonasen todo su contrato, porque tonto no era. Como no estaba dispuesto a marcharse por menos, boicoteó al entrenador. Si este daba una charla en el vestuario del tipo vamos a morir todos, él aprovechaba para afeitarse tranquilamente ante el descojono general. En el campo, mientras los demás entrenaban, él salía en albornoz y se ponía a tomar el sol medio desnudo en mitad del césped. Le decían los compañeros «¿tú no tienes casa?» partiéndose el culo. Aunque Ruggeri no presume, se justifica: «Estaba muy enfadado, Toshack me hizo eso de la nada». El argentino cree que se hubiera consolidado en el equipo con un año más.

Siempre se ha dicho que la lógica del Real Madrid es un acertijo envuelto en un misterio dentro de un enigma. La decisión técnica de cepillárselo tampoco era tan demencial en su momento, pero el funcionamiento interno del club sí que apuntaba maneras en 1989. Los futbolistas todavía no se depilaban las cejas pero ese vestuario se podría aparecer en las pesadillas postraumáticas de la guerra de Vietnam que sufría John Rambo entre sudores. Ruggeri, que estuvo en el vestuario de la mismísima Argentina de Carlos Salvador Bilardo y Diego Armando Maradona, alucinó con el del Madrid. Nunca había visto nada igual en toda su vida:

El primer día, abrí la puerta y estaban todos sentados. Martín Vázquez, Butragueño, Míchel, Sanchís, Hierro… entré rápido y me senté en un huequito. Y yo era campeón del Mundo con la selección y con River. No se hablaban entre ellos. Había tres o cuatro grupitos. Te gritaban: «jugá vos, que firmaste no sé cuántos millones». Un día hubo una reunión. Yo pensé que lo había escuchado todo en el fútbol y no. Todas las barbaridades habidas y por haber las escuché ahí. La pelea más grande era entre Míchel y Hugo Sánchez, por el ego.

Es importante subrayar un detalle. Lo mismo que pasaba con Maradona en los equipos donde jugó, Ruggeri acabó bien con todos sus compañeros. Se lleva, incluso actualmente, bien con todos sus excompañeros blancos, que nunca ha sido muy fácil, y los visita cuando viene a Madrid. Pero eso es lo de menos, lo jugoso son los criterios profesionales con los que fue dirigida esa plantilla, de los que da buena cuenta otra anécdota sobre Toshack:

Íbamos a Bilbao, donde te tiraban centros por todos los lados, allí solo sabían cabecear y cabecear. Le dije que en esa situación deberíamos tirar el fuera de juego. Yo lo sabía todo sobre eso de todos los entrenadores que ya había tenido. Hablé con él: «Aquí hacemos el fuera de juego y les dejamos en todas». Y me contestó: «Practíquelo usted». ¡No quería entrenarlo! Así que lo practicamos nosotros y lo hicimos.

Ese era el ambientazo. Por eso no es de extrañar que cuando ganaran la Liga, la de los récords, solo Ruggeri quisiera dar la vuelta al campo: «Los del Madrid se metieron todos adentro y me dejaron solo, era porque ya habían sido cinco veces campeones». Este es el fútbol frío y sin alma que se encontró Ruggeri en el Real Madrid por muchos récords que batiera ese equipo en su quinta liga ochentera consecutiva.

Tal vez sea exagerado tachar situaciones como la comentada como propias de un fútbol sin sangre, pero cuando uno escucha al argentino relatar qué le pasó cuando ganó la Liga con River después de haber jugado en Boca, alta traición, pues uno se lo piensa. Dice así:

Salimos campeones con River, y cuando volvía a casa vi a los bomberos, había también ambulancias, en la zona mía. Hasta que pude ver que mi casa estaba ardiendo. Habían prendido todo el portón del garaje, mis padres no podían salir. Tuvieron que venir los vecinos a apagarlo. Cuando todo se solucionó me fui a casa del Abuelo —líder de los aficionados de Boca—, era una carnicería, vivía con sus padres, y le pregunté «¿me quemaste la casa?». Dijo: «Mi gente no fue, fueron de Boca, pero no los míos, pero te lo voy a averiguar». Tiempo después me dijo que los que lo habían hecho volvían en un tren de no sé donde, en el techo, y se mataron en un puente.

Precioso todo.

Básicamente porque esta es la anécdota light con los aficionados ultras de la época. En la que realmente temió por su vida fue en un encontronazo con el citado Abuelo en 1981, cuando jugaba junto a Maradona en Boca. Volvemos a su entrevista en El Gráfico:

Cayó el Abuelo a La Candela con una banda, con pistolas. A Perotti, que estaba hablando por teléfono, le hicieron «pin» y le cortaron. Nos metieron en un rincón: «Hoy les venimos a hablar; mañana, a las seis de la tarde, no hablamos más». Las seis era cuando terminaba el partido. Fue apretada grossa. Nunca había visto a los tipos así, transpirados, con revólver, yo estaba atrás de todo, escuchando. Quiso hablar Maradona y le dijeron: «Callate, con vos no es». Por eso, hoy me da risa cuando hablan de que la barra apretó a los jugadores. Apretadas eran las de antes.

Y tampoco estaban mal los cargos federativos. En el programa El show del fútbol confesó que el presidente de la AFA, Julio Grondona, le había dicho a Diego Maradona que le iba a «pegar un tiro en las piernas» a Ruggeri en la época en la que el 10 fue seleccionador.

Jürgen Klinsmann y öscar Ruggeri. Foto: Cordon Press.

Jürgen Klinsmann y öscar Ruggeri. Foto: Cordon Press.

Pese a todo, con lo que un servidor más disfruta es escuchándole hablar de las instrucciones en el campo que recibía de Bilardo. Era su stopper. Posiblemente la posición más hermosa del balompié, ya en desuso, como es lógico en un deporte en decadencia y prácticamente sin interés a día de hoy. Ruggeri salía al campo a que no jugase alguien. Bilardo, de esta manera, restaba a uno de los suyos, pero también al mejor de los rivales. Aritmética sin contemplaciones.

En una entrevista en Fox Sports él mismo lo explicaba sobre el césped a un periodista:

Ser stopper es estar siguiendo todo el día a un jugador, hasta cuando se iban a la banda a beber agua les seguía. Klinsmann me llevaba de lado a lado sin parar. Yo no jugaba, pero me encantaba. Bilardo me dijo que el stopper hacía todo esto y me preguntó «¿vas a jugar de stopper?» y le dije «sí, me encanta». Esto era en la selección, mientras tanto en River jugaba en zona, pero es que en River estaba Menotti. Bilardo me motivaba pues ofreciéndome mil quinientos dólares si, por ejemplo, Lineker no metía gol. Nos lo metió. Para ser stopper había que estar fuerte, físicamente bien, y saber cabecear. Nada más porque solo había que seguir al tipo, ni siquiera tenías que sacarla bien. Bilardo decía, si el 9 hace todos los goles, ese no juega, vos tampoco jugás. De todos los que defendí así, Klinsman fue el más difícil, nunca me hizo gol ¡pero lo que me hizo correr ese pibe! Físicamente era un animal, metía, le podías hablar, hacerle de todo, que no se arrugaba.

No fue el único jugador tan duro como él que se encontró en su carrera. Con el mismísimo don, todos en píe, Aldo Serena, tuvo un problemón porque le pisaba pero no le hacían daño. Aquello fue una duda metafísica para Óscar Ruggeri:

Me frotaba los tacos contra la pared antes de salir al campo para que… (risas) y lo pisaba en el córner, pero él me hablaba y no entendía, le pregunté a Pedro Troglio qué decía, que le tenía al lado y sabía italiano, y me contestó: «Que es de hierro, que lo sigas pisando que le da igual».

Vialli, sin embargo, era más diplomático, le pedía por favor «oiga, juguemos al fútbol», pero así, reitero, hacía los emparejamientos defensivos este entrenador, asegurándose: «No juega Ruggeri, pero no juega Vialli». E iba descartando. Todo lo demás lo dejaba a la superstición, como explicó el protagonista en ESPN, tenía todo el banquillo y el vestuario llenos de sal. Pero peor era Pasarella como jugador, que untaba mierda de perro en los picaportes de las puertas de las habitaciones de los hoteles. Buen ambiente.

La situación sobre el campo, seguir a un jugador hasta el final, en realidad era mejor que los entrenamientos. Bilardo le hacía un ejercicio de coger la bola, correr y echar el pelotazo a los delanteros. Simple, pero cuando lo haces hasta cien veces cada tarde, era como una tortura. «Volvías a tu casa mareado», explica. Y luego lo mejor es que Carlos Salvador le podía llamar para ir a su casa a ver vídeos: «Íbamos a entrenar a las seis y a las diez de la noche te podía poner un vídeo de un partido de África; vídeos de dos horas, metía la cinta, se callaba y tú tenías que decirle los errores que veías. Si no decías nada, te ponía el partido entero otra vez. Tenías que tener una concentración…». Pero así salieron campeones. En México, Bilardo le ordenó parar a Hoeness a cualquier precio y así lo hizo: «Al final pude con él, pero acabé sin una manga de la camiseta y con la sensación de haber ido a la guerra».

En el siguiente mundial, el de Italia 90, tras la derrota contra Camerún en el primer encuentro, una auténtica catástrofe, Bilardo se hundió. Así lo cuenta el defensa:

Hizo una reunión en la concentración, con los ojos llenos de lágrimas. Ahí dijo que prefería que se cayera el avión a la vuelta. A los pocos días, empezaron los chistes entre nosotros. Decíamos: «Imaginate que nos volvemos a Buenos Aires, nos empieza a hablar el comandante y, de repente se da vuelta… y es Pipeta el que está manejando».

De los compañeros y rivales también cuenta maravillas. Detalles como recibir un golpe en la cabeza con una moneda cogida entre los dedos. A su compañero Colorado Suárez, que dejó un jugador sangrando, le preguntaron qué le hizo y contestó: «Le clavé una aguja y que creo que le atravesé el pulmón». A Canigga, en los entrenamientos, cuando era solo un chaval, lo crujían: «Después de entrenar con él lo veías lleno de arañazos, con la ropa rota, pero no lo podíamos parar y mientras tanto él no sabía ni contra quién se jugaba el fin de semana siguiente».

Lo que sí que es cierto es que el problema con todas estas historias es que a medida que aumenta el metraje de los vídeos revisados empezamos a verlo, más que recordando, manteniendo polémicas estériles de corte televisivo muy parecidas a los de las programas españoles que todos sabemos. Por ejemplo, con el siempre delicado y cuidadoso guardameta paraguayo José Luis Chilavert tuvo sus más y sus menos, a raíz de que intentara lesionarle de una patada porque el portero le había escupido, y Chilavert le espetó que se había terminado convirtiendo en «un payaso mediático».

Dios nos libre de sobrepasar esa línea explorando al personaje. Nosotros nos quedamos con un defensa que supo ser contundente gracias a, él mismo declaró, las palizas que le daba su madre. Que el hincha que llevaba dentro se murió el mismo día en que se hizo profesional, ya que desde entonces solo fue hincha de la camiseta que llevase puesta en ese momento. Y que, muy importante, posee un récord que no tienen ni Maradona, ni Platini, ni Pelé, ni Cristiano Ronaldo ni Messi. En sus diecisiete años como profesional, tuvo un 100% de eficacia en lanzamientos de penalti. Uno tiró, uno metió. Fue con Lanús en los minutos finales de su último partido como profesional. Ahí queda eso.

La selección Argentina celebra el título del Mundial Italia 90. Foto :Cordon Press.

Foto :Cordon Press.

28 comentarios

  1. Enorme el cabezón y enormes las anécdotas. Puedo pasar horas viéndolas en Youtube. Pero por cierto, la del Logroñes no la escuchaste? Es totalmente sublime.

  2. Muy buen artículo sobre un personaje bastante curioso.
    Un pequeño error al final, Argentina no ganó el Mundial de Italia 90.

  3. Muy bueno, muchas gracias, sirve para aprender y para reírse un poco. Lindo comienzo para este sábado.

    Ojo con un detalle en el último pie de foto: si celebran, ha de ser el mundial del 86. Lo invito a revisar.

    Saludos desde Chile.

    • No, la foto es de Italia 90, fijate las tres tiras Adidas; la selección argentina vistió Le Coq sportif en el mundial de México 86; en el mundial de 1990 , argentina solo vistió dos veces de azul: en cuartos, frente a Yugoslavia, triunfo por penaltis; y en la final, disputada de noche en Roma, frente a Alemania, también de blanco…

  4. Error en el pie de foto, Argentina ganó en Mexico 86, no Italia 90, donde perdió la final con la Alemania unificada por gol de penalty marcado por Andreas Brehme.

    Estarían celebrando pues el pase a la final.

    De primero de fútbol amigos.

  5. Argentina celebra ¿el título de Italia 90? Creí que aquella copa era alemana….

  6. Muy buena la nota, pero permítanme hacer una observación del epígrafe de la última fotografía ya que la Argentina no celebró título alguno porque perdió la final con Alemania

  7. Oiga, alguna vez escribirán sobre algún jugador que NO haya jugado en el Real de Madrit?

  8. Señor Alvaro, le comento algunas impresiones después de leerle. El Napoli la bestia negra de Milán? No. En el lapso que estuvo Maradona hubo paridad en términos generales, 6 victorias para Milán 5 para Napoli, el resto empates. De igual forma se presta a discusión lo de que el gol en México 86 es el mejor de todos los tiempos, especialmente cuando el equipo de la rosa le hizo el paseíllo a Maradona, poniéndolo en ese contexto que cree que habría hecho Ruggeri de haber sido el adversario de Diego en esa carrera? Precisamente, es una cuestión de contexto. Por lo demás ha sido muy amena su historia. Algunos aluden a la fotografía del equipo argentino, cabría la posibilidad de que a pesar de que no se han llevado la victoria es una celebración muy de ellos al sentir el resultado final como injusto en sus propios términos? Recuerdo a Trogglio como un poseso queriendo matar al árbitro, Sensini asomándose atrás. En lo que concuerdo totalmente es que el fútbol ha ido en decadencia exponencialmente.

    • La foto del festejo de la selección argentina no corresponde al partido final y la ya sabida derrota frente a Alemania…puede confundir puesto que en la final la selección argentina vistió de azul….pero la fotografía corresponde al triunfo por penaltis frente a Yugoslavia en los cuartos de final, partido disputado pot la tarde en Firenze…se aprecian los rayos del sol al fondo de la fotografía. ..

      • Yo, si la memoria no me falla, creo que la foto del festejo es la celebración de la semifinal contra Italia en el mundial del 90, que ya en los himnos hubo una pitada de todo el estadio durante el himno argentino, y luego cuando eliminaron a los italianos montaron éstos se lo devolvieron montando un show delante de todo el estadio.

        • La semifinal Italia-Argentina (al igual que la final) se disputó de noche, y en la foto se observa que es por la tarde. Coincido que es la celebración de la victoria ante Yugoslavia, que jugó de blanco, en cuartos de final, tras una gran actuación de Goycoechea en los penalties. Recuerdo que ese partido se jugó de tarde, entre semana.

          • tienes razón. El horario de la semifinal fue a las 20.00 horas.

            • La foto es de la celebración tras ganarle a Yugoslavia en cuartos de final de Italia 90. Es de día, es verdad, pero además, tienen las camisetas azules en las manos. Contra Italia, se usó la celeste y blanca.

  9. como bien dice uno de los lectores en su comentario: es sublime la anecadota de Ruggeri al momento en que se entera que el Logroñes estaba interesado en su contratacion: los de la Rioja enviaron un emisario a Buenos Aires, para reunirse con pares de River Plate y el propio Ruggeri…el Cabezon no tenia ni idea y creyo que Logroñes era el apellido del emisario: ” Hola Señor Logroñes….si, señor Logroñes…” jajaja

  10. Creo que sobre Ruggeri es esta anécdota contada y quizás adornada por Casciari: Jugaba en Boca y se cambió a River y en el primer partido entre ambos, de unos 50.000 espectadores, la hinchada de uno le cantaba “Hijo de puta” porque no le perdonaban que se hubiera ido a River y la hinchada del otro le cantaba “La puta que te parió” porque no le perdonaban que viniera de Boca.

  11. Muy bueno el artículo.
    Ahora bien, creo que la salida del Real Madrid de Ruggieri es porque estaba sobre-valorado como jugador. Ni por asomo llegaba al nivel de los Koeman, Baresi, Maldini, Rikjaard (que jugó de central con Koemann en la Euro 88), Basile Boli, Des Walker o Jurgen Kohler. Y eso cualquiera se daba cuenta.
    Y luego, hubo un detalle, un partido en el Bernabéu que fue su tumba. Un partido (creo que de ida) del Milán de los holandeses contra el Real Madrid en la Copa de Europa. Los italianos jugaron sólo con Van Basten en punta. Y fue humillante ver a Ruggeri matar a golpes y patadas a Van Basten, éste lo volvió loco, lo destrozó, le hizo de todo, y Ruggeri nunca supo dónde estaba (aunque sería justo decir que el gran Van Basten destrozó a la defensa del Real Madrid en su totalidad, y lamentablemente no fue la primera vez). Yo nunca había visto enmudecer de pánico el Santiago Bernabéu como en ese partido, esa noche, cada vez que Van Basten cogía la pelota en cualquier sitio del campo: el silencio era absoluto. Porque es que Van Basten agarraba la bola, y a pesar de los golpes que les daba el argentino, Sanchís, y alguno más que no recuerdo, al final la pelota la sacaba Buyo como podía con la punta de los dedos. Ese día nos dimos cuenta que la Quinta del Buitre no iba a ganar nunca la Copa de Europa, y que Ruggeri en Argentina era un defensa aceptable, pero que en el Real Madrid no cumplía porque se exigía un nivel superior al que tenía. (Aunque lo que trajeron después fue peor, pero es que si no recuerdo mal, quien fichaba era Ramón Mendoza, que iba a comer con Michel y compañía al Joker de Madrid después de los entrenamientos). Y es que desde que dejó de ser presidente Luis de Carlos, el Real Madrid dejó de ser el Real Madrid y se convirtió en lo que es ahora: un club de fútbol con ínfulas de no se sabe bien qué.

    • “Ni por asomo llegaba al nivel de los Koeman, Baresi, Maldini, Rikjaard (que jugó de central con Koemann en la Euro 88), Basile Boli, Des Walker o Jurgen Kohler. Y eso cualquiera se daba cuenta.” …
      ” … y que Ruggeri en Argentina era un defensa aceptable, pero que en el Real Madrid no cumplía porque se exigía un nivel superior al que tenía.”

      Es una intuición, pero la creo muy cercana a una certeza que explica muchas cosas. Tu lees el ABC

    • Rayvictory estoy de acuerdo casi en su totalidad con lo que plantea, en el fútbol de la liga argentina Ruggeri campeaba a sus anchas, en la liga de España y concretamente con el Real Madrid del buitre jugando en la copa de campeones de Europa el argentino era víctima propicia para la categoría de los rivales, ya no mencionemos al glorioso Milan de Van Basten. Recuerdo que ante el PSV de Holanda fue donde yo pensé ‘si este Real no gana aquí ahora nunca lo logrará’ . Una pena porque practicaban un fútbol espectacular. Se lo dice un seguidor del Milan.

  12. Efectivamente, esa eliminatoria con el PSV fue clave en el devenir del Real Madrid. Todos pensábamos que ese año la copa de Europa iba a ser nuestra pero el 1-1 y el 0-0 de la vuelta nos mató para siempre en Europa con esa quinta. Luego llegó el Milán de Sacchi que era estratosférico con Baresi, Gullit, Rikjaard, Ancelotti, Maldini, Costacurta (que Míchel en una entrevista con José María García lo llamaba “el tronco”…y luego se demostró que el tronco era el nuestro), y el grandísimo Van Basten que ya era un genio. Todavía guardo en la memoria el partido de Koemann en Madrid que siendo defensa, nadie le quitaba la pelota, con cuatro madridistas presionándole. Y el de vuelta de Soren Lerby y Gerets que era un lateral fabuloso. La verdad que ambos eran equipazos pero creo que el Real Madrid perdió porque aquella gente estaba más rodada. Si no recuerdo mal, en el partido de vuelta llegaron a sacar a uno de los hermanos Van der Kerkhof (no sé si Willy o René) que ya había jugado con Cruyff…..¡en 1974!

    • No fue René, sino el otro. Discrepo respetuosamente de la causa de la eliminación del Madrid ante el PSV. No fue porque los holandeses estuvieran más rodados, ni porque tuvieran más fútbol, ni por mala suerte (la sempiterna excusa de los integrantes de la Quinta). A mi entender, a la Quinta le faltó carácter y huevos, el instinto asesino que distingue a los grandes equipos. Raúl, Redondo, Hierro, Roberto Carlos…Esos sí tenían una calidad enorme y muchísimo carácter. El carácter de Michel, por ejemplo, consistía en armar el numerito ante el árbitro Bruno Galler al terminar aquella eliminatoria, o insultar al pobre Pizo Gómez. Eso sí, con Maldini no se atrevía ni de coña. Fue la falta de carácter, no la mala suerte ni otras cosas. Saludos

      • Estoy de acuerdo en parte. El Real Madrid de la Quinta le faltó mucho carácter a lo largo de su larga (demasiada larga en mi opinión) trayectoria. Pero creo que los 3 primeros años jugaron muy bien. Ya en el tercer año, tras haber ganado aquellas 2 UEFAs empezó a aparecer la chulería, lo que llaman los argentinos “ser vivo”, la mofa del abusador cobarde, liderada por Míchel, (que con 22 años me acuerdo que en una entrevista en un programa de sobremesa en TVE -creo que lo presentaba esa semana Ussía, porque los presentadores rotaban semanalmente- dijo aquello “no quiero ganar la Copa de Europa con 30 años”, bueno, pues no la ganó nunca), con ejemplos como lo de PIzo Gómez, el cómo se “acojonaba” descaradamente con Maldini, como bien dices, y muchas anécdotas odiosas más como la tocada de genitales a Valderrama, y ya lo último, lo que degradó al Real Madrid a la altura del betún, tolerando que un jugador profesional, con ficha millonaria como Michel, abandonase el campo durante un partido. porque ¡le silbaban! y luego jugó el fin de semana siguiente. Y es que el Real Madrid llegó un momento a ser carne de psiquiatra con Mendoza de presidente (la foto de Mendoza con el pijama de seda en su dormitorio, hace ya fue de delirium tremens). Pero creo que esa eliminatoria con el PSV, el Real Madrid le dió un baño al PSV tanto en la ida como en la vuelta. Y si no terminaron marcando en el partido de vuelta sobretodo es porque el PSV tenía mucho oficio y nunca se derrumbó. Pero te doy la razón que la Quinta la mató la falta de carácter, falta de combatividad y debilidad del grupo cuando las cosas se ponían feas.

        • De acuerdo en un 99%. Aquella salida de Michel cuando le silbaron cuatro gatos en el Bernabéu marcó el inicio del declive institucional al que ha llegado hoy el Real Madrid. Recordemos: partido de liga ante el Español (matemáticamente la victoria daba el título), pitos de cuatro gatos cada vez que tocaba la pelota, y el tipo decidió largarse por las buenas, sin pedir cambio ni similar. Y a la semana siguiente Mendoza le dobló la ficha contractual para que la estrellita dejase de llorar. Alucinante. Quince años después daba risa escuchar a Míchel criticar a Buffon “por falta de profesionalidad” porque éste, abatido tras la derrota, no fue a recoger la medalla entregada a la Juve como finalista de la Copa de Europa ante el Milán (disputada en Old Trafford en 2003). Sólo discrepo en que, por lo que recuerdo, la eliminatoria famosa ante el PSV estuvo muy igualada. El partido de ida fue un fiasco, el Madrid estuvo irreconocible y los holandeses se conformaron con el empate. Y recuerdo que el partido de vuelta fue precioso. Es posible que lo mereciera el Madrid, pero también los del PSV tuvieron ocasiones clarísimas, especialmente una de Vanemburg sólo ante el portero. Saludos

  13. Ruggeri no siguió en el Madrid porque Salinas, delantero en aquella época del Barcelona, lo volvió loco en el partido de Liga en el Camp Nou y, sobre todo, en la final de Copa disputada en Valencia ante el Barça, final que perdió el Madrid y que, a la postre, marcaría el inicio del reinado del equipo de Cruyff. Lo volvió loco porque se tiró a la banda y lo desubicó completamente, y Ruggeri no era un Puyol o un Ramos, rapidísimos, sino un central o stopper clásico, más bien lento, rocoso y duro con los atacantes, pero de espacios reducidos. Un central con oficio y carácter, pero más bien discreto en lo meramente futbolístico. Recordemos que la Liga de los 107 goles la ganó el Madrid jugando con dos centrales (Ruggeri y Sanchís) y un líbero (un jovencísimo Hierro de 21 o 22 años).

  14. Otra grandiosa que tuvo este tipo fue en el Logroñés: el árbitro le expulsó porque tras una acción Ruggeri le dijo “Che pive ¿qué cobraste?” El trencilla se creyó que le estaba acusando de estar comprado por el rival, desconociendo que en el argot deportivo de los argentos cobrar=pitar.

  15. que hoy el fútbol es un deporte en decadencia…??? señor Alvaro,la nostalgia es bonita,pero que al madrid le haya ido regular en algo mas de un lustro(aunque con una champiñones por medio)comparado con el barça no quiere decir que ni mucho menos sea un deporte decadente.Ver un partido de los años 80´s en un absoluto patatal y a los defensas repartiendo hostias como panes como una táctica mas,de bonito tenia lo justo.Supongo que fue un “decir por decir…”

  16. Qué grande el cabezón…a nosotros los del Logroñés nos hizo mucha ilusión en su día que un campeón del mundo de la argentina de Maradona jugase con nosotros. Creo recordar que la temporada anterior a su fichaje por el Madrid, la revista Don Balón lo nombró jugador de la liga sumando todos los puntos que le daban por actuación en cada partido…claro que el Logroñés no era el Madrid, jeje, y sera más fácil destacar.

    De su etapa madridista no recuerdo mucho, sólo a mi vecino Santi que siempre decía que le venía un poco grande jugar ahí, pero de todas formas un histórico del fútbol sin duda. Quizá fue demasiado bueno para jugar en el Logroñés y no lo suficientemente bueno para jugar en en Real Madrid, pero la verdad es que sus títulos con la selección ahí están.

    Saludos.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Store Libros

Jot Down 100:Series juveniles
24.00
Jot Down 100:SCI-FI
24.00
Jot Down 100:CÓMICS
24.00
A Marte
13.50

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR