El peor de los villanos posibles en el peor de los mundos posibles - Jot Down Cultural Magazine

El peor de los villanos posibles en el peor de los mundos posibles

Publicado por
Imagen: AMC.

Imagen: AMC.

Atención: este artículo contiene DESTRIPAMIENTOS, en todos los sentidos del término.

El primer episodio de la séptima temporada de The Walking Dead ha sido objeto de críticas por la crudeza de las escenas violentas, tanto en Estados Unidos como aquí mismo. Sería fácil defender la factura de este episodio desde la moderación, exponiendo pros y contras y aceptando algún fallo que sirva de vaselina para meter hasta el fondo los aciertos, pero, qué diablos —hay que dar salida a este tipo de expresiones más allá del doblaje—, hemos venido a jugar y, en estos tiempos en los que la equidistancia nos azota, estoy dispuesta a justificar con vehemencia cada gota de sangre derramada.

Que una serie de gente muerta que se come a gente viva tenga escenas violentas estaba previsto, más aún si se ha seguido la serie o, más sencillo, si se ha prestado atención a la advertencia previa a su emisión. Lo que al parecer incomoda de estas escenas, además de su exceso en detrimento de la narrativa, es su gratuidad. Pues bien, las imágenes sangrientas ni son el principal motor de la narración ni están en absoluto injustificadas. Que hayamos visto con crudeza las muertes y la tortura de personajes con los que empatizamos era necesario, no para que fuéramos conscientes de que Negan es más cruel que otros antagonistas que se enfrentaron a Rick y su grupo, sino para que fuéramos conscientes de que Negan es peor que Rick Grimes.

Cuando digo que Negan es peor, no me refiero a su potencial destructivo, que ya quedó ampliamente expuesto en el episodio final de la sexta temporada, sino a que es peor que el héroe que a través de seis temporadas se ha convertido en el personaje con más víctimas mortales a sus espaldas, que ha abierto en canal a un hombre ante los ojos de su hijo (aunque nosotros no lo viéramos) que, cumpliendo su promesa, ha matado a machetazos (tampoco vimos su cráneo hecho papilla) al pobre caníbal que intentaba contar suplicante la triste historia que le había llevado a ser lo que era, el sheriff que atropelló al policía del hospital de Atlanta que solo pretendía huir maniatado y que remató con sorna mientras rogaba piedad, el villano que confesó que se quedó con ganas de matar a la policía Dawn Lerner cuando se le adelantó Daryl, aunque sabía que la muerte de Beth era accidental, solo por la necesidad de matar. Un largo historial de actos que podría poner a Rick al mismo nivel de violencia que Negan.

Pero los seguidores de la serie entendemos a Rick porque nos han mostrado la historia que le ha llevado a ser así. Y nos la han mostrado en primer plano para que siguiera siendo el héroe, mientras que de los villanos conocíamos algunos trazos biográficos y vivíamos su muerte desde el gesto de su verdugo. Sin embargo hemos visto la muerte —o al menos hemos visto la no menos desgarradora aparición de su cadáver andante— de todos los protagonistas. De hecho, es una marca de la serie el hecho de que si no se ve morir a un protagonista, todo puede quedar en un susto y aparecer en cualquier momento. Incluso en algún capítulo hay un guiño a esta circunstancia, cuando Sasha le dice a Spencer que sabe que Abraham está vivo porque no le ha visto morir.

Habría sido una desconsideración con dos personajes queridos, y con sus seguidores, que nos contaran su muerte desde el gesto sádico de Negan y no compartieran con nosotros el horror que contempla su familia.

No obstante, la narración de la devastación que causa Negan no está encauzada ni mucho menos por las imágenes cruentas, sino por la angustia desgarradora, sostenida y compartida con los protagonistas durante todo el capítulo y que desemboca en esa imagen de derrota al amanecer en la que Maggie resurge de sus cenizas pensando en plantar cara a Negan y Carl asiente con gesto de orgullo. Ese relato no se cuenta con sangre sino con la interpretación, sobre todo de Andrew Lincoln y Jeffrey Dean Morgan, con la ambientación y con un guion que posiblemente contiene más líneas de diálogo que alguna de las anteriores temporadas completas que, por otra parte, nunca han estado exentas de un grado de violencia similar y de actos de dudosa consideración moral, como la ejecución de una menor con problemas de adaptación al apocalipsis.

Era difícil llevar a la pantalla a un villano ataviado de vieja gloria de la movida madrileña que nos hiciese pensar que podía destruir a Rick e infundiera miedo, pero el resultado es impecable. No sabemos qué habría hecho Rick si alguien, para obtener un trato comercial, hubiera matado a varios miembros de su grupo mientras dormían, pero sabemos que esto es peor, es más doloroso porque conocemos a las víctimas desde su aparición hasta sus últimas palabras bañadas en sangre y que si algún día —not today, not tomorow— nuestro villano favorito cumpliera su promesa, estaría justificado cualquier acto de violencia.

7 comentarios

  1. Sí ya veo que mas leio en la otra conservación sobre er tema guokin ded. Y sí ties razon er Negan parecía quen cualquier momento se iba arrancar con ¡Buenas noches, bienvenidos, higos del rocanrol…!

    • Isabel, en honor a la verdad, no había leído el comentario. He ido a buscarlo y estoy más de acuerdo con el comentario al que contestas que con el tuyo, así que sospecho que tú tampoco me has leído a mí. No te lo reprochó, yo tampoco me leo.
      Gracias por participar y enhorabuena por lo tuyo. Dientes, dientes..

  2. A ver si cambiáis el título, haced el favor. No hagáis que aquí la plebe nos sintamos unos primos. Creía que esto tenía que ir sobre Trump (y homólogos) y me topo con dibujos animados. Debería estar de buenas, porque he salido ganando en el cambio, pero sin embargo siento que han tirado de mis preocupaciones para hacerme picar. Y no hay derecho.

  3. Yo estoy a favor del Negan, pero que no hubiese parado ahí, que fuera a batear cabezas a otras series,como BBT,The leftovers, Jessica jones etc y que se diera una vuelta por el congreso del PSOE ,y a la calle Génova.

  4. Pues a mí me parece un buen texto, que como la autora comienza reconociendo, nace de la polémica acerca del episodio de marras, y plantea la hipótesis más brillante de las que he leído al respecto.

    Y sin necesidad para ello de emplear 25000 caracteres en el word.

  5. En lineas generales estoy de acurdo con el articulo aunque sea un poco básico, me explico.
    El argumento de que Rick es malo pero que debido a la cercanía que tenemos con el por haber seguido sus andanzas estos años se puede aplicar a cualquier serie, película, incluso libro o historia.
    Nuestra sociedad tiene a la polarización, ya que de esa manera es mas facil controlar a las masas, todo es negro o blanco, PP o PSOE, Real Madrid o Barcelona, el bueno y el malo, etc… (pongo ejemplos españoles pero es aplicable a cualquier sociedad occidental). En este caso, la serie nos da la pertenencia al grupo, por lo que es sencillo considerar a dicho grupo como parte de nuestra manada alinearse junto a ellos en sus decisiones, por eso siempre son muy interesantes las películas/series donde se puede ver la misma historia desde ángulos distintos (Traffic).
    En relación al articulo, soy lector del cómic y creo que es sin duda el mejor episodio hasta ahora, mas fiel a la historia y sobretodo en el que mejor se jugado con la tensión del cliffhanger que nos dejo la pasada temporada.

    • SPOILER

      Mmm por lo que recuerdo del cómic, se busca mostrar como Rick con tal de salvar a su hijo y sobrevivir es capaz de volverse “malo” incluso a los ojos de su hijo.

      Yo, lo veo como esa frase que dice “quien se enfrenta a monstruos se arriesga a convertirse en uno el mismo”.
      Cuando se establece un juego de supervivencia extrema, quien es el malo? No soy capaz de responderlo desde el punto de geneologia del mal. Para mi, hasta cierto punto el mal es relativo. Aunque se corre el riesgo de relativilizarlo todo.

      En el cómic, pese a algunos estereotipos normales en una ficción, creo que responden bien a la pregunta de cómo te cambia el enfrentarte a estas situaciones de súpervivencia extrema. Yo creo que para tener un equivalente en el mundo real podríamos fijarnos en el sitio de creo que era Stalingrado y el canibalismo de sus gentes. En esos extremos? Quien coño es el malo? Pues puede que esa sea el precio que hay que pagar para sobrevivir.

      A mi me fastidia un poco este mismo relativismo en otras series donde el bueno no elige matar sino que es forzado por las circunstancias, pero no le cambia. En the walking dead el protagonista cambia, y el autor siempre ha dicho que era lo que quería alcanzar que al cabo de un tiempo compararamos a Rick con el inicial y viéramos su transformación. Rick se ha convertido en eso que lucha, pero es el precio por sobrevivir y ser un lider.

      sin dármelas de que leo a Nietzsche o entiendo todo (solo he leído un libro suyo)

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies