Jot Down Cultural Magazine – ¿Cuál es tu paisaje favorito en pintura?

¿Cuál es tu paisaje favorito en pintura?

Publicado por

En 1993 dos artistas estadounidenses de origen ruso se propusieron nada menos que pintar el cuadro más bonito y el más horrible del mundo. Para ello realizaron una encuesta internacional preguntando qué es lo que más y lo que menos gustaba en una representación pictórica. Lo más detestable en todos los países resultó ser, vaya por Dios, el arte abstracto y lo más apreciado un espacio abierto con vegetación, agua, animales y personas. El entorno idóneo para sobrevivir, en definitiva. Aquí pueden ver sus creaciones ajustándose a diversos gustos nacionales y hay que reconocer que son muy buenos pintando cuadros malos (como tantos otros artistas contemporáneos, por otra parte) pero a la hora de representar paisajes hermosos me temo que, pese a dominar la teoría, no tuvieron el mismo acierto… Es como intentar ligar siguiendo los consejos de Leonardo DiCaprio: seguro que son interesantes pero hace falta algo más. Así que aquí llega esta encuesta para continuar donde ellos cayeron y discernir cuál es ese atardecer, tormenta marítima, noche de luz de luna, montaña majestuosa o apacible entorno semiurbanizado que nos atrae especialmente. Voten o añadan el que deseen.

(La caja de voto se encuentra al final del artículo)

________________________________________________________________________________

Aguas revueltas, de Andreas Achenbach

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Uno de los muchos planes que Hitler no pudo llegar a ver culminado fue el del colosal museo que pretendió dedicarse a sí mismo en Linz, la ciudad donde pasó su juventud (aquí podemos verlo ilusionado con la maqueta en sus últimos días). En sus interminables galerías se acumularían todas las grandes obras del arte europeo confiscadas en los países invadidos y entre ellas ocuparía un lugar honorífico uno de sus pintores favoritos, Andreas Achenbach. Nacido en 1815, este artista estuvo influido por el romanticismo y en consecuencia desarrolló un especial interés por retratar las fuerzas de la naturaleza en todo su vigor, convirtiéndose así en el paisajista más destacado de Alemania. Es difícil quedarse solo con una, pero aparte de la mostrada arriba esta otra me parece impresionante.

________________________________________________________________________________

Tormenta retirándose de la costa italiana, de Oswald Achenbach

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Andreas formó parte de una familia muy prolífica, fueron nada menos que diez hermanos, así que no es sorprendente que uno de ellos quisiera seguir sus pasos y con el tiempo llegara a encumbrarse como un paisajista de talento comparable. Este desarrolló especial predilección por Italia, cuyas localidades, habitantes y monumentos plasmó en el lienzo en múltiples ocasiones, como en este Fuegos artificiales en Nápoles.

________________________________________________________________________________

Luz de luna, de Thomas Cole

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Si el paisajismo tuvo en el siglo XIX su época de mayor esplendor fue en parte por la entrada en juego de Estados Unidos, un país de horizontes interminables por conquistar, también mediante el pincel. Nacido en Reino Unido y norteamericano de adopción, Thomas Cole fue el fundador de la llamada Escuela del río Hudson. Una corriente influida por el romanticismo aunque la naturaleza en ella representada era menos arrebatada y más propia, para entendernos, de una portada de revista de los testigos de Jehová. De hecho el propio Cole pintó el paraíso de Adán y Eva en varias ocasiones, aunque de ello ya hablamos aquí.

________________________________________________________________________________

El bajo Valle de Yosemite, de Albert Bierstadt

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Aquí tenemos a otro representante de la citada escuela, caracterizado por una grandiosidad que parecía que pintase en cinemascope. Esta otra pintura llamada Montaña Corcoran nos remite a esos espectaculares paisajes rodados por Iñárritu en El renacido.

________________________________________________________________________________

Atardecer sobre la bahía de Nueva York, de Sanford Robinson Gifford

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Este tercer integrante de la Escuela del río Hudson se distingue por pintar unos horizontes crepusculares de una serenidad sobrecogedora, parecen de otro planeta. Según cuenta, Antonio Escohotado en alguna ocasión toma alguna droga psicodélica para plantarse delante de un cuadro y quedar absorto durante horas. Yo diría que los de Gifford resultan muy adecuados para ello.

________________________________________________________________________________

El corazón de Los Andes, de Frederic Edwin Church

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Y este es el último representante de la susodicha corriente pictórica que mencionaremos. A juicio de muchos, también el mejor. Estados Unidos se le quedó pequeño y retrató también Sudamérica, incluyendo en varias ocasiones el volcán Chimborazo (al fondo a la izquierda) del que se nos decía hace unos días que según una nueva medición ha pasado a ser el punto más alejado del centro de la Tierra. Merece también la pena echarle un vistazo a otra de sus fantásticas obras, Cayambe.

________________________________________________________________________________

El molino de Wijk bij Duurstede, de Jacob Ruysdael

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Junto a los pintores norteamericanos del siglo XIX, el otro momento y lugar reseñable en el paisajismo fue la Holanda del siglo XVII. En ella su obra más representativa es esta situada en la desembocadura del Rin, con un molino de viento que se yergue en fiera y desigual batalla contra lo que no son nubes, sino gigantes.

________________________________________________________________________________

Vista de Delft, de Johannes Vermeer

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

De aquel periodo la otra gran obra es esta de Vermeer, que está datada en 1661. Es una de las tres que realizó de este género en su breve vida, aunque hoy día solo se conservan dos.

________________________________________________________________________________

Vista de Dresde a la luz de la luna, de Johan Christian Dahl

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

De Caspar David Friedrich ya hemos hablado en otras ocasiones, así que ahora nos fijaremos en su amigo y otra de las grandes figuras del romanticismo alemán, aunque fuera de origen noruego. En el estilo melancólico y oscuro que se reconoce en su obra no parece descabellado suponer que influyó una vida personal increíblemente desdichada, pues se quedó viudo en dos ocasiones y se le murieron tres hijos. Esta pintura al menos está fechada tras tales calamidades, en el año 1839.

________________________________________________________________________________

Caballo blanco, de John Constable

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Al igual que el anterior este artista se adscribe al romanticismo, también quedó profundamente afectado por la viudez y en su obra paisajística cobran especial protagonismo el cielo y la manera tan característica de representar las nubes (como puede verse especialmente en La catedral de Salisbury vista a través de los campos). La que vemos sobre estas líneas fue titulada originalmente Escena en el río Stour y terminada en 1821.

________________________________________________________________________________

Paisaje con san Jerónimo, de Joachim Patinir

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

«El hombre prudente debe amar a su esposa con fría determinación, no con cálido deseo». Además de este sabio consejo de educación sexual, san Jerónimo dejó para la posteridad la traducción oficial de la Biblia al latín y el milagro de quitarle la espina clavada en la pata a un león que, agradecido, pasaría a convertirse en su fiel compañero durante los treinta y cinco años que vivió en una gruta. Tan ilustre personaje y tan curiosa anécdota obtuvieron un retrato a la altura, en el que sin embargo el verdadero protagonismo recae en la audaz perspectiva escalonada por parte del «buen pintor de paisajes» según lo definió Durero. Nacido a finales del siglo XV, fue todo un pionero en este género, cuya obra podemos contemplar hoy día en el Museo del Prado.

________________________________________________________________________________

Los enamorados, de Emile Friant

paisa12

(Clic para ampliar)

Por variar un poco, en vez de observar paisajes en primera persona aquí tenemos a dos personajes contemplando uno. Aunque la mirada se les escapa a lo que realmente les interesa y a ese precioso río rodeado de vegetación le pueden dar morcilla. Estamos ante un pintor naturalista que llegó a mimetizar la realidad con una precisión asombrosa, como nos muestra por ejemplo El día de Todos los Santos, un cuadro que pintó con veintitrés años.

________________________________________________________________________________

La noche estrellada sobre el Ródano, de Vincent van Gogh

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Desde que en 1888 se instalase en Arlés la idea que ronda en la cabeza del pintor una y otra vez es la de capturar el cielo estrellado. De ello habla en sus cartas, especulando sobre cómo abordar el asunto, hasta que finalmente crea la que es una de las obras más celebradas de la historia del arte. Sobre van Gogh, su obra y su tormento personal ya hablamos con detalle en este artículo.

________________________________________________________________________________

Barco de esclavos, de William Turner

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

La intensidad del estilo está en plena sintonía con el tema que aborda, pues el título original era Esclavistas arrojando por la borda a muertos y moribundos, viene el tifón, y la intención del autor denunciar esta práctica ya prohibida en Reino Unido, pero aún vigente por entonces en América. Mike Leigh le dedicó recientemente una película, Mr. Turner, bastante interesante para quienes quieran profundizar un poco más en la figura del que es considerado el gran precursor del impresionismo y el más destacado pintor inglés.

________________________________________________________________________________

Impresión, sol naciente, de Claude Monet

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Los dos artistas posteriores que más se vieron influidos por el estilo de Turner fueron James Abbott McNeill Whistler (aquí tenemos un ejemplo) y, muy especialmente, Monet. Este llegó a convertirse en uno de los paisajistas más originales que ha habido, de hecho fue el cuadro que ven sobre estas líneas el que dio nombre al impresionismo. Retrata un amanecer sobre el puerto de Le Havre, un lugar al que dedicó también otras pinturas.

________________________________________________________________________________

Paisaje catalán o El cazador, de Joan Miró

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Actualmente se exhibe en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y tal como su nombre indica es un paisaje típicamente catalán. En él vemos representado a la izquierda un cazador fumándose su pipa e, intuimos, maldiciendo su aspecto geométrico ante un ojo que lo mira y no da crédito. A sus pies una raspa acompañada de la palabra sard, para que el observador diga «¡ah, coño, es una sardina!». Luego hay una especie de araña extraterrestre en el cielo que ni ella misma sabe qué hace ahí y un embudo del revés con la bandera de España, eso va con intención. La obra se realizó en 1924 y es un ejemplo del talento que tenía su autor para la representación de paisajes, como en Perro ladrando a la luna o en lo que a primera vista podía parecer la bandera de Texas pintada de memoria pero que, si nos fijamos bien, es un Paisaje con conejo y flor.

________________________________________________________________________________

Cardiff Docks, de Lionel Walden

(Clic para ampliar)

(Clic para ampliar)

Qué mejor que esta pintura para concluir. El mar embravecido será estéticamente atractivo, pero tiene la fea costumbre de tragarse a la gente y la naturaleza en su conjunto es un lugar lleno de bichos de todas clases; más allá de una visita de fin de semana ahí no se nos ha perdido nada. Qué gratificante poder contemplar un paisaje industrial con máquinas humeantes; aquí se respira civilización. El autor es un pintor estadounidense nacido en 1861 que pintó en lugares tan idílicos como Hawai multitud de paisajes naturales, especialmente con olas rompientes, pero que también, por contraste, representó como nadie la vida moderna, como en la imagen que tenemos sobre estas líneas.

________________________________________________________________________________

15 comentarios

  1. The long leg, de Hopper.

  2. Y yo me pregunto como hizo el pintor der primer cuadro para quel mar y las olas y las barcas sestuvieran quietas hasta acabarlo. Mira, Miró no tuvo ese poblema seguro. Man gustao muchismos de estos cuadros son una preciosidad de verdá.

  3. Imagino que no existen pintoras paisajísticas…( si existen pero no son buenas, no vengas aquí a joder feminazi)

    • Existen, y existieron. Berthe Morisot, que compartió tendencia con los impresionistas franceses, (por nombrar una…)

      • “por nombrar una…” dice. ¡Pues nombra siete más, a ver si eres hombre!

        • Pondría siete pero no lo pienso hacer, de primeras porque poco aportaría, y de segundas porque no tengo que manifestar mi hombría, cosa que poco me interesa…con sentirme vivo me sobra. Que la mujer no haya aparecido en el arte no es un problema de género, sino una consecuencia política, moral, cultura, social, etc…al igual, que la diferencia racial o social, porque también podríamos apreciar que en la lista no aparece nada que no sean hombres de raza blanca y con posibles, o te crees que iba a poder dedicarse a la pintura un pobre, nacido en la antigua Europa? La pintura no entiende de géneros, razas ni posiciones sociales. La pintura es pintura, quién la haya pintado poco importa, si mañana saliera en los periódicos que Van Gogh no pinto sus cuadros sino que lo hizo su perro, sinceramente me seguirían gustando.

  4. La gitana dormida de Henry Rousseau, y de Turner, Una ciudad a orillas de un río con crepúsculo (que ya el nombre lo dice todo…)

  5. Incluiría algún Claudio de Lorena, o André Derain. Me encantan.

  6. Impresionante Lionel Walden. He echado de menos a John Atkinson y, cómo no, Hopper.

  7. ¿Y por qué tengo que elegir? Me quedo con estos y con mil más. Me gustan Turner, Monet y van Gogh, pero eso ¿a quién le importa? Gracias por el artículo.

  8. Bonitas pinturas, prácticamente todas, y fascinante el artículo.
    El Paisaje de Delft es aún posible contemplarlo en vivo y en directo, aún se conservan las dos torrecillas de la derecha, por cierto que Delft es un encantador pueblecito, típicamente holandés.

  9. Si tuviéramos que hacer una lista mas amplia no cabría ni en el triple de espacio. En mi opinión se echa mucho en falta a Claude Lorrain, Salomon Van Ruysdael…En cuanto a los paisajistas americanos del siglo XIX, aunque me gusta mucho también Bierstadt, falta Asher B. Durand.
    Si nos referimos a un paisaje en el que aparece pintado un árbol frondoso, para mi nadie como John Constable (Tita…nunca te perdonaré haber vendido “La Esclusa”…podías haber vendido otros 10 cuadros al azar…que te lo hubiera perdonado).

  10. Pingback: Pinturas de paisajes | Cosas.

  11. Yo votaría por los dos paisajes de Velázquez “vistas del jardín de la Villa de Medicis en Roma” Están en el Prado y me parecen magníficos

  12. Mi aporte: echo de menos los paisajes industriales de L.S. Lowry. Noel Gallagher y Sir Ian McKellen me dan la razón…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies